Mostrando entradas con la etiqueta NAVIDAD: DULCES. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta NAVIDAD: DULCES. Mostrar todas las entradas

24 nov. 2016

Los roscos de anís son uno de los dulces navideños que más suelen gustar y los de vino también. La receta es sencilla y se hacen en un abrir y cerrar de ojos; por lo que vale la pena prepararlos en casa. Más sanos y con todo el sabor. Como siempre, les explico dos maneras de elaborarlos: en Thermomix y tradicionalmente. No se pierdan los consejos que les incluyo al final de la receta, donde también les explico cómo hacer roscos de vino.


INGREDIENTES (para 15 o 20 roscos): 150 gramos de harina de fuerza, 160 gramos de harina de repostería, 130 gramos azúcar glas, 10 gramos de anís en grano, 125 gramos de manteca de cerdo ibérico, 50 gramos almendras tostadas molidas, 1/2 cucharadita rasa de vainilla molida y 125 gramos de anís dulce.

PASO COMÚN INICIAL: mezclar en un recipiente las dos harinas y verter en una sartén poco a poco para tostarla o hacerla en el horno (previamente precalentado durante 10 minutos a 180º) a 170º durante unos 5-7 minutos y continuar si hiciera falta. Debe adquirir un tono dorado, no oscuro. Hay que removerla poco a poco si la cocinan en un sartén, mientras que en el horno se aconseja mover con mucho cuidado una sola vez, a mitad de cocción.

ELABORACIÓN EN THERMOMIX: poner en la Thermomix las harinas, la mitad del azúcar (65 gramos) y el resto de los ingredientes. Mezclar 30 segundos, velocidad 6 y luego 2 minutos, velocidad espiga.

ELABORACIÓN TRADICIONAL: incorporar a las harinas tostadas y frías el resto de los ingredientes sólidos (la almendra molida y los 10 gramos de anís en grano) y mezclar muy bien. Por otro lado, colocar un recipiente al fuego con la manteca para que comience a derretirse, remover y, cuando le falte poco para ser líquida, verter el licor de anís dulce, añadir la vainilla y 65 gramos de azúcar. Mover muy bien para que queden integrados los sabores. Apartar y esperar un poco a que esté tibio el líquido y así poder usarlo. El paso siguiente es preparar la zona de trabajo con la harina, hacer un pequeño agujero (como un volcán, pero sin ver la mesa o la encimera donde esté la harina) y dejar caer parte del líquido. Mezclar con las manos bien limpias y proceder poco a poco (verter líquido, mezclar; verter líquido, mezclar) para que todos los ingredientes terminen unidos y formen una masa manipulable. Estirar la masa con un rodillo hasta obtener un grosor de 1-2 centímetros. Trabajar la masa con cuidado porque puede agrietarse. Con la ayuda de un cortapastas formar los roscos y disponerlos sobre la placa del horno forrada de papel vegetal. Hornearlos a 180º hasta que se doren ligeramente, unos 10-12 minutos, calor arriba y abajo. Una vez fríos, espolvorearlos con el resto del azúcar, tal y como ven en la foto.


CONSEJOS:
* La harina deben dorarla, no quemarla. Para eso tienen que removerla de vez en cuando. La pueden hacer tanto en el horno como en una sartén.
* Si cocinan la harina en una sartén, vayan poco a poco; pequeñas cantidades según la dimensión de la sartén, claro está. Así controlarán mejor el cambio de tono, quedando uniforme, y que no se queme.
* En cuanto al horneado, yo suelo ponerle calor arriba y abajo con ventilador y vigilar. Suelen hacerse en 15 minutos a lo sumo, aunque esto dependerá de sus hornos. Así que vigilen bien para que no les queden tostados.
* La cantidad de roscos varía según el tamaño y el grosor, pero entre 20 y 30 como mínimo. 
* Para conseguir la forma pueden emplear cortapastas, aros de botellas de plástico de 5 litros (cortando la parte superior de estas), usando un bote de cristal pequeño de conservas vacío, tapas de plástico de champú, etc. En el caso del círculo pequeño, el del centro, un tapón de botellín de agua pequeña les servirá.
* Recuerden estirar bien la masa, para ello no se olviden de espolvorear la mesa de trabajo con harina del paquete, no de la cocinada. Esto es muy importante.
* Para que el azúcar se pegue bien pueden humedecer con los dedos el rosco o con un pincel y después verter el azúcar por encima y rebozar por los lados (girar el rosco sobre un plato con azúcar molido). Igualmente, vale elaborar una melaza: el azúcar indicado en la receta y una cucharada sopera, poner al fuego y derretir. Debe quedar espeso y bien mezclado. Particularmente, prefiero la primera opción o simplemente espolvorear, me gusta más la consistencia del rosco seco y espolvoreado.
* El azúcar glas es azúcar en polvo. Si tienen alguna máquina para triturar solo tienen que introducir azúcar normal y triturarla.
* Aconsejo incorporar unos 3 gramos de sal sal fina en el momento de hacer la mezcla tradicional de los líquidos. En el caso de la Thermomix, incorporar sin más antes de mezclar. En repostería, una pizca de sal potencia los sabores.
* Si lo que les apetece son roscos de vino, únicamente tienen que sustituir el anís dulce por vino del que más les agrade. Nada más. Eso sí, debe ser vino dulce o un oloroso.
* A quienes no les agrade el sabor de la vainilla, cámbienla por canela o no pongan nada. Ya saben que yo no tolero la canela por temas de salud. Así que a gusto del consumidor.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

17 nov. 2016

Quedan pocas semanas para la Navidad y en casa ya estamos con los fogones a todo gas. En estas fechas nunca faltan los polvorones y estos que les traigo hoy me pierden por el punto de sabor que les aporta el agua de azahar. Les explicaré cómo hacer estos dulces de forma tradicional y también empleando la Thermomix. Igualmente, al final de la receta les incluyo unos cosejillos para que les queden de lujo.


INGREDIENTES: 250 gramos de harina, 125 de azúcar glas, 2 cucharadas de agua de azahar, 90 gramos de manteca de cerdo, 40 gramos de almendra, ralladura de naranja, ajonjolí (sésamo) y azúcar glas para espolvorear.

PRIMER PASO: tostar la harina en el horno a 180º durante unos 10-15 minutos. 

ELABORACIÓN EN THERMOMIX: introducir en la Thermomix la manteca durante 5 minutos a 37 ºC y velocidad 1. Luego, incorporar la harina (debe estar fría), el agua de azahar, las almendras molidas, el azúcar y la ralladura de naranja. Programar 1 minuto a velocidad 4, sin temperatura. Acto seguido, 6 minutos, velocidad espiga, sin temperatura. Sacar la pasta y amasar bien. 

ELABORACIÓN EN TRADICIONAL: una vez hayan tostado la harina, reservarla. Poner la manteca en una olla al fuego. Cuando esté a punto de convertirse en líquido, verter el agua de azahar, el azúcar y la ralladura de naranja para que todo se unifique. Remover y en cuanto la manteca esté totalmente líquida, apartar. Preparar una zona de trabajo con la harina mezclada con las almendras molidas. A continuación, ir vertiendo poco a poco el líquido obtenido una vez se haya atemperado (para que no se quemen). Amasar y añadir líquido, amasar y añadir líquido, y así hasta vaciar la olla de la mezcla.

PASOS EN COMÚN: amasar muy bien y dejar con el grosor con el que más les guste (preferiblemente entre 3-5 centímetros) y comenzar a cortar, colocándolos en una bandeja de horno protegida con papel de cocina. Espolvorear con el ajonjolí e introducir en el horno (previamente precalentado a 180º) durante unos 10 minutos hasta que se doren un pelín como los de la foto inferior. Cuando se enfríen, espolvorear azúcar glas. ¡Son mis favoritos!


CONSEJOS:
* La harina deben dorarla, no quemarla. Para eso tienen que removerla de vez en cuando. La pueden hacer tanto en el horno como en una sartén.
* Si cocinan la harina en una sartén, vayan poco a poco; pequeñas cantidades según la dimensión de la sartén, claro está. Así controlarán mejor el cambio de tono, quedando uniforme, y que no se queme.
* No triturar las almendras, dejarlas de tal forma que encuentren trocitos pequeños al comer el polvorón.
* En cuanto al horneado, yo suelo ponerle calor con ventilador y vigilar porque habitualmente se hacen antes si son poco gruesos (como los de la segunda foto) o tardar casi 15 minutos si son como los de la primera foto.
* Aconsejo menor cantidad de azúcar glas (azúcar molida, impalpable) por encima que en el caso de los mantecados sin lactosa.
* Si pueden envolverlos, anímense porque quedan muy curiosos como pueden ver en las fotos.
* La cantidad de polvorones que salen con esta receta varía según el tamaño y el grosor. Yo les he puesto dos ejemplos: unos redondos (de 25 a 30) y otros ovalados (de 20 a 25). Estos últimos llevan más azúcar por encima al ser más gordos.
* Para conseguir la forma redonda se pueden emplear cortapastas, tazas de café pequeñas, aros de botellas de plástico de 5 litros (cortando la parte superior de estas), cortando una lata de refresco metálica, usando un bote de cristal pequeño de conservas vacío....
* En el caso de optar por los ovalados, simplemente háganlos como si prepararan croquetas, dándoles forma con las manos o empelando 2 cucharas, por ejemplo.
* Recuerden estirar bien la masa, para ello no se olviden de espolvorear la mesa de trabajo con harina del paquete, no de la cocinada. Esto es muy importante.
* Aconsejo incorporar unos 5 gramos de sal sal fina en el momento de hacer la mezcla tradicional de los líquidos. En el caso de la Thermomix, incorporar sin más antes de mezclar. En repostería, una pizca de sal potencia los sabores.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

9 nov. 2016

Como se aproxima la Navidad, intentaré publicar recetas de turrones y polvorones antes de que les pille el toro. Estos mantecados o polvorones clásicos que les traigo hoy no llevan nada de lácteos. Por lo que aquellos intolerantes o alérgicos a la leche pueden comerlos sin ninguna preocupación. ¡Quedan riquísimos! A continuación les explico dos formas de preparar las masas: la manera tradicional y en Thermomix.

Ingredientes para hacer polvorones clásicos sin lactosa 

  • 200 gramos de harina de repostería. 
  • 200 gramos de manteca de cerdo en buen estado (que si está pasada, el sabor no hay quien lo soporte). 
  • 230 gramos de azúcar glas (o triturada en máquina como la Thermomix). 
  • 30 gramos de anís dulce (licor). 
  • 5 gramos de sal.
  • Ralladura de un limón grande.

Elaboración de polvorones clásicos sin lactosa en Thermomix 

  1. Colocar 30 gramos de azúcar glas en el vaso junto con el anís y la sal. 
  2. Programar 2 minutos a 37º y velocidad 4, colocando el cubilete para evitar salpicaduras. 
  3. Transcurrido el tiempo, añadir la manteca y mezclar 20 segundo a velocidad 4. 
  4. Introducir la harina y la ralladura de limón y programar 1 minuto a velocidad espiga. 
  5. Cuando estén fríos, cubrir con el azúcar glas reservado para tal fin.

Elaboración de polvorones de forma tradicional 

  1. Poner en un cuenco 30 gramos de azúcar glas junto con el anís y la sal.
  2. Rallar el limón sobre la mezcla anterior y verter todo en un cuenco para cocinar a fuego suave, removiendo para que el azúcar se deshaga.
  3. Una vez fundida el azúcar y mezclada con el anís y la sal, proceder a incorporar la manteca. 
  4. Seguidamente, apartar el caldero, remover para que se mezcle la manteca con el resto de ingredientes.
  5. Esperar a que se temple para verterlo poco a poco en la mesa de trabajo con la harina.
  6. Hacer un agujero en el centro de la harina y comenzar a mezclar el líquido con la harina.
  7. Amasar, mezclar y seguir vertiendo en líquido hasta integrarlo todo y formar la masa.

Pasos en común para hara hacer los polvorones clásicos 

  • Precalentar el horno a 180 ºC. Preparar una bandeja con papel de horno o con aluminio. 
  • Estirar la masa en la mesa de trabajo e ir cortando (con un cortapastas o con la boca de un vaso pequeño) los mantecados, deben tener como 1 centímetro de grosor. 
  • Colocar los mantecados en la bandeja espaciados para que no se peguen. 
  • Mantener en el horno unos 12 minutos. 
  • Cuando estén fríos, cubrir con el resto del azúcar glas que teníamos reservada.

Consejos y trucos para que los polvorones clásicos queden en su punto

  • Comprar manteca en buen estado, mirar la fecha y que tenga un plazo largo de caducidad.
  • El limón debe tener la piel amarilla. Rallarlo con mucho cuidado para no tocar la parte blanca porque amarga.
  • Se les puede añadir unos granos de anís, le dan un punto de sabor muy rico.
  • No se  preocupen si ven la masa muy frágil al cortarla. Los mantecados les van a quedar muy bien.
  • El azúcar glas no es otra cosa que en polvo. Si tienen alguna máquina para triturar, como la Thermomix, pueden introducir 250 gramos (por eso de que en el traspaso de un recipiente a otro se pierde algo) y triturarlos. En caso de no tener máquinas para triturarlo, adquirir el azúcar en polvo en el supermercado.
  • Los 5 gramos de sal deben ser de sal fina, para no encontrar trozos y para que se mezcle mejor con todos los ingredientes.
  • Si la masa está difícil para trabajar con ella, se puede guardar en la nevera durante 1 hora o más. A mí no me funciona este truco. Solo me va bien poner harina en la mesa de trabajo y embadurnarme las manos de aceite de oliva, mezclar y cuando casi no se pegue a la mesa ni a mis manos, dejar reposar la masa unos 30 minutos para después cortarla.
  • Dependiendo del horno que tengan pueden tardar entre 12 y 15 minutos. No se trata de que queden oscuros por arriba, solo sacarlos con un tono un poco más oscuro del que tenían cuando los introdujeron en el horno.
  • En una lata con papel de cocina o como el de las fotos se conservan muy bien, unos 10 días como mínimo.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

27 dic. 2015

En pocos días estaremos despidiendo el 2015 y dando la bienvenida al 2016. La última noche del año nos solemos vestir de gala y la mesa se llena de manjares. Indudablemente, no tenemos que gastar mucho dinero para disfrutar de una deliciosa cena. Como en  Comer especial nos caracterizamos por recetas sencillas, queremos proponer varios menús adaptados a todos los bolsillos y fáciles de preparar. Recuerden que para ver las recetas completas solo tienen que clicar sobre el  nombre del plato.


¡Que tengan un maravilloso 2016!

MENÚ 1:


Entrante: Como estamos llenos de tanta comida ¿qué tal si comenzamos con una exquisita vichyssoise de tomate como la que nos explica Masito en su blog?


Plato principal: Si están faltos de tiempo, les animo a cocinar este rape al horno con verduras. Un plato sano y nada complicado que queda muy rico.


Postre:  En el blog Mis cosillas de cocina encontramos esta compota de manzana con migas dulces, sencillo y sabroso postre para terminar una cena de lujo.


MENÚ 2:



Entrante: Este paté de roquefort que prepara mi amiga del blog Mayvicook me vuelve loca. Además, acompañado de verduras está delicioso.


Plato principal: En el blog La cocina de Pedro y Yolanda tienen muy claro que no hay que gastar mucho dinero para elaborar un estupendo plato como este pollo relleno.


Postre: Mousse helada de fresa light y sin azúcar, para que todos puedan disfrutar del postre en casa. ¡Está buenísima esta mousse que ha preparado Bego en su blog!


MENÚ 3:


Entrante: Unos ricos champiñones rellenos de espinacas como los que nos propone Sylvi en su blog. ¡Un entrante muy sano!


Plato principal: Los que siguen este blog conocen mi debilidad por el salmón. Por eso les propongo este guiso de salmón con setas y patatas en salsa de crema de soja. La crema de soja se puede sustituir por nata. 



Postre: Como la fruta no debe faltar, aquí va una propuesta dulce aunque no tan sana como la fruta fresca, pero que está para chuparse los dedos: kiwi cheesecake. 


MENÚ 4:


Entrante: Este pastel de salmón y marisco con pan de molde del blog La empana light de Bego es un fantástico entrante que también pueden servir como plato principal.


Plato principal: En la mesa de los amantes de la carne bien puede hacer acto de presencia este osobucco a la milanesa que les hará quedar como reyes.


Postre: Nada mejor que terminar con una de mis perdiciones, el chocolate. En este caso se trata de unas trufas exprés, sencillas de hacer y muy buenas.


Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook.

¡Muchas gracias por la visita!

16 dic. 2015

La preparación de comidas y cenas en Navidad suele provocar muchos quebraderos de cabeza. En ocasiones, la falta de tiempo o de ideas genera agobio, estrés, nervios, intranquilidad,... Desde Comer especial queremos aportar un granito de arena con cuatro propuestas de menús sencillos y deliciosos que pueden combinar según apetencias y gustos. Únicamente deben pinchar sobre el nombre del plato para acceder a la receta detallada.
¡Felices fiestas, amig@s! 

MENÚ 1:

Entrantes: Nuestros amigos Pedro y Yolanda nos ofrecen un surtido de canapés de hummus, tapenade, patés caseros y guacamole que están para chuparse los dedos. 


Plato principal: Secreto con trufa, setas y naranjauna carne muy jugosa y sin mucha complicación al cocinarla si se tienen en cuenta unos pequeños detalles. 


Postre: Como guinda de este menú inicial, nada mejor que esta estupenda y facilísima tarta red velvet casera, como bien dice Masito en su blog. 


MENÚ 2:

Entrante: ¿Qué tal unos pimientos de piquillos rellenos? Estos pimientos que nos sugieren desde el blog Mis cosillas de cocina salen tan buenos que todos disfrutarán comiéndolos.


Plato principal: Masito, de La cocina de Masito hace un bacalao al pil pil que le queda de lujo. Sin lugar a dudas, si siguen la receta paso a paso les quedará deliciosa.


Postre: Viajamos a Portugal de la mano del blog Mayvicake para proponerles un postre sencillo a la par que sabroso como es baba de camelo. ¡Qué bueno!


MENÚ 3:

Entrante: En el caso de que necesiten dejar cosas preparadas con antelación, esta crema les encantará. Algo sano, con pocas calorías y bien fácil como una crema fría de brócoli 


Plato principal: No hay nada tan sano como el pescado, así que no podía faltar una merluza rellena de langostinos, jamón y setas al Pedro Ximénez.


Postre: Algo tan sencillo como un flan de huevo puede ser el broche de oro a una estupenda cena acompañados de nuestros seres queridos.


MENÚ 4:

Entrante: Si el tiempo apremia, nada mejor que unos canapés fríos y variados con pan de molde que los pueden hacer junto con los más peques de la casa.


Plato principal: Este redondo de ternera con ciruelas y setas de nuestra amiga Sylvi está que quita el sentido. ¡Rico, rico!


Postre: Finalizamos con unos dulces típicos de la Navidad, los mantecados, polvorones de azahar y roscos de anís. Estos son sin canela ni lactosa, aptos para alérgicos e intolerantes a la lactosa, así como para alérgicos a la canela.


Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook.

¡Muchas gracias por la visita!

4 ene. 2015

Sí, este es el mejor roscón de Reyes que he comido en toda mi vida. No exagero. Y eso que la receta que publiqué en enero de 2014 pensaba que era infalible. ¿Qué sucedió? Que me equivoqué, cometí un error que me llevó a descubrir esta maravilla de roscón. Dejo aquí el vídeo del año pasado y ahora, en el paso a paso, a equivocarse como yo.

No sé si fue debido a la harina, al error en las medidas, al proceso de levado. Así que detallaré lo que hice. Mezclé 10 gramos de levadura de panadero en polvo (l0 gramos de levadura de panadero, no de repostería), 120 gramos de harina de panadero tamizada (usé harina Harimsa), una cucharada de café de azúcar y... Bueno, pues aquí viene la equivocación, en vez de 60 gramos de leche de soja (o de la que ustedes puedan) puse 120. Si se fijan, dupliqué la cantidad, por lo que no me quedó de otra que seguir añadiendo harina tamizada poco a poco e ir amasando hasta conseguir la consistencia necesaria, que es el punto donde no se nos pega como chicle la masa a las manos. Reposar para que leve en un bol con agua tibia y cuando flote ya estará lista, unos 10 minutos aproximadamente. Como comenté en la receta del año pasado, este truco lo saqué del blog webos fritos

Ahora viene otro problema, al incorporar la masa madre a las cantidades empleadas el año pasado en mi roscón observo que queda la mar de pegajoso. Por lo que nuevamente debo aumentar la cantidad de harina. No me quedaba más de la marca que mencioné. Me vi completando con harina normal y rezando para que saliera algo medianamente decente. En este proceso también empleé levadura de panadero seca y, por supuesto, una pizca de sal.

Un buen rato amasando y añadiendo poco a poco harina. Amasando va, amasando viene, más harina y vuelta a amasar hasta conseguir la consistencia necesaria para formar una bola no pegajosa que coloqué en un recipiente ubicado sobre una bandeja de agua tibia. Estaba tan preocupada que no me veía con ánimo para levados de 5 horas o más. Además, quise ver si funcionaba y ayudaba a subir. ¡Y sí que subió!

Le di forma a la bola con el agujero en el centro y esperé una hora a que levara en la bandeja de horno que previamente cubrí con papel de cocina y pincelé con un pelín de aceite de oliva. Precalenté el horno a 180º durante 10 minutos y a falta de 2 lo abrí, colocando la bandeja con el roscón en la puerta del horno. Esperé que transcurrieran esos minutos y cerré durante 15 minutos, calor arriba y abajo a 180º. Ahora viene otra cosa rara, 5 minutos más a 200º. Digo rara porque las indicaciones suelen ser las contrarias, empezar por una temperatura elevada y concluir con una más baja.

Visto lo ocurrido, no me he parado y he decidido comprar nuevamente harina y hacer un roscón pequeño para 6 comensales.

CONSEJOS:
* Mirar este enlace de la receta del año pasado (pinchar aquí) y solo seguir las indicaciones superiores para los errores cometidos que han dado lugar a un roscón la mar de esponjoso.
* Este roscón se puede congelar en porciones e ir sacando en días posteriores. Esperar como 30 minutos y a comer.
* Si se siguen las indicaciones de los errores, recordar que la levadura es de panadero seca. No va a servir la levadura de panadero fresca y tampoco la de repostería.
* La harina que les comenté, Harimsa, trae un sobre de levadura de panadero seca.
* Usar harina normal, de fuerza o de panadero, no emplear harina de repostería.
* Para acabar el roscón pueden decorarlo con un poco de azúcar para roscón de Reyes, que junto con la fruta escarchada y las almendras le dan una apariencia increíble.


Pueden dejarme sus dudas y consultas aquí. Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook. y en Twitter.

¡Muchas gracias por la visita!

9 ago. 2014

Cada vez que hago esta tarta de semillas de amapola sin lactosa tiene mucho éxito. Debo reconocer que mi favorita es otra, pero este año he optado por prepararla para mi cumpleaños y hoy explicaré cómo hacerla. No lleva lácteos, por lo que tanto los intolerantes como los alérgicos a la lactosa pueden tomarla.


Antes de comenzar con la receta me gustaría compartir una información que considero muy importante: la semilla de amapola (Papaver roheas) no lleva alcaloides. Esta planta es de color rojo y sus semillas son comestibles. Existe una leyenda urbana que corre por las redes debido a la confusión con la  adormidera (Papaver sommniferum) cuya flor es blanca, rosácea o violeta, pero no roja.Ver este enlace que les  aclarará las posibles dudas que puedan tener al respecto: pinchar aquí. Como ven, se trata de dos flores diferentes. He querido aclarar esto porque existe un desconocimiento extendido en diversas partes del Mundo en lo que respecta a las semillas de amapola empleadas en "repostería", hasta en internet pueden encontrar información no correcta a este respecto. Tal vez en otras partes del planeta se conozca con otro nombre. En Europa se trabaja desde hace siglos con las semillas de amapola en panadería y repostería. También me he visto en la necesidad de aclarar este aspecto porque he recibido mensajes privados de personas que desconocían esta notable diferencia, así como la existencia de diversos tipos de amapolas. Estas personas estaban alarmadas sin necesidad, solo por desconocimiento. Ahora espero que se sientan más tranquilas. Miren en la foto inferior de los ingredientes y fíjense en las bolsas amarillas, ese es el producto empleado que se vende en grandes superficies, supermercados, tiendas especializadas en repostería, etc.

INGREDIENTES PARA LA MASA: 250 gramos de harina, 50 gramos de azúcar, una pizca de sal, 80 gramos de aceite de oliva suave (o mezcla 40 girasol y 40 oliva), medio sobre de levadura, 10 gramos de azúcar avainillado y un huevo.


ELABORACIÓN DE LA MASA: tamizar la harina, triturar el azúcar en la Thermomix o comprar azúcar glas, mezclar todos los sólidos por un lado y los líquidos por otro con el huevo previamente batido. Colocar la mezcla de sólidos sobre la mesa de trabajo, hacer un agujero en el centro y ahí ir vertiendo poco a poco los líquidos para luego mezclar, amasar. Volver a repetir la operación hasta que hayamos integrado todos los líquidos con los sólidos. Debe quedar una masa como la de la foto, se deshace un poco, no te preocupes,  debe quedar así.



INGREDIENTES DEL RELLENO: 2 paquetes de semillas de amapola como los de la segunda foto (contienen 250 gramos cada uno), 60 gramos de pasas, 20 gramos de almendra en pequeños trozos (no molida por completo), 75 gramos de azúcar, ralladura de un limón pequeño y 20 mililitros de líquido que puede ser leche sin lactosa, soja, licor, etcétera.

ELABORACIÓN DEL RELLENO: usar azúcar glas o triturar en la Thermomix, poner en remojo las pasas mientras preparamos la masa de la parte superior. El líquido lo usaremos en la mezcla. Transcurridos unos 10 minutos en remojo de las pasas, ir integrando poco a poco el azúcar con unas cucharas porque es muy húmedo el preparado de semillas de amapola y se pegaría en las manos. Verter las pasas con el líquido, mezclar nuevamente. Incorporar las almendra, la ralladura del limón y mezclar otra vez.


