Mostrando entradas con la etiqueta DULCES. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta DULCES. Mostrar todas las entradas

1 dic. 2017

Las truchas de cabello de ángel al horno me pierden porque resultan menos grasientas que fritas, así no tengo tantos remordimientos si me como dos o tres. 😂😂 En Canarias no se llaman empanadillas de cabello de ángel, se las conoce como truchas, y también se rellenan de batata o boniato. 


Las de cabello son las que más me gustan. Además, si nos sobra relleno se puede aprovechar para otros postres o simplemente para usar como mermelada sobre pan con un poco de queso blanco. Aquí la imaginación y las apetencias son libres. Este postre es típico de las Navidades Canarias,por lo que ha formado parte de toda mi vida en estas fiestas.

En esta ocasión les explico cómo hacer el cabello de ángel con imágenes y también cómo elaborar la masa casera para hacer las truchas dulces. El cabello de ángel se obtiene de la carne de la calabaza dulce, conocida en Canarias como pantana y en España como calabaza de cidra, cidra o cidra cayote. En otros países se la denomina cayote, chilacayote, sambo, chiverro o chiverre, calabaza blanca, zapayo.

INGREDIENTES PARA EL CABELLO DE ÁNGEL: 

  • 1 pantana o calabaza dulce grande o 2 medianas.
  • 2 limones. 
  • 200 gramos de azúcar por cada 250 gramos de pantana cocida.
  • Agua.
  • Vainilla o canela. 
  • 2 yemas de huevo, las obleas (masa) de las empanadillas para rellenar. 
  • Azúcar para espolvorear por encima.
Pantana, cayote, cabello de ángel, cidra, calabaza de cidra o calabaza dulce
Como la piel de la pantana es muy gruesa, yo suelo envolverla en bolsas de plástico grandes (para no manchar nada) y después llevarla a una zona de la casa donde no me importa que se dañe el suelo. Por qué digo esto, porque la lanzo con fuerza contra el suelo y repito el proceso las veces que sea necesario. En muchos blogs encontrarán que la gente suele cocinarla con la piel. Claro, al seguir el proceso indicado (el de las bolsas) comprobarán que la cáscara se despega de la carne, por lo que siempre optó por quitarla antes de cocerla, así como limpiar la mayor cantidad de pipas. Una vez tengan la calabaza limpia, introducirla en un caldero y cubrirlas de agua. Ojo, los trozos de calabaza deben ser medianos para que se hagan bien.

Cómo cocinar la pantana, chayote, cidra para hacer cabello de ángel

COCCIÓN EN OLLA RÁPIDA: 

  1. Colocar la pantana limpia y troceada en en la olla y cubrir de agua hasta donde permita la olla.
  2. El agua se puede aderezar con cáscara de limón y rama de canela o vainilla. 
  3. Tapar y cerrar bien, esperar a que comience a hervir y, a partir de ahí, mantener 30 minutos al fuego. Yo la hice en 2 ollas rápidas porque se ahorra muchísimo tiempo y electricidad o gas.

COCCIÓN EN CALDERO: 

El proceso a seguir es el mismo:
  • Colocar los trozos, cubrir de agua y aderezar esta si se quiere, aunque no hace falta, es opcional. 
  • Mantener en el fuego entre 1 hora y 1 hora 30 minutos a fuego medio. 
  • Pinchar para ver en qué estado se encuentra y cocinar, si hiciera falta, hasta que esté tierna.  Más de hora y media no suele necesitar.

PASOS COMUNES: 

  1. 👉Una vez cocinada, escurrir bien; esperar a que esté templada, casi fría, y deshilachar. En este punto hay personas que solo utilizan las hebras, muy pocas la carne y desechan la pulpa, y otras, como yo, que empleamos todo. 
  2. 👉Deshilachar, eliminar el exceso de líquido colocándola en un escurridor, sobre un caldero, y aplastar con cuidado con un tenedor o el utensilio que ustedes estimen adecuado para eliminar el exceso de agua. Yo la dejo como 1 o 2 horas, tiro el líquido y compruebo si le queda más. 
  3. 👉Es importante que esté lo más seca posible para que se forme bien el cabello de ángel.
  4. 👉Disponer toda la calabaza obtenida en un caldero, verter por encima 200 gramos de azúcar por cada 250 cabello, el zumo de 2 limones pequeños o de uno grande y una rama de vainilla abierta por la mitad en trozos. Si no les gusta mucho la vainilla, mejor colocar nada más que un cuarto o, si lo prefieren, usar canela en rama. 
  5. 👉 Verte el zumo de limón por encima del azúcar para que esta no se cristalice. 
  6. 👉Cocinar entre 45 minutos o 1 hora (esto dependerá de la cantidad de agua que suelte la calabaza) a fuego medio y remover poco a poco para que no se queme ni se pegue.
Con esta receta participo en el recopilatorio de manualidades y recetas navideñas de mi estimada amiga Ana, quién les regala este estupendo calendario del 2018. Pinchando aquí podrán ver todos los bloguer@s que nos hemos apuntado al reto. No se lo pierdan porque hay muchas ideas de platos para estas fiestas, así como preciosos trabajos de decoración realizados a mano que les encantarán.

ELABORACIÓN EN THERMOMIX: 

Otra manera de conseguir el cabello de ángel es cocinándolo en Thermomix y se adelanta muchísimo porque no hay que estar tan pendiente como del caldero.
  1. Colocar todos los ingredientes en el vaso, igual que en la cocción tradicional, programar 15 minutos, 100 grados, velocidad 1 y poner el cubilete. 
  2. Abrir, mover de abajo hacia arriba para mezclarlo bien. Cerrar nuevamente, programar 20 minutos, 100 grados, velocidad cuchara, sin cubilete, colocar el cestillo sobre la tapa. 
  3. Abrir transcurrido este tiempo, mezclar muy bien, cerrar y programamos otros 15 minutos, 100 grados, velocidad 1, con cestillo sobre la tapa. 
  4. En este punto, yo lo vierto (por manía personal) en un caldero y termino cocinándolo durante unos 15 minutos, a fuego medio, pendiente de remover cada dos minutos para que no se pegue. También se puede continuar en la Thermomix hasta ver que casi no queda líquido.

Masa para truchas de cabello de ángel y horneado

INGREDIENTES PARA LA MASA: 

  • 1 kilo de harina.
  • 200 gramos de azúcar glas (mejor triturada, en polvo, para que no se rompa la masa al trabajarla con el rodillo).
  • 170-200 de aceite de oliva.
  • La ralladura de 1 limón (esto es opcional, yo no lo pongo).
  • 1 cucharada pequeña de levadura en polvo.
  • Unos 5 gramos de sal fina.

