Algo tan sencillo como los cuchillos de cocina y hay que ver cómo en ocasiones nos complicamos la vida utilizando el inadecuado, ¿verdad? Algunas veces, bueno, la mayoría, tengo la tendencia o el vicio adquirido de usar determinados cuchillos a sabiendas de que no son los más adecuados para lo que estoy haciendo. ¿Te pasa a ti lo mismo? Y es que cada alimento requiere de su cuchillo para no destrozar el producto. De ahí que si cortamos el pan con uno inadecuado, el resultado va a ser una rodaja deshecha, como mínimo.

Podríamos decir que el cuchillo fue uno de los primeros instrumentos de los que se sirvió el ser humano para protegerse o despiezar lo que cazaba y así poder comerlo. Todo apunta a que inicialmente estaba compuesto de materiales como la madera, huesos o cuernos de animales, para pasar a las lascas de piedra. Estas esquirlas las colocaban entre dos huesos o dos láminas de madera y lo ataban con materiales vegetales. Según parece, los primeros cuchillos metálicos estaban realizados en bronce y fueron evolucionando, adquiriendo diversas formas y adaptándose a los usos a los que era destinado.

En el periodo romano casi no tenía presencia en las mesas, es en el siglo XX cuando empieza a existir mayor variedad y uso habitual de este instrumento en los hogares. Tal es el caso que existe cuchillo mondador, fileteador, para trinchar, pelador, chuletero, deshuesador, jamonero…  Si quieres ver más imágenes y variedades, puedes visitar la página de la empresa Cuchillería Gómez en su apartado de cocina.

Hoy me gustaría centrarme en aquellos de uso más habitual, en cuáles serían los cuchillos más aconsejables para el corte de algunos alimentos:

  • Cuchillos de pan. Resultan muy útiles a la hora de cortar rebanadas por la forma de su hoja que habitualmente suele ser aserrada, con dientes que facilitan el corte.
  • Cuchillo de queso. Que consta de una hoja ancha y perforada para evitar que los trozos de queso se queden pegados.
  • Cuchillos de carne. Forma parte del servicio de mesa y es más afilado que el cuchillo básico de mesa, además de poseer dientes de sierra en algunos modelos.
  • Cuchillos de pescado. Igualmente forma parte del servicio de mesa y todos conocemos la forma tan particular que tiene, tipo paleta pequeña, carente de dientes.
  • Cuchillos para tartas o cuchillo pastelero. Dependiendo del pastel o tarta podremos emplear una paleta grande o un cuchillo de hoja ancha, larga y firme para cortar y dividir las porciones de las tartas.
  • Cuchillos de mesa. Utilizado generalmente para cortar alimentos en la mesa (por ejemplo, sería el que se pondría para comer ensalada) y de igual longitud que la cuchara y el tenedor. Con una hoja levemente aserrada. Su colocación es a la derecha del plato y con el filo o la parte cortante hacia el plato. Todos los cuchillos van en este lado de la mesa y en orden atendiendo a lo que se vaya a comer, siendo el más alejado del plato el cuchillo de mesa.

¿Cuál es tu cuchillo favorito? ¿Sueles usar alguno en concreto con el que te sientas más cómodo o cómoda a la hora de cortar verduras o pelarlas? Yo he optado por el pelador y debo reconocer que hoy en día ya casi no me apaño a pelar una patata sin esta herramienta que para mí ha sido una salvación, pues confieso que casi me la comía por completo y se quedaba mayor cantidad en la piel.

Imprimir Receta