Receta fácil de lubina a la espalda

Esta receta fácil de lubina a la espalda estoy segura de que te encantará. Ya sabes que el pescado es una proteína muy sana, aunque hay unos menos grasos, como la merluza, y otros más grasos, como es el caso de esta rica lubina.

Receta fácil de pescado: lubina a la espalda

RECETA DE LUBINA A LA ESPALDA

Si sigues la receta, verás que esta lubina a la espalada es muy fácil de hacer y queda bien sabrosa. Con pocos ingredientes, conseguirás un plato exquisito, digno de cualquier mesa en Navidad o para celebraciones. Su carne es muy sabrosa, por lo que hasta con sal y nada más queda muy bien.

La lubina o róbalo se caracteriza por ser un pescado blanco semigraso, sabor especial y pocas espinas. Mejor comprarla salvaje (en libertad) y entre las fechas de noviembre y marzo, ya que es la época natural aconsejada de extracción. Además, su consumo es beneficioso porque nos aporta minerales como el fósforo, el hierro y el potasio, así como el sodio y el magnesio; vitaminas B. En cuanto a calorías, aproximadamente unas 86, dependiendo de cómo se cocine.

INGREDIENTES PARA LA RECETA DE LUBINA A LA ESPALDA

Para 2 comensales. Tiempo de elaboración: 10 minutos. Tiempo de horneado aproximado: 10 minutos. Tiempo total aproximado: 20 minutos.

  • 1 lubina de ración por comensal (400-600 g) o 1 lubina de 800 g.
  • 1 cabeza de ajos.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Vinagre de vino.
  • Sal.

RECETA FÁCIL DE LUBINA A LA ESPALDA PASO A PASO

  1. Pide al pescadero o pescadera que limpie bien la lubina y la abra para hacer a la espalda.
  2. Pela toda la cabeza de ajos.
  3. Pica muy bien los dientes de ajo.
  4. Precalienta el horno a 180º durante 10 minutos.
  5. Saca una bandeja de horno e impregna con un poco de aceite de oliva virgen para que no se pegue o coloca papel de aluminio en su base.
  6. Dispón la lubina en la bandeja de horno y adereza con un poco de sal.
  7. Si te apetece acompañar el pescado con verduras al horno, pela y corta las verduras en rodajas y trozos finos, como en la foto.
  8. Coloca las verduras que hayas decidido cocinar en una bandeja de horno.
  9. Adereza las verduras al gusto: sal, orégano, perejil…
  10. Cocina dicha verdura durante unos 25 minutos si lleva patatas o zanahorias, para que queden en su punto.
  11. A los 25 minutos, pincha las verduras para comprobar si les falta poco tiempo.
  12. Si no preparas verduras para acompañar el pescado, los pasos anteriores te sobrarán.
  13. Introduce la lubina en el horno y cocínala durante 8 o 10 minutos a lo sumo.
  14. Coloca al fuego una sartén o cacerola con aceite de oliva virgen para hacer los ajos.
  15. Controla el tiempo de cocinado de los ajos para que no se te quemen.
  16. Cuando veas que los ajos comienzan a tomar un tomo dorado, aparta del fuego y vierte el vinagre.
  17. Remueve bien para que se mezclen los sabores en la sartén o cacerola

TRUCOS Y CONSEJOS PARA HACER LUBINA A LA ESPALDA

  • Si no consigues lubina de ración, cómprala para 2 comensales.
  • En mi caso, compré una de casi 800 g que dio para dos comensales.
  • El tiempo de horneado dependerá de lo grande que sea la lubina, a más grosor y peso, mayor tiempo de cocinado. Aunque no suele exceder de 12 o 15 minutos, a lo sumo.
  • Puede que no encuentres lubina, no pasa nada, pide al pescadero que te dé otro pescado que tenga una carne similar y que te lo abra de la misma manera.
  • La dorada a la espalda es un pescado que también queda muy rico.
  • El paso de los ajos con el aceite y el vinagre al final es muy importante, porque será el que le aporte el punto justo de sabor a este asado. Así lo preparan en muchos restaurantes.
  • Para saber si el vinagre es el adecuado o, para tu gusto, le falta más, toma un trozo de miga de pan y pruébalo. Rectifica si hiciera falta.
  • Tal vez no prepares verduras y no sepas qué poner de acompañamiento. Le va muy bien unas patatas guisadas y una ensalada.

Receta de pescado a la espalda

MÁS RECETAS DE PESCADO DE COMER ESPECIAL QUE TE PUEDEN INTERESAR



Dos recetas con salmón ahumado: dip y rollitos rellenos

En este blog podrás encontrar muchas recetas con salmón, ya sea ahumado o fresco, y es que se trata de una de mis debilidades gastronómica. Los pescados ahumados son una auténtica delicia, por lo menos para todas aquellas personas a las que les gusta este tipo de alimento; desconozco si tú eres una de ellas.

Recetas con salmón ahumado, fáciles y ssabrosas

Hoy he decidido hacer dos recetas de salmón ahumado porque se me iba a caducar el queso de untar sin lactosa que tengo en la nevera. Y es que no corren tiempos como para tirar la comida. Estas propuestas con salmón ahumado son bien sencilla, además de versátiles, por lo menos a mí me lo parece. Si consigues hacerlas siguiendo las instrucciones, con muy pocos ingredientes lograrás vivir en boca una explosión de sabores.

Ingredientes para hacer el dip y los rollitos de salmón

  • 200 gramos de salmón ahumado.
  • 125 gramos de queso de untar sin lactosa o normal.
  • 20 gramos de cebolla.
  • 15 gramos de nueces.

Receta de crema de salmón ahumado con queso sin lactosa

  1. Pon en una trituradora las nueces para conseguir que se transformen en polvo.
  2. Pica muy bien la cebolla e introduce en la máquina de procesar junto con 125 gramos de salmón (reserva en la nevera 75 gramos de salmón para los rollitos), las nueces en polvo y los 125 gramos de queso.
  3. Tritura muy bien hasta conseguir una pasta homogénea sin tropezones.
  4. Reserva parte de la mezcla para los rollitos.
  5. Pon el resto de la crema en un recipiente para llevar a la mesa.

Receta de rollitos de salmón

  1. Saca de la nevera los 75 gramos de salmón ahumado.
  2. Extiende bien estas láminas de salmón reservadas.
  3. Coloca la crema reservada sobre la base de estas láminas de salmón.
  4. Enrolla el salmón sobre sí mismo.
  5. Puedes cortarlo para hacer pequeños rollitos o dejarlo más grande.
  6. En las fotos puedes ver varios tamaños de rollitos. 

Dip de salmón ahumado y rollitos rellenos

Trucos y consejos para estas recetas de salmón ahumado

  • Yo uso queso sin lactosa porque soy intolerante a la lactosa, así que tú escoge el que más te guste.
  • Las nueces son optativas, puedes cambiarlas por almendras e incluso por pistachos.
  • La cantidad de cebolla que te indico en la receta no le da un sabor fuerte, pasa casi desapercibida. En caso de desear darle un punto más subido, aumenta la cantidad de cebolla, unos 10 o 15 gramos más.
  • Quizá te interese quitar los frutos secos y darle un punto de sabor, cosa que puedes conseguir con cebollino o con pasas picadas, por ejemplo.
  • Tal vez te guste todo el pescado ahumado. En ese caso, existe la posibilidad de cambiar el salmón por trucha o por bacalao ahumado, para ir variando.
  • La crema se puede consumir con verduras o con pan.
  • A la hora de hacer los rollitos, tú decides el grosor y el tamaño. Así que usa tu imaginación y prepáralos grandes y pequeños desde el principio o una vez formado una grande, corta en pequeños rollitos.
  • Así que el tamaño de estos rollitos dependerá de ti, tú decides cuál te gusta más. Si vas a hacer un picoteo variado para tus invitados e invitadas, seguro que te resultará más práctico cortarlos.
  • Otra variable es triturar todos los ingredientes sin añadir el queso, para luego mezclarlos manualmente y hacer bombones.
  • El tema de no mezclar todos los ingredientes para los bombones es para no sobrebatir. Si no obtendríamos este dip que es una crema muy suave, difícil de trabajar. 
  • Si queda como este dip, será complicado formar los bombones nada más hecha la crema. Otra opción, colocar este dip un rato en el congelador y así sí que se podrán hacer los bombones.
  • A la hora de formar las bolas, si las haces con las manos, ponte guantes. En caso de emplear dos cucharas, que sean de café (si te gustan pequeños) o de sopa (si te agradan los bombones más grandes). Eso sí, la forma no será una perfecta bola. Quizá debas pulirlos con las manos.
  • Los bombones podrás forrarlos con salmón o rebozarlos en frutos secos, el que a ti te agrade más.
  • Si decides rebozarlos en frutos secos, tritúralos a tu gusto: más gruesos o déjalos como si fuera polvo.
  • Como puedes ver, con pocos ingredientes puedes hacer muchas recetas: bombones, rollitos, dip e incluso usar la crema como un relleno para pasta o verduras.

 

Los consumidores pueden realizar un análisis, a través de los sentidos, que les permite conocer la frescura del pescado

Todos los consumidores podemos realizar un análisis, a través de los sentidos, que nos permite conocer la frescura del pescado, tanto si los compramos en la tienda como si los consumimos en los restaurantes.

Desde hace tiempo, no existe duda alguna sobre la importancia que tiene el pescado en nuestra dieta, ni tampoco de los muchos aportes nutritivos que este tipo de alimento puede brindarnos si los incluimos en nuestras comidas en una proporción de dos o tres veces por semana. Es más, la Organización Mundial de la Salud (OMS) habla incluso de un consumo de tres a cuatro veces por semana de pescado y marisco.

Ahora bien, para que nuestra experiencia con ellos sea realmente positiva, es tan importante que sepamos prepararlos en casa, al igual que saber escoger las mejores piezas en el momento de comprarlos; ya que se trata de un alimento que, si no es bien conservado, puede echarse a perder con mucha facilidad.

Por eso, a continuación quiero enseñarte una serie de consejos o trucos sumamente sencillos que podrás poner en práctica la próxima vez que vayas a una distribuidora de pescados y mariscos o a cualquier tienda a la que suelas acudir para comprar pescado,  de forma que te lleves a tu hogar los mejores productos, los más frescos.

Primeramente, hay que tener mucho cuidado y  revisar siempre que el pescado o los mariscos en cuestión estén colocados en superficies levemente inclinadas, ya que tienden a eliminar agua. En el caso de encontrarse sobre espacios planos, el agua puede acumularse, dañando dicho producto. Por supuesto, ni pescados ni mariscos deben estar ubicados en sitios en los que reciban directamente los rayos del sol porque eso generará modificaciones químicas en su composición que nunca son buenas.

Si tienes la posibilidad de ver los alimentos y también de tocarlos, revisa que la piel esté bien sujeta a la carne, además de mirar con detalle que luzca brillante, incluso con cierto reflejo metálico.

De más está decir que, cuando vamos a comprar pescado o comprar mariscos online, no sabremos si tienen olor desagradable (síntoma inequívoco de su mal estado, comprobable solo cuando lo tenemos delante) y deberemos fiarnos de la empresa o gran superficie hasta que nos llegue a casa. Igualmente, cuando estés en la pescadería, si notas que ha perdido escamas, tampoco lo lleves, ya que es una señal de que ha pasado el momento de ingerirlo.

Los ojos son una parte clave en el momento de seleccionar una pieza de pescado, pues estos deben mantener un aspecto casi vivo. Si los ojos muestran una apariencia turbia o están demasiado hundidos, ten cuidado porque esa puede ser una señal de que es mejor no comprarlo, y mucho menos consumirlo.

En el caso de los pescados blancos, como por ejemplo, el lenguado, el gallo, el rape, la merluza, el mero o la pescadilla, los ojos deben mostrar un aspecto particularmente claro, mientras que la piel será tersa y no presentará pliegues.

Por otro lado, cuando hablamos de pescados azules, como es el caso de la sardina, el salmón, el boquerón, la caballa o la trucha, es importante que lo tomes en tus manos, y compruebes que las piezas están firmes, que no se doblan ni deshacen. Como la higiene es esencial, usar guantes para la manipulación.

Gallos al horno, ideas sanas para Navidad

El ingrediente principal de la receta de hoy es el pez gallo, en concreto se trata de unos gallos cocinados al horno. Una propuesta healthy para alguna de las comidas o cenas de Navidad con un precio muy económico. Al final de la receta les propongo un menú sano para los que se quieren cuidar en las fiestas que están a la vuelta de la esquina y un pecado dulce, por si se quieren dar una alegría. 😃😋


Receta de gallo al horno

Lo más seguro es que al leer el título muchos hayan pensado en el gallo como ave y no como pescado. Ese ave que en los relatos es conocido por despertar con su canto. Digo en los relatos porque aquellas personas nacidas en la urbe rara vez han disfrutado en vivo y en directo del sonido emitido por dicho animal. Ahora bien, en el mar también una variedad de pez denominado gallo y en las aguas de Canarias abunda, por lo que se encuentra con facilidad en las pescaderías. Eso sí, para mí son bastante feos, ¿no?

Breves características y propiedades del pez gallo

El pez gallo (Lepidorhombus whiffiagonis) se caracteriza por tener un cuerpo plano y traslúcido. En la mandíbula inferior posee una espina mayor que en la superior. Sus ojos se localizan en el lado izquierdo, separados por una especie de cresta longitudinal. Pescado de agua salada cuyas medidas oscilan entre 20 y los 60 centímetros, y pueden llegar a pesar hasta 1,5 kg.

Aunque puede pescarse durante todo el año en el mar Mediterráneo occidental y en el  océano Atlántico, en concreto en el Atlántico nororiental (desde el Sáhara Ocidental hasta Islandia), sus mejores meses son abril y mayo. Su nombre varía según las diferentes comunidades de España, conociéndose como ojito en Cantabria; bruixa en Baleares y Cataluña; itxas oillarra en el País Vasco; rapante de manchas en Galicia.

Este pez blanco se caracteriza por su bajo contenido graso, solo 2 gramos por cada 100 gramos consumidos. Esto se mantendrá mientras no se frían, forma más extendida de cocinado. Con bajo aporte calórico (unas 81 calorías) siempre que sea guisado, asado u horneado, y además no contiene hidratos. En comparación con otras especies, sus cantidades en minerales no son muy elevadas, aún así, destaca la presencia de magnesio, yodo, fósforo y potasio. Rico en vitamina B3, B4, B6 y B9.

Ingredientes para hacer gallos al horno para 2 personas

  • 5-6 gallos pequeños limpios.
  • 3 dientes de ajo.
  • 4 ramas de perejil picado.
  • Sal gruesa.
  • Aceite de oliva virgen.


Cómo hacer gallo al el horno

  1. Precalentar el horno a 180º, calor arriba y abajo.
  2. Preparar una bandeja de horno para disponer los gallos sobre ella.
  3. En un mortero poner los dientes de ajo, la sal y el perejil. Machacar hasta formar una pasta.
  4. Añadir un poco de aceite de oliva al majado (muy poco, como media cucharada sopera) y remover para integrarlo todo.
  5. Salar los gallos por ambos lados.
  6. Con la pasta, embadurnar por ambos lados los gallos.
  7. Introducir en el horno y cocinar unos 8 minutos, aproximadamente.  
  8. Acompañar de ensalada, verduras a la plancha, arroz, patatas, de lo que más les apetezca.

Consejos y trucos para que los gallos queden en su punto

  • Cuidar el tiempo para que no se pasen. Estarán en su punto cuando cambie el color de la carne y esta quede tersa.
  • Otra manera de cocinarlos es enharinados y fritos en abundante aceite.
  • Esta receta es bien sencilla, por lo que solo hay que estar pendientes de no excederse en el horneado. Los más pequeños estarán en 4-6 minutos, los más grandes (los de 60 centímetros) necesitarán unos 15-20 minutos, dependiendo del peso.
  • Si consiguen comprar uno grande, una manera estupenda de hacerlo es con una cama de patatas y verduras (tomates, cebolla, zanahorias…) en rodajas muy finas con un chorro de aceite de oliva, sal, alguna hierba aromática. Cocinar las verduras 10 minutos, añadir el pescado aderezado al gusto (sal, aceite, pimienta, etc.) y mantener en el horno a 180º unos 15-18 minutos. 
  • En el caso de hacerlo como les expliqué antes, pero sin patatas, hornear directamente las verduras con el pescado los 15-18 minutos.
  • Si no les agrada el ajo, simplemente hornear y luego pueden añadirle un chorro de limón al pescado.  
  • A la hora de comprarlo es muy importante que el pescadero lo descame y limpie muy bien. A mí me lo dejaron con todas las tripas y tuve que limpiarlo. 
Con esta receta de gallo al horno y el menú sano para Navidad participo en el recopilatorio de mi buena amiga Ana, del blog El rincón de Ana, manualidades y recetas. Este es el segundo año que lo organiza y no podía faltar. El reto consiste en preparar algo para las fiestas navideñas, manualidades o recetas. Espero que a Ana y a todos ustedes les agrade la receta y el menú propuesto. Para más información, solo tienen que pinchar en la foto que les pongo a continuación.   

