Mostrando entradas con la etiqueta Cenas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cenas. Mostrar todas las entradas

6 nov. 2018

Sí, ya sé que la semana pasada publiqué una receta de croquetas, pero es que cuando me pongo, hago de varios tipos y luego las congelo. Estas croquetas son de queso con nueces a mi manera y sin lactosa. Lo más difícil es siempre conseguir el queso para poder hacerlas. Por eso, cuando encuentro queso sin lactosa en la tienda o super no me lo pienso dos veces y las preparo.

Receta de croquetas de queso sin lactosa y nueces

Como ven en la foto, quedan bastante jugosas y me gusta dejar algunos trozos grandes de nueces para encontrar un punto interior crujiente. Ahora bien, si no les agradan los tropezones, no duden en triturarlas muy bien.

Ingredientes para elaborar croquetas de queso sin lactosa con nueces

  • 200 gramos de queso de untar sin lactosa. 
  • 150 gramos de nueces picadas.
  • 1 cebolla grande.  
  • 100 gramos de harina. 
  • 1 litro de leche sin lactosa. 
  • Mantequilla sin lactosa.
  • Aceite de oliva virgen. 
  • Sal fina. 
  • Pan rallado. 
  • 3 huevos.
  • Harina extra para rebozar las croquetas.

Receta de croquetas de queso sin lactosa con nueces

  1. Cubrir el fondo de una sartén o cacerola de aceite de oliva virgen.
  2. Picar bien pequeña la cebolla, añadirla a la sartén o cacerola y pocharla con cuidado.
  3. Cuando la cebolla adquiera un tono dorado, incorporar la harina, remover y rehogar muy bien para que no quede cruda. 
  4. La harina no debe adquirir color tostado, por lo que con 1-2 minutos estará ya en el punto óptimo para agregarle la leche.
  5. Verter poco a poco la leche sin lactosa tibia y seguir removiendo con la varilla para que no se formen grumos.
  6. Tras incorporar la mitad de la leche, añadir el queso de untar sin lactosa y remover muy bien para integrarlo todo.
  7. Volver a verter la leche restante poco a poco sin parar de remover con la varilla.
  8. Cuando falte por añadir poca leche, agregar las nueces trituradas (con algunas más enteras si les gusta encontrarse  tropezones) y seguir mezclando.
  9. Verter la leche restante, remover con la varilla. Probar de sal y si hiciera falta, rectificar.
  10. Mantener al fuego unos 12-15 minutos para que se cocine bien y seguir removiendo. 
  11. Apartar y colocar la masa en una fuente alargada. 
  12. Pintarla por encima con un poco de mantequilla si lactosa para que no se forme costra mientras se enfría. 
  13. Dejar enfriar la masa de las croquetas unas 3-4 horas.  
  14. Luego, proceder a formarlas con las manos impregnadas en aceite de oliva o con dos cucharas soperas, por ejemplo. 
  15. En un plato colocar la harina, otro con los huevos batidos y un tercero con pan rallado.
  16. Enharinar las croquetas, pasarlas por huevo y finalmente por pan rallado. 
  17. Freírlas en abundante aceite de oliva bien caliente en tandas de 6-8 croquetas (para que no baje mucho la temperatura del aceite). 
  18. Sacar las croquetas de la freidora o sartén y ponerlas sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. 
Receta de croquetas de queso de untar sin lactosa y nueces

Consejos y trucos para hacer croquetas de queso sin lactosa y nueces

  • Con estas cantidades salen unas 24-30 croquetas, pero esto dependerá del tamaño que les den. Si muy grandes, unas 12 nada más.
  • La masa estará en su punto de cocción cuando la toquen con el dedo y no se les pegue.
  • La cantidad de croquetas a freír dependerá del tamaño del recipiente en el que las frían. Si es pequeño, les aconsejo añadir solo 3-4.
  • La leche sin lactosa se puede sustituir por leche de soja, leche de arroz, leche normal. Por lo que los alérgicos a la lactosa solo deben cambiar la leche sin lactosa por la que empleen de forma habitual y los que no padezcan problema alguno con la lactosa, sustituir los lácteos sin por lácteos con.
  • Quien quiera incorporar una pizca de nuez moscada o pimienta, puede hacerlo para darle un punto de sabor. Claro, siempre que no sea intolerante o alérgico (yo soy alérgica).
  • Resulta imprescindible tostar la harina a fin de evitar el sabor a harina cruda al comer las croquetas.
  • La leche para la bechamel debe ser tibia, pues la diferencia de temperatura ayuda a que se formen grumos en la bechamel.
  • Los alérgicos a la lactosa, pinten la masa con aceite de oliva en vez de con mantequilla sin lactosa.
  • Si quieren que la masa se enfríe más rápido, taparla con papel film bien pegado (para evitar la formación de costra) y mantener en la nevera unas 2 horas.
  • Las croquetas sin freír se pueden guardar en un táper bien separadas y congelarlas, aguantan perfectamente 1-2 meses. 
  • Si no pueden tomar gluten, utilizar harina de arroz o la que a ustedes les guste más, así como pan sin gluten rallado.
  • Que no son amigos de las nueces, ¿qué tal cambiarlas por pasas picadas? Les aseguro que resultan muy curiosas.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

30 oct. 2018

Tras unas mini vacaciones para celebrar nuestros 15 años de casados, y casi 20 juntos, vuelvo al blog con una receta tan tradicional como las croquetas. Sin lugar a dudas existen multitud de rellenos y las mejores, casi siempre, suelen ser las de nuestra madre o abuela. Muchas llevan nuez moscada, perejil y el ingrediente principal, carne o pescado, por ejemplo.

Deliciosa receta de croquetas de bacalao y cebolla caramelizada sin lactosa

Hoy les invito a comer croquetas de bacalao con cebolla caramelizada. La particularidad de estas, que están preparadas con leche sin lactosa para los que somos intolerantes y no podemos comerlas fuera de casa. Los que no tienen intolerancia a la lactosa utilicen la misma cantidad de leche de la normal, de la que ustedes empleen habitualmente.

Ingredientes necesarios para hacer croquetas de bacalao y cebolla caramelizada

  • 200 gramos de bacalao cocido (desmenuzado y sin espinas). 
  • 1 cebolla grande.  
  • 100 gramos de harina. 
  • 1 litro de leche sin lactosa. 
  • Aceite de oliva virgen. 
  • Sal fina. 
  • Pan rallado. 
  • 3 huevos.
  • Harina extra para rebozar las croquetas.
  • Vinagre de Jerez.

¿Cómo hacer bechamel sin lactosa para cualquier comida?

  • Poner los 100 gramos de harina en una sartén con aceite de oliva (para los intolerantes a la lactosa o mantequilla sin lactosa) y rehogar muy bien para que no quede cruda. 
  • Verter poco a poco la leche sin lactosa y seguir removiendo con la varilla para que no se formen grumos.
  • Mantener a fuego medio durante unos 15-20 minutos. 
  • Aderezar con una pizca de sal fina.
  • En las croquetas, personalmente prefiero hacer la bechamel incorporando la harina a las verduras pochadas, así que no te pierdas la elaboración para que puedas seguir el paso a paso.

Elaboración de croquetas de bacalao con cebolla caramelizada sin lactosa

  1. Hacer el bacalao al vapor. Otras opciones, cocinarlo a la plancha o guisarlo con agua y una pizca de sal. 
  2. Apartar y esperar a que se enfríe para desmenuzarlo, quitarle las espinas y la piel.
  3. Poner un recipiente al fuego con un chorro de aceite de oliva para dorar la cebolla. Esta debe estar bien picada, siempre en la dirección de los dibujos de la cebolla, nunca en contra. 
  4. Pochar a fuego medio bajo para que no se queme y se vaya caramelizando en su propio jugo. No hace falta añadir azúcar, solo un poco de sal fina y vinagre de Jeréz al final, como explico aquí.
  5. Cuando la cebolla adquiera color, probar el punto de dulzor y comprobar si está bien hecha. Si fuera así, incorporar la harina para hacer la bechamel.
  6. Tostar la harina y seguidamente comenzar a verter la leche tibia poco a poco.
  7. No parar de mezclar con la varilla y añadir una  pizca de sal.
  8. Cuando falte por añadir poca leche, agregar parte del bacalao desmenuzado y seguir mezclando.
  9.  Verter la leche restante, remover con la varilla.
  10. Integrar el resto del bacalao con la bechamel y seguir mezclando.
  11. Probar de sal y si hiciera falta, rectificar.
  12. Mantener al fuego unos 18-20 minutos para que se cocine bien. 
  13. Apartar y colocar la masa en una fuente alargada. Pintar la masa por encima con un poco de aceite de oliva virgen para que no se forme costra mientras se enfría, como unas 3 horas.  
  14. Luego, proceder a formar las croquetas con las manos impregnadas en aceite de oliva o con dos cucharas soperas, por ejemplo. 
  15. En un plato colocar la harina, otro con los huevos batidos y un tercero con pan rallado.
  16. Enharinar las croquetas, pasarlas por huevo y finalmente por pan rallado. 
  17. Freírlas en abundante aceite de oliva bien caliente en tandas de 6-8 croquetas (para que no baje mucho la temperatura del aceite). 
  18. Sacar las croquetas de la freidora o sartén y ponerlas sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. 
Receta de croquetas sin lactosa con cebolla caramelizada y bacalao

Consejos y trucos para hacer croquetas de bacalao con cebolla caramelizada

  • Con estas cantidades salen entre 30 y 45 croquetas, dependiendo del tamaño que ustedes le den a cada croqueta.
  • La cantidad de croquetas a freír dependerá de lo grande que sea el recipiente. En uno pequeño no podrán hacer tandas de 6-8, sino de 3-4.
  • El bacalao está en su punto de cocción cuando vean que se abre un poco la carne. En unos 4-8 minutos estará hecho, pero dependerá del grosor. Si bien, para las croquetas es preferible cortarlo en tiras, por ejemplo. Luego, meterlo en agua enriquecida y previamente cocinada. Una opción sería un recipiente con sal, laurel y trozos de verduras (cebolla y las partes que no usemos de una zanahoria). Una vez cocinadas estas verduras durante unos 12-15 minutos, introducir el bacalao y apartarlo del fuego para que no hierva el agua porque saldría menos jugoso si lo hiciera. Tapar y mantener dentro unos 6-8 minutos. Quedará bien rico y se hará solo con el calor. Si los trozos o tiras son muy pequeños, incluso en 4-6 minutos estará. Yo lo hice de esta forma y así guardé el caldo para un arroz. El bacalao queda muy jugoso y se desmenuza de maravilla.
  • La leche sin lactosa se puede sustituir por leche de soja, leche de arroz, leche normal. Por lo que los alérgicos a la lactosa solo deben cambiar la leche sin lactosa por la que empleen de forma habitual y los que no padezcan problema alguno con la lactosa, cambiar los lácteos sin por lácteos con.
  • A la mezcla se le puede añadir (quien quiera y no sea intolerante o alérgico; yo soy alérgica) algún otro ingrediente como un poco de nuez moscada o pimienta.
  • Personalmente me gusta mucho el perejil picado en la bechamel, aunque no siempre lo empleo.
  • ¿Por qué tostar la harina? Para evitar el sabor a harina cruda cuando comamos las croquetas o disfrutemos de cualquier bechamel.
  • ¿Y la leche debe ser tibia o del tiempo? Sí, pues la diferencia de temperatura ayuda a que se formen grumos en la bechamel; de ahí que siempre se aconseje tibia o del tiempo, nunca fría de la nevera.
  • Sustituir, si no se tienen alergias, el aceite de oliva por mantequilla en el momento de pintar la masa para que no forme costra. En el caso de los intolerantes, otra opción es emplear mantequilla sin lactosa en lugar de aceite de oliva.
  • Una manera de evitar los grumos al hacer la bechamel es ir agregando la leche templada o a temperatura ambiente, nunca fría, y no dejar de remover con la varilla para que se mezcle todo muy bien.
  • Si quieren que la masa se enfríe más rápido, taparla con papel film bien pegado (para evitar la formación de costra) y mantener en la nevera unas 2 horas.
  • Si hacen muchas croquetas, guardarlas en un táper bien separadas y congelarlas, aguantan perfectamente 1-2 meses. Eso sí, siempre sin freírlas.
  • Si no pueden tomar gluten, utilizar harina de arroz o la que a ustedes les guste más, así como pan sin gluten rallado.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

30 ago. 2018

En España continúan las altas temperaturas y pocas ganas dan de entrar en la cocina. Si bien, no queda de otra que comer. Pero, ¿qué hacemos a la hora de la cena? ¡Uf, qué pereza! No sé si a ustedes les pasa como a mí, que tener que encender el fuego hace que las ganas de comer disminuyan. 😂😂


Como soy muy amiga de organizar comidas en casa, no me queda de otra que ingeniármelas para preparar cosas sencillas con estos calores y que gusten a todos los invitados. Nada más fácil que lo que hoy les propongo, ambas recetas sirven como entrantes o como cena ligera: endibias con queso roquefort y cogollos con anchoas.

Seguro que no les descubro nada nuevo, pero (con los años que llevo con el blog) me he dado cuenta de que a muchos seguidores les encantan recetas que he llegado a pensar que no valía la pena publicar por su sencillez.

Receta de endibias con crema de queso roquefort

Una pequeña curiosidad antes de ir a la receta. La endibia es una variedad lisa de la escarola, según recoge el diccionario de la RAE. Además, se conoce como endivia o endibia. Además, dicho diccionario indica que la forma más correcta es endibia, puesto que "etimológicamente está más justificada la grafía con b".  Así pues, se trata del mismo vegetal tanto la endivia como la endibia y no comete una falta ortográfica quien escribe endivia, a pesar de ser más adecuada la otra grafía. 

Ingredientes para que la receta de endibias con crema de queso roquefort

  • 1 paquete de endibias.
  • 1 paquete de queso roquefort.
  • 1 chorro de cerveza sin alcohol.
Endibias con crema de queso roquefort

Elaboración de las endibias con crema de queso roquefort

  1. Cortar la parte trasera de las endibias y deshojar.
  2. Lavar y escurrir bien. 
  3. Reservar en la nevera en un plato cubierto.
  4. Colocar en un cuenco el queso roquefort en trozos. 
  5. Verter un pequeño chorro de cerveza sin alcohol y proceder a escachar con un tenedor el queso, mezclándolo bien con el líquido.
  6. La crema estará hecha cuando quede fina y bien mezclada, sin trozos de queso entero. Así pues, habrá que ir añadiendo cerveza poco a poco y seguir aplastando los trozos de queso con la intención de obtener dicha pasta de queso.
  7. La  consistencia de la crema de queso será la que ustedes deseen, más o menos líquida.
  8. Una vez unificado el queso con la crema, cubrir con papel de aluminio e introducir en la nevera para que cuando se monte el plato esté todo bien frío.
  9. Emplatar poniendo la crema en el centro y las endibias alrededor.

Consejos para que las endibias con queso roquefort queden bien ricas

  • A la hora de escoger las hojas de endibias, optar por las hojas más grandes y dejar las pequeñas para cuando no tengan invitados. Las grandes lucen mucho más.
  • El queso roquefort se hace con leche de oveja, de ahí que sea el que uso porque no puedo consumir leche de vaca. Ustedes opten por queso azul si les apetece o cabrales.
  • El líquido a añadir a la mezcla puede variar. Ya saben que yo solo puedo tomar una copa de vino blanco, cava o champán de forma muy esporádica, de ahí que esté elaborado con cerveza sin alcohol. Ahora bien, la crema queda riquísima con fino, sidra o cava.

Receta de cogollos con anchoas y tomate

Ingredientes para los cogollos con anchoas y tomate

  • 1 paquete que cogollos.
  • 1 paquete de tomatitos.
  • 2 latas de anchoas.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal.
  • Vinagre.
Cogollos de lechuga con tomatitos cherry y anchoas

Elaboración de los cogollos con anchoas y tomatitos cherry

  1. Lavar muy bien los cogollos y cortarlos en dos o en cuatro trozos; esto dependerá de lo grandes que sean.
  2. Lavar unos tomatitos y cortar en trozos. 
  3. Montar el plato: colocar los cogollos; verter los tomatitos encima y alrededor de los cogollos.
  4. No poner las anchoas hasta que estén los invitados porque el aceite puede dañar la frescura de las hojas de los cogollos. 
  5. Tras colocar las anchoas, verter un chorro de aceite de oliva virgen por encima.
  6. Dejar en la mesa la vinagrera, la aceitera y la sal para que cada comensal aliñe los cogollos al gusto.

Consejos para preparar los cogollos con anchoas

  • Nunca sabremos el punto de sal que las anchoas aportan al plato hasta que lo probemos, de ahí que sea mejor no salar los cogollos.
  • Si quieren, pueden abrir las latas anchoas y dejarlas en un recipiente cubierto en la nevera para que estén a la misma temperatura que los cogollos y los tomates.
  • Este plato suele quedar muy sabroso con atún de lata, más rico con atún en aceite de oliva que con atún al natural, aunque todo depende de los gustos de cada persona.
  • A los que no les agraden las anchoas, pueden eliminarlas e incorporar salmón ahumado, por ejemplo.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la  Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

18 jul. 2018

Cada vez que celebro una comida en casa nunca puede faltar jamón ibérico. Sí, lo sé, es un auténtico vicio. ¿Qué le vamos a hacer? Me declaro culpable. Las celebraciones son momentos especiales y como entre semana como jamón, pavo, pescado, verduras, frutas, etc., ¿cómo no me voy a dar una alegría en ocasiones especiales o fines de semana? No puedo dejar de reconocer que del cerdo ibérico me gustan hasta los andares y no le hago ascos a nada.

El jamón ibérico de bellota, típico de España

Ya estoy pensando en unas ricas manitas de cerdo ibérico rellenas de foie con virutas de jamón, una buena presa ibérica simplemente cocinada a la plancha, un plato de jamón ibérico de bellota bien cortado (que hay que saber hacerlo, se trata de todo un arte). Con los dientes largos y salivando, así estoy ahora mismo mientras escribo este artículo.

El cerdo ibérico, predominante en España, cuenta con una alimentación muy cuidada para luego obtener esos maravillosos productos, como el lomo y el jamón ibérico, entre otros. ¿Dónde adquirirlos? Hoy en día pueden conseguirlo en cualquier tienda en España: grandes superficies, mercados, pequeños supermercados, tiendas gourmet. Si son de los que prefieren que se los lleven a casa o no viven en España, aquí pueden comprarlos: llegan muy bien conservados, además de estar riquísimos sus productos, pues son de una calidad excepcional.

Importancia de la alimentación del cerdo ibérico

Estos animales, los cerdos ibéricos, viven en libertad y su alimentación puede ser muy variada. Ahora bien, los más valorados son los que comen bellotas, es decir, los frutos del alcornoque, de la encina y del roble. Dichos frutos poseen un alto contenido en grasas, siendo en su mayoría ácido oleico.

¿Qué quiere decir esto? El ácido oleico es un ácido monoinsaturado (presente, por ejemplo, en el aceite de oliva) que en los seres humanos aporta una serie de beneficios: aumenta el colesterol bueno (HDL) y disminuye el malo (LDL), ayuda a mantener un peso corporal adecuado. Por todo lo cual, la alimentación de estos animales no solo es sana para ellos, sino para los humanos al degustar sus carnes.

Los cerdos ibéricos son tan inteligentes que a la hora de consumir bellotas, las pelan y después las consumen (entre 6 y 10 kilos de bellotas al día). Estos frutos poseen un alto grado en taninos, lo que infiere un sabor muy particular a la carne de aquellos cerdos cuya alimentación se basa en estos frutos. De ahí que a la hora de disfrutar de un buen ibérico, mejor optar por el de bellota.

En el caso de tomar jamón ibérico de bellota es bueno saber que, además de lo mencionado con anterioridad, nos aporta vitaminas B (B1, B6 y B12), vitamina E (antioxidante), ácido fólico, proteínas (100 gramos de jamón aporta 43 de proteína a nuestro organismo), calcio, fósforo, magnesio.

Recetas con cerdo ibérico

A continuación les dejo algunas recetas publicadas en este blog y donde el cerdo ibérico es uno de sus ingredientes. Solo tienen que pinchar en el enlace de color azul para ver el paso a paso de cada plato:
  • Esta receta rápida de jamón con alcachofas les aseguro que queda deliciosa con ibérico, le da un punto de sabor espectacular. Yo me he aficionado a ellas en la cena cuando es temporada de alcachofas. 

23 may. 2018

Parece ser que la primavera empieza a hacerse notar y el frío está dando paso a los tan deseados, por algunos, rayos de sol. En breve estaremos en verano y muchos de ustedes, de vacaciones. ¿Qué sucede? Que nos gustaría poder lucir tipín en la playa o en la piscina. Por eso hoy me he propuesto ofrecerles la posibilidad de hacer una receta de cena fácil y con pocas calorías.

Receta para una cena fácil con rollitos de jamón cocido y dip de zanahorias

Ya sabemos que dejar de cenar para bajar de peso suele ser un error muy extendido a la par que practicado. Claro que después el efecto rebote resulta espectacular. No hace falta hacer eso. Existen multitud de platos bien ricos y saludables que nos ayudan a mantener la línea e incluso bajar de peso; como es el caso de la receta de hoy, estos deliciosos rollitos de jamón cocido rellenos de dip de zanahorias. 

Los que llevan años siguiendo el blog recordarán que soy intolerante a la lactosa (que no alérgica) y a determinadas especias; por lo que debo leer detenidamente las etiquetas de los productos que compro. Al final toca hacer un cursillo para saber cómo comprar. 😂😂😂

El otro día, la hija de una compañera de trabajo de mi marido invitó a una amiga a ver el concurso de Eurovisión en la casa. La niña invitada es alérgica a la lactosa, por lo que Macarena estuvo mirando qué les podía preparar para cenar y que la amiga de su hija no tuviera problemas. ¡Tremendo susto se llevó! Las salchichas que les puso contenían lactosa y la pobre mujer no tenía ni idea.

Vaya, hoy estoy parlanchina y me he liado a contar experiencias, dejando de lado la receta. Vamos allá con estos rollitos de jamón con dip de zanahorias que les comenté al principio. Les aseguro que son muy fáciles de hacer y quedan bien ricos. Además, el relleno lo pueden preparar con antelación y al llegar por la tarde del trabajo solo les quedará abrir el paquete de jamón y rellenar. En esta ocasión usé jamón cocido braseado en lonchas que le da un punto de sabor muy interesante, además de ser sin lactosa ni especias.

Ingredientes para los rollitos de jamón cocido con vegetales

  • 16 lonchas de jamón cocido.
  • 225 gramos de zanahorias.
  • Aceite de oliva virgen.
  • 150 gramos de pavo.
  • 50 gramos de puerro.
  • 1 yogur sin lactosa.
  • 1 puerro.
  • Agua.
  • Sal.
Ingredientes necesarios para hacer rollitos de jamón cocido rellenos de dip de zanahorias sin lactosa

Elaboración de unos rollitos light de jamón rellenos de dip de zanahorias sin lactosa

  • Poner agua y sal en un recipiente adaptado para cocinar al vapor. 
  • Mientras, lavar el puerro y la zanahoria; pelar la zanahoria y cortarla en rodajas de 1,5-2 centímetros; cortar el puerro toscamente.
  • En cuanto el agua haya hervido, introducir en el cestillo (para cocinar al vapor) las verduras y mantener en el fuego durante unos 20-25 minutos, hasta que el tenedor entre con facilidad y vean que las zanahorias están tiernas.
  • Transcurrido el tiempo de cocción, sacar las verduras del cestillo y disponer en un plato para que se vayan enfriando.
  • Triturar las nueces de manera que queden bien picaditas, no como harina.
  • Una vez atemperadas las verduras, introducir en un vaso de mezclar (lo que ustedes usen para hacer purés, cremas y demás) junto con el yogur. 
  • Triturar hasta que adquiera la consistencia propia de los dips (una salsa o crema untable) y probar para ver si hay que rectificar el punto de sal.
  • Verter un poco de aceite de oliva virgen extra y triturar nuevamente.
  • Vaciar la mezcla en un recipiente y comenzar a rellenar las lonchas de pavo.
  • Enrollar las lonchas con mucho cuidado para que no se rompan ni se salga el relleno. ¡Y listo para comer!

Consejos y trucos para que los rollitos de jamón cocido queden en su punto

  • El tiempo de cocción de las verduras es aproximado porque esto dependerá del tamaño de los trozos de zanahoria.
  • Aquellas personas que no tengan recipientes de cocina para hacer comida al vapor, una alternativa para hacer estas verduras es poner encima del caldero un colador grande que se adapte al ancho de este y se mantenga fijo apoyado en el borde. Ahí, en el colador, podrán colocar la zanahoria y el puerro. 
  • Los agujeros del colador deben ser pequeños y preferiblemente metálico. 
  • Cuando se hacen zanahorias al vapor estas pueden estar hechas incluso en 5 minutos. ¿De qué de pende el tiempo de cocción? Del tamaño de los trozos (grosor), de si van a ser consumidas o si van a triturarlas. Para las trituradas, mejor bien tiernas a fin de facilitar la labor. Cuando las hagan al vapor para acompañar un plato, mejor pinchar y que queden una pizca duritas.
  • Los rollitos de jamón y pavo son muy versátiles, pueden rellenarse de muchas cosas, como por ejemplo esta otra receta que los hice con palitos de surimi y piña.
  • Si no les agradan los dips de verduras, pueden optar por preparar una crema con queso. Este tipo de rollitos son muy típicos, pero más calóricos.
  • En el caso de querer variar y moverse dentro de cenas light, una idea de rollitos sería cortar en bastoncillos las verduras, asarlas o hacerlas al vapor y rociar con salsa de yogur.
  • Si son alérgicos a la lactosa o vegetarianos, mejor hacer láminas de verduras (de berenjenas y calabacín) y rellenar, pero cambiando el yogur sin lactosa por uno de soja, por ejemplo, o el sustituto lácteo que ustedes empleen. 
  • Para darle un punto de sabor, aderezar con hierbas al gusto o especias picantes (pimienta, pimentón, curry...). Las especias picantes yo no las empleo en mis recetas, porque como ya saben, no las puedo consumir.
Deliciosa receta de rollitos de jamón cocido rellenos de dip de zanahorias apto para intolerantes a la lactosa

4 abr. 2018

Ya estamos de vuelta tras estos días de fiesta. Para retomar la normalidad, ¿qué tal un plato ligero y sabroso? Les propongo esta ensalada tibia de salmón con gulas y gambas que es bien sencilla y con pocas calorías. Si han disfrutado de los postres típicos de la Semana Santa en España como las torrijas o las monas de Pascua, siempre viene bien que comamos algo con pocas calorías, ¿no creen?


En casa nos gusta mucho esta ensalada que como entrante sirve para 4-5 comensales y como plato único para 2-3 personas y les dejará saciados. La combinación de sabores es muy interesante para los amantes de estos ingredientes. En el caso de no gustarles alguno o no poder tomar alguno (como es mi caso con el tomate, que solo debo en pequeñas cantidades y de forma esporádica), siempre existen otras opciones como las que les propongo al final del post.

Ingredientes necesarios para preparar una rica ensalada tibia de salmón con gulas y gambas:

  • 1 tomate grande de ensalada o 2 medianos.
  • 1 bolsa grande de mezcla de lechugas o comprarlas frescas y prepararlas al gusto.
  • 3 dientes de ajo.
  • 100 gramos de gulas.
  • 100 gramos de gambas peladas.
  • 100 gramos de salmón ahumado.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen.

Elaboración de la ensalada tibia:

  1. Lavar las lechugas y el tomate.
  2. Pelar y picar los dientes de ajo dorarlos con un poco de aceite de oliva en una sartén y apartar.
  3. En esa misma sartén dorar las gulas y cuando falten 4 minutos aproximadamente incorporar las gambas (habiéndoles quitado previamente la tripa negrilla) para que se haga todo junto.
  4. Colocar un lecho de lechugas en el plato o ensaladera de servir, aderezar con una pizca de sal, disponer parte de las gambas con las gulas y dientes de ajo, reservar el resto. Incorporar la mitad de salmón cortado en trozos. Aderezar con una pizca de aceite de oliva.
  5. Cubrir con la lechuga restante y salar. Disponer encima el resto de gulas, gambas, salmón y ajos. 
  6. Si hiciera falta, verter una pizca de aceite de oliva y servir.
  7. Cortar el tomate en gajos, como se ve en la foto, y disponer en los laterales del plato. 

Consejos y trucos para preparar una ensalada tibia:

  • Está ensalada es tibia y por ello hay que consumirla en el momento.
  • Las gambas hay que pelarlas, quitarles las tripas y reservar.
  • La combinación de sabores es muy interesante; se le puede incorporar incluso un poco de cebolla frita o caramelizada según el gusto de los comensales.
  • A quién no le agraden las gambas, las gulas o el salmón, sustituir estos elementos por otros que estimen oportuno. Una buena opción sería bacalao desmigado o rulo de queso de cabra.
  • Para que sea tibia debe mantenerse alguno de los ingredientes calientes.
  • Las uvas pasas (de las que vienen sin pipas) o 1 manzana cortada en dados pequeños combina de maravilla con estos ingredientes.
  • El tomate se puede incorporar cortado en dados, pero como yo solo lo puedo comer de forma esporádica y en pequeñas cantidades, opté por colocarlo en los laterales. 
  • Un truco que hace que las lechugas estén más sabrosas y no haya que aderezarlas al montar el plato es colocarlas en una fuente, salar, verter aceite al gusto, remover y después ir colocando en el plato de servir.
  • Ojo con el aceite en las lechugas, este debe verterse justo en el momento de servir para que estén crujientes. Si se hiciera mucho tiempo antes, las lechugas perderían consistencia.
  • Con los ingredientes indicados preparé 2 platos como el de la foto, comimos 4 personas y los dispuse en medio de cada pareja. Esta ensalada tibia fue el entrante.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

9 nov. 2017

Hoy les propongo una de las recetas que considero más sencillas de hacer: unos champiñones portobello con queso al horno o al microondas. Quedan bien sabrosos y se preparan en un momento. Además, si están a dieta, esta receta les va a venir de maravilla. Los champiñones se caracterizan por su alto contenido en proteínas; ricos en minerales como hierro, magnesio, sodio, calcio, fósforo y potasio; vitaminas; oligoelementos; bajo contenido en grasas. Unos 100 gramos de champiñones se corresponden con aproximadamente 25 calorías.
Champiñones portobello con queso al horno
Como anécdota, les contaré que algunos nutricionistas dicen que el champiñón portobello aporta mucho más potasio (630 miligramos) que un plátano (450 miligramos). Claro que el resto de champiñones continen unos 320 miligramos de potasio por cada 100 gramos que consumamos de estos. Así pues, desconozco si es real la cifra del portobello.

INGREDIENTES (para 2 personas):champiñones portobello grandes, queso rallado (en mi caso sin lactosa) sal, aceite de oliva en espray y ajo en polvo.

ELABORACIÓN EN HORNO: precalentar el horno durante 10 minutos a 180º. Colocar en la bandeja de horno los champiñones boca abajo con un poco de sal e introducir unos 15-18 minutos a 180º, con ventilador si se tiene. Dar la vuelta, salar por este lado, aderezar con un poco de ajo en polvo, colocar queso rallado en los huecos del champiñón y por donde quieran, dejar 5 minutos con  la función grill para que se funda el queso.

ELABORACIÓN EN MICROONDAS: el procedimiento es casi el mismo, lo que pasa es que el tiempo se reduce mucho. Colocar los champiñones boca abajo en un recipiente apto para microondas, salar y cocinar durante 5 minutos en el punto anterior al de máxima potencia. En mi caso no los tapé para que no se guisaran con el agua que suelta la tapa. Dejar reposar durante 1 minuto aproximadamente y dar la vuelta, salar y aderezar con un poco de ajo en polvo. Introducir el queso en los huecos del champiñón y tapar. Ahora terminar de hacer durante 2-3 minutos con la función grill si la tienen. Si no fuera el caso, observar a los 2 minutos a potencia máxima para confirmar que el queso se ha fundido.

Champiñones portobello con queso al microondas
CONSEJOS:
* Si no consiguen champiñones portobello, comprar otros que sean grandes para poder poner el queso en el hueco.
* Ya saben que el tiempo de cocinado depende de cada horno, unos tardan unos minutos más y otros menos, de ahí que les ponga de 15 a 18 minutos. 
* El tiempo para que los champiñones estén en su punto también dependerá del tamaño de estos.
* El motivo por el que los cocino boca abajo es porque sueltan líquido y este se suele quedar en el hueco. Esto no nos interesa para que el queso se funda bien y no se mezcle con el agua.
* Para una cena aconsejo usar el microondas. En pocos minutos tendrán la comida hecha.
* A la hora de limpiar los champiñones mucha gente usa brochas de pelo, paños húmedos, los dedos humedecidos y pasados con poquísima presión para no dañarlos... Aquí que cada uno emplee el método que estime oportuno y con el que más familiarizado esté. Eso sí, nunca los pongan debajo del chorro.
* A partir de esta receta básica se pueden generar múltiples versiones: con queso y tacos de jamón cocido, con queso y tacos de beicon, con queso y tacos de jamón serrano, con trozos de queso blanco (amarillo o curado) en vez de rallado, con un majado, con una picada de pasas y frutos secos, etc.
* En el caso de que estén a dieta será mejor optar por unos champiñones con majado de ajo y perejil para que la cantidad calórica aportada a nuestro organismo sea menor aún.

¡Muchas gracias por la visita!

28 sept. 2017

El frío hace acto de presencia y las bajas temperaturas comienzan a asomarse tímidamente por algunas de nuestras ciudades. Por lo que es momento de comenzar a disfrutar de las verduras cocinadas y aparcar un poco, no mucho, las ensaladas. En esta ocasión les propongo esta puré de calabaza, boniato y zanahoria con jamón, con un punto de sabor dulce debido a la batata y a la calabaza. 


En los cursos que he realizado, diversos profesores de cocina han explicado que la diferencia entre puré y crema es que esta última lleva algún lácteo y también hay que rehogar las verduras. Por lo cual, he denominado a este plato puré, aunque mi ignorancia me habría hecho llamarlo crema. ¿Por qué? Pues por algo tan sencillo como el aspecto visual. Para mí un puré debe tener una consistencia tal que se pueda comer con tenedor, una pasta espesa, caso del puré de patata (papa). Por su parte, creía que la crema era aquella que para tomarla solo se podía emplear una cuchara, una sopa más espesa. Esta textura que les propongo hoy es imposible degustarla con tenedor. Debo reconocer que me gustan mucho más cuando adquieren la consistencia suficiente para necesitar una cuchara.

INGREDIENTES: 100 gramos de zanahorias, 400 gramos de calabaza y 200 gramos de batata de piel roja (boniato), 1 apio, 500 gramos de caldo o el necesario hasta cubrir las verduras y un poco de sal gruesa.

ELABORACIÓN: poner en una cacerola los 500 gramos de caldo con una pizca de sal. Incorporar las verduras, limpias y troceadas toscamente, cuando el agua comience a hervir. Mantener a fuego medio durante unos 20 minutos. Apartar del fuego y esperar a que atempere. Quitar la mitad del caldo y triturar. Añadir el líquido necesario hasta obtener la consistencia deseada. Al servir, rociar con un chorro de aceite de oliva virgen e incorporar virutas de jamón deshidratado al horno. Este último paso es opcional.

CONSEJOS:
* Para obtener un puré fino, se puede pasar por un colador o chino tras haberlo triturado.
* La batata de piel roja le da un punto de sabor dulce.
* La batata de piel clara es menos dulce, así que escoger según gusto.
* Al triturar se puede incorporar un poco de aceite de oliva virgen en crudo o una vez servido en el plato, como en la foto.
* Para que el puré adquiera un punto picante, con uno o dos dientes de ajo en crudo se lograría.
* En el caso de no tener caldo, guisar las verduras con agua y una pastilla de caldo de verduras o de pollo, por ejemplo.
* Otra opción es guisar las verduras con unos muslos de pollo y reservar estos para un relleno o croquetas.
* Las cremas deben llevar nata o algún lácteo como  quesitos, esto es a gusto del consumidor.
* Para los amantes de las especias, añadir una pizca de jengibre molido o una punta de cúrcuma.
* También le aporta un sabor muy interesante la leche de coco mezclada con el caldo.
* Una cosa a tener en cuenta es la cantidad de caldo. Para asegurarse de que no les quede un puré muy líquido, quitar la mayor parte del líquido y triturar con el brazo. Ir vertiendo el caldo poco a poco hasta obtener el punto deseado.
* Para quienes trituren en vaso, lo único que deben hacer es sacar las verduras, colocarlas dentro de este, triturar y proceder como describí en el punto anterior.
* El tiempo de cocción puede ser mayor o menor dependiendo del tamaño del corte de las verduras. En este caso los cortes que he realizado son groseros (no uniformes) grandes. Si los cortes fueran groseros pequeños, el puré podría estar en 15 minutos perfectamente.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

21 sept. 2017

Muchas veces resulta toda una odisea localiza una masa brisa o quebrada adecuada para las personas con intolerancia a la lactosa e incluso para las alérgicas. Esta masa que les propongo hoy sirve para alérgicos e intolerantes, para ambos.


Como pueden observar en la foto, pongo unos garbanzos y horneo la masa antes de rellenarla de nada que contenga una cantidad importante de líquidos. Igualmente, al final les dejo unos enlaces de quiches y una de ellas no la horneo antes y les explico el porqué. Ahora vamos a la receta paso a paso de masa casera para quiches saladas sin lactosa.
INGREDIENTES: 250 gramos de harina de repostería, 100 mililitros de aceite de oliva, 1 huevo grande o 2 medianos, 5 gramos de sal fina, 25 mililitros de agua, 1 pizca de azúcar.

ELABORACIÓN TRADICIONAL: poner en un bol la harina tamizada con la sal y el azúcar. Verter el aceite y mezclar poco a poco con el utensilio de cocina que prefieran (una paleta de silicona, una cuchar, un tenedor...). En otro recipiente mezclar el huevo con el agua. Añadir poco a poco a la masa y continuar mezclando.

ELABORACIÓN DE LA MASA EN THERMOMIX: colocar todos los ingredientes en el vaso en el orden en el que los fuimos mezclando de forma tradicional (harina tamizada, sal, azúcar, aceite,  huevo y agua) y mezclar 2-3 minutos a velocidad espiga.

PROCESO COMÚN PARA AMBAS ELABORACIONES: para poder trabajar bien la masa, sacarla del recipiente, espolvorear la mesa de trabajo con un poco de harina y colocar la masa en dicha mesa. Seguir amasando con cuidado hasta logar una bola uniforme y no pegajosa. Finalmente, estirar con un rodillo de cocina o con una botella bien limpia para darle la forma y el grosor deseados.

CONSEJOS:
* Si no pueden tomar huevo, eliminen la yema sin problema, quedará también rica.
* Tamizar la harina significa pasar la harina por un cedazo, por el tamiz, colador de agujeros pequeños.
* En el caso de no poder consumir harina de trigo, sustituirla por harina de arroz.
* Primero mezclar por un lado los líquidos, salvo el aceite, y por otro los sólidos.
* Una vez incorporados todos los ingredientes, amasar con cuidado hasta que no se pegue en las manos. No sobreamasar.
* Para que la masa no se pegue en la mesa de trabajo, espolvorear dicha mesa con harina.
* Una forma de evitar que la masa se pegue en las manos es impregnarlas de un poco de aceite.
* Una vez lograda la bola, si no van a hacer ese día la quiche, congelar. Se conserva muy bien durante unos 2-3 meses.
* Esta masa la pueden utilizar en un molde de 24 o 26 centímetros para hacer la quiche. Impregnar con un poco de aceite el molde para que no se pegue la masa, en el caso de necesitarlo.
* Al colocar la masa en el molde, cortar el sobrante pasando el mismo rodillo por los bordes.
* No se preocupen si la masa se rompe o no llega a cubrir alguna parte del molde. Piensen en la masa como plastilina. Emplear recortes y cubrir esas partes.
* Antes de cocinar la masa sola en el horno, pichar la base y colocar algo de peso encima. Yo pongo, como ven en la foto, garbanzos.
* Si no les agrada que los garbanzos estén en contacto con la masa, cubrir esta con papel de aluminio (papel plata) o de horno y poner el peso encima.
* La cantidad de garbanzos debe ser tal que cubra toda la masa y no se vea el fondo. En la foto no puse todos los garbanzos para que vieran la masa pinchada con el tenedor.

Quizá les interese ver algunas recetas de quiches o adaptaciones de lo que pudieran ser quiches para personas con alergias e intolerancias alimenticias:

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

29 jun. 2017

Esta semana retomo el blog, tras unos días de descanso, con 7 recetas fáciles y muy agradables para la temporada estival. Para ver las recetas completas solo tienen que pinchar en el nombre.















A partir de ahora y para disfrutar del verano, alguna semana no publicaré recetas; eso sí, será ocasionalmente

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest  y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

16 feb. 2017

La receta que hoy les traigo es bien sencilla y light; se trata de una tortilla de verduras con poco colesterol ya que solo lleva un huevo.


INGREDIENTES: un huevo, 100 mililitros de claras pasteurizadas, 1 zanahoria cortada en dados, 1 puerro, 100 gramos de champiñones pequeños cortados en cuatro, un poco de aceite de oliva y una pizca de sal.

ELABORACIÓN: rociar la sartén con un aceite de oliva, añadir la zanahoria y el puerro picado y cocinar durante 8 minutos. Incorporar los champiñones y mantener todo al fuego unos 10 minutos más. Vigilar que no se queme, rociar con más aceite si hiciera falta, y salar casi al final de la cocción. Batir las claras y el huevo con un poco de sal final hasta que quede esponjoso. Mezclar las verduras con el huevo y verter todo en la sartén. Observar que cuaje a fuego medio, en ese momento dar la vuelta a la tortilla para que se haga por el otro lado. Dejar al fuego 3 minutos más.

CONSEJOS:
* Esta tortilla lleva solo verduras y no papas (patatas) para que tenga pocas calorías.
* Las verduras sobrantes de cualquier guiso o asado se pueden aprovechar para esta tortilla salteándolas con unos dientes de ajos bien picados. Así no se tirará nada.
* En el caso de que no les apetezca light, poner las papas (patatas).
* También pueden usar otras verduras, como el calabacín y la cebolla, por ejemplo.
* Para un extra interesante de sabor, añadir queso de gratinar (lo hay sin lactosa).
* Variaciones existen muchas, así que a gusto del consumidor. La de la presente receta es una de las más bajas en calorías.
* Un truco: verter 30 mililitros de leche (sin lactosa, de soja, etc.) al batir el huevo con las claras, le aporta esponjosidad.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

26 ene. 2017

Esta receta de champiñones con cebolla caramelizada y foie es bien sencilla, y hasta un principiante en cocina puede hacerla. No van a tener ninguna dificultad. El resultado sorprenderá a más de uno.

Champiñones portobello con foie y cebolla caramelizada, ingredientes para 2 personas 

  • 2 champiñones portobello grandes. 
  • 1 cebolla grande cortada en juliana. 
  • 4 solomillos de foie fresco. 
  • Sal. 
  • Aceite de oliva.
  • 1 chorro de vinagre de Jerez.

Cómo hacer cebolla caramelizada

  1. La cebolla se debe partir por la mitad y picar en juliana. 
  2. Cortarla siempre en juliana en la dirección del dibujo, de las ondas de la piel, para respetar la fibra de la cebolla y lograr hilos caramelizados.
  3. Poner un buen chorro de aceite de oliva en el recipiente de cocción. 
  4. Cuando el aceite esté un poco caliente, incorporar la cebolla y cocinar a fuego bajo.
  5. Ir removiendo poco a poco y mantener al fuego entre 2-3 horas. Esto dependerá de la cantidad de cebolla que hagamos. En esta ocasión 2 horas y 15 minutos.
  6. Cuando haya adquirido el color necesario y esté en su punto (comprobar el sabor), añadir un poco de sal fina y un chorrito (unas gotas) de vinagre de Jerez para crear un contrapunto de sabor entre el dulzor y el vinagre. 
Sí, ya sé que por ahí dicen que mejor poner una cucharada de azúcar, pero les invito a probar haciéndola de las dos maneras. Una saldrá empalagosa y nada agradable, mientras la otra tendrá el sabor dulce de la propia cebolla, con 0 % de azúcares añadidos. Además, si se le añade azúcar y se mantiene menos tiempo al fuego, la cebolla casi no merma. 

Indudablemente, resulta preferible hacer 2 o 3 cebollas grandes por el maravilloso resultado. Ojo con el aceite, pues hay que ser generosos, cubriendo el fondo de la cacerola o sartén para que se haga bien desde el principio. De esta manera, 3 cebollas grandes pueden quedar reducidas y caber en una cuchara grande de las de cocinar. ¿Se hacen una idea?

