El plato de hoy nos gusta mucho en casa y lo solemos hacer los fines de semana como algo especial. Las verduras quedan muy sabrosas con el majado y las chuletas, de chuparse los dedos. Eso sí, hay que vigilar el calor para que el cordero no se haga demasiado. Otra de las cosas que nos agrada de esta comida es que la carne sale mucho menos grasienta que en la sartén o, lo mismo, son manías o simplemente preferencias.

INGREDIENTES PARA 3 PERSONAS: 12 chuletas, 2 papas grandes, 1 cebolla hermosa, 2 zanahorias de buen tamaño, 5-7 ajos, perejil, romero, orégano,... (al gusto), sal y aceite.

ELABORACIÓN: preparamos un majado de ajos, perejil, hierbas varias, sal  y una pizca de aceite, machacamos bien en el mortero para embadurnar la carne con la preparación (debe sobrar un poco, para lo cual habrá que poner un poco de agua. Yo lo suelo triturar con el brazo y queda bastante bien). Cortamos las papas en rodajas no muy gruesas, la cebolla al gusto y las zanahorias a trozos, como bastoncillos gruesos o algo similar. Vertemos parte de la mezcla sobrante por encima de esta verduras y lo introducimos todo unos 15 ó 20 minutos en el horno (previamente precalentado). Comprobamos que casi está en su punto y en ese preciso instante añadimos las chuletitas que tendremos unos 3-4 minutos por un lado y lo mismo por el otro. Siempre comento que el horno dependerá del que se tenga, ¡claro! Importante, no hacer demasiado la carne, vamos, que no quede reseca, dura o pasada. Como habrán comprobado, en la receta no vuelvo a hablar más de sal y es que en casa comemos sobre soso. Así que si no es vuestro caso, pueden añadir algo más de sal al colocar el cordero para cocinar. Si hacen la receta, ya me contarán si les gustó. 

Imprimir o exportar PDF
Reacciones: