Publicar recetas dulces no es algo habitual en mí, pero cuando celebro comidas en casa, no queda de otra que hacer postres. En esos momentos aprovecho para compartirlos con ustedes al par de días, como es el caso de esta receta de tarta de chocolate sin horno y sin lactosa. ¡Ideal para el verano!

Rica receta de tarta de chocolate negro sin horno y sin lactosa

Este pastel lo puede hacer cualquier persona, repito, cualquier persona, y sin problema alguno porque es muy fácil. Recuerden que se hace sin horno, solo empleando la nevera y el congelador, así como el fuego para la cocción de la nata con el chocolate, la leche y las hojas de gelatina. Solo deben tener un poco de paciencia para los tiempos de congelación, el resto es bien sencillo.

Queda tan rica que estoy segura de que muchos de ustedes, si les gusta el chocolate, la disfrutarán. Además, aunque es sin lactosa, no se darán cuenta de ello. ¿Por qué les digo esto? Por experiencia. El sabor de una tarta con lactosa y una sin lactosa cambia tan poco que casi nadie se percata. De todas formas, si no les gustan estos productos, opten por los lácteos normales; esto no modificará ningún paso ni cantidades. ¡Anímense a prepararla para sorprender como broche de una comida especial!

Ingredientes para la receta tarta de chocolate sin horno

  • 240 g de galletas María sin lactosa trituradas.
  • 40 g de mantequilla sin lactosa o 30 de aceite de oliva virgen suave.
  • 750 ml de nata para montar sin lactosa con un 35% de materia grasa como mínimo.
  • 500 ml de leche sin lactosa.
  • 10 hojas de gelatina neutra.
  • Agua fría.
  • 400 g de chocolate negro de postre sin lactosa.
  • 60 g de azúcar en polvo.
  • Frutas y hojas de menta para decorar.

Cómo hacer una tarta de chocolate fácil, sin lactosa y sin horno

  1. Dejar fuera de la nevera la mantequilla sin lactosa hasta que adquiera consistencia de pomada.
  2. Añadir la mantequilla o el aceite de oliva a las galletas trituradas e integrar poco a poco hasta obtener una masa que sea lo suficientemente compacta como para que sirva de base para la tarta.
  3. Disponer la masa de galletas en un molde desmoldable de unos 22 centímetros. Presionar poco a poco para lograr que ocupe toda la base.
  4. Enfriar en el congelador durante unos 10 minutos a fin de que adquiera consistencia.
  5. Calentar 250 g de nata sin lactosa a fuego suave junto con 150 g  de chocolate.
  6.  Hidratar 2 hojas de gelatina neutra en un recipiente con agua fría. 
  7. Remover hasta que el chocolate este fundido y todo bien integrado. Eso sí, que no hierva. 
  8. Incorporar las 2 hojas de gelatina hidratadas y bien escurridas. Remover hasta que vean que se han diluido por completo.
  9. Verter la crema de chocolate sobre la base de galletas. Llevar la nevera y dejar reposar 1-2 hora.
  10. Calentar 250 gr de nata sin lactosa con 100 gramos de chocolate y 250 de leche sin lactosa. 
  11. Remover bien con una varilla para que se mezclen todos los ingredientes. 
  12. Mientras, en un recipiente con agua fría, meter las cuatro hojas de gelatina para que se hidraten bien. 
  13. Una vez hidratadas, irlas añadiendo poco a poco a la nata con la leche y el chocolate.
  14. Incorporar 20 g de azúcar en polvo y seguir removiendo hasta diluir la gelatina y el azúcar a fuego suave.
  15. Sacar la tarta de la nevera y pinchar la capa anterior de chocolate para que agarre bien la nueva mezcla.
  16. Dejar en el congelador 1-2 horas. La nueva capa debe estar dura, pero que sea posible pincharla con un tenedor.
  17. Mezclar muy bien 250 mililitros de nata sin lactosa con 250 de leche sin lactosa y 150 de chocolate a fuego suave, sin que hierva.
  18. Nuevamente hidratar 4 hojas de gelatina en un recipiente con agua fría.
  19. Cuando las hojas de gelatina estén bien hidratadas, incorporarlas a la mezcla anterior.
  20. En el momento en el que las hojas se hayan deshecho, añadir 40 gramos de azúcar. 
  21. Remover muy bien para que todo quede perfectamente integrado. 
  22. Sacar la tarta del congelador y pinchar nuevamente la capa anterior.
  23. Verter la última combinación de nata sin lactosa con chocolate y leche sin lactosa por encima.
  24. Dejar en el congelador como mínimo durante 4 horas.
  25.  Sacarla y decorar al gusto. En esta ocasión con unas moras rojas y unas hojas de menta. 
  26. Fácil receta de tarta de chocolate sin horno y sin lactosa

Consejos y trucos para la receta de tarta de chocolate fría

  • Como ven es una tarta muy sencilla y fácil de hacer que a buen seguro le gustará a la mayoría.
  • Los tres colores se obtienen gracias a las diferencias de cantidad de chocolate. 
  • El orden de los colores puede variar según la forma en la que lo dispongan. Por ejemplo, pueden dejar la capa más oscura (que se obtiene únicamente con nata y chocolate) para la parte superior. Si optan por hacerlo así, les aconsejo que incorporen a la mezcla, al final, unos 30 ml de aceite de oliva suave o 30 g de mantequilla sin lactosa para que la capa quede más brillante.
  • Para los que no tienen aparato para triturar las galletas, pueden introducirlas dentro de una bolsa de plástico y darle golpitos con un rodillo de cocina.
  • Es importante usar moldes desmoldables o de silicona para que a la hora de servir la tarta no les sea complicado sacarla del recipiente donde la hayan preparado.
  • Trucos para que la tarta no se pegue a las paredes del recipiente y a la base: colocar papel de cocina en la base y alrededor; rociar con aceite de oliva o emplear un soplete de cocina para darle al metal externamente (eso hará que se despegue enseguida).
  • El truco del soplete me lo enseñó un famoso chef de Tenerife (Ignacio Solana) que vino a comer a casa. Debo reconocer que me encantó y se suelta enseguida. Además, el borde de toda la tarta queda perfecto. Claro que no todo el mundo tiene soplete en casa como yo, por eso les di los trucos anteriores. 
  • En caso de no tener soplete, sacar del congelador con un tiempo prudencial para que las paredes se vayan despegando tras descongelarse un poco.
  • Esta tarta queda más rica de un día para otro. Eso sí, forrar bien con aluminio la parte superior durante todos los pasos (con cada capa, incluso con la de galletas) para que no absorba olores de otros alimentos.
  • También resulta interesante emplear los moldes de usar y tirar de aluminio, los que venden en las grandes superficies, porque se puede cortar con la tijera los laterales y dejar simplemente la base de metal para colocar la tarta encima de un plato.
  • Quien quiera puede verter cacao o chocolate en polvo por encima de la tarta. Otras opciones, como pueden ver en las fotos, es colocar unas cuantas frutas y alguna hojita de menta que quedan muy bien para decorarla.
  • No son intolerantes a la lactosa, pues usen los ingredientes con lactosa en las mismas proporciones. 
  • No pueden consumir gluten, cambien los productos por los que usen habitualmente y en las mismas cantidades.
    Deliciosa tarta de chocolate que no necesita horno y es muy fácil de hacer
  • Otra opción es hacer la primera capa de chocolate, la que va sobre la galleta, sin la hoja de gelatina y quedaría como se ve en la foto, como una crema al sacarla de la nevera. Yo hice las dos versiones, como pueden observar, y me gustó mucho esta última por su untuosidad.
  • A los alérgicos a la lactosa, lo mismo, cambiar mantequilla por aceite de oliva suave combinado con girasol y el resto que sean natas de soja de repostería y lácteos de soja o arroz o avena (lo que más les guste).

Imprimir o exportar PDF
Reacciones: