Me gusta mucho el arroz y al no poder usar ni pimentón ni azafrán, les aseguro que la cosa cambia y hay que ingeniárselas para conseguir que sepa bien. Creo que me suele quedar sabroso y me he inventado uno con costillas al horno para variar.


INGREDIENTES PARA 8-10 PERSONAS: 7 vasos pequeños de arroz, judías verdes cortadas al gusto (redonda o cuadrada), un buen puñado de guisantes, 1 cebolla hermosa bien picada, 1 zanahoria en trozos pequeños, 16-20 trozos medianos de costillas frescas, 2 hojas de laurel, 1 rama de romero, sal, aceite, 14 vasos pequeños de agua y colorante.

PREPARACIÓN EN THERMOMIX: calentar el aceite a velocidad 1, temperatura varoma durante 4 minutos y medio. Añadir la cebolla durante 4 minutos a la misma velocidad y temperatura. Incorporar la zanahoria y programar 5 minutos, misma velocidad y temperatura, y concluir otros 5 minutos más en las mismas condiciones con los guisantes incorporados y las judías verdes, así como las ramas de laurel y la sal. No poner en ningún momento el cubilete o tapa transparente. Si los guisantes fueran de lata o congelados, poner cuando resten 3-4 minutos de cocción.

PREPARACIÓN EN SARTÉN: Se puede hacer lo mismo en una sartén y en el orden expresado en el punto anterior; incluso en paellera, si apetece. Una vez hechas las verduras, verter en la paellera donde también se incorporará el arroz y mezclar.

RESTO DE LA PREPARACIÓN: En otro recipiente calentar agua con las hojas de laurel, sal, colorante y las costillas. Las tendremos unos 15 minutos tras el primer hervor. Comprobar que todas están casi hechas, sacar y colocar en los bordes de la paella formando una especie de barrera para que el arroz no llegue a esa zona y se haga con más facilidad (es un truco que a mí me va bien).Verter casi todo el líquido en la paella (reservar parte) y volver a remover todo, cuidando que no se vaya el arroz debajo de las costillas. Introducir en el horno a 180º (precalentar el horno previamente a 200º, durante 10 minutos). Poner el ventilador y mantener unos 15-20 minutos. Transcurrido ese tiempo, probar la dureza del grano de arroz. A partir de aquí, vigilar la cantidad de líquido que queda y el arroz. Cuando el grano adquiera el punto entre duro y tierno (al dente), sacarlo del horno, rectificar de sal si hiciera falta. En el caso de que el arroz aún no esté y no le quede caldo, añadir un poco del caldo de la cocción de las costilla (para que cubra mínimamente el fondo) y secar en el fuego de la cocina para que se quede bien pegado debajo. Así se logrará el socarrat (significa pegado o agarrado a la cazuela en valenciano). Si no les gusta ese quemado del fondo, mejor dejarlo un poco más en el horno, unos 5 minutos, comprobar que ya está hecho, pero ojo, no pasado. Sacar y poner una cuchara grande para que sirva de apoyo a la hora de tapar con un paño para que repose unos 5-10 minutos y ya estará listo para comer.

Pueden dejarme sus dudas y consultas aquí. Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook.

¡Muchas gracias por la visita!


Imprimir o exportar PDF
Reacciones: