18 dic. 2018

Este año 2018 le he propuesto a mis amigos blogueros y blogueras participar en un proyecto de recetas de Navidad para publicar varias opciones de menús navideños. ¿Con qué finalidad? Con la de ofrecerles a ustedes, queridos lectores y lectoras, multitud de ideas y así facilitarles el trabajo con estas 20 recetas.


No encontré mejor manera de celebrar estas fechas que con la unión de todos aquellos blogueros y blogueras que se apuntaron a este proyecto de recetas de Navidad. Mi agradecimiento no solo a ustedes por estar ahí, sino también a todas las personas que forman parte de este mundo bloguero por tantos años de amistad a través de las redes. Al final somos como una familia que nos reunimos virtualmente en este artículo que con tanto cariño les traigo.
Por todo ello, desde Comer especial todos los que hemos colaborado en este artículo y el próximo (que publicaré en unos días) queremos desearles unas felices fiestasque todo lo bueno les acompañe ahora y siempre.

Ideas de menús navideños sencillos y sabrosos

Indudablemente, no a todo el mundo le gusta la carne o el pescado. Seguro que en estos cuatro menús que les propongo a continuación habrá algún plato que les agrade. Únicamente tienen que hacer la combinación que más les apetezca: un entrante del menú 1, una carne del menú 2 y un postre del menú 4, por ejemplo. Ya saben que para ver el paso a paso de cada receta, así como los trucos y consejos, solo tienen que pinchar sobre el nombre de la receta que aparece subrayado en color azul.

Menú navideño 1

  1. Como entrante les invito a disfrutar de estas croquetas de bacón y jamón serrano sin lactosa del blog La cocina dicharachera. Las pueden hacer con antelación y congelar, sacar en su momento y solo freír.
  2. El codillo al horno queda muy sabroso. Para aquellas personas que padecen alergias e intolerancias alimenticias, como es mi caso, mucho más seguro cocinarlo en casa que comprar uno de esos que venden hechos en las grandes superficies. 
  3. Para la guinda a este copioso menú, les animo a hornear este riquísimo pastel de almendras para Navidad de mi amiga Ana del blog Manualidades y recetas el rincón de Ana, seguro que les encantará.

Menú navideño 2

  1.  La siguiente receta nos la trae Pepi, desde su blog Sopa de sopa. Un plato fabuloso de carpaccio de ternera con crema de nueces y rúcula que pueden preparar con antelación, a falta únicamente de añadirle el aderezo en el momento de servir.
  2. Estoy segura de que a los amantes del marisco les encantarán estas vieiras con salsa de cava. Una receta de Palmira, del blog Come conmigo, con un punto de sabor delicioso gracias a la salsa.
  3. Ana, del blog La cocinera Bétulo, nos invita a disfrutar del turrón, pero usado de una forma diferente y no el típico trozo de la barra. En esta ocasión se trata de una tarta de turrón sin horno, fácil y sabrosa. 

Menú navideño 3

  1. Esta ensalada tibia de salmón con gulas y gambas no tiene mucho secreto y pueden dejarla medio preparada, salvo la parte caliente: las gulas y las gambas. Claro, que mejor no aderezarla hasta llevarla a la mesa para que las lechugas no se pongan mustias.
  2. Este solomillo de cerdo a la catalana del blog Cuina amb la Lonines queda delicioso, una receta tradicional con sabor a familia y hogar. Una combinación de salado con dulce para chuparse los dedos.
  3. ¿Les gusta el chocolate? Pues no se queden con las ganas porque les traigo 2 opciones:

Menú navideño 4

  1. Marga, del blog El puchero de Morgix, ofrece la opción de cocinar estos champiñones con jamón y queso. Un plato económico, que queda bien sabroso y fácil de preparar, cosa que se agradece en estas fechas. 
  2. Arroz de Egipto, estupendo plato que puede ser tomado como plato principal o como acompañamiento de carnes, pescados, tofu, seitán, etcétera. Esta receta nos la sugiere Elisa, del blog Que no te falte un perejil. 
     
  3. En Navidad no puede faltar el turrón, pero si son alérgicos o intolerantes a la lactosa, difícil encontrar alguno que se adapte. Este turrón de nata y nueces sin lactosa es bien fácil de preparar y queda muy rico.
¡Muchas gracias por la visita y que pasen unas felices fiestas 🎄🎄

11 dic. 2018

Este año me ha dado por hacer nuevas recetas de turrón e investigar para ver cómo quedaban. En esta ocasión, turrón de chocolate y pistacho. Esta receta de turrón es facilísima porque se hace en cuestión de 10 minutos, queda muy rica y suele gustar a casi todo el mundo. Eso sí, primero tuve que probar hasta dar con las proporciones de ingredientes que a nosotros nos gustaba.

Receta casera de turrón de chocolate y pistachos

Personalmente creo que como los turrones hechos en casa no hay nada. Los comerciales no tienen ese sabor tan particular que adquieren los que elaboramos con nuestras propias manos. Además, sabemos los ingredientes que contienen, con lo cual no nos arriesgamos en caso de padecer de alergias e intolerancias, como es mi caso.

Ingredientes de la receta de turrón de chocolate y pistacho

  • 70 ml de crema de leche evaporada sin lactosa.
  • 300 g de chocolate negro sin lactosa.
  • 150 g de pistacho (100 en trozos toscos y 50 bien triturados).
  • 100 g de almendra cruda y sin piel triturada (harina de almendra).
  • 70 g. de azúcar en polvo (glasé).

Elaboración del turrón de chocolate sin lactosa con pistacho

  1. Pelar los pistachos si vienen con cáscara y piel. Deben ser sin sal.
  2. Triturar 50 gramos de pistacho con 100 de almendras y reservamos. 
  3. Poner en una bolsa de plástico los 100 gramos de  pistachos restantes y golpear con un rodillo, por ejemplo, para que queden trozos grandes. No triturar esta parte.
  4. Añadir el azúcar a la leche evaporada y remover bien.
  5. Derretir el chocolate junto con la leche evaporada sin lactosa en el microondas a potencia máxima durante un minuto. 
  6. Sacar y remover muy bien para que se mezcle el chocolate con la crema de leche ideal.
  7. Esperar a que se atempere un poco.
  8. Añadir los frutos secos al chocolate y remover muy bien. 
  9. Verter la mezcla en un molde de silicona de medidas especiales para turrón o en uno de los de aluminio que suelen vender en la en las grandes superficies o en un tupper si tienen. 
  10. Dejar enfriar hasta que el chocolate solidifique y sacar del molde para comerlo.
Deliciosa receta de turrón de chocolate sin lactosa y con pistachos

Antes de continuar con la receta, recordarte que estoy organizando un proyecto de Recetas de Navidad, por si quieres participar con tu receta y aún no lo has hecho. Es muy sencillo, solo tienes que publicar tu receta indicando que participas en el proyecto. Aquí lo explico detenidamente.

Consejos y trucos para hacer el turrón de chocolate y pistacho

  • Cada microondas es un mundo, si tienen dudas con el de ustedes, mejor prueben en la potencia anterior a la máxima para no estropear el chocolate o háganlo al baño María.
  • En el caso de que no tengan moldes para verter la mezcla y preparar el turrón, utilizar un paquete de leche o de zumo y partido por la mitad y forrado con aluminio, así como papel de horno.
  • También pueden emplear como molde las cajas de turrones comerciales de madera (es bueno guardarlas) o las latas rectangulares de galletas bien forradas.
  • Los alérgicos a la leche, sustituirla por nata de arroz o la que usen habitualmente.
  • Si son alérgicos a los frutos secos pueden cambiarlos por fruta escarchada.
  • Deberán probar la mezcla de leche evaporada con chocolate y azúcar por si les gustara más dulce. 
  • Conservar en nevera y consumir a los 3 o 4 días de haberlo elaborado porque lleva lácteos.
Receta de turrón de chocolate y pistachos sin lactosa

4 dic. 2018

Una de las cosas que más disfrutamos en los viajes son los momentos de relax sentados delante de un rico plato. Para nosotros fue una auténtica sorpresa la escapada a Cáceres, no solo por el entorno, que es maravilloso, sino porque degustamos un delicioso cochinillo asado. Nunca se nos hubiera pasado por la cabeza que en Cáceres lo hacían tan rico.

El cochinillo asado, una delicia de la gastronomía española

Dónde comer cochinillo asado en Cáceres

Tras una mañana de paseo, descubriendo esta hermosa ciudad española, nos dieron las tres de la tarde y no habíamos comido aún. Nos sentamos en un banco de la plaza de San Juan a mirar en el móvil a dónde podíamos ir. Finalmente decidimos preguntarle a un señor que pasó por allí. Amablemente nos indicó que podríamos disfrutar de un delicioso cochinillo asado en restaurante la Fusa y que estaba a pocos metros de donde nos encontrábamos. El restaurante está a 4 minutos de la plaza Mayor y cerca de la iglesia de San Juan Bautista, nosotros no lo habíamos visto y pasamos por delante. ¡Qué despistados! 😰

Como nos encontrábamos a dos pasos, 2 minutos caminando desde la plaza, allí que fuimos. ¡Qué maravilla de cochinillo! Con esa piel crujiente, una carne jugosísima; se me hace la boca agua nada más recordarlo. Nos trataron fenomenal y tuvieron en cuenta mis problemas y alergias alimenticias. Eso sí, nos indicaron que si los hubiéramos avisado con más tiempo, llamándolos, nos habrían podido ofrecer más platos. De esta manera, da gusto salir de viaje, con la tranquilidad que da comer en un restaurante que tiene en cuenta las circunstancias alimenticias personales y que no te pone  pegas por ello.

¿Cómo preparar cochinillo asado?

El cochinillo asado forma parte de la tradición culinaria de la gastronomía española. En zonas como Segovia es muy típico, tanto que esta manera de prepararlo también es conocida como cochinillo a la segoviana. Si bien, no es el único lugar donde se prepara habitualmente. En Cáceres también existe tradición de cochinillos asados y hasta han llegado a publicarse artículos sobre cuál es el mejor en esta zona de España, cosa que yo desconocía hasta que tuve el placer de degustarlo, como les comenté al principio.

El cochinillo no debe superar las tres semanas y pesar entre 3,5 a 6 kg para cocinarlos de esta manera. El cochinillo asado es un plato que en España se consume bastante en Navidad, en estas fiestas tan señaladas que están a la vuelta de la esquina. Así, es normal verlos a la venta en las carnicerías, mercados y grandes superficies. Igualmente, es un animal muy consumido en países tales como Argentina, Cuba, Uruguay, Puerto Rico, Brasil, Italia y Portugal, entre otros.

A continuación te explico cómo hacer cochinillo asado en casa, incluyendo la tradicional en primer lugar:
  1. Únicamente hace falta 1 cochinillo abierto por el espinazo, manteca, sal gorda y agua. Precalentar el horno a 180º durante unos 10 minutos. Poner el cochinillo en una bandeja de barro con un dedo de agua (para que se hidrate y quede más jugoso durante el asado) o en una rejilla con bandeja debajo; salar y dejar la piel hacia la bandeja, que no se vea. Cocinar a 180º alrededor de 1 hora y 30 minutos. Dar la vuelta, con la piel hacia arriba, cuando la carne del muslo esté tierna. Cubrir las orejas y el rabito con aluminio para que no se quemen. Pintar la piel con un poco de manteca para que la piel se quede crujiente, pues la manteca es conductora del calor. Si queda poca agua en el recipiente, añadir e introducir nuevamente en el horno unos 45 minutos. Los tiempos de horneado siempre dependen, puesto que cada horno es un mundo y estoy hay que tenerlo muy en cuenta. El punto exacto de la piel estará cuando al tocarla cruja y se rompa. Ojo: la piel no debe estar en contacto con el agua.
  2. Otra manera de cocinarlo, no tan tradicional como la anterior, es poner en el fondo del recipiente el agua con alguna hierba aromática, como laurel, romero o tomillo, por ejemplo, y proceder de la misma manera.
  3.  Una variante interesante sería entero, sin abrir por el espinado. Cocinarlo (con las orejas y el rabillo cubiertos con papel de aluminio desde el principio) a unos 150º  la primera hora. Sacar y con una brocha ponerle manteca. Introducir nuevamente en el horno a 180º durante 30 minutos. Dar la vuelta, embadurnar con manteca y mantener unos 20-30 minutos más hasta que la piel esté crujiente.
  4. Elaborar de la misma forma que el anterior o escoger la cocción primera y añadir no solo hierbas aromáticas, sino también unos dientes de ajos enteros, con su piel y golpeados (dientes de ajo en camisa).

Trucos para hacer cochinillo asado en casa  

  • Para que la piel no se pegue a la cazuela de barro o a la rejilla, poner unos palos de madera de árbol como laurel, por ejemplo, o un poco de papel de horno.
  • Que no pese más de 5,5 kilos.
  • Tapar las orejas, el rabo y las pezuñas con aluminio para que no se quemen.
  • Que el agua nunca esté en contacto con la piel para que esta no se ablande, puesto que no lograrían una piel crujiente.
  • Incluso cuando lo saquen del horno, es aconsejable servir la salsa aparte. 
  • Suele tardar entre 2 y 3 horas en hacerse, esto dependerá del horno y del tamaño del cochinillo.
  • En algunos hornos es necesario cocinarlo la última hora a 200º para que la piel se dore.
  • Vigilar si el agua se evapora y reponerla.
Cochinillo asado en restaurante la Fusa, Cáceres

Características nutricionales

El cochinillo es el cerdo pequeñito que aún toma leche materna, es decir, el lechón o cochinillo lechal, la cría del cerdo. Curiosamente, este animal posee un alto contenido en agua, aspecto a tener en cuenta si queremos llevar una dieta equilibrada; además de tener valores semejantes a los de un cerdo adulto en lo que a proteína se refiere, pero menor contenido en grasas.

En contra de lo que habitualmente suele pensarse, el consumo de 100 gramos de cochinillo o lechón asado aporta unas 175 calorías. Su consumo aporta fósforo, vitamina B12, selenio, hierro, cinc, potasio, mayor proporción de grasas monoinsaturadas (necesarias para el organismo) y grasas poliinsaturadas (consideradas grasas saludables).

El cochinillo está catalogado como animal de carne blanca. Esto quiere decir que dentro de la dieta mediterránea forma parte de aquellas carnes más recomendadas para su consumo semanal debido a sus propiedades, en contraposición a las carnes rojas, consideradas menos saludables. Además, los cochinillo no deben recibir medicación, aspecto necesario para cumplir con su estándar de calidad.