Vieiras gratinadas al horno sin tomate

Estas vieiras gratinadas al horno son muy rápidas de hacer y quedan bastante sabrosas. Se trata de una receta de cocina básica, adaptada de la típica gallega

Ingredientes para vieiras gratinadas al horno con jamón ibérico

  • 4 vieiras
  • 50 gramos de jamón ibérico (o serrano). 
  • 1 cebolla grande. 
  • 2 dientes de ajo. 
  • Pan duro rallado. 
  • Sal.
  • Aceite de oliva.

Pasos a seguir para hacer vieiras gratinadas al horno sin tomate 

  1. Picar la cebolla y el jamón en trozos grandes (si les gusta encontrárselos, en caso contrario picarlos bien pequeños). 
  2. Calentar en una sartén o cacerola un poco de aceite de oliva, dorar la cebolla y cuando comience a coger color incorporar el jamón ibérico. 
  3. A los 2 minutos, apartar del fuego y añadir las vieiras para que se impregnen del sabor del sofrito. 
  4. Colocar las vieiras en las conchas con una pizca de sal por encima, seguido del sofrito. 
  5. Espolvorear con pan rallado e introducir en el horno durante 10 minutos con calor arriba y bajo a 180º tras haberlo precalentado 10 minutos antes. 
  6. Cuando transcurran los 10 minutos, gratinar 2 minutos más. 
  7. Vigilar que no se queme el pan rallado.

Consejos para que las vieiras gratinadas queden deliciosas

  • Esta receta de cocina se puede hacer con vieiras y también con zamburiñas e incluso con mejillones.
  • Ojo con las vieiras y las zamburiñas porque hay que limpiarlas muy bien para quitarles la tierra. Es preferible mantenerlas, si son frescas, en un recipiente con agua con gas para que expulsen toda la arena.
  • En el caso de que sean congeladas repasar con cuidado para que no quede nada de tierra, pues es muy desagradable encontrársela al comer. Esto estropearía el disfrute del plato.
  • Si las van a comprar frescas y no saben cómo limpiarla, siempre le pueden pedir al pescadero que les explique cómo hacerlo y él les indicará cómo separarlas de la concha.
  • Aconsejo no quitar el coral, pero esto depende de gustos porque tiene un sabor que a mí particularmente me agrada.
  • A los que no les guste el jamón ibérico siempre pueden optar por beicon (panceta ahumada) y también un puntito de perejil picado por encima, le da un toque diferente de sabor.
  • Animo a los que no son alérgicos a las especias picantes a que incorporen una pizca de pimienta. 
  • Para mí están muy buenas con la cebolla grande y el jamón en trozos sin necesidad de ningún otro tipo de especia añadida. Esta forma de elaborarlas le da un toque dulce y salado, el dulce de la cebolla y el salado del jamón, que en boca es muy interesante.
  • Si tienen la posibilidad de rallar pan en casa, les animo a hacerlo; el pan duro siempre se puede aprovechar de esta manera. Cuando el pan rallado sea comprado, añadir sal al sofrito, pero con cuidado si lleva jamón ibérico porque este ya lleva sal.
  • En vez de con pan rallado se pueden gratinar con una loncha fina de queso con o sin lactosa por encima. Es una opción diferente que le da un toque de sabor muy interesante.
  • Para aquellos que no quieran usar pan rallado ni queso, solamente tienen que hacer las vieiras a la plancha unos dos o tres minutos por cada lado. Tras cocinarlas, ponerlas en la concha, salar y poner el sofrito por encima. A mí me gustan más así.
  • Más recetas fáciles que les pueden gustar:
  1. Crema de melón con jamón.
  2. Trucha en 7 minutos.
  3. Pollo al horno jugoso.
  4. Bacalao sobre crema de espárragos.
  5. Bombones caseros sin lactosa.
¡Muchas gracias por la visita!

Pizza blanca de setas, rúcula y queso sin lactosa

Hoy traigo una propuesta para aquellos que tienen problemas con el tomate o no les gusta: una estupenda pizza blanca con setas, rúcula y queso sin lactosa para que toda la familia la pueda disfrutar. 

INGREDIENTES: 
* Para la masa de la pizza: 200 gramos de agua, 25 gramos de levadura fresca de panadería, 50 gramos de aceite de oliva suave, 400 gramos de harina normal (o especial para celiacos), 1 cucharadita de sal y una pizca de azúcar.

* Resto de ingredientes: rúcula, queso sin lactosa en láminas, queso sin lactosa rallado, setas o champiñones al gusto, aceitunas negras, unas tiras de beicon (panceta ahumada) o jamón serrano, orégano y sal.

ELABORACIÓN: para preparar la masa de la pizza pinchen aquí. Una vez elaborada la masa, colocarla sobre una placa de horno previamente untada con un poco de aceite de oliva, muy poco, ojo. Poner en la base queso laminado sin lactosa, encima los champiñones o setas al gusto, la pasta de aceitunas negras (se obtiene triturándolas) en pequeños montoncitos, algunas tiras de beicon, aderezar con muy poca sal y orégano e introducir en el horno previamente precalentado (a 180 grados 10 minutos antes de introducir la pizza). Mantener en el horno durante unos 18 minutos con calor arriba y abajo, si tienen esa función, sacar caliente y enseguida colocar encima la rúcula. 
CONSEJOS:
* Dependiendo del horno, puede tardar más tiempo. Hay que vigilar que los bordes estén dorados y ese será el momento de sacarla.
* Si no tienen problemas con la lactosa, usen cualquier tipo de queso; aconsejo dos o tres diferentes.
* El queso curado le va a dar un punto de sabor muy interesante.
* En lugar de la aceituna triturada existen otras opciones. Un ejemplo sería usar crema de trufa que la venden en los supermercados, aunque ya saldría más cara la pizza.
* Si les gusta el tomate, pongan una base de tomate y ya no sería una pizza blanca, sino una pizza normal y corriente, pero muy rica.
* Añadir la rúcula al final para que quede fresca.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.
¡Muchas gracias por la visita!

Exquisito lomo de jabalí al horno

Hoy están todos invitados a comer. ¿El motivo? El aniversario del blog. Así pues, este lomo de jabalí es para celebrar los 6 años de Comer especial. En el año 2011, el 21 de febrero, nació este blog con la intención de compartir una experiencia de vida, la alimentación limitada por las intolerancias y alergias producto de una enfermedad. Con esa ilusión, la de compartir experiencias y dar ideas a todo aquel al que le guste comer pero cuenta con limitaciones, continúo hoy en día. ¡Muchas gracias por estar ahí después de tantos años! ¡Gracias por formar parte de mi familia virtual!

INGREDIENTES: lomo de jabalí, 1 cabeza de ajos, 1 manojo de perejil, aceite de oliva, sal gruesa, orégano, 1 vaso de vino blanco, 1 vaso de caldo, 1 cuchara pequeña de café de comino, 1 hoja de laurel, verduras asadas al gusto (zanahorias, setas y cebolla, por ejemplo).

google_ad_client = «ca-pub-1620221968642336»;
google_ad_slot = «7292035077»;
google_ad_width = 300;
google_ad_height = 250;

ELABORACIÓN: colocar en el vaso del brazo para triturar los ajos pelados, medio manojo de perejil limpio, orégano, 2 cucharas soperas de aceite, medio vaso pequeño de vino blanco, medio vaso de caldo, media cucharada de comino; triturar y embadurnar la carne, mantener en la nevera 24 horas. La otra mitad de los ingredientes la reservamos para hacer otro adobo para el asado. Al día siguiente pelar las verduras que más apetezcan, disponerlas en una bandeja de horno, incorporar una hoja de laurel, verter el aderezo reservado y encima colocar el lomo de jabalí. Introducir en el horno, previamente precalentado, y cocinar a 180º durante unos 55 minutos.
CONSEJOS:
* Quienes puedan tomar especias, los animo a incorporar pimienta en grano y una pizca de cúrcuma en la mezcla para la carne.
* Suele darle un punto de sabor interesante incluir batata (boniato) en la parte baja de la cama de verduras elegidas para acompañar el asado.
* Hacer una pequeña cortada en el centro de la carne (antes de sacarla del horno), por la zona más gruesa, para observar que ha adquirido el tono adecuado y ya no sangra, no está cruda.
* En el caso de no tener caldo, usar media pastilla de caldo en cada mezcla del adobo y medio vaso de agua.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.
¡Muchas gracias por la visita!

