Mostrando entradas con la etiqueta LEGUMBRES. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta LEGUMBRES. Mostrar todas las entradas

8 dic. 2014

Quienes me siguen desde hace ya casi 4 años saben que no puedo tomar legumbres por problemas de salud. Al gustarme tanto, he buscado la manera de que fueran lo menos dañinas para mí, eliminando al máximo la probabilidad de generar gases y así disfrutar de este alimento de vez en cuando. Esta vez me he animado a elaborar un hummus básico con ingredientes en la cocción de los garbanzos que ayudan a evitar al máximo los problemas digestivos.

Ingredientes para hummus básico 

  • 200 gramos de garbanzos. 
  • 2 tiras de apio. 
  • 1 o 2 hojas de alga kombu deshidratadas.
  • 1 cuchara sopera de semillas de sésamo. 
  • Aceite de oliva virgen. 
  • Agua. 
  • Sal. 
  • 2 dientes de ajo. 
  • 3 ramas de perejil. 
  • 1 limón.
  • 1 cuchara pequeña de comino. 

Elaboración del hummus básico en olla normal y olla rápida

  1. Poner los 200 gramos de garbanzos en remojo durante 12 horas como mínimo.
  2. Hidratar las hojas de alga kombu en agua con un poco de sal durante 30 minutos o añadir directamente en el guiso.
  3. Escurrir los garbanzos e introducirlos en una olla rápida con agua caliente hasta cubrirlos.
  4. Cocinar durante 10 minutos o hasta que empiece a hervir en la olla sin cerrar.
  5. Transcurridos los 10 minutos, escurrir y verter agua fría hasta cubrirlos, así como alga kombu, apio troceado, un poco de sal y una cucharada pequeña (de café) de comino. 
  6. Continuar la cocción durante 45 minutos con la olla rápida cerrada. (Ojo, en un caldero normal tarda el doble de tiempo , aproximadamente 90 minutos). 
  7. Abrir la olla y escurrir, reservando un vaso grande del líquido de la cocción. 
  8. Verter solo los garbanzos en la picadora con un poco de líquido e ir triturando. 
  9. Añadir poco a poco el agua necesaria hasta obtener un puré consistente, como el de papa (patata). 
  10. Dorar las semillas de sésamo y machacarlas en un mortero. 
  11. Incorporar a los garbanzos las semillas de sésamo ya machacadas junto con los 2 dientes de ajo y triturar todo nuevamente. 
  12. Probar de sal y rectificar si hace falta.
  13. Rociar con el zumo del limón (al gusto) y mezclar. 
  14. Probar hasta obtener el punto deseado, aunque siempre es mejor que el limón se perciba levemente. 
  15. Colocar en un plato, aderezar con aceite de oliva virgen y perejil picado.

Consejos para conseguir un delicioso hummus casero

  • El alga kombu ayuda a eliminar las flatulencias que provocan las legumbres, así como el apio y el comino. A quien no le apetezca, y no padezca de problemas digestivos, puede eliminar estos ingredientes de la cocción.
  • Poner los garbanzos de remojo la noche anterior en agua templada durante unas 12 horas aproximadamente. Cambiar el agua 2 veces.
  • Si el agua de cocción y remojo es muy dura, mejor emplear agua embotellada.
  • Es muy importante el paso de cambiar el agua a los garbanzos durante la cocción. Esto se conoce como asustarlos; truco que sirve para el resto de legumbres y que ayuda a mantener la consistencia, evitando que se rompan.
  • Pueden asustar los garbanzos 2 o 3 durante la cocción si los cocinan en olla tradicional. Esto se debe hacer cuando comienza el hervor del agua y no antes ni después, es decir, cuando vean que empiezan a salir burbujas.
  • Recuerden que los garbanzos son las únicas legumbres que deben introducir en una olla de agua hirviendo para cocinar, así como para dejar en remojo. El resto de legumbres nunca se comienza la cocción con agua caliente, se introducen en la olla con agua fría.
  • Al hummus le pueden incorporar tahín (pasta de semillas de sésamo) comprada en tiendas y decorar con pimentón.
  • El perejil se puede sustituir por cilantro. Y si han machacado en el mortero las semillas de sésamo y les quedan, emplearlas para decorar, como en la foto.
  • Para aquellas personas que el ajo les repita, pueden abrirlos por la mitad y quitar el germen que está en el centro o no usarlos.

Puedes dejarme tus dudas y consultas aquí. Aprovecho para invitarte a seguirme en Facebook y en Twitter.

Si haces alguna de las recetas del blog, mándame fotos y dime qué tal te ha parecido. Me encantará conocer tu opinión.

¡Muchas gracias por tu visita!

8 ene. 2014

      Las legumbres, alimento tan preciado desde hace siglos. En numerosos escritos, libros y recetarios aparecen recomendadas por su rico aporte vitamínico y mineral. Aunque, cabe decir que no todos podemos consumirlos enteros debido a los problemas digestivos o molestias intestinales que pueden causar.
 
   Pensando en todas las virtudes de este producto y sus grandes beneficios para el organismo he recopilado estas fantásticas recetas de blogs que forman parte de la red facilísimo. ¿Cuál te gusta más? Yo no sabría con cuál quedarme. ¿Y tú?

1.- Cassoulet de pollo 
Un plato contundente y sabroso que nos propone Fran Cabrera en su blog, con la judía blanca como protagonista.














2.- Judias pintas con chorizo y berza salteada
Se trata de dos platos combinados, por una lado preparar unas judías con chorizo al estilo tradicional y por otro unas ricas berzas salteadas como acompañamiento.















3.- Judias pintas
Vamos con otra de judías pintas, pero ahora con una elaboración clásica con su chorizo, morcilla, lacón y verduras. ¡Rico, rico!















4.- Lentejas rojas con manitas de cerdo
Tal vez puedan tolerarlas en puré, como estas lentejas rojas, que al no tener la piel e ir trituradas se digieren mejor.















5.- Lentejas
¿Quién se apunta a estas ricas lentejas compuestas con jamón serrano y verduras? ¡Para mojar pan y disfrutar!















6.- Garbanzos con gambas
Delicioso plato, contundente y una manera diferente de comer unos ricos garbanzos. Un color muy atractivo ¿verdad?















7.- Garbanzos pedrosillano con bacalao
En esta ocasión, las legumbres van acompañadas de espinacas y bacalao. Además, se prepara en olla rápida.















8.- Olla gitana
Finalizamos con otro fantástico plato de garbanzos, típico de Murcia, que lleva entre sus ingredientes pera.













14 mar. 2011

Les va a parecer increíble, pero hacía casi 4 años que no comía lentejas. Cuando enfermé de la proctitis tuve que eliminar muchos alimentos que producían gases; entre ellos se encontraban las lentejas. En estos días las temperaturas han bajado y ha llovido, así que empecé a darle vueltas a la cabeza para ver cómo podía preparar esta legumbre: lentejas rojas con manitas de cerdo.


Como comprenderán, uno adquiere algo de miedo. La enfermedad causa bastantes dolores como para arriesgarse una voluntariamente a problemas digestivos extras. Hace meses comencé a indagar cómo preparar legumbres de forma que no me resultaran dañinas. En un herbolario me recomendaron las lentejas rojas. Mientras la chica me explicaba las maravillas y ventajas del producto, no pude evitar que mi imaginación volara y verme comiendo un rico plato de lentejas moradas, vamos, como el carmín de labios, coloradas, coloradas. ¡Qué decepción, son naranjas! ¿Por qué las llaman rojas? Esa fue los primero que me descolocó nada más verlas. 

Creo que ya se habrán dado cuenta de que me atrevo con las cosas siempre que he confirmado qué efectos pueden producir en mi cuerpo. Vamos, lo que se dice ¡valiente, valiente! ¡Ja, ja, ja, ja...! Vale, ya sé que no, ciertamente no juego con mi salud, me cercioro de las cosas y luego... a inventar un nuevo plato, por lo menos nuevo para mí.  Estas lentejas no tienen cáscara y, además, las cociné con algo de comino, apio y alga kombu. Esta alga resultó todo un descubrimiento para mí hace años. Entre sus propiedades nos encontramos con que fortalece los intestinos, es un depurador natural, baja los excesos de azúcar en sangre y lo que más me beneficia, como es rica en ácido glutámico consigue ablandar las fibras de las legumbres, haciendo más digestible el plato.

INGREDIENTES PARA 3 PERSONAS: 2 manitas de cerdo abiertas por la mitad y bien limpias de pelos, 3 hojas de laurel, 2 ramas de apio, comino al gusto, 1 zanahoria grande (la mitad para dorarla y la mitad para guisar), 1/2 vaso de vino blanco, agua, sal, alga kombu, 1 tira gruesa de beicon (panceta ahumada), 140 gramos de lentejas rojas, 1 ajo y aceite.

ELABORACIÓN DEL PLATO: en una olla a presión o un caldero introducir las manitas, 2 hojas de laurel y cubrir bien de agua. En una olla rápida tarda unos 40 minutos y en caldero normal 1 hora y 15 minutos. De todos modos, siempre hay que confirmar que estén bien hechas.

COCCIÓN DE LAS LENTEJAS EN THERMOMIX: cubrir el fondo con aceite de oliva y calentar durante unos 4 minutos y 30 segundos, temperatura varoma, velocidad 1. Añadir la cebolla, el ajo, medio apio y la media zanahoria picadas al gusto y cocinar unos 8 minutos, temperatura varoma, velocidad 1. Una vez dorada la verdura, introducir las lentejas (que no hace falta poner en remojo), un trozo de alga, lo que queda del apio partido por la mitad, comino, 270 gramos de agua, 1 cucharón del caldo del guiso de las manitas, sal gorda al gusto y un buen chorretón de vino blanco. Incluir en el cesto el resto de la zanahoria troceada, 1 hoja de laurel, el beicon en tacos grandes y las manitas de cerdo. En la foto se pueden ver las lentejas rojas con el alga y el apio. 


Programar 15 minutos, velocidad cuchara con giro a la izquierda y temperatura varoma. Transcurrido ese tiempo, extraer la cesta y sacar del vaso el alga y el apio para poder triturar las lentejas a velocidad progresiva 5-10. Luego volcar todo lo de la cesta en el vaso: la zanahoria, el beicon y las manitas. Debo reconocer que me supo a gloria y no sufrí ningún contratiempo digestivo, vamos, que me sentó de maravilla. El sabor, ¡muy rico! Lo mismo a ustedes no les parecerá eso, pero tras años sin probarlas...

ELABORACIÓN DE FORMA TRADICIONAL: en un caldero (que usaremos para el guiso) poner un chorrito de aceite de oliva. Cuando se caliente, introducir la cebolla, el ajo, medio apio y la zanahoria, todo bien picado al gusto. Remover hasta que estén bien doradas todas las verduras y, acto seguido, verter las lentejas, un trozo de alga, lo que queda del apio, el comino, 300 gramos de agua, un buen chorretón de vino blanco, 2 cucharones del jugo del guiso de las manitas, sal gorda al gusto, el resto de la zanahoria entera, 1 hoja de laurel, el beicon entero y las manitas de cerdo. Cocinar durante unos 15 minutos a fuego medio y comprobar que estén hechas las lentejas, así como si hay que rectificar de sal. Si todo está en su punto, triturar con el brazo, pero previamente sacar el apio, las manitas, el beicon, la zanahoria, el alga y la hoja de laurel. Aconsejo extraer algo de líquido, que siempre se está a tiempo de incorporar hasta conseguir la densidad deseada en la crema. Picar la zanahoria y el beicon e incorporar al caldero junto con las manitas. Quedará un sabroso plato de cuchara para mitigar el frío.