12 recetas deliciosas con chocolate

Una de las cosas que más me gusta comer es el chocolate. Los dulces con natas, cremas pasteleras, recubrimientos varios me empalagan. Ahora bien, si llevan chocolate pueden tener alguna oportunidad. 😂😂 En estas 12 recetas con chocolate les muestro cómo usar este ingrediente en postres fáciles, tartas, frutas y platos salados.

5 recetas dulces y 1 salada con chocolate

A ver, díganme la verdad, ¿no les agrada nada el chocolate? ¿Saben de alguien a quien no le encante el chocolate? Yo sí. A lo largo de mi vida he conocido personas a las que no les entusiasmaba. Eso sí, me sobran dedos de la mano para contarlas. En contraposición, la mayoría de la gente lo adora.

Recetas variadas con chocolate y sin lactosa

Origen del chocolate

Cuenta la historia que los mayas y los aztecas disfrutaban del chocolate líquido, una bebida amarga obtenida de las semillas del cacao, mezclada con hierbas variadas y especias, y que incluso pudiera ser que su consumo como bebida se remonte a más de tres mil años. Además, los aztecas creían que las semillas de cacao eran la personificación del dios de la Sabiduría y los mayas usaban dichas semillas como monedas.

Tras la conquista, las semillas de cacao llegan a Europa y el chocolate líquido adquieren popularidad a partir del siglo XVII. Por ejemplo, en España se endulza y se le incorpora canela para mayor aceptación social. Si bien, lo que hoy en día se vende como chocolate, la combinación de azúcar con cacao, varía mucho de ese primigenio líquido amargo.

En el siglo XVIII el británico Storrs se propone crear chocolate en estado sólido, aunque ya lo habían intentado en el siglo anterior. En 1832 el aprendiz de cocina austriaco Shacher crea un bizcocho cubierto de chocolate; postre que pasó a conocerse como tarta Shacher. A mediados del siglo XVIII el chocolate ya forma parte consolidada de los ingredientes de las tartas y se extiende al resto de Europa un siglo después.

El ingeniero suizo Lindt inventó una máquina aproximadamente en 1880. Este aparato permitía por, primera vez en la historia, moler el cacao en las condiciones necesarias para que su textura fuera más suave y con un sabor más agradable. Gracias a este descubrimiento pudo crear las famosas tabletas de chocolate. 


A principios del siglo XX se le consideraba un alimento básico hasta el punto de formar parte indispensable de las raciones de los soldados y llegó a venderse como medicamento en las farmacias. En esa época aparecen los primeros dulces de chocolate propios de las confiterías, tales como bombones o tabletas.

12 recetas con chocolate

Únicamente tienen que pinchar sobre el nombre de la receta y podrán ir al desarrollo completo, con los ingredientes, trucos, consejos y forma de elaboración de cada plato.
  1. Conejo al chocolate, una manera de darle un punto de sabor muy interesante a los platos salados.
    Receta de conejo en salsa con chocolate
  2. Tarta brownie con nata y sin lactosa. Únicamente hay que preparar varias planchas de brownie y poner nata (en este caso, sin lactosa) e ir montando una sobre otra.
    Receta fácil de tarta brownie sin lactosa
  3. Brownie con nueces y sin lactosa. Un clásico con el que disfruta la mayoría de la gente. Conozco a pocos a los que no les agrade un rico brownie.
    Receta deliciosa de brownie clásico de chocolate con nueces y sin lactosa
  4. Brownie de chocolate en microondas. Este postre nos puede sacar de un aprieto cuando tenemos visitas y no hemos preparado nada dulce, pues se hace en minutos.
    Receta fácil de brownie de chocolate en microondas y sin lactosa
  5. Cupcakes de chocolate y naranja aptos para intolerantes a la lactosa. Estos cupcakes tienen un punto de sabor muy interesante y el frosting queda bien rico.
    Receta de cupcakes de naranja y chocolate aptos para intolerantes a la lactosa
  6. Cupcakes de chocolate y limón aptos para intolerantes a la lactosa. Al igual que los de naranja, el cítrico les aporta frescor y suavidad.
    Receta de cupcakes de limón y chocolate sin lactosa
  7. Cupcakes de chocolate y menta sin lactosa. Una combinación de ingredientes deliciosa, claro, si les gusta la menta. 
    Receta de cupcakes de menta y chocolate con frosting de nata sin lactosa y bombones caseros
  8. Tarta Shacher, rica y fácil de hacer. Además, está adaptada para que aquellos que son intolerantes y alérgicos a la lactosa para que puedan disfrutar de esta maravilla.
    Receta fácil de la clásica tarta Sacher adaptada a los intolerantes a lactosa
  9. Tarta de chocolate con arándanos adaptada a los intolerantes a la lactosa, a los alérgicos al huevo y con una textura muy interesante, similar al puding.
    Receta fácil de chocolate con arándanos sin huevos ni lactosa
  10. Bombones de chocolate caseros, muy fáciles de hacer y mucho más sanos que los industriales que solemos comprar.  
    Receta casera de bombones de chocolate rellenos y sin lactosa
  11. Fresas con chocolate y gelatina de fresas para conseguir que los más peques de la casa disfruten comiendo frutas y nos pidan más.
    Receta fácil de fresas bañadas de chocolate y gelatina natural de fresas
  12. Mousse de chocolate negro que se hace enseguida y queda riquísimo. Eso sí, mejor prepararlo unas horas antes de consumirlo para que se enfríe bien.
    Receta fácil y deliciosa de mousse de chocolate negro sin lactosa

Receta fácil: rollitos de jamón cocido con vegetales

Parece ser que la primavera empieza a hacerse notar y el frío está dando paso a los tan deseados, por algunos, rayos de sol. En breve estaremos en verano y muchos de ustedes, de vacaciones. ¿Qué sucede? Que nos gustaría poder lucir tipín en la playa o en la piscina. Por eso hoy me he propuesto ofrecerles la posibilidad de hacer una receta de cena fácil y con pocas calorías.

Receta para una cena fácil con rollitos de jamón cocido y dip de zanahorias

Ya sabemos que dejar de cenar para bajar de peso suele ser un error muy extendido a la par que practicado. Claro que después el efecto rebote resulta espectacular. No hace falta hacer eso. Existen multitud de platos bien ricos y saludables que nos ayudan a mantener la línea e incluso bajar de peso; como es el caso de la receta de hoy, estos deliciosos rollitos de jamón cocido rellenos de dip de zanahorias. 

Los que llevan años siguiendo el blog recordarán que soy intolerante a la lactosa (que no alérgica) y a determinadas especias; por lo que debo leer detenidamente las etiquetas de los productos que compro. Al final toca hacer un cursillo para saber cómo comprar. 😂😂😂

El otro día, la hija de una compañera de trabajo de mi marido invitó a una amiga a ver el concurso de Eurovisión en la casa. La niña invitada es alérgica a la lactosa, por lo que Macarena estuvo mirando qué les podía preparar para cenar y que la amiga de su hija no tuviera problemas. ¡Tremendo susto se llevó! Las salchichas que les puso contenían lactosa y la pobre mujer no tenía ni idea.


Vaya, hoy estoy parlanchina y me he liado a contar experiencias, dejando de lado la receta. Vamos allá con estos rollitos de jamón con dip de zanahorias que les comenté al principio. Les aseguro que son muy fáciles de hacer y quedan bien ricos. Además, el relleno lo pueden preparar con antelación y al llegar por la tarde del trabajo solo les quedará abrir el paquete de jamón y rellenar. En esta ocasión usé jamón cocido braseado en lonchas que le da un punto de sabor muy interesante, además de ser sin lactosa ni especias.

Ingredientes para los rollitos de jamón cocido con vegetales

  • 16 lonchas de jamón cocido.
  • 225 gramos de zanahorias.
  • Aceite de oliva virgen.
  • 150 gramos de pavo.
  • 50 gramos de puerro.
  • 1 yogur sin lactosa.
  • 1 puerro.
  • Agua.
  • Sal.
Ingredientes necesarios para hacer rollitos de jamón cocido rellenos de dip de zanahorias sin lactosa

Elaboración de unos rollitos light de jamón rellenos de dip de zanahorias sin lactosa

  • Poner agua y sal en un recipiente adaptado para cocinar al vapor. 
  • Mientras, lavar el puerro y la zanahoria; pelar la zanahoria y cortarla en rodajas de 1,5-2 centímetros; cortar el puerro toscamente.
  • En cuanto el agua haya hervido, introducir en el cestillo (para cocinar al vapor) las verduras y mantener en el fuego durante unos 20-25 minutos, hasta que el tenedor entre con facilidad y vean que las zanahorias están tiernas.
  • Transcurrido el tiempo de cocción, sacar las verduras del cestillo y disponer en un plato para que se vayan enfriando.
  • Triturar las nueces de manera que queden bien picaditas, no como harina.
  • Una vez atemperadas las verduras, introducir en un vaso de mezclar (lo que ustedes usen para hacer purés, cremas y demás) junto con el yogur. 
  • Triturar hasta que adquiera la consistencia propia de los dips (una salsa o crema untable) y probar para ver si hay que rectificar el punto de sal.
  • Verter un poco de aceite de oliva virgen extra y triturar nuevamente.
  • Vaciar la mezcla en un recipiente y comenzar a rellenar las lonchas de pavo.
  • Enrollar las lonchas con mucho cuidado para que no se rompan ni se salga el relleno. ¡Y listo para comer!

Consejos y trucos para que los rollitos de jamón cocido queden en su punto

  • El tiempo de cocción de las verduras es aproximado porque esto dependerá del tamaño de los trozos de zanahoria.
  • Aquellas personas que no tengan recipientes de cocina para hacer comida al vapor, una alternativa para hacer estas verduras es poner encima del caldero un colador grande que se adapte al ancho de este y se mantenga fijo apoyado en el borde. Ahí, en el colador, podrán colocar la zanahoria y el puerro. 
  • Los agujeros del colador deben ser pequeños y preferiblemente metálico. 
  • Cuando se hacen zanahorias al vapor estas pueden estar hechas incluso en 5 minutos. ¿De qué de pende el tiempo de cocción? Del tamaño de los trozos (grosor), de si van a ser consumidas o si van a triturarlas. Para las trituradas, mejor bien tiernas a fin de facilitar la labor. Cuando las hagan al vapor para acompañar un plato, mejor pinchar y que queden una pizca duritas.
  • Los rollitos de jamón y pavo son muy versátiles, pueden rellenarse de muchas cosas, como por ejemplo esta otra receta que los hice con palitos de surimi y piña.
  • Si no les agradan los dips de verduras, pueden optar por preparar una crema con queso. Este tipo de rollitos son muy típicos, pero más calóricos.
  • En el caso de querer variar y moverse dentro de cenas light, una idea de rollitos sería cortar en bastoncillos las verduras, asarlas o hacerlas al vapor y rociar con salsa de yogur.
  • Si son alérgicos a la lactosa o vegetarianos, mejor hacer láminas de verduras (de berenjenas y calabacín) y rellenar, pero cambiando el yogur sin lactosa por uno de soja, por ejemplo, o el sustituto lácteo que ustedes empleen. 
  • Para darle un punto de sabor, aderezar con hierbas al gusto o especias picantes (pimienta, pimentón, curry…). Las especias picantes yo no las empleo en mis recetas, porque como ya saben, no las puedo consumir.
Deliciosa receta de rollitos de jamón cocido rellenos de dip de zanahorias apto para intolerantes a la lactosa

Pasta al pesto sin lactosa

Lazos al pesto sin lactosa, una receta que encanta tanto a niños como adultos por la combinación tan interesante de sabores. En casa nos gusta mucho y de vez en cuando nos damos una alegría. Además, en esta ocasión he aprovechado que una amiga me trajo un queso curado estupendo sin lactosa que rallé, como podrán ver en las fotos, y que estaba para chuparse los dedos.

Receta de pasta al pesto con queso sin lactosa



El pesto es una salsa fría originaria de Liguria (Italia). Suele usarse para acompañar pastas como espaguetis, macarrones, etc. En un principio se hacía en mortero, machacando y ligando los ingredientes. Precisamente, pesto significa machacar. Hoy en día existen múltiples aparatos como la batidora que nos permite acelerar el proceso de elaboración. Una receta sencilla y sabrosa que todos podrán hacer, hasta los que no son cocinillas.

Ingredientes para la pasta al pesto sin lactosa (para 2-3 personas):

  • 120 gramos de lazos o cualquier otro tipo de pasta que deseen.
  • 20 gramos de piñones.
  • 50 gramos de aceite de oliva virgen extra.
  • 25 gramos de hojas de albahaca.
  • 50 gramos de queso curado sin lactosa.
  • 1 diente de ajo.
  • Agua.
  • Sal.

Elaboración de lazos con salsa pesto:

  1. Poner agua a hervir con un poco de sal  gorda.
  2. Cuando se encuentre en el punto de ebullición, introducir los lazos y mantener al fuego el tiempo indicado en el paquete de la pasta.
  3. Lavar las hojas de albahaca, secar bien y quitarles el tallo porque amarga.
  4. Rallar el queso sin lactosa y reservar.
  5. Introducir en el vaso todos los ingredientes y proceder a triturar con el brazo.
  6. Escurrir la pasta y servir.
  7. Colocar el pesto en un vaso y encima el queso o incluirlo en el momento de triturar, al gusto.
Rica salsa pesto con queso sin lactosa

 

Ingredientes de la receta original de pesto:

  • 25 gramos de albahaca.
  • 8 gramos de piñones.
  • 15 gramos de pecorino rallado.
  • 35 gramos de parmesano o grana padano rallado.
  • 50 gramos de aceite de oliva extra.
  • 1/2 diente de ajo.
  • Una pizca de sal

Consejos y alternativas para hacer pasta al pesto:

  • Si comparan la supuesta receta original de pesto (según algunos libros consultados) con la mía verán que he realizado algunas modificaciones. El queso sin lactosa suma la misma cantidad que el pecorino y parmesano. Además, yo he incluido mayor cantidad de piñones, de ahí que incorporara 10 mililitros más de aceite de oliva virgen y 1 diente de ajo entero.
  • La sal se puede eliminar porque el queso ya le aporta bastante salinidad a esta salsa.
  • En Provenza existe una salsa muy parecida denominada pistú. Esta no incluye queso ni piñones, es decir, se realiza con aceite de oliva, albahaca y ajo, así como una pizca de sal.
  • Algunas personas eliminan el aceite de oliva virgen extra y en su lugar usan caldo de verduras. De esta manera pueden asegurarse de disfrutar de una salsa de albahaca con menor número de calorías que si llevara el aceite.
  • Otra opción es hacer la salsa sin queso, pero le aporta un sabor más que interesante. En el caso de hacerla solo con las hojas de albahaca y piñones necesitará sí o sí una pizca de sal para que no quede sosa.
  • En el caso de no tener problemas de intolerancia a la lactosa, mejor optar por el queso indicado en la receta original para la pasta al pesto.
  • En vez de hacer lazos pueden optar por otras pastas italianas tan típicas como los espaguetis, por ejemplo.
  • Seguir siempre los consejos de cocción de la pasta indicados en la bolsa para que quede en su punto.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest e Instagram,  en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!



Arroz blanco con champiñones y espárragos

Este arroz blanco con espárragos y champiñones es una receta sencilla, sabrosa y muy fácil de hacer. Con estos ingredientes resulta un acompañamiento estupendo para carnes y pescados o incluso un plato único.

Rico arroz blanco solo con verduras, un acompañamiento estupendo

Habitualmente, suele contar con más adeptos el arroz amarillo y, sobre todo, la paella. Si bien, el arroz blanco puede dar mucho juego también y no va a necesitar que le incorporemos pimentón, colorante alimenticio o azafrán para darle color. Existen muchas personas que no toleran estos ingredientes y no por ello tienen que dejar de disfrutar de un buen plato de arroz.

google_ad_client = «ca-pub-1620221968642336»;
google_ad_slot = «7292035077»;
google_ad_width = 300;
google_ad_height = 250;

Ingredientes necesarios para la receta de arroz blanco con champiñones y espárragos:

  • De 35 a 50 gramos de arroz en seco crudo por persona. Para 4 personas, 160 gramos.
  • 250 gramos de espárragos
  • 250 gramos champiñones o setas.
  • 320 mililitros de caldo. 
  • Sal. 
  • Aceite de oliva virgen. 
  • Comino molido.
  • Ajo en polvo.

Elaboración de un arroz blanco con verduras para acompañar carnes o pescados:

  1. Limpiar los champiñones y lavar los espárragos.
  2. Quitar la parte trasera a los espárragos, como unos 3 centímetros, y cortar en bastones del mismo tamaño. 
  3. Cortar en varios trozos los champiñones.
  4. Poner un poco de aceite de oliva virgen en una sartén y dorar los champiñones y los espárragos durante unos 5 minutos. Este paso es opcional.
  5. Calentar el caldo, rectificar de sal si hiciera falta, añadir un poco de comino en polvo y ajo molido. 
  6. Incorporar las verduras y el arroz, y mantener al fuego siguiendo las indicaciones del paquete.
  7. Apartar y servir.

Tiempos de cocción y cantidad de agua para que el arroz no se pase:

  • El arroz integral necesita 4 veces en agua la cantidad de arroz. Por ejemplo, para 1 taza de arroz integral emplear 4 tazas de agua o caldo. El tiempo estimado de cocción es de 40 minutos.
  • El arroz blanco redondo se hace en 15 minutos. Es aconsejable sofreír el arroz y utilizar 2 tazas y media de caldo o agua por cada taza de arroz. Así que la correspondencia sería 250 mililitros de agua o caldo por cada 100 gramos de arroz.
  • Por su parte, el arroz blanco de grano largo dobla la cantidad de arroz, es decir, 200 mililitros de agua o caldo por 100 de arroz y unos 12 minutos al fuego.
  • Las cantidades de agua o caldo para el arroz basmati serán las mismas que para el de grano largo.

Consejos y trucos para que te quede delicioso tu arroz blanco con verduras:

  • 33 gramos de arroz en seco se transformarán en aproximadamente 100 gramos de arroz cocido. De ahí que al principio indicara que de 35 a 50 gramos de arroz por persona, pues dependerá de lo que ustedes quieran comer.
  • Ya se sabe que a no todo el mundo le gustan los champiñones o los espárragos, por lo que se pueden cambiar estos ingredientes por los que más les agraden.
  • Mejor usar caldo que agua. Siempre es bueno guardar el caldo sobrante cuando se hace un guiso y congelarlo para su uso posterior.
  • Este arroz blanco es muy sano y sirve de acompañamiento para cualquier carne o pescado e incluso como plato único.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!

7 recetas de torrijas, postre típico de Semana Santa

Los amantes de los dulces típicos de la Semana Santa española disfrutan comiendo algo tan típico como son las torrijas. 😋 Un plato de origen humilde, de aprovechamiento, y muy sabroso. Ya se sabe que para que un postre o cualquier receta de cocina sea exquisita no es necesario emplear multitud de ingredientes ni gastar mucho dinero.

7 recetas de torrijas caseras para todos los gustos

En numerosas ocasiones hemos oído decir que las comidas que mejor saben son las tradicionales, las elaboradas a base de restos de otros platos, las que emplean ingredientes sencillos… Una prueba evidente de esto son las torrijas elaboradas básicamente con pan duro de barra  y leche.

En la actualidad existen multitud de variantes a partir de esos 2 productos básicos. Por ello, hoy quiero mostrarles 6 recetas de torrijas gracias a la colaboración de varios blogueros y blogueras. Pinchando en el nombre que aparece en color azul y subrayado podrán ver el paso a paso. ¿Con cuál se quedan ustedes? Yo creo que me voy a comer una de cada. 😂😂

7 recetas caseras de torrijas:

  • Torrijas de chocolate. Una auténtica tentación al ir bañadas de chocolate. ¿Quién pude resistirse a esta propuesta de La cocina de Masito?
Deliciosas torrijas con receta tradicional de la abuela Paquita

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la  Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!

Si te encanta el expreso, ¡este bizcocho hará tus delicias!

Qué duda cabe de que un buen bizcocho puede llegar a ser una preparación realmente exquisita. Se trata del más ligero de los pasteles, fácil de tomar y sin muchas complicaciones a la hora de elaborarlo. Claro que las manos de quien lo cocina juegan un papel fundamental para que el resultado sea el deseado. Debo reconocer que las mías no se acercan, ni de lejos, a las de nuestras abuelas. ¡Qué arte tenían!

Bizcocho genovés de chocolate con buttercream de café expreso

El bizcocho genoise o genovés es uno de los más flexibles; permite elaborar pasteles en capas y también enrollados como los brazos de gitano. En esta ocasión hice 2 pasteles: uno básico y otro que me encargó una amiga con café.

Para aquellos que aman el sabor del expreso y están enganchados a las cápsulas Dolce Gusto, esta receta, que combina dicho sabor con otros como el chocolate, es simplemente ideal. ¡Rico, rico! Sí, reconozco que me habría encantado catarlo, pero ya saben todos que no puedo tomar café. Sin embargo, me alegra poder hacerlo para los amigos y para mi marido, que es un amante incondicional del expreso. Y ahí me vi yo, totalmente desconsolada. 😂😂😂

Estos son los ingredientes que necesitan para la genoise:

Ingredientes para la masa: 

  • 200 gramos de harina de repostería. 
  • 60 gramos de cacao puro en polvo. 
  • 8 huevos medianos o 10 si son pequeños y a temperatura ambiente. 
  • 220 gramos de azúcar.
  • 60 gramos de mantequilla atemperada sin lactosa (opcional, porque el bizcocho genovés no lleva mantequilla). 
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 1 pizca de sal. 


Ingredientes de la buttercream: 

  • 2 tazas de mantequilla sin lactosa y si es normal, preferiblemente sin sal. 
  • 4 tazas de azúcar glas (impalpable, en polvo). 
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla. 
  • 2 cucharadas soperas de expreso. En concreto empleé las cápsulas Dolce Gusto espresso intenso.
Punto ideal de los huevos montados para un bizcocho genovés
Consistencia y ondas que deben formar los huevos usados para el bizcocho genovés

Cómo preparar un genoise para chuparse los dedos:

  1. Engrasar 2 moldes para pasteles de unos 20 centímetros y reservarlos. Eso sí, a ser posible que tengan resorte lateral para que sea más fácil desmoldarlos. 
  2. Batir los huevos en un tazón grande. Colocar el recipiente a fuego suave al baño María y batir la mezcla con una varilla (preferiblemente eléctrica) hasta que alcance una temperatura de 40-45 ºC a lo sumo y doble su tamaño. Debe crecer notablemente. Mientras se bate con la varilla hay que echar el azúcar con cuidado en pequeñas cantidades.
  3. Retirar del fuego y, si no ha crecido lo suficiente, usar un mezclador de pie (una batidora o varilla eléctrica) a velocidad media durante 12 a 15 minutos o hasta que forme ondas y esté frío; además, no debe quedar líquido en el fondo del tazón. Apartar 1/8 parte de esta mezcla en un tazón. 
  4. Respecto a los pasos 2 y 3 debo reconocer que yo prefiero montar las claras a punto de nieve y las yemas por otro lado con un poco de azúcar. Para después unirlas. Me gusta mucho más como queda. Así que les dejo las 2 opciones para que ustedes decidan si la tradicional o la que me agrada a mí. OJO: en esta caso, la mantequilla se incorpora a las yemas  tras batirlas con las varillas y que estas hayan aumentado su volumen. Recuerden dejarla caer siempre en forma de hilo y seguir batiendo.
  5. La mantequilla debe estar fuera de la nevera unos 30 minutos antes de ponernos a trabajar con  los huevos. Esta debe adquirir consistencia líquida. Agregar el extracto de vainilla y mezclar bien, apartar y reservar. Si hiciera falta, calentar al fuego un poco y apartar. Debe estar a temperatura ambiente para poder usarla, ya que todos los ingredientes deben tener la misma temperatura para que crezca.
  6. Precalentar el horno a 200 ºC, calor arriba y abajo. 
  7. Incorporar la mantequilla derretida a la pequeña parte de huevo y azúcar reservada. Si han preferido hacer yemas y claras separadas (y no al baño María), como en el punto 4, recuerden que debe mezclarse con las yemas como comento arriba. Este punto hay que hacerlo con mucho cuidado, verter en forma de hilo hasta que esté todo bien integrado. 
  8. Agregar el cacao y la pizca de sal a la harina. Tamizar y dejar caer poco a poco con movimientos envolventes a la porción mayor de huevos con azúcar montados. Realizar esta paso con mucho cuidado y que los movimientos sean muy suaves. Para tal fin, utilizar una espátula. Acto seguido verter la mezcla reservada con la mantequilla con muchísimo cuidado. 
  9. Una vez integrado todo, dividir entre los 2 moldes previamente impregnados en mantequilla y espolvoreados con harina para que los bizcochos no se peguen. 
  10. Colocar los moldes en el horno y cocinar durante unos 15-20 minutos, calor arriba y abajo, a 180 ºC o hasta que los bizcochos estén doraditos. 
  11. En cuanto esté en su punto, retirar del horno para que se vayan enfriando.
  12. A la hora de hacer la butercream hay que colocar en un bol la mantequilla sin sal o sin lactosa junto con el café, el azúcar en polvo y el extracto de vainilla. Mezclarlo con un batidor manual o eléctrico de varillas. OJO: En esta ocasión, la mantequilla debe ser en pomada, no líquida.
  13. Colocar uno de los pasteles sobre un soporte para pasteles o en donde suelan ponerlos habitualmente. Alisar con un cuchillo para pasteles la superficie de estos. Extender el glaseado uniformemente sobre la superficie del primer bizcocho. Usar una espátula de metal o de silicona para tal fin.
  14. Poner el segundo bizcocho genovés encima del primero con mucho cuidado y proceder a extender el glaseado uniformemente sobre el bizcocho y alrededor para cubrir por completo el pastel.
Deliciosa y jugosa tarta de chocolate con crema de café, bizcocho genovés

Consejos para que tu bizcocho genovés quede en su punto:

  • Me gustaría aclarar algunos datos sobre las medidas por si no se atreven a usar las tazas o las cucharitas por eso de qué taza o cuchara emplear. Así pues, 1 taza equivale a 225 gramos, por si no supieran qué taza usar. En el caso que nos ocupa hablamos de 450 gramos de mantequilla para la buttercream y 900 de azúcar glas. Por su parte, 1 cucharadita es 3 gramos y 1 cucharada, 15 gramos.  En esta receta emplearíamos 3 gramos de extracto de vainilla y 30 mililitros de café expreso.
  • No superar las temperaturas indicadas a la hora de poner al fuego los huevos con el azúcar.
  • El bizcocho genovés no suele llevar mantequilla, por lo que es opcional y quedará también muy rico. Esta es la primera vez que se la pongo por el punto de sabor que le aporta. La usé en  el de chocolate y café, no en el clásico (la foto del básico la dejo al final). Eso sí, la cantidad de mantequilla no es mucha, pues se trata de darle un punto de sabor. Algunos recetarios, como el de Paco Torreblanca, indican que para unos 195-200 gramos de harina lo adecuado son 30-40 gramos de mantequilla a lo sumo. Como en esta ocasión tenemos 200 de harina y 60 de cacao, la proporción sería la indicada. 
  • Para saber que el bizcocho está en su punto, abrir el horno cuando este empiece a adquirir un tono tostado suave y pinchar con un palillo que deberá salir mínimamente manchado. Sacar y dejar reposar para que se termine de hacer con el calor interno del propio pastel.
  • Mucho cuidado si no pueden hacer los 2 bizcochos juntos. En caso de poner uno primero y luego cocinar el otro, el tiempo de horneado disminuirá. A mayor temperatura de cocción, menor tiempo de horneado, y lo mismo sucede cuando el horno lleva mucho encendido. La misma receta en hornos diferentes puede variar a 180º entre 15 y 25 minutos. 
  • Las cápsulas de café empleadas han sido de expreso intenso. Por si les choca, expreso es el término exacto en español y espresso, en italiano. Así que al referirme al paquete he copiado el nombre exacto, tal y como aparece en este. De todas formas, como verán en el enlace, hay numerosas variedades de esta marca y de otras tantas.
  • En la buttercream es muy importante que el azúcar sea glas (en polvo, impalpable) para que se mezcle bien y no genere grumos.
  • Respecto al café, debo confesar que no me gusta emplearlo en polvo. El motivo, que para mí no se disuelve bien a la hora de preparar la buttercream. ¿Cuál es mi opción? La experiencia realizando cupcakes me obliga a confesar que resulta más que aconsejable hacer 1 o 2 tazas de café e ir vertiéndolo poco a poco junto al resto de los ingredientes. Batir y seguir añadiendo café hasta que adquiera el color y consistencia deseados.
  • Recuerden que el bizcocho genovés básico lleva 30 gramos de azúcar y 30 de harina por cada huevo. En el de la foto que les dejo a continuación lleva 120 de harina, 120 de azúcar y 4 huevos.
Bizcocho genovés clásico, especial para pasteles y brazos de gitano dulces o salados
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la  Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!