Tortillitas de camarones fritas en aceite de oliva

Las tortillitas de camarón son una auténtica delicia de la gastronomía andaluza. Ahora bien, si no se emplea un buen aceite de oliva a la hora de freírlas, puede estropearse el plato. Tan importantes son las tortillas como el aceite que empleemos.

Receta de tortillitas de camarones fritas en delicioso aceite de oliva virgen

En España, afortunadamente, podemos disfrutar del maravilloso oro líquido. En esta ocasión he usado aceite de oliva del Molino de Benamejí y unos camarones bien pequeños que nos trajo un amigo de regalo. El aceite es cordobés y no había tenido la oportunidad de probarlo. En casa nos ha encantado. Respecto a los camarones, no necesitamos que sean pequeños para poder disfrutar de estas ricas tortillas. Al final daré algunas ideas.

Ingredientes para unas ricas tortillitas de camarones:

  • 100-150 gramos de camarones muy pequeños con una pizca de
    sal.
  • 75 gramos de harina de trigo y 75 gramos harina de garbanzo
    o 150 de harina de garbanzos.
  • Perejil bien picado, 6-8 ramas.
  • 100 gramos de cebolla o cebolleta.
  • 250 mililitros de agua o caldo de pescado fríos.
  • 1 cucharita pequeña de sal.
  • 1 pizca de colorante.
  • Abundante aceite de oliva virgen extra para freírlas. 

¿Cómo hacer tortillitas de camarones?

  1. Picar muy pequeña la cebolla y dorarla en un poco de aceite de oliva. Cuando la cebolla esté dorada y apartada,
    incorporar una pizca de colorante y el
    perejil. 
  2. Tamizar la harina y añadirla poco a poco a la cebolla.
  3. Acto seguido, verter poco a poco el caldo reservado y mezclar bien.
    No excederse con el caldo porque debe quedar como una mayonesa ligera o una crema espesa. 
  4. Es el momento de introducir los camarones en la masa y remover para que se
    repartan bien.
  5. Dejar reposar durante 15-20 minutos en la nevera.
  6. Remover la mezcla y verter un cucharón de sopa con la mezcla en abundante aceite de oliva virgen extra que estará caliente. 
  7. La masa
    debe abrirse, quedar fina y con puntillita. Dar la vuelta y dorar por el otro
    lado. Sacar y colocar sobre papel de cocina absorbente. 
  8. Si la primera tortillita no se abre formando puntillita, añadir a la mezcla un poco más de caldo y freír otra para ver si queda a nuestro gusto.
  9. Con esta mezcla salen entre 20 y 24
    tortitas.

¿Qué aceite usar para las frituras?

Bien es sabido que los fritos deben ser consumidos de forma esporádica por su alto contenido en calorías, entre otros motivos. Sin embargo, existen notables diferencias en las repercusiones para nuestra salud, así como en el resultado de la fritura dependiendo del aceite empleado. 
El aceite de oliva virgen extra es el más indicado a la hora de freír alimentos porque permite elevadas temperaturas, aproximadamente unos 200 ºC; enriquece la comida con sus vitaminas (como la vitamina E) y antioxidantes; es rico en ácido oleico; aporta su característico y agradable sabor a lo que se fría; transfiere menos grasa al alimento; menor proporción de ácidos grasos poliinsaturados y mayor de ácidos grasos monoinsaturados; la fritura es más rápida por lo que al exponerse el alimento menos tiempo, conserva más nutrientes.
Como puede verse, resulta más que aconsejable usar aceite de oliva virgen extra para freír alimentos y eso que he mencionado los aspectos más relevantes. No podemos pasar por alto algunos consejos muy importantes a la hora de usar aceites para freír, como es el caso de no superar 180 ºC o evitar la reutilización (se aconseja 2 o 3 veces más, a lo sumo, y desechar). De todas formas, reitero que los fritos deben estar presentes en nuestra alimentación de manera ocasional. En mi caso, los fritos puedo tomarlos de manera excepcional, de ahí que cuide mucho el tema de los aceites y sus usos. 

Consejos para hacer tortillitas de camarones y variantes:

  • Si no tienen problemas con el pimentón o la cúrcuma, les animo a usarlos en lugar del colorante. Antes de no poder tomarlos, la cúrcuma era el ingrediente que usaba y quedaban bien ricas.
  • El aceite debe ser de oliva virgen extra pues el sabor es totalmente diferente y más sano.
  • La cebolla se puede incorporar en crudo, incluso no ponerla.
  • Los camarones pequeños me parecen deliciosos en las tortillitas, pero si nos dedicamos a consumirlos así, cada vez habrán menos; de ahí que existan periodos para su pesca e incluso momentos de restricción. En esos casos hay varias opciones para sustituirlos como las gambas peladas y troceadas bien pequeñas o palitos de surimi para que salgan más económicas las tortillitas.
  • En vez de tortillitas de camarones se pueden elaborar tortillitas veganas, con verdura pochada cortada en juliana fina. Quedan deliciosas.
  • Doradas al horno salen bien ricas y con menos calorías, aunque vale la pena comerlas fritas con ese velo crujiente.
  • El punto de dorado depende de la persona. A mí me encantan bien doradas como se ve en las fotos. 😂😃

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!

Zumo crudivegano de zanahoria, melón y tomate

Hace poco les comenté que descubrí hace poco que una amiga se había hecho vegetariana, y que vino a comer a casa y me las tuve que ingeniar en ese mismo instante para prepararle un plato. Pues resulta que María, que es así como se llama, nos visitó el otro día para ver cómo estaba mi marido de su operación. Claro, era la hora de la merienda y no le podía dar unos rosquetes. Además, su pareja es crudivegano. ¡Dios, crudivegano, qué apuro! ¿Qué les puedo ofrecer? ¿Cómo consigo hacer algunas recetas crudiveganas sobre la marcha? En mi cabeza no paraban de surgir múltiples preguntas ante la situación que estaba viviendo. Como cada día existen más seguidores de este tipo de alimentación y filosofía de vida, al final me veo haciendo un máster en cocina vegana para tener recursos cuando vengan a casa. 

¿No se lo van a creer? ¿Saben que decidí hacer? Algo tan sencillo como un zumo. Sí, un zumo. Seguro que muchos de ustedes habrán caído en la cuenta de que los consumen los omnívoros, los veganos, los vegetarianos y los crudiveganos. Así, como se suele decir, mataba dos pájaros de un tiro. Y todos tan contentos. Ya sé que un crudivegano come frutos, semillas, verduras, hortalizas, germinados, frutas… Pero cuando te llega una visita de imprevisto a casa y con estas características hay que ser rápido e ingeniárselas sobre la marcha. Yo no tenía mucho más que ofrecerles que una receta crudivegana líquida. 
INGREDIENTES: 250 gramos de melón, 1 zanahorias mediana, 1 tomate pequeño o medio tomate grande. 
ELABORACIÓN: está receta es bien sencilla. Solo tienen que pelar la zanahoria y trocearla. Pelar el tomate y quitarle todas las semillas (a los que les gusten, dejarlas), quitarle la corteza al melón y cortar en dados. Ojo con las pepitas del melón, no dejar ninguna. Ir introduciendo en el vaso de triturar o en la licuadora quien prefiera el zumo licuado y darla triturar. En mi caso, opté por eliminar el tomate porque no lo tolero bien, como saben los que me siguen desde hace más de 6 años.
Aquí les dejo un enlace en el que encontrarán 5 recetas crudiveganas líquidas que están deliciosas.  
CONSEJOS:
* Para los que tengan problemas con el tomate, sustituirlo por 1 zanahoria más. Quedará más espeso. Si les gusta más líquido, añadir  unos 50 mililitros de agua mineral. 
* Un zumo con frutas y verduras es algo bien sencillo de preparar y existen multitud de variedades, como el típico de naranjas y zanahorias.
* Otras opciones, con fresas, naranjas, frutos del bosque, medio limón, pepino, aguacate, etcétera.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!

Champiñones portobello al horno con foie y cebolla caramelizada

Esta receta de champiñones con cebolla caramelizada y foie es bien sencilla, y hasta un principiante en cocina puede hacerla. No van a tener ninguna dificultad. El resultado sorprenderá a más de uno.

Champiñones portobello con foie y cebolla caramelizada, ingredientes para 2 personas 

  • 2 champiñones portobello grandes. 
  • 1 cebolla grande cortada en juliana. 
  • 4 solomillos de foie fresco. 
  • Sal. 
  • Aceite de oliva.
  • 1 chorro de vinagre de Jerez.

Cómo hacer cebolla caramelizada

  1. La cebolla se debe partir por la mitad y picar en juliana. 
  2. Cortarla siempre en juliana en la dirección del dibujo, de las ondas de la piel, para respetar la fibra de la cebolla y lograr hilos caramelizados.
  3. Poner un buen chorro de aceite de oliva en el recipiente de cocción. 
  4. Cuando el aceite esté un poco caliente, incorporar la cebolla y cocinar a fuego bajo.
  5. Ir removiendo poco a poco y mantener al fuego entre 2-3 horas. Esto dependerá de la cantidad de cebolla que hagamos. En esta ocasión 2 horas y 15 minutos.
  6. Cuando haya adquirido el color necesario y esté en su punto (comprobar el sabor), añadir un poco de sal fina y un chorrito (unas gotas) de vinagre de Jerez para crear un contrapunto de sabor entre el dulzor y el vinagre. 
Sí, ya sé que por ahí dicen que mejor poner una cucharada de azúcar, pero les invito a probar haciéndola de las dos maneras. Una saldrá empalagosa y nada agradable, mientras la otra tendrá el sabor dulce de la propia cebolla, con 0 % de azúcares añadidos. Además, si se le añade azúcar y se mantiene menos tiempo al fuego, la cebolla casi no merma. 
Indudablemente, resulta preferible hacer 2 o 3 cebollas grandes por el maravilloso resultado. Ojo con el aceite, pues hay que ser generosos, cubriendo el fondo de la cacerola o sartén para que se haga bien desde el principio. De esta manera, 3 cebollas grandes pueden quedar reducidas y caber en una cuchara grande de las de cocinar. ¿Se hacen una idea?

