(Votos: 3 Promedio: 5)

Un horno holandés u olla holandesa es una olla con tapa en la que se saltean la carne y las verduras, y se terminan de hacer en la cocina o en el horno. También se puede utilizar para elaborar sopas y otras tareas más sencillas, como una rica pasta o pan, por ejemplo. Marcas como KICHLY e IBILI están entre las más conocidas, seguidas de  Overmont y Cuisinart.

Horno holandés

Los hornos holandeses se parecen a las ollas, pero tienen una base más ancha y paredes algo más cortas y gruesas que les permiten dorar y caramelizar mejor los ingredientes, así como retener bien el calor. Igualmente, tienen dos asas cortas, una en cada lado (a diferencia de un asa larga en las sartenes tradicionales) para un transporte equilibrado y estable dentro y fuera del horno.

¿Qué tipos de hornos holandeses hay?

Material

Aunque pueden estar hechos de diversos materiales, como acero inoxidable y cerámica, el más común es el hierro fundido pesado. Por lo que puede calentarse mucho, lo que las convierte en unas ollas horno excelentes, además de mantener bien la temperatura. Como contra, mencionar su gran peso.

Tamaño

El tamaño de cinco litros y medio es popular y adecuado para los primeros compradores en el caso de ser familias con varios miembros. Se trata de una olla poco pesada de manejar. Los tamaños más pequeños están indicados para dos personas o menos y son una buena opción si se necesita una segunda olla holandesa o para acampar. Los de mayor dimensión son perfectos para grandes cantidades, como es el caso de cuando se celebran reuniones con invitados. 

El recubrimiento de esmalte hace que sea fácil de limpiar y mantener, y proporciona todas las ventajas del hierro fundido. 

¿Hay algún sustituto del horno holandés?

Las ollas instantáneas y otras ollas múltiples son básicamente hornos holandeses eléctricos. Pueden emplearse para saltear ingredientes y finalizar su cocción suavemente con la tapa puesta.

Si no se tiene ninguna de las dos cosas, una buena opción es una olla de cocción lenta con tapa. Lo que sucede es que probablemente sea demasiado pequeña para cocinar grandes cantidades de alimentos. Otro aspecto a tener en cuenta es la importancia de leer bien las instrucciones del fabricante para asegurar si se pueden emplear de manera segura en el horno o no son aptas.

¿Cómo utilizar una olla holandesa?

Los hornos holandeses pueden usarse de la misma manera que las ollas o sartenes. Lo que las hace especiales es la alta temperatura que adquiere para dorar la carne, por ejemplo, y la posibilidad de terminar los platos metiéndolas directamente en el horno.

Para cocinar con la olla holandesa es indispensable tener en cuenta una serie de pasos:

Si se quiere dorar alguna comida es importante agregar un poco de aceite y luego hacer la carne o pescado. De esa forma se calienta primero la sartén y añade un poco de aceite antes de añadir la carne.

Es fundamental mantener la olla tapada cuando se elaboran sopas y todos los guisos que necesiten una cocción suave. Hay que tener cuidado con el mango de la tapa, ya que se calienta, sobre todo si es de metal.

A la hora de hacer salsas, debe dejarse ligeramente destapada para que el líquido se evapore un poco o quitarla si necesitamos que se espese mucho, en caso de querer reducir el líquido de cualquier guiso, salsa o cocción.

La olla holandesa puede introducirse en el horno para hacer la comida. Al calentarse con facilidad, permite distribuir uniformemente todo el calor en el interior para una cocción uniforme de los alimentos. Precisamente debido a las altas temperaturas que adquiere es crucial manipularlas con guantes protectores de horno.

Por otro lado, al mantener el calor interno, se pueden llevar a la mesa directamente colocando un salvamanteles debajo de estas. De esa manera, los alimentos permanecerán calientes. Se deberá tener mucho cuidado para que nadie se queme, por lo que se hace necesario advertir a los comensales sobre este aspecto.

Olla holandesa u horno holandés
Cómo cocinar un rico plato con un horno holandés

Consejos para cocinar en una olla holandesa

Al consultar con especialista sobre el uso de este utensilio, como es el grupo formado por los Expertos en ollas, estos indicaron una serie de trucos y consejos:

Cuando hay grandes cantidades de carne es mejor freírlas en pequeñas tandas, tal y como se hace con la freidora o la sartén. Esto es muy importante para no llenar demasiado el recipiente, evitando que el vapor se acumule y endurezca la carne. Si existiera exceso de grasa, eliminarla cada vez que sea necesario.

A la hora de dorar la carne y las verduras, hacer primero la carne si está cortada en trozos pequeños y reservar en un plato. Agregar un poco de aceite, las verduras y hacerlas a una temperatura más baja. Cuando las verduras estén en su punto, se puede incorporar la carne y mezclar durante un par de minutos. 

Si la carne es en filetes, mejor hacer primero las verduras porque, en caso de cocinarla en primer lugar y reservar, esta se enfriará.

El momento óptimo para sazonar es cuando casi esté finalizado el plato. Por lo que tocará probar y ver si necesitan más o menos cocción y cuál sería el aderezo adecuado. Las especias son al gusto. Resulta muy interesante, si se consigue, aderezar con sal kosher porque no tiene aditivos artificiales, lo que la hace más sana.

Para la pasta o concentrado de tomate es mejor rehogarla sola unos segundos y después verter el líquido. De esta manera se obtendrá un plus de sabor en el guiso o salsa.  

Desglasar el fondo con  vino, vinagre, cítricos o una pequeña cantidad de caldo o agua. Hacerlo justo tras saltear los ingredientes y antes de verter el líquido final. Esto aportará más sabor a la comida.

Recetas fáciles que recomienda Comer especial

¿Quieres conocer recetas fáciles y no perderte mis platos y publicaciones? Entonces, suscríbete al blog Comer especial pinchando aquí. Si haces alguna de las recetas del blog, me encantará conocer tu opinión. También te espero en mis redes sociales: Twitter, Instagram y Facebook.

Muchas gracias por la visita a mi blog de recetas de comidas saludables y fáciles.