La verdad que para el colesterol o para dieta no está muy indicado este plato, pero una alegría de vez en cuando vale la pena, ¿verdad? Como hoy es San Valentín, les propongo algo sencillo, rápido y sabroso. El acompañamiento lo ponen ustedes.














Comprar 2 buenos solomillos de ternera, mejor entrecot, y foie fresco, yo lo encontré en Mercadona. Encender la plancha, calentarla bastante y añadir el foie, sin aceite ni nada, marcar un poco por cada lado. No hacer del todo. Sacar y reservar. Con el aceite que ha soltado el foie haremos el solomillo dándole el punto que ustedes prefieran (poco, medio o muy hecho) y con un simple toque de sal por uno de los lados. Emplatar con la parte aderezada hacia abajo. Introducir de nuevo el foie en la sartén y terminar de hacer. Sacar y colocar sobre el solomillo y espolvorear con sal en escamas. Va muy bien con mermelada de cebolla o cebolla caramelizada. Para ello, podemos picar 1 cebolla, añadir 2 cucharadas de azúcar, un poco de aceite de oliva y un chorro de vinagre. Doramos bien la cebolla, cuando esté en su punto, vertemos el azúcar. Cocinaremos aproximadamente durante unos 15-20 minutos a fuego medio-bajo, justo hasta que el azúcar caramelice. Incorporar el vinagre (a mi me gusta un pequeño toque, como una cuchara sopera) y cocinar unos 5 minutos más. Cuando esté tibia, triturar. Si está muy espeso podemos poner un poco de agua, probar hasta que adquiera el punto deseado. Mejor tener preparada la cebolla y calentarla un poco cuando vayamos a comer. Queda muy rica también sin triturar. Si os fijáis en el foto, aparece en el lado derecho.
¡Feliz San Valentín!

Imprimir o exportar PDF
Reacciones: