4 dic. 2018

Una de las cosas que más disfrutamos en los viajes son los momentos de relax sentados delante de un rico plato. Para nosotros fue una auténtica sorpresa la escapada a Cáceres, no solo por el entorno, que es maravilloso, sino porque degustamos un delicioso cochinillo asado. Nunca se nos hubiera pasado por la cabeza que en Cáceres lo hacían tan rico.

El cochinillo asado, una delicia de la gastronomía española

Dónde comer cochinillo asado en Cáceres

Tras una mañana de paseo, descubriendo esta hermosa ciudad española, nos dieron las tres de la tarde y no habíamos comido aún. Nos sentamos en un banco de la plaza de San Juan a mirar en el móvil a dónde podíamos ir. Finalmente decidimos preguntarle a un señor que pasó por allí. Amablemente nos indicó que podríamos disfrutar de un delicioso cochinillo asado en restaurante la Fusa y que estaba a pocos metros de donde nos encontrábamos. El restaurante está a 4 minutos de la plaza Mayor y cerca de la iglesia de San Juan Bautista, nosotros no lo habíamos visto y pasamos por delante. ¡Qué despistados! 😰

Como nos encontrábamos a dos pasos, 2 minutos caminando desde la plaza, allí que fuimos. ¡Qué maravilla de cochinillo! Con esa piel crujiente, una carne jugosísima; se me hace la boca agua nada más recordarlo. Nos trataron fenomenal y tuvieron en cuenta mis problemas y alergias alimenticias. Eso sí, nos indicaron que si los hubiéramos avisado con más tiempo, llamándolos, nos habrían podido ofrecer más platos. De esta manera, da gusto salir de viaje, con la tranquilidad que da comer en un restaurante que tiene en cuenta las circunstancias alimenticias personales y que no te pone  pegas por ello.

¿Cómo preparar cochinillo asado?

El cochinillo asado forma parte de la tradición culinaria de la gastronomía española. En zonas como Segovia es muy típico, tanto que esta manera de prepararlo también es conocida como cochinillo a la segoviana. Si bien, no es el único lugar donde se prepara habitualmente. En Cáceres también existe tradición de cochinillos asados y hasta han llegado a publicarse artículos sobre cuál es el mejor en esta zona de España, cosa que yo desconocía hasta que tuve el placer de degustarlo, como les comenté al principio.

El cochinillo no debe superar las tres semanas y pesar entre 3,5 a 6 kg para cocinarlos de esta manera. El cochinillo asado es un plato que en España se consume bastante en Navidad, en estas fiestas tan señaladas que están a la vuelta de la esquina. Así, es normal verlos a la venta en las carnicerías, mercados y grandes superficies. Igualmente, es un animal muy consumido en países tales como Argentina, Cuba, Uruguay, Puerto Rico, Brasil, Italia y Portugal, entre otros.

A continuación te explico cómo hacer cochinillo asado en casa, incluyendo la tradicional en primer lugar:
  1. Únicamente hace falta 1 cochinillo abierto por el espinazo, manteca, sal gorda y agua. Precalentar el horno a 180º durante unos 10 minutos. Poner el cochinillo en una bandeja de barro con un dedo de agua (para que se hidrate y quede más jugoso durante el asado) o en una rejilla con bandeja debajo; salar y dejar la piel hacia la bandeja, que no se vea. Cocinar a 180º alrededor de 1 hora y 30 minutos. Dar la vuelta, con la piel hacia arriba, cuando la carne del muslo esté tierna. Cubrir las orejas y el rabito con aluminio para que no se quemen. Pintar la piel con un poco de manteca para que la piel se quede crujiente, pues la manteca es conductora del calor. Si queda poca agua en el recipiente, añadir e introducir nuevamente en el horno unos 45 minutos. Los tiempos de horneado siempre dependen, puesto que cada horno es un mundo y estoy hay que tenerlo muy en cuenta. El punto exacto de la piel estará cuando al tocarla cruja y se rompa. Ojo: la piel no debe estar en contacto con el agua.
  2. Otra manera de cocinarlo, no tan tradicional como la anterior, es poner en el fondo del recipiente el agua con alguna hierba aromática, como laurel, romero o tomillo, por ejemplo, y proceder de la misma manera.
  3.  Una variante interesante sería entero, sin abrir por el espinado. Cocinarlo (con las orejas y el rabillo cubiertos con papel de aluminio desde el principio) a unos 150º  la primera hora. Sacar y con una brocha ponerle manteca. Introducir nuevamente en el horno a 180º durante 30 minutos. Dar la vuelta, embadurnar con manteca y mantener unos 20-30 minutos más hasta que la piel esté crujiente.
  4. Elaborar de la misma forma que el anterior o escoger la cocción primera y añadir no solo hierbas aromáticas, sino también unos dientes de ajos enteros, con su piel y golpeados (dientes de ajo en camisa).

Trucos para hacer cochinillo asado en casa  

  • Para que la piel no se pegue a la cazuela de barro o a la rejilla, poner unos palos de madera de árbol como laurel, por ejemplo, o un poco de papel de horno.
  • Que no pese más de 5,5 kilos.
  • Tapar las orejas, el rabo y las pezuñas con aluminio para que no se quemen.
  • Que el agua nunca esté en contacto con la piel para que esta no se ablande, puesto que no lograrían una piel crujiente.
  • Incluso cuando lo saquen del horno, es aconsejable servir la salsa aparte. 
  • Suele tardar entre 2 y 3 horas en hacerse, esto dependerá del horno y del tamaño del cochinillo.
  • En algunos hornos es necesario cocinarlo la última hora a 200º para que la piel se dore.
  • Vigilar si el agua se evapora y reponerla.
Cochinillo asado en restaurante la Fusa, Cáceres

Características nutricionales

El cochinillo es el cerdo pequeñito que aún toma leche materna, es decir, el lechón o cochinillo lechal, la cría del cerdo. Curiosamente, este animal posee un alto contenido en agua, aspecto a tener en cuenta si queremos llevar una dieta equilibrada; además de tener valores semejantes a los de un cerdo adulto en lo que a proteína se refiere, pero menor contenido en grasas.

En contra de lo que habitualmente suele pensarse, el consumo de 100 gramos de cochinillo o lechón asado aporta unas 175 calorías. Su consumo aporta fósforo, vitamina B12, selenio, hierro, cinc, potasio, mayor proporción de grasas monoinsaturadas (necesarias para el organismo) y grasas poliinsaturadas (consideradas grasas saludables).

El cochinillo está catalogado como animal de carne blanca. Esto quiere decir que dentro de la dieta mediterránea forma parte de aquellas carnes más recomendadas para su consumo semanal debido a sus propiedades, en contraposición a las carnes rojas, consideradas menos saludables. Además, los cochinillo no deben recibir medicación, aspecto necesario para cumplir con su estándar de calidad.

27 nov. 2018

Sí, ya estoy con recetas navideñas y es que, tal y como adelanté en Instagram, este fin de semana pasado hice galletas de Navidad decoradas. ¿Por qué me dio por hacerlas? Por la familia, para llevárselas a mi hermano y mi cuñada que en breve nos harán tíos, así que estamos muy ilusionados y todo mimo para ellos es poco 😄😄


Galletas de Navidad sin lactosa decoradas con glasa de colores

Estas galletas llevan menos cantidad de mantequilla para no pasarme en grasas que hay que cuidar a la mami. Igualmente, la glasa es mucho más ligera que tampoco quiero que por mi culpa le de diabetes gestacional. De todas formas, aunque en los ingredientes pondré los usados en esta ocasión, al final del artículo indicaré las cantidades habituales para quien quiera ponerle la mantequilla que realmente lleva, sin adaptarla.

Antes de ir a la receta me gustaría invitarte al proyecto Recetas de Navidad. Simplemente se trata de que publiques en tu blog una o dos recetas entre el 20 de noviembre (no importa que sea de esa fecha) y el 19 de diciembre, para que me de tiempo de redactar los artículos con todas las recetas de Navidad que participen.

En ese artículo hay que incluir la siguiente imagen (enlazada a Comer especial) y nombrar que participas en el proyecto de recetas navideñas del blog Comer especial (enlazando al blog). Una vez publiques la receta, me remites el enlace a este correo crbm2003@gmail.com ¿Cuento contigo?

Ingredientes necesarios para hacer galletas de Navidad y su glasa

Ingredientes para galletas de Navidad decoradas

  • 400 g de harina normal.
  • 200 g de azúcar glasé.
  • 100 g de mantequilla sin lactosa.
  • 1/2 cucharita pequeña de sal fina, 2-3 g.
  • 1 cuchara de levadura, 15 g.
  • 1 huevo grande.
  • 1 cucharada de agua de azahar, 15 ml.

Ingredientes para la glasa

  • 300 g de azúcar glasé.
  • 60 ml de agua.
  • 2 clara de huevo pasteurizada.
  • Colorantes alimenticios en gel.
Ingredientes necesarios para hacer la masa de galletas navideñas

Cómo preparar unas ricas galletas de Navidad

  1. Poner en un recipiente la harina con la sal y la levadura, mezclar bien y reservar. 
  2. Batir bien la mantequilla sin lactosa en punto de pomada con el azúcar glasé, seguir mezclando hasta obtener una crema.
  3. Incorporar el huevo a la crema y batir hasta que se integre bien.
  4. Unir poco a poco la harina reservada con el resto de ingredientes a la crema y unir muy bien hasta que estén todos mezclados.
  5. En el momento de integrar harina con el huevo incorporar la chucharada de agua de azahar, justo a la mitad del proceso.
  6. La masa queda un poco frágil, por lo que es aconsejable enharinar la mesa de trabajo y mover bien hasta formar una bola unificada.
  7. Partir la masa en dos porciones y colocar cada una sobre papel de hornear.
  8. Cubrir cada bola con papel de hornear para estirar la masa y que así no se pegue el rodillo.
  9. Una vez estiraras las masas (cuando tenga un grosor de medio centímetro o un poco menos) de manera uniforme, introducir tal cual en la nevera y dejar unas 2-3 horas.
  10. Preparar una bandeja con papel de cocinar al horno. 
  11. Sacar las masas de la nevera y cortar con los moldes navideños e ir colocando en la bandeja de hornear.
  12. Las figuras deben ir a la bandeja con una separación prudencial para que al hornearlas no se peguen entre sí.
  13. Precalentar el horno a 180º.
  14. Poner la bandeja en el horno y cocinar a 180º unos 10-12 minutos aproximadamente, esto dependerá de cada horno y del tamaño de las galletas navideñas.
  15. Sacar y dejar unos 8-10 minutos en la bandeja. Luego colocarlas sobre una rejilla y que se enfríen, para seguidamente proceder a decorarlas.
  16. Preparar mientras tanto la glasa, mezclando el azúcar con la clara y el agua. Debe quedar como una pasta de dientes bien blanca y que no caiga muy lentamente de las varillas de mezclar. 
  17. Separar en los recipientes necesarios para realizar las coloraciones deseadas. Yo dejé parte blanca y luego teñí de negro, rojo y verde.
  18. Comenzar a disfrutar y a pintar las galletas al gusto.

Receta de galletas navideñas sin lactosa decoradas









Consejos y trucos para que las galletas de Navidad queden en su punto

  • Tamizar significa pasar la harina y el azúcar por un colador de agujero pequeño o tamiz para eliminar las partes finas de las gruesas. Todo aquello que quede en el tamiz por su grosor debe ser eliminado si no es posible deshacerlo con los dedos o una cuchara para seguir incorporándolo. 
  • En el momento de hacer la mezcla del azúcar con la mantequilla pueden emplear una paleta, pero se integra más fácilmente haciéndolo en mezcladora automática del tipo que suelan emplear ustedes en repostería.
  • Si no tienen huevo grande, XL, puede poner 1 huevo mediano más 1 yema. 
  • Como la masa está fría, en el momento de cortarla se suele quedar en el cortador, por lo que nos permite llevarla a la bandeja directamente.
  • Sacar solo una masa de la nevera y cortar. Una vez terminemos con una de las masas, sacar la otra de la nevera. Así se mantendrán con la temperatura adecuada y la consistencia deseada.
  • Aprovechar los restos tras cortar las figuras, unirlos y volver a emplearlos para seguir cortando galletas.
  • Con las cantidades que les indiqué al principio salen unas 40-45 galletas, esto dependerá de los moldes empleados y sus tamaños. Si son muy grandes, obtendrán menos galletas.
  • Al ser muchas galletas deberán cocinarse en bandejas diferentes. Aquí pueden optar por cocinarlas al mismo tiempo a sabiendas de que la bandeja de la parte inferior tardará un poco más o introducir las bandejas en el horno separadas. En este último caso, ojo con la temperatura; al estar caliente el horno, la segunda bandeja suele necesitar menos tiempo de horneado.
  • El momento justo para sacar las galletas es cuando vean que los bordes se han puesto un poco dorados, no quemados ni muy tostados. Por lo que es aconsejable mirar las galletas cuando lleven 8-10 minutos de horneado para ver cómo están esos bordes.
  • Si las galletas son grandes necesitarán más tiempo de horneado (unos 15-16 minutos) y si son más pequeñas, menos tiempo (unos 7-8 minutos).
  • La receta base con la cantidad exacta de mantequilla sería 400 gramos de harina, 200 de mantequilla, 200 de azúcar y el resto de ingredientes igual. Yo opté por menos mantequilla porque no me gusta que sepan mucho a mantequilla, de ahí que la masa quede un poco más suelta. Si bien, siempre se puede añadir  algo de aceite de oliva, pero con las cantidades que les indiqué al principio salen perfectas, sin problema alguno. 
  • Las personas que no son intolerantes a la lactosa, pueden emplear mantequilla normal.
  • La cucharada de agua de azahar es opcional, incluso pueden cambiarla por canela, vainilla, jengibre, etc.
  • Si las especias a añadir son en polvo, integrarlas a la harina en el paso 1.
  • Un chorro de leche (sin lactosa, con lactosa, de arroz, de soja...) suele ayudar a que la masa se integre mejor. El momento óptimo para incorporar esta leche es a mitad de la mezcla de harina con el huevo.
  • Si tienen Thermomix, pueden seguir todos los pasos de la misma forma. Eso sí, al integrar la harina con la crema del huevo y mantequilla deben ponerla a velocidad 6.
  • A la hora de preparar la glasa para el decorado es muy importante separar una parte al principio, cuando está bien consistente, y colocar en recipientes diferentes para darles el color deseado y que sirva para bordear la silueta de las galletas.Yo no lo hice en esta ocasión.
  •  La forma de proceder anteriormente descrita ayuda a que la glasa que se añada en el interior no se desborde. 
  • Ojo, realizar la mezcla de colores de la glasa rápido y guardar en la manga pastelera para que no se seque la glasa,restante.
  • Los ingredientes de la glasa se debe mezclar sin añadir mucho aire para que sea fácil manejar las mangas. Si la preparan en máquina, usar la velocidad menor y esperar a que adquiera una consistencia bien blanca.
  • Si usan máquina a velocidad mínima para preparar la glasa, esta estará en unos 5-7 minutos, aproximadamente.
  • Ojo, el agua a incorporar a la glasa que sea de consumo, preferiblemente embotellada, no del chorro, para que no adquiera sabor a cloro.
  • Yo he empleado clara de huevo pasteurizado en la glasa, pero no queda con la consistencia deseada. Es mejor el polvo de merengue. Esta vez no encontré, por lo que no podía arriesgarme con clara normal. Como ya les comenté al principio, estas galletas eran un obsequio para mi hermano y mi cuñada que está embarazada. Así que mejor que todo esté cocinado para cuidar al pequeñín y la mami.
  • Verán que la cantidad de glasa que hay en las galletas es menor. Tampoco me la quise jugar con el tema de la diabetes gestacional. Quizá preocupaciones tontas por mi parte, porque no la tiene, pero me sentía más cómoda. 
  • En esta ocasión, al ser menos la cantidad de glasa, las decoré con pincel fino, no con manga. Así pude controlar mejor la capa añadida o por lo menos me resultó más práctico a mí y se desbordó muy poco.
  • La consistencia de la glasa varía por lo que les voy a explicar un par de trucos para obtener la consistencia deseada: si la quieren un poco más dura para los bordes, sacar del recipiente de mezcla e ir incorporando azúcar glasé en polvo y remover con cuidado, verán cómo espesa. Si la quieren más líquida, esperar a darle el color deseado y luego pueden añadir un poco de agua o de limón y así lograrán que sea más fluida.
  • En la glasa es mejor usar colorante en gel o en polvo para que no pierda consistencia y porque suelen ser colores más concentrados.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita a Comer especial!

20 nov. 2018

El ingrediente principal de la receta de hoy es el pez gallo, en concreto se trata de unos gallos cocinados al horno. Una propuesta healthy para alguna de las comidas o cenas de Navidad con un precio muy económico. Al final de la receta les propongo un menú sano para los que se quieren cuidar en las fiestas que están a la vuelta de la esquina y un pecado dulce, por si se quieren dar una alegría. 😃😋


Receta de gallo al horno

Lo más seguro es que al leer el título muchos hayan pensado en el gallo como ave y no como pescado. Ese ave que en los relatos es conocido por despertar con su canto. Digo en los relatos porque aquellas personas nacidas en la urbe rara vez han disfrutado en vivo y en directo del sonido emitido por dicho animal. Ahora bien, en el mar también una variedad de pez denominado gallo y en las aguas de Canarias abunda, por lo que se encuentra con facilidad en las pescaderías. Eso sí, para mí son bastante feos, ¿no?

Breves características y propiedades del pez gallo

El pez gallo (Lepidorhombus whiffiagonis) se caracteriza por tener un cuerpo plano y traslúcido. En la mandíbula inferior posee una espina mayor que en la superior. Sus ojos se localizan en el lado izquierdo, separados por una especie de cresta longitudinal. Pescado de agua salada cuyas medidas oscilan entre 20 y los 60 centímetros, y pueden llegar a pesar hasta 1,5 kg.

Aunque puede pescarse durante todo el año en el mar Mediterráneo occidental y en el  océano Atlántico, en concreto en el Atlántico nororiental (desde el Sáhara Ocidental hasta Islandia), sus mejores meses son abril y mayo. Su nombre varía según las diferentes comunidades de España, conociéndose como ojito en Cantabria; bruixa en Baleares y Cataluña; itxas oillarra en el País Vasco; rapante de manchas en Galicia.

Este pez blanco se caracteriza por su bajo contenido graso, solo 2 gramos por cada 100 gramos consumidos. Esto se mantendrá mientras no se frían, forma más extendida de cocinado. Con bajo aporte calórico (unas 81 calorías) siempre que sea guisado, asado u horneado, y además no contiene hidratos. En comparación con otras especies, sus cantidades en minerales no son muy elevadas, aún así, destaca la presencia de magnesio, yodo, fósforo y potasio. Rico en vitamina B3, B4, B6 y B9.

Ingredientes para hacer gallos al horno para 2 personas

  • 5-6 gallos pequeños limpios.
  • 3 dientes de ajo.
  • 4 ramas de perejil picado.
  • Sal gruesa.
  • Aceite de oliva virgen.

Cómo hacer gallo al el horno

  1. Precalentar el horno a 180º, calor arriba y abajo.
  2. Preparar una bandeja de horno para disponer los gallos sobre ella.
  3. En un mortero poner los dientes de ajo, la sal y el perejil. Machacar hasta formar una pasta.
  4. Añadir un poco de aceite de oliva al majado (muy poco, como media cucharada sopera) y remover para integrarlo todo.
  5. Salar los gallos por ambos lados.
  6. Con la pasta, embadurnar por ambos lados los gallos.
  7. Introducir en el horno y cocinar unos 8 minutos, aproximadamente.  
  8. Acompañar de ensalada, verduras a la plancha, arroz, patatas, de lo que más les apetezca.

Consejos y trucos para que los gallos queden en su punto

  • Cuidar el tiempo para que no se pasen. Estarán en su punto cuando cambie el color de la carne y esta quede tersa.
  • Otra manera de cocinarlos es enharinados y fritos en abundante aceite.
  • Esta receta es bien sencilla, por lo que solo hay que estar pendientes de no excederse en el horneado. Los más pequeños estarán en 4-6 minutos, los más grandes (los de 60 centímetros) necesitarán unos 15-20 minutos, dependiendo del peso.
  • Si consiguen comprar uno grande, una manera estupenda de hacerlo es con una cama de patatas y verduras (tomates, cebolla, zanahorias...) en rodajas muy finas con un chorro de aceite de oliva, sal, alguna hierba aromática. Cocinar las verduras 10 minutos, añadir el pescado aderezado al gusto (sal, aceite, pimienta, etc.) y mantener en el horno a 180º unos 15-18 minutos. 
  • En el caso de hacerlo como les expliqué antes, pero sin patatas, hornear directamente las verduras con el pescado los 15-18 minutos.
  • Si no les agrada el ajo, simplemente hornear y luego pueden añadirle un chorro de limón al pescado.  
  • A la hora de comprarlo es muy importante que el pescadero lo descame y limpie muy bien. A mí me lo dejaron con todas las tripas y tuve que limpiarlo. 
Con esta receta de gallo al horno y el menú sano para Navidad participo en el recopilatorio de mi buena amiga Ana, del blog El rincón de Ana, manualidades y recetas. Este es el segundo año que lo organiza y no podía faltar. El reto consiste en preparar algo para las fiestas navideñas, manualidades o recetas. Espero que a Ana y a todos ustedes les agrade la receta y el menú propuesto. Para más información, solo tienen que pinchar en la foto que les pongo a continuación.   


Menú sano para Navidad

Entrante 

Para ir abriendo boca, ¿qué tal esta ensalada tibia de salmón con gulas y gambas?

Plato principal

La receta de hoy, los gallos al horno acompañados de verduras o lo que más les apetezca.

Receta de gallo al horno, unos sabrosos pescados

Postre healthy


Postre Navideño

Como no puede faltar la tentación navideña, roscos de anís caseros sin lactosa.