La anguila: una delicia de la gastronomía española

La anguila es un pescado que forma parte de la gastronomía española desde hace siglos. Numerosos y exquisitos platos se elaboran con este producto. Los que siguen el blog desde hace tiempo saben que mi padre es valenciano y en esta tierra existe una comida que a mí, personalmente, me vuelve loca, se trata del all i pebre. Me transporta al pasado, a la infancia, a esos maravillosos veranos con la familia sentados a la mesa disfrutando de esta delicia culinaria. Por eso me he propuesto hoy hacerle un homenaje a la anguila.

Recetas con anguila

En Angulas Roset son conocedores de las virtudes y beneficios de este producto. Por lo que desde 1955 se han tomado muy en serio la pesca artesanal de la anguila y su comercialización a través de su tienda online, en la que pueden encontrar multitud de productos para la elaboración sabrosos platos de cocina. Esta empresa respetuosa con su captura, también es conocida en España y en el resto de Europa porque se han especializado en el transporte en vivo de angulas y anguilas.


Qué es la anguila y propiedades

La anguila común o anguila europea pertenece al grupo de pescados azules, carece de espinas en la las aletas. Su largo ronda entre más de un metro y menos del metro y medio, aproximadamente. De cuerpo alargado y cilíndrico, color grisáceo y con escamas bajo la piel. 
Abundan en los mares del continente europeo, así como en el norte del océano Atlántico. La reproducción y nacimiento la llevan a cabo al final del invierno en el Atlántico. Con casi un año de vida viajan hacia los mares del continente europeo. Además, poseen la particularidad de remontar los ríos para pasar en ellos gran parte de su juventud; en su edad adulta regresan al mar para reproducirse. 
La carne de la anguila ofrece un aporte nutricional significativo, con multitud de beneficios de los que cabe mencionar, entre otros:
  1. Retinol que actúa como antioxidante y previene el envejecimiento celular.
  2. Ácidos grasos monoinsaturados, fuente de energía y colaboran en la regulación de la temperatura corporal, en la protección de órganos vitales y en el transporte de vitaminas como la A, la D, la E…
  3. Vitamina A tan necesaria en las funciones de crecimiento y mantenimiento del sistema oseo.
  4. Vitamina D que ayuda en la absorción del calcio y el fósforo, fortalece el sistema inmune.
  5. Vitamina E con propiedades antioxidantes.
  6. Calorías, por cada 100 gramos, 235 kcal nada más.

Recetas con anguilas

Como comenté al principio, existen multitud de recetas con anguila. Su carne ha sido muy valorada desde la antigüedad, al ser sabrosa y fina, conservándose en salazón o ahumada para su posterior empleo, así como fresca. Hoy en día son numerosos los prestigiosos chef que la emplean en sus cocinas para elaborar platos deliciosos, por lo que está de moda.

En España las recetas más populares son el ya mencionado all i pebre, típico del Delta del Ebro, la espardenyà y la paella de anguila; la espinagada de anguilas, de Mallorca; en Galicia se consume guisada (como el guiso de anguila y lamprea), en escabeche, rebozada; en Extremadura la anguila a la extremeña.

Deliciosa receta de all i pebre, plato típico Valenciano con anguila
All i pebre

En Europa también se consume, pero con elaboraciones muy diferentes a las españolas. Así, resulta muy normal cocinarla en caldo, caso de la sopa de Hamburgo. En Italia es muy popular, destacando la anguila de Venecia (rebozada, frita y con un sofrito de ajo y perejil).

Si traspasamos fronteras, podríamos centrarnos en Japón, donde es muy apreciada gastronómicamente hasta el punto de usarla en polvo para repostería o en bebidas. En la cocina convencional la suelen preparar, por ejemplo, a la parrilla con salsa dulce, en sopa, a la brasa (para makis) o adobada con salsa teriyaki.

Si nunca han comido anguila, desde aquí les animo a hacerlo y me aventuro a decir que casi seguro les va a encantar. 

Tortillitas de camarones fritas en aceite de oliva

Las tortillitas de camarón son una auténtica delicia de la gastronomía andaluza. Ahora bien, si no se emplea un buen aceite de oliva a la hora de freírlas, puede estropearse el plato. Tan importantes son las tortillas como el aceite que empleemos.

Receta de tortillitas de camarones fritas en delicioso aceite de oliva virgen

En España, afortunadamente, podemos disfrutar del maravilloso oro líquido. En esta ocasión he usado aceite de oliva del Molino de Benamejí y unos camarones bien pequeños que nos trajo un amigo de regalo. El aceite es cordobés y no había tenido la oportunidad de probarlo. En casa nos ha encantado. Respecto a los camarones, no necesitamos que sean pequeños para poder disfrutar de estas ricas tortillas. Al final daré algunas ideas.

Ingredientes para unas ricas tortillitas de camarones:

  • 100-150 gramos de camarones muy pequeños con una pizca de
    sal.
  • 75 gramos de harina de trigo y 75 gramos harina de garbanzo
    o 150 de harina de garbanzos.
  • Perejil bien picado, 6-8 ramas.
  • 100 gramos de cebolla o cebolleta.
  • 250 mililitros de agua o caldo de pescado fríos.
  • 1 cucharita pequeña de sal.
  • 1 pizca de colorante.
  • Abundante aceite de oliva virgen extra para freírlas. 

¿Cómo hacer tortillitas de camarones?

  1. Picar muy pequeña la cebolla y dorarla en un poco de aceite de oliva. Cuando la cebolla esté dorada y apartada,
    incorporar una pizca de colorante y el
    perejil. 
  2. Tamizar la harina y añadirla poco a poco a la cebolla.
  3. Acto seguido, verter poco a poco el caldo reservado y mezclar bien.
    No excederse con el caldo porque debe quedar como una mayonesa ligera o una crema espesa. 
  4. Es el momento de introducir los camarones en la masa y remover para que se
    repartan bien.
  5. Dejar reposar durante 15-20 minutos en la nevera.
  6. Remover la mezcla y verter un cucharón de sopa con la mezcla en abundante aceite de oliva virgen extra que estará caliente. 
  7. La masa
    debe abrirse, quedar fina y con puntillita. Dar la vuelta y dorar por el otro
    lado. Sacar y colocar sobre papel de cocina absorbente. 
  8. Si la primera tortillita no se abre formando puntillita, añadir a la mezcla un poco más de caldo y freír otra para ver si queda a nuestro gusto.
  9. Con esta mezcla salen entre 20 y 24
    tortitas.

¿Qué aceite usar para las frituras?

Bien es sabido que los fritos deben ser consumidos de forma esporádica por su alto contenido en calorías, entre otros motivos. Sin embargo, existen notables diferencias en las repercusiones para nuestra salud, así como en el resultado de la fritura dependiendo del aceite empleado. 
El aceite de oliva virgen extra es el más indicado a la hora de freír alimentos porque permite elevadas temperaturas, aproximadamente unos 200 ºC; enriquece la comida con sus vitaminas (como la vitamina E) y antioxidantes; es rico en ácido oleico; aporta su característico y agradable sabor a lo que se fría; transfiere menos grasa al alimento; menor proporción de ácidos grasos poliinsaturados y mayor de ácidos grasos monoinsaturados; la fritura es más rápida por lo que al exponerse el alimento menos tiempo, conserva más nutrientes.
Como puede verse, resulta más que aconsejable usar aceite de oliva virgen extra para freír alimentos y eso que he mencionado los aspectos más relevantes. No podemos pasar por alto algunos consejos muy importantes a la hora de usar aceites para freír, como es el caso de no superar 180 ºC o evitar la reutilización (se aconseja 2 o 3 veces más, a lo sumo, y desechar). De todas formas, reitero que los fritos deben estar presentes en nuestra alimentación de manera ocasional. En mi caso, los fritos puedo tomarlos de manera excepcional, de ahí que cuide mucho el tema de los aceites y sus usos. 

Consejos para hacer tortillitas de camarones y variantes:

  • Si no tienen problemas con el pimentón o la cúrcuma, les animo a usarlos en lugar del colorante. Antes de no poder tomarlos, la cúrcuma era el ingrediente que usaba y quedaban bien ricas.
  • El aceite debe ser de oliva virgen extra pues el sabor es totalmente diferente y más sano.
  • La cebolla se puede incorporar en crudo, incluso no ponerla.
  • Los camarones pequeños me parecen deliciosos en las tortillitas, pero si nos dedicamos a consumirlos así, cada vez habrán menos; de ahí que existan periodos para su pesca e incluso momentos de restricción. En esos casos hay varias opciones para sustituirlos como las gambas peladas y troceadas bien pequeñas o palitos de surimi para que salgan más económicas las tortillitas.
  • En vez de tortillitas de camarones se pueden elaborar tortillitas veganas, con verdura pochada cortada en juliana fina. Quedan deliciosas.
  • Doradas al horno salen bien ricas y con menos calorías, aunque vale la pena comerlas fritas con ese velo crujiente.
  • El punto de dorado depende de la persona. A mí me encantan bien doradas como se ve en las fotos. 😂😃

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!

Carabineros y langostinos a la sal al horno

Queridos lectores, bienvenidos al 2018 en Comer especial. Hace un año que no me paso por aquí. 😃 Bueno, en realidad unos días desde diciembre de 2017. Espero que hayan disfrutado mucho de las fiestas y estén preparados para la llegada de los Reyes Magos. Al final del artículo les dejaré un vídeo y enlaces a los roscones de Reyes que he hecho en casa desde que soy intolerante a la lactosa por si les apetece hacer un roscón en casa.

Para despedir las fiestas, les invito a disfrutar de unos ricos carabineros y langostinos a la sal al horno. Una de las cosas que más me gusta de esta receta es cocinarlos en el horno. ¿Por qué? Pues porque evitamos los típicos olores que suele dejar el marisco en la cocina y que tiende a impregnar la casa. Además, ensuciamos menos y parece que se hacen de forma más rápida. Debo reconocer que guisados, los langostinos, también me gustan muchos. Por su parte, los carabineros los prefiero al horno o a la plancha. ¿Y a ustedes cómo les gustan?


INGREDIENTES para 4 personas:
 

  • 8 carabineros.
  • 16 langostinos.
  •  Sal gruesa.


ELABORACIÓN DE CARABINEROS Y LANGOSTINOS A LA SAL AL HORNO:

  1. Precalentar el horno a 180° durante 10 minutos. 
  2. Mientras, hacer una cama de sal y colocar encima los carabineros.
  3.  En otra bandeja hacer también una cama de sal y encima los langostinos.
  4. Introducir ambas bandejas en el horno a 180º con ventilador. Abajo colocar los carabineros y encima la bandeja de los langostinos.
  5. Mantener en el horno durante 5 minutos a 180º. Dar la vuelta a los langostinos y cocinar todo otros 2-3 minutos.
  6. Sacar los langostinos y dar la vuelta a los carabineros que seguirán unos 5-6 minutos más en el horno. 
  7. Los langostinos suelen estar en 6-8 minutos y los carabineros en 10-12.


CONSEJOS PARA COCINAR CARABINEROS Y LANGOSTINOS:

  • Es mejor hacer los carabineros en una bandeja y los langostinos en otra porque los tiempos de cocción son diferentes. Así no habrá problemas en el momento de parar la cocción de los langostinos y sacar la bandeja del horno, para dejar la de los carabineros.
  • A la hora de usar las bandejas siempre aconsejo poner papel de horno o aluminio, como se ve en la foto anterior, para que las bandejas se manchen lo menos posible. Sobre el papel de horno o del aluminio colocar la sal y encima el marisco. Una vez colocados, espolvorear sal por encima.
  • Como verán no se trata de carabineros y langostinos a la sal en costra, no están completamente cubiertos, sino unos puñados de sal por encima y una capa por debajo. 
  • Si no les gustan a la sal o por problemas de salud en la familia tienen que evitarla, otra manera que queda muy rica es cocinarlos con un majado de perejil, ajo y una pizca de aceite que le pueden incorporar en el momento final de la cocción, cuando le queden 2 minutos y le vayan a dar la vuelta.
  • Pueden preparar una mayonesa para acompañarlos como esta mayonesa de soja e incluso con un mojo de perejil.
  • Que tienen dudas y no saben si están hechos, pues cuando vayan a darles la vuelta a los carabineros y langostinos pueden separar un poco la cabeza de uno de ellos del cuerpo y ver si está aún cruda. Así no fallarán nunca. 😉
Como lo prometido es deuda, por aquí les dejo el vídeo del roscón de Reyes sin lactosa:

Si quieren ver las recetas de los dos roscones que he hecho, estos son los enlaces:

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la  Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita y que en el 2018 se cumplan vuestros deseos!

Estofado de pulpo

Hola, amig@s. Tras unas breves vacaciones ✈, ya estoy por aquí con nuevas recetas, ilusiones y proyectos. Para el regreso les propongo algo tan sencillo como un estofado de pulpo. En breve compartiré artículos de diversos restaurantes en los que he comido durante el viaje, así como fotos, pero aún estoy poniéndome al día.