Receta de champiñones con foie y cebolla caramelizada

  1. Precalentar el horno 10 minutos a 180º en el momento en el que a la cebolla le falten unos 30 minutos. 
  2. Colocar en la bandeja de horno los champiñones boca a bajo con un poco de sal e introducir durante 15-20 minutos a 180º. 
  3. Cuando falten 5 minutos para que estén hechos, darles la vuelta y salar por esa parte. 
  4. Calentar los solomillos de foie fresco durante 2 minutos por cada lado y aderezar con una pizca de sal. Montar al gusto.

Consejos y trucos para que los champiñones y la cebolla caramelizada queden en su punto

  • Si no consiguen champiñones portobello, optar por otros champiñones que sean grandes.
  • Ojo con la cebolla, no necesita azúcar porque ya la contiene por naturaleza. Si le añaden azúcar, el sabor va a ser más que empalagoso y no tiene nada que ver una cosa con otra. Es preferible hacerla 1 hora sin azúcar, si les falta tiempo, que añadírselo.
  • El tiempo de cocción variará según la cantidad de cebolla y la temperatura del fuego, mejor a fuego bajo, que se haga lentamente.
  • En el caso de que les guste la cebolla, aconsejo cocinar 2 cebollas grandes para que no se les haga poca.
  • Al hacer la cebolla a fuego bajo, la electricidad que se consume es menor en caso de tener cocina eléctrica.
  • La cebolla se conserva perfectamente una semana en la nevera en un recipiente hermético. No he probado a envasarla al vacío ni a congelarla porque en casa no dura mucho, desaparece enseguida.
  • Los medallones de foie fresco pueden cambiarse por congelados.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.
¡Muchas gracias por la visita!

Salteado de setas con ajetes

Esta receta la tenía guardada en el baúl de los recuerdo; es rápida y muy fácil de hacer. Queda muy rica y carece de complicaciones: Salteado de setas con ajetes a la plancha.


INGREDIENTES: 1 bandeja de setas, 1 manojo de ajetes, aceite de oliva en espray, hierbas al gusto y sal.

ELABORACIÓN: Rociar una sartén con aceite, añadir las setas limpias con los ajetes troceados un poco (no mucho, en dos o tres partes). Dorar en unos 10-15 minutos. Aderezar al gusto con sal, hierbas y especias.

CONSEJOS:

* Se pueden añadir unos 50 gramos de panceta o beicon.
*  Transcurridos 10 minutos de las verduras en el caldero o sartén incorporar el beicon o panceta.
* Añadir las especias y sal según apetencias al final, cuando resten 2 minutos para apartar del fuego.
* Estas verduras sirven para acompañar cualquier carne o pescado e incluso como comida única con unos huevos, por ejemplo.

Aprovecho para invitarles a seguirme en FacebookTwitterPinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

Entrantes refrescantes para el verano

En verano apetecen platos suaves y que aporten la sensación de que estamos comiendo algo fresco. De forma habitual, solemos recurrir a ensaladas, aunque existen más platos que pueden cumplir esas expectativas. Estas 4 recetas que les propongo son frescas, sencillas, fáciles de hacer y bien ricas.

La ensaladilla rusa suele ser la reina de las fiestas en verano. En esta ocasión se trata de una ensaladilla elaborada con lactonesa casera, es decir, nada de huevos y la leche puede ser sin lactosa o de soja para los intolerantes o alérgicos a la lactosa. En la receta les explico todo.

A veces apetece algo bien sencillo y que al introducir en la boca genere una sensación bien fresca como estos rollitos de jamón que van rellenos de palitos de surimi y piña. Una receta fácil de elaborar que puede ser también una cena perfecta.

Para los amantes del aguacate, nada mejor que un estupendo tartar de aguacate y tomate aderezado al gusto. Si lo preparan en platos individuales y lo introducen en la nevera un rato antes de consumirlo, seguro que  este tartar enamorará a la mayoría de los comensales.

Estos melocotones rellenos de crema roquefort podrían dar la sensación de llevar tras de sí más trabajo. Nada más lejos de la realidad, pues la crema de queso roquefort solo hay que mezclarla con alguno de los líquidos que les comento, rellenar los melocotones y reservar en el frigorífico antes de consumirlos.

Aprovecho para invitarles a seguirme en YouTube, FacebookTwitterPinterest y Google+, así como la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.
¡Muchas gracias por la visita!

Cómo cocinar unas ricas empanadillas light al horno

¿Quieren aprender a hacer unas sabrosas empanadillas más sanas, sin tanta grasa?

Si no las freímos, eliminamos gran cantidad de calorías. Por ello, les muestro en este vídeo cómo hacer unas ricas empanadillas que en este caso son de pollo con verduras; eso sí, con una particularidad, están hechas al horno. Igualmente, pueden consultar la receta paso a paso pinchando aquí.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook y, si les apetece, a unirse a la comunidad de Google+ Comer especial en la que todos los miembros comparten sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!