De los 3 tipos de galletas que he elaborado para regalar, éstas son las únicas aptas para intolerantes a la lactosa. Quedaron muy ricas.

Galletas de pan de cedro (así las llaman en la receta de donde las saqué): 2claras de huevo, ralladura y zumo de medio limón, 250 g de azúcar, 300 g de almendra molida.
Batimos
las claras de huevo a punto de nieve, añadimos la ralladura y el zumo
de limón, batimos todo junto unos instantes. Incorporamos el azúcar y la
almendra molida, y amasamos hasta obtener una pasta moldeable. Si queda
demasiado pegajosa, añadimos un poco más de azúcar y almendra molida o
una pizca de harina. Refrigeramos durante  1 hora. Precalentamos el
horno a 160ºC, extendemos la masa en la superficie de trabajo
espolvoreada con azúcar y cortamos formando lunas. Bañamos el cortador
cada vez en azúcar para que la masa no se pegue. Las colocamos en una
bandeja de horno y las tendremos unos 15-20 minutos, sin que llegue a
cocer. Para finalizar y si apetece, mezclaremos 125 g de azúcar glas con
3-4 cucharadas de zumo de limón (o más si hiciera falta) para formar un
glaseado viscoso. Untamos con él las lunas y las dejamos secar.

Imprimir Receta