Aprende a cocinar una trucha en 7 minutos

La trucha es un pescado muy sabroso que no a todo el mundo le gusta por la cantidad de pequeñas espinas que uno se puede encontrar comiéndola. Esta receta es ideal para todos los amantes de la trucha y sobre todo para los que no tienen mucho tiempo o para aquellos a los que no se les da muy bien cocinar. Estén atentos porque les va a sorprender cómo  pueden lograr un rico plato en tan poco tiempo.

Ingredientes para cocinar trucha al horno con jamón ibérico 

  • 2 dientes de ajo. 
  • 2 truchas individuales (como la de la foto).
  • Unas ramas de perejil. 
  • 2 lonchas de jamón ibérico (o serrano). 
  • Sal.

Elaboración de trucha al horno en 7 minutos 

  1. Precalentar el horno durante 10 minutos, calor arriba y abajo. 
  2. Colocar en una bandeja las 2 truchas
  3. Poner en un mortero los dientes de ajo pelados, las hojas de perejil lavadas y sin el tallo, unos granos de sal gruesa. 
  4. Proceder a machacar estos ingredientes para conseguir una pasta homogénea. 
  5. Introducir en la barriga de la trucha la pasta obtenida y dejarlas dentro del horno unos 7 minutos a 180 ºC. 
  6. Cuando falten 2 minutos, cubrir la parte superior con una loncha de jamón ibérico.

Consejos para cocinar una trucha al horno

  • Los tiempos varían según el tamaño del pescado. Estas truchas pesaban unos 200 g.
  • No aconsejo subir la temperatura del horno para cocinar pescado. A mayor temperatura, mayor probabilidad de rotura de las fibras.
  • Para evitar que el horno absorba el olor del pescado, dejar un limón partido en la parte baja de este mientras cocinan las truchas.
  • Este plato se puede acompañar de verduras, arroz, papas (patatas), etc.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la  Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

Muslo de pato con salsa de arándanos

Muslo de pato con salsa de arándanos: un plato sencillo y resultón para fiestas o comidas especiales. Únicamente hay que comprar unos muslos de pato y preparar una bandeja de horno con verduras al gusto. 

Ingredientes para preparar muslos de pato al horno con salsa de arándanos

Les voy a mostrar una foto con todos los ingredientes; las zanahorias eran congeladas y las setas deshidratadas. ¡Más fácil y rápido, imposible!
  • 2 muslos de pato. 
  • 1 hoja grande o 2 pequeñas de laurel. 
  • Sal. 
  • Romero fresco o en polvo.
  • Ajo en polvo. 
  • 1 paquete o bote de setas deshidratadas. 
  • 1 puerro. 
  • 6 dientes de ajo. 
  • 1 cebolla. 
  • 200 gramos de zanahorias.  
  • 70 ml de vino blanco o brandy. 
  • Agua.
  • 16 papas (patatas) negras, bonitas o cualquier otra siempre que sean muy pequeñas, como las de la foto.
  • 200 gramos de grosellas.
  • 25 o 30 gramos de azúcar.
  • 100 mililitros de Jerez o de vino con un punto de dulzor.

Receta de muslos de pato al horno con verduras y salsa de arándanos

  1. Poner en remojo las setas deshidratadas durante 30-45 minutos como mínimo.
  2. Limpiar y trocear el puerro al gusto.
  3. Pelar y picar la cebolla de la forma que más les apetezca.
  4. Los ajos los pueden pelar y cortar en 4 trozos o dejar con piel y darles un pequeño golpe para que se impregnen internamente del sabor del pato.
  5. Escurrir las setas una vez hidratadas.
  6. Precalentar el horno unos 10 minutos a 180 ºC. 
  7. Colocar en una bandeja las zanahorias, las setas, la cebolla, el puerro y el laurel.
  8. Disponer los muslos de pato sobre las verduras. Aderezar al gusto con sal y romero, y verter el brandy o vino blanco.
  9. Introducir la bandeja unos 20 minutos a la misma temperatura, calor arriba y abajo. 
  10. Pinchar, ver si sale sangre, dar la vuelta y seguir dorando por el otro lado otros 15-20 minutos.
  11. Finalizar con un toque de gratinado para la piel. 
  12. Mientras se hornea el pato, guisar unas papas bonitas (patatas), negras o las que se tengan a mano. Usar bastante sal gorda para que cuando estén en su punto, escurrir el agua y secarlas al fuego; de esa forma se pegará la sal a la piel.
  13. Para la salsa de arándanos, grosellas o frutos del bosque (lo que consigan en el mercado), colocar un cazo al fuego con un poco de vinagre y agua. 
  14. Introducir las grosellas (que es lo que nosotros conseguimos), el azúcar y el vino; cocinar a fuego suave para que se vayan deshaciendo las grosellas. 
  15. Montar el plato con las papas, verduras, muslo de pato y un poco de salsa.

Tips, consejos y trucos para cocinar las muslos de pato

  • Los muslos de pato pueden quedar secos o con la piel muy blanda, por lo que es aconsejable no pasarse de tiempo y regar de vez en cuando con el caldo que va soltando; así como dorar bien la piel para que quede crujiente.
  • En lo que a la salsa se refiere, observar que quede melosa y jugosa; añadir más agua si hiciera falta. Aplastar las grosellas con un tenedor cuando estén tiernas. Si no les agrada encontrar trozos de la fruta, mejor colar. En ocasiones hace falta añadir maicena para que espese. El tiempo de cocción ronda sobre los 15 minutos, siempre a fuego suave.
  • Las verduras pueden ser frescas y al gusto. En esta receta optamos por zanahorias congeladas y setas deshidratadas.
  • Estos muslos de pato son envasados, pero frescos; por lo que el tiempo de cocción es el normal de una carne sin hacer. 
  • Existen algunos muslos de pato envasados y ya cocinados a los que solo les hace falta un punto de calor y seguir las indicaciones del paquete. Yo no los uso porque traen especias sin especificar y yo soy alérgica a algunas.

Sardinas y verduras al horno

¿Qué tal se encuentran? El verano acaba de hacer su aparición nada silenciosa y el calor nos acompaña a cada paso. No sé si les pasará lo mismo, pero debo confesar que en mi caso lo menos que me apetece es preparar comida.

¿El plato de hoy? Nada, algo sencillo, rápido y para quien le gusten las sardinas, sabroso. En mi caso, no comulgo mucho con ellas. ¿El motivo? Al parecer me adoran las espinas clavadas al fondo de mi boca y, en ocasiones, un poco más abajo. ¿Han vivido alguna vez una situación en la que todo el mundo come churros de pescado y a nadie le toca una espina salvo a uno de los comensales al que siempre le pasa lo mismo? ¿Sí? ¡Entonces nos conocemos personalmente!

      

INGREDIENTES: unas 8 sardinas desespinadas y abiertas, 1 hermosa zanahoria, 1 calabacín y 1 cebolla (cortar todas las verduras al gusto). Verter en un vaso 3 dientes de ajo, medio manojo de perejil, sal, un poco de aceite y agua, triturar. Pan rallado, sal, hierbas al gusto.
      
ELABORACIÓN: encender el horno y precalentarlo unos 10 minutos. Colocar papel de cocina en una bandeja, incorporar las verduras, aderezar con sal, ajo en polvo y orégano, por ejemplo. Precalentar el horno durante 10 minutos a 180º y luego intorducir la bandeja para dejar unos 10-15 minutos a 180 grados con ventilador (si se tiene). El tiempo dependerá del grosor de las verduras, menor grosor, menos tiempo; mayor grosor, más tiempo. Salar y empanar las sardinas. Yo suelo triturar el pan con perejil y un diente de ajo, le da un toque muy interesante. Cuando transcurra el tiempo de horneado de las verduras anteriormente mencionado, añadir las sardinas a la bandeja e impregnarlas de la salsa espesa preparada previamente. Cerrar el horno y esperar 10 minutos mas, dar la vuelta y volver a embadurnarlas con el resto de la salsa. En 5 minutos estará todo listo.