Con la llegada del verano, y más con esta ola de calor que estamos viviendo en España, apetecen ensaladas frescas, variadas y llenas de sabor. Para lograr que sean apetecibles resulta indispensable un buen aliño y para ello, estarás de acuerdo conmigo, se hace necesario el uso de buenos aceites y vinagres.

Indudablemente, todos sabemos cómo verter aceite y vinagre en una ensalada mixta, pero existen multitud de aliños, vinagretas y salsas para aderezar los platos en verano. Las vinagretas, básicamente, se caracterizan por la mezcla de una proporción concreta de vinagre con aceite. Si bien, hoy voy a intentar mostrarte no solo vinagretas básicas, sino también un poco más elaboradas, junto con algunas salsas y aliños para que, a partir de estas opciones, puedas generar variaciones y darle rienda suelta a tu imaginación.

Para un buen aliño resulta indispensable utilizar aceites de oliva de confianza y en España tenemos numerosas denominaciones de origen que avalan la calidad de este producto.  A ser posible, que el aceite tenga un 1 % de acidez, es decir, un buen aceite de oliva virgen extra para no estropear el aderezo ni la ensalada.

Vinagretas, aderezos y salsas para ensaladas

  1. Aderezo simple. En una botella de cristal poner unos 250 ml de aceite de oliva con 2 dientes de ajo suavemente golpeados (se añaden con la piel y un poco golpeados para que se abran y suelte el sabor con mayor facilidad) y una hoja de laurel; dejarlo reposar durante dos semanas antes de usarlo. Una vez transcurridas las dos semanas, remover la botella para que se impregne el aceite del sabor. Poner 3 cucharas de aceite de oliva en un cuenco con una pizca de sal fina y 1 cucharada de vinagre. Mezclar muy bien y verter sobre una ensalada básica.
  2. Aliño marroquí. Este aliño lo tengo en mi libreta anotado desde hace la friolera de 21 años, desde el 98. Que me disculpen los que son de ese país por si no tiene nada que ver con sus hábitos. La receta consiste en usar 4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra y 2 cucharadas soperas de agua de azahar con una pizca de sal fina. Mezclar bien y emplear en ensaladas como aquellas que lleven arroz, lechuga bien picada, dátiles o pasas y tomates. También combina de maravilla con ensaladas de frutas, lechugas variadas y frutos secos.
  3. Pesto. Puedes ver la receta pinchando aquí. Es ideal para pasta fría con verduras: hacer pasta corta con un poco de aceite. Esperar a que se enfríe y mezclar con verduras al gusto (tomate, pepino, lechugas, etc.).
  4. Vinagreta con mostaza. Necesitarás 1 huevo, 1 cucharada sopera de mostaza, 6 de aceite de oliva virgen extra, 2 de vinagre, 1 cebolla mediana picada en trozos muy pequeños y un poco de perejil junto con estragón, así como sal fina. Introducir todos los ingredientes (menos el estragón y el perejil) en la batidora con una pizca de sal fina y triturar. Una vez esté bien triturado, ver si la consistencia es muy espesa, en ese caso se le puede añadir un poco de vino blanco, pero del seco. Colocar en un recipiente y añadirle las hierbas bien picadas; mezclar y disponer en un recipiente para servir. Esta vinagreta combina muy bien con ensaladas que lleven pescado o aves.
  5. Vinagreta básica. Usar 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra con 1 de vinagre de Jerez, sal y algunas hierbas aromáticas secas al gusto. Emulsionar hasta lograr una salsa blanquecina o al gusto, con los ingredientes mezclados. Incrementar las cantidades atendiendo siempre a la proporción de 3 partes de aceite por 1 de vinagre.
  6. Salsa de perejil. Emplear 60 ml de agua, 15 ml de aceite de oliva virgen extra, 1 cuchara de vinagre de Jerez, 1 diente de ajo, 8 ramas de perejil y una pizca de sal fina. Colocar todos los ingredientes en la batidora y triturar. Si queda muy líquida, añadir ramas de perejil y un poco de pan frito o almendras. Si queda muy espeso, añadir agua.
  7. Salsa de yogur de soja. Triturar 1 yogur de soja natural con 2 dientes de ajo y 1 rama de eneldo. Esta salsa queda bien rica con ensaladas que llevan salmón, por ejemplo.

¿Me cuentas qué aliños, aderezos o salsas usas tú para tus ensaladas? ¿Cuáles te gustan más de las que te propongo en esta entrada? A mí me encanta el pesto para las ensaladas con pasta y la de yogur.

Trucos y consejos

  • Si preparas la botella con el aceite de oliva, lo puedes hacer bien variado. Algunos opciones serían 1 gindilla en el interior y 2 ramas de orégano; 2 ramas de romero y 6 granos de pimienta; 1 vara de vainilla; 1 ñora; 4 tomates secos.
  • A la hora de aderezar las ensaladas es muy importante que ya estén en la mesa y lo hagas justo en el momento de servirla o que cada comensal la añada a su gusto en su propio plato. ¿Por qué? Porque pueden hacer que las lechugas pierdan consistencia, dejen de estar crujientes y adquieran un aspecto poco atractivo.
  • Si haces ensalada de pasta, mejor cocer la pasta con tiempo para que se enfríe bien, incluso el día antes. Eso sí, aunque vayas a usarla en ensalada, pon sal en el agua de cocción de la pasta.
  • La salsa al pesto puedes hacerla menos espesa, quitando piñones y queso, y añadiendo un poco más de aceite de oliva virgen extra.
  • En verano es un riego usar huevos por la salmonelosis, así que la vinagreta de mostaza podría hacerse con huevos pasteurizados. Aunque no resulta fácil conseguirlos, vale la pena para curarnos en salud.
  • Si no te gusta el ajo, como en el caso de la salsa de perejil, puedes cambiarlo por pimienta.
  • La salsa de yogur de soja puedes hacerla también con yogur natural, no azucarado, añadiéndole una pizca de azúcar en el momento de triturar. Igualmente, puedes cambiar el estragón por cebolleta y perejil, por ejemplo.
  • En las vinagretas la proporción suele ser 3 partes de aceite por 1 de vinagre. Si te parece muy fuerte la presencia del vinagre, puedes rebajar su presencia.
  • En todas las salsas, aderezos y vinagretas, el aceite puede ser extra o con menor potencia e incluso de soja o girasol. En el caso del vinagre, usar de vino, Jerez, fresa, manzana.
  • El aceite de oliva virgen extra puede resultar muy fuerte en caso de algunas salsas, así que sería aconsejable que lo fueras adaptando a tus gustos y a los de tu familia.



Imprimir Receta