Receta de champiñones con foie y cebolla caramelizada

  1. Precalentar el horno 10 minutos a 180º en el momento en el que a la cebolla le falten unos 30 minutos. 
  2. Colocar en la bandeja de horno los champiñones boca a bajo con un poco de sal e introducir durante 15-20 minutos a 180º. 
  3. Cuando falten 5 minutos para que estén hechos, darles la vuelta y salar por esa parte. 
  4. Calentar los solomillos de foie fresco durante 2 minutos por cada lado y aderezar con una pizca de sal. Montar al gusto.

Consejos y trucos para que los champiñones y la cebolla caramelizada queden en su punto

  • Si no consiguen champiñones portobello, optar por otros champiñones que sean grandes.
  • Ojo con la cebolla, no necesita azúcar porque ya la contiene por naturaleza. Si le añaden azúcar, el sabor va a ser más que empalagoso y no tiene nada que ver una cosa con otra. Es preferible hacerla 1 hora sin azúcar, si les falta tiempo, que añadírselo.
  • El tiempo de cocción variará según la cantidad de cebolla y la temperatura del fuego, mejor a fuego bajo, que se haga lentamente.
  • En el caso de que les guste la cebolla, aconsejo cocinar 2 cebollas grandes para que no se les haga poca.
  • Al hacer la cebolla a fuego bajo, la electricidad que se consume es menor en caso de tener cocina eléctrica.
  • La cebolla se conserva perfectamente una semana en la nevera en un recipiente hermético. No he probado a envasarla al vacío ni a congelarla porque en casa no dura mucho, desaparece enseguida.
  • Los medallones de foie fresco pueden cambiarse por congelados.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

15 dic. 2016

Dentro de unos días estaremos celebrando la noche de Navidad, Nochebuena. Por eso nos vestimos de gala en Comer Especial con 24 recetas diferentes para quienes anden buscando ideas de entrantes, pescados, carnes y postres. Solo deben pinchar en el nombre de cada plato e irán directamente al paso a paso con trucos. Además, ninguno contiene lactosa ni especias irritantes, por lo que los intolerantes y alérgicos a la lactosa, así como aquellas personas con problemas digestivos tales como úlceras, inflamaciones, colon irritable... podrán disfrutar de estas comidas.


ENTRANTES:
  1. Suave crema de melón sin lactosa. La pueden preparar el día anterior.
  2. Potente sabor en estas tostas de queso azul con manzana y anchoas.
  3. Sencillo tartar de aguacate y tomate.
  4. Adaptación del clásico guacamole con anchoas.
  5. Sanos rollitos de jamón y piña. La mezcla resulta muy interesante en boca.


PESCADOS:

  1. Lubina al horno con verduras. Un pescado con mucho sabor y que queda jugoso.
  2. Salmón con setas amarillas. Para mí, una auténtica debilidad. 
  3. Bacalao sobre crema de espárragos. Una maravilla. Además, la crema se puede dejar preparada con antelación.
  4. Trucha al horno en solo 7 minutos. Más sencillo y rápido, lo veo difícil por no decir imposible.
  5. Si no consiguen trucha, siempre pueden comprar trucha asalmonada para hacer al horno. ¡Con vídeo explicativo!

CARNES:
  1. Sabroso guiso de carne de ciervo. Este guiso se puede hacer igual con cualquier otro tipo de carne.
  2. Fácil confit de pato con verduras y salsa de frutos del bosqueSi no les gusta el confit de pato, otra opción sería con muslos de pollo siguiendo la receta.
  3. Deliciosos solomillos de foie.
  4. Tentador conejo al chocolate. Esta combinación de sabores resulta de lo más interesante.
  5. Exquisito secreto con setas, trufa y naranja. La trufa le añade un punto de sabor muy rico.


POSTRES. En esta ocasión les pondré los postres clásicos de la Navidad y algún otro para variar.

  1. Polvorones de azahar sin lactosa.
  2. Roscos de anís y vino sin lactosa.
  3. Polvorones clásicos sin lactosa.
  4. Turrón blando, de Jijona, sin lactosa.
  5. Turrón de nata y nueces sin lactosa.
  6. Cupcakes de champán y fresas.
  7. Tarta de semillas de amapola sin lactosa.
  8. Brownie con nueces y sin lactosa.
  9. Cupcakes de menta y chocolate sin lactosa.


En mi última entrada del año también incluyo algunas recetas para estos días. Solo tienen que pinchar aquí para verlas.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

Muchas gracias por la visita. ¡Feliz Navidad y año!

1 sept. 2016

Este plato tiene como ingredientes principales el bacalao y los espárragos y se trata de una adaptación de una receta de Karlos Arguiñano. Un plato muy rápido de hacer, sabroso, sano y sin complicaciones: bacalao sobre crema de espárragos.


INGREDIENTES (para 2 comensales): 1 cebolleta o cebolla, 1 puerro, 400 gramos de espárragos, aceite de oliva, sal, agua y 4 lomos pequeños (o 2 grandes) de bacalao.

ELABORACIÓN: Picar la cebolleta (o cebolla) y el puerro. Lavar los espárragos, quitarles unos 2 centímetros de la parte trasera y cortar en rodajas de unos 2 o 3 centímetros. Reservar algunas puntas. En una olla rápida rociar con aceite el fondo y dorar la cebolla. Cuando adquiera un poco de color, incorporar el puerro y mantener unos 4-5 minutos más a fuego medio. Acto seguido, introducir los espárragos y rehogar 3 minutos. Verter el agua sobre los espárragos hasta que casi los cubra, un poco de sal y cerrar la olla rápida. Dejar en el fuego durante 6 minutos. Mientras, impregnar el fondo de una sartén o cacerola de aceite y colocar los lomos de bacalao, salar y mantener a fuego medio hasta que esté en su punto que es justo cuando 

CONSEJOS
* Usar, si les es posible, aceite en espray. Si no pueden, mejor una sola cucharada para los espárragos y una cucharada de postre para el bacalao; en este último caso, utilizar un papel de cocina para impregnar todo el fondo con el aceite.
* Si ustedes pueden, el bacalao les va a quedar muy rico con un poco de guindilla entera o pimienta molida. En mi caso no es posible.
* Para la crema, el caldo de verduras o una pastilla va fenomenal De todas maneras, les aseguro que queda riquísimo así, sin nada más.
* El pescado puede ser también merluza, por ejemplo, o cualquier otro que les apetezca. 
* Recuerden que el pescado se hace en muy pocos minutos dependiendo del grosor.
* Para los que no tienen olla rápida, pueden cocinar la crema de manera tradicional, lo que les llevará de 18 a 20 minutos de cocción una vez introducen el agua en el caldero.

Aprovecho para invitarles a seguirme en FacebookTwitterPinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!