Mostrando entradas con la etiqueta VERDURAS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta VERDURAS. Mostrar todas las entradas

4 abr. 2018

Ya estamos de vuelta tras estos días de fiesta. Para retomar la normalidad, ¿qué tal un plato ligero y sabroso? Les propongo esta ensalada tibia de salmón con gulas y gambas que es bien sencilla y con pocas calorías. Si han disfrutado de los postres típicos de la Semana Santa en España como las torrijas o las monas de Pascua, siempre viene bien que comamos algo con pocas calorías, ¿no creen?


En casa nos gusta mucho esta ensalada que como entrante sirve para 4-5 comensales y como plato único para 2-3 personas y les dejará saciados. La combinación de sabores es muy interesante para los amantes de estos ingredientes. En el caso de no gustarles alguno o no poder tomar alguno (como es mi caso con el tomate, que solo debo en pequeñas cantidades y de forma esporádica), siempre existen otras opciones como las que les propongo al final del post.

Ingredientes necesarios para preparar una rica ensalada tibia de salmón con gulas y gambas:

  • 1 tomate grande de ensalada o 2 medianos.
  • 1 bolsa grande de mezcla de lechugas o comprarlas frescas y prepararlas al gusto.
  • 3 dientes de ajo.
  • 100 gramos de gulas.
  • 100 gramos de gambas peladas.
  • 100 gramos de salmón ahumado.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen.

Elaboración de la ensalada tibia:

  1. Lavar las lechugas y el tomate.
  2. Pelar y picar los dientes de ajo dorarlos con un poco de aceite de oliva en una sartén y apartar.
  3. En esa misma sartén dorar las gulas y cuando falten 4 minutos aproximadamente incorporar las gambas (habiéndoles quitado previamente la tripa negrilla) para que se haga todo junto.
  4. Colocar un lecho de lechugas en el plato o ensaladera de servir, aderezar con una pizca de sal, disponer parte de las gambas con las gulas y dientes de ajo, reservar el resto. Incorporar la mitad de salmón cortado en trozos. Aderezar con una pizca de aceite de oliva.
  5. Cubrir con la lechuga restante y salar. Disponer encima el resto de gulas, gambas, salmón y ajos. 
  6. Si hiciera falta, verter una pizca de aceite de oliva y servir.
  7. Cortar el tomate en gajos, como se ve en la foto, y disponer en los laterales del plato. 

Consejos y trucos para preparar una ensalada tibia:

  • Está ensalada es tibia y por ello hay que consumirla en el momento.
  • Las gambas hay que pelarlas, quitarles las tripas y reservar.
  • La combinación de sabores es muy interesante; se le puede incorporar incluso un poco de cebolla frita o caramelizada según el gusto de los comensales.
  • A quién no le agraden las gambas, las gulas o el salmón, sustituir estos elementos por otros que estimen oportuno. Una buena opción sería bacalao desmigado o rulo de queso de cabra.
  • Para que sea tibia debe mantenerse alguno de los ingredientes calientes.
  • Las uvas pasas (de las que vienen sin pipas) o 1 manzana cortada en dados pequeños combina de maravilla con estos ingredientes.
  • El tomate se puede incorporar cortado en dados, pero como yo solo lo puedo comer de forma esporádica y en pequeñas cantidades, opté por colocarlo en los laterales. 
  • Un truco que hace que las lechugas estén más sabrosas y no haya que aderezarlas al montar el plato es colocarlas en una fuente, salar, verter aceite al gusto, remover y después ir colocando en el plato de servir.
  • Ojo con el aceite en las lechugas, este debe verterse justo en el momento de servir para que estén crujientes. Si se hiciera mucho tiempo antes, las lechugas perderían consistencia.
  • Con los ingredientes indicados preparé 2 platos como el de la foto, comimos 4 personas y los dispuse en medio de cada pareja. Esta ensalada tibia fue el entrante.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

9 nov. 2017

Hoy les propongo una de las recetas que considero más sencillas de hacer: unos champiñones portobello con queso al horno o al microondas. Quedan bien sabrosos y se preparan en un momento. Además, si están a dieta, esta receta les va a venir de maravilla. Los champiñones se caracterizan por su alto contenido en proteínas; ricos en minerales como hierro, magnesio, sodio, calcio, fósforo y potasio; vitaminas; oligoelementos; bajo contenido en grasas. Unos 100 gramos de champiñones se corresponden con aproximadamente 25 calorías.
Champiñones portobello con queso al horno
Como anécdota, les contaré que algunos nutricionistas dicen que el champiñón portobello aporta mucho más potasio (630 miligramos) que un plátano (450 miligramos). Claro que el resto de champiñones continen unos 320 miligramos de potasio por cada 100 gramos que consumamos de estos. Así pues, desconozco si es real la cifra del portobello.

INGREDIENTES (para 2 personas):champiñones portobello grandes, queso rallado (en mi caso sin lactosa) sal, aceite de oliva en espray y ajo en polvo.

ELABORACIÓN EN HORNO: precalentar el horno durante 10 minutos a 180º. Colocar en la bandeja de horno los champiñones boca abajo con un poco de sal e introducir unos 15-18 minutos a 180º, con ventilador si se tiene. Dar la vuelta, salar por este lado, aderezar con un poco de ajo en polvo, colocar queso rallado en los huecos del champiñón y por donde quieran, dejar 5 minutos con  la función grill para que se funda el queso.

ELABORACIÓN EN MICROONDAS: el procedimiento es casi el mismo, lo que pasa es que el tiempo se reduce mucho. Colocar los champiñones boca abajo en un recipiente apto para microondas, salar y cocinar durante 5 minutos en el punto anterior al de máxima potencia. En mi caso no los tapé para que no se guisaran con el agua que suelta la tapa. Dejar reposar durante 1 minuto aproximadamente y dar la vuelta, salar y aderezar con un poco de ajo en polvo. Introducir el queso en los huecos del champiñón y tapar. Ahora terminar de hacer durante 2-3 minutos con la función grill si la tienen. Si no fuera el caso, observar a los 2 minutos a potencia máxima para confirmar que el queso se ha fundido.

Champiñones portobello con queso al microondas
CONSEJOS:
* Si no consiguen champiñones portobello, comprar otros que sean grandes para poder poner el queso en el hueco.
* Ya saben que el tiempo de cocinado depende de cada horno, unos tardan unos minutos más y otros menos, de ahí que les ponga de 15 a 18 minutos. 
* El tiempo para que los champiñones estén en su punto también dependerá del tamaño de estos.
* El motivo por el que los cocino boca abajo es porque sueltan líquido y este se suele quedar en el hueco. Esto no nos interesa para que el queso se funda bien y no se mezcle con el agua.
* Para una cena aconsejo usar el microondas. En pocos minutos tendrán la comida hecha.
* A la hora de limpiar los champiñones mucha gente usa brochas de pelo, paños húmedos, los dedos humedecidos y pasados con poquísima presión para no dañarlos... Aquí que cada uno emplee el método que estime oportuno y con el que más familiarizado esté. Eso sí, nunca los pongan debajo del chorro.
* A partir de esta receta básica se pueden generar múltiples versiones: con queso y tacos de jamón cocido, con queso y tacos de beicon, con queso y tacos de jamón serrano, con trozos de queso blanco (amarillo o curado) en vez de rallado, con un majado, con una picada de pasas y frutos secos, etc.
* En el caso de que estén a dieta será mejor optar por unos champiñones con majado de ajo y perejil para que la cantidad calórica aportada a nuestro organismo sea menor aún.

¡Muchas gracias por la visita!

28 sept. 2017

El frío hace acto de presencia y las bajas temperaturas comienzan a asomarse tímidamente por algunas de nuestras ciudades. Por lo que es momento de comenzar a disfrutar de las verduras cocinadas y aparcar un poco, no mucho, las ensaladas. En esta ocasión les propongo esta puré de calabaza, boniato y zanahoria con jamón, con un punto de sabor dulce debido a la batata y a la calabaza. 


En los cursos que he realizado, diversos profesores de cocina han explicado que la diferencia entre puré y crema es que esta última lleva algún lácteo y también hay que rehogar las verduras. Por lo cual, he denominado a este plato puré, aunque mi ignorancia me habría hecho llamarlo crema. ¿Por qué? Pues por algo tan sencillo como el aspecto visual. Para mí un puré debe tener una consistencia tal que se pueda comer con tenedor, una pasta espesa, caso del puré de patata (papa). Por su parte, creía que la crema era aquella que para tomarla solo se podía emplear una cuchara, una sopa más espesa. Esta textura que les propongo hoy es imposible degustarla con tenedor. Debo reconocer que me gustan mucho más cuando adquieren la consistencia suficiente para necesitar una cuchara.

INGREDIENTES: 100 gramos de zanahorias, 400 gramos de calabaza y 200 gramos de batata de piel roja (boniato), 1 apio, 500 gramos de caldo o el necesario hasta cubrir las verduras y un poco de sal gruesa.

ELABORACIÓN: poner en una cacerola los 500 gramos de caldo con una pizca de sal. Incorporar las verduras, limpias y troceadas toscamente, cuando el agua comience a hervir. Mantener a fuego medio durante unos 20 minutos. Apartar del fuego y esperar a que atempere. Quitar la mitad del caldo y triturar. Añadir el líquido necesario hasta obtener la consistencia deseada. Al servir, rociar con un chorro de aceite de oliva virgen e incorporar virutas de jamón deshidratado al horno. Este último paso es opcional.

CONSEJOS:
* Para obtener un puré fino, se puede pasar por un colador o chino tras haberlo triturado.
* La batata de piel roja le da un punto de sabor dulce.
* La batata de piel clara es menos dulce, así que escoger según gusto.
* Al triturar se puede incorporar un poco de aceite de oliva virgen en crudo o una vez servido en el plato, como en la foto.
* Para que el puré adquiera un punto picante, con uno o dos dientes de ajo en crudo se lograría.
* En el caso de no tener caldo, guisar las verduras con agua y una pastilla de caldo de verduras o de pollo, por ejemplo.
* Otra opción es guisar las verduras con unos muslos de pollo y reservar estos para un relleno o croquetas.
* Las cremas deben llevar nata o algún lácteo como  quesitos, esto es a gusto del consumidor.
* Para los amantes de las especias, añadir una pizca de jengibre molido o una punta de cúrcuma.
* También le aporta un sabor muy interesante la leche de coco mezclada con el caldo.
* Una cosa a tener en cuenta es la cantidad de caldo. Para asegurarse de que no les quede un puré muy líquido, quitar la mayor parte del líquido y triturar con el brazo. Ir vertiendo el caldo poco a poco hasta obtener el punto deseado.
* Para quienes trituren en vaso, lo único que deben hacer es sacar las verduras, colocarlas dentro de este, triturar y proceder como describí en el punto anterior.
* El tiempo de cocción puede ser mayor o menor dependiendo del tamaño del corte de las verduras. En este caso los cortes que he realizado son groseros (no uniformes) grandes. Si los cortes fueran groseros pequeños, el puré podría estar en 15 minutos perfectamente.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

7 sept. 2017

Hola, amigos. ¿Qué tal han ido esas vacaciones? Espero que lo hayan pasado de maravilla. Nosotros las disfrutaremos en breve. 😃 Para dar la bienvenida a los que se han marchado y endulzar el día a los que siguen sin vacaciones, quería comenzar este mes de septiembre con la tarta de mi cumpleaños, que fue el 4 de agosto. En esta ocasión hice un simple bizcocho de zanahoria sin lactosa y lo convertí en una tarta de zanahoria sin lactosa, rellena y cubierta de merengue italiano. 😋


Los que me conocen ya saben que intento ponerle la menor cantidad de azúcar porque no me gustan las cosas empalagosas. Quizás a alguno de ustedes le agrade más dulce. Lo único que tendrán que hacer es pasar de 150 a 200 gramos de azúcar en la elaboración del almíbar.

Ingredientes para la tarta de zanahoria

300 gramos de zanahorias peladas y ralladas o trituradas, 110 gramos de azúcar, la piel de 2 naranjas, 3 huevos grandes, 30 mililitros de zumo de naranja, 100 mililitros de aceite de girasol y 20 de oliva, 230 gramos de harina de repostería, 1 sobre de levadura, una pizca de sal (la punta de una cucharada de café), 1 cuchara pequeña de bicarbonato.

Ingredientes para el relleno y cubrir (merengue italiano)

3 claras de huevo, 150 gramos de azúcar, 45 mililitros de agua, 40 gramos de azúcar para montar las claras.

Elaboración del bizcocho de zanahoria en Thermomix

Triturar la zanahoria en la Thermomix, 8 segundos, velocidad 10, y reservar. Triturar la cáscara de naranja con el azúcar, 5 segundos, velocidad máxima. Incorporar el huevo, el zumo y el aceite, y mezclar 30 segundos velocidad 5. Añadir la zanahoria, mezclar durante 15 segundos a velocidad 3. Añadir la sal, el bicarbonato, la levadura y la harina para seguir mezclando durante 5 segundos a velocidad 6.

Elaboración del bizcocho de forma tradicional

Batir los huevos e ir incorporando el azúcar poco a poco, seguir batiendo. Luego añadir el zumo de naranja, el aceite de oliva y la pizca de sal, mezclar bien. En otro recipiente verter la harina, la levadura, la ralladura de naranja, el bicarbonato y la ralladura de la zanahoria, remover bien e ir añadiendo el líquido poco a poco, mover con cuidado para se forme la masa.

Pasos comunes para el horneado

Impregnar las paredes de un molde redondo con un poco de aceite de oliva y la base, verter la masa en el recipiente. Previamente, precalentar el horno a 180º durante 10 minutos. Hornear 40 minutos a 180º, calor arriba y abajo, con ventilador si lo tuvieran. Transcurridos los 40 minutos, pinchar el bizcocho para ver si está en su punto. El palillo o el utensilio empleado para pincharlo debe salir casi limpio. En el caso de que salga muy manchado, hornear unos 5 o 10 minutos más. Si solamente se impregna con un poco (mínimo) de masa, estará en el punto exacto; así que sacarlo y dejar que repose para que se termine de cocinar con el calor interno.

Elaboración del merengue italiano

Montar las claras durante unos 2 minutos a velocidad mínima, luego subir al máximo. Cuando empiecen a hacer ondas, añadir los 45 gramos de azúcar y seguir montando, que no se pierda la consistencia. Antes de comenzar a trabajar las claras, colocar el agua y los 150 gramos de azúcar al fuego hasta que llegue a 117-120 grados de temperatura. Si no tuvieran termómetro, la manera de confirmar que está en su punto el almíbar es cuando se forme hebra, como un hilo de una bobina de coser, al introducir un tenedor y sacarlo. Cuando el almíbar esté en su punto, añadir muy poco a poco a las claras y seguir montándolas hasta que estén bien firmes y a temperatura ambiente. Cuando estén en su punto, deben dibujarse olas como las de la foto y no caerse del recipiente al girarlo.

Paso final del montaje

Abrir por la mitad el bizcocho de zanahoria, hacerlo con cuidado con un cuchillo .También venden herramientas para que esto sea más fácil, usen lo que ustedes estimen oportuno. Rellenar el interior con el merengue, montar la plancha encima y cubrirlo absolutamente todo para obtener esta tarta de zanahoria sin lactosa, rellena y cubierta de merengue italiano.

CONSEJOS:

* Para no tener que abrir el bizcocho por la mitad, pueden optar por repartir la masa en 2 moldes. De esta forma conseguirán las 2 partes sin tener que estar partiendo el bizcocho.
* Cuando pongan el azúcar al fuego con el agua, usar solo la cantidad suficiente de agua para cubrir de forma rasa el azúcar.
* Las claras usadas para el merengue italiano deben estar a temperatura ambiente. Vigilar para que no haya nada de yema.
* Para que el merengue italiano tenga un color más blanco, añadir una gotas mínimas de jugo de limón o de vinagre al final, cuando ya estén bien firme, y mezclar con la varillas eléctricas.
* Quienes no tengan varillas eléctricas tendrán que usar una manual. La única diferencia es que tardarán un poco más en el montaje, pero los pasos a seguir serán siempre los mismos.
* En algunos casos se suele incorporar unas 2 cucharadas de azúcar glas (impalpable) para que la humedad del entorno no haga que se pierde la firmeza del merengue y así poder usarlo para decorar postres. Estas cucharadas deben verterse en el merengue cuando ya ha adquirido la consistencia necesaria y mezclar nuevamente.
* El merengue tiene que adquirir la firmeza necesaria como para poder girar el recipiente y que no se caiga.
*Aunque tengan Thermomix, aconsejo rallar la zanahoria. La tarta queda más sabrosa que cuando es triturada.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

Si les gustan los dulces, solo tienen que pinchar aquí y podrán ver más recetas de postres.

¡Muchas gracias por la visita!

24 ago. 2017

Ya saben que este blog se caracteriza por publicar recetas sencillas, fáciles de hacer, y que aunque no hayan cocinado, les saldrá bien. Además, al final de las recetas, siempre hay consejos para modificar ingredientes o añadirlos. Esta chuleta de ternera a la brasa con verduras se puede cocinar en una sartén o en barbacoa, todo depende de lo que más les apetezca.


Ingredientes para hacer chuleta a la brasa con verduras

  • 1 chuleta de ternera hermosa (unos 850 gramos con hueso). 
  • Aceite de oliva virgen en espray. 
  • Verduras al gusto (champiñones, setas, calabacín, zanahorias, por ejemplo). 
  • Sal.

Pasos a seguir para cocinar chuleta a la brasa con verduras 

  1. Limpiar y cortar las verduras. Impregnar de aceite el fondo de una sartén o cacerola, calentar y poner las verduras a cocinar. 
  2. Primero colocar las zanahorias cortadas como en la foto y mantener 5 minutos, luego el calabacín y cocinar otros 5 minutos. 
  3. Seguidamente, introducir las setas y los champiñones, dejar hasta que no suelten agua, aderezar con sal y mantener 2-3 minutos más. 
  4. Mientras, en otra sartén o brasa (barbacoa) introducir la chuleta a fuego fuerte 3 minutos por cada lado para que se selle y después cocinar a fuego medio durante 8 minutos por cada lado. 
  5. Sacar y salar.

Consejos para cocinar chuleta a la brasa y que quede en su punto

  • Para saber si la carne está en su punto, cortar un poco la carne por el centro y así podrán ver el color. Si suelta sangre y les gusta más hecha, mantener hasta que el corte adquiera el punto deseado.
  • Algunas ideas para acompañar la carne: verduras como las de la foto, arroz o patatas (papas) fritas o guisadas.
  • Para aderezar la chuleta de ternera se puede recurrir a salsas varias como sojanesa de puerro, sojanesa con ajo y perejil o mojo verde.
  • En el caso de hacer la carne en la barbacoa o brasa, una opción es incorporar hierbas aromáticas al fuego, como romero o tomillo, por ejemplo. También pueden optar por usar madera de árboles aromáticos como los mencionados.
  • Quizá les apetezca aderezar la carne antes o durante la cocción con un adobo de aceite de oliva, ajo y perejil o hierbas al gusto.


Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que todos pueden compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

10 ago. 2017

Estas temperaturas poco ayudan para que una se anime a pasar horas en la cocina y menos aún con el horno encendido. Así que he decidido proponerles 5 recetas sencillas de ensaladas que vienen de maravilla para esta temporada estival. Ya saben que para ver las recetas solo tienen que pinchar sobre el nombre de estas.











Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

13 jul. 2017

La quinoa es un seudocereal que está de moda. Debo reconocer que las primeras veces que la cociné no me gustó. Bien es cierto que solo la hervía y luego no la mezclaba, simplemente la usaba como un arroz blanco. Tras experimentar mucho en la cocina, por fin he logrado un plato que nos encanta en casa: quinoa a la marinera, es decir, quinoa con verduras y marisco. ¡Rico, rico y muy fácil de preparar!


INGREDIENTES (para 3-4 personas): 150 gramos de quinoa, 2 zanahorias medianas en cuadraditos, 1 apio en rodajas, 60 gramos de champiñones y 1 calabacín mediano bien picados, aceite de oliva en espray, ajo en polvo, sal, orégano, 300 mililitros de caldo de verduras o del que tengan, agua, 100 gramos de mejillones y 100 de gambas peladas, así como 4 o 6 gambas sin pelar.

ELABORACIÓN: cortar en trozos bien pequeños toda la verdura. Poner una cacerola con agua, sal y los 200 mililitros de caldo para cocinar la quinoa (previamente deben lavarla muy bien bajo el grifo). Dorar la verdura, comenzando por introducir primero en la cacerola el apio y la zanahoria, mantener unos 5-7 minutos, añadir el calabacín y continuar la cocción otros 5 minutos. Transcurrido este tiempo, incorporar los champiñones y a los 5 minutos sumar a este pochado de verduras los mejillones y las gambas; aderezar con ajo, orégano y sal, y dejar unos 4-5 minutos. Escurrir bien la quinoa y mezclar con las verduras, mejillones y gambas. Apartar del fuego y servir.

CONSEJOS:
* La quinoa hay que lavarla muy bien bajo el grifo. Para tal fin, usar un colador de los de toda la vida (con malla) para que no se les escape la quinoa.
* La cocción de la quinoa viene indicada en el paquete. Yo opté por caldo en la cocción para aportarle un plus de sabor. De todas formas, cociéndola solo con agua queda bien porque al final se mezcla con verduras y marisco.
* Esta receta admite variación de ingredientes. Las verduras pueden modificarse al gusto, al igual que el marisco.
* En el caso de que no sean amantes del marisco, cambiarlo por jamoncitos de pollo, por ejemplo.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

15 jun. 2017

Esta semana les propongo una receta muy fácil de preparar y llena de sabor que les sacará de más de un aprieto. Con unos cuantos ingredientes y poco tiempo podrán hacer un plato estupendo. Este cerdo en salsa con brotes de soja, zanahoria y cebolla se puede acompañar de algo de hidrato y una pieza de fruta, y tendrán un menú completo.


INGREDIENTES (para 2 personas): 300 gramos de carne de cerdo cortada en tiras, 1 zanahoria limpia y también en tiras, 1 cebolla en juliana, unos brotes de soja al gusto (de bote o germinados), 50 gramos de vino blanco, 100 gramos de caldo de verduras, aceite de oliva en espray, sal, ajo en polvo.

ELABORACIÓN: rociar con un poco de aceite de oliva el fondo del recipiente en el que vayamos a hacer la comida. Pochar la cebolla junto con la zanahoria hasta que la cebolla comience a adquirir color y la zanahoria esté casi en el punto de dureza que a ustedes les guste. Incorporar la carne y rehogar muy bien durante 2 minutos. Verter los líquidos, aderezar con sal y ajo molido, probar por si hiciera falta rectificar. Añadir los brotes de soja y mantener al fuego unos 3-4 minutos con cuidado de que no se pase la carne.

CONSEJOS:
* El caldo de verduras se puede obtener de cualquier guiso de verduras, incluso de un cocido. Así que mejor no tirar el líquido sobrante cuando hagan esos platos y aprovechen para congelarlo.
* Si no tuvieran caldo, incorporar agua y una pastilla de caldo de verduras o carne.
* A la hora de aderezar, añadir pimienta en el caso de que ustedes puedan consumirla. Ya saben que yo no. 
* Si les apetece una salsa más espesa, utilizar maicena. Eso sí, primero diluyan la cucharada de maicena en medio vaso pequeño de agua fría. Cuando vean que no hay grumos y todo está bien mezclado, verter en el recipiente con las verduras y carne.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

8 jun. 2017

Un plato sencillo, como la mayoría de los que aparecen en Comer especial. Unos huevos con patatas y champiñones que servirán perfectamente para una cena rápida sin mucha complicación. En vez de los típicos huevos con jamón o chorizo, vamos a intentar bajar las calorías incorporando verduras, los champiñones. 


INGREDIENTES (para 2 personas): 1 patata hermosa o 2 medianas cortadas en rodajas, 2 huevos, 150 gramos de champiñones laminados, aceite de oliva y sal.

ELABORACIÓN: poner aceite en una sartén para freír las patatas (papas) o calentar la freidora para introducirlas. En otra sartén, rociar un poco de aceite de oliva virgen y hacer los champiñones con un poco de sal. Cuando los champiñones y las patatas estén cocinadas, freír los huevos. En casa nos gustan con poco aceite en la sartén, para que estén lo menos grasientos posible. Luego, solo queda montar el plato poniendo una base de patatas, otra de champiñones, otra de patatas y el huevo encima, por ejemplo. Esto ya es a gusto del consumidor.

CONSEJOS:
* Si quieren que la receta tenga menos calorías, guisar las patatas y cortarlas después en rodajas o asarlas al horno.
* Los champiñones, si no les agradan, se pueden cambiar por otra verdura al gusto, por ejemplo, calabacín en rodajas a la plancha.
* En vez de hacer las patatas en rodajas, optar por un nido de patatas paja.
* Evitar que la cáscara del huevo toque la sartén para evitar problemas de salud. Hay que recordar que la cáscara puede contener heces de la gallina, por ejemplo.
* En el caso de no usar aceite de oliva virgen en espray, empleen poca cantidad (como una cucharada, a lo sumo) cuando les hablo de rociar con el espray.
* La imaginación es libre: huevos con foie y patatas, los clásicos huevos con patatas y jamón, timbal de verduras con huevo...

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

1 jun. 2017

Alcachofas con jamón, una receta clásica que a todos gusta. Hoy les comentaré la forma que a mí me parece más sencilla y rápida para prepararlas al comprarlas frescas. La temporada de las alcachofas es entre los meses de noviembre a marzo. En ocasiones se produce una recolección temprana de septiembre a octubre, y una recolección tardía entre abril y mayo. Si bien, la mejor época para comprarlas y consumirlas es en invierno. Por lo que las que les traigo hoy pertenecen a la recolección tardía.


INGREDIENTES (para 2 personas): 4-6 alcachofas, 100 gramos de jamón ibérico o serrano en tacos o tiras, aceite de oliva virgen en espray, sal, agua, perejil y limón.

ELABORACIÓN:  quitar todas las hojas externas hasta estar próximos al corazón de la alcachofa, como se ve en la foto. Cortar las puntas y pintar con limón para que no se oscurezcan. En una olla rápida poner agua y las alcachofas con un poco de sal gruesa, unas rodajas de limón y unas ramas de perejil. En el momento en el que suba la válvula de la olla, mantener a fuego medio otros 5 minutos. Cortar el jamón en tiras o tacos, al gusto. Precalentar el horno durante 10 minutos a 180º y preparar una fuente con un poco de aceite de oliva, colocar las alcachofas bien escurridas en la bandeja. Introducir en el horno a la misma temperatura 3 minutos. Transcurrido este tiempo, abrir el horno, rociar con aceite de oliva al gusto (mejor ponerle poco para que no queden aceitosas). Colocar sobre las alcachofas el jamón, cerrar el horno y dejar otros 2 minutos más a la misma temperatura. Si les gusta el jamón más hecho, hornear todo desde el principio (5 minutos seguidos).

CONSEJOS:
* Esta receta rápida de alcachofas con jamón se cocinan en 10 minutos, lo que más tiempo quita es limpiarlas.
* Ponerse unos guantes para que no se les tiñan las manos al limpiar las alcachofas.
* Quitar primero las hojas, luego cortar las puntas y finalmente el rabo o tallo.
* No me agrada  mucho cambiar el sabor de las alcachofas con el limón. Este se emplea para que no se oxide. 
* El perejil también se emplea para que no se oxide. De ahí que, al no gustarme el amargor del limón, combine las rodajas de limón con ramas de perejil.
* Así como les he comentado que cada horno es un mundo y de ahí que los tiempos varías, hay que mirar las indicaciones de la olla rápida porque los tiempos también dependen de lo nuevas o antiguas que sean estas. Por lo que resulta aconsejable recordar cuánto tardan en cocinarse las verduras enteras en vuestras ollas y aplicar ese tiempo a las alcachofas.
* Las alcachofas se pueden rellenar con huevo picado, un poco de pan rallado y jamón, por ejemplo.
* Esta misma receta se puede hacer con alcachofas de bote que están cocidas ya. Solo tendrían que hacer el paso del horno.
* Fuera de temporada pueden utilizar también alcachofas congeladas. Estas se cocinan siguiendo las indicaciones del paquete. Si bien, una forma muy rica es calentarlas en la sartén y cuando esté a punto de cumplirse el tiempo indicado en la bolsa, añadir unos dientes de ajo bien picados y el jamón.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que todos pueden publicar sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita y feliz día!

9 may. 2017

Hace poco les comenté que descubrí hace poco que una amiga se había hecho vegetariana, y que vino a comer a casa y me las tuve que ingeniar en ese mismo instante para prepararle un plato. Pues resulta que María, que es así como se llama, nos visitó el otro día para ver cómo estaba mi marido de su operación. Claro, era la hora de la merienda y no le podía dar unos rosquetes. Además, su pareja es crudivegano. ¡Dios, crudivegano, qué apuro! ¿Qué les puedo ofrecer? ¿Cómo consigo hacer algunas recetas crudiveganas sobre la marcha? En mi cabeza no paraban de surgir múltiples preguntas ante la situación que estaba viviendo. Como cada día existen más seguidores de este tipo de alimentación y filosofía de vida, al final me veo haciendo un máster en cocina vegana para tener recursos cuando vengan a casa. 


¿No se lo van a creer? ¿Saben que decidí hacer? Algo tan sencillo como un zumo. Sí, un zumo. Seguro que muchos de ustedes habrán caído en la cuenta de que los consumen los omnívoros, los veganos, los vegetarianos y los crudiveganos. Así, como se suele decir, mataba dos pájaros de un tiro. Y todos tan contentos. Ya sé que un crudivegano come frutos, semillas, verduras, hortalizas, germinados, frutas... Pero cuando te llega una visita de imprevisto a casa y con estas características hay que ser rápido e ingeniárselas sobre la marcha. Yo no tenía mucho más que ofrecerles que una receta crudivegana líquida. 

INGREDIENTES: 250 gramos de melón, 1 zanahorias mediana, 1 tomate pequeño o medio tomate grande. 

ELABORACIÓN: está receta es bien sencilla. Solo tienen que pelar la zanahoria y trocearla. Pelar el tomate y quitarle todas las semillas (a los que les gusten, dejarlas), quitarle la corteza al melón y cortar en dados. Ojo con las pepitas del melón, no dejar ninguna. Ir introduciendo en el vaso de triturar o en la licuadora quien prefiera el zumo licuado y darla triturar. En mi caso, opté por eliminar el tomate porque no lo tolero bien, como saben los que me siguen desde hace más de 6 años.

Aquí les dejo un enlace en el que encontrarán 5 recetas crudiveganas líquidas que están deliciosas.  

CONSEJOS:
* Para los que tengan problemas con el tomate, sustituirlo por 1 zanahoria más. Quedará más espeso. Si les gusta más líquido, añadir  unos 50 mililitros de agua mineral. 
* Un zumo con frutas y verduras es algo bien sencillo de preparar y existen multitud de variedades, como el típico de naranjas y zanahorias.
* Otras opciones, con fresas, naranjas, frutos del bosque, medio limón, pepino, aguacate, etcétera.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

4 abr. 2017

Esta receta vegana ha sido todo un éxito. Resulta que hoy ha venido a comer a casa una amiga vegana y no vean mi apuro. No sé por qué me preocupé, si al final no nos damos cuenta y solemos hacer platos veganos en nuestro día a día. Estos fusilli con nata de soja y verduras han quedado de rechupete. Una forma de comer especial y sano. Para los que no sepan qué son los fusilli, decirles que se trata de una pasta de forma helicoidal, vulgarmente conocidos también como tornillos o espirales. Si bien, estos fusilli tienen la particularidad de que no contienen huevo, son aptos para veganos.


La verdad es que cuando me llamó María (mi amiga vegana) quise agasajarla con carnes, pescados... Ahí estaba yo dándole vueltas a la cabeza cuando va y me dice que se había hecho vegana. Sí, desde hacía un par de meses y yo sin enterarme. ¿Y ahora qué hago? Lo primero, informarme de qué puede comer un vegano, claro. La respuesta es bien sencilla: nada de carne, nada de pescado, nada que provenga de los animales. En fin, que ni la miel forma parte de su alimentación, ni productos derivados de los animales como los huevos o la leche. Sí pueden consumir legumbres, cereales, frutos secos, vegetales, frutas, tubérculos y semillas, entre otros alimentos.

No me quedó de otra que improvisar con lo que había en casa porque se me echaba el tiempo encima. Como bien saben los que me siguen, soy intolerante a la lactosa y suelo usar natas sin lactosa o de soja. Afortunadamente tenía un paquete en casa que, además, se iba a caducar pronto, por lo que le quise dar salida. Además, ayer preparé verduras salteadas a la plancha y me sobró una buena cantidad para hoy. De esta forma surgió la receta de fusilli que sin más dilación les voy a explicar. Espero que se animen a prepararlos porque están de vicio. Si quieren más recetas veganas pueden pichar aquí e irán a una página con estupendas ideas y al final también les indicaré algunas recetas más de mi blog.

INGREDIENTES (para 2 personas): 1 zanahoria y 1 calabacín cortados en en cubos o trozos no muy pequeños (que el corte no llegue a ser en brunoise), 1 cebolla picada en gajos, 1 vara de apio en trozos pequeños, comino, aceite de oliva, sal, orégano, ajo molido, agua, nata de soja para cocinar, 190 gramos de fusilli.

ELABORACIÓN: poner un poco de aceite de oliva en espray en una sartén o cacerola, calentar e incorporar la cebolla, el apio y la zanahoria. Cuando la cebolla adquiera un poco de color dorado, añadir el calabacín y cocinar unos 8-10 minutos si les gusta la verdura al dente o 18-20 minutos si les gusta bien hecha. Aderezar con un poco de ajo molido, orégano, sal, comino al gusto e incorporar la nata de soja; remover bien y dejar unos 3-5 minutos a fuego medio. Mientras, poner agua a hervir con una pizca de sal y orégano, cuando esté en plena ebullición, introducir los fusilli y cocinar según las indicaciones del paquete. Escurrir bien y apartar para proceder a montar el plato.


CONSEJOS:
* A la hora de cocinar pasta de forma vegana existen múltiples opciones como con salsa al pesto o salsa de tomate, por ejemplo. Estas opciones son bien básicas y a buen seguro que la han cocinado y comido de esta forma.
* Este plato se puede enriquecer con unas nueces picadas toscamente o acompañado de un poco de tofu asado.
* Deben mirar muy bien la pasta a cocinar porque habitualmente contiene huevo o trazas de esto, lo cual no es apto para los veganos.
* Para los no veganos, este plato puede servir de base y acompañarlo con algo de carne o pescado.

Ideas de recetas veganas

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

16 feb. 2017

La receta que hoy les traigo es bien sencilla y light; se trata de una tortilla de verduras con poco colesterol ya que solo lleva un huevo.


INGREDIENTES: un huevo, 100 mililitros de claras pasteurizadas, 1 zanahoria cortada en dados, 1 puerro, 100 gramos de champiñones pequeños cortados en cuatro, un poco de aceite de oliva y una pizca de sal.

ELABORACIÓN: rociar la sartén con un aceite de oliva, añadir la zanahoria y el puerro picado y cocinar durante 8 minutos. Incorporar los champiñones y mantener todo al fuego unos 10 minutos más. Vigilar que no se queme, rociar con más aceite si hiciera falta, y salar casi al final de la cocción. Batir las claras y el huevo con un poco de sal final hasta que quede esponjoso. Mezclar las verduras con el huevo y verter todo en la sartén. Observar que cuaje a fuego medio, en ese momento dar la vuelta a la tortilla para que se haga por el otro lado. Dejar al fuego 3 minutos más.

CONSEJOS:
* Esta tortilla lleva solo verduras y no papas (patatas) para que tenga pocas calorías.
* Las verduras sobrantes de cualquier guiso o asado se pueden aprovechar para esta tortilla salteándolas con unos dientes de ajos bien picados. Así no se tirará nada.
* En el caso de que no les apetezca light, poner las papas (patatas).
* También pueden usar otras verduras, como el calabacín y la cebolla, por ejemplo.
* Para un extra interesante de sabor, añadir queso de gratinar (lo hay sin lactosa).
* Variaciones existen muchas, así que a gusto del consumidor. La de la presente receta es una de las más bajas en calorías.
* Un truco: verter 30 mililitros de leche (sin lactosa, de soja, etc.) al batir el huevo con las claras, le aporta esponjosidad.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

1 sept. 2016

Este plato tiene como ingredientes principales el bacalao y los espárragos y se trata de una adaptación de una receta de Karlos Arguiñano. Un plato muy rápido de hacer, sabroso, sano y sin complicaciones: bacalao sobre crema de espárragos.


INGREDIENTES (para 2 comensales): 1 cebolleta o cebolla, 1 puerro, 400 gramos de espárragos, aceite de oliva, sal, agua y 4 lomos pequeños (o 2 grandes) de bacalao.

ELABORACIÓN: Picar la cebolleta (o cebolla) y el puerro. Lavar los espárragos, quitarles unos 2 centímetros de la parte trasera y cortar en rodajas de unos 2 o 3 centímetros. Reservar algunas puntas. En una olla rápida rociar con aceite el fondo y dorar la cebolla. Cuando adquiera un poco de color, incorporar el puerro y mantener unos 4-5 minutos más a fuego medio. Acto seguido, introducir los espárragos y rehogar 3 minutos. Verter el agua sobre los espárragos hasta que casi los cubra, un poco de sal y cerrar la olla rápida. Dejar en el fuego durante 6 minutos. Mientras, impregnar el fondo de una sartén o cacerola de aceite y colocar los lomos de bacalao, salar y mantener a fuego medio hasta que esté en su punto que es justo cuando 

CONSEJOS
* Usar, si les es posible, aceite en espray. Si no pueden, mejor una sola cucharada para los espárragos y una cucharada de postre para el bacalao; en este último caso, utilizar un papel de cocina para impregnar todo el fondo con el aceite.
* Si ustedes pueden, el bacalao les va a quedar muy rico con un poco de guindilla entera o pimienta molida. En mi caso no es posible.
* Para la crema, el caldo de verduras o una pastilla va fenomenal De todas maneras, les aseguro que queda riquísimo así, sin nada más.
* El pescado puede ser también merluza, por ejemplo, o cualquier otro que les apetezca. 
* Recuerden que el pescado se hace en muy pocos minutos dependiendo del grosor.
* Para los que no tienen olla rápida, pueden cocinar la crema de manera tradicional, lo que les llevará de 18 a 20 minutos de cocción una vez introducen el agua en el caldero.

Aprovecho para invitarles a seguirme en FacebookTwitterPinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

18 ago. 2016

Esta receta la tenía guardada en el baúl de los recuerdo; es rápida y muy fácil de hacer. Queda muy rica y carece de complicaciones: Salteado de setas con ajetes a la plancha.



INGREDIENTES: 1 bandeja de setas, 1 manojo de ajetes, aceite de oliva en espray, hierbas al gusto y sal.

ELABORACIÓN: Rociar una sartén con aceite, añadir las setas limpias con los ajetes troceados un poco (no mucho, en dos o tres partes). Dorar en unos 10-15 minutos. Aderezar al gusto con sal, hierbas y especias.

CONSEJOS:
* Se pueden añadir unos 50 gramos de panceta o beicon.
*  Transcurridos 10 minutos de las verduras en el caldero o sartén incorporar el beicon o panceta.
* Añadir las especias y sal según apetencias al final, cuando resten 2 minutos para apartar del fuego.
* Estas verduras sirven para acompañar cualquier carne o pescado e incluso como comida única con unos huevos, por ejemplo.

Aprovecho para invitarles a seguirme en FacebookTwitterPinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

22 may. 2015

A mucha gente no le hace gracia la ensaladilla. Les resulta un plato de lo más normal. ¡A mí me encanta! Con unas latitas de atún me parece un plato de lo más completo. En esta ocasión la acompañamos con unas caballas en aceite de oliva que estaban riquísimas.

Deliciosa ensaladilla rusa casera

Ya saben que existen múltiples versiones de la ensalada o ensaladilla rusa; solo tienen que darse una vuelta por Internet e indagar en la historia de esta receta. La que les propongo hoy es con mayonesa casera sin lactosa. Vamos, que la pueden comer los alérgicos y los intolerantes a la lactosa. Espero que les agrade.

Ingredientes para hacer una rica ensaladilla:  

  • 1 lata pequeña de maíz. 
  • 1 paquete de aceitunas sin hueso. 
  • 500 gramos de papas. 
  • 2 zanahorias medianas o 1 grande. 
  • 100 gramos de judías verdes. 
  • 1 bote de guisantes (arvejas) o 100 gramos congelados (si hay suerte, frescos). 
  • 1 huevo duro para decorar. 
  • 1 cebolleta (preferiblemente) o media cebolla (prescindir si no gusta). 
  • 1 lata de caballas en aceite de oliva como acompañamiento (esto es opcional y al gusto). 
  • Salsa mayonesa, yo usé lactonesa de soja. 
  • Agua.
  • Sal.

Elaboración tradicional de la ensaladilla rusa: 

  1. Poner las zanahorias peladas en trozos grandes y las papas también partidas (limpias y con piel) en un recipiente al fuego con agua fría, bien cubiertas. 
  2. Cuando se produzca el primer hervor,  bajar a fuego suave e incorporar las habichuelas limpias de hilos. Cocinar durante 25 minutos. 
  3. Transcurrido ese tiempo, añadir los guisante (si son frescos o congelados, si son de lata, simplemente escurrirla y reservarla) y continuar unos 5 minutos más tras incorporar la sal. 
  4. Mientras, cocer en otro recipiente el huevo durante 8-10 minutos con agua y sal. 
  5. Escurrir el agua y esperar a que se atempere todo, verduras y huevo. 
  6. Pelar las papas y el huevo. 
  7. Picar las zanahorias y las papas en dados y el huevo en círculos para decorar.
  8. Corta las aceitunas finamente y reservar unas cuantas para decorar. 
  9. Trocear al gusto las judías verdes o habichuelas.
  10. La cebolleta o 1/2 cebolla hay que picarla muy bien. 
  11. Abrir la lata de maíz dulce y escurrir bien. 
  12. Mezclar todo en un bol. 
  13. Elaborar la sojanesa, la receta la pueden ver pinchando aquí. Ojo: no pongan las hierbas para obtener la mayonesa de soja básica. 
  14. Incorporar la salsa al bol y mezclar de nuevo para que quede todo bien impregnado. 

Ensaladilla rusa con mayonesa casera sin lactosa

Consejos y trucos para la ensaladilla rusa:

  • Los ingredientes de esta receta son para 4 personas. A mayor número de comensales, necesitarán duplicar las cantidades o triplicarlas (si son 12 comensales).
  • Añadir pimiento morrón para decorar (antes de la enfermedad usaba una lata picada en la ensaladilla y guardaba unos trozos para la decoración. Les aseguro que le da un toque riquísimo. Si pueden comerlo, pruébenlo).
  • Para aminorar el tiempo de cocción de las zanahorias y las patatas (papas), pueden hacerlas en olla rápida.
  • Para que el huevo duro quede en su punto, introducirlo cuando el agua comience a hervir y cocinar entre 8-10 minutos a una temperatura de 100 ºC. El tiempo dependerá del tamaño del huevo y la cantidad que estemos cocinando juntos.
  • A mí, particularmente, me gusta picar un poco las habichuelas o judías verdes para que queden más pequeñas. Si bien, esto es cuestión de gustos.
  • Incluso, hay a quien le agrada escachar un poco la patata (papa) como si fueran a hacer un puré. No se corten, si es esa la textura que buscan, háganlo.
  • No a todo el mundo le agrada el maíz o las aceitunas en la ensaladilla, por lo que es aconsejable quitar aquellos ingredientes que les gusten a ustedes.
  • Por cierto, lo que es la cocción de las verduras la pueden hacer en la Thermomix, unos 20 minutos, velocidad 2 y temperatura varoma en el cestillo. Continuar otros 5 minutos tras añadir los guisantes.

22 abr. 2015

El plato  de hoy carece de complicaciones, simplemente le aporta un punto de gracia el aderezo. Esta ensalada de queso de cabra y pasas perfectamente puede ser un primer plato, acompañamiento de uno principal, un entrante e incluso una sana cena.


INGREDIENTES (para 3-4 personas): una bolsa de ensalada ( podemos comprar lechugas varias al gusto también), un rulo de queso de cabra, 50 gramos de pasas, saltear unos piñones, sal maldon o normal, aceite de oliva virgen, crema de vinagre de módena.

ELABORACIÓN: cortar el queso de cabra en rodajas con el grosor que nos apetezca y luego en cuartos, lavar las lechugas y trocearlas, dorar en una sartén los piñones. Mezclar todo menos el queso. En el momento de llevar a la mesa, preparar el aderezo mezclando 4-5 cucharadas de aceite de oliva y una cucharada de crema de vinagre de módena, mezclar muy bien. Incorporar el queso y añadir la salsa, luego espolvorear con sal maldon.


CONSEJOS:
* Lavar las lechugas minuciosamente y poner sobre papel de cocina para eliminar el exceso de agua o introducir en esa máquina tan fantástica que venden (y que yo no tengo) específica para quitar el agua a las ensaladas.
* No aderezar hasta llevar a la mesa. Mejor hacerlo allí y mezclar para que no se pongan flojas las lechugas.
* Si tienen sal maldon mejor que le dará un toque muy sabroso.
* Los piñones se pueden dorar con un poco de beicon (panceta ahumada) en tiras.

Puedes dejarme tus dudas y consultas aquí. Aprovecho para invitarte a seguirme en Facebook.

Si haces alguna de las recetas del blog, mándame fotos y dime qué tal te ha parecido. Me encantará conocer tu opinión.

¡Muchas gracias por tu visita!

6 abr. 2015

Vamos con un plato sencillo que cualquier principiante en cocina puede preparar. Se trata de una simple ensalada con berberechos y el punto del sabor lo pone un aderezo especial de hierbabuena.

INGREDIENTES: lechugas al gusto, 1/2 aguacate, 1 lata de berberechos, 30 gramos de pasas, medio limón, 2 hojas de hierbabuena, sal, aceite de oliva y una cucharada de miel.

ELABORACIÓN: limpiar las hojas de lechuga y picarla según apetezca. Pelar el aguacate, partirlo en gajos o en dados y aderezar con un poco de limón para que no se oxide. Poner las pasas, salar y mezclar bien.  Verter los berberechos tras escurrirlos por completo. Lavar las hojas de hierbabuena y en un mortero machacar bien, añadir 4 cucharadas soperas de aceite de oliva y 1 cucharada de miel. Mezclar muy bien y reservar para usar como aderezo cuando sirvamos la ensalada. 

CONSEJOS:
* Las salsas para aderezar las ensaladas pueden ser muy variadas, lo importante es aderezarla una vez esté en la mesa lista para servir.
* Remover bien para que coja el sabor del aderezo.
* Si no les gustan las pasas se pueden sustituir por ciruelas secas troceadas, dátiles e incluso manzana o melón natural.
* Conservar la ensalada en la nevera y la salsa por separado hasta la hora de comer.
* Mejor poner media cucharada de miel, remover, probar y si hiciera falta un toque más dulce, añadir la otra media cucharada de miel.
* Mezclar nuevamente la salsa antes de verterla sobre la ensalada. Se puede remover o dejar que el aderezo le de un toque de sabor según donde haya caído.

Puedes dejarme tus dudas y consultas aquí. Aprovecho para invitarte a seguirme en Facebook y Twitter.

Si haces alguna de las recetas del blog, mándame fotos y dime qué tal te ha parecido. Me encantará conocer tu opinión.

¡Muchas gracias por tu visita!

18 mar. 2015

Este plato no tiene mucha ciencia. El hervido valenciano o bullit es simplemente eso, un hervido de verduras, en este caso. A pesar de lo sencillo que es, debo reconocer que siempre me ha encantado. En el pueblo de mi padre (ya les he contado que es valenciano) me sabía a gloria bendita cuando era pequeña y eso que a los niños no les suelen gustar las verduras.

INGREDIENTES (para 2 personas): 3 zanahorias pequeñas, una patata grande, un puñado de habichuelas (redondas o planas, al gusto) y una cebolla grande, un poco de sal gruesa, una cucharada de aceite de oliva y media de vinagre, agua hasta cubrir las verduras. 

ELABORACIÓN: pelar las verduras, lavarlas bien y partirlas en trozos grandes, la cebolla y las zanahorias por la mitad. Quitar las puntas, los hilos a las habichuelas y lavar. Introducir las verduras en la cacerola atendiendo al grado de dureza, primero las patatas y las zanahorias, seguidas de la cebolla y habichuelas. Cubrir con agua, salar, verter la cuchara de aceite de oliva y la media cuchar de vinagre. Poner al fuego fuerte hasta que rompa a hervir, momento en el que lo pondremos a cocción media y taparemos durante 25-30 minutos. Servir en un plato con un poco del caldo y aderezar si apetece con algo más de aceite y vinagre.

CONSEJOS:
* El hervido básico lleva únicamente habichuelas, patata y cebolla.
* Se puede incorporar alcachofa, zanahoria y/o acelgas.
* Algunas personas lo acompañan de all-i-oli, yo prefiero solo con el caldo de la cocción y como mucho, un poco de aceite de oliva en spray para no excederme.
* Mejor programar 25 minutos de cocción y pinchar con un tenedor las verduras para saber si están hechas, en caso contrario, ampliar el tiempo necesario.
* El vinagre puede ser de vino blanco o tinto, si se prefiere de manzana. De todos modos, aconsejo vinagre de vino para la cocción y a la hora de aderezar en mesa, el que más les guste.
* Resulta preferible quedarse corto en sal que excedernos, pues en mesa podremos salar en nuestro plato. Por contra, si nos pasamos, no habrá manera de mejorarlo.

1 ago. 2014

Estos calabacines están gratinados con queso sin lactosa, por lo que son aptos para que las personas intolerantes a la lactosa que no para las alérgicas. Sencillos y elaborados de una manera muy sana, bajos en calorías.


INGREDIENTES (para 2 personas): un puerro, una zanahoria, 150 gramos de atún en lata al natural, queso sin lactosa para gratinar (unos 30 gramos), agua, laurel, sal, ajo en polvo y una cucharada de aceite de oliva virgen.

ELABORACIÓN EN THERMOMIX: partir los calabacines por la mitad, hacerles unos cortes en el medio de la carne y ponerlos boca abajo (con la piel hacia el techo) en el recipiente varoma, reservar. En el vaso de la Thermomix verter un litro de agua con sal y una hoja de laurel, programar velocidad 1, temperatura varoma, 5 minutos. Transcurrido el tiempo, colocar el recipiente varoma y programar entre 15-20 minutos, misma temperatura y velocidad. Vaciar el agua del vaso, secar bien. Calentar una cucharada de aceite en el vaso y programar 3 minutos, velocidad 1, temperatura varoma. Introducir el puerro bien picado y la zanahoria troceada con un poco de sal y ajo molido, mantener unos 7 minutos, velocidad 1, temperatura varoma.


ELABORACIÓN CLÁSICA: poner agua en un caldero con sal y una hoja de laurel. Cuando el agua comience a hervir, incorporar el cestillo para hacer verduras al vapor (los venden para numerosos calderos según tamaños y dimensiones), encima habremos colocado previamente los calabacines con la piel hacia arriba y la carne hacia abajo con una serie de cortaditas. Mantener aproximadamente unos 15 o 20 minutos. Pinchar en la carne para ver que ya están en su punto. Mientras se están haciendo los calabacines, en otro recipiente o sartén verter una cucharada de aceite de oliva y cuando esté caliente incorporar el puerro bien picado y la zanahoria con un poco de sal y ajo molido, pochar hasta que adquiera el color deseado y apartar.


PROCESO FINAL (común para ambas partes): extraer la carne a los calabacines con cuidado y picarla un poco. Incorporarla al recipiente en el que se encuentre toda la verdura pochada, así como el atún al natural y mezclarlo muy bien. Probar el punto de sal  por si hiciera falta añadir un poco más y volver a mezclar. Rellenar con cuidado los calabacines, que los habremos colocado en una fuente de horno. Como los calabacines ya están casi hechos, solo nos queda meterlos en el horno durante unos 5 minutos a 180 grados para, acto seguido, espolvorear por encima los 30 gramos de queso sin lactosa. Gratinar otros 5 minutos, más o menos, vigilar el tiempo de gratinado porque dependiendo de los hornos se nos podría quemar el queso. 

CONSEJOS:
* A la hora de extraer la carne, lo podemos hacer con una cucharilla de café o con un saca bolas. Se debe hacer con mucho cuidado sin llegar a aproximarnos mucho a la piel del calabacín, a fin de no romperla. Cuando estemos por los bordes, dejar un poco de carne y no quitarla toda para que el relleno no se salga.
* A los 15 minutos de cocción del calabacín, pinchar con un tenedor la piel y si entra con facilidad, ya estará hecho.
* Mejor utilizar una lata al natural de atún, ya que la grasa la aportará el queso.Además, puedes añadir queso en al principio del relleno y al final o en medio y al fina, quedando muy jugoso de esta manera.
* Al gratinar el queso, ojo con el horno para que no se queme. Como siempre les digo, cada horno es un mundo y los tiempos dependen mucho del tipo de horno. De ahí que haya que estar bien pendiente. 
* Si  eres intolerante a la lactosa, usa queso sin lactosa. En el caso de que no tengas problema alguno, emplea el queso que más te agrade.
* Esta receta se puede emplear para rellenar pimientos, tomates, berenjenas, papas (patatas)...


Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook y en Twitter.

¡Muchas gracias por la visita!