Mostrando entradas con la etiqueta DULCES. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta DULCES. Mostrar todas las entradas

13 ago. 2018

En estos momentos, los que vivimos en el hemisferio norte sufrimos o disfrutamos (esto depende de los gustos de cada persona) de las altas temperaturas. En esas circunstancias no hay nada mejor que saborear un rico helado de bola. Sí, de esos, de los de cucurucho o vasito, de los que nos retrotraen a la infancia cuando chorreaban por nuestras manos o no, que algunos éramos tan rápidos que ni tiempo le dábamos para que se derritiera. ¡Ja, ja, ja...!


Hoy en día existe, afortunadamente, una gran variedad comercial, con lactosa, sin lactosa, sin gluten... Y los que tenemos alguna intolerancia o alergia lo agradecemos. Aun así, yo prefiero hacerlo en casa. Adoro los de frutas, pues incorporando un poco de aguacate o plátano se consiguen unas texturas estupendas.

Seguidamente intentaré darles algunas recetas básicas para que, aunque no tengan heladera (máquina para hacer helados), consigan elaborarlos y les queden riquísimos. También es muy importante la cuchara con la que sirvan el helado, mucho cuidado con esto porque puede arruinar todo el trabajo. Para escoger la cuchara adecuada, nada mejor que ver lo que nos explican estupendamente en Creamish respecto a la variedad y utilidad de cada una de ellas.

A) Helado casero de bola básico

Este es para mí el helado base y solo necesitan 3 ingredientes para elaborarlo. A partir de ahí, pueden hacer las variaciones que estimen oportunas: galletas, gominolas, frutos secos, fruta fresca en trozos, chocolate, etc.

Ingredientes para el helado casero de bola básico

  • 4 claras de huevo mediano.
  • 100 gramos de azúcar en polvo, impalpable.
  • 1/2 litro de nata de montar.

Pasos a seguir para lograr un rico helado casero 

  1. Montar las claras a punto de nieve y añadir el azúcar en polvo hasta que esté bien integrado.
  2. Semimontar la nata, en el punto justo anterior a estar montadas por completo.
  3. Mezclar todo con mucho cuidado y seguir batiendo con las varillas hasta que se integre todo. Ojo con la nata, no sobrebatir.
  4. Poner en un recipiente para congelar.
  5. Sacar cada 30 minutos y batir. 
  6. Repetir la operación 4-5 veces hasta que no se pueda mezclar más.

Variaciones del helado básico

  •  Para los helados de galletas, triturar galletas y mezclarlas con el resto de ingredientes. 
  • Otra opción son los helados de frutos secos con licor: 150 de frutos secos triturados y 100 mililitros de licor del sabor del fruto seco, por ejemplo. Lo único que habría que hacer es añadir el licor con los frutos secos poco a poco a las claras, cuando estén bien montadas, y remover para integrar. 
  • También podrían elaborar helado de ron con pasas o con trozos de chocolate.  
  • Para el helado de vainilla, incorporar 15 mililitros de esencia de vainilla.

B) Helado casero de frutas

Muy importante para que quede en su punto: un aguacate maduro o unos plátanos listos para comer. Luego, como siempre digo, toca darle rienda suelta a la imaginación. Les explicaré algunos con aguacate o plátano y otros con nata.

Ingredientes para el helado de frutas sin lácteos 

  • 1/2 aguacate en su punto (o 1/2 plátano) congelado en trozos.
  • 350 gramos de manga (o la fruta de temporada que más les apetezca) cortada en trozos y congelada.

Elaboración básica del helado de frutas sin lácteos

  1. Introducir la fruta en el vaso o en la Thermomix y triturar hasta obtener una mezcla homogénea y consistente.
  2. Consumir al momento.
  3. Ver el paso a paso en este rico helado de plátano y mango.
  4. Al no contener lactosa, pues solo lleva fruta, lo pueden tomar todos los miembros de la casa, tolerantes o no, alérgicos o no a la lactosa.

Variación del helado casero de frutas 

  • Únicamente hay que cambiar el plátano o el aguacate por 250 mililitros de nata, como en el caso del helado de fresas: ¡verán qué fácil es hacerlo y queda delicioso! 
  • Así pues, los ingredientes serían 250 gramos de fresas, 85 gramos de azúcar o 50 de fructosa y 1 bote bien frío de 250 mililitros de nata de repostería sin lactosa, vegetal o con lactosa. En el enlace anterior encontrarán la receta completa.
  • Este es de fresas, pero pueden hacerlo con cualquier fruta, la que más les apetezca. Eso sí, cuiden la cantidad de azúcar porque unas frutas son más dulces y otras menos.
  • Estos helados son estupendos para aficionar a la fruta a aquellos niños y adultos reacios a tomarla. 
Helado casero de fresas naturales con y sin lactosa
Helado casero de fresas
  • Otra posibilidad es dejar el aguacate o plátano junto la fruta escogida, así como el azúcar y la nata. Congelar la fruta y seguir los pasos del helado de fresas. La única variación es triturar el medio plátano o aguacate con la fruta escogida, le aportará mayor grado de cremosidad.

C) Helado casero de yogur

En esta ocasión solo hacen falta 3 ingredientes para lograr un rico helado de yogur. Vale la pena prepararlo en casa, se los aseguro.

Ingredientes para el helado casero de yogur

  • 4 yogures naturales (de soja, con lactosa, sin lactosa. Vamos, los que más os apetezcan. Eso sí, que no sean azucarados porque entonces habría que variar la proporción de azúcar o miel).
  • 250 mililitros de nata de repostería (sin lactosa, con lactosa o vegetal).
  • 125 gramos de azúcar o miel.

Elaboración helado casero de yogur

  1. Meter la nata en el congelador unos 10-15 minutos para facilitar el montaje.
  2. Igualmente, pueden dejar en el congelador las varillas y el vaso en el que vayan a montar la nata hasta el momento de su utilización.
  3. Mezclar bien los yogures con el azúcar o la miel.
  4. Semimontar la nata.
  5. Mezclar la nata con los yogures y batir un poco para integrar bien.
  6. Pueden variar con yogures de sabores, siempre que no sean azucarados, añadir trozos de frutas o lo que se les ocurra incorporar al helado, incluso fruta triturada. La última opción obligaría a modificar la cantidad de azúcar, aumentándola.

Trucos y consejos para que cualquier helado casero les quede riquísimo

  • Ojo con la nata. Esta tiene que ser de repostería y con un mínimo de un 35 % de materia grasa.
  • La nata debe estar bien fría para que monte fácilmente.
  • Los alérgicos o intolerantes a la lactosa opten por las natas  que suelan usar de forma habitual, el resto pongan la nata con lactosa.
  • Los yogures pueden ser los que más les gusten, naturales, griegos, con lactosa, sin lactosa, de sabores. Eso sí, evitar los azucarados porque eso cambia la proporción de miel o azúcar a añadir. 
  • Triturar el helado cada 30 minutos de exposición en el congelador; proceder a batir con la Thermomix, el brazo o una cuchara de repostería. Este paso ayuda a conservar cremosidad, aportando aire, y a romper los posibles cristales de hielo que se formen. Esta operación deberán repetirla unas 4 o 5 veces, hasta que ya resulte inviable batir.
  • El azúcar y la miel son anticongelantes, lo que permite que en los helados no se formen los cristales del hielo. De la misma manera funcionan el azúcar invertido o el alcohol.
  • El azúcar y la miel nunca deben superar el 18 % de la suma total del resto de los ingredientes. Veamos un ejemplo para un helado de fruta: 250 gramos de fruta y 250 mililitros de nata (500 gramos en total), el azúcar o miel a incorporar no debe ser superior a 90 gramos. 
  • A la hora de incorporar el azúcar o miel, probar la mezcla si se trata de fruta porque alguna es bastante dulce (caso de determinados melones) y lo adecuado es reducir la cantidad para que no empalague.
  • La cuchara de servir las bolas de helados es muy importante, como les comenté al principio, para lograr una forma adecuada. Su tamaño ayudará a que la bola sea mayor o menor. 
  • Preparar un recipiente con agua a temperatura ambiente y sumergir la cuchara de servir el helado. Tener un paño al lado para sacudir el agua de la cuchar y eliminarla a fin de que no se forme hielo al introducirla en el helado. Es importante este paso para que la cuchara se mantenga a la temperatura idónea, evite que se pegue el helado a la cuchara y resulte sencillo formar las bolas.
  • Sacar el helado unos minutos antes para que sea más fácil extraer las bolas (el tiempo adecuado fuera de la nevera es unos tres minutos y medio por cada 1,5 kilo de helado).
  • La consistencia del helado es muy importante para la formación de las bolas, no debe estar ni muy blando ni muy congelado.
  • En el caso de servir en plato o cuenco, y no en cucurucho, introducir el recipiente unos minutos en el congelador para que ayude a que el helado tarde más tiempo en derretirse.
  • Como la imaginación es la reina en la cocina, pueden variar las recetas básicas incorporando (como ya les comenté) lo que les apetezca.
  • Hay gente que usa leche condensada en los helados, le dan un punto de cremosidad estupendo y ayudan a evitar la cristalización, la formación de hielo. En estos helados no suele hacer falta sacar del congelador y mezclar, aunque se aconseja hacerlo 2 veces. Yo no les he hablado de la leche condensada porque me resulta empalagosa, pero ustedes pueden añadirla a la fruta triturada o hacer uno básico de nata y leche condensada.
Helados caseros de fresa natural y vainilla  sin lactosa
Bolas de helado de vainilla y de fresa
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

6 ago. 2018

La mayoría de las tartas se elaboran usando el horno, pero hoy les traigo lo prometido, una fácil y rica tarta helada de vainilla sin horno y sin lactosa. En verano se agradece algo fresquito como postre y que sea fácil de hacer: este postre cumple con esos requisitos de sobra.

Receta facilísima de tarta helada de vainilla sin lactosa

Una de las cosas que más me gusta de esta tarta es que el helado que empleemos puede ser a gusto del consumidor y hacerlo también en nuestra casa, si tenemos la oportunidad y los utensilios adecuados. Incluso, pueden usar fruta congelada y triturarla con aguacate o un poco de plátano que le aportará la consistencia necesaria.

Este fin de semana fue mi cumpleaños🎂🥂, el sábado 4 de agosto, y la volví a preparar porque nos encantó. ¡Cómo pasan los años, otra vez cumpliendo! Bueno, como comentaba, esta tarta ya desapareció. La primera vez la hice antes de mudarme, como despedida. Nos reunimos varios amigos e incluso vinieron de fuera a quedarse en casa. Cualquier motivo es bueno para comer con amigos, ¿verdad? 😂😂😂

Ingredientes para hacer una tarta helada de vainilla sin horno

  • 800 g de helado de vainilla sin lactosa.
  • 250 g de galletas María sin lactosa y trituradas.
  • 200 ml de nata sin lactosa.
  • 200 g de chocolate sin lactosa.
  • 100 g de mantequilla sin lactosa.
  • 50 g de azúcar triturada o impalpable.
Deliciosa tarta de helado de vainilla con chocolate

Pasos a seguir para hacer la tarta helada de galletas María sin lactosa y sin horno

  1. Derretir la mantequilla sin lactosa. Puede hacerse en el microondas durante 30 segundos en la temperatura anterior a la máxima.
  2. Añadir poco a poco la mantequilla a las galletas trituradas hasta conseguir una especie de masa que al poner encima una cuchara quede compacta.
  3. Colocar estas galletas poco a poco como base de un molde desmoldable (yo usé uno de 22 centímetros) y presionar para que quede bien compacta la masa. 
  4. Meter en el congelador para enfriar durante 10 minutos.
  5. Transcurrido este tiempo, sacar del congelador. Poner sobre la base de galletas el helado de vainilla sin lactosa bien compactado y distribuido. 
  6. Congelar nuevamente durante 30 minutos.
  7. Mientras tanto, cuando falten como 10 minutos para sacar el molde del congelador, preparar la salsa toffee: derretir el azúcar en un cazo e incorporar la nata bien caliente hasta obtener la salsa.
  8. Una vez enfriada la salsa toffee, verter sobre la tarta, extender sobre la superficie y congelar otros 30 minutos.
  9. Sacar del congelador y nuevamente intentar distribuir la salsa toffee (que pusimos anteriormente) cubriendo la superficie de la tarta; congelar 30 minutos más.
  10. Derretir el chocolate en el microondas: 1 minuto, temperatura anterior a la máxima de vuestro microondas. Sacar y remover bien. Esperar a que se atempere.
  11. Mientras, desmoldar la tarta, si se quiere, para verte por encima el chocolate derretido. También se puede dejar dentro del molde, abrir momentáneamente o no, verter el chocolate y volver a cerrar. 
  12. Introducir la tarta en el congelador durante 1 hora como mínimo.

 Consejos para conseguir que la tarta helada de vainilla con chocolate y sin lactosa quede perfecta

  • Cubrir la base del molde con papel de horno.
  • El helado se puede hacer casero, como por ejemplo este de mango sin lactosa
  • Esta receta creo que se la vi a Eva Arguiñano, pero ahora no la encuentro. Si alguien la ve, le agradecería que me lo dijera para poner el enlace. Como no puedo tomar lácteos, está adaptada a personas con intolerancia a la lactosa. 
  • Para aquellos que no son intolerantes a la lactosa, pueden usar perfectamente productos lácteos. De todas formas, los que son sin lactosa no saben muy diferentes a los que contienen lactosa.
  • Para los alérgicos a la lactosa, hoy en día existen helados de soja que son una buena opción para preparar esta tarta.
  • En las grandes superficies también venden galletas que no contienen nada de lácteos para los alérgicos, cómo son las galletas de soja.
  • Pueden utilizar 100 gramos de mantequilla o aceite de oliva a demanda en la base de galletas y mezclar hasta lograr una masa homogénea. Como les he comentado, todo dependerá de sus alergias e intolerancias.
  • Igualmente, algunas personas prefieren dejar solo la base de toffe y no añadirle chocolate, mientras que otras no ponen la base de toffe y chocolate, simplemente decoran con virutas de chocolate al gusto. Aquí todo queda a libre elección.
  • La capa de chocolate de esta tarta es bien gruesa, lo que dificulta el corte al estar congelada. Tal vez no les agrade tanto el chocolate negro. Si ese es el caso, mejor derretir 150 gramos de chocolate e incorporarle una cucharada de aceite de oliva, para el brillo. Verter y cubrir hasta que no se vea el toffe y helado, dejando una capa mínima, fina. Incluso en el momento de derretir le pueden poner unos 30 mililitros de leche (sin o con lactosa), disminuyendo la proporción de chocolate puro.
Riquísima tarta de helado de vainilla sin horno y sin lactosa

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

25 jul. 2018

¡Cómo pasan los días! Hace poco no parábamos de hablar numerosos bloguer@s de lo largo que se estaba haciendo el invierno. En la tele no paraban de decir que estábamos viviendo una primavera invernal. Y, de repente, todo cambia. Así es la vida. Llega el verano con sus temperaturas elevadas y muchas personas comienzan a quejarse del calor. ¡Cómo somos los humanos! Si hace frío, nos quejamos por el frío; si hace calor, nos quejamos también por el calor; si llega la primavera, a ver si se va por las alergias.
Sorbete de mora
Ahora mismo solo nos queda disfrutar de estas temperaturas encontrando alternativas para hacer los días más llevaderos. No hay de otra. Yo estoy contentísima porque he hecho un descubrimiento que me ayuda a sobrellevar el calor, se trata de los postres helados de la Menorquina que se distribuyen en restauración. A lo mejor muchos de ustedes ya los conocían porque los han tomado en algún restaurante.

Como alérgica a la lactosa siempre estoy buscando productos nuevos y muchos me piden información de dónde los consigo o cuáles son. De ahí que hoy les comparta mi alegría porque yo también paso calor y me gusta consumir alimentos que me eviten estar todo el día en la cocina con las temperaturas.

Sorbetes y cremas heladas

La Menorquina es una empresa cuyos productos se comercializan desde 1940. Sus postres helados tienen una pinta espectacular. Además, en la página pueden acceder a algo que creo que deberían hacer todas las empresas, un documento en el que detallan lo que contienen sus helados.


Los sorbetes quitan el sentido de lo ricos que están y sientan de maravilla después de la  comida. Al no contener lactosa, los intolerantes los pueden disfrutar con total tranquilidad. Además, ofrecen una amplia gama: limón, mandarina, mango, frambuesa, manzana verde, pasión de maracuyá, mora, sandía, piña, coco, mojito, limoncello y menta. Su presentación es muy interesante, en cubeta de 2.5 litros o de 5, dependiendo del sabor. A mí personalmente me encantaros los sorbetes de mango y mora.
Sorbete de mango
Las cremas heladas pasan por sabores tan variados como chocolate negro, almendra extra, vainilla bourbon, violetas, cacahuetes, turrón, té verde, caramel beurre salé, sésamo negro, nata, fresa, mantecado yema huevo, vainilla, chocolate. Estas cremas también se venden en cubetas de 2.5 o 5 litros, según sabores. Por ejemplo, la crema helada de turrón viene en cubeta de 5 litros, mientras que la de violetas, en 2.5.

¿Cómo descubrí esta empresa? 

Por unos amigos que se quedaron en casa. Vinieron a pasar unos días antes de que me mudara y, como tienen un restaurante, me trajeron de regalo unas cremas y unos sorbetes que son una auténtica delicia, como ya les comenté.

La historia del nacimiento de la Menorquina me encantó, no solo sus productos. ¡Adoro los relatos! En 1940 un joven pastelero llamado Fernando decidió dar forma a su sueño tras sonreírle la fortuna: ganó un premio en la lotería. Inicialmente, sus empleados se movían por la isla de Menorca en bicicleta con la finalidad de llegar a los consumidores con estos exquisitos helados de elaboración tradicional. La creatividad e ingenio de este joven lo llevan a crear la Estrella que tras cinco años pasaría a denominarse la Menorquina.

Poco a poco y con paso firme, este pastelero traspasa las fronteras de la isla con su negocio e introduce sus productos en todo el territorio español. En la actualidad se comercializa internacionalmente y es una de las empresas más valoradas dentro del sector de la hostelería. De ahí que resulte habitual encontrar postres la Menorquina en aquellos establecimientos dedicados a la restauración y preocupados por dar el mejor servicio a sus clientes.

Es de agradecer que sigan innovando y haciéndonos la vida mucho más fácil a los alérgicos no solo porque podamos consumir sus helados, sino también por toda la información que dan sobre los componentes y trazabilidad. Para mí ha sido una alegría disfrutar de algo nuevo; como una niña el día de Reyes, así estoy de contenta.
Crema helada de turrón
Les deseo una estupenda semana, la próxima nos vemos de nuevo con una tarta helada. Los sorbetes y la crema helada estaban tan buenos que duraron un suspiro, por lo que no me quedó de otra que preparar postre 😂😂😂😂.

La tarta de la próxima semana es muy fácil de hacer, no necesita horno (me encantan estos postres en verano) y tampoco contiene lactosa. Ya saben, no me canso de decirlo, para los que no tienen intolerancia a la lactosa siempre les indico qué hacer en los consejos finales, incluso cómo prepararla los alérgicos a la lactosa. Así pues, se trata de una tarta helada apta para todos los públicos.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

13 jun. 2018

Publicar recetas dulces no es algo habitual en mí, pero cuando celebro comidas en casa, no queda de otra que hacer postres. En esos momentos aprovecho para compartirlos con ustedes al par de días, como es el caso de esta receta de tarta de chocolate sin horno y sin lactosa. ¡Ideal para el verano!

Rica receta de tarta de chocolate negro sin horno y sin lactosa

Este pastel lo puede hacer cualquier persona, repito, cualquier persona, y sin problema alguno porque es muy fácil. Recuerden que se hace sin horno, solo empleando la nevera y el congelador, así como el fuego para la cocción de la nata con el chocolate, la leche y las hojas de gelatina. Solo deben tener un poco de paciencia para los tiempos de congelación, el resto es bien sencillo.

Queda tan rica que estoy segura de que muchos de ustedes, si les gusta el chocolate, la disfrutarán. Además, aunque es sin lactosa, no se darán cuenta de ello. ¿Por qué les digo esto? Por experiencia. El sabor de una tarta con lactosa y una sin lactosa cambia tan poco que casi nadie se percata. De todas formas, si no les gustan estos productos, opten por los lácteos normales; esto no modificará ningún paso ni cantidades. ¡Anímense a prepararla para sorprender como broche de una comida especial!

Ingredientes para la receta tarta de chocolate sin horno

  • 240 g de galletas María sin lactosa trituradas.
  • 40 g de mantequilla sin lactosa o 30 de aceite de oliva virgen suave.
  • 750 ml de nata para montar sin lactosa con un 35% de materia grasa como mínimo.
  • 500 ml de leche sin lactosa.
  • 10 hojas de gelatina neutra.
  • Agua fría.
  • 400 g de chocolate negro de postre sin lactosa.
  • 60 g de azúcar en polvo.
  • Frutas y hojas de menta para decorar.

Cómo hacer una tarta de chocolate fácil, sin lactosa y sin horno

  1. Dejar fuera de la nevera la mantequilla sin lactosa hasta que adquiera consistencia de pomada.
  2. Añadir la mantequilla o el aceite de oliva a las galletas trituradas e integrar poco a poco hasta obtener una masa que sea lo suficientemente compacta como para que sirva de base para la tarta.
  3. Disponer la masa de galletas en un molde desmoldable de unos 22 centímetros. Presionar poco a poco para lograr que ocupe toda la base.
  4. Enfriar en el congelador durante unos 10 minutos a fin de que adquiera consistencia.
  5. Calentar 250 g de nata sin lactosa a fuego suave junto con 150 g  de chocolate.
  6.  Hidratar 2 hojas de gelatina neutra en un recipiente con agua fría. 
  7. Remover hasta que el chocolate este fundido y todo bien integrado. Eso sí, que no hierva. 
  8. Incorporar las 2 hojas de gelatina hidratadas y bien escurridas. Remover hasta que vean que se han diluido por completo.
  9. Verter la crema de chocolate sobre la base de galletas. Llevar la nevera y dejar reposar 1-2 hora.
  10. Calentar 250 gr de nata sin lactosa con 100 gramos de chocolate y 250 de leche sin lactosa. 
  11. Remover bien con una varilla para que se mezclen todos los ingredientes. 
  12. Mientras, en un recipiente con agua fría, meter las cuatro hojas de gelatina para que se hidraten bien. 
  13. Una vez hidratadas, irlas añadiendo poco a poco a la nata con la leche y el chocolate.
  14. Incorporar 20 g de azúcar en polvo y seguir removiendo hasta diluir la gelatina y el azúcar a fuego suave.
  15. Sacar la tarta de la nevera y pinchar la capa anterior de chocolate para que agarre bien la nueva mezcla.
  16. Dejar en el congelador 1-2 horas. La nueva capa debe estar dura, pero que sea posible pincharla con un tenedor.
  17. Mezclar muy bien 250 mililitros de nata sin lactosa con 250 de leche sin lactosa y 150 de chocolate a fuego suave, sin que hierva.
  18. Nuevamente hidratar 4 hojas de gelatina en un recipiente con agua fría.
  19. Cuando las hojas de gelatina estén bien hidratadas, incorporarlas a la mezcla anterior.
  20. En el momento en el que las hojas se hayan deshecho, añadir 40 gramos de azúcar. 
  21. Remover muy bien para que todo quede perfectamente integrado. 
  22. Sacar la tarta del congelador y pinchar nuevamente la capa anterior.
  23. Verter la última combinación de nata sin lactosa con chocolate y leche sin lactosa por encima.
  24. Dejar en el congelador como mínimo durante 4 horas.
  25.  Sacarla y decorar al gusto. En esta ocasión con unas moras rojas y unas hojas de menta. 
  26. Fácil receta de tarta de chocolate sin horno y sin lactosa

Consejos y trucos para la receta de tarta de chocolate fría

  • Como ven es una tarta muy sencilla y fácil de hacer que a buen seguro le gustará a la mayoría.
  • Los tres colores se obtienen gracias a las diferencias de cantidad de chocolate. 
  • El orden de los colores puede variar según la forma en la que lo dispongan. Por ejemplo, pueden dejar la capa más oscura (que se obtiene únicamente con nata y chocolate) para la parte superior. Si optan por hacerlo así, les aconsejo que incorporen a la mezcla, al final, unos 30 ml de aceite de oliva suave o 30 g de mantequilla sin lactosa para que la capa quede más brillante.
  • Para los que no tienen aparato para triturar las galletas, pueden introducirlas dentro de una bolsa de plástico y darle golpitos con un rodillo de cocina.
  • Es importante usar moldes desmoldables o de silicona para que a la hora de servir la tarta no les sea complicado sacarla del recipiente donde la hayan preparado.
  • Trucos para que la tarta no se pegue a las paredes del recipiente y a la base: colocar papel de cocina en la base y alrededor; rociar con aceite de oliva o emplear un soplete de cocina para darle al metal externamente (eso hará que se despegue enseguida).
  • El truco del soplete me lo enseñó un famoso chef de Tenerife (Ignacio Solana) que vino a comer a casa. Debo reconocer que me encantó y se suelta enseguida. Además, el borde de toda la tarta queda perfecto. Claro que no todo el mundo tiene soplete en casa como yo, por eso les di los trucos anteriores. 
  • En caso de no tener soplete, sacar del congelador con un tiempo prudencial para que las paredes se vayan despegando tras descongelarse un poco.
  • Esta tarta queda más rica de un día para otro. Eso sí, forrar bien con aluminio la parte superior durante todos los pasos (con cada capa, incluso con la de galletas) para que no absorba olores de otros alimentos.
  • También resulta interesante emplear los moldes de usar y tirar de aluminio, los que venden en las grandes superficies, porque se puede cortar con la tijera los laterales y dejar simplemente la base de metal para colocar la tarta encima de un plato.
  • Quien quiera puede verter cacao o chocolate en polvo por encima de la tarta. Otras opciones, como pueden ver en las fotos, es colocar unas cuantas frutas y alguna hojita de menta que quedan muy bien para decorarla.
  • No son intolerantes a la lactosa, pues usen los ingredientes con lactosa en las mismas proporciones. 
  • No pueden consumir gluten, cambien los productos por los que usen habitualmente y en las mismas cantidades.
    Deliciosa tarta de chocolate que no necesita horno y es muy fácil de hacer
  • Otra opción es hacer la primera capa de chocolate, la que va sobre la galleta, sin la hoja de gelatina y quedaría como se ve en la foto, como una crema al sacarla de la nevera. Yo hice las dos versiones, como pueden observar, y me gustó mucho esta última por su untuosidad.
  • A los alérgicos a la lactosa, lo mismo, cambiar mantequilla por aceite de oliva suave combinado con girasol y el resto que sean natas de soja de repostería y lácteos de soja o arroz o avena (lo que más les guste).

6 jun. 2018

Una de las cosas que más me gusta comer es el chocolate. Los dulces con natas, cremas pasteleras, recubrimientos varios me empalagan. Ahora bien, si llevan chocolate pueden tener alguna oportunidad. 😂😂 En estas 12 recetas con chocolate les muestro cómo usar este ingrediente en postres fáciles, tartas, frutas y platos salados.

5 recetas dulces y 1 salada con chocolate

A ver, díganme la verdad, ¿no les agrada nada el chocolate? ¿Saben de alguien a quien no le encante el chocolate? Yo sí. A lo largo de mi vida he conocido personas a las que no les entusiasmaba. Eso sí, me sobran dedos de la mano para contarlas. En contraposición, la mayoría de la gente lo adora.

Recetas variadas con chocolate y sin lactosa

Origen del chocolate

Cuenta la historia que los mayas y los aztecas disfrutaban del chocolate líquido, una bebida amarga obtenida de las semillas del cacao, mezclada con hierbas variadas y especias, y que incluso pudiera ser que su consumo como bebida se remonte a más de tres mil años. Además, los aztecas creían que las semillas de cacao eran la personificación del dios de la Sabiduría y los mayas usaban dichas semillas como monedas.

Tras la conquista, las semillas de cacao llegan a Europa y el chocolate líquido adquieren popularidad a partir del siglo XVII. Por ejemplo, en España se endulza y se le incorpora canela para mayor aceptación social. Si bien, lo que hoy en día se vende como chocolate, la combinación de azúcar con cacao, varía mucho de ese primigenio líquido amargo.

En el siglo XVIII el británico Storrs se propone crear chocolate en estado sólido, aunque ya lo habían intentado en el siglo anterior. En 1832 el aprendiz de cocina austriaco Shacher crea un bizcocho cubierto de chocolate; postre que pasó a conocerse como tarta Shacher. A mediados del siglo XVIII el chocolate ya forma parte consolidada de los ingredientes de las tartas y se extiende al resto de Europa un siglo después.

El ingeniero suizo Lindt inventó una máquina aproximadamente en 1880. Este aparato permitía por, primera vez en la historia, moler el cacao en las condiciones necesarias para que su textura fuera más suave y con un sabor más agradable. Gracias a este descubrimiento pudo crear las famosas tabletas de chocolate. 

A principios del siglo XX se le consideraba un alimento básico hasta el punto de formar parte indispensable de las raciones de los soldados y llegó a venderse como medicamento en las farmacias. En esa época aparecen los primeros dulces de chocolate propios de las confiterías, tales como bombones o tabletas.

12 recetas con chocolate

Únicamente tienen que pinchar sobre el nombre de la receta y podrán ir al desarrollo completo, con los ingredientes, trucos, consejos y forma de elaboración de cada plato.
  1. Conejo al chocolate, una manera de darle un punto de sabor muy interesante a los platos salados.
    Receta de conejo en salsa con chocolate
  2. Tarta brownie con nata y sin lactosa. Únicamente hay que preparar varias planchas de brownie y poner nata (en este caso, sin lactosa) e ir montando una sobre otra.
    Receta fácil de tarta brownie sin lactosa
  3. Brownie con nueces y sin lactosa. Un clásico con el que disfruta la mayoría de la gente. Conozco a pocos a los que no les agrade un rico brownie.
    Receta deliciosa de brownie clásico de chocolate con nueces y sin lactosa
  4. Brownie de chocolate en microondas. Este postre nos puede sacar de un aprieto cuando tenemos visitas y no hemos preparado nada dulce, pues se hace en minutos.
    Receta fácil de brownie de chocolate en microondas y sin lactosa
  5. Cupcakes de chocolate y naranja aptos para intolerantes a la lactosa. Estos cupcakes tienen un punto de sabor muy interesante y el frosting queda bien rico.
    Receta de cupcakes de naranja y chocolate aptos para intolerantes a la lactosa
  6. Cupcakes de chocolate y limón aptos para intolerantes a la lactosa. Al igual que los de naranja, el cítrico les aporta frescor y suavidad.
    Receta de cupcakes de limón y chocolate sin lactosa
  7. Cupcakes de chocolate y menta sin lactosa. Una combinación de ingredientes deliciosa, claro, si les gusta la menta. 
    Receta de cupcakes de menta y chocolate con frosting de nata sin lactosa y bombones caseros
  8. Tarta Shacher, rica y fácil de hacer. Además, está adaptada para que aquellos que son intolerantes y alérgicos a la lactosa para que puedan disfrutar de esta maravilla.
    Receta fácil de la clásica tarta Sacher adaptada a los intolerantes a lactosa
  9. Tarta de chocolate con arándanos adaptada a los intolerantes a la lactosa, a los alérgicos al huevo y con una textura muy interesante, similar al puding.
    Receta fácil de chocolate con arándanos sin huevos ni lactosa
  10. Bombones de chocolate caseros, muy fáciles de hacer y mucho más sanos que los industriales que solemos comprar.  
    Receta casera de bombones de chocolate rellenos y sin lactosa
  11. Fresas con chocolate y gelatina de fresas para conseguir que los más peques de la casa disfruten comiendo frutas y nos pidan más.
    Receta fácil de fresas bañadas de chocolate y gelatina natural de fresas
  12. Mousse de chocolate negro que se hace enseguida y queda riquísimo. Eso sí, mejor prepararlo unas horas antes de consumirlo para que se enfríe bien.
    Receta fácil y deliciosa de mousse de chocolate negro sin lactosa

23 mar. 2018

Los amantes de los dulces típicos de la Semana Santa española disfrutan comiendo algo tan típico como son las torrijas. 😋 Un plato de origen humilde, de aprovechamiento, y muy sabroso. Ya se sabe que para que un postre o cualquier receta de cocina sea exquisita no es necesario emplear multitud de ingredientes ni gastar mucho dinero.

7 recetas de torrijas caseras para todos los gustos

En numerosas ocasiones hemos oído decir que las comidas que mejor saben son las tradicionales, las elaboradas a base de restos de otros platos, las que emplean ingredientes sencillos... Una prueba evidente de esto son las torrijas elaboradas básicamente con pan duro de barra  y leche.

En la actualidad existen multitud de variantes a partir de esos 2 productos básicos. Por ello, hoy quiero mostrarles 6 recetas de torrijas gracias a la colaboración de varios blogueros y blogueras. Pinchando en el nombre que aparece en color azul y subrayado podrán ver el paso a paso. ¿Con cuál se quedan ustedes? Yo creo que me voy a comer una de cada. 😂😂

7 recetas caseras de torrijas:

  • Torrijas de chocolate. Una auténtica tentación al ir bañadas de chocolate. ¿Quién pude resistirse a esta propuesta de La cocina de Masito?
Deliciosas torrijas con receta tradicional de la abuela Paquita

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la  Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

16 mar. 2018

Qué duda cabe de que un buen bizcocho puede llegar a ser una preparación realmente exquisita. Se trata del más ligero de los pasteles, fácil de tomar y sin muchas complicaciones a la hora de elaborarlo. Claro que las manos de quien lo cocina juegan un papel fundamental para que el resultado sea el deseado. Debo reconocer que las mías no se acercan, ni de lejos, a las de nuestras abuelas. ¡Qué arte tenían!

Bizcocho genovés de chocolate con buttercream de café expreso

El bizcocho genoise o genovés es uno de los más flexibles; permite elaborar pasteles en capas y también enrollados como los brazos de gitano. En esta ocasión hice 2 pasteles: uno básico y otro que me encargó una amiga con café.

Para aquellos que aman el sabor del expreso y están enganchados a las cápsulas Dolce Gusto, esta receta, que combina dicho sabor con otros como el chocolate, es simplemente ideal. ¡Rico, rico! Sí, reconozco que me habría encantado catarlo, pero ya saben todos que no puedo tomar café. Sin embargo, me alegra poder hacerlo para los amigos y para mi marido, que es un amante incondicional del expreso. Y ahí me vi yo, totalmente desconsolada. 😂😂😂

Estos son los ingredientes que necesitan para la genoise:

Ingredientes para la masa: 

  • 200 gramos de harina de repostería. 
  • 60 gramos de cacao puro en polvo. 
  • 8 huevos medianos o 10 si son pequeños y a temperatura ambiente. 
  • 220 gramos de azúcar.
  • 60 gramos de mantequilla atemperada sin lactosa (opcional, porque el bizcocho genovés no lleva mantequilla). 
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 1 pizca de sal. 

Ingredientes de la buttercream: 

  • 2 tazas de mantequilla sin lactosa y si es normal, preferiblemente sin sal. 
  • 4 tazas de azúcar glas (impalpable, en polvo). 
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla. 
  • 2 cucharadas soperas de expreso. En concreto empleé las cápsulas Dolce Gusto espresso intenso.
Punto ideal de los huevos montados para un bizcocho genovés
Consistencia y ondas que deben formar los huevos usados para el bizcocho genovés

Cómo preparar un genoise para chuparse los dedos:

  1. Engrasar 2 moldes para pasteles de unos 20 centímetros y reservarlos. Eso sí, a ser posible que tengan resorte lateral para que sea más fácil desmoldarlos. 
  2. Batir los huevos en un tazón grande. Colocar el recipiente a fuego suave al baño María y batir la mezcla con una varilla (preferiblemente eléctrica) hasta que alcance una temperatura de 40-45 ºC a lo sumo y doble su tamaño. Debe crecer notablemente. Mientras se bate con la varilla hay que echar el azúcar con cuidado en pequeñas cantidades.
  3. Retirar del fuego y, si no ha crecido lo suficiente, usar un mezclador de pie (una batidora o varilla eléctrica) a velocidad media durante 12 a 15 minutos o hasta que forme ondas y esté frío; además, no debe quedar líquido en el fondo del tazón. Apartar 1/8 parte de esta mezcla en un tazón. 
  4. Respecto a los pasos 2 y 3 debo reconocer que yo prefiero montar las claras a punto de nieve y las yemas por otro lado con un poco de azúcar. Para después unirlas. Me gusta mucho más como queda. Así que les dejo las 2 opciones para que ustedes decidan si la tradicional o la que me agrada a mí. OJO: en esta caso, la mantequilla se incorpora a las yemas  tras batirlas con las varillas y que estas hayan aumentado su volumen. Recuerden dejarla caer siempre en forma de hilo y seguir batiendo.
  5. La mantequilla debe estar fuera de la nevera unos 30 minutos antes de ponernos a trabajar con  los huevos. Esta debe adquirir consistencia líquida. Agregar el extracto de vainilla y mezclar bien, apartar y reservar. Si hiciera falta, calentar al fuego un poco y apartar. Debe estar a temperatura ambiente para poder usarla, ya que todos los ingredientes deben tener la misma temperatura para que crezca.
  6. Precalentar el horno a 200 ºC, calor arriba y abajo. 
  7. Incorporar la mantequilla derretida a la pequeña parte de huevo y azúcar reservada. Si han preferido hacer yemas y claras separadas (y no al baño María), como en el punto 4, recuerden que debe mezclarse con las yemas como comento arriba. Este punto hay que hacerlo con mucho cuidado, verter en forma de hilo hasta que esté todo bien integrado. 
  8. Agregar el cacao y la pizca de sal a la harina. Tamizar y dejar caer poco a poco con movimientos envolventes a la porción mayor de huevos con azúcar montados. Realizar esta paso con mucho cuidado y que los movimientos sean muy suaves. Para tal fin, utilizar una espátula. Acto seguido verter la mezcla reservada con la mantequilla con muchísimo cuidado. 
  9. Una vez integrado todo, dividir entre los 2 moldes previamente impregnados en mantequilla y espolvoreados con harina para que los bizcochos no se peguen. 
  10. Colocar los moldes en el horno y cocinar durante unos 15-20 minutos, calor arriba y abajo, a 180 ºC o hasta que los bizcochos estén doraditos. 
  11. En cuanto esté en su punto, retirar del horno para que se vayan enfriando.
  12. A la hora de hacer la butercream hay que colocar en un bol la mantequilla sin sal o sin lactosa junto con el café, el azúcar en polvo y el extracto de vainilla. Mezclarlo con un batidor manual o eléctrico de varillas. OJO: En esta ocasión, la mantequilla debe ser en pomada, no líquida.
  13. Colocar uno de los pasteles sobre un soporte para pasteles o en donde suelan ponerlos habitualmente. Alisar con un cuchillo para pasteles la superficie de estos. Extender el glaseado uniformemente sobre la superficie del primer bizcocho. Usar una espátula de metal o de silicona para tal fin.
  14. Poner el segundo bizcocho genovés encima del primero con mucho cuidado y proceder a extender el glaseado uniformemente sobre el bizcocho y alrededor para cubrir por completo el pastel.
Deliciosa y jugosa tarta de chocolate con crema de café, bizcocho genovés

Consejos para que tu bizcocho genovés quede en su punto:

  • Me gustaría aclarar algunos datos sobre las medidas por si no se atreven a usar las tazas o las cucharitas por eso de qué taza o cuchara emplear. Así pues, 1 taza equivale a 225 gramos, por si no supieran qué taza usar. En el caso que nos ocupa hablamos de 450 gramos de mantequilla para la buttercream y 900 de azúcar glas. Por su parte, 1 cucharadita es 3 gramos y 1 cucharada, 15 gramos.  En esta receta emplearíamos 3 gramos de extracto de vainilla y 30 mililitros de café expreso.
  • No superar las temperaturas indicadas a la hora de poner al fuego los huevos con el azúcar.
  • El bizcocho genovés no suele llevar mantequilla, por lo que es opcional y quedará también muy rico. Esta es la primera vez que se la pongo por el punto de sabor que le aporta. La usé en  el de chocolate y café, no en el clásico (la foto del básico la dejo al final). Eso sí, la cantidad de mantequilla no es mucha, pues se trata de darle un punto de sabor. Algunos recetarios, como el de Paco Torreblanca, indican que para unos 195-200 gramos de harina lo adecuado son 30-40 gramos de mantequilla a lo sumo. Como en esta ocasión tenemos 200 de harina y 60 de cacao, la proporción sería la indicada. 
  • Para saber que el bizcocho está en su punto, abrir el horno cuando este empiece a adquirir un tono tostado suave y pinchar con un palillo que deberá salir mínimamente manchado. Sacar y dejar reposar para que se termine de hacer con el calor interno del propio pastel.
  • Mucho cuidado si no pueden hacer los 2 bizcochos juntos. En caso de poner uno primero y luego cocinar el otro, el tiempo de horneado disminuirá. A mayor temperatura de cocción, menor tiempo de horneado, y lo mismo sucede cuando el horno lleva mucho encendido. La misma receta en hornos diferentes puede variar a 180º entre 15 y 25 minutos. 
  • Las cápsulas de café empleadas han sido de expreso intenso. Por si les choca, expreso es el término exacto en español y espresso, en italiano. Así que al referirme al paquete he copiado el nombre exacto, tal y como aparece en este. De todas formas, como verán en el enlace, hay numerosas variedades de esta marca y de otras tantas.
  • En la buttercream es muy importante que el azúcar sea glas (en polvo, impalpable) para que se mezcle bien y no genere grumos.
  • Respecto al café, debo confesar que no me gusta emplearlo en polvo. El motivo, que para mí no se disuelve bien a la hora de preparar la buttercream. ¿Cuál es mi opción? La experiencia realizando cupcakes me obliga a confesar que resulta más que aconsejable hacer 1 o 2 tazas de café e ir vertiéndolo poco a poco junto al resto de los ingredientes. Batir y seguir añadiendo café hasta que adquiera el color y consistencia deseados.
  • Recuerden que el bizcocho genovés básico lleva 30 gramos de azúcar y 30 de harina por cada huevo. En el de la foto que les dejo a continuación lleva 120 de harina, 120 de azúcar y 4 huevos.
Bizcocho genovés clásico, especial para pasteles y brazos de gitano dulces o salados

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la  Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

1 dic. 2017

Las truchas de cabello de ángel al horno me pierden porque resultan menos grasientas que fritas, así no tengo tantos remordimientos si me como dos o tres. 😂😂 En Canarias no se llaman empanadillas de cabello de ángel, se las conoce como truchas, y también se rellenan de batata o boniato. 


Las de cabello son las que más me gustan. Además, si nos sobra relleno se puede aprovechar para otros postres o simplemente para usar como mermelada sobre pan con un poco de queso blanco. Aquí la imaginación y las apetencias son libres. Este postre es típico de las Navidades Canarias,por lo que ha formado parte de toda mi vida en estas fiestas.

En esta ocasión les explico cómo hacer el cabello de ángel con imágenes y también cómo elaborar la masa casera para hacer las truchas dulces. El cabello de ángel se obtiene de la carne de la calabaza dulce, conocida en Canarias como pantana y en España como calabaza de cidra, cidra o cidra cayote. En otros países se la denomina cayote, chilacayote, sambo, chiverro o chiverre, calabaza blanca, zapayo.

INGREDIENTES PARA EL CABELLO DE ÁNGEL: 

  • 1 pantana o calabaza dulce grande o 2 medianas.
  • 2 limones. 
  • 200 gramos de azúcar por cada 250 gramos de pantana cocida.
  • Agua.
  • Vainilla o canela. 
  • 2 yemas de huevo, las obleas (masa) de las empanadillas para rellenar. 
  • Azúcar para espolvorear por encima.
Pantana, cayote, cabello de ángel, cidra, calabaza de cidra o calabaza dulce
Como la piel de la pantana es muy gruesa, yo suelo envolverla en bolsas de plástico grandes (para no manchar nada) y después llevarla a una zona de la casa donde no me importa que se dañe el suelo. Por qué digo esto, porque la lanzo con fuerza contra el suelo y repito el proceso las veces que sea necesario. En muchos blogs encontrarán que la gente suele cocinarla con la piel. Claro, al seguir el proceso indicado (el de las bolsas) comprobarán que la cáscara se despega de la carne, por lo que siempre optó por quitarla antes de cocerla, así como limpiar la mayor cantidad de pipas. Una vez tengan la calabaza limpia, introducirla en un caldero y cubrirlas de agua. Ojo, los trozos de calabaza deben ser medianos para que se hagan bien.

Cómo cocinar la pantana, chayote, cidra para hacer cabello de ángel

COCCIÓN EN OLLA RÁPIDA: 

  1. Colocar la pantana limpia y troceada en en la olla y cubrir de agua hasta donde permita la olla.
  2. El agua se puede aderezar con cáscara de limón y rama de canela o vainilla. 
  3. Tapar y cerrar bien, esperar a que comience a hervir y, a partir de ahí, mantener 30 minutos al fuego. Yo la hice en 2 ollas rápidas porque se ahorra muchísimo tiempo y electricidad o gas.

COCCIÓN EN CALDERO: 

El proceso a seguir es el mismo:
  • Colocar los trozos, cubrir de agua y aderezar esta si se quiere, aunque no hace falta, es opcional. 
  • Mantener en el fuego entre 1 hora y 1 hora 30 minutos a fuego medio. 
  • Pinchar para ver en qué estado se encuentra y cocinar, si hiciera falta, hasta que esté tierna.  Más de hora y media no suele necesitar.

