Qué duda cabe de que un buen bizcocho puede llegar a ser una preparación realmente exquisita. Se trata del más ligero de los pasteles, fácil de tomar y sin muchas complicaciones a la hora de elaborarlo. Claro que las manos de quien lo cocina juegan un papel fundamental para que el resultado sea el deseado. Debo reconocer que las mías no se acercan, ni de lejos, a las de nuestras abuelas. ¡Qué arte tenían!

Bizcocho genovés de chocolate con buttercream de café expreso

El bizcocho genoise o genovés es uno de los más flexibles; permite elaborar pasteles en capas y también enrollados como los brazos de gitano. En esta ocasión hice 2 pasteles: uno básico y otro que me encargó una amiga con café.

Para aquellos que aman el sabor del expreso y están enganchados a las cápsulas Dolce Gusto, esta receta, que combina dicho sabor con otros como el chocolate, es simplemente ideal. ¡Rico, rico! Sí, reconozco que me habría encantado catarlo, pero ya saben todos que no puedo tomar café. Sin embargo, me alegra poder hacerlo para los amigos y para mi marido, que es un amante incondicional del expreso. Y ahí me vi yo, totalmente desconsolada. 😂😂😂

Estos son los ingredientes que necesitan para la genoise:

Ingredientes para la masa: 

  • 200 gramos de harina de repostería. 
  • 60 gramos de cacao puro en polvo. 
  • 8 huevos medianos o 10 si son pequeños y a temperatura ambiente. 
  • 220 gramos de azúcar.
  • 60 gramos de mantequilla atemperada sin lactosa (opcional, porque el bizcocho genovés no lleva mantequilla). 
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 1 pizca de sal. 

Ingredientes de la buttercream: 

  • 2 tazas de mantequilla sin lactosa y si es normal, preferiblemente sin sal. 
  • 4 tazas de azúcar glas (impalpable, en polvo). 
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla. 
  • 2 cucharadas soperas de expreso. En concreto empleé las cápsulas Dolce Gusto espresso intenso.
Punto ideal de los huevos montados para un bizcocho genovés
Consistencia y ondas que deben formar los huevos usados para el bizcocho genovés

Cómo preparar un genoise para chuparse los dedos:

  1. Engrasar 2 moldes para pasteles de unos 20 centímetros y reservarlos. Eso sí, a ser posible que tengan resorte lateral para que sea más fácil desmoldarlos. 
  2. Batir los huevos en un tazón grande. Colocar el recipiente a fuego suave al baño María y batir la mezcla con una varilla (preferiblemente eléctrica) hasta que alcance una temperatura de 40-45 ºC a lo sumo y doble su tamaño. Debe crecer notablemente. Mientras se bate con la varilla hay que echar el azúcar con cuidado en pequeñas cantidades.
  3. Retirar del fuego y, si no ha crecido lo suficiente, usar un mezclador de pie (una batidora o varilla eléctrica) a velocidad media durante 12 a 15 minutos o hasta que forme ondas y esté frío; además, no debe quedar líquido en el fondo del tazón. Apartar 1/8 parte de esta mezcla en un tazón. 
  4. Respecto a los pasos 2 y 3 debo reconocer que yo prefiero montar las claras a punto de nieve y las yemas por otro lado con un poco de azúcar. Para después unirlas. Me gusta mucho más como queda. Así que les dejo las 2 opciones para que ustedes decidan si la tradicional o la que me agrada a mí. OJO: en esta caso, la mantequilla se incorpora a las yemas  tras batirlas con las varillas y que estas hayan aumentado su volumen. Recuerden dejarla caer siempre en forma de hilo y seguir batiendo.
  5. La mantequilla debe estar fuera de la nevera unos 30 minutos antes de ponernos a trabajar con  los huevos. Esta debe adquirir consistencia líquida. Agregar el extracto de vainilla y mezclar bien, apartar y reservar. Si hiciera falta, calentar al fuego un poco y apartar. Debe estar a temperatura ambiente para poder usarla, ya que todos los ingredientes deben tener la misma temperatura para que crezca.
  6. Precalentar el horno a 200 ºC, calor arriba y abajo. 
  7. Incorporar la mantequilla derretida a la pequeña parte de huevo y azúcar reservada. Si han preferido hacer yemas y claras separadas (y no al baño María), como en el punto 4, recuerden que debe mezclarse con las yemas como comento arriba. Este punto hay que hacerlo con mucho cuidado, verter en forma de hilo hasta que esté todo bien integrado. 
  8. Agregar el cacao y la pizca de sal a la harina. Tamizar y dejar caer poco a poco con movimientos envolventes a la porción mayor de huevos con azúcar montados. Realizar esta paso con mucho cuidado y que los movimientos sean muy suaves. Para tal fin, utilizar una espátula. Acto seguido verter la mezcla reservada con la mantequilla con muchísimo cuidado. 
  9. Una vez integrado todo, dividir entre los 2 moldes previamente impregnados en mantequilla y espolvoreados con harina para que los bizcochos no se peguen. 
  10. Colocar los moldes en el horno y cocinar durante unos 15-20 minutos, calor arriba y abajo, a 180 ºC o hasta que los bizcochos estén doraditos. 
  11. En cuanto esté en su punto, retirar del horno para que se vayan enfriando.
  12. A la hora de hacer la butercream hay que colocar en un bol la mantequilla sin sal o sin lactosa junto con el café, el azúcar en polvo y el extracto de vainilla. Mezclarlo con un batidor manual o eléctrico de varillas. OJO: En esta ocasión, la mantequilla debe ser en pomada, no líquida.
  13. Colocar uno de los pasteles sobre un soporte para pasteles o en donde suelan ponerlos habitualmente. Alisar con un cuchillo para pasteles la superficie de estos. Extender el glaseado uniformemente sobre la superficie del primer bizcocho. Usar una espátula de metal o de silicona para tal fin.
  14. Poner el segundo bizcocho genovés encima del primero con mucho cuidado y proceder a extender el glaseado uniformemente sobre el bizcocho y alrededor para cubrir por completo el pastel.
Deliciosa y jugosa tarta de chocolate con crema de café, bizcocho genovés

Consejos para que tu bizcocho genovés quede en su punto:

  • Me gustaría aclarar algunos datos sobre las medidas por si no se atreven a usar las tazas o las cucharitas por eso de qué taza o cuchara emplear. Así pues, 1 taza equivale a 225 gramos, por si no supieran qué taza usar. En el caso que nos ocupa hablamos de 450 gramos de mantequilla para la buttercream y 900 de azúcar glas. Por su parte, 1 cucharadita es 3 gramos y 1 cucharada, 15 gramos.  En esta receta emplearíamos 3 gramos de extracto de vainilla y 30 mililitros de café expreso.
  • No superar las temperaturas indicadas a la hora de poner al fuego los huevos con el azúcar.
  • El bizcocho genovés no suele llevar mantequilla, por lo que es opcional y quedará también muy rico. Esta es la primera vez que se la pongo por el punto de sabor que le aporta. La usé en  el de chocolate y café, no en el clásico (la foto del básico la dejo al final). Eso sí, la cantidad de mantequilla no es mucha, pues se trata de darle un punto de sabor. Algunos recetarios, como el de Paco Torreblanca, indican que para unos 195-200 gramos de harina lo adecuado son 30-40 gramos de mantequilla a lo sumo. Como en esta ocasión tenemos 200 de harina y 60 de cacao, la proporción sería la indicada. 
  • Para saber que el bizcocho está en su punto, abrir el horno cuando este empiece a adquirir un tono tostado suave y pinchar con un palillo que deberá salir mínimamente manchado. Sacar y dejar reposar para que se termine de hacer con el calor interno del propio pastel.
  • Mucho cuidado si no pueden hacer los 2 bizcochos juntos. En caso de poner uno primero y luego cocinar el otro, el tiempo de horneado disminuirá. A mayor temperatura de cocción, menor tiempo de horneado, y lo mismo sucede cuando el horno lleva mucho encendido. La misma receta en hornos diferentes puede variar a 180º entre 15 y 25 minutos. 
  • Las cápsulas de café empleadas han sido de expreso intenso. Por si les choca, expreso es el término exacto en español y espresso, en italiano. Así que al referirme al paquete he copiado el nombre exacto, tal y como aparece en este. De todas formas, como verán en el enlace, hay numerosas variedades de esta marca y de otras tantas.
  • En la buttercream es muy importante que el azúcar sea glas (en polvo, impalpable) para que se mezcle bien y no genere grumos.
  • Respecto al café, debo confesar que no me gusta emplearlo en polvo. El motivo, que para mí no se disuelve bien a la hora de preparar la buttercream. ¿Cuál es mi opción? La experiencia realizando cupcakes me obliga a confesar que resulta más que aconsejable hacer 1 o 2 tazas de café e ir vertiéndolo poco a poco junto al resto de los ingredientes. Batir y seguir añadiendo café hasta que adquiera el color y consistencia deseados.
  • Recuerden que el bizcocho genovés básico lleva 30 gramos de azúcar y 30 de harina por cada huevo. En el de la foto que les dejo a continuación lleva 120 de harina, 120 de azúcar y 4 huevos.
Bizcocho genovés clásico, especial para pasteles y brazos de gitano dulces o salados

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la  Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

Imprimir o exportar PDF
Reacciones: