Gallos al horno, ideas sanas para Navidad

El ingrediente principal de la receta de hoy es el pez gallo, en concreto se trata de unos gallos cocinados al horno. Una propuesta healthy para alguna de las comidas o cenas de Navidad con un precio muy económico. Al final de la receta les propongo un menú sano para los que se quieren cuidar en las fiestas que están a la vuelta de la esquina y un pecado dulce, por si se quieren dar una alegría. 😃😋


Receta de gallo al horno

Lo más seguro es que al leer el título muchos hayan pensado en el gallo como ave y no como pescado. Ese ave que en los relatos es conocido por despertar con su canto. Digo en los relatos porque aquellas personas nacidas en la urbe rara vez han disfrutado en vivo y en directo del sonido emitido por dicho animal. Ahora bien, en el mar también una variedad de pez denominado gallo y en las aguas de Canarias abunda, por lo que se encuentra con facilidad en las pescaderías. Eso sí, para mí son bastante feos, ¿no?

Breves características y propiedades del pez gallo

El pez gallo (Lepidorhombus whiffiagonis) se caracteriza por tener un cuerpo plano y traslúcido. En la mandíbula inferior posee una espina mayor que en la superior. Sus ojos se localizan en el lado izquierdo, separados por una especie de cresta longitudinal. Pescado de agua salada cuyas medidas oscilan entre 20 y los 60 centímetros, y pueden llegar a pesar hasta 1,5 kg.

Aunque puede pescarse durante todo el año en el mar Mediterráneo occidental y en el  océano Atlántico, en concreto en el Atlántico nororiental (desde el Sáhara Ocidental hasta Islandia), sus mejores meses son abril y mayo. Su nombre varía según las diferentes comunidades de España, conociéndose como ojito en Cantabria; bruixa en Baleares y Cataluña; itxas oillarra en el País Vasco; rapante de manchas en Galicia.

Este pez blanco se caracteriza por su bajo contenido graso, solo 2 gramos por cada 100 gramos consumidos. Esto se mantendrá mientras no se frían, forma más extendida de cocinado. Con bajo aporte calórico (unas 81 calorías) siempre que sea guisado, asado u horneado, y además no contiene hidratos. En comparación con otras especies, sus cantidades en minerales no son muy elevadas, aún así, destaca la presencia de magnesio, yodo, fósforo y potasio. Rico en vitamina B3, B4, B6 y B9.

Ingredientes para hacer gallos al horno para 2 personas

  • 5-6 gallos pequeños limpios.
  • 3 dientes de ajo.
  • 4 ramas de perejil picado.
  • Sal gruesa.
  • Aceite de oliva virgen.


Cómo hacer gallo al el horno

  1. Precalentar el horno a 180º, calor arriba y abajo.
  2. Preparar una bandeja de horno para disponer los gallos sobre ella.
  3. En un mortero poner los dientes de ajo, la sal y el perejil. Machacar hasta formar una pasta.
  4. Añadir un poco de aceite de oliva al majado (muy poco, como media cucharada sopera) y remover para integrarlo todo.
  5. Salar los gallos por ambos lados.
  6. Con la pasta, embadurnar por ambos lados los gallos.
  7. Introducir en el horno y cocinar unos 8 minutos, aproximadamente.  
  8. Acompañar de ensalada, verduras a la plancha, arroz, patatas, de lo que más les apetezca.

Consejos y trucos para que los gallos queden en su punto

  • Cuidar el tiempo para que no se pasen. Estarán en su punto cuando cambie el color de la carne y esta quede tersa.
  • Otra manera de cocinarlos es enharinados y fritos en abundante aceite.
  • Esta receta es bien sencilla, por lo que solo hay que estar pendientes de no excederse en el horneado. Los más pequeños estarán en 4-6 minutos, los más grandes (los de 60 centímetros) necesitarán unos 15-20 minutos, dependiendo del peso.
  • Si consiguen comprar uno grande, una manera estupenda de hacerlo es con una cama de patatas y verduras (tomates, cebolla, zanahorias…) en rodajas muy finas con un chorro de aceite de oliva, sal, alguna hierba aromática. Cocinar las verduras 10 minutos, añadir el pescado aderezado al gusto (sal, aceite, pimienta, etc.) y mantener en el horno a 180º unos 15-18 minutos. 
  • En el caso de hacerlo como les expliqué antes, pero sin patatas, hornear directamente las verduras con el pescado los 15-18 minutos.
  • Si no les agrada el ajo, simplemente hornear y luego pueden añadirle un chorro de limón al pescado.  
  • A la hora de comprarlo es muy importante que el pescadero lo descame y limpie muy bien. A mí me lo dejaron con todas las tripas y tuve que limpiarlo. 
Con esta receta de gallo al horno y el menú sano para Navidad participo en el recopilatorio de mi buena amiga Ana, del blog El rincón de Ana, manualidades y recetas. Este es el segundo año que lo organiza y no podía faltar. El reto consiste en preparar algo para las fiestas navideñas, manualidades o recetas. Espero que a Ana y a todos ustedes les agrade la receta y el menú propuesto. Para más información, solo tienen que pinchar en la foto que les pongo a continuación.   

Menú sano para Navidad

Entrante 

Para ir abriendo boca, ¿qué tal esta ensalada tibia de salmón con gulas y gambas?

Plato principal

La receta de hoy, los gallos al horno acompañados de verduras o lo que más les apetezca.

Receta de gallo al horno, unos sabrosos pescados

Postre healthy

Postre Navideño

Como no puede faltar la tentación navideña, roscos de anís caseros sin lactosa.

Receta de brownie en 4 minutos, sin harina ni lactosa

Este fin de semana me entraron unas ganas tremendas de comer algo dulce, pero estaba vaga y me apetecía hacer una receta fácil. Miré qué tenía y qué podía hacer, y me acordé del brownie de chocolate en microondas que publiqué allá por el año 2012. Al ver los ingredientes me encontré con un problema, no había harina de repostería en casa y las tiendas estaban cerradas.

Brownie de chocolate y nueces sin harina ni lactosa en microondas

Sí, soy consciente de que podía haber empleado maicena, por ejemplo, para preparar este brownie en 4 minutos al microondas. Al final la vagancia me llevó a hacerlo sin harina e indagar qué podía ocurrir. Ya saben que adoro los postres con un punto de humedad, nada empalagosos, y con chocolate porque me vuelve loca. El resultado nos encantó.

Ingredientes necesarios para un brownie sin harina en microondas

  • 2 huevos medianos.
  • 50 g de azúcar glasé o molida.
  • 75 g de chocolate negro sin lactosa.
  • 25 mililitros de aceite de oliva suave.
  • 25 mililitros de aceite de girasol.
  • 25 g de nueces peladas.
  • 2 cucharadas soperas de leche sin lactosa.
Con esta receta participo en En buena onda, un fantástico proyecto de Marisa (del blog Thermofan) y Elisa (del blog Que no te falte un perejil) con el que intentan dar a conocer multitud de recetas y utilidades del microondas.

Elaboración de brownie de chocolate en microondas sin harina y sin lactosa 

  1. Fundir el chocolate en el microondas durante 1 minuto a temperatura inferior a la máxima y con las 2 cucharadas soperas de leche sin lactosa.
  2. Sacar y remover. Si hiciera falta, añadir unos 15-30 segundos más para que termine de fundirse.
  3. Mezclar el chocolate con los 50 mililitros de aceite (los 25 de cada), debe integrarse perfectamente.
  4. Añadir al chocolate con aceite las nueces picadas o trituradas al gusto, remover bien.
  5. Batir los huevos y dejarlos esponjosos.
  6.  Incorporar el azúcar a los huevos y batir nuevamente.
  7. Verter, sobre los huevos batidos con azúcar, el chocolate con el aceite y las nueces; hacerlo con mucho cuidado, con movimientos envolventes para que no se baje la esponjosidad del huevo.
  8. A continuación, vaciar el preparado en un molde adaptado a microondas y cocinar  4 minutos a máxima potencia.
  9. Dejar reposar unos 3-4 minutos dentro del microondas.
  10. Sacar del microondas y desmoldar en un plato.
Receta de chocolate en microondas en solo 4 minutos

Este brownie sube mucho, como se ve en las paredes del recipiente, pero al no llevar levadura, baja. Perfectamente pueden disfrutar de él cuatro o cinco personas. Bueno, lo mismo solo da para dos si son muy golosas. 😂😂😂

Trucos y consejos para hacer un brownie en microondas apto para todos

  • Los alérgicos a la lactosa pueden cambiar la leche sin lactosa por cualquier producto que suelan emplear en sustitución de la leche: leche de arroz, leche de almendras, leche de soja, etc.
  • Si no son alérgicos a la lactosa, emplear la leche que más les guste.
  • Mezclar el chocolate a los huevos con movimientos envolventes.
  • Usar un recipiente de plástico o de cristal apto para microondas.
  • Impregnar las paredes del recipiente con un poco de aceite a fin de que no se pegue.
  • Las nueces las pueden triturar en máquina o poner dentro de una bolsa y pasarles un rodillo por encima; otra opción sería golpearlas toscamente para obtener los trozos deseados más enteros.
  • En lugar de nueces, también queda rico empleando almendras, avellanas, anacardos o combinando alguno de estos ingredientes con pasas picadas e incluso dátiles. Aquí, como digo siempre, la imaginación es libre.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!

Receta de croquetas de queso sin lactosa y nueces

Sí, ya sé que la semana pasada publiqué una receta de croquetas, pero es que cuando me pongo, hago de varios tipos y luego las congelo. Estas croquetas son de queso con nueces a mi manera y sin lactosa. Lo más difícil es siempre conseguir el queso para poder hacerlas. Por eso, cuando encuentro queso sin lactosa en la tienda o super no me lo pienso dos veces y las preparo.

Receta de croquetas de queso sin lactosa y nueces

Como ven en la foto, quedan bastante jugosas y me gusta dejar algunos trozos grandes de nueces para encontrar un punto interior crujiente. Ahora bien, si no les agradan los tropezones, no duden en triturarlas muy bien.

Ingredientes para elaborar croquetas de queso sin lactosa con nueces

  • 200 gramos de queso de untar sin lactosa. 
  • 150 gramos de nueces picadas.
  • 1 cebolla grande.  
  • 100 gramos de harina. 
  • 1 litro de leche sin lactosa. 
  • Mantequilla sin lactosa.
  • Aceite de oliva virgen. 
  • Sal fina. 
  • Pan rallado. 
  • 3 huevos.
  • Harina extra para rebozar las croquetas.

Receta de croquetas de queso sin lactosa con nueces

  1. Cubrir el fondo de una sartén o cacerola de aceite de oliva virgen.
  2. Picar bien pequeña la cebolla, añadirla a la sartén o cacerola y pocharla con cuidado.
  3. Cuando la cebolla adquiera un tono dorado, incorporar la harina, remover y rehogar muy bien para que no quede cruda. 
  4. La harina no debe adquirir color tostado, por lo que con 1-2 minutos estará ya en el punto óptimo para agregarle la leche.
  5. Verter poco a poco la leche sin lactosa tibia y seguir removiendo con la varilla para que no se formen grumos.
  6. Tras incorporar la mitad de la leche, añadir el queso de untar sin lactosa y remover muy bien para integrarlo todo.
  7. Volver a verter la leche restante poco a poco sin parar de remover con la varilla.
  8. Cuando falte por añadir poca leche, agregar las nueces trituradas (con algunas más enteras si les gusta encontrarse  tropezones) y seguir mezclando.
  9. Verter la leche restante, remover con la varilla. Probar de sal y si hiciera falta, rectificar.
  10. Mantener al fuego unos 12-15 minutos para que se cocine bien y seguir removiendo. 
  11. Apartar y colocar la masa en una fuente alargada. 
  12. Pintarla por encima con un poco de mantequilla si lactosa para que no se forme costra mientras se enfría. 
  13. Dejar enfriar la masa de las croquetas unas 3-4 horas.  
  14. Luego, proceder a formarlas con las manos impregnadas en aceite de oliva o con dos cucharas soperas, por ejemplo. 
  15. En un plato colocar la harina, otro con los huevos batidos y un tercero con pan rallado.
  16. Enharinar las croquetas, pasarlas por huevo y finalmente por pan rallado. 
  17. Freírlas en abundante aceite de oliva bien caliente en tandas de 6-8 croquetas (para que no baje mucho la temperatura del aceite). 
  18. Sacar las croquetas de la freidora o sartén y ponerlas sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. 
Receta de croquetas de queso de untar sin lactosa y nueces

Consejos y trucos para hacer croquetas de queso sin lactosa y nueces

  • Con estas cantidades salen unas 24-30 croquetas, pero esto dependerá del tamaño que les den. Si muy grandes, unas 12 nada más.
  • La masa estará en su punto de cocción cuando la toquen con el dedo y no se les pegue.
  • La cantidad de croquetas a freír dependerá del tamaño del recipiente en el que las frían. Si es pequeño, les aconsejo añadir solo 3-4.
  • La leche sin lactosa se puede sustituir por leche de soja, leche de arroz, leche normal. Por lo que los alérgicos a la lactosa solo deben cambiar la leche sin lactosa por la que empleen de forma habitual y los que no padezcan problema alguno con la lactosa, sustituir los lácteos sin por lácteos con.
  • Quien quiera incorporar una pizca de nuez moscada o pimienta, puede hacerlo para darle un punto de sabor. Claro, siempre que no sea intolerante o alérgico (yo soy alérgica).
  • Resulta imprescindible tostar la harina a fin de evitar el sabor a harina cruda al comer las croquetas.
  • La leche para la bechamel debe ser tibia, pues la diferencia de temperatura ayuda a que se formen grumos en la bechamel.
  • Los alérgicos a la lactosa, pinten la masa con aceite de oliva en vez de con mantequilla sin lactosa.
  • Si quieren que la masa se enfríe más rápido, taparla con papel film bien pegado (para evitar la formación de costra) y mantener en la nevera unas 2 horas.
  • Las croquetas sin freír se pueden guardar en un táper bien separadas y congelarlas, aguantan perfectamente 1-2 meses. 
  • Si no pueden tomar gluten, utilizar harina de arroz o la que a ustedes les guste más, así como pan sin gluten rallado.
  • Que no son amigos de las nueces, ¿qué tal cambiarlas por pasas picadas? Les aseguro que resultan muy curiosas.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!

Croquetas de bacalao con cebolla caramelizada y sin lactosa

Tras unas mini vacaciones para celebrar nuestros 15 años de casados, y casi 20 juntos, vuelvo al blog con una receta tan tradicional como las croquetas. Sin lugar a dudas existen multitud de rellenos y las mejores, casi siempre, suelen ser las de nuestra madre o abuela. Muchas llevan nuez moscada, perejil y el ingrediente principal, carne o pescado, por ejemplo.

Deliciosa receta de croquetas de bacalao y cebolla caramelizada sin lactosa

Hoy les invito a comer croquetas de bacalao con cebolla caramelizada. La particularidad de estas, que están preparadas con leche sin lactosa para los que somos intolerantes y no podemos comerlas fuera de casa. Los que no tienen intolerancia a la lactosa utilicen la misma cantidad de leche de la normal, de la que ustedes empleen habitualmente.

Ingredientes necesarios para hacer croquetas de bacalao y cebolla caramelizada

  • 200 gramos de bacalao cocido (desmenuzado y sin espinas). 
  • 1 cebolla grande.  
  • 100 gramos de harina. 
  • 1 litro de leche sin lactosa. 
  • Aceite de oliva virgen. 
  • Sal fina. 
  • Pan rallado. 
  • 3 huevos.
  • Harina extra para rebozar las croquetas.
  • Vinagre de Jerez.

¿Cómo hacer bechamel sin lactosa para cualquier comida?

  • Poner los 100 gramos de harina en una sartén con aceite de oliva (para los intolerantes a la lactosa o mantequilla sin lactosa) y rehogar muy bien para que no quede cruda. 
  • Verter poco a poco la leche sin lactosa y seguir removiendo con la varilla para que no se formen grumos.
  • Mantener a fuego medio durante unos 15-20 minutos. 
  • Aderezar con una pizca de sal fina.
  • En las croquetas, personalmente prefiero hacer la bechamel incorporando la harina a las verduras pochadas, así que no te pierdas la elaboración para que puedas seguir el paso a paso.


Elaboración de croquetas de bacalao con cebolla caramelizada sin lactosa

  1. Hacer el bacalao al vapor. Otras opciones, cocinarlo a la plancha o guisarlo con agua y una pizca de sal. 
  2. Apartar y esperar a que se enfríe para desmenuzarlo, quitarle las espinas y la piel.
  3. Poner un recipiente al fuego con un chorro de aceite de oliva para dorar la cebolla. Esta debe estar bien picada, siempre en la dirección de los dibujos de la cebolla, nunca en contra. 
  4. Pochar a fuego medio bajo para que no se queme y se vaya caramelizando en su propio jugo. No hace falta añadir azúcar, solo un poco de sal fina y vinagre de Jeréz al final, como explico aquí.
  5. Cuando la cebolla adquiera color, probar el punto de dulzor y comprobar si está bien hecha. Si fuera así, incorporar la harina para hacer la bechamel.
  6. Tostar la harina y seguidamente comenzar a verter la leche tibia poco a poco.
  7. No parar de mezclar con la varilla y añadir una  pizca de sal.
  8. Cuando falte por añadir poca leche, agregar parte del bacalao desmenuzado y seguir mezclando.
  9.  Verter la leche restante, remover con la varilla.
  10. Integrar el resto del bacalao con la bechamel y seguir mezclando.
  11. Probar de sal y si hiciera falta, rectificar.
  12. Mantener al fuego unos 18-20 minutos para que se cocine bien. 
  13. Apartar y colocar la masa en una fuente alargada. Pintar la masa por encima con un poco de aceite de oliva virgen para que no se forme costra mientras se enfría, como unas 3 horas.  
  14. Luego, proceder a formar las croquetas con las manos impregnadas en aceite de oliva o con dos cucharas soperas, por ejemplo. 
  15. En un plato colocar la harina, otro con los huevos batidos y un tercero con pan rallado.
  16. Enharinar las croquetas, pasarlas por huevo y finalmente por pan rallado. 
  17. Freírlas en abundante aceite de oliva bien caliente en tandas de 6-8 croquetas (para que no baje mucho la temperatura del aceite). 
  18. Sacar las croquetas de la freidora o sartén y ponerlas sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. 
Receta de croquetas sin lactosa con cebolla caramelizada y bacalao

Consejos y trucos para hacer croquetas de bacalao con cebolla caramelizada

  • Con estas cantidades salen entre 30 y 45 croquetas, dependiendo del tamaño que ustedes le den a cada croqueta.
  • La cantidad de croquetas a freír dependerá de lo grande que sea el recipiente. En uno pequeño no podrán hacer tandas de 6-8, sino de 3-4.
  • El bacalao está en su punto de cocción cuando vean que se abre un poco la carne. En unos 4-8 minutos estará hecho, pero dependerá del grosor. Si bien, para las croquetas es preferible cortarlo en tiras, por ejemplo. Luego, meterlo en agua enriquecida y previamente cocinada. Una opción sería un recipiente con sal, laurel y trozos de verduras (cebolla y las partes que no usemos de una zanahoria). Una vez cocinadas estas verduras durante unos 12-15 minutos, introducir el bacalao y apartarlo del fuego para que no hierva el agua porque saldría menos jugoso si lo hiciera. Tapar y mantener dentro unos 6-8 minutos. Quedará bien rico y se hará solo con el calor. Si los trozos o tiras son muy pequeños, incluso en 4-6 minutos estará. Yo lo hice de esta forma y así guardé el caldo para un arroz. El bacalao queda muy jugoso y se desmenuza de maravilla.
  • La leche sin lactosa se puede sustituir por leche de soja, leche de arroz, leche normal. Por lo que los alérgicos a la lactosa solo deben cambiar la leche sin lactosa por la que empleen de forma habitual y los que no padezcan problema alguno con la lactosa, cambiar los lácteos sin por lácteos con.
  • A la mezcla se le puede añadir (quien quiera y no sea intolerante o alérgico; yo soy alérgica) algún otro ingrediente como un poco de nuez moscada o pimienta.
  • Personalmente me gusta mucho el perejil picado en la bechamel, aunque no siempre lo empleo.
  • ¿Por qué tostar la harina? Para evitar el sabor a harina cruda cuando comamos las croquetas o disfrutemos de cualquier bechamel.
  • ¿Y la leche debe ser tibia o del tiempo? Sí, pues la diferencia de temperatura ayuda a que se formen grumos en la bechamel; de ahí que siempre se aconseje tibia o del tiempo, nunca fría de la nevera.
  • Sustituir, si no se tienen alergias, el aceite de oliva por mantequilla en el momento de pintar la masa para que no forme costra. En el caso de los intolerantes, otra opción es emplear mantequilla sin lactosa en lugar de aceite de oliva.
  • Una manera de evitar los grumos al hacer la bechamel es ir agregando la leche templada o a temperatura ambiente, nunca fría, y no dejar de remover con la varilla para que se mezcle todo muy bien.
  • Si quieren que la masa se enfríe más rápido, taparla con papel film bien pegado (para evitar la formación de costra) y mantener en la nevera unas 2 horas.
  • Si hacen muchas croquetas, guardarlas en un táper bien separadas y congelarlas, aguantan perfectamente 1-2 meses. Eso sí, siempre sin freírlas.
  • Si no pueden tomar gluten, utilizar harina de arroz o la que a ustedes les guste más, así como pan sin gluten rallado.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

Receta de pollo en salsa con pasas

Un clásico de toda cocina es el pollo en todas sus opciones: muslos, pechugas, solomillos, entero… En esta ocasión les propongo una receta muy fácil, pero que queda bien sabrosa: pollo en salsa con pasas. Eso sí, mejor eliminar las pasas en el caso de no ser muy amigos de la combinación dulce con salado.

Receta de pollo en salsa con pasa, verduras y patatas

Ingredientes para cocinar pollo en salsa con pasas

  • 6 jamoncitos grandes de pollo. 
  • 2 papas grandes. 
  • 1 hoja de laurel. 
  • 1 litro de caldo de verduras. 
  • 150 de zanahorias baby o 2 zanahorias. 
  • 1 cebolla grande.
  • 1 calabacín. 
  • Sal. 
  • Orégano.
  • Ajo molido.
  • Laurel. 
  • 40 gramos de pasas. 
  • Aceite de oliva virgen.


Receta de pollo en salsa con pasas

  1. Aderezar los jamoncitos de pollo con orégano, sal y ajo molido para posteriormente dorarlos y reservar. 
  2. Pelar las papas, cortarlas en rodajas de un centímetro. 
  3. Picar el calabacín y las zanahorias al gusto. 
  4. Pelar y cortar la cebolla en rodajas.
  5. Verter un poco de aceite de oliva virgen en una olla. 
  6. Rehogar la cebolla durante unos minutos hasta que empiece a dorarse.
  7. Incorporar el calabacín y las zanahorias y rehogar unos 5 minutos. 
  8. Añadir las papas y mantener unos 5 minutos más al fuego. Ojo por si hiciera falta más aceite para que no se pegue. 
  9. Verter el caldo y agregar la hoja de laurel, ajo en polvo, orégano y un poco de sal. 
  10. Transcurridos unos 8-10 minutos, introducir los jamoncitos de pollo y cocinar durante unos 25-30 minutos.
  11. Cuando resten 10 minutos para apartar el guiso del fuego, añadir las pasas y probar por si hiciera falta rectificar de sal.
Fácil receta de guiso de pollo con verduras

Consejos y trucos para que les quede en su punto la receta de pollo en salsa con pasas

  • El tiempo exacto para mantener el guiso en el fuego nos lo dará el jamoncito de pollo (que no debe sangrar), al igual que las papas (cuando estén tiernas al pincharlas con un tenedor). 
  • Pasos a seguir si los jamoncitos de pollo fueran pequeños: cuando falten 8 o 10 minutos para que las papas estén en su punto, incorporarlos al guiso los jamoncitos. 
  • Las pasas pueden ser sustituidas por manzana en trozos o aceitunas, por ejemplo.
  • El tamaño de las verduras es al gusto, ya que al estar tanto tiempo al fuego se suelen hacer bien. De todas formas, si no les agrandan al dente, mejor que tengan tamaño pequeño.
  • Para los amigos de una salsa más espesa o menor cantidad de líquido, mejor verter el caldo necesario para que cubra las papas y tapar. Si hiciera falta, añadir más caldo a lo largo de la cocción.
  • Al incorporar las pasas quizá observen que hay bastante líquido y les gustaría que mermara un poco. En ese caso, dejar destapado el guiso esos últimos 8-10 minutos tras poner las pasas.
  • Igualmente, las salsas se pueden espesar con maicena, por ejemplo.
  • Personalmente, me gusta mucho usar aceite de oliva virgen en espray, así aporto menos grasa a mis comidas. Si bien, cada cual puede emplear el aceite en el formato que más le guste: botella, aerosol, cucharadas, etc.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!

Aprende a hacer helados caseros con y sin lactosa

En estos momentos, los que vivimos en el hemisferio norte sufrimos o disfrutamos (esto depende de los gustos de cada persona) de las altas temperaturas. En esas circunstancias no hay nada mejor que saborear un rico helado de bola. Sí, de esos, de los de cucurucho o vasito, de los que nos retrotraen a la infancia cuando chorreaban por nuestras manos o no, que algunos éramos tan rápidos que ni tiempo le dábamos para que se derritiera. ¡Ja, ja, ja…!

Hoy en día existe, afortunadamente, una gran variedad comercial, con lactosa, sin lactosa, sin gluten… Y los que tenemos alguna intolerancia o alergia lo agradecemos. Aun así, yo prefiero hacerlo en casa. Adoro los de frutas, pues incorporando un poco de aguacate o plátano se consiguen unas texturas estupendas.

Seguidamente intentaré darles algunas recetas básicas para que, aunque no tengan heladera (máquina para hacer helados), consigan elaborarlos y les queden riquísimos. También es muy importante la cuchara con la que sirvan el helado, mucho cuidado con esto porque puede arruinar todo el trabajo. Para escoger la cuchara adecuada, nada mejor que ver lo que nos explican estupendamente en Creamish respecto a la variedad y utilidad de cada una de ellas.

A) Helado casero de bola básico

Este es para mí el helado base y solo necesitan 3 ingredientes para elaborarlo. A partir de ahí, pueden hacer las variaciones que estimen oportunas: galletas, gominolas, frutos secos, fruta fresca en trozos, chocolate, etc.


Ingredientes para el helado casero de bola básico

  • 4 claras de huevo mediano.
  • 100 gramos de azúcar en polvo, impalpable.
  • 1/2 litro de nata de montar.


Pasos a seguir para lograr un rico helado casero
 

  1. Montar las claras a punto de nieve y añadir el azúcar en polvo hasta que esté bien integrado.
  2. Semimontar la nata, en el punto justo anterior a estar montadas por completo.
  3. Mezclar todo con mucho cuidado y seguir batiendo con las varillas hasta que se integre todo. Ojo con la nata, no sobrebatir.
  4. Poner en un recipiente para congelar.
  5. Sacar cada 30 minutos y batir. 
  6. Repetir la operación 4-5 veces hasta que no se pueda mezclar más.


Variaciones del helado básico

  •  Para los helados de galletas, triturar galletas y mezclarlas con el resto de ingredientes. 
  • Otra opción son los helados de frutos secos con licor: 150 de frutos secos triturados y 100 mililitros de licor del sabor del fruto seco, por ejemplo. Lo único que habría que hacer es añadir el licor con los frutos secos poco a poco a las claras, cuando estén bien montadas, y remover para integrar. 
  • También podrían elaborar helado de ron con pasas o con trozos de chocolate.  
  • Para el helado de vainilla, incorporar 15 mililitros de esencia de vainilla.

B) Helado casero de frutas

Muy importante para que quede en su punto: un aguacate maduro o unos plátanos listos para comer. Luego, como siempre digo, toca darle rienda suelta a la imaginación. Les explicaré algunos con aguacate o plátano y otros con nata.


Ingredientes para el helado de frutas sin lácteos
 

  • 1/2 aguacate en su punto (o 1/2 plátano) congelado en trozos.
  • 350 gramos de manga (o la fruta de temporada que más les apetezca) cortada en trozos y congelada.


Elaboración básica del helado de frutas sin lácteos

  1. Introducir la fruta en el vaso o en la Thermomix y triturar hasta obtener una mezcla homogénea y consistente.
  2. Consumir al momento.
  3. Ver el paso a paso en este rico helado de plátano y mango.
  4. Al no contener lactosa, pues solo lleva fruta, lo pueden tomar todos los miembros de la casa, tolerantes o no, alérgicos o no a la lactosa.


Variación del helado casero de frutas
 

  • Únicamente hay que cambiar el plátano o el aguacate por 250 mililitros de nata, como en el caso del helado de fresas: ¡verán qué fácil es hacerlo y queda delicioso! 
  • Así pues, los ingredientes serían 250 gramos de fresas, 85 gramos de azúcar o 50 de fructosa y 1 bote bien frío de 250 mililitros de nata de repostería sin lactosa, vegetal o con lactosa. En el enlace anterior encontrarán la receta completa.
  • Este es de fresas, pero pueden hacerlo con cualquier fruta, la que más les apetezca. Eso sí, cuiden la cantidad de azúcar porque unas frutas son más dulces y otras menos.
  • Estos helados son estupendos para aficionar a la fruta a aquellos niños y adultos reacios a tomarla. 
Helado casero de fresas naturales con y sin lactosa
Helado casero de fresas
  • Otra posibilidad es dejar el aguacate o plátano junto la fruta escogida, así como el azúcar y la nata. Congelar la fruta y seguir los pasos del helado de fresas. La única variación es triturar el medio plátano o aguacate con la fruta escogida, le aportará mayor grado de cremosidad.

C) Helado casero de yogur

En esta ocasión solo hacen falta 3 ingredientes para lograr un rico helado de yogur. Vale la pena prepararlo en casa, se los aseguro.


Ingredientes para el helado casero de yogur

  • 4 yogures naturales (de soja, con lactosa, sin lactosa. Vamos, los que más os apetezcan. Eso sí, que no sean azucarados porque entonces habría que variar la proporción de azúcar o miel).
  • 250 mililitros de nata de repostería (sin lactosa, con lactosa o vegetal).
  • 125 gramos de azúcar o miel.


Elaboración helado casero de yogur

  1. Meter la nata en el congelador unos 10-15 minutos para facilitar el montaje.
  2. Igualmente, pueden dejar en el congelador las varillas y el vaso en el que vayan a montar la nata hasta el momento de su utilización.
  3. Mezclar bien los yogures con el azúcar o la miel.
  4. Semimontar la nata.
  5. Mezclar la nata con los yogures y batir un poco para integrar bien.
  6. Pueden variar con yogures de sabores, siempre que no sean azucarados, añadir trozos de frutas o lo que se les ocurra incorporar al helado, incluso fruta triturada. La última opción obligaría a modificar la cantidad de azúcar, aumentándola.

Trucos y consejos para que cualquier helado casero les quede riquísimo

  • Ojo con la nata. Esta tiene que ser de repostería y con un mínimo de un 35 % de materia grasa.
  • La nata debe estar bien fría para que monte fácilmente.
  • Los alérgicos o intolerantes a la lactosa opten por las natas  que suelan usar de forma habitual, el resto pongan la nata con lactosa.
  • Los yogures pueden ser los que más les gusten, naturales, griegos, con lactosa, sin lactosa, de sabores. Eso sí, evitar los azucarados porque eso cambia la proporción de miel o azúcar a añadir. 
  • Triturar el helado cada 30 minutos de exposición en el congelador; proceder a batir con la Thermomix, el brazo o una cuchara de repostería. Este paso ayuda a conservar cremosidad, aportando aire, y a romper los posibles cristales de hielo que se formen. Esta operación deberán repetirla unas 4 o 5 veces, hasta que ya resulte inviable batir.
  • El azúcar y la miel son anticongelantes, lo que permite que en los helados no se formen los cristales del hielo. De la misma manera funcionan el azúcar invertido o el alcohol.
  • El azúcar y la miel nunca deben superar el 18 % de la suma total del resto de los ingredientes. Veamos un ejemplo para un helado de fruta: 250 gramos de fruta y 250 mililitros de nata (500 gramos en total), el azúcar o miel a incorporar no debe ser superior a 90 gramos. 
  • A la hora de incorporar el azúcar o miel, probar la mezcla si se trata de fruta porque alguna es bastante dulce (caso de determinados melones) y lo adecuado es reducir la cantidad para que no empalague.
  • La cuchara de servir las bolas de helados es muy importante, como les comenté al principio, para lograr una forma adecuada. Su tamaño ayudará a que la bola sea mayor o menor. 
  • Preparar un recipiente con agua a temperatura ambiente y sumergir la cuchara de servir el helado. Tener un paño al lado para sacudir el agua de la cuchar y eliminarla a fin de que no se forme hielo al introducirla en el helado. Es importante este paso para que la cuchara se mantenga a la temperatura idónea, evite que se pegue el helado a la cuchara y resulte sencillo formar las bolas.
  • Sacar el helado unos minutos antes para que sea más fácil extraer las bolas (el tiempo adecuado fuera de la nevera es unos tres minutos y medio por cada 1,5 kilo de helado).
  • La consistencia del helado es muy importante para la formación de las bolas, no debe estar ni muy blando ni muy congelado.
  • En el caso de servir en plato o cuenco, y no en cucurucho, introducir el recipiente unos minutos en el congelador para que ayude a que el helado tarde más tiempo en derretirse.
  • Como la imaginación es la reina en la cocina, pueden variar las recetas básicas incorporando (como ya les comenté) lo que les apetezca.
  • Hay gente que usa leche condensada en los helados, le dan un punto de cremosidad estupendo y ayudan a evitar la cristalización, la formación de hielo. En estos helados no suele hacer falta sacar del congelador y mezclar, aunque se aconseja hacerlo 2 veces. Yo no les he hablado de la leche condensada porque me resulta empalagosa, pero ustedes pueden añadirla a la fruta triturada o hacer uno básico de nata y leche condensada.
Helados caseros de fresa natural y vainilla  sin lactosa
Bolas de helado de vainilla y de fresa
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!