Cada vez que hago esta tarta de semillas de amapola sin lactosa tiene mucho éxito. Debo reconocer que mi favorita es otra, pero este año he optado por prepararla para mi cumpleaños y hoy explicaré cómo hacerla. No lleva lácteos, por lo que tanto los intolerantes como los alérgicos a la lactosa pueden tomarla.


Antes de comenzar con la receta me gustaría compartir una información que considero muy importante: la semilla de amapola (Papaver roheas) no lleva alcaloides. Esta planta es de color rojo y sus semillas son comestibles. Existe una leyenda urbana que corre por las redes debido a la confusión con la  adormidera (Papaver sommniferum) cuya flor es blanca, rosácea o violeta, pero no roja.Ver este enlace que les  aclarará las posibles dudas que puedan tener al respecto: pinchar aquí. Como ven, se trata de dos flores diferentes. He querido aclarar esto porque existe un desconocimiento extendido en diversas partes del Mundo en lo que respecta a las semillas de amapola empleadas en "repostería", hasta en internet pueden encontrar información no correcta a este respecto. Tal vez en otras partes del planeta se conozca con otro nombre. En Europa se trabaja desde hace siglos con las semillas de amapola en panadería y repostería. También me he visto en la necesidad de aclarar este aspecto porque he recibido mensajes privados de personas que desconocían esta notable diferencia, así como la existencia de diversos tipos de amapolas. Estas personas estaban alarmadas sin necesidad, solo por desconocimiento. Ahora espero que se sientan más tranquilas. Miren en la foto inferior de los ingredientes y fíjense en las bolsas amarillas, ese es el producto empleado que se vende en grandes superficies, supermercados, tiendas especializadas en repostería, etc.

INGREDIENTES PARA LA MASA: 250 gramos de harina, 50 gramos de azúcar, una pizca de sal, 80 gramos de aceite de oliva suave (o mezcla 40 girasol y 40 oliva), medio sobre de levadura, 10 gramos de azúcar avainillado y un huevo.


ELABORACIÓN DE LA MASA: tamizar la harina, triturar el azúcar en la Thermomix o comprar azúcar glasé, mezclar todos los sólidos por un lado y los líquidos por otro con el huevo previamente batido. Colocar la mezcla de sólidos sobre la mesa de trabajo, hacer un agujero en el centro y ahí ir vertiendo poco a poco los líquidos para luego mezclar, amasar. Volver a repetir la operación hasta que hayamos integrado todos los líquidos con los sólidos. Debe quedar una masa como la de la foto, se deshace un poco, no te preocupes,  debe quedar así.



INGREDIENTES DEL RELLENO: 2 paquetes de semillas de amapola como los de la segunda foto (contienen 250 gramos cada uno), 60 gramos de pasas, 20 gramos de almendra en pequeños trozos (no molida por completo), 75 gramos de azúcar, ralladura de un limón pequeño y 20 mililitros de líquido que puede ser leche sin lactosa, soja, licor, etcétera.

ELABORACIÓN DEL RELLENO: usar azúcar glasé o triturar en la Thermomix, poner en remojo las pasas mientras preparamos la masa de la parte superior. El líquido lo usaremos en la mezcla. Transcurridos unos 10 minutos en remojo de las pasas, ir integrando poco a poco el azúcar con unas cucharas porque es muy húmedo el preparado de semillas de amapola y se pegaría en las manos. Verter las pasas con el líquido, mezclar nuevamente. Incorporar las almendra, la ralladura del limón y mezclar otra vez.


INGREDIENTES DE LA PARTE SUPERIOR: 160 gramos de harina, 80 de azúcar glasé o triturada en la Thermomix, una pizca de sal, 35 gramos de aceite de oliva suave y 35 de girasol, 20 gramos de almendras.

ELABORACIÓN DE LA MASA DE LA PARTE SUPERIOR: tamizar la harina, unir con el azúcar, la pizca de sal y las almendras. Verter un poco de aceite e ir mezclando y así poco a poco hasta integrarlo todo. Finalmente quedará como el de la foto.


MONTAR LA TARTA: colocar toda la masa inicial en el recipiente con el que vayamos a cocinar la tarta y que previamente habremos engrasado. Estirar poco a poco, subir por los lados como un centímetro o dos. Luego verter de manera uniforme el relleno. Finalmente poner trozos de la masa de la parte superior hasta cubrir bien toda la tarta.


Precalentar el horno a 200º durante 10' . Hornear la tarta 30 minutos calor arriba y abajo con ventilador a 180º. A mí me gusta mucho cómo reparte el ventilador el calor en mi horno, pero siempre digo que cada horno es un mundo, así que cuidado. Comprobar que está hecho al introducir algo punzante en la tarta y sacarlo un pelín manchado de harina.


CONSEJOS:
1. Esta tarta se puede hacer con mantequilla en lugar de aceite de oliva con las mismas cantidades.
2. Las masas van a quedar un poco extrañas, nada comparable a las de un pastel habitual. Se debe a que yo buscaba una consistencia similar a un polvorón, una galleta de manteca que se deshace en la boca.
3. No pongas más grasa de la especificada pues hará que el pastel resulte muy pesado.
4. Mejor comprobar a los 25' de horneado cómo va para que no se nos queme. Y que siempre quede una pizca de masa en el objeto punzante que empleemos, pues una vez lo saquemos del horno, la cocción continuará durante unos minutos más.
5. Si la parte superior está muy hecha, cubrir con papel de aluminio para que no se estropee o queme.
6. Cuidado con el horno porque no todos funcionan de la misma manera y es preferible que no emplees el ventilador y en algunos hornos basta con calor en la parte inferior para que quede de maravilla.


7. Si vas a usar una máquina como la Thermomix, recuerda poner primero los líquidos y luego poco a poco los sólidos.
8. No elabores el relleno en una máquina sino manualmente pues podrías perder mucho del preparado al ser tan húmedo.
9. Cuando comento "colocar la mezcla de sólidos sobre la mesa de trabajo, hacer un agujero en el centro", me refiero a que lo dejes como si fuera un flotador, como si fuera una letra "o".
10. Ojo con la ralladura del limón, no llegar a la parte blanca porque amargará.
11. Si se quiere se puede cubrir con azúcar glasé una vez esté frío. Yo le puse muy poca porque no me agrada el exceso de dulce.
12. Tamizar la harina significa ponerla en un colador o tamiz y darle pequeños golpes para que vaya saliendo por los orificios. Este proceso ayudará a que los postres queden más esponjosos. En nuestro caso, colabora a esa sensación en boca de galleta que se deshace o polvorón o mantecado.


Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook.

¡Muchas gracias por la visita!

Imprimir o exportar PDF
Reacciones: