En numerosas ocasiones apetece tomar algo rico y con queso. Claro que al ser intolerante a la lactosa resulta un poco más complicado. Afortunadamente hoy en día existen múltiples empresas que comercializan productos sin lactosa. De ahí que me animara a preparar este rico panini de jamón, piña y queso sin lactosa.
Panini casero

Panini casero receta

Este panini casero es muy fácil de preparar. Una forma de comer una pizza en pan con los ingredientes que más te apetezcan. Yo, en esta ocasión, he usado jamón, piña y queso. Tú puedes cambiarlo y adaptarlo a tu gusto e incluso hacer varios paninis caseros diferentes. En un par de minutos tendrás lista la cena o la comida informal y, además, es una receta económica.

Ingredientes:

  • 2 rebanadas de pan
  • 2 lonchas de queso sin lactosa o con lactosa si la toleran
  • 3 de jamón cocido
  • Un poco de aceite de oliva virgen extra
  • Orégano
  • 3 rodajas de piña cortadas en trozos (natural o en lata al natural, no en almíbar)

Cómo hacer panini de jamón, piña y queso

  1. Para hacer este panini de jamón, piña y queso sin lactosa pon una cucharada de aceite de oliva virgen extra al pan.
  2. Mientras tanto, aprovecha para encender el horno y precalíentalo a 180º con calor arriba y abajo.
  3. Parte en trozos las lonchas de jamón cocido y mézclalas con la piña. Ayúdate de una cuchara para cubrir el pan con esta mezcla.
  4. Coloca encima los trozos de queso sin lactosa y espolvorea con orégano.
  5. Introduce el pan con el jamón, piña y queso en el horno, previamente precalentado a 180º, calor arriba y abajo con ventilador.
  6. Cocínalo durante 7 minutos a 180º , vigila para que el pan no se te queme.
  7. Finalmente, pon el grill durante unos 5 o 7 minutos para que se funda el queso y listo para comer calentito.

Trucos y consejos para hacer panini de jamón, piña y queso

  • Si no tienes problema con el tomate, puedes usar unas cucharadas en vez del aceite de oliva.
  • El toque del grill es indispensable para que el queso quede bien derretido.
  • Los ingredientes se pueden variar. Aquí entra en juego la imaginación y apetencia de cada uno.
  • Como ves, yo he utilizado queso sin lactosa; si no eres intolerante, emplea queso normal.
  • También puedes cambiar el jamón cocido por jamón serrano, por ejemplo, e incluso salami.