Truchas de cabello de ángel al horno

Las truchas de cabello de ángel al horno me pierden porque resultan menos grasientas que fritas, así no tengo tantos remordimientos si me como dos o tres. 😂😂 En Canarias no se llaman empanadillas de cabello de ángel, se las conoce como truchas, y también se rellenan de batata o boniato. 

Las de cabello son las que más me gustan. Además, si nos sobra relleno se puede aprovechar para otros postres o simplemente para usar como mermelada sobre pan con un poco de queso blanco. Aquí la imaginación y las apetencias son libres. Este postre es típico de las Navidades Canarias,por lo que ha formado parte de toda mi vida en estas fiestas.

En esta ocasión les explico cómo hacer el cabello de ángel con imágenes y también cómo elaborar la masa casera para hacer las truchas dulces. El cabello de ángel se obtiene de la carne de la calabaza dulce, conocida en Canarias como pantana y en España como calabaza de cidra, cidra o cidra cayote. En otros países se la denomina cayote, chilacayote, sambo, chiverro o chiverre, calabaza blanca, zapayo.

INGREDIENTES PARA EL CABELLO DE ÁNGEL: 

  • 1 pantana o calabaza dulce grande o 2 medianas.
  • 2 limones. 
  • 200 gramos de azúcar por cada 250 gramos de pantana cocida.
  • Agua.
  • Vainilla o canela. 
  • 2 yemas de huevo, las obleas (masa) de las empanadillas para rellenar. 
  • Azúcar para espolvorear por encima.
Pantana, cayote, cabello de ángel, cidra, calabaza de cidra o calabaza dulce
Como la piel de la pantana es muy gruesa, yo suelo envolverla en bolsas de plástico grandes (para no manchar nada) y después llevarla a una zona de la casa donde no me importa que se dañe el suelo. Por qué digo esto, porque la lanzo con fuerza contra el suelo y repito el proceso las veces que sea necesario. En muchos blogs encontrarán que la gente suele cocinarla con la piel. Claro, al seguir el proceso indicado (el de las bolsas) comprobarán que la cáscara se despega de la carne, por lo que siempre optó por quitarla antes de cocerla, así como limpiar la mayor cantidad de pipas. Una vez tengan la calabaza limpia, introducirla en un caldero y cubrirlas de agua. Ojo, los trozos de calabaza deben ser medianos para que se hagan bien.

Cómo cocinar la pantana, chayote, cidra para hacer cabello de ángel

COCCIÓN EN OLLA RÁPIDA: 

  1. Colocar la pantana limpia y troceada en en la olla y cubrir de agua hasta donde permita la olla.
  2. El agua se puede aderezar con cáscara de limón y rama de canela o vainilla. 
  3. Tapar y cerrar bien, esperar a que comience a hervir y, a partir de ahí, mantener 30 minutos al fuego. Yo la hice en 2 ollas rápidas porque se ahorra muchísimo tiempo y electricidad o gas.

COCCIÓN EN CALDERO: 

El proceso a seguir es el mismo:

  • Colocar los trozos, cubrir de agua y aderezar esta si se quiere, aunque no hace falta, es opcional. 
  • Mantener en el fuego entre 1 hora y 1 hora 30 minutos a fuego medio. 
  • Pinchar para ver en qué estado se encuentra y cocinar, si hiciera falta, hasta que esté tierna.  Más de hora y media no suele necesitar.

PASOS COMUNES: 

  1. 👉Una vez cocinada, escurrir bien; esperar a que esté templada, casi fría, y deshilachar. En este punto hay personas que solo utilizan las hebras, muy pocas la carne y desechan la pulpa, y otras, como yo, que empleamos todo. 
  2. 👉Deshilachar, eliminar el exceso de líquido colocándola en un escurridor, sobre un caldero, y aplastar con cuidado con un tenedor o el utensilio que ustedes estimen adecuado para eliminar el exceso de agua. Yo la dejo como 1 o 2 horas, tiro el líquido y compruebo si le queda más. 
  3. 👉Es importante que esté lo más seca posible para que se forme bien el cabello de ángel.
  4. 👉Disponer toda la calabaza obtenida en un caldero, verter por encima 200 gramos de azúcar por cada 250 cabello, el zumo de 2 limones pequeños o de uno grande y una rama de vainilla abierta por la mitad en trozos. Si no les gusta mucho la vainilla, mejor colocar nada más que un cuarto o, si lo prefieren, usar canela en rama. 
  5. 👉 Verte el zumo de limón por encima del azúcar para que esta no se cristalice. 
  6. 👉Cocinar entre 45 minutos o 1 hora (esto dependerá de la cantidad de agua que suelte la calabaza) a fuego medio y remover poco a poco para que no se queme ni se pegue.

Con esta receta participo en el recopilatorio de manualidades y recetas navideñas de mi estimada amiga Ana, quién les regala este estupendo calendario del 2018. Pinchando aquí podrán ver todos los bloguer@s que nos hemos apuntado al reto. No se lo pierdan porque hay muchas ideas de platos para estas fiestas, así como preciosos trabajos de decoración realizados a mano que les encantarán.

ELABORACIÓN EN THERMOMIX: 

Otra manera de conseguir el cabello de ángel es cocinándolo en Thermomix y se adelanta muchísimo porque no hay que estar tan pendiente como del caldero.

  1. Colocar todos los ingredientes en el vaso, igual que en la cocción tradicional, programar 15 minutos, 100 grados, velocidad 1 y poner el cubilete. 
  2. Abrir, mover de abajo hacia arriba para mezclarlo bien. Cerrar nuevamente, programar 20 minutos, 100 grados, velocidad cuchara, sin cubilete, colocar el cestillo sobre la tapa. 
  3. Abrir transcurrido este tiempo, mezclar muy bien, cerrar y programamos otros 15 minutos, 100 grados, velocidad 1, con cestillo sobre la tapa. 
  4. En este punto, yo lo vierto (por manía personal) en un caldero y termino cocinándolo durante unos 15 minutos, a fuego medio, pendiente de remover cada dos minutos para que no se pegue. También se puede continuar en la Thermomix hasta ver que casi no queda líquido.

Masa para truchas de cabello de ángel y horneado

INGREDIENTES PARA LA MASA: 

  • 1 kilo de harina.
  • 200 gramos de azúcar glas (mejor triturada, en polvo, para que no se rompa la masa al trabajarla con el rodillo).
  • 170-200 de aceite de oliva.
  • La ralladura de 1 limón (esto es opcional, yo no lo pongo).
  • 1 cucharada pequeña de levadura en polvo.
  • Unos 5 gramos de sal fina.

ELABORACIÓN DE LA MASA: 

  1. Mezclar la harina con el aceite, añadir el azúcar y la ralladura de limón (opcional).
  2. Amasar hasta que no se pegue a las manos.  
  3. Dejar reposar como 1 hora y luego estirar con un rodillo (si no tienen rodillo, emplear una botella grande). 
  4. Hacer las obleas con un aro de metal (de los que se utilizan para emplatar), con un vaso de boca ancha o con un tazón. 
  5. Aprovechar los restos que queden de la masa para volver a unirlos y formar más círculos para rellenar. 
  6. El primer amasado se puede hacer en un recipiente grande con unos 150 gramos de aceite e ir vertiendo el resto poco a poco. 
  7. Terminar de trabajar sobre la encimera, previamente espolvoreada con harina. 
  8. Rellenar las truchas con el cabello de ángel, disponerlo en el centro y que no salga por los lados. Mojar los bordes con agua y cerrar con cuidado; para darle una forma más bonita,  presionar los bordes con un tenedor, se quedaran marcados y ayudarán a que no se salga nada. Eso sí, mucho cuidado con las esquinas, que estén bien cerradas.

HORNEADO: 

  1. Precalentar el horno a 180º, calor arriba y abajo, durante 10 minutos. 
  2. Preparar una bandeja con papel de horno y colocar las empanadillas encima, previamente pinceladas con yema de huevo batido. 
  3. Cocinar unos 15 minutos por la parte pintada con huevo a 180º, ventilador, calor arriba y abajo, hasta que adquieran un color dorado. 
  4. Vigilar que no se quemen a los 15 minutos porque cada horno es un mundo. 
  5. Dar la vuelta y cocinar otros 5 minutos más. 
  6. En el caso de no tener la función de calor arriba y abajo o la de ventilador tardarán un poco más en hacerse; eso sí, no más de 20 minutos, a lo sumo 25. 
  7. Sacar, esperar a que estén tibias y espolvorear con azúcar en grano o glas, según gustos. 
  8. Observarán que al hacerlas al horno no se formarán esas burbujas típicas de la masa frita.

CONSEJOS:

  •  Repartir la cantidad de pantana una vez pelada y limpia en dos calderos para controlar mejor el punto de cocción de la calabaza
  • A la hora de hacer las truchas de cabello de ángel se puede incorporar almendras en el momento de de confitar la calabaza. Unos 30 gramos de almendra picada por cada 250 de cabello. La almendra picada debe ser cruda y sin sal; se puede tostar o no, a gusto del consumidor.
  • Intentar evitar el cuchillo para cortar la cáscara externa de la calabaza porque es muy dura y podrían hacerse daño. Si tienen fuerza y les apetece cocinarla con la propia cáscara, tengan cuidado.
  • En el momento inicial de la cocción de la pantana puede ser interesante añadir vainilla o canela en rama, inclusive cáscara de limón para que vaya cogiendo sabor. Si lo hacen así, mejor no añadirlos cuando incorporen el azúcar y solo verter el zumo del limón. En caso de ser amigos de las cosas con punto fuerte de sabor, emplear las especias y la cáscara del limón en ambos pasos.
  • Las truchas de cabello de ángel se suelen hacer fritas en una sartén con abundante aceite de oliva o de girasol (el que más les apetezca) y después colocarlas encima de papel de cocina absorbente para eliminar la mayor cantidad de grasa; acto seguido espolvorearlas con azúcar por encima.
  • Las proporciones habituales de azúcar para hacer el cabello de ángel suelen ser misma cantidad de azúcar que de calabaza guisada una vez escurrida. A mí personalmente no me gustan las cosas muy dulces, de ahí que yo las haga con 175 por cada 250. De todas formas, con 200 gramos de azúcar por cada 250 de calabaza es más que suficiente, pero esto es cuestión de gustos y tendrían que ir probando ustedes. Si saben que son golosos háganla con misma cantidad de azúcar que de calabaza cocida.
  • A los que no les agrade el limón, cambiar por cáscara de naranja e incluso añadir en el proceso de cocción unos 10-15 mililitros de agua de azahar.
  • En los supermercados venden obleas de masa refrigerada o congelada para hacer empanadillas, por si no les apetece hacer la masa.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

Turrón de nata y nueces sin lactosa

Este es mi turrón casero favorito y el de muchos de mis allegados. La receta de turrón de nata y nueces sin lactosa es bien sencilla. Ahora bien, si no tienen problemas de intolerancia a la lactosa, usen la nata que más les guste.  Al final de la receta les pongo una serie de trucos para que les quede bien rico y con posibles variaciones.

Ingredientes del turrón de nata:

  • 65 mililitros de nata sin lactosa
  • 160 gramos de almendra molida (polvo de almendra). 
  • 130 gramos de azúcar. 
  • 65 gramos de nueces peladas y troceadas toscamente. 
  • 5 medias nueces para decorar.

Turrón de nata sin lactosa en Thermomix

  1. Verter en la Thermomix la nata y el azúcar durante 8 minutos, temperatura 100º, velocidad 2.
  2. Añadir la almendra, 5 segundos, velocidad 4. 
  3. Acto seguido, las nueces, 10 segundos, velocidad 3. 
  4. Observar y comprobar que se ha formado una masa parecida al mazapán. 

Elaboración tradicional del turrón de nata y nueces sin lactosa

  1. Reservar el polvo de almendra y las nueces cortadas toscamente en un recipiente hondo en el que sea fácil la manipulación de todos los ingredientes. 
  2. Colocar en un cazo el azúcar (a ser posible molida, en polvo) junto con la nata.
  3. Calentar durante 6 minutos a temperatura media y remover para que todo se vaya mezclando bien, formando una melaza. 
  4. Apartar y esperar a que atempere para verter el líquido en el cuenco donde están las almendras con las nueces. 
  5. Mezclar bien todos los ingredientes hasta lograr unirlos y formar una masa compacta.

Pasos en común para hacer turrón de nata y nueces

  • Forrar un molde con papel vegetal, de horno. 
  • Verter la mezcla y apretar bien para que se rellenen todos los huecos. 
  • Colocar las medias nueces encima para decorar y reservar bien tapado con film transparente o con el resto del papel vegetal. 
  • Dejar reposar 24 horas como mínimo.

Consejos y trucos para hacer turrón de nata y nueces y que quede en su punto

  • Si les gustan los turrones bien dulces, añadir 150-160 gramos de azúcar y no 130. 
  • La nata sin lactosa puede ser sustituida por nata de soja para repostería, así podrán disfrutar de este postre los alérgicos a la lactosa. En esta ocasión aconsejo los 160 gramos de azúcar.
  • También pueden utilizar nata de arroz para montar, por ejemplo. Con la nata de arroz será mejor emplear 110 gramos de azúcar.
  • Al llevar nata sin lactosa o nata normal debe conservarse en la nevera y consumirse en el plazo de 3 o 4 días a lo sumo.
  • Si utilizan nata vegetal, igualmente deben conservarlo en la nevera y consumirlo entre 7 y 10 días a lo sumo.
  • Este mismo turrón se puede hacer con avellanas en vez de nueces y si son alérgicos a todos los frutos secos, pues no ponerlos.
  • En el caso de que les guste la fruta escarchada o sean alérgicos a los frutos secos, les animo a reemplazar los 65 gramos de nueces troceadas toscamente por trozos de fruta escarchada e incorporar solo 110 gramos de azúcar para que no quede muy empalagoso.
  • Si necesitan hacer 3 o 4 turrones de nata, multiplicar las cantidades de ingredientes por tantas tabletas de turrón a hacer y así no les hará falta repetir el proceso para cada turrón.
  • Para los amantes del chocolate, cubrir el turrón de una buena capa de chocolate negro o chocolate con leche. Eso sí, primero impregnarlo de chocolate por un lado y esperar a que cuaje, y luego proceder con el otro lado.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.
¡Muchas gracias por la visita y feliz Navidad!

Turrón blando o de Jijona sin lactosa

El turrón blando o de Jijona forma parte de la tradición navideña de mi hogar. Desde que enfermé no me queda de otra que hacerlo en casa, pues la mayoría contienen canela (especia que no puedo tomar). La receta que les explico seguidamente es la básica. En los consejos les aporto algunas ideas para añadir ingredientes que harán que el turrón les resulte más afín a los comerciales.

INGREDIENTES: 300 gramos de almendras peladas (tostadas y trituradas en casa), 200 gr de azúcar y una cucharada sopera de miel suave.
ELABORACIÓN EN THERMOMIX: pulverizar el azúcar durante 15 segundos a velocidad 10. Añadir las almendras y moler 10 segundos, misma velocidad. Con la espátula, bajar los restos de la pared del vaso. Seguir mezclando a velocidad 6 sin tiempo hasta conseguir una pasta. En ese momento, verter la miel y volver a mezclar para que se integre todo. 
ELABORACIÓN TRADICIONAL: en una máquina de triturar introducir el azúcar hasta que quede bien fino. Una vez conseguido, incorporar la almendra y triturar para obtener una pasta uniforme. Finalmente, añadir la miel y volver a triturar para que todo se mezcle bien.

PASOS EN COMÚN: forrar una caja rectangular con folios y moldear el turrón con la ayuda de una cuchara. Dejar reposar durante 1 semana como mínimo.
CONSEJOS:
* Para tostar las almendras en casa pueden usar el horno (previamente precalentado a 180º, 10 minutos). Introducir las almendras enteras y mantener dentro unos 10 minutos a la misma temperatura, vigilando y removiendo de vez en cuando. Si tienen función ventilador y calor arriba y abajo pueden usarlo. También salen ricas en sartén. Ojo, que no queden muy tostadas porque amargará y no sabrá bien el turrón.
* En el turrón de la foto he procedido a introducir una variante que ha gustado mucho en casa: 65 gramos de almendra tostada y triturada poco para que queden trozos al comerlo. Incorporar estas almendras junto con la cucharada de miel.
* Otra opción, añadir ralladura de limón, de la cáscara. Para mi gusto, sobra.
* Si les gusta la canela, verter una cucharada rasa de café. Ya saben que yo no puedo tomarla por temas de intolerancia. 
* Mejor elaborar este turrón de 1 a 3 semanas antes para que la almendra vaya soltando el aceite.
* El azúcar glas es azúcar en polvo que venden en los supermercados. Si lo muelen en casa, pasar a un colador para limpiar bien y desechar los granos que no fueron triturados.
* En un recipiente rectangular o cuadrado se puede colocar la pasta para que se haga el turrón: una caja de madera de turrón, una lata pequeña rectangular de galletas, un recipiente rectangular de aluminio o de plásticos, etc.
* Particularmente, prefiero forrar con folios el recipiente en el que coloco la mezcla porque absorben bastante la grasa, más que con papel de horno.
* Para que se prense perfectamente, añadir peso encima durante las semanas que lo dejemos en reposo. Este paso se lo pueden saltar, aunque queda más consistente cuando se hace.

Aquí les dejo una foto para que vean cómo queda la pasta a la que me refiero en la receta.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.
¡Muchas gracias por la visita!

Roscos de anís sin lactosa

Los roscos de anís son uno de los dulces navideños que más suelen gustar y los de vino también. La receta es sencilla y se hacen en un abrir y cerrar de ojos; por lo que vale la pena prepararlos en casa. Más sanos y con todo el sabor. Como siempre, les explico dos maneras de elaborarlos: en Thermomix y tradicionalmente. No se pierdan los consejos que les incluyo al final de la receta, donde también les explico cómo hacer roscos de vino.

INGREDIENTES (para 15 o 20 roscos): 150 gramos de harina de fuerza, 160 gramos de harina de repostería, 130 gramos azúcar glas, 10 gramos de anís en grano, 125 gramos de manteca de cerdo ibérico, 50 gramos almendras tostadas molidas, 1/2 cucharadita rasa de vainilla molida y 125 gramos de anís dulce.

PASO COMÚN INICIAL: mezclar en un recipiente las dos harinas y verter en una sartén poco a poco para tostarla o hacerla en el horno (previamente precalentado durante 10 minutos a 180º) a 170º durante unos 5-7 minutos y continuar si hiciera falta. Debe adquirir un tono dorado, no oscuro. Hay que removerla poco a poco si la cocinan en un sartén, mientras que en el horno se aconseja mover con mucho cuidado una sola vez, a mitad de cocción.

ELABORACIÓN EN THERMOMIX: poner en la Thermomix las harinas, la mitad del azúcar (65 gramos) y el resto de los ingredientes. Mezclar 30 segundos, velocidad 6 y luego 2 minutos, velocidad espiga.

ELABORACIÓN TRADICIONAL: incorporar a las harinas tostadas y frías el resto de los ingredientes sólidos (la almendra molida y los 10 gramos de anís en grano) y mezclar muy bien. Por otro lado, colocar un recipiente al fuego con la manteca para que comience a derretirse, remover y, cuando le falte poco para ser líquida, verter el licor de anís dulce, añadir la vainilla y 65 gramos de azúcar. Mover muy bien para que queden integrados los sabores. Apartar y esperar un poco a que esté tibio el líquido y así poder usarlo. El paso siguiente es preparar la zona de trabajo con la harina, hacer un pequeño agujero (como un volcán, pero sin ver la mesa o la encimera donde esté la harina) y dejar caer parte del líquido. Mezclar con las manos bien limpias y proceder poco a poco (verter líquido, mezclar; verter líquido, mezclar) para que todos los ingredientes terminen unidos y formen una masa manipulable. Estirar la masa con un rodillo hasta obtener un grosor de 1-2 centímetros. Trabajar la masa con cuidado porque puede agrietarse. Con la ayuda de un cortapastas formar los roscos y disponerlos sobre la placa del horno forrada de papel vegetal. Hornearlos a 180º hasta que se doren ligeramente, unos 10-12 minutos, calor arriba y abajo. Una vez fríos, espolvorearlos con el resto del azúcar, tal y como ven en la foto.

CONSEJOS:

* La harina deben dorarla, no quemarla. Para eso tienen que removerla de vez en cuando. La pueden hacer tanto en el horno como en una sartén.
* Si cocinan la harina en una sartén, vayan poco a poco; pequeñas cantidades según la dimensión de la sartén, claro está. Así controlarán mejor el cambio de tono, quedando uniforme, y que no se queme.
* En cuanto al horneado, yo suelo ponerle calor arriba y abajo con ventilador y vigilar. Suelen hacerse en 15 minutos a lo sumo, aunque esto dependerá de sus hornos. Así que vigilen bien para que no les queden tostados.
* La cantidad de roscos varía según el tamaño y el grosor, pero entre 20 y 30 como mínimo. 
* Para conseguir la forma pueden emplear cortapastas, aros de botellas de plástico de 5 litros (cortando la parte superior de estas), usando un bote de cristal pequeño de conservas vacío, tapas de plástico de champú, etc. En el caso del círculo pequeño, el del centro, un tapón de botellín de agua pequeña les servirá.
* Recuerden estirar bien la masa, para ello no se olviden de espolvorear la mesa de trabajo con harina del paquete, no de la cocinada. Esto es muy importante.

* Para que el azúcar se pegue bien pueden humedecer con los dedos el rosco o con un pincel y después verter el azúcar por encima y rebozar por los lados (girar el rosco sobre un plato con azúcar molido). Igualmente, vale elaborar una melaza: el azúcar indicado en la receta y una cucharada sopera, poner al fuego y derretir. Debe quedar espeso y bien mezclado. Particularmente, prefiero la primera opción o simplemente espolvorear, me gusta más la consistencia del rosco seco y espolvoreado.
* El azúcar glas es azúcar en polvo. Si tienen alguna máquina para triturar solo tienen que introducir azúcar normal y triturarla.
* Aconsejo incorporar unos 3 gramos de sal sal fina en el momento de hacer la mezcla tradicional de los líquidos. En el caso de la Thermomix, incorporar sin más antes de mezclar. En repostería, una pizca de sal potencia los sabores.
* Si lo que les apetece son roscos de vino, únicamente tienen que sustituir el anís dulce por vino del que más les agrade. Nada más. Eso sí, debe ser vino dulce o un oloroso.
* A quienes no les agrade el sabor de la vainilla, cámbienla por canela o no pongan nada. Ya saben que yo no tolero la canela por temas de salud. Así que a gusto del consumidor.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

Polvorones de azahar sin lactosa

Quedan pocas semanas para la Navidad y en casa ya estamos con los fogones a todo gas. En estas fechas nunca faltan los polvorones y estos que les traigo hoy me pierden por el punto de sabor que les aporta el agua de azahar. Les explicaré cómo hacer estos dulces de forma tradicional y también empleando la Thermomix. Igualmente, al final de la receta les incluyo unos cosejillos para que les queden de lujo.

INGREDIENTES: 250 gramos de harina, 125 de azúcar glas, 2 cucharadas de agua de azahar, 90 gramos de manteca de cerdo, 40 gramos de almendra, ralladura de naranja, ajonjolí (sésamo) y azúcar glas para espolvorear.

PRIMER PASO: tostar la harina en el horno a 180º durante unos 10-15 minutos. 


ELABORACIÓN EN THERMOMIX: introducir en la Thermomix la manteca durante 5 minutos a 37 ºC y velocidad 1. Luego, incorporar la harina (debe estar fría), el agua de azahar, las almendras molidas, el azúcar y la ralladura de naranja. Programar 1 minuto a velocidad 4, sin temperatura. Acto seguido, 6 minutos, velocidad espiga, sin temperatura. Sacar la pasta y amasar bien. 
ELABORACIÓN EN TRADICIONAL: una vez hayan tostado la harina, reservarla. Poner la manteca en una olla al fuego. Cuando esté a punto de convertirse en líquido, verter el agua de azahar, el azúcar y la ralladura de naranja para que todo se unifique. Remover y en cuanto la manteca esté totalmente líquida, apartar. Preparar una zona de trabajo con la harina mezclada con las almendras molidas. A continuación, ir vertiendo poco a poco el líquido obtenido una vez se haya atemperado (para que no se quemen). Amasar y añadir líquido, amasar y añadir líquido, y así hasta vaciar la olla de la mezcla.
PASOS EN COMÚN: amasar muy bien y dejar con el grosor con el que más les guste (preferiblemente entre 3-5 centímetros) y comenzar a cortar, colocándolos en una bandeja de horno protegida con papel de cocina. Espolvorear con el ajonjolí e introducir en el horno (previamente precalentado a 180º) durante unos 10 minutos hasta que se doren un pelín como los de la foto inferior. Cuando se enfríen, espolvorear azúcar glas. ¡Son mis favoritos!
CONSEJOS:
* La harina deben dorarla, no quemarla. Para eso tienen que removerla de vez en cuando. La pueden hacer tanto en el horno como en una sartén.
* Si cocinan la harina en una sartén, vayan poco a poco; pequeñas cantidades según la dimensión de la sartén, claro está. Así controlarán mejor el cambio de tono, quedando uniforme, y que no se queme.
* No triturar las almendras, dejarlas de tal forma que encuentren trocitos pequeños al comer el polvorón.
* En cuanto al horneado, yo suelo ponerle calor con ventilador y vigilar porque habitualmente se hacen antes si son poco gruesos (como los de la segunda foto) o tardar casi 15 minutos si son como los de la primera foto.
* Aconsejo menor cantidad de azúcar glas (azúcar molida, impalpable) por encima que en el caso de los mantecados sin lactosa.
* Si pueden envolverlos, anímense porque quedan muy curiosos como pueden ver en las fotos.
* La cantidad de polvorones que salen con esta receta varía según el tamaño y el grosor. Yo les he puesto dos ejemplos: unos redondos (de 25 a 30) y otros ovalados (de 20 a 25). Estos últimos llevan más azúcar por encima al ser más gordos.
* Para conseguir la forma redonda se pueden emplear cortapastas, tazas de café pequeñas, aros de botellas de plástico de 5 litros (cortando la parte superior de estas), cortando una lata de refresco metálica, usando un bote de cristal pequeño de conservas vacío….
* En el caso de optar por los ovalados, simplemente háganlos como si prepararan croquetas, dándoles forma con las manos o empelando 2 cucharas, por ejemplo.
* Recuerden estirar bien la masa, para ello no se olviden de espolvorear la mesa de trabajo con harina del paquete, no de la cocinada. Esto es muy importante.
* Aconsejo incorporar unos 5 gramos de sal sal fina en el momento de hacer la mezcla tradicional de los líquidos. En el caso de la Thermomix, incorporar sin más antes de mezclar. En repostería, una pizca de sal potencia los sabores.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.
¡Muchas gracias por la visita!

Polvorones clásicos sin lactosa

Como se aproxima la Navidad, intentaré publicar recetas de turrones y polvorones antes de que les pille el toro. Estos mantecados o polvorones clásicos que les traigo hoy no llevan nada de lácteos. Por lo que aquellos intolerantes o alérgicos a la leche pueden comerlos sin ninguna preocupación. ¡Quedan riquísimos! A continuación les explico dos formas de preparar las masas: la manera tradicional y en Thermomix.

Ingredientes para hacer polvorones clásicos sin lactosa 

  • 200 gramos de harina de repostería. 
  • 200 gramos de manteca de cerdo en buen estado (que si está pasada, el sabor no hay quien lo soporte). 
  • 230 gramos de azúcar glas (o triturada en máquina como la Thermomix). 
  • 30 gramos de anís dulce (licor). 
  • 5 gramos de sal.
  • Ralladura de un limón grande.

Elaboración de polvorones clásicos sin lactosa en Thermomix 

  1. Colocar 30 gramos de azúcar glas en el vaso junto con el anís y la sal. 
  2. Programar 2 minutos a 37º y velocidad 4, colocando el cubilete para evitar salpicaduras. 
  3. Transcurrido el tiempo, añadir la manteca y mezclar 20 segundo a velocidad 4. 
  4. Introducir la harina y la ralladura de limón y programar 1 minuto a velocidad espiga. 
  5. Cuando estén fríos, cubrir con el azúcar glas reservado para tal fin.

Elaboración de polvorones de forma tradicional 

  1. Poner en un cuenco 30 gramos de azúcar glas junto con el anís y la sal.
  2. Rallar el limón sobre la mezcla anterior y verter todo en un cuenco para cocinar a fuego suave, removiendo para que el azúcar se deshaga.
  3. Una vez fundida el azúcar y mezclada con el anís y la sal, proceder a incorporar la manteca. 
  4. Seguidamente, apartar el caldero, remover para que se mezcle la manteca con el resto de ingredientes.
  5. Esperar a que se temple para verterlo poco a poco en la mesa de trabajo con la harina.
  6. Hacer un agujero en el centro de la harina y comenzar a mezclar el líquido con la harina.
  7. Amasar, mezclar y seguir vertiendo en líquido hasta integrarlo todo y formar la masa.

Pasos en común para hara hacer los polvorones clásicos 

  • Precalentar el horno a 180 ºC. Preparar una bandeja con papel de horno o con aluminio. 
  • Estirar la masa en la mesa de trabajo e ir cortando (con un cortapastas o con la boca de un vaso pequeño) los mantecados, deben tener como 1 centímetro de grosor. 
  • Colocar los mantecados en la bandeja espaciados para que no se peguen. 
  • Mantener en el horno unos 12 minutos. 
  • Cuando estén fríos, cubrir con el resto del azúcar glas que teníamos reservada.

Consejos y trucos para que los polvorones clásicos queden en su punto

  • Comprar manteca en buen estado, mirar la fecha y que tenga un plazo largo de caducidad.
  • El limón debe tener la piel amarilla. Rallarlo con mucho cuidado para no tocar la parte blanca porque amarga.
  • Se les puede añadir unos granos de anís, le dan un punto de sabor muy rico.
  • No se  preocupen si ven la masa muy frágil al cortarla. Los mantecados les van a quedar muy bien.
  • El azúcar glas no es otra cosa que en polvo. Si tienen alguna máquina para triturar, como la Thermomix, pueden introducir 250 gramos (por eso de que en el traspaso de un recipiente a otro se pierde algo) y triturarlos. En caso de no tener máquinas para triturarlo, adquirir el azúcar en polvo en el supermercado.
  • Los 5 gramos de sal deben ser de sal fina, para no encontrar trozos y para que se mezcle mejor con todos los ingredientes.
  • Si la masa está difícil para trabajar con ella, se puede guardar en la nevera durante 1 hora o más. A mí no me funciona este truco. Solo me va bien poner harina en la mesa de trabajo y embadurnarme las manos de aceite de oliva, mezclar y cuando casi no se pegue a la mesa ni a mis manos, dejar reposar la masa unos 30 minutos para después cortarla.
  • Dependiendo del horno que tengan pueden tardar entre 12 y 15 minutos. No se trata de que queden oscuros por arriba, solo sacarlos con un tono un poco más oscuro del que tenían cuando los introdujeron en el horno.
  • En una lata con papel de cocina o como el de las fotos se conservan muy bien, unos 10 días como mínimo.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.
¡Muchas gracias por la visita!