6 jun. 2018

Una de las cosas que más me gusta comer es el chocolate. Los dulces con natas, cremas pasteleras, recubrimientos varios me empalagan. Ahora bien, si llevan chocolate pueden tener alguna oportunidad. 😂😂 En estas 12 recetas con chocolate les muestro cómo usar este ingrediente en postres fáciles, tartas, frutas y platos salados.

5 recetas dulces y 1 salada con chocolate

A ver, díganme la verdad, ¿no les agrada nada el chocolate? ¿Saben de alguien a quien no le encante el chocolate? Yo sí. A lo largo de mi vida he conocido personas a las que no les entusiasmaba. Eso sí, me sobran dedos de la mano para contarlas. En contraposición, la mayoría de la gente lo adora.

Recetas variadas con chocolate y sin lactosa

Origen del chocolate

Cuenta la historia que los mayas y los aztecas disfrutaban del chocolate líquido, una bebida amarga obtenida de las semillas del cacao, mezclada con hierbas variadas y especias, y que incluso pudiera ser que su consumo como bebida se remonte a más de tres mil años. Además, los aztecas creían que las semillas de cacao eran la personificación del dios de la Sabiduría y los mayas usaban dichas semillas como monedas.

Tras la conquista, las semillas de cacao llegan a Europa y el chocolate líquido adquieren popularidad a partir del siglo XVII. Por ejemplo, en España se endulza y se le incorpora canela para mayor aceptación social. Si bien, lo que hoy en día se vende como chocolate, la combinación de azúcar con cacao, varía mucho de ese primigenio líquido amargo.

En el siglo XVIII el británico Storrs se propone crear chocolate en estado sólido, aunque ya lo habían intentado en el siglo anterior. En 1832 el aprendiz de cocina austriaco Shacher crea un bizcocho cubierto de chocolate; postre que pasó a conocerse como tarta Shacher. A mediados del siglo XVIII el chocolate ya forma parte consolidada de los ingredientes de las tartas y se extiende al resto de Europa un siglo después.

El ingeniero suizo Lindt inventó una máquina aproximadamente en 1880. Este aparato permitía por, primera vez en la historia, moler el cacao en las condiciones necesarias para que su textura fuera más suave y con un sabor más agradable. Gracias a este descubrimiento pudo crear las famosas tabletas de chocolate. 

A principios del siglo XX se le consideraba un alimento básico hasta el punto de formar parte indispensable de las raciones de los soldados y llegó a venderse como medicamento en las farmacias. En esa época aparecen los primeros dulces de chocolate propios de las confiterías, tales como bombones o tabletas.

12 recetas con chocolate

Únicamente tienen que pinchar sobre el nombre de la receta y podrán ir al desarrollo completo, con los ingredientes, trucos, consejos y forma de elaboración de cada plato.
  1. Conejo al chocolate, una manera de darle un punto de sabor muy interesante a los platos salados.
    Receta de conejo en salsa con chocolate
  2. Tarta brownie con nata y sin lactosa. Únicamente hay que preparar varias planchas de brownie y poner nata (en este caso, sin lactosa) e ir montando una sobre otra.
    Receta fácil de tarta brownie sin lactosa
  3. Brownie con nueces y sin lactosa. Un clásico con el que disfruta la mayoría de la gente. Conozco a pocos a los que no les agrade un rico brownie.
    Receta deliciosa de brownie clásico de chocolate con nueces y sin lactosa
  4. Brownie de chocolate en microondas. Este postre nos puede sacar de un aprieto cuando tenemos visitas y no hemos preparado nada dulce, pues se hace en minutos.
    Receta fácil de brownie de chocolate en microondas y sin lactosa
  5. Cupcakes de chocolate y naranja aptos para intolerantes a la lactosa. Estos cupcakes tienen un punto de sabor muy interesante y el frosting queda bien rico.
    Receta de cupcakes de naranja y chocolate aptos para intolerantes a la lactosa
  6. Cupcakes de chocolate y limón aptos para intolerantes a la lactosa. Al igual que los de naranja, el cítrico les aporta frescor y suavidad.
    Receta de cupcakes de limón y chocolate sin lactosa
  7. Cupcakes de chocolate y menta sin lactosa. Una combinación de ingredientes deliciosa, claro, si les gusta la menta. 
    Receta de cupcakes de menta y chocolate con frosting de nata sin lactosa y bombones caseros
  8. Tarta Shacher, rica y fácil de hacer. Además, está adaptada para que aquellos que son intolerantes y alérgicos a la lactosa para que puedan disfrutar de esta maravilla.
    Receta fácil de la clásica tarta Sacher adaptada a los intolerantes a lactosa
  9. Tarta de chocolate con arándanos adaptada a los intolerantes a la lactosa, a los alérgicos al huevo y con una textura muy interesante, similar al puding.
    Receta fácil de chocolate con arándanos sin huevos ni lactosa
  10. Bombones de chocolate caseros, muy fáciles de hacer y mucho más sanos que los industriales que solemos comprar.  
    Receta casera de bombones de chocolate rellenos y sin lactosa
  11. Fresas con chocolate y gelatina de fresas para conseguir que los más peques de la casa disfruten comiendo frutas y nos pidan más.
    Receta fácil de fresas bañadas de chocolate y gelatina natural de fresas
  12. Mousse de chocolate negro que se hace enseguida y queda riquísimo. Eso sí, mejor prepararlo unas horas antes de consumirlo para que se enfríe bien.
    Receta fácil y deliciosa de mousse de chocolate negro sin lactosa

23 may. 2018

Parece ser que la primavera empieza a hacerse notar y el frío está dando paso a los tan deseados, por algunos, rayos de sol. En breve estaremos en verano y muchos de ustedes, de vacaciones. ¿Qué sucede? Que nos gustaría poder lucir tipín en la playa o en la piscina. Por eso hoy me he propuesto ofrecerles la posibilidad de hacer una receta de cena fácil y con pocas calorías.

Receta para una cena fácil con rollitos de jamón cocido y dip de zanahorias

Ya sabemos que dejar de cenar para bajar de peso suele ser un error muy extendido a la par que practicado. Claro que después el efecto rebote resulta espectacular. No hace falta hacer eso. Existen multitud de platos bien ricos y saludables que nos ayudan a mantener la línea e incluso bajar de peso; como es el caso de la receta de hoy, estos deliciosos rollitos de jamón cocido rellenos de dip de zanahorias. 

Los que llevan años siguiendo el blog recordarán que soy intolerante a la lactosa (que no alérgica) y a determinadas especias; por lo que debo leer detenidamente las etiquetas de los productos que compro. Al final toca hacer un cursillo para saber cómo comprar. 😂😂😂

El otro día, la hija de una compañera de trabajo de mi marido invitó a una amiga a ver el concurso de Eurovisión en la casa. La niña invitada es alérgica a la lactosa, por lo que Macarena estuvo mirando qué les podía preparar para cenar y que la amiga de su hija no tuviera problemas. ¡Tremendo susto se llevó! Las salchichas que les puso contenían lactosa y la pobre mujer no tenía ni idea.

Vaya, hoy estoy parlanchina y me he liado a contar experiencias, dejando de lado la receta. Vamos allá con estos rollitos de jamón con dip de zanahorias que les comenté al principio. Les aseguro que son muy fáciles de hacer y quedan bien ricos. Además, el relleno lo pueden preparar con antelación y al llegar por la tarde del trabajo solo les quedará abrir el paquete de jamón y rellenar. En esta ocasión usé jamón cocido braseado en lonchas que le da un punto de sabor muy interesante, además de ser sin lactosa ni especias.

Ingredientes para los rollitos de jamón cocido con vegetales

  • 16 lonchas de jamón cocido.
  • 225 gramos de zanahorias.
  • Aceite de oliva virgen.
  • 150 gramos de pavo.
  • 50 gramos de puerro.
  • 1 yogur sin lactosa.
  • 1 puerro.
  • Agua.
  • Sal.
Ingredientes necesarios para hacer rollitos de jamón cocido rellenos de dip de zanahorias sin lactosa

Elaboración de unos rollitos light de jamón rellenos de dip de zanahorias sin lactosa

  • Poner agua y sal en un recipiente adaptado para cocinar al vapor. 
  • Mientras, lavar el puerro y la zanahoria; pelar la zanahoria y cortarla en rodajas de 1,5-2 centímetros; cortar el puerro toscamente.
  • En cuanto el agua haya hervido, introducir en el cestillo (para cocinar al vapor) las verduras y mantener en el fuego durante unos 20-25 minutos, hasta que el tenedor entre con facilidad y vean que las zanahorias están tiernas.
  • Transcurrido el tiempo de cocción, sacar las verduras del cestillo y disponer en un plato para que se vayan enfriando.
  • Triturar las nueces de manera que queden bien picaditas, no como harina.
  • Una vez atemperadas las verduras, introducir en un vaso de mezclar (lo que ustedes usen para hacer purés, cremas y demás) junto con el yogur. 
  • Triturar hasta que adquiera la consistencia propia de los dips (una salsa o crema untable) y probar para ver si hay que rectificar el punto de sal.
  • Verter un poco de aceite de oliva virgen extra y triturar nuevamente.
  • Vaciar la mezcla en un recipiente y comenzar a rellenar las lonchas de pavo.
  • Enrollar las lonchas con mucho cuidado para que no se rompan ni se salga el relleno. ¡Y listo para comer!

Consejos y trucos para que los rollitos de jamón cocido queden en su punto

  • El tiempo de cocción de las verduras es aproximado porque esto dependerá del tamaño de los trozos de zanahoria.
  • Aquellas personas que no tengan recipientes de cocina para hacer comida al vapor, una alternativa para hacer estas verduras es poner encima del caldero un colador grande que se adapte al ancho de este y se mantenga fijo apoyado en el borde. Ahí, en el colador, podrán colocar la zanahoria y el puerro. 
  • Los agujeros del colador deben ser pequeños y preferiblemente metálico. 
  • Cuando se hacen zanahorias al vapor estas pueden estar hechas incluso en 5 minutos. ¿De qué de pende el tiempo de cocción? Del tamaño de los trozos (grosor), de si van a ser consumidas o si van a triturarlas. Para las trituradas, mejor bien tiernas a fin de facilitar la labor. Cuando las hagan al vapor para acompañar un plato, mejor pinchar y que queden una pizca duritas.
  • Los rollitos de jamón y pavo son muy versátiles, pueden rellenarse de muchas cosas, como por ejemplo esta otra receta que los hice con palitos de surimi y piña.
  • Si no les agradan los dips de verduras, pueden optar por preparar una crema con queso. Este tipo de rollitos son muy típicos, pero más calóricos.
  • En el caso de querer variar y moverse dentro de cenas light, una idea de rollitos sería cortar en bastoncillos las verduras, asarlas o hacerlas al vapor y rociar con salsa de yogur.
  • Si son alérgicos a la lactosa o vegetarianos, mejor hacer láminas de verduras (de berenjenas y calabacín) y rellenar, pero cambiando el yogur sin lactosa por uno de soja, por ejemplo, o el sustituto lácteo que ustedes empleen. 
  • Para darle un punto de sabor, aderezar con hierbas al gusto o especias picantes (pimienta, pimentón, curry...). Las especias picantes yo no las empleo en mis recetas, porque como ya saben, no las puedo consumir.
Deliciosa receta de rollitos de jamón cocido rellenos de dip de zanahorias apto para intolerantes a la lactosa

9 may. 2018

¿Qué les parece un arroz amarillo con verduras, mejillones y gambas para comer? Queda bien rico y es muy fácil de preparar. Los ingredientes se pueden variar al gusto del consumidor, tanto las verduras como el marisco, por si hubiera alergias o intolerancias de algún comensal en vuestra casa.

Arroz amarillo con verduras, mejillones y gambas

En casa nos encanta el arroz, ya sea blanco, en caldero, paella... Como acompañamiento de cualquier carne o pescado e incluso solo, sin nada más que unos dientes de ajo picados y dorados para darle un punto de sabor.

Ingredientes para el arroz amarillo con verduras, gambas y mejillones

  • 1 manojo de espárragos. 
  • 1 calabacín grande. 
  • 3 zanahorias medianas. 
  • 1 cebolla pequeña. 
  • 100 gramos de mejillones limpios, sin concha ni barbas.
  • 100 gramos de gambas peladas y limpias, sin la tripa ni la cáscara. 
  • 33-35 gramos de arroz por comensal en crudo.
  • Caldo.
  • Unas hebras de azafrán.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

Pasos a seguir para cocinar el arroz amarillo

  1. Lavar, pelar y picar las verduras bien pequeñas, salvo los espárragos. Estos deben partirse en trozos de unos 3-4 centímetros de largo, aproximadamente.
  2. Cocinar en aceite de oliva la cebolla junto con las zanahorias hasta que la cebolla adquiera un color dorado.
  3. Mientras, calentar el caldo en un recipiente junto con las hebras de azafrán y reservar tibio.
  4. Incorporar el calabacín y los espárragos a la cebolla y la zanahoria, y cocinar unos 5 minutos más todas las verduras juntas. 
  5. Verter el caldo en la olla en la que estén las verduras. 
  6. Salar al gusto, si hiciera falta, y añadir el arroz. Tengan en cuenta el arroz empleado porque hay algunos que es mejor dorarlos antes. Al final del artículo (en trucos y consejos) dejo un enlace para que sepan pasos a seguir con cada tipo de arroz.
  7. Mantener al fuego según indicaciones del paquete de arroz.
  8. Cuando falten unos 5 minutos para apartar el arroz, añadir los mejillones y las gambas.
  9. Transcurrido el tiempo, apartar y servir.

Cómo conseguir que el arroz te quede en su punto: consejos y trucos varios

  • Es muy importante limpiar bien los mejillones y quitarles las barbas y pelar las gambas, así como eliminar la tripita que tiene con un palillo, por ejemplo.
  • OJO: no he puesto la cantidad de arroz ni de caldo para que libremente empleen redondo o grano largo. Para consultar los tiempos de cocción y cantidad de agua o caldo, pinchar aquí.
  • De todas formas, en esta ocasión fuimos dos comensales y, como mi marido suele consumir más de 100 gramos de arroz cocinado (en crudo 33-35 gramos), cociné 140 gramos de arroz crudo. 
  • En el caso de no poder tomar marisco, sustituirlo por tacos de carne de cerdo dorada previamente y sellada. Queda muy rico.
  • Por favor, no tiren las cabezas y las cáscaras de gambas. Si son frescas, congelar para cuando quieran preparar un buen caldo. En el caso de tratarse de gambas congeladas, aprovechar para hacer el caldo en ese momento y luego congelarlo.
  • Como verduras alternativas: sofrito de tomate y cebolla con berenjena y setas o champiñones, por ejemplo. Aquí la imaginación es la reina.
  • Si se prefiere, se puede dorar inicialmente el marisco en la olla en la que se hagan las verduras y el arroz. En este caso, incorporar cuando resten 2 minutos para apartar el arroz.
  • En el caso de no tener caldo, emplear agua y una pastilla de caldo para darle un punto de sabor.
  • Es aconsejable cocinar con caldo de pescado o de verduras para que el arroz quede más sabroso. Por eso, siempre es bueno guardar el caldo sobrante de los purés o guisos de verduras, así como de los guisos de pescado. No será igual que un fumet, pero siempre será mejor que solo agua.
  • Cocinar el arroz a fuego medio sin que el agua deje de hervir.
  • Siempre es mejor apartar el arroz 1 minuto antes de lo indicado en el paquete, pero siempre es mejor probarlo antes de quitarlo del fuego.
Arroz amarillo con verduras variadas, gambas peladas y mejillones sin concha

¡Muchas gracias por la visita!