Menú sano para Navidad

Entrante 

Para ir abriendo boca, ¿qué tal esta ensalada tibia de salmón con gulas y gambas?

Plato principal

La receta de hoy, los gallos al horno acompañados de verduras o lo que más les apetezca.

Receta de gallo al horno, unos sabrosos pescados

Postre healthy

Postre Navideño

Como no puede faltar la tentación navideña, roscos de anís caseros sin lactosa.

Croquetas de bacalao con cebolla caramelizada y sin lactosa

Tras unas mini vacaciones para celebrar nuestros 15 años de casados, y casi 20 juntos, vuelvo al blog con una receta tan tradicional como las croquetas. Sin lugar a dudas existen multitud de rellenos y las mejores, casi siempre, suelen ser las de nuestra madre o abuela. Muchas llevan nuez moscada, perejil y el ingrediente principal, carne o pescado, por ejemplo.

Deliciosa receta de croquetas de bacalao y cebolla caramelizada sin lactosa

Hoy les invito a comer croquetas de bacalao con cebolla caramelizada. La particularidad de estas, que están preparadas con leche sin lactosa para los que somos intolerantes y no podemos comerlas fuera de casa. Los que no tienen intolerancia a la lactosa utilicen la misma cantidad de leche de la normal, de la que ustedes empleen habitualmente.

Ingredientes necesarios para hacer croquetas de bacalao y cebolla caramelizada

  • 200 gramos de bacalao cocido (desmenuzado y sin espinas). 
  • 1 cebolla grande.  
  • 100 gramos de harina. 
  • 1 litro de leche sin lactosa. 
  • Aceite de oliva virgen. 
  • Sal fina. 
  • Pan rallado. 
  • 3 huevos.
  • Harina extra para rebozar las croquetas.
  • Vinagre de Jerez.

¿Cómo hacer bechamel sin lactosa para cualquier comida?

  • Poner los 100 gramos de harina en una sartén con aceite de oliva (para los intolerantes a la lactosa o mantequilla sin lactosa) y rehogar muy bien para que no quede cruda. 
  • Verter poco a poco la leche sin lactosa y seguir removiendo con la varilla para que no se formen grumos.
  • Mantener a fuego medio durante unos 15-20 minutos. 
  • Aderezar con una pizca de sal fina.
  • En las croquetas, personalmente prefiero hacer la bechamel incorporando la harina a las verduras pochadas, así que no te pierdas la elaboración para que puedas seguir el paso a paso.


Elaboración de croquetas de bacalao con cebolla caramelizada sin lactosa

  1. Hacer el bacalao al vapor. Otras opciones, cocinarlo a la plancha o guisarlo con agua y una pizca de sal. 
  2. Apartar y esperar a que se enfríe para desmenuzarlo, quitarle las espinas y la piel.
  3. Poner un recipiente al fuego con un chorro de aceite de oliva para dorar la cebolla. Esta debe estar bien picada, siempre en la dirección de los dibujos de la cebolla, nunca en contra. 
  4. Pochar a fuego medio bajo para que no se queme y se vaya caramelizando en su propio jugo. No hace falta añadir azúcar, solo un poco de sal fina y vinagre de Jeréz al final, como explico aquí.
  5. Cuando la cebolla adquiera color, probar el punto de dulzor y comprobar si está bien hecha. Si fuera así, incorporar la harina para hacer la bechamel.
  6. Tostar la harina y seguidamente comenzar a verter la leche tibia poco a poco.
  7. No parar de mezclar con la varilla y añadir una  pizca de sal.
  8. Cuando falte por añadir poca leche, agregar parte del bacalao desmenuzado y seguir mezclando.
  9.  Verter la leche restante, remover con la varilla.
  10. Integrar el resto del bacalao con la bechamel y seguir mezclando.
  11. Probar de sal y si hiciera falta, rectificar.
  12. Mantener al fuego unos 18-20 minutos para que se cocine bien. 
  13. Apartar y colocar la masa en una fuente alargada. Pintar la masa por encima con un poco de aceite de oliva virgen para que no se forme costra mientras se enfría, como unas 3 horas.  
  14. Luego, proceder a formar las croquetas con las manos impregnadas en aceite de oliva o con dos cucharas soperas, por ejemplo. 
  15. En un plato colocar la harina, otro con los huevos batidos y un tercero con pan rallado.
  16. Enharinar las croquetas, pasarlas por huevo y finalmente por pan rallado. 
  17. Freírlas en abundante aceite de oliva bien caliente en tandas de 6-8 croquetas (para que no baje mucho la temperatura del aceite). 
  18. Sacar las croquetas de la freidora o sartén y ponerlas sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. 
Receta de croquetas sin lactosa con cebolla caramelizada y bacalao

Consejos y trucos para hacer croquetas de bacalao con cebolla caramelizada

  • Con estas cantidades salen entre 30 y 45 croquetas, dependiendo del tamaño que ustedes le den a cada croqueta.
  • La cantidad de croquetas a freír dependerá de lo grande que sea el recipiente. En uno pequeño no podrán hacer tandas de 6-8, sino de 3-4.
  • El bacalao está en su punto de cocción cuando vean que se abre un poco la carne. En unos 4-8 minutos estará hecho, pero dependerá del grosor. Si bien, para las croquetas es preferible cortarlo en tiras, por ejemplo. Luego, meterlo en agua enriquecida y previamente cocinada. Una opción sería un recipiente con sal, laurel y trozos de verduras (cebolla y las partes que no usemos de una zanahoria). Una vez cocinadas estas verduras durante unos 12-15 minutos, introducir el bacalao y apartarlo del fuego para que no hierva el agua porque saldría menos jugoso si lo hiciera. Tapar y mantener dentro unos 6-8 minutos. Quedará bien rico y se hará solo con el calor. Si los trozos o tiras son muy pequeños, incluso en 4-6 minutos estará. Yo lo hice de esta forma y así guardé el caldo para un arroz. El bacalao queda muy jugoso y se desmenuza de maravilla.
  • La leche sin lactosa se puede sustituir por leche de soja, leche de arroz, leche normal. Por lo que los alérgicos a la lactosa solo deben cambiar la leche sin lactosa por la que empleen de forma habitual y los que no padezcan problema alguno con la lactosa, cambiar los lácteos sin por lácteos con.
  • A la mezcla se le puede añadir (quien quiera y no sea intolerante o alérgico; yo soy alérgica) algún otro ingrediente como un poco de nuez moscada o pimienta.
  • Personalmente me gusta mucho el perejil picado en la bechamel, aunque no siempre lo empleo.
  • ¿Por qué tostar la harina? Para evitar el sabor a harina cruda cuando comamos las croquetas o disfrutemos de cualquier bechamel.
  • ¿Y la leche debe ser tibia o del tiempo? Sí, pues la diferencia de temperatura ayuda a que se formen grumos en la bechamel; de ahí que siempre se aconseje tibia o del tiempo, nunca fría de la nevera.
  • Sustituir, si no se tienen alergias, el aceite de oliva por mantequilla en el momento de pintar la masa para que no forme costra. En el caso de los intolerantes, otra opción es emplear mantequilla sin lactosa en lugar de aceite de oliva.
  • Una manera de evitar los grumos al hacer la bechamel es ir agregando la leche templada o a temperatura ambiente, nunca fría, y no dejar de remover con la varilla para que se mezcle todo muy bien.
  • Si quieren que la masa se enfríe más rápido, taparla con papel film bien pegado (para evitar la formación de costra) y mantener en la nevera unas 2 horas.
  • Si hacen muchas croquetas, guardarlas en un táper bien separadas y congelarlas, aguantan perfectamente 1-2 meses. Eso sí, siempre sin freírlas.
  • Si no pueden tomar gluten, utilizar harina de arroz o la que a ustedes les guste más, así como pan sin gluten rallado.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

Receta fácil de cabracho al horno con patatas y verdura

El cabracho se caracteriza por ser un pescado muy feo, con una carne exquisita. Por lo que le hace falta bien poco cuando lo cocinamos para que quede sabroso. Su temporada va de abril a septiembre (mes que acabamos de finalizar) y habita en el mar Mediterráneo, así como en el Océano Atlántico.

Receta fácil de cabracho al horno con verduras

Este pescado blanco de agua salada suele permanecer inmóvil durante el día en grietas rocosas, mientras que por la noche sale a buscar comida. Su color varía dependiendo del fondo en el que viva, pasando de naranja a un rojo más intenso. En España se le conoce por nombres diversos dependiendo de las zonas, como por ejemplo gallineta o rascacio (Canarias y Andalucía); escarapote (Galicia); cap roig (Baleares); tiñosu (Asturias); itsaskabra o krabarroka (País Vasco); gallineta (Alicante); escorpa (Valencia); escórpora (Cataluña).

Hoy les propongo hacerlo de una manera sencilla, receta fácil de cabracho al horno con una cama de papas (patatas), cebollas, setas y zanahorias, además de unos ajitos. Un plato nada complicado y bien rico para los amantes del pescado. Incluso, si tienen invitados, pueden adelantar (antes de que estos lleguen) las verduras y las papas (patatas) e introducir el pescado cuando estén con el entrante para servir caliente .

Con esta receta que me despido por vacaciones. ¡Por fin!  Breves vacaciones, pero muy necesarias. Además, celebraremos nuestro aniversario, 15 años ya de casados (cómo pasa el tiempo, en marzo de 2019 haremos 20 juntos) 😻 , así como el cumpleaños de un buen amigo. Ya les contaré a la vuelta.

Ingredientes para receta de cabracho al  horno para 2 o 3 personas

  • 1 cabracho de 1 kilo.
  • 3 papas (patatas) grandes.
  • 2 setas grandes (o 150 laminadas).
  • 1 cebolla grande.
  • 1 zanahoria grande en rodajas.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Perejil seco para las verduras.
  • Ajo en polvo para las verduras.
  • 5 dientes de ajo picados.
  • Vinagre.
  • Sal.

¿Cómo cocinar cabracho al horno de forma fácil?

  1. Limpiar el cabracho y pedir en pescadería que lo abran para hacerlo al horno.
  2. Pelar la cebolla, la zanahoria y las patatas, y cortar en rodajas.
  3. Precalentar el horno a 180º durante 10 minutos.
  4. Mientras, rociar una bandeja de horno con aceite de oliva virgen.
  5. Colocar la cebolla en la bandeja, verter un poco de aceite de oliva y aderezar con sal, ajo en polvo y perejil seco.
  6. Poner las papas sobre las cebollas y volver a aderezar con aceite de oliva (a ser posible en espray para controlar que no haya exceso), sal, ajo y perejil. 
  7. Incorporar las zanahorias y aderezar.
  8. Cocinar a 180º durante unos 25 minutos.
  9. Añadir las setas, aderezar, y colocar sobre estas el cabracho abierto y aderezar también.
  10. Cocinar durante 12-14 minutos y apagar el fuego.
  11. En una sartén, verter un poco de aceite, calentar y dorar los ajos laminados. 
  12. Apartar la sartén, verter un chorro de vinagre y remover bien para mezclar ingredientes.
Receta fácil de cabracho a la espalda con patatas


Consejos para hacer cabracho al horno y que quede en su punto

  • En multitud de recetas aparece que el cabracho debe estar hasta 1 hora. Nunca lo he tenido tanto tiempo, ni cuando lo he cocinado entero. 
  • 100 gramos de cabracho solo aportan 91 calorías, así que va muy bien para dietas.
  • Las papas se pueden cocinar al horno el tiempo indicado o guisar en agua con sal, escurrir bien y luego ponerlas en la bandeja, con lo que se acorta el tiempo de horneado. En ese caso es mejor asar unos 7-10 minutos la cebolla y la zanahoria. 
  • El cabracho pesaba 1,070 y lo tuve 12 minutos calor arriba y abajo, a 180º. Luego apagué el horno y lo dejé unos 3 minutos más. A lo sumo suele estar en 18-20 minutos si pesa kilo y medio, por ejemplo.
  • El hacer aparte el aceite con los ajos permite que se lo sirvan solo aquellas personas a las que les guste, pudiendo disfrutar del pescado y las verduras sin añadidos el resto de los comensales.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!