ELABORACIÓN DE LA MASA: 

  1. Mezclar la harina con el aceite, añadir el azúcar y la ralladura de limón (opcional).
  2. Amasar hasta que no se pegue a las manos.  
  3. Dejar reposar como 1 hora y luego estirar con un rodillo (si no tienen rodillo, emplear una botella grande). 
  4. Hacer las obleas con un aro de metal (de los que se utilizan para emplatar), con un vaso de boca ancha o con un tazón. 
  5. Aprovechar los restos que queden de la masa para volver a unirlos y formar más círculos para rellenar. 
  6. El primer amasado se puede hacer en un recipiente grande con unos 150 gramos de aceite e ir vertiendo el resto poco a poco. 
  7. Terminar de trabajar sobre la encimera, previamente espolvoreada con harina. 
  8. Rellenar las truchas con el cabello de ángel, disponerlo en el centro y que no salga por los lados. Mojar los bordes con agua y cerrar con cuidado; para darle una forma más bonita,  presionar los bordes con un tenedor, se quedaran marcados y ayudarán a que no se salga nada. Eso sí, mucho cuidado con las esquinas, que estén bien cerradas.

HORNEADO: 

  1. Precalentar el horno a 180º, calor arriba y abajo, durante 10 minutos. 
  2. Preparar una bandeja con papel de horno y colocar las empanadillas encima, previamente pinceladas con yema de huevo batido. 
  3. Cocinar unos 15 minutos por la parte pintada con huevo a 180º, ventilador, calor arriba y abajo, hasta que adquieran un color dorado. 
  4. Vigilar que no se quemen a los 15 minutos porque cada horno es un mundo. 
  5. Dar la vuelta y cocinar otros 5 minutos más. 
  6. En el caso de no tener la función de calor arriba y abajo o la de ventilador tardarán un poco más en hacerse; eso sí, no más de 20 minutos, a lo sumo 25. 
  7. Sacar, esperar a que estén tibias y espolvorear con azúcar en grano o glas, según gustos. 
  8. Observarán que al hacerlas al horno no se formarán esas burbujas típicas de la masa frita.

CONSEJOS:

  •  Repartir la cantidad de pantana una vez pelada y limpia en dos calderos para controlar mejor el punto de cocción de la calabaza
  • A la hora de hacer las truchas de cabello de ángel se puede incorporar almendras en el momento de de confitar la calabaza. Unos 30 gramos de almendra picada por cada 250 de cabello. La almendra picada debe ser cruda y sin sal; se puede tostar o no, a gusto del consumidor.
  • Intentar evitar el cuchillo para cortar la cáscara externa de la calabaza porque es muy dura y podrían hacerse daño. Si tienen fuerza y les apetece cocinarla con la propia cáscara, tengan cuidado.
  • En el momento inicial de la cocción de la pantana puede ser interesante añadir vainilla o canela en rama, inclusive cáscara de limón para que vaya cogiendo sabor. Si lo hacen así, mejor no añadirlos cuando incorporen el azúcar y solo verter el zumo del limón. En caso de ser amigos de las cosas con punto fuerte de sabor, emplear las especias y la cáscara del limón en ambos pasos.
  • Las truchas de cabello de ángel se suelen hacer fritas en una sartén con abundante aceite de oliva o de girasol (el que más les apetezca) y después colocarlas encima de papel de cocina absorbente para eliminar la mayor cantidad de grasa; acto seguido espolvorearlas con azúcar por encima.
  • Las proporciones habituales de azúcar para hacer el cabello de ángel suelen ser misma cantidad de azúcar que de calabaza guisada una vez escurrida. A mí personalmente no me gustan las cosas muy dulces, de ahí que yo las haga con 175 por cada 250. De todas formas, con 200 gramos de azúcar por cada 250 de calabaza es más que suficiente, pero esto es cuestión de gustos y tendrían que ir probando ustedes. Si saben que son golosos háganla con misma cantidad de azúcar que de calabaza cocida.
  • A los que no les agrade el limón, cambiar por cáscara de naranja e incluso añadir en el proceso de cocción unos 10-15 mililitros de agua de azahar.
  • En los supermercados venden obleas de masa refrigerada o congelada para hacer empanadillas, por si no les apetece hacer la masa.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

7 sept. 2017

Hola, amigos. ¿Qué tal han ido esas vacaciones? Espero que lo hayan pasado de maravilla. Nosotros las disfrutaremos en breve. 😃 Para dar la bienvenida a los que se han marchado y endulzar el día a los que siguen sin vacaciones, quería comenzar este mes de septiembre con la tarta de mi cumpleaños, que fue el 4 de agosto. En esta ocasión hice un simple bizcocho de zanahoria sin lactosa y lo convertí en una tarta de zanahoria sin lactosa, rellena y cubierta de merengue italiano. 😋


Los que me conocen ya saben que intento ponerle la menor cantidad de azúcar porque no me gustan las cosas empalagosas. Quizás a alguno de ustedes le agrade más dulce. Lo único que tendrán que hacer es pasar de 150 a 200 gramos de azúcar en la elaboración del almíbar.

Ingredientes para la tarta de zanahoria

300 gramos de zanahorias peladas y ralladas o trituradas, 110 gramos de azúcar, la piel de 2 naranjas, 3 huevos grandes, 30 mililitros de zumo de naranja, 100 mililitros de aceite de girasol y 20 de oliva, 230 gramos de harina de repostería, 1 sobre de levadura, una pizca de sal (la punta de una cucharada de café), 1 cuchara pequeña de bicarbonato.

Ingredientes para el relleno y cubrir (merengue italiano)

3 claras de huevo, 150 gramos de azúcar, 45 mililitros de agua, 40 gramos de azúcar para montar las claras.

Elaboración del bizcocho de zanahoria en Thermomix

Triturar la zanahoria en la Thermomix, 8 segundos, velocidad 10, y reservar. Triturar la cáscara de naranja con el azúcar, 5 segundos, velocidad máxima. Incorporar el huevo, el zumo y el aceite, y mezclar 30 segundos velocidad 5. Añadir la zanahoria, mezclar durante 15 segundos a velocidad 3. Añadir la sal, el bicarbonato, la levadura y la harina para seguir mezclando durante 5 segundos a velocidad 6.

Elaboración del bizcocho de forma tradicional

Batir los huevos e ir incorporando el azúcar poco a poco, seguir batiendo. Luego añadir el zumo de naranja, el aceite de oliva y la pizca de sal, mezclar bien. En otro recipiente verter la harina, la levadura, la ralladura de naranja, el bicarbonato y la ralladura de la zanahoria, remover bien e ir añadiendo el líquido poco a poco, mover con cuidado para se forme la masa.

Pasos comunes para el horneado

Impregnar las paredes de un molde redondo con un poco de aceite de oliva y la base, verter la masa en el recipiente. Previamente, precalentar el horno a 180º durante 10 minutos. Hornear 40 minutos a 180º, calor arriba y abajo, con ventilador si lo tuvieran. Transcurridos los 40 minutos, pinchar el bizcocho para ver si está en su punto. El palillo o el utensilio empleado para pincharlo debe salir casi limpio. En el caso de que salga muy manchado, hornear unos 5 o 10 minutos más. Si solamente se impregna con un poco (mínimo) de masa, estará en el punto exacto; así que sacarlo y dejar que repose para que se termine de cocinar con el calor interno.

Elaboración del merengue italiano

Montar las claras durante unos 2 minutos a velocidad mínima, luego subir al máximo. Cuando empiecen a hacer ondas, añadir los 45 gramos de azúcar y seguir montando, que no se pierda la consistencia. Antes de comenzar a trabajar las claras, colocar el agua y los 150 gramos de azúcar al fuego hasta que llegue a 117-120 grados de temperatura. Si no tuvieran termómetro, la manera de confirmar que está en su punto el almíbar es cuando se forme hebra, como un hilo de una bobina de coser, al introducir un tenedor y sacarlo. Cuando el almíbar esté en su punto, añadir muy poco a poco a las claras y seguir montándolas hasta que estén bien firmes y a temperatura ambiente. Cuando estén en su punto, deben dibujarse olas como las de la foto y no caerse del recipiente al girarlo.

Paso final del montaje

Abrir por la mitad el bizcocho de zanahoria, hacerlo con cuidado con un cuchillo .También venden herramientas para que esto sea más fácil, usen lo que ustedes estimen oportuno. Rellenar el interior con el merengue, montar la plancha encima y cubrirlo absolutamente todo para obtener esta tarta de zanahoria sin lactosa, rellena y cubierta de merengue italiano.

CONSEJOS:

* Para no tener que abrir el bizcocho por la mitad, pueden optar por repartir la masa en 2 moldes. De esta forma conseguirán las 2 partes sin tener que estar partiendo el bizcocho.
* Cuando pongan el azúcar al fuego con el agua, usar solo la cantidad suficiente de agua para cubrir de forma rasa el azúcar.
* Las claras usadas para el merengue italiano deben estar a temperatura ambiente. Vigilar para que no haya nada de yema.
* Para que el merengue italiano tenga un color más blanco, añadir una gotas mínimas de jugo de limón o de vinagre al final, cuando ya estén bien firme, y mezclar con la varillas eléctricas.
* Quienes no tengan varillas eléctricas tendrán que usar una manual. La única diferencia es que tardarán un poco más en el montaje, pero los pasos a seguir serán siempre los mismos.
* En algunos casos se suele incorporar unas 2 cucharadas de azúcar glas (impalpable) para que la humedad del entorno no haga que se pierde la firmeza del merengue y así poder usarlo para decorar postres. Estas cucharadas deben verterse en el merengue cuando ya ha adquirido la consistencia necesaria y mezclar nuevamente.
* El merengue tiene que adquirir la firmeza necesaria como para poder girar el recipiente y que no se caiga.
*Aunque tengan Thermomix, aconsejo rallar la zanahoria. La tarta queda más sabrosa que cuando es triturada.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

Si les gustan los dulces, solo tienen que pinchar aquí y podrán ver más recetas de postres.

¡Muchas gracias por la visita!

6 abr. 2017

Resulta feo que yo lo diga, pero la verdad es que estas torrijas sin lactosa salieron buenísimas. Desde que enfermé me acostumbré a usar pan sobrante de barra y preparar las torrijas en casa (ya saben que las que venden en la calle suelen llevar canela y leche normal, por lo que no puedo tomarlas) y como son tan fáciles de hacer, vale la pena. En esta ocasión recurrí a una de las recetas de pan de molde que tengo en el blog para ver qué tal quedaban. La verdad es que desaparecieron en un abrir y cerrar de ojos. Vamos, casi no puedo ni sacarles fotos. Y es que en casa todos se apuntan a comer especial porque las que compré en la panadería sobraron., las tuve que tirar


INGREDIENTES (para el pan de molde): 250 gramos de cerveza con o sin alcohol —también puede sustituirse por leche con o sin lactosa, agua, leche de arroz, leche de soja, etc.—, 30 gramos de levadura fresca, 20 gramos de aceite de oliva, 40 gramos de semillas variadas (ojo: no poner semillas para el pan de las torrijas), 400 gramos de harina de fuerza, 1 cuchara de café de sal, una pizca de azúcar, 1 poco de aceite de oliva para pintar el molde.

INGREDIENTES (para las torrijas): 1 litro de leche sin lactosa o de soja, azúcar o miel, agua de azahar, naranja, 3 huevos y aceite de oliva.

ELABORACIÓN: para hacer el pan de molde seguir las indicaciones de la receta pinchando aquí. Dejar reposar y enfriar bien para cortar en rebanadas de un centímetro o centímetro y medio de grosor y dejar hasta el día siguiente (ojo, bien separadas las rebanadas para que se pongan un poco duras). Al otro día calentar la leche con una cucharada de café de agua de azahar, 2 cucharadas soperas de azúcar o miel, un buen trozo de piel de naranja que no contenga la parte blanca porque amarga. Pasar la leche a un recipiente grande de horno —de los de cocinar pollo al horno, por ejemplo— cuando esté bien fría y quitar la corteza del limón. Introducir en la bandeja las rebanadas de pan de molde para que se mojen. Si hiciera falta darles la vuelta para impregnarlas bien, pero no mucho porque se trata de que beban un poco de leche, no de que al cogerlas se destrocen por la cantidad de líquido que han absorbido. Seguidamente sacarlas, rebozarlas en los huevos batidos y freír en abundante aceite. Sacar y colocar sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite. Al final, una vez frías, espolvorear por encima azúcar blanco, moreno o un poco de miel.

CONSEJOS:
* Las torrijas se pueden hacer con pan de barra o de molde comprado.
* Existen muchas opciones para bañarlas en líquido: leche sin lactosa, leche con lactosa, leche de soja, leche de arroz, vino dulce, etc.
* Hay personas a las que les gusta la combinación de vino y leche.
* Otra opción, cocinarlas al horno, mucho más sanas. Los pasos a seguir, bien sencillos. Tras empapar en líquido las torrijas y bañarlas en huevo, introducir en una bandeja de horno. Precalentar el horno durante 10 minutos; pasado el tiempo, colocar la bandeja con las torrijas dentro; programar la función grill y mantener unos 7-10 minutos por cada lado. El tiempo depende de cada horno. En mi caso, se doran en 9-10 minutos y cuando les doy la vuelta suelen tardar solo 6-7 minutos. Así que a vigilar que no se quemen.
* La infusión de leche con naranja y agua de azahar puede sustituirse por canela en rama o vainilla y limón.
* Si al final las rocían con miel, les aconsejo poner en un cazo la miel y agua hasta casi cubrir la miel. Remover la mezcla mientras la calientan para así obtener una melaza. Ojo, no excederse en el agua. Mejor verter poco a poco el agua y remover hasta lograr una consistencia un poco más ligera que una melaza antes de llevar al fuego. El punto óptimo lo obtendrán cuando hierva porque se habrá reducido. Si no fuera el caso, bajar el fuego y continuar unos minutos más hasta conseguirlo.
* Yo no pongo mucho azúcar cuando caliento la leche: Mejor que ustedes prueben las torrijas cuando se enfríen tras freírla u hornearlas para saber qué cantidad de melaza, miel o azúcar verter sobre estas y dejarlas a vuestro gusto.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita! Feliz Semana Santa y nos vemos a la vuelta.

8 dic. 2016

Este es mi turrón casero favorito y el de muchos de mis allegados. La receta de turrón de nata y nueces sin lactosa es bien sencilla. Ahora bien, si no tienen problemas de intolerancia a la lactosa, usen la nata que más les guste.  Al final de la receta les pongo una serie de trucos para que les quede bien rico y con posibles variaciones.

Ingredientes del turrón de nata:

  • 65 mililitros de nata sin lactosa
  • 160 gramos de almendra molida (polvo de almendra). 
  • 130 gramos de azúcar. 
  • 65 gramos de nueces peladas y troceadas toscamente. 
  • 5 medias nueces para decorar.

Turrón de nata sin lactosa en Thermomix

  1. Verter en la Thermomix la nata y el azúcar durante 8 minutos, temperatura 100º, velocidad 2.
  2. Añadir la almendra, 5 segundos, velocidad 4. 
  3. Acto seguido, las nueces, 10 segundos, velocidad 3. 
  4. Observar y comprobar que se ha formado una masa parecida al mazapán. 

Elaboración tradicional del turrón de nata y nueces sin lactosa

  1. Reservar el polvo de almendra y las nueces cortadas toscamente en un recipiente hondo en el que sea fácil la manipulación de todos los ingredientes. 
  2. Colocar en un cazo el azúcar (a ser posible molida, en polvo) junto con la nata.
  3. Calentar durante 6 minutos a temperatura media y remover para que todo se vaya mezclando bien, formando una melaza. 
  4. Apartar y esperar a que atempere para verter el líquido en el cuenco donde están las almendras con las nueces. 
  5. Mezclar bien todos los ingredientes hasta lograr unirlos y formar una masa compacta.

Pasos en común para hacer turrón de nata y nueces

  • Forrar un molde con papel vegetal, de horno. 
  • Verter la mezcla y apretar bien para que se rellenen todos los huecos. 
  • Colocar las medias nueces encima para decorar y reservar bien tapado con film transparente o con el resto del papel vegetal. 
  • Dejar reposar 24 horas como mínimo.

Consejos y trucos para hacer turrón de nata y nueces y que quede en su punto

  • Si les gustan los turrones bien dulces, añadir 150-160 gramos de azúcar y no 130. 
  • La nata sin lactosa puede ser sustituida por nata de soja para repostería, así podrán disfrutar de este postre los alérgicos a la lactosa. En esta ocasión aconsejo los 160 gramos de azúcar.
  • También pueden utilizar nata de arroz para montar, por ejemplo. Con la nata de arroz será mejor emplear 110 gramos de azúcar.
  • Este mismo turrón se puede hacer con avellanas en vez de nueces y si son alérgicos a todos los frutos secos, pues no ponerlos.
  • En el caso de que les guste la fruta escarchada o sean alérgicos a los frutos secos, les animo a reemplazar los 65 gramos de nueces troceadas toscamente por trozos de fruta escarchada e incorporar solo 110 gramos de azúcar para que no quede muy empalagoso.
  • Si necesitan hacer 3 o 4 turrones de nata, multiplicar las cantidades de ingredientes por tantas tabletas de turrón a hacer y así no les hará falta repetir el proceso para cada turrón.
  • Para los amantes del chocolate, cubrir el turrón de una buena capa de chocolate negro o chocolate con leche. Eso sí, primero impregnarlo de chocolate por un lado y esperar a que cuaje, y luego proceder con el otro lado.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita y feliz Navidad!

1 dic. 2016

El turrón blando o de Jijona forma parte de la tradición navideña de mi hogar. Desde que enfermé no me queda de otra que hacerlo en casa, pues la mayoría contienen canela (especia que no puedo tomar). La receta que les explico seguidamente es la básica. En los consejos les aporto algunas ideas para añadir ingredientes que harán que el turrón les resulte más afín a los comerciales.


INGREDIENTES: 300 gramos de almendras peladas (tostadas y trituradas en casa), 200 gr de azúcar y una cucharada sopera de miel suave.

ELABORACIÓN EN THERMOMIX: pulverizar el azúcar durante 15 segundos a velocidad 10. Añadir las almendras y moler 10 segundos, misma velocidad. Con la espátula, bajar los restos de la pared del vaso. Seguir mezclando a velocidad 6 sin tiempo hasta conseguir una pasta. En ese momento, verter la miel y volver a mezclar para que se integre todo. 

ELABORACIÓN TRADICIONAL: en una máquina de triturar introducir el azúcar hasta que quede bien fino. Una vez conseguido, incorporar la almendra y triturar para obtener una pasta uniforme. Finalmente, añadir la miel y volver a triturar para que todo se mezcle bien.

PASOS EN COMÚN: forrar una caja rectangular con folios y moldear el turrón con la ayuda de una cuchara. Dejar reposar durante 1 semana como mínimo.

CONSEJOS:
* Para tostar las almendras en casa pueden usar el horno (previamente precalentado a 180º, 10 minutos). Introducir las almendras enteras y mantener dentro unos 10 minutos a la misma temperatura, vigilando y removiendo de vez en cuando. Si tienen función ventilador y calor arriba y abajo pueden usarlo. También salen ricas en sartén. Ojo, que no queden muy tostadas porque amargará y no sabrá bien el turrón.
* En el turrón de la foto he procedido a introducir una variante que ha gustado mucho en casa: 65 gramos de almendra tostada y triturada poco para que queden trozos al comerlo. Incorporar estas almendras junto con la cucharada de miel.
* Otra opción, añadir ralladura de limón, de la cáscara. Para mi gusto, sobra.
* Si les gusta la canela, verter una cucharada rasa de café. Ya saben que yo no puedo tomarla por temas de intolerancia. 
* Mejor elaborar este turrón de 1 a 3 semanas antes para que la almendra vaya soltando el aceite.
* El azúcar glas es azúcar en polvo que venden en los supermercados. Si lo muelen en casa, pasar a un colador para limpiar bien y desechar los granos que no fueron triturados.
* En un recipiente rectangular o cuadrado se puede colocar la pasta para que se haga el turrón: una caja de madera de turrón, una lata pequeña rectangular de galletas, un recipiente rectangular de aluminio o de plásticos, etc.
* Particularmente, prefiero forrar con folios el recipiente en el que coloco la mezcla porque absorben bastante la grasa, más que con papel de horno.
* Para que se prense perfectamente, añadir peso encima durante las semanas que lo dejemos en reposo. Este paso se lo pueden saltar, aunque queda más consistente cuando se hace.

Aquí les dejo una foto para que vean cómo queda la pasta a la que me refiero en la receta.


Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

24 nov. 2016

Los roscos de anís son uno de los dulces navideños que más suelen gustar y los de vino también. La receta es sencilla y se hacen en un abrir y cerrar de ojos; por lo que vale la pena prepararlos en casa. Más sanos y con todo el sabor. Como siempre, les explico dos maneras de elaborarlos: en Thermomix y tradicionalmente. No se pierdan los consejos que les incluyo al final de la receta, donde también les explico cómo hacer roscos de vino.


INGREDIENTES (para 15 o 20 roscos): 150 gramos de harina de fuerza, 160 gramos de harina de repostería, 130 gramos azúcar glas, 10 gramos de anís en grano, 125 gramos de manteca de cerdo ibérico, 50 gramos almendras tostadas molidas, 1/2 cucharadita rasa de vainilla molida y 125 gramos de anís dulce.

PASO COMÚN INICIAL: mezclar en un recipiente las dos harinas y verter en una sartén poco a poco para tostarla o hacerla en el horno (previamente precalentado durante 10 minutos a 180º) a 170º durante unos 5-7 minutos y continuar si hiciera falta. Debe adquirir un tono dorado, no oscuro. Hay que removerla poco a poco si la cocinan en un sartén, mientras que en el horno se aconseja mover con mucho cuidado una sola vez, a mitad de cocción.

ELABORACIÓN EN THERMOMIX: poner en la Thermomix las harinas, la mitad del azúcar (65 gramos) y el resto de los ingredientes. Mezclar 30 segundos, velocidad 6 y luego 2 minutos, velocidad espiga.

ELABORACIÓN TRADICIONAL: incorporar a las harinas tostadas y frías el resto de los ingredientes sólidos (la almendra molida y los 10 gramos de anís en grano) y mezclar muy bien. Por otro lado, colocar un recipiente al fuego con la manteca para que comience a derretirse, remover y, cuando le falte poco para ser líquida, verter el licor de anís dulce, añadir la vainilla y 65 gramos de azúcar. Mover muy bien para que queden integrados los sabores. Apartar y esperar un poco a que esté tibio el líquido y así poder usarlo. El paso siguiente es preparar la zona de trabajo con la harina, hacer un pequeño agujero (como un volcán, pero sin ver la mesa o la encimera donde esté la harina) y dejar caer parte del líquido. Mezclar con las manos bien limpias y proceder poco a poco (verter líquido, mezclar; verter líquido, mezclar) para que todos los ingredientes terminen unidos y formen una masa manipulable. Estirar la masa con un rodillo hasta obtener un grosor de 1-2 centímetros. Trabajar la masa con cuidado porque puede agrietarse. Con la ayuda de un cortapastas formar los roscos y disponerlos sobre la placa del horno forrada de papel vegetal. Hornearlos a 180º hasta que se doren ligeramente, unos 10-12 minutos, calor arriba y abajo. Una vez fríos, espolvorearlos con el resto del azúcar, tal y como ven en la foto.


CONSEJOS:
* La harina deben dorarla, no quemarla. Para eso tienen que removerla de vez en cuando. La pueden hacer tanto en el horno como en una sartén.
* Si cocinan la harina en una sartén, vayan poco a poco; pequeñas cantidades según la dimensión de la sartén, claro está. Así controlarán mejor el cambio de tono, quedando uniforme, y que no se queme.
* En cuanto al horneado, yo suelo ponerle calor arriba y abajo con ventilador y vigilar. Suelen hacerse en 15 minutos a lo sumo, aunque esto dependerá de sus hornos. Así que vigilen bien para que no les queden tostados.
* La cantidad de roscos varía según el tamaño y el grosor, pero entre 20 y 30 como mínimo. 
* Para conseguir la forma pueden emplear cortapastas, aros de botellas de plástico de 5 litros (cortando la parte superior de estas), usando un bote de cristal pequeño de conservas vacío, tapas de plástico de champú, etc. En el caso del círculo pequeño, el del centro, un tapón de botellín de agua pequeña les servirá.
* Recuerden estirar bien la masa, para ello no se olviden de espolvorear la mesa de trabajo con harina del paquete, no de la cocinada. Esto es muy importante.
* Para que el azúcar se pegue bien pueden humedecer con los dedos el rosco o con un pincel y después verter el azúcar por encima y rebozar por los lados (girar el rosco sobre un plato con azúcar molido). Igualmente, vale elaborar una melaza: el azúcar indicado en la receta y una cucharada sopera, poner al fuego y derretir. Debe quedar espeso y bien mezclado. Particularmente, prefiero la primera opción o simplemente espolvorear, me gusta más la consistencia del rosco seco y espolvoreado.
* El azúcar glas es azúcar en polvo. Si tienen alguna máquina para triturar solo tienen que introducir azúcar normal y triturarla.
* Aconsejo incorporar unos 3 gramos de sal sal fina en el momento de hacer la mezcla tradicional de los líquidos. En el caso de la Thermomix, incorporar sin más antes de mezclar. En repostería, una pizca de sal potencia los sabores.
* Si lo que les apetece son roscos de vino, únicamente tienen que sustituir el anís dulce por vino del que más les agrade. Nada más. Eso sí, debe ser vino dulce o un oloroso.
* A quienes no les agrade el sabor de la vainilla, cámbienla por canela o no pongan nada. Ya saben que yo no tolero la canela por temas de salud. Así que a gusto del consumidor.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

17 nov. 2016

Quedan pocas semanas para la Navidad y en casa ya estamos con los fogones a todo gas. En estas fechas nunca faltan los polvorones y estos que les traigo hoy me pierden por el punto de sabor que les aporta el agua de azahar. Les explicaré cómo hacer estos dulces de forma tradicional y también empleando la Thermomix. Igualmente, al final de la receta les incluyo unos cosejillos para que les queden de lujo.


INGREDIENTES: 250 gramos de harina, 125 de azúcar glas, 2 cucharadas de agua de azahar, 90 gramos de manteca de cerdo, 40 gramos de almendra, ralladura de naranja, ajonjolí (sésamo) y azúcar glas para espolvorear.

PRIMER PASO: tostar la harina en el horno a 180º durante unos 10-15 minutos. 

ELABORACIÓN EN THERMOMIX: introducir en la Thermomix la manteca durante 5 minutos a 37 ºC y velocidad 1. Luego, incorporar la harina (debe estar fría), el agua de azahar, las almendras molidas, el azúcar y la ralladura de naranja. Programar 1 minuto a velocidad 4, sin temperatura. Acto seguido, 6 minutos, velocidad espiga, sin temperatura. Sacar la pasta y amasar bien. 

ELABORACIÓN EN TRADICIONAL: una vez hayan tostado la harina, reservarla. Poner la manteca en una olla al fuego. Cuando esté a punto de convertirse en líquido, verter el agua de azahar, el azúcar y la ralladura de naranja para que todo se unifique. Remover y en cuanto la manteca esté totalmente líquida, apartar. Preparar una zona de trabajo con la harina mezclada con las almendras molidas. A continuación, ir vertiendo poco a poco el líquido obtenido una vez se haya atemperado (para que no se quemen). Amasar y añadir líquido, amasar y añadir líquido, y así hasta vaciar la olla de la mezcla.

PASOS EN COMÚN: amasar muy bien y dejar con el grosor con el que más les guste (preferiblemente entre 3-5 centímetros) y comenzar a cortar, colocándolos en una bandeja de horno protegida con papel de cocina. Espolvorear con el ajonjolí e introducir en el horno (previamente precalentado a 180º) durante unos 10 minutos hasta que se doren un pelín como los de la foto inferior. Cuando se enfríen, espolvorear azúcar glas. ¡Son mis favoritos!


CONSEJOS:
* La harina deben dorarla, no quemarla. Para eso tienen que removerla de vez en cuando. La pueden hacer tanto en el horno como en una sartén.
* Si cocinan la harina en una sartén, vayan poco a poco; pequeñas cantidades según la dimensión de la sartén, claro está. Así controlarán mejor el cambio de tono, quedando uniforme, y que no se queme.
* No triturar las almendras, dejarlas de tal forma que encuentren trocitos pequeños al comer el polvorón.
* En cuanto al horneado, yo suelo ponerle calor con ventilador y vigilar porque habitualmente se hacen antes si son poco gruesos (como los de la segunda foto) o tardar casi 15 minutos si son como los de la primera foto.
* Aconsejo menor cantidad de azúcar glas (azúcar molida, impalpable) por encima que en el caso de los mantecados sin lactosa.
* Si pueden envolverlos, anímense porque quedan muy curiosos como pueden ver en las fotos.
* La cantidad de polvorones que salen con esta receta varía según el tamaño y el grosor. Yo les he puesto dos ejemplos: unos redondos (de 25 a 30) y otros ovalados (de 20 a 25). Estos últimos llevan más azúcar por encima al ser más gordos.
* Para conseguir la forma redonda se pueden emplear cortapastas, tazas de café pequeñas, aros de botellas de plástico de 5 litros (cortando la parte superior de estas), cortando una lata de refresco metálica, usando un bote de cristal pequeño de conservas vacío....
* En el caso de optar por los ovalados, simplemente háganlos como si prepararan croquetas, dándoles forma con las manos o empelando 2 cucharas, por ejemplo.
* Recuerden estirar bien la masa, para ello no se olviden de espolvorear la mesa de trabajo con harina del paquete, no de la cocinada. Esto es muy importante.
* Aconsejo incorporar unos 5 gramos de sal sal fina en el momento de hacer la mezcla tradicional de los líquidos. En el caso de la Thermomix, incorporar sin más antes de mezclar. En repostería, una pizca de sal potencia los sabores.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

9 nov. 2016

Como se aproxima la Navidad, intentaré publicar recetas de turrones y polvorones antes de que les pille el toro. Estos mantecados o polvorones clásicos que les traigo hoy no llevan nada de lácteos. Por lo que aquellos intolerantes o alérgicos a la leche pueden comerlos sin ninguna preocupación. ¡Quedan riquísimos! A continuación les explico dos formas de preparar las masas: la manera tradicional y en Thermomix.

Ingredientes para hacer polvorones clásicos sin lactosa 

  • 200 gramos de harina de repostería. 
  • 200 gramos de manteca de cerdo en buen estado (que si está pasada, el sabor no hay quien lo soporte). 
  • 230 gramos de azúcar glas (o triturada en máquina como la Thermomix). 
  • 30 gramos de anís dulce (licor). 
  • 5 gramos de sal.
  • Ralladura de un limón grande.

Elaboración de polvorones clásicos sin lactosa en Thermomix 

  1. Colocar 30 gramos de azúcar glas en el vaso junto con el anís y la sal. 
  2. Programar 2 minutos a 37º y velocidad 4, colocando el cubilete para evitar salpicaduras. 
  3. Transcurrido el tiempo, añadir la manteca y mezclar 20 segundo a velocidad 4. 
  4. Introducir la harina y la ralladura de limón y programar 1 minuto a velocidad espiga. 
  5. Cuando estén fríos, cubrir con el azúcar glas reservado para tal fin.

Elaboración de polvorones de forma tradicional 

  1. Poner en un cuenco 30 gramos de azúcar glas junto con el anís y la sal.
  2. Rallar el limón sobre la mezcla anterior y verter todo en un cuenco para cocinar a fuego suave, removiendo para que el azúcar se deshaga.
  3. Una vez fundida el azúcar y mezclada con el anís y la sal, proceder a incorporar la manteca. 
  4. Seguidamente, apartar el caldero, remover para que se mezcle la manteca con el resto de ingredientes.
  5. Esperar a que se temple para verterlo poco a poco en la mesa de trabajo con la harina.
  6. Hacer un agujero en el centro de la harina y comenzar a mezclar el líquido con la harina.
  7. Amasar, mezclar y seguir vertiendo en líquido hasta integrarlo todo y formar la masa.

Pasos en común para hara hacer los polvorones clásicos 

  • Precalentar el horno a 180 ºC. Preparar una bandeja con papel de horno o con aluminio. 
  • Estirar la masa en la mesa de trabajo e ir cortando (con un cortapastas o con la boca de un vaso pequeño) los mantecados, deben tener como 1 centímetro de grosor. 
  • Colocar los mantecados en la bandeja espaciados para que no se peguen. 
  • Mantener en el horno unos 12 minutos. 
  • Cuando estén fríos, cubrir con el resto del azúcar glas que teníamos reservada.

Consejos y trucos para que los polvorones clásicos queden en su punto

  • Comprar manteca en buen estado, mirar la fecha y que tenga un plazo largo de caducidad.
  • El limón debe tener la piel amarilla. Rallarlo con mucho cuidado para no tocar la parte blanca porque amarga.
  • Se les puede añadir unos granos de anís, le dan un punto de sabor muy rico.
  • No se  preocupen si ven la masa muy frágil al cortarla. Los mantecados les van a quedar muy bien.
  • El azúcar glas no es otra cosa que en polvo. Si tienen alguna máquina para triturar, como la Thermomix, pueden introducir 250 gramos (por eso de que en el traspaso de un recipiente a otro se pierde algo) y triturarlos. En caso de no tener máquinas para triturarlo, adquirir el azúcar en polvo en el supermercado.
  • Los 5 gramos de sal deben ser de sal fina, para no encontrar trozos y para que se mezcle mejor con todos los ingredientes.
  • Si la masa está difícil para trabajar con ella, se puede guardar en la nevera durante 1 hora o más. A mí no me funciona este truco. Solo me va bien poner harina en la mesa de trabajo y embadurnarme las manos de aceite de oliva, mezclar y cuando casi no se pegue a la mesa ni a mis manos, dejar reposar la masa unos 30 minutos para después cortarla.
  • Dependiendo del horno que tengan pueden tardar entre 12 y 15 minutos. No se trata de que queden oscuros por arriba, solo sacarlos con un tono un poco más oscuro del que tenían cuando los introdujeron en el horno.
  • En una lata con papel de cocina o como el de las fotos se conservan muy bien, unos 10 días como mínimo.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

14 sept. 2016

Este helado de plátano y mango es muy fácil de hacer si se tiene heladera. En mi caso he usado una máquina tan sencilla como una de tantas que venden en el mercado que introduciendo la fruta congelada, se obtiene una mezcla cremosa estupenda.


Esta es una manera muy fácil de conseguir que los más pequeños de la casa se aficionen a la fruta y colaboren en la elaboración. Con esta receta participo en el Reto Facilísimo, donde el tema de este mes es "Peques", propuesto por nuestra compañera Makarmen Cruzado del blog Shooting star manualidades.¡No se pierdan las fantásticas propuestas de l@s participantes en este reto!  
INGREDIENTES: 1/2 plátano y un mango o manga de 350 gramos, ambos maduros.

ELABORACIÓN: Abrir el mango o manga por la mitad, pelar, trocear e introducir en una bolsa de congelación; pueden ayudar los peques, acercando la bolsa y manteniéndola abierta. Acto seguido, pelar el plátano, trocear e introducir en la bolsa, nuevamente con la ayuda de los niños. Colocar las bolsas en la nevera y congelar durante unas 48 horas como mínimo. Transcurrido este tiempo, sacar del congelador, dar unos golpes en las bolsas para soltar los trozos y pedir a los niños que vayan poniendo en la máquina 1 trozo de cada fruta hasta llenarla. Proceder a triturar y servir al gusto. En este último paso también nos pueden ayudar nuestros pequeños cocineros y hasta decorar a su gusto. Les resultará muy divertido y comerán helados muy sanos. Además, al no llevar lactosa, cualquiera puede disfrutar de estos helados.

CONSEJOS:
* Las frutas se pueden variar al gusto del consumidor.
* Si incluyen alguna fruta ácida deberán incorporar azúcar o miel.
* Una de las frutas debe ser aguacate, mango, manga o plátano porque aportarán la cremosidad necesaria.
* Igualmente, pueden añadir un yogur con o sin lactosa que también aporta cremosidad.
* Si no tienen ningún aparato como estas heladeras de las que les hablo, necesitarán una máquina para triturar e introducir en el congelador, sacar cada 3-4 horas y remover para que quede en su punto.
* Los helados se pueden tomar en cucuruchos como los de la foto que se compran en cualquier gran superficie o en vasos.
* Además, se pueden decorar al gusto con trozos de fruta o chocolate, frutos secos molidos, virutas de colores, granola, sirope, miel, caramelo líquido, etc.


Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita y nos leemos a la vuelta!

4 ago. 2016

En verano apetecen postres frescos y sencillos. Nada que ver con encender el horno y pasar horas en la cocina. Por ello, les mostraré cinco recetas que no necesitan horno y que deben mantenerse en la nevera antes de su consumo: frescas y sabrosas.



Copa de yogur sin lactosa con fruta y galletas. Una manera sencilla de lograr que los que no toman fruta se animen a consumirla.


Tarta de galletas y piña sin lactosa. Si pueden consumir lácteos sin problema solo deben cambiar los sin por los que más les gusten a ustedes. 


Fácil mousse de chocolate negro sin lactosa. Para los amantes del chocolate nada mejor que una rica mousse de chocolate y, a ser posible, negro. Esta receta es muy fácil de preparar


Gelatina natural de fresas acompañada de fresas con chocolate. Una auténtica tentación, la combinación perfecta: chocolate con fresas.


Huevos moles. Este postre es típico de Canarias, si bien, la receta original lleva mayor cantidad de azúcar de la que yo empleo porque a mí me empalaga. 


CONSEJOS:
* Algunos de estos postres pueden hacerlos con los más pequeños de la casa porque son muy sencillos.
* Si sus hijos no toman fruta, una manera de motivarlos a probarla es a través de la copa de yogur y de la gelatina natural con fresas.
* Para todas aquellas personas que no padezca de alergia o intolerancia a la lactosa, únicamente deben cambiar los productos sin por los lácteos que empleen cotidianamente.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

2 feb. 2016

En ocasiones nos apetece algo dulce, pero no muy empalagoso. Quizá algo con fruta y a la vez que no parezca que estamos comiendo fruta. Más aún si tenemos niños. Este postre que les propongo es sano, sencillo y sabroso. Vamos, que lo tiene todo. Además, apto para los intolerantes a la lactosa. Los alérgicos solo tienen que cambiar el yogur sin lactosa por un postre de soja o de arroz, por ejemplo.

Les dejo con el vídeo; verán qué fácil es. De todas formas, si les queda alguna duda, la receta del paso a paso la pueden consultar pinchando aquí


27 dic. 2015

En pocos días estaremos despidiendo el 2015 y dando la bienvenida al 2016. La última noche del año nos solemos vestir de gala y la mesa se llena de manjares. Indudablemente, no tenemos que gastar mucho dinero para disfrutar de una deliciosa cena. Como en  Comer especial nos caracterizamos por recetas sencillas, queremos proponer varios menús adaptados a todos los bolsillos y fáciles de preparar. Recuerden que para ver las recetas completas solo tienen que clicar sobre el  nombre del plato.


¡Que tengan un maravilloso 2016!

MENÚ 1:


Entrante: Como estamos llenos de tanta comida ¿qué tal si comenzamos con una exquisita vichyssoise de tomate como la que nos explica Masito en su blog?


Plato principal: Si están faltos de tiempo, les animo a cocinar este rape al horno con verduras. Un plato sano y nada complicado que queda muy rico.


Postre:  En el blog Mis cosillas de cocina encontramos esta compota de manzana con migas dulces, sencillo y sabroso postre para terminar una cena de lujo.


MENÚ 2:



Entrante: Este paté de roquefort que prepara mi amiga del blog Mayvicook me vuelve loca. Además, acompañado de verduras está delicioso.


Plato principal: En el blog La cocina de Pedro y Yolanda tienen muy claro que no hay que gastar mucho dinero para elaborar un estupendo plato como este pollo relleno.


Postre: Mousse helada de fresa light y sin azúcar, para que todos puedan disfrutar del postre en casa. ¡Está buenísima esta mousse que ha preparado Bego en su blog!


MENÚ 3:


Entrante: Unos ricos champiñones rellenos de espinacas como los que nos propone Sylvi en su blog. ¡Un entrante muy sano!


Plato principal: Los que siguen este blog conocen mi debilidad por el salmón. Por eso les propongo este guiso de salmón con setas y patatas en salsa de crema de soja. La crema de soja se puede sustituir por nata. 



Postre: Como la fruta no debe faltar, aquí va una propuesta dulce aunque no tan sana como la fruta fresca, pero que está para chuparse los dedos: kiwi cheesecake. 


MENÚ 4:


Entrante: Este pastel de salmón y marisco con pan de molde del blog La empana light de Bego es un fantástico entrante que también pueden servir como plato principal.


Plato principal: En la mesa de los amantes de la carne bien puede hacer acto de presencia este osobucco a la milanesa que les hará quedar como reyes.


Postre: Nada mejor que terminar con una de mis perdiciones, el chocolate. En este caso se trata de unas trufas exprés, sencillas de hacer y muy buenas.


Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook.

¡Muchas gracias por la visita!

16 dic. 2015

La preparación de comidas y cenas en Navidad suele provocar muchos quebraderos de cabeza. En ocasiones, la falta de tiempo o de ideas genera agobio, estrés, nervios, intranquilidad,... Desde Comer especial queremos aportar un granito de arena con cuatro propuestas de menús sencillos y deliciosos que pueden combinar según apetencias y gustos. Únicamente deben pinchar sobre el nombre del plato para acceder a la receta detallada.
¡Felices fiestas, amig@s! 

MENÚ 1:

Entrantes: Nuestros amigos Pedro y Yolanda nos ofrecen un surtido de canapés de hummus, tapenade, patés caseros y guacamole que están para chuparse los dedos. 


Plato principal: Secreto con trufa, setas y naranjauna carne muy jugosa y sin mucha complicación al cocinarla si se tienen en cuenta unos pequeños detalles. 


Postre: Como guinda de este menú inicial, nada mejor que esta estupenda y facilísima tarta red velvet casera, como bien dice Masito en su blog. 


MENÚ 2:

Entrante: ¿Qué tal unos pimientos de piquillos rellenos? Estos pimientos que nos sugieren desde el blog Mis cosillas de cocina salen tan buenos que todos disfrutarán comiéndolos.


Plato principal: Masito, de La cocina de Masito hace un bacalao al pil pil que le queda de lujo. Sin lugar a dudas, si siguen la receta paso a paso les quedará deliciosa.


Postre: Viajamos a Portugal de la mano del blog Mayvicake para proponerles un postre sencillo a la par que sabroso como es baba de camelo. ¡Qué bueno!


MENÚ 3:

Entrante: En el caso de que necesiten dejar cosas preparadas con antelación, esta crema les encantará. Algo sano, con pocas calorías y bien fácil como una crema fría de brócoli 


Plato principal: No hay nada tan sano como el pescado, así que no podía faltar una merluza rellena de langostinos, jamón y setas al Pedro Ximénez.


Postre: Algo tan sencillo como un flan de huevo puede ser el broche de oro a una estupenda cena acompañados de nuestros seres queridos.


MENÚ 4:

Entrante: Si el tiempo apremia, nada mejor que unos canapés fríos y variados con pan de molde que los pueden hacer junto con los más peques de la casa.


Plato principal: Este redondo de ternera con ciruelas y setas de nuestra amiga Sylvi está que quita el sentido. ¡Rico, rico!


Postre: Finalizamos con unos dulces típicos de la Navidad, los mantecados, polvorones de azahar y roscos de anís. Estos son sin canela ni lactosa, aptos para alérgicos e intolerantes a la lactosa, así como para alérgicos a la canela.


Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook.

¡Muchas gracias por la visita!