Espero que esta sencilla receta sea de vuestro agrado. 😋 En esta ocasión está preparada con pulpo, pero puede cambiarse por calamar o lo que les apetezca e incluso añadirle algunos ingredientes que yo no puedo tomar por mis alergias e intolerancias, como comento al final del texto en los consejos.

Ingredientes para preparar un rico estofado de pulpo: 

  • 1 pulpo para 2 personas de unos 300-400 gramos. 
  • Agua para guisar el pulpo.
  • 100 gramos de guisantes.
  • 125 gramos de setas.
  • 1 cebolla mediana. 
  • 3 dientes de ajo.
  • 2 zanahorias medianas. 
  • 1 vaso de vino blanco. 
  • 2 vasos de agua. 
  • Aceite de oliva, a ser posible en spray. 
  • Ajo molido. 
  • Sal. 
  • 1 hoja de laurel. 
  • Papas bonitas o negras (o de cualquier clase, pero pequeñitas para guisarlas). Si son muy pequeñas, unas 8-10 por persona.

¿Cómo cocinar un estofado de pulpo de forma sencilla? 

  1. Cortar en dados las zanahorias, picar en gajos o al gusto la cebolla al igual que los tres dientes de ajo y limpiar bien las setas. 
  2. En el recipiente donde vayan a hacer el estofado verter un poco de aceite, pochar la cebolla y dorar los dientes de ajo. Cuando la cebolla comience a coger color, incorporar las zanahorias y mantener al fuego unos 5-7 minutos. Introducir las setas y seguir rehogando hasta que estas dejen de soltar agua. Si hiciera falta, añadir un poco más de aceite y remover constantemente para que no se pegue. 
  3. Por otro lado guisar el pulpo (ver aquí cómo hacerlo), trocear como se ve en la foto y dejar reservado. 
  4. Verter en el caldero del pochado el vaso de vino blanco y los 2 de agua, añadir la hoja de laurel, al igual que el ajo molido y la sal al gusto. Cocinar durante unos 8 o 10 minutos, momento en el que hay que incorporar el pulpo y cocinar unos 5 minutos a lo sumo para no se ponga duro pero sí adquiera el sabor del estofado. En ese mismo instante, junto con el pulpo, agregar los guisantes. 
  5. En otro caldero añadir agua con abundante sal gruesa para arrugar las papas bonitas (patatas) o las que ustedes hayan encontrado. Una vez en su punto, escurrir el agua, apartar y montar el plato.

Consejos para cocinar el estofado de pulpo y alternativas de ingredientes

  •  Sería interesante que cuando se cocine el pulpo también el agua lleve una hoja de laurel para darle un punto de sabor.
  • A la hora de guisar las papas es muy importante que sean pequeñas, con la piel bien limpia y que lleven gran cantidad de sal. Una vez estén en su punto (pinchar con un tenedor que debe entrar y salir sin dificultad), escurrir muy bien el agua y secar al fuego, es decir, colocar el recipiente sin agua al fuego con las papas dentro para que se sequen y se pegue la sal a la piel. Menear el caldero hasta que no quede rastro de agua ni en la piel ni en el recipiente.
  • Este estofado queda muy sabroso si le añaden un sofrito de tomate y pimientos, además de una pizca de sal. Ya saben que yo no puedo tomar estos ingrediente, aunque en ocasiones tolero el tomate y el pimiento cuando no estoy malita, pero la pimienta ni olerla. 😢
  • Igualmente, una punta de pimentón le da un color interesante al guiso y un plus de sabor. Yo tampoco puedo consumir pimentón ni dulce ni picante, pero no dejo de reconocer lo rico que queda un guiso con este ingrediente.
  • Otra opción de hidrato es arroz blanco en lugar de papas (patatas).
  • Controlar el tiempo de cocción de los guisantes porque frescos necesitan entre 7-10 minutos y los congelados o de bote ya están cocidos, así que solo se trata de que adquieran el sabor del estofado de pulpo.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!

Quinoa a la marinera

La quinoa es un seudocereal que está de moda. Debo reconocer que las primeras veces que la cociné no me gustó. Bien es cierto que solo la hervía y luego no la mezclaba, simplemente la usaba como un arroz blanco. Tras experimentar mucho en la cocina, por fin he logrado un plato que nos encanta en casa: quinoa a la marinera, es decir, quinoa con verduras y marisco. ¡Rico, rico y muy fácil de preparar!

INGREDIENTES (para 3-4 personas): 150 gramos de quinoa, 2 zanahorias medianas en cuadraditos, 1 apio en rodajas, 60 gramos de champiñones y 1 calabacín mediano bien picados, aceite de oliva en espray, ajo en polvo, sal, orégano, 300 mililitros de caldo de verduras o del que tengan, agua, 100 gramos de mejillones y 100 de gambas peladas, así como 4 o 6 gambas sin pelar.
ELABORACIÓN: cortar en trozos bien pequeños toda la verdura. Poner una cacerola con agua, sal y los 200 mililitros de caldo para cocinar la quinoa (previamente deben lavarla muy bien bajo el grifo). Dorar la verdura, comenzando por introducir primero en la cacerola el apio y la zanahoria, mantener unos 5-7 minutos, añadir el calabacín y continuar la cocción otros 5 minutos. Transcurrido este tiempo, incorporar los champiñones y a los 5 minutos sumar a este pochado de verduras los mejillones y las gambas; aderezar con ajo, orégano y sal, y dejar unos 4-5 minutos. Escurrir bien la quinoa y mezclar con las verduras, mejillones y gambas. Apartar del fuego y servir.
CONSEJOS:

* La quinoa hay que lavarla muy bien bajo el grifo. Para tal fin, usar un colador de los de toda la vida (con malla) para que no se les escape la quinoa.
* La cocción de la quinoa viene indicada en el paquete. Yo opté por caldo en la cocción para aportarle un plus de sabor. De todas formas, cociéndola solo con agua queda bien porque al final se mezcla con verduras y marisco.
* Esta receta admite variación de ingredientes. Las verduras pueden modificarse al gusto, al igual que el marisco.
* En el caso de que no sean amantes del marisco, cambiarlo por jamoncitos de pollo, por ejemplo.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

Receta sencilla de merluza con verduras al vino blanco

La receta de hoy es bien sencilla. Aunque no sepan cocinar, podrán hacerla sin complicación alguna. Unos lomos de merluza con verduras al vino blanco. 

 

INGREDIENTES (para 2 personas): 2 o 4 lomos de merluza (dependiendo del tamaño, también pueden ser filetes), zanahorias baby o en trozos, 100 gramos de guisantes, 1 cebolla hermosa cortada en finos gajos, aceite de oliva virgen en espray o unas cucharadas, sal, 1 hoja de laurel, 250 mililitros de vino blanco
ELABORACIÓN: verter un poco de aceite en el fondo del recipiente en el que vayan a cocinar el plato completo, pochar la cebolla y dorar la zanahoria. En cuanto la cebolla comience a adquirir un tono trasparente, agregar el vino blanco, la sal y una hoja de laurel. Cuando rompa a hervir, bajar el fuego a temperatura media, tapar y cocinar durante unos 15 minutos. Vigilar que el vino no desaparezca, si observan que mengua, añadir un poco de agua. Poner los guisantes y la merluza con la piel mirando hacia arriba, mantener en el fuego 5 minutos y apartar. Dar la vuelta a los lomos y se terminarán con el calor residual.
CONSEJOS:
* Una opción son las zanahorias congeladas. Las venden en bolsas en grandes superficies. Eso sí, cuando hagan el plato, ponerlas en el recipiente una vez la cebolla esté pochada. Al ser congeladas soltarán agua y si las colocan junto con la cebolla, esta no adquirirá color, se guisará con el agua.
* Los lomos de merluza también sirven los congelados.
* En el caso de que la merluza tenga poco grosor cocinar solo durante unos 3 minutos.
* El vino blanco que sea de buena calidad para enriquecer el plato.
* En lugar de agua, una alternativa es incorporar caldo.
* Igualmente, una pastilla de caldo dará mayor sabor.
* Quienes disfruten sin problemas ni alergia de la pimienta, aderezar la merluza y las verduras con esta especia.
* Para los amantes de las verduras al dente, mejor cocinar 5 minutos menos.
* Ojo, si la merluza es fresca, limpiarla bien. No les vaya a suceder como a mí que se me quedaron algunas escamas (como se ve en la foto) y no hay nada más desagradable que las espinas y las escamas en el pescado.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!