INGREDIENTES DE LA PARTE SUPERIOR: 160 gramos de harina, 80 de azúcar glas o triturada en la Thermomix, una pizca de sal, 35 gramos de aceite de oliva suave y 35 de girasol, 20 gramos de almendras.

ELABORACIÓN DE LA MASA DE LA PARTE SUPERIOR: tamizar la harina, unir con el azúcar, la pizca de sal y las almendras. Verter un poco de aceite e ir mezclando y así poco a poco hasta integrarlo todo. Finalmente quedará como el de la foto.


MONTAR LA TARTA: colocar toda la masa inicial en el recipiente con el que vayamos a cocinar la tarta y que previamente habremos engrasado. Estirar poco a poco, subir por los lados como un centímetro o dos. Luego verter de manera uniforme el relleno. Finalmente poner trozos de la masa de la parte superior hasta cubrir bien toda la tarta.


Precalentar el horno a 200º durante 10' . Hornear la tarta 30 minutos calor arriba y abajo con ventilador a 180º. A mí me gusta mucho cómo reparte el ventilador el calor en mi horno, pero siempre digo que cada horno es un mundo, así que cuidado. Comprobar que está hecho al introducir algo punzante en la tarta y sacarlo un pelín manchado de harina.


CONSEJOS:
1. Esta tarta se puede hacer con mantequilla en lugar de aceite de oliva con las mismas cantidades.
2. Las masas van a quedar un poco extrañas, nada comparable a las de un pastel habitual. Se debe a que yo buscaba una consistencia similar a un polvorón, una galleta de manteca que se deshace en la boca.
3. No pongas más grasa de la especificada pues hará que el pastel resulte muy pesado.
4. Mejor comprobar a los 25' de horneado cómo va para que no se nos queme. Y que siempre quede una pizca de masa en el objeto punzante que empleemos, pues una vez lo saquemos del horno, la cocción continuará durante unos minutos más.
5. Si la parte superior está muy hecha, cubrir con papel de aluminio para que no se estropee o queme.
6. Cuidado con el horno porque no todos funcionan de la misma manera y es preferible que no emplees el ventilador y en algunos hornos basta con calor en la parte inferior para que quede de maravilla.


7. Si vas a usar una máquina como la Thermomix, recuerda poner primero los líquidos y luego poco a poco los sólidos.
8. No elabores el relleno en una máquina sino manualmente pues podrías perder mucho del preparado al ser tan húmedo.
9. Cuando comento "colocar la mezcla de sólidos sobre la mesa de trabajo, hacer un agujero en el centro", me refiero a que lo dejes como si fuera un flotador, como si fuera una letra "o".
10. Ojo con la ralladura del limón, no llegar a la parte blanca porque amargará.
11. Si se quiere se puede cubrir con azúcar glas una vez esté frío. Yo le puse muy poca porque no me agrada el exceso de dulce.
12. Tamizar la harina significa ponerla en un colador o tamiz y darle pequeños golpes para que vaya saliendo por los orificios. Este proceso ayudará a que los postres queden más esponjosos. En nuestro caso, colabora a esa sensación en boca de galleta que se deshace o polvorón o mantecado.


Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook.

¡Muchas gracias por la visita!

10 feb. 2014

Dicen que la menta y el chocolate son afrodisiaca. ¡Ja, ja, ja, ja...! Yo no lo creo, más bien pienso que se trata de un "topicazo". De todas formas, quise preparar unos cupcakes de los que ya les he hablado en más de una ocasión: los de menta y chocolate. Y qué mejor que hacerlo para San Valentín, aunque yo prefiero "San queremos y lo hacemos".

Cupcakes sin lactosa de menta y chocolate

Bueno, que me lío y no les doy la receta. ¡Vamos a preparar estos ricos cupcakes de chocolate y menta sin lactosa! ¡El sabor es espectacular!


INGREDIENTES PARA LOS CUPCAKES: 40 ml de aceite de oliva suave, una cucharada y media de levadura, 80 ml. de puré de manzana, 150 gr. de azúcar, 120 gr. de harina de repostería, 120 ml. de leche sin lactosa o de soja (para los alérgicos a la lactosa, ya que estos no pueden usar leche sin lactosa, también se podría emplear leche de coco, por ejemplo), 3 cucharadas de cacao puro sin azúcar, una pizca de sal y una cucharadita de extracto de menta. 

ELABORACIÓN TRADICIONAL: precalentar el horno a 170ºC, calor arriba y abajo, sin ventilador. Preparar la bandeja de cupcakes con las cápsulas y reservar. En esta ocasión he usado un molde de Tupperware que ellos me han regalado y debo reconocer que aún no le pillo el punto.


Tamizar la harina con la levadura y el cacao en polvo y reservar. Mezclar el extracto de menta con la leche sin lactosa o la que estés usando. Batir el aceite con el azúcar, la pizca de sal y el puré de manzana hasta que todo esté bien incorporado. Acto seguido, añadir la mitad de la harina y mezclar bien, poner la mitad de la leche y volver a mezclar. Repetiremos este paso una vez más con la harina y la leche restantes. Ojo, no sobre batir. 

ELABORACIÓN EN THERMOMIX: seguir los pasos indicados y luego mezclar unos 20-30 segundos (fijarse por si necesitara un poco más de tiempo o velocidad para incorporarse) a velocidad 2 como mucho para que se nos estropee. Ahora toca colocar la mezcla en las cápsulas, para lo que podemos ayudarnos de una cuchara, un medidor e incluso un aparato de estos que sirven para sacar bolas de helados, eso es lo que yo uso y me va muy bien (recuerden que solo debemos llenar 2/3). Metemos en el horno entre  20-25 minutos, dependiendo de cada horno, como digo siempre, y no lo abriremos hasta que transcurra todo el tiempo, salvo que veamos que se nos están quemando ¡ja, ja, ja,...! Para comprobar que están hechos, pinchamos con un palillo, por ejemplo. Habitualmente se dice que este debe salir limpio, yo prefiero que quede un poquito manchado, mínimamente, para que con el calor se termine de hacer una vez lo saquemos del horno. Si sale manchado, no un poco, sino bastante, los dejaremos unos 5 minutos más y comprobaremos. A continuación, a reposar unos 5 minutos, no más porque si no con el vapor podrían despegarse las cápsulas, y después los pasamos a una rejilla para que se enfríen unas 5 horas  como mínimo antes de guardarlos o de decorarlos. Podremos conservar los cupcakes en un recipiente hermético durante unos 3 días. No meterlos en la nevera porque se pondrán duros y secos.


INGREDIENTES BUTTERCREAM: nooo, esta vez no es buttercream. No lleva mantequilla, ni Crisco, ni nada por el estilo. No, esta vez he optado por la nata sin lactosa. Así que necesitamos 250  gramos de nata sin lactosa o con si ustedes pueden tomarla, 2 cucharaditas de azúcar glas (impalpable) tamizado (ojo, debe ser azúcar glas), 1/2 cucharadita de extracto de menta

ELABORACIÓN: poner en un bol la nata y batir bien poco a poco. Cuando veamos que está cogiendo consistencia, añadimos lentamente el azúcar glas y unas gotitas de esencia de menta. Seguir montando con cuidado para que no se nos convierta en mantequilla. Yo usé por primera vez la Thermomix y estoy contentísima con el resultado. Vertí la nata tras media hora en el congelador, sin tiempo a velocidad 3. Hay que mirar por el agujero del vaso, cuando comienza a formarse líneas, sabemos que está montando. En ese momento incorporé el resto de los ingredientes, claro que yo pongo poca nata porque no me gustan los postres empalagosos. Unos segunditos más a velocidad 3 y ya estaba listo. Si la haces en Thermomix, pon mucho cuidado que se te puede convertir en mantequilla en cuestión de segundos.


PARA DECORAR: necesitamos una manga que puede ser desechable, boquilla 2D o 1M, ponemos la manga recta y a unos centímetros del cupcake. Empezamos de dentro hacia afuera y en el sentido contrario a las agujas del reloj, siempre haciendo la misma presión. Cuando terminemos es muy importante no separar bruscamente, simplemente dejamos de apretar y apartamos suavemente. Yo suelo ponerla la manga cargada en la nevera antes de usarla. Y para dar el toque final, pueden comprar bolitas, adornos de fondant, flores, virutas... Esta vez me decidí a hacer unos bombones de chocolate negro y compré unos corazones comestibles. La receta de los bombones, próximamente.


Con esta entrada participo en el reto de San Valentín cuyo blog anfitrión ha sido  Elenarte. Si clicas en su nombre irás directamente al blog y allí podrás ver numerosas ideas para estas fechas, no solo de cocina. 

Si lo que quieres son solo recetas de cocina, aquí te ofrezco una serie de posibilidades para San Valentín o para "San queremos". Pincha en los enlaces que hay sobre las fotos e irás directamente a ellas.