PASOS COMUNES: 

  1. 👉Una vez cocinada, escurrir bien; esperar a que esté templada, casi fría, y deshilachar. En este punto hay personas que solo utilizan las hebras, muy pocas la carne y desechan la pulpa, y otras, como yo, que empleamos todo. 
  2. 👉Deshilachar, eliminar el exceso de líquido colocándola en un escurridor, sobre un caldero, y aplastar con cuidado con un tenedor o el utensilio que ustedes estimen adecuado para eliminar el exceso de agua. Yo la dejo como 1 o 2 horas, tiro el líquido y compruebo si le queda más. 
  3. 👉Es importante que esté lo más seca posible para que se forme bien el cabello de ángel.
  4. 👉Disponer toda la calabaza obtenida en un caldero, verter por encima 200 gramos de azúcar por cada 250 cabello, el zumo de 2 limones pequeños o de uno grande y una rama de vainilla abierta por la mitad en trozos. Si no les gusta mucho la vainilla, mejor colocar nada más que un cuarto o, si lo prefieren, usar canela en rama. 
  5. 👉 Verte el zumo de limón por encima del azúcar para que esta no se cristalice. 
  6. 👉Cocinar entre 45 minutos o 1 hora (esto dependerá de la cantidad de agua que suelte la calabaza) a fuego medio y remover poco a poco para que no se queme ni se pegue.
Con esta receta participo en el recopilatorio de manualidades y recetas navideñas de mi estimada amiga Ana, quién les regala este estupendo calendario del 2018. Pinchando aquí podrán ver todos los bloguer@s que nos hemos apuntado al reto. No se lo pierdan porque hay muchas ideas de platos para estas fiestas, así como preciosos trabajos de decoración realizados a mano que les encantarán.

ELABORACIÓN EN THERMOMIX: 

Otra manera de conseguir el cabello de ángel es cocinándolo en Thermomix y se adelanta muchísimo porque no hay que estar tan pendiente como del caldero.
  1. Colocar todos los ingredientes en el vaso, igual que en la cocción tradicional, programar 15 minutos, 100 grados, velocidad 1 y poner el cubilete. 
  2. Abrir, mover de abajo hacia arriba para mezclarlo bien. Cerrar nuevamente, programar 20 minutos, 100 grados, velocidad cuchara, sin cubilete, colocar el cestillo sobre la tapa. 
  3. Abrir transcurrido este tiempo, mezclar muy bien, cerrar y programamos otros 15 minutos, 100 grados, velocidad 1, con cestillo sobre la tapa. 
  4. En este punto, yo lo vierto (por manía personal) en un caldero y termino cocinándolo durante unos 15 minutos, a fuego medio, pendiente de remover cada dos minutos para que no se pegue. También se puede continuar en la Thermomix hasta ver que casi no queda líquido.

Masa para truchas de cabello de ángel y horneado

INGREDIENTES PARA LA MASA: 

  • 1 kilo de harina.
  • 200 gramos de azúcar glas (mejor triturada, en polvo, para que no se rompa la masa al trabajarla con el rodillo).
  • 170-200 de aceite de oliva.
  • La ralladura de 1 limón (esto es opcional, yo no lo pongo).
  • 1 cucharada pequeña de levadura en polvo.
  • Unos 5 gramos de sal fina.

ELABORACIÓN DE LA MASA: 

  1. Mezclar la harina con el aceite, añadir el azúcar y la ralladura de limón (opcional).
  2. Amasar hasta que no se pegue a las manos.  
  3. Dejar reposar como 1 hora y luego estirar con un rodillo (si no tienen rodillo, emplear una botella grande). 
  4. Hacer las obleas con un aro de metal (de los que se utilizan para emplatar), con un vaso de boca ancha o con un tazón. 
  5. Aprovechar los restos que queden de la masa para volver a unirlos y formar más círculos para rellenar. 
  6. El primer amasado se puede hacer en un recipiente grande con unos 150 gramos de aceite e ir vertiendo el resto poco a poco. 
  7. Terminar de trabajar sobre la encimera, previamente espolvoreada con harina. 
  8. Rellenar las truchas con el cabello de ángel, disponerlo en el centro y que no salga por los lados. Mojar los bordes con agua y cerrar con cuidado; para darle una forma más bonita,  presionar los bordes con un tenedor, se quedaran marcados y ayudarán a que no se salga nada. Eso sí, mucho cuidado con las esquinas, que estén bien cerradas.

HORNEADO: 

  1. Precalentar el horno a 180º, calor arriba y abajo, durante 10 minutos. 
  2. Preparar una bandeja con papel de horno y colocar las empanadillas encima, previamente pinceladas con yema de huevo batido. 
  3. Cocinar unos 15 minutos por la parte pintada con huevo a 180º, ventilador, calor arriba y abajo, hasta que adquieran un color dorado. 
  4. Vigilar que no se quemen a los 15 minutos porque cada horno es un mundo. 
  5. Dar la vuelta y cocinar otros 5 minutos más. 
  6. En el caso de no tener la función de calor arriba y abajo o la de ventilador tardarán un poco más en hacerse; eso sí, no más de 20 minutos, a lo sumo 25. 
  7. Sacar, esperar a que estén tibias y espolvorear con azúcar en grano o glas, según gustos. 
  8. Observarán que al hacerlas al horno no se formarán esas burbujas típicas de la masa frita.

CONSEJOS:

  •  Repartir la cantidad de pantana una vez pelada y limpia en dos calderos para controlar mejor el punto de cocción de la calabaza
  • A la hora de hacer las truchas de cabello de ángel se puede incorporar almendras en el momento de de confitar la calabaza. Unos 30 gramos de almendra picada por cada 250 de cabello. La almendra picada debe ser cruda y sin sal; se puede tostar o no, a gusto del consumidor.
  • Intentar evitar el cuchillo para cortar la cáscara externa de la calabaza porque es muy dura y podrían hacerse daño. Si tienen fuerza y les apetece cocinarla con la propia cáscara, tengan cuidado.
  • En el momento inicial de la cocción de la pantana puede ser interesante añadir vainilla o canela en rama, inclusive cáscara de limón para que vaya cogiendo sabor. Si lo hacen así, mejor no añadirlos cuando incorporen el azúcar y solo verter el zumo del limón. En caso de ser amigos de las cosas con punto fuerte de sabor, emplear las especias y la cáscara del limón en ambos pasos.
  • Las truchas de cabello de ángel se suelen hacer fritas en una sartén con abundante aceite de oliva o de girasol (el que más les apetezca) y después colocarlas encima de papel de cocina absorbente para eliminar la mayor cantidad de grasa; acto seguido espolvorearlas con azúcar por encima.
  • Las proporciones habituales de azúcar para hacer el cabello de ángel suelen ser misma cantidad de azúcar que de calabaza guisada una vez escurrida. A mí personalmente no me gustan las cosas muy dulces, de ahí que yo las haga con 175 por cada 250. De todas formas, con 200 gramos de azúcar por cada 250 de calabaza es más que suficiente, pero esto es cