(Votos: 1 Promedio: 5)

La sopa de ajo o sopa castellana es un plato de aprovechamiento, cosa que me encanta. Con ingredientes muy fáciles de conseguir, que seguro tienes por casa, y muy económicos podrás hacer una receta deliciosa. Te explicaré cómo prepararla de forma rápida y que te quede sabrosa para que puedas disfrutarla como primer plato o incluso como plato único para la cena.

Receta de sopa de ajo

Sopa de ajo, receta casera

Receta de sopa de ajo

La sopa de ajo se caracteriza por ser una receta humilde y tradicional de la cocina española. Incluso en algunas zonas de España es típico prepararla en Semana Santa. En un principio esta sopa se hacía solo con agua, dientes de ajo, pimentón dulce y pan duro. Algunos puristas de la cocina dicen que no debe confundirse la sopa de ajo con la sopa castellana. Indicando al respecto que la primera es más consistente, espesa, menos líquida. Yo creo que si tenemos la base inicial (el pan, dientes de ajo, pimentón y agua) podemos divertimos en la cocina haciendo nuestras variaciones. Te confieso que esta es una de las recetas de sopas que más me gusta, al igual que la sopa de cebolla.

Antes de comenzar a hacer la receta, recuerda lo que siempre te digo, léela con cuidado. Mira los trucos y consejos que te dejo para que la puedas adaptar a tus gustos. Se trata de que hagas el plato tuyo, adaptado a tus apetencias. Juega, investiga en la cocina.

Ingredientes para 2 personas:

  • 6 dientes de ajo
  • 125 g de pan de un día para otro
  • 60 g de jamón serrano en tacos
  • 750 ml de caldo o agua del tiempo
  • 2 huevos (1 por persona)
  • aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 cucharadita de pimentón dulce (yo usé colorante porque no puedo tomar pimentón)
  • sal

Ingredientes para la sopa de ajo

Cómo hacer sopa de ajo

  1. Lo primero que tienes que hacer para cocinar la sopa de ajo o sopa castellana es preparar todos los ingredientes.
  2. Pela y pica los dientes de ajo laminados. También debes cortar el pan en trozos medianos.
  3. El jamón puedes comprarlos en tacos o un trozo grueso y cortarlo en casa.
  4. Una vez tengas listos todos los ingredientes para la sopa de ajo casera, coloca una cacerola o caldero al fuego con aceite de oliva virgen extra.
  5. Introduce los dientes de ajo, cocínalos a fuego medio y sácalos cuando estén casi listos para que no se quemen. Resérvalos.
  6. A mí me gusta mucho incluir ahora los tacos de jamón serrano y dorarlos durante unos 30 segundos, el aceite adquiere más sabor aún. Sácalos y resérvalo.
  7. Luego añade las rebanadas de pan y sube el fuego al máximo, remueve y cocina de manera que el pan se impregne bien con el aceite.
  8. Dora el pan un poco, fríelo a tu gusto. Seguidamente echa la cucharita de colorante, mezcla y vierte el caldo casero.
  9. Incorpora los dientes de ajo, los tacos de jamón y cocina a fuego medio (5 o 6 sobre 9 que tiene mi placa de inducción) durante unos 20 minutos, aproximadamente.
  10. Cuando hayan transcurrido 15 minutos comprueba el punto de sal de la sopa de ajo por si hiciera falta rectificar.
  11. Transcurridos los 20 minutos, sube el fuego y cuando comience a hervir, añade los huevos uno a uno a la sopa de ajos.
  12. No tienes que hacer nada ahora, sino esperar a que el calor cuaje los huevos.
  13. Estarán listos en unos 4 o 5 minutos, cuando veas la clara blanca y hecha del todo.
  14. Tú decides si los dejas un poco más hasta que la yema esté hecha del todo o si prefieres que esté líquida.
Sopa castellana

Sopa castellana

Consejos y trucos

  • En caso de que vayas a emplear pimentón, aparta la sartén del fuego para que no se queme y mezcla durante unos segundos, entre 20 o 30.
  • Luego vierte el caldo y lleva nuevamente al fuego. Si no tienes caldo casero elaborado despacio, con su hueso y demás, prepara un caldo rápido.
  • Una opción de caldo rápido sería con agua, una hoja de laurel, unos dientes de ajo, algo de cebolla y un jamoncito de pollo, por ejemplo.
  • Otra posibilidad es simplemente agua con una pastilla de caldo de pollo o de caldo de carne.
  • Yo prefiero reservar los dientes de ajo cuando ya casi están en su punto para que no se quemen.
  • Si a ti te apetece, puedes dejarlos y añadir el pan cuando los veas un pelín cocinados.
  • Debes controlar muy bien el tiempo porque los ajos se podrían quemar adquiriendo un sabor muy amargo y no te interesa eso.
  • Respecto al punto del pan, algunas personas prefieren el pan frito, mientras que otras solo esperan a que cambie un poco el color.
  • El pan se añade cortado en rebanadas o en trozos, esto también es al gusto; pero mejor en trozos medianos, pequeños se desharían durante la cocción.
  • Las recetas fáciles como esta se caracterizan por un sabor maravilloso con pocos ingredientes, pero de buena calidad.
  • Una de las formas más características de servir esta sopa de ajo en cazuelas de barro.

Sopa de ajo con huevo

Comer especial te recomienda las siguientes recetas fáciles:

¿Quieres conocer más recetas fáciles como esta de hoy y no perderte mis platos? Entonces, suscríbete al blog Comer especial pinchando aquí. Te espero también en mi canal de YouTube. Si haces alguna de las recetas del blog, mándame fotos por privado en Instagram y dime qué tal te ha parecido. Me encantará conocer tu opinión y compartirla en mis redes.

Muchas gracias por la visita a mi blog de recetas de comida saludables y fáciles.

Pin It on Pinterest