Receta fácil de buñuelos de trufa

Los buñuelos son muy típicos el día de Todos los Santos en España. Aunque no pertenezcas a una familia católica, da igual, porque las tradiciones gastronómicas se mezclan y, al final, son totalmente independientes. De ahí que venga a invitarte a disfrutar de esta receta fácil de buñuelos de trufa. ¿Te animas a hacerlos?

Receta de buñuelos rellenos de trufa

Estos buñuelos con crema de trufa están adaptados a todas aquellas personas intolerantes a la lactosa y alérgicas a irritantes digestivos como la canela. Esto no significa que pierdan sabor, sino que hoy en día los hago adecuados a mis alergias, coincidentes, quizá, con las tuyas.

Para que tengan su punto de gracia tus buñuelos dulces, te animo a descubrir otra serie de ingredientes que sustituyen a la canela, por ejemplo, y que también les aporta un sabor muy interesante. Además, con el relleno, la trufa, quedan de escándalo.

Ingredientes para la receta de buñuelos de viento 

Para 20-30 buñuelos, dependiendo del tamaño

Ingredientes para la crema de trufa

  • 250 ml de nata sin lactosa.
  • 40 g de azúcar glasé.
  • 100 g de chocolate sin lactosa (70% cacao puro).
  • Piel de 1 naranja.

Ingredientes para la receta de la masa de buñuelos

  • 250 ml de agua de agua.
  • Piel de 1 naranja.
  • 4 huevos grandes.
  • 1 pizca de sal.
  • 150 g de harina.
  • 6 g de levadura en polvo.
  • 1 cucharadita de azúcar.
  • Azúcar glasé para espolvorear.
  • Aceite de oliva virgen para freír.
  • 50 g de mantequilla sin lactosa.

Receta de buñuelos de viento rellenos de trufa paso a paso

Cómo hacer la crema de trufa de chocolate de forma fácil

  1. Esta crema de trufa de chocolate es muy fácil de hacer.
  2. Pon al fuego una cacerola con la nata sin lactosa, el azúcar y las cáscaras de naranja.
  3. Una vez caliente, retira del fuego, quita las pieles de naranja y añádele el chocolate en trozos.
  4. Remueve con una varilla de mano para que se deshaga bien el chocolate.
  5. Cubre con papel film (pégalo muy bien a la trufa para que no se forme costra) y déjala reposar en la nevera un mínimo de 12 horas.
  6. Cuando la vayas a emplear, sácala de la nevera, bate con varillas eléctricas hasta que haga hondas.
  7. Coloca en una manga pastelera con punta pequeña y de boquilla redonda (la nº 3 de Wilton es la que yo usé, me gusta mucho) o en un biberón de cocina de punta media.

Buñuelos de trufa

Cómo hacer la masa de buñuelos dulces

  1. Para hacer la masa de buñuelos caseros, vierte el agua en una cacerola al fuego.
  2. Añade el azúcar, las pieles de la naranja, la pizca de sal, 1 cucharadita de azúcar y la mantequilla sin lactosa.
  3. Mientras, tamiza la harina y la levadura en un mismo recipiente y reserva.
  4.  Cuando comience a hervir y se haya derretido la mantequilla, retira las cáscaras de naranja.
  5. Incorpora la harina y la levadura que tenías mezcladas, tamizadas y reservadas.
  6. Remueve  todo de  forma consistente y rápidamente para  que no se pegue la masa de buñuelos sin lactosa.
  7. Aparta la cacerola del fuego.
  8. Añade los huevos de uno en uno y remueve sin parar.
  9. Deja la masa reposar, aproximadamente, 1 hora y luego ponla en una manga pastelera.
  10. Si no tienes manga pastelera, toma una bolsa de plástico y rellénala. Luego le harás un agujero y servirá igual.
  11. Incluso sin manga y con 1 cuchara podrás hacer los buñuelos caseros.
  12. Coloca una sartén o cacerola al fuego con abundante aceite de oliva.
  13. El fuego debe ser medio, que nunca suba mucho de temperatura.
  14. Aprieta y deja caer partes de masa en la sartén (justo en el momento en el que veas que se empiezan a formar pequeñas burbujas en el aceite).

Buñuelos caseros rellenos de trufa, últimos pasos

  1. Fríe poco a poco hasta terminar con toda la masa y hacer los buñuelos con trufa.
  2. Verás cómo se van inflando y dando la vuelta solos hasta adquirir un tono dorado.
  3. Sácalos y colócalos sobre papel absorbente.
  4. No los quites antes de que se den la vuelta y estén dorados, si no, no estarán bien hechos.
  5. Otra opción es colocarlos en un plato con azúcar y rebozarlos (yo prefiero espolvorear azúcar glasé, no soy muy azucarera).
  6. Deja que se enfríen durante, aproximadamente, unos 10 o 15 minutos; lo justo para poder trabajarlos.
  7. Toma la manga pastelera y presiona la masa con la punta de la boquilla (con suavidad)  para rellenar.
  8. Ahora,  aprieta la manga (una vez hayas introducido la punta de la boquilla) y rellena el buñuelo de trufa. Así, uno a uno hasta terminarlos.
  9. Después, puedes espolvorear azúcar glasé por encima. Esto es opcional.
  10. Como ves, se trata de una receta fácil de buñuelos rellenos que queda bien rica.

Buñuelos caseros de trufa

Trucos y consejos para hacer la receta fácil de buñuelos de viento caseros rellenos de trufa

  • En caso de no padecer alergia o intolerancia al picante, te aconsejo que cambies la cáscara de naranja por una pizca de pimienta molida que va de maravilla con el chocolate.
  • La trufa de chocolate la puedes aromatizar a tu gusto: un poco de café, una pizca de canela, esencia de naranja, algún licor, etc.
  • Cuando saques de la nevera la trufa y comiences a montarla, ahí podrás añadir las esencias que quieras o una pizca de licor.
  • También podrás aromatizar la trufa cuando pongas la leche a hervir.
  • Si no tienes intolerancias a la lactosa, cambia los productos sin por los que habitualmente emplees. Lo mismo si lo que tienes es alergia, usa lo que ya conozcas.
  • El aceite para freír los buñuelos debe estar a una temperatura media en la placa. Mira el máximo de numeración que tiene tu placa y ponlo a la mitad.
  • Si no tienes placa y utilizas gas, controla la llama y mantenla a la mitad.
  • En el momento en el que introduzcas la masa, la temperatura del aceite bajará un poco. No importa, pues no te interesa que el aceite esté a una temperatura muy elevada para no quemar la masa.
  • Sí que resulta interesante hacer la masa en pequeñas tandas por varios motivos: la masa crece en el aceite y no querrás que se peguen entre ellas y que no tenga espacio para girarse. Se trata de tener un poco de paciencia.
  • Tal vez te gusten rebozados en azúcar, entonces nada más sacarlos de la sartén o cacerola, déjalos en un plato con azúcar y vete girándolos para que al estar húmedos se pegue bien. Solo conseguirás rebozarlos adecuadamente en ese momento, justo al estar recién salidos de la sartén o cacerola.
  • Es muy importante que la piel de la naranja no tenga partes blancas para que no amargue.



Natillas de chocolate sin lactosa y sin huevo

Ya sabes que soy más de salado que dulce. Si te das una vuelta por mi blog verás que la mayoría de los platos son salados, aunque soy muy amiga del chocolate y a veces me apetece darme una alegría. Por eso hoy te traigo una receta muy fácil que podrás hacer teniendo los utensilios que tengas en casa, no te hace falta nada especial: una simple cacerola y los ingredientes que te voy a mencionar a continuación.

¿Quieres saber de qué se trata? De natillas de chocolate, sin lactosa ni huevo (para no tentar a la salmonelosis). Espero que te gusten mis humildes natillas y que puedas disfrutar de ellas. Si no eres intolerante a la lactosa o si eres alérgica o alérgico a ella, no te pierdas el final del artículo, pues te daré algunas sugerencias para que las adaptes y también trucos, por si quieres realizar algunas variaciones a esta propuesta inicial.

 

Ingredientes necesarios para hacer natillas de chocolate sin lactosa

  • 600 ml de leche sin lactosa.
  • 100 gr de nata sin lactosa para postres.
  • 1 cucharada de café de vainilla líquida o azúcar avainillada (opcional).
  • 60 gr de azúcar.
  • 35 gr de maicena.
  • Una pizca de sal fina.
  • 40 gr de cacao en polvo.
  • 1 vaina de vainilla abierta por la mitad.

Cómo cocinar las natillas de chocolate sin lactosa ni huevos

  1. Vierte los 500 gr de leche sin lactosa en una cacerola junto con la nata y la vaina de vainilla abierta por la mitad.
  2. Mantén al fuego medio durante unos 10-12 minutos, no más, y vigila que en ningún momento hierva.
  3. Una vez transcurrido el tiempo comentado anteriormente, aparta del fuego la cacerola y tápala.
  4. Deja reposar entre unos 20 minutos, con el fin de que adquiera el sabor de la vaina de vainilla.
  5. Mientras tanto aprovecha, para incorporar la maicena a los 100 ml restantes de leche fría.
  6. Mezcla muy bien con la ayuda de varillas o de un robot de cocina e incluso un brazo eléctrico.
  7. Acto seguido, añádele el cacao en polvo, el azúcar y la pizca de sal fina, y mezcla nuevamente muy bien con unas varillas, robot de cocina o brazo eléctrico para que no queden grumos.
  8. Quita de la leche infusionada la vaina de vainilla.
  9. Une ambos preparados con mucho cuidado y poco a poco, sin parar de remover con la herramienta que esté usando para tal fin.
  10. Coloca nuevamente la cacerola al fuego medio con la mezcla.
  11. Remueve con cuidado hasta que coja consistencia y no sea tan líquido.

¿Cómo hacer natillas de chocolate con un robot de cocina?

  1. Mezcla los 100 ml de leche fría con la maicena y tritura. Reserva.
  2. Introduce la leche restante con el cacao en polvo, la sal, el azúcar y la vaina de vainilla.
  3. Cocina durante unos 10 minutos a 100º.
  4. Déjalo reposar 20 minutos.
  5. Una vez infusionada la leche, extrae la vaina e incorpora la mezcla de la maicena.
  6. Cocina nuevamente otros 7 minutos, esta vez a 90º.
  7. Dispón en los recipientes en los que vayas a servir las natillas e introdúcelos en la nevera bien tapados.

Trucos y consejos para tus natillas caseras

  • Si eres alérgico o alérgica a la lactosa, usa leche vegetal y nata vegetal para repostería.
  • Si toleras bien la lactosa, cambia la leche por la que uses habitualmente, así como la nata.
  • Que no te gusta la vainilla, opta por la canela y procede de la misma manera.
  • No te agrada ni la vainilla ni la canela, unas cáscaras de naranja (sin nada de blanco que amarga) será una opción interesante.
  • Tal vez no te guste el chocolate, quítalo. No pasa nada, es opcional. Eso sí, añade algún colorante de repostería para que la natilla se vea con un amarillo bonito.
  • El tiempo de cocinado final dependerá del grado de espesor con el que te gusten las natillas. Mayor exposición al fuego, más espesas quedarán y lo irás notando mientras vas removiendo.
  • ¿Quieres unas natillas más light? No pongas nata y en vez de 35 gr de maicena, emplea 25 gr.
  • Tampoco te gusta la maicena. Sustitúyela por gelatina neutra. Ponla en remojo en leche fría. Una vez bien hidratada, incorpórala a la cocción final.
  • Para controlar la temperatura cuando cocinas en caldero, emplea un termómetro de cocina o vigila muy bien que no llegue al punto de ebullición.
  • En caso de que prepares natillas normales, no las de chocolate, vierte canela por encima o azúcar y quémala que le dará un punto muy rico de sabor.
  • No sé si te gustan las natillas espesas o ligeras. El truco está en más maicena para espesarlas o meno para que queden más líquidas. Con estas cantidades, unos 45 gr de maicena esperarán bastante y unos 25 gr la dejarán más ligera.




Receta de brownie en 4 minutos, sin harina ni lactosa

Este fin de semana me entraron unas ganas tremendas de comer algo dulce, pero estaba vaga y me apetecía hacer una receta fácil. Miré qué tenía y qué podía hacer, y me acordé del brownie de chocolate en microondas que publiqué allá por el año 2012. Al ver los ingredientes me encontré con un problema, no había harina de repostería en casa y las tiendas estaban cerradas.

Brownie de chocolate y nueces sin harina ni lactosa en microondas

Sí, soy consciente de que podía haber empleado maicena, por ejemplo, para preparar este brownie en 4 minutos al microondas. Al final la vagancia me llevó a hacerlo sin harina e indagar qué podía ocurrir. Ya saben que adoro los postres con un punto de humedad, nada empalagosos, y con chocolate porque me vuelve loca. El resultado nos encantó.

Ingredientes necesarios para un brownie sin harina en microondas

  • 2 huevos medianos.
  • 50 g de azúcar glasé o molida.
  • 75 g de chocolate negro sin lactosa.
  • 25 mililitros de aceite de oliva suave.
  • 25 mililitros de aceite de girasol.
  • 25 g de nueces peladas.
  • 2 cucharadas soperas de leche sin lactosa.
Con esta receta participo en En buena onda, un fantástico proyecto de Marisa (del blog Thermofan) y Elisa (del blog Que no te falte un perejil) con el que intentan dar a conocer multitud de recetas y utilidades del microondas.

Elaboración de brownie de chocolate en microondas sin harina y sin lactosa 

  1. Fundir el chocolate en el microondas durante 1 minuto a temperatura inferior a la máxima y con las 2 cucharadas soperas de leche sin lactosa.
  2. Sacar y remover. Si hiciera falta, añadir unos 15-30 segundos más para que termine de fundirse.
  3. Mezclar el chocolate con los 50 mililitros de aceite (los 25 de cada), debe integrarse perfectamente.
  4. Añadir al chocolate con aceite las nueces picadas o trituradas al gusto, remover bien.
  5. Batir los huevos y dejarlos esponjosos.
  6.  Incorporar el azúcar a los huevos y batir nuevamente.
  7. Verter, sobre los huevos batidos con azúcar, el chocolate con el aceite y las nueces; hacerlo con mucho cuidado, con movimientos envolventes para que no se baje la esponjosidad del huevo.
  8. A continuación, vaciar el preparado en un molde adaptado a microondas y cocinar  4 minutos a máxima potencia.
  9. Dejar reposar unos 3-4 minutos dentro del microondas.
  10. Sacar del microondas y desmoldar en un plato.
Receta de chocolate en microondas en solo 4 minutos

Este brownie sube mucho, como se ve en las paredes del recipiente, pero al no llevar levadura, baja. Perfectamente pueden disfrutar de él cuatro o cinco personas. Bueno, lo mismo solo da para dos si son muy golosas. 😂😂😂

Trucos y consejos para hacer un brownie en microondas apto para todos

  • Los alérgicos a la lactosa pueden cambiar la leche sin lactosa por cualquier producto que suelan emplear en sustitución de la leche: leche de arroz, leche de almendras, leche de soja, etc.
  • Si no son alérgicos a la lactosa, emplear la leche que más les guste.
  • Mezclar el chocolate a los huevos con movimientos envolventes.
  • Usar un recipiente de plástico o de cristal apto para microondas.
  • Impregnar las paredes del recipiente con un poco de aceite a fin de que no se pegue.
  • Las nueces las pueden triturar en máquina o poner dentro de una bolsa y pasarles un rodillo por encima; otra opción sería golpearlas toscamente para obtener los trozos deseados más enteros.
  • En lugar de nueces, también queda rico empleando almendras, avellanas, anacardos o combinando alguno de estos ingredientes con pasas picadas e incluso dátiles. Aquí, como digo siempre, la imaginación es libre.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!

Helado de plátano y mango sin lactosa

Este helado de plátano y mango es muy fácil de hacer si se tiene heladera. En mi caso he usado una máquina tan sencilla como una de tantas que venden en el mercado que introduciendo la fruta congelada, se obtiene una mezcla cremosa estupenda.

 

 

Esta es una manera muy fácil de conseguir que los más pequeños de la casa se aficionen a la fruta y colaboren en la elaboración. Con esta receta participo en el Reto Facilísimo, donde el tema de este mes es «Peques», propuesto por nuestra compañera Makarmen Cruzado del blog Shooting star manualidades.¡No se pierdan las fantásticas propuestas de l@s participantes en este reto!
INGREDIENTES: 1/2 plátano y un mango o manga de 350 gramos, ambos maduros.
ELABORACIÓN: Abrir el mango o manga por la mitad, pelar, trocear e introducir en una bolsa de congelación; pueden ayudar los peques, acercando la bolsa y manteniéndola abierta. Acto seguido, pelar el plátano, trocear e introducir en la bolsa, nuevamente con la ayuda de los niños. Colocar las bolsas en la nevera y congelar durante unas 48 horas como mínimo. Transcurrido este tiempo, sacar del congelador, dar unos golpes en las bolsas para soltar los trozos y pedir a los niños que vayan poniendo en la máquina 1 trozo de cada fruta hasta llenarla. Proceder a triturar y servir al gusto. En este último paso también nos pueden ayudar nuestros pequeños cocineros y hasta decorar a su gusto. Les resultará muy divertido y comerán helados muy sanos. Además, al no llevar lactosa, cualquiera puede disfrutar de estos helados.
CONSEJOS:
* Las frutas se pueden variar al gusto del consumidor.
* Si incluyen alguna fruta ácida deberán incorporar azúcar o miel.
* Una de las frutas debe ser aguacate, mango, manga o plátano porque aportarán la cremosidad necesaria.
* Igualmente, pueden añadir un yogur con o sin lactosa que también aporta cremosidad.
* Si no tienen ningún aparato como estas heladeras de las que les hablo, necesitarán una máquina para triturar e introducir en el congelador, sacar cada 3-4 horas y remover para que quede en su punto.
* Los helados se pueden tomar en cucuruchos como los de la foto que se compran en cualquier gran superficie o en vasos.
* Además, se pueden decorar al gusto con trozos de fruta o chocolate, frutos secos molidos, virutas de colores, granola, sirope, miel, caramelo líquido, etc.

 

 

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.
¡Muchas gracias por la visita y nos leemos a la vuelta!

Fácil mousse de chocolate negro sin lactosa

El sabor y la textura de este mousse de chocolate son espectaculares. Hace unos días vinieron a comer a casa algunos amigos y entre ellos se encontraba Susi que adora el chocolate. Cuando digo que lo adora me quedo corta. Al pensar en qué postres preparar, barajé como opciones los bombones, el brownie … y me di cuenta de que nunca había publicado la receta de mousse de chocolate. Esta carece de lácteos, natas y demás. ¡Anímense a prepararla pues hasta un principiante en cocina podrá hacerla y quedar de maravilla!


INGREDIENTES (para 4 copas): 1 tableta de chocolate sin leche de 200 gramos, 1/2 vaso de leche sin lactosa (con lactosa, de soja o la que usen), 4 huevos, 4 cucharadas soperas de azúcar.

 

ELABORACIÓN: colocar el chocolate troceado en un bol y añadirle 1/2 vaso de leche sin lactosa (soja, arroz, normal…). Introducir en el microondas un minuto.

 

Sacar y mezclar muy bien para que no queden grumos y/o trozos sin deshacer. Si hiciera falta, repetir el proceso medio minuto. Poner en un recipiente las claras y en otro mayor las yemas (será el que usaremos para la integración final de todos los ingredientes). Batir las claras a punto de nieve, cuando comiencen a adquirir consistencia, verter el azúcar y terminar de montar. Unir la pasta de chocolate con las yemas y mezclar bien. En este mismo recipiente volcar poco a poco las claras montadas e ir unificando con movimientos envolventes y cuidadosos.

 

Ya podremos meterla en la nevera en copas, vasos,… para que se enfríe. En mi caso opté por colocar un pequeño chorrito de Amareto sin alcohol en el fondo del vaso (porque yo no puedo tomar alcohol), llenarlo con la mousse y enfriar durante 24 horas (con 4 o 5 horas será más que suficiente; a mí me gusta bien fría y de un día para otro).
Uno de los amigos, que se prestó como modelo para las fotos, muestra la textura con la que queda esta maravilla de postre.

 

CONSEJOS: 
* Para la mousse me gusta mucho el chocolate Bournville; he probado otros y, desde mi perspectiva, no queda tan rico. A veces me resulta difícil encontrarlo en los supermercados.
* Se puede emplear entre 200 y 250 gramos de chocolate a lo sumo. La receta base es con 200 gramos.
* Introducir en el microondas un minuto, sacar, remover y si hiciera falta, volver a meter medio minuto. Es preferible hacerlo así para que no se queme el chocolate y, en ocasiones, debemos incorporar un poco más de líquido.
* Poner la temperatura del microondas un punto antes del máximo según la que les marque a ustedes.
* Mezclar con cuidadosos movimientos envolventes al unir con la clara.
* Se puede añadir una gota de licor (con alcohol o sin, según puedan ustedes) en el fondo del vaso individual, le da un toque de sabor muy rico.
* Para 8 vasos duplicar las cantidades o colocar en vasos más pequeños. Aunque yo aconsejo optar por vasos como los de la foto y duplicar las cantidades, pues siempre hay quien repite.
Pueden dejarme sus dudas y consultas aquí. Aprovecho para invitarles a seguirme en Twitter y en Facebook.
Si hacen alguna de las recetas del blog, manden fotos y cuenten qué tal el resultado. Me encantará conocer vuestra opinión.
Muchas gracias por la visita.