Sí, este es el mejor roscón de Reyes que he comido en toda mi vida. No exagero. Y eso que la receta que publiqué en enero de 2014 pensaba que era infalible. ¿Qué sucedió? Que me equivoqué, cometí un error que me llevó a descubrir esta maravilla de roscón. Dejo aquí el vídeo del año pasado y ahora, en el paso a paso, a equivocarse como yo.

No sé si fue debido a la harina, al error en las medidas, al proceso de levado. Así que detallaré lo que hice. Mezclé 10 gramos de levadura de panadero en polvo (l0 gramos de levadura de panadero, no de repostería), 120 gramos de harina de panadero tamizada (usé harina Harimsa), una cucharada de café de azúcar y... Bueno, pues aquí viene la equivocación, en vez de 60 gramos de leche de soja (o de la que ustedes puedan) puse 120. Si se fijan, dupliqué la cantidad, por lo que no me quedó de otra que seguir añadiendo harina tamizada poco a poco e ir amasando hasta conseguir la consistencia necesaria, que es el punto donde no se nos pega como chicle la masa a las manos. Reposar para que leve en un bol con agua tibia y cuando flote ya estará lista, unos 10 minutos aproximadamente. Como comenté en la receta del año pasado, este truco lo saqué del blog webos fritos

Ahora viene otro problema, al incorporar la masa madre a las cantidades empleadas el año pasado en mi roscón observo que queda la mar de pegajoso. Por lo que nuevamente debo aumentar la cantidad de harina. No me quedaba más de la marca que mencioné. Me vi completando con harina normal y rezando para que saliera algo medianamente decente. En este proceso también empleé levadura de panadero seca y, por supuesto, una pizca de sal.

Un buen rato amasando y añadiendo poco a poco harina. Amasando va, amasando viene, más harina y vuelta a amasar hasta conseguir la consistencia necesaria para formar una bola no pegajosa que coloqué en un recipiente ubicado sobre una bandeja de agua tibia. Estaba tan preocupada que no me veía con ánimo para levados de 5 horas o más. Además, quise ver si funcionaba y ayudaba a subir. ¡Y sí que subió!

Le di forma a la bola con el agujero en el centro y esperé una hora a que levara en la bandeja de horno que previamente cubrí con papel de cocina y pincelé con un pelín de aceite de oliva. Precalenté el horno a 180º durante 10 minutos y a falta de 2 lo abrí, colocando la bandeja con el roscón en la puerta del horno. Esperé que transcurrieran esos minutos y cerré durante 15 minutos, calor arriba y abajo a 180º. Ahora viene otra cosa rara, 5 minutos más a 200º. Digo rara porque las indicaciones suelen ser las contrarias, empezar por una temperatura elevada y concluir con una más baja.

Visto lo ocurrido, no me he parado y he decidido comprar nuevamente harina y hacer un roscón pequeño para 6 comensales.

CONSEJOS:
* Mirar este enlace de la receta del año pasado (pinchar aquí) y solo seguir las indicaciones superiores para los errores cometidos que han dado lugar a un roscón la mar de esponjoso.
* Este roscón se puede congelar en porciones e ir sacando en días posteriores. Esperar como 30 minutos y a comer.
* Si se siguen las indicaciones de los errores, recordar que la levadura es de panadero seca. No va a servir la levadura de panadero fresca y tampoco la de repostería.
* La harina que les comenté, Harimsa, trae un sobre de levadura de panadero seca.
* Usar harina normal, de fuerza o de panadero, no emplear harina de repostería.


Pueden dejarme sus dudas y consultas aquí. Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook. y en Twitter.

¡Muchas gracias por la visita!

Imprimir o exportar PDF
Reacciones: