13 ago. 2018

En estos momentos, los que vivimos en el hemisferio norte sufrimos o disfrutamos (esto depende de los gustos de cada persona) de las altas temperaturas. En esas circunstancias no hay nada mejor que saborear un rico helado de bola. Sí, de esos, de los de cucurucho o vasito, de los que nos retrotraen a la infancia cuando chorreaban por nuestras manos o no, que algunos éramos tan rápidos que ni tiempo le dábamos para que se derritiera. ¡Ja, ja, ja...!


Hoy en día existe, afortunadamente, una gran variedad comercial, con lactosa, sin lactosa, sin gluten... Y los que tenemos alguna intolerancia o alergia lo agradecemos. Aun así, yo prefiero hacerlo en casa. Adoro los de frutas, pues incorporando un poco de aguacate o plátano se consiguen unas texturas estupendas.

Seguidamente intentaré darles algunas recetas básicas para que, aunque no tengan heladera (máquina para hacer helados), consigan elaborarlos y les queden riquísimos. También es muy importante la cuchara con la que sirvan el helado, mucho cuidado con esto porque puede arruinar todo el trabajo. Para escoger la cuchara adecuada, nada mejor que ver lo que nos explican estupendamente en Creamish respecto a la variedad y utilidad de cada una de ellas.

A) Helado casero de bola básico

Este es para mí el helado base y solo necesitan 3 ingredientes para elaborarlo. A partir de ahí, pueden hacer las variaciones que estimen oportunas: galletas, gominolas, frutos secos, fruta fresca en trozos, chocolate, etc.

Ingredientes para el helado casero de bola básico

  • 4 claras de huevo mediano.
  • 100 gramos de azúcar en polvo, impalpable.
  • 1/2 litro de nata de montar.

Pasos a seguir para lograr un rico helado casero 

  1. Montar las claras a punto de nieve y añadir el azúcar en polvo hasta que esté bien integrado.
  2. Semimontar la nata, en el punto justo anterior a estar montadas por completo.
  3. Mezclar todo con mucho cuidado y seguir batiendo con las varillas hasta que se integre todo. Ojo con la nata, no sobrebatir.
  4. Poner en un recipiente para congelar.
  5. Sacar cada 30 minutos y batir. 
  6. Repetir la operación 4-5 veces hasta que no se pueda mezclar más.

Variaciones del helado básico

  •  Para los helados de galletas, triturar galletas y mezclarlas con el resto de ingredientes. 
  • Otra opción son los helados de frutos secos con licor: 150 de frutos secos triturados y 100 mililitros de licor del sabor del fruto seco, por ejemplo. Lo único que habría que hacer es añadir el licor con los frutos secos poco a poco a las claras, cuando estén bien montadas, y remover para integrar. 
  • También podrían elaborar helado de ron con pasas o con trozos de chocolate.  
  • Para el helado de vainilla, incorporar 15 mililitros de esencia de vainilla.

B) Helado casero de frutas

Muy importante para que quede en su punto: un aguacate maduro o unos plátanos listos para comer. Luego, como siempre digo, toca darle rienda suelta a la imaginación. Les explicaré algunos con aguacate o plátano y otros con nata.

Ingredientes para el helado de frutas sin lácteos 

  • 1/2 aguacate en su punto (o 1/2 plátano) congelado en trozos.
  • 350 gramos de manga (o la fruta de temporada que más les apetezca) cortada en trozos y congelada.

Elaboración básica del helado de frutas sin lácteos

  1. Introducir la fruta en el vaso o en la Thermomix y triturar hasta obtener una mezcla homogénea y consistente.
  2. Consumir al momento.
  3. Ver el paso a paso en este rico helado de plátano y mango.
  4. Al no contener lactosa, pues solo lleva fruta, lo pueden tomar todos los miembros de la casa, tolerantes o no, alérgicos o no a la lactosa.

Variación del helado casero de frutas 

  • Únicamente hay que cambiar el plátano o el aguacate por 250 mililitros de nata, como en el caso del helado de fresas: ¡verán qué fácil es hacerlo y queda delicioso! 
  • Así pues, los ingredientes serían 250 gramos de fresas, 85 gramos de azúcar o 50 de fructosa y 1 bote bien frío de 250 mililitros de nata de repostería sin lactosa, vegetal o con lactosa. En el enlace anterior encontrarán la receta completa.
  • Este es de fresas, pero pueden hacerlo con cualquier fruta, la que más les apetezca. Eso sí, cuiden la cantidad de azúcar porque unas frutas son más dulces y otras menos.
  • Estos helados son estupendos para aficionar a la fruta a aquellos niños y adultos reacios a tomarla. 
Helado casero de fresas naturales con y sin lactosa
Helado casero de fresas
  • Otra posibilidad es dejar el aguacate o plátano junto la fruta escogida, así como el azúcar y la nata. Congelar la fruta y seguir los pasos del helado de fresas. La única variación es triturar el medio plátano o aguacate con la fruta escogida, le aportará mayor grado de cremosidad.

C) Helado casero de yogur

En esta ocasión solo hacen falta 3 ingredientes para lograr un rico helado de yogur. Vale la pena prepararlo en casa, se los aseguro.

Ingredientes para el helado casero de yogur

  • 4 yogures naturales (de soja, con lactosa, sin lactosa. Vamos, los que más os apetezcan. Eso sí, que no sean azucarados porque entonces habría que variar la proporción de azúcar o miel).
  • 250 mililitros de nata de repostería (sin lactosa, con lactosa o vegetal).
  • 125 gramos de azúcar o miel.

Elaboración helado casero de yogur

  1. Meter la nata en el congelador unos 10-15 minutos para facilitar el montaje.
  2. Igualmente, pueden dejar en el congelador las varillas y el vaso en el que vayan a montar la nata hasta el momento de su utilización.
  3. Mezclar bien los yogures con el azúcar o la miel.
  4. Semimontar la nata.
  5. Mezclar la nata con los yogures y batir un poco para integrar bien.
  6. Pueden variar con yogures de sabores, siempre que no sean azucarados, añadir trozos de frutas o lo que se les ocurra incorporar al helado, incluso fruta triturada. La última opción obligaría a modificar la cantidad de azúcar, aumentándola.

Trucos y consejos para que cualquier helado casero les quede riquísimo

  • Ojo con la nata. Esta tiene que ser de repostería y con un mínimo de un 35 % de materia grasa.
  • La nata debe estar bien fría para que monte fácilmente.
  • Los alérgicos o intolerantes a la lactosa opten por las natas  que suelan usar de forma habitual, el resto pongan la nata con lactosa.
  • Los yogures pueden ser los que más les gusten, naturales, griegos, con lactosa, sin lactosa, de sabores. Eso sí, evitar los azucarados porque eso cambia la proporción de miel o azúcar a añadir. 
  • Triturar el helado cada 30 minutos de exposición en el congelador; proceder a batir con la Thermomix, el brazo o una cuchara de repostería. Este paso ayuda a conservar cremosidad, aportando aire, y a romper los posibles cristales de hielo que se formen. Esta operación deberán repetirla unas 4 o 5 veces, hasta que ya resulte inviable batir.
  • El azúcar y la miel son anticongelantes, lo que permite que en los helados no se formen los cristales del hielo. De la misma manera funcionan el azúcar invertido o el alcohol.
  • El azúcar y la miel nunca deben superar el 18 % de la suma total del resto de los ingredientes. Veamos un ejemplo para un helado de fruta: 250 gramos de fruta y 250 mililitros de nata (500 gramos en total), el azúcar o miel a incorporar no debe ser superior a 90 gramos. 
  • A la hora de incorporar el azúcar o miel, probar la mezcla si se trata de fruta porque alguna es bastante dulce (caso de determinados melones) y lo adecuado es reducir la cantidad para que no empalague.
  • La cuchara de servir las bolas de helados es muy importante, como les comenté al principio, para lograr una forma adecuada. Su tamaño ayudará a que la bola sea mayor o menor. 
  • Preparar un recipiente con agua a temperatura ambiente y sumergir la cuchara de servir el helado. Tener un paño al lado para sacudir el agua de la cuchar y eliminarla a fin de que no se forme hielo al introducirla en el helado. Es importante este paso para que la cuchara se mantenga a la temperatura idónea, evite que se pegue el helado a la cuchara y resulte sencillo formar las bolas.
  • Sacar el helado unos minutos antes para que sea más fácil extraer las bolas (el tiempo adecuado fuera de la nevera es unos tres minutos y medio por cada 1,5 kilo de helado).
  • La consistencia del helado es muy importante para la formación de las bolas, no debe estar ni muy blando ni muy congelado.
  • En el caso de servir en plato o cuenco, y no en cucurucho, introducir el recipiente unos minutos en el congelador para que ayude a que el helado tarde más tiempo en derretirse.
  • Como la imaginación es la reina en la cocina, pueden variar las recetas básicas incorporando (como ya les comenté) lo que les apetezca.
  • Hay gente que usa leche condensada en los helados, le dan un punto de cremosidad estupendo y ayudan a evitar la cristalización, la formación de hielo. En estos helados no suele hacer falta sacar del congelador y mezclar, aunque se aconseja hacerlo 2 veces. Yo no les he hablado de la leche condensada porque me resulta empalagosa, pero ustedes pueden añadirla a la fruta triturada o hacer uno básico de nata y leche condensada.
Helados caseros de fresa natural y vainilla  sin lactosa
Bolas de helado de vainilla y de fresa
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

6 ago. 2018

La mayoría de las tartas se elaboran usando el horno, pero hoy les traigo lo prometido, una fácil y rica tarta helada de vainilla sin horno y sin lactosa. En verano se agradece algo fresquito como postre y que sea fácil de hacer: este postre cumple con esos requisitos de sobra.

Receta facilísima de tarta helada de vainilla sin lactosa

Una de las cosas que más me gusta de esta tarta es que el helado que empleemos puede ser a gusto del consumidor y hacerlo también en nuestra casa, si tenemos la oportunidad y los utensilios adecuados. Incluso, pueden usar fruta congelada y triturarla con aguacate o un poco de plátano que le aportará la consistencia necesaria.

Este fin de semana fue mi cumpleaños🎂🥂, el sábado 4 de agosto, y la volví a preparar porque nos encantó. ¡Cómo pasan los años, otra vez cumpliendo! Bueno, como comentaba, esta tarta ya desapareció. La primera vez la hice antes de mudarme, como despedida. Nos reunimos varios amigos e incluso vinieron de fuera a quedarse en casa. Cualquier motivo es bueno para comer con amigos, ¿verdad? 😂😂😂

Ingredientes para hacer una tarta helada de vainilla sin horno

  • 800 g de helado de vainilla sin lactosa.
  • 250 g de galletas María sin lactosa y trituradas.
  • 200 ml de nata sin lactosa.
  • 200 g de chocolate sin lactosa.
  • 100 g de mantequilla sin lactosa.
  • 50 g de azúcar triturada o impalpable.
Deliciosa tarta de helado de vainilla con chocolate

Pasos a seguir para hacer la tarta helada de galletas María sin lactosa y sin horno

  1. Derretir la mantequilla sin lactosa. Puede hacerse en el microondas durante 30 segundos en la temperatura anterior a la máxima.
  2. Añadir poco a poco la mantequilla a las galletas trituradas hasta conseguir una especie de masa que al poner encima una cuchara quede compacta.
  3. Colocar estas galletas poco a poco como base de un molde desmoldable (yo usé uno de 22 centímetros) y presionar para que quede bien compacta la masa. 
  4. Meter en el congelador para enfriar durante 10 minutos.
  5. Transcurrido este tiempo, sacar del congelador. Poner sobre la base de galletas el helado de vainilla sin lactosa bien compactado y distribuido. 
  6. Congelar nuevamente durante 30 minutos.
  7. Mientras tanto, cuando falten como 10 minutos para sacar el molde del congelador, preparar la salsa toffee: derretir el azúcar en un cazo e incorporar la nata bien caliente hasta obtener la salsa.
  8. Una vez enfriada la salsa toffee, verter sobre la tarta, extender sobre la superficie y congelar otros 30 minutos.
  9. Sacar del congelador y nuevamente intentar distribuir la salsa toffee (que pusimos anteriormente) cubriendo la superficie de la tarta; congelar 30 minutos más.
  10. Derretir el chocolate en el microondas: 1 minuto, temperatura anterior a la máxima de vuestro microondas. Sacar y remover bien. Esperar a que se atempere.
  11. Mientras, desmoldar la tarta, si se quiere, para verte por encima el chocolate derretido. También se puede dejar dentro del molde, abrir momentáneamente o no, verter el chocolate y volver a cerrar. 
  12. Introducir la tarta en el congelador durante 1 hora como mínimo.

 Consejos para conseguir que la tarta helada de vainilla con chocolate y sin lactosa quede perfecta

  • Cubrir la base del molde con papel de horno.
  • El helado se puede hacer casero, como por ejemplo este de mango sin lactosa
  • Esta receta creo que se la vi a Eva Arguiñano, pero ahora no la encuentro. Si alguien la ve, le agradecería que me lo dijera para poner el enlace. Como no puedo tomar lácteos, está adaptada a personas con intolerancia a la lactosa. 
  • Para aquellos que no son intolerantes a la lactosa, pueden usar perfectamente productos lácteos. De todas formas, los que son sin lactosa no saben muy diferentes a los que contienen lactosa.
  • Para los alérgicos a la lactosa, hoy en día existen helados de soja que son una buena opción para preparar esta tarta.
  • En las grandes superficies también venden galletas que no contienen nada de lácteos para los alérgicos, cómo son las galletas de soja.
  • Pueden utilizar 100 gramos de mantequilla o aceite de oliva a demanda en la base de galletas y mezclar hasta lograr una masa homogénea. Como les he comentado, todo dependerá de sus alergias e intolerancias.
  • Igualmente, algunas personas prefieren dejar solo la base de toffe y no añadirle chocolate, mientras que otras no ponen la base de toffe y chocolate, simplemente decoran con virutas de chocolate al gusto. Aquí todo queda a libre elección.
  • La capa de chocolate de esta tarta es bien gruesa, lo que dificulta el corte al estar congelada. Tal vez no les agrade tanto el chocolate negro. Si ese es el caso, mejor derretir 150 gramos de chocolate e incorporarle una cucharada de aceite de oliva, para el brillo. Verter y cubrir hasta que no se vea el toffe y helado, dejando una capa mínima, fina. Incluso en el momento de derretir le pueden poner unos 30 mililitros de leche (sin o con lactosa), disminuyendo la proporción de chocolate puro.
Riquísima tarta de helado de vainilla sin horno y sin lactosa

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

30 jul. 2018

El codillo no es algo que consumamos de forma asidua en casa, pero muy de vez en cuando nos damos una alegría. ¡Es que está buenísimo! Inicialmente prefiero cocerlo; a ser posible en una olla rápida, pues se ahorra mucho tiempo. Ahora bien, para lograr que la piel quede crujiente y dorada es necesario usar el horno.


Ahora que estoy en la nueva casa y con cajas hasta el techo me he dado cuenta de la importancia de un buen horno. Sí, porque yo estaba acostumbrada al mío y ahora me veo haciendo lo que siempre les he aconsejado, probar hasta ver cómo quedan las recetas en el punto adecuado, pues cada horno es un mundo.

Indudablemente, cualquier receta mejora con el horno ideal. Los de Servibar son una maravilla. ¡Cómo me gustaría poder cocinar en uno profesional como los mixtos o los de vapor! Soñar es gratis, pero de momento debo conformarme con el que tengo y hacerme cuanto antes con él para que mis recetas queden en su punto. Además, el de la nueva casa no tiene reloj ni ventilador y yo soy fan del ventilador porque distribuye la temperatura.

Ingredientes para conseguir un delicioso codillo al horno

  • 1 codillo.
  • 1 cebolla.
  • 1 cabeza de dientes de ajos.
  • 3 papas medianas.
  • 2 zanahorias medianas.
  • 1 hoja de laurel.
  • Mantequilla sin lactosa.
  • Sal.
  • Agua.
  • Aceite.

Elaboración de un rico codillo guisado y horneado

  1. Lavar las papas. Pelar la cebolla y las zanahorias. 
  2. Quitar el exceso de cáscara de la cabeza de dientes de ajos.
  3. Incorporar a la olla rápida el codillo con la cebolla, las papas enteras y con piel, las zanahorias, la cabeza de ajos, una pizca de sal y la hoja de laurel. 
  4. Cubrir todos los ingredientes con agua. Tapar la olla, cocinar a fuego fuerte.
  5. Esperar a que hierva para, en ese momento, bajar a fuego medio y mantener unos 40-45 minutos. 
  6. Apartar del fuego y esperar a que se pueda abrir la olla. 
  7. Comprobar que la carne se desprende del hueso con facilidad. Si no fuera el caso, cerrar la cacerola y colocar al fuego nuevamente, dejar unos 8 minutos más. En ese tiempo se supone que ya estaría perfecto. 
  8. Sacar el codillo de la olla y colocar en una bandeja de horno.
  9. Comprobar que el tenedor entra bien en las zanahorias y las papas. Con el tiempo que han estado en la olla se supone que están tiernas.
  10. Cerrar la olla para que las papas y las zanahorias se mantengan calientes mientras se hace el codillo al horno. Previamente, quitar la cebolla y la cabeza de ajos, así como la hoja de laurel.
  11. Precalentar el horno a 180 ºC.
  12. Introducir la bandeja del codillo en el horno a la misma temperatura y mantener unos 10 minutos por cada lado. Luego darle al grill para que la piel quede dorada (5-8 minutos) y listo.
  13. Sacar de la olla las papas y las zanahorias cuando le falte unos 5 minutos al codillo para estar en su punto.
  14. Pelar las papas, trocear y añadir 50 gramos de mantequilla sin lactosa. 
  15. Escachar bien e ir mezclando con la mantequilla hasta obtener la textura adecuada.
  16. Probar y rectificar de sal si hiciera falta, añadir 50 gramos más de mantequilla sin lactosa para darle untuosidad.
  17. Emplatar y servir.

Consejos para que el codillo quede en su punto

  • Los tiempos de cocción en la olla rápida de los que hablo son para un codillo del tamaño del de la foto. Hay que tener en cuenta que se estima que 1 kilo de codillo necesita entre 45 y 60 minutos en olla rápida y de 60 a 90 en una olla normal para obtener una textura óptima.
  • En caso de ser un codillo mayor, partir de las indicaciones anteriores para calcular el tiempo de cocción.
  • A la hora de hornear, los tiempos pueden variar bastante. En mi caso en 20 minutos más 7 de grill estaba. Se trata de que la carne se mantenga tierna, más de 40 minutos al horno sería un exceso.
  • Hay quien prefiere guisarlo 30 minutos en la olla rápida y hornearlo unos 45-60 minutos. Es cuestión de gustos e ir probando para ver qué les agrada más a ustedes.
  • La mantequilla empleada en el puré es sin lactosa. Si bien, el puré de papas y zanahorias se puede hacer con mantequilla normal, aceite de oliva e incluso con la grasa que suelta el codillo en el horneado. 
  • La grasa del horneado también se puede aprovechar para salsear la carne y disfrutar de los jugos de esta pieza de carne.
  • Personalmente creo que la receta de hoy mejora al codillo con puré de manzanas y patatas que publiqué en 2013. ¡Y es que el punto que le da la combinación de la olla con el horno hace que quede delicioso y con una piel crujientita que nos encanta!
Ya sé que les prometí una tarta sin horno para esta semana, pero estaba tan contenta con mi experiencia con el nuevo horno que no me resistí a compartirla. 😉😤

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la  Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!