Tras las vacaciones toca retomar la rutina: el trabajo, la casa, la vuelta al cole, el gimnasio. Por lo que no solo existe la operación bikini para disfrutar del verano, sino la recuperación del periodo estival. Sí, la recuperación porque las cañitas, salir de tapas con los amigos, las comidas familiares y demás pasan factura. De ahí que en la mayoría de las personas anide el deseo de eliminar esos kilos de la forma más rápida posible para después, tal vez, volver a recuperarlos en Navidad. ¡Ja, ja, ja...! ¡Cómo somos los humanos!

La importancia del deporte para una buena salud

El mayor problema de todo esto estriba en que muchísima gente intenta hacer dietas milagro a la par que van al gimnasio y todo ello sin ponerse en manos de un especialista, ni tan siquiera de un nutricionista deportivo.

Ya saben que en este blog tenemos una nutricionista de cabecera, Olivia Díaz, a la que acudimos para consultarle nuestras dudas y en varias ocasiones ha participado con algún artículo. Ella huye de la moda de las dietas exprés y de las mencionadas dietas milagro, y nos dio una serie de pautas muy interesantes porque las dieta milagro no existen.

Consejos para combinar deporte con alimentación y una vida sana

En estos días he tenido la oportunidad de hablar con algunas amigas y amigos asiduos a los gimnasios y que suelen participar en carreras. Además, una de ellas es "una crack", de forma habitual sube al pódium en todas las carreras a las que se apunta. Como experimentados deportistas, todos ellos coinciden en algo muy importante: no podemos volvernos locos por tener una figura maravillosa y olvidarnos de la importancia de combinar deporte con una alimentación sana.

Mujer corriendo en ciudad

Como este blog se dedica a la publicación de recetas y no soy nutricionista (ni una experimentada deportista, pero sí una amante de la vida saludable), no ejerceré como tal, pero sí les haré hincapié en que es necesario que se pongan en manos de nutricionistas deportivos si hacen deporte y quieren bajar de peso o mantenerse sanos y rendir. ¿Por qué? Nadie mejor que ellos saben qué es lo que deben comer para estar en forma. Sin lugar a dudas es estupendo que queramos hacer ejercicio y tener un peso adecuado, pero no me cansaré de decir que debe ser de una forma sana, de una manera saludable; vamos, con una alimentación, suplementación y nutrición deportiva correcta.

A casi todos nos resulta lógico ponernos en manos de un entrenador al apuntarnos al gimnasio, alguien experimentado que nos guíe e incluso nos prepare una rutina de ejercicios dependiendo de cuál sea nuestro objetivo. Entonces, ¿por qué no vemos tan normal que nos asesore un experto en alimentación deportiva? Es más, en el caso de dedicarnos a correr no se trata únicamente de salir a realizar esta actividad, hay que prepararse para no lesionarse y entrenar para mejorar la resistencia, la fuerza, la capacidad pulmonar y llevar una alimentación sana para no dañar el organismo. Uno de los objetivos del corredor es mejorar su resistencia muscular (capacidad de los músculos para tirar, levantar y empujar un peso durante un periodo de tiempo), es decir, vencer una resistencia de manera constante, aspecto necesario para estos deportistas.

Desde aquí, nuestro mayor consejo es que si parece coherente ponernos en manos de un entrenador, no debemos pasar por alto también el cuidar nuestra alimentación, pero no por nuestra cuenta, no a lo loco, sino gracias a la supervisión de un especialista. Preocupa ver cómo muchos jóvenes (chicos y chicas) se han obsesionado con el culto al cuerpo y a la extrema delgadez o el exceso de volumen en brazos, por ejemplo. Seguro que muchos de ustedes los oye hablando de qué comer o no comer (ellas intentan evitar los hidratos, craso error) y las horas que dedican al gimnasio. 

Nutrición deportiva

La alimentación de un deportista se caracteriza por estar presente en el momento anterior y posterior al entrenamiento, así como durante este e igualmente sucede en el desarrollo de la competición. Por mucho que entrenen, una alimentación inadecuada repercutirá negativamente en el rendimiento.

Los hidratos de carbono, preferentemente los compuestos (cereales, harinas integrales, legumbres...) no deben eliminarse porque aunque aportan calorías también son una fuente importante de minerales, vitaminas, proteínas vegetales y proveen de energía al organismo, además de regular los niveles de azúcar en sangre. Les hablo de algo muy importante, tanto que si se elimina o limita mucho su ingesta puede darse el caso de aceleración del ritmo cardíaco, temblores, dolor de cabeza, convulsionar o incluso entrar en estado de coma.

Al hacer deporte se consume más energía porque la actividad física quema calorías. De ahí que un deportista deba llevar una dieta equilibrada, con una selección correcta y variada de alimentos: un 60-65 % de hidratos de carbono (principal combustible del músculo en la práctica deportiva), 12-15 % de proteínas (como huevos, pescados, lácteos, carne), 20-30 % de grasas (aceite de oliva, pescado azul, frutos secos, por ejemplo). Por si les resulta de utilidad, les dejo esta completa guía de alimentación, nutrición e hidratación en el deporte.

Recetas para deportistas y amantes de la vida sana

Zumo de zanahoria, tomate y melón

Rollitos de jamón con dip de zanahorias

Arroz blanco con verduras, mejillones y pollo


Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

Imprimir o exportar PDF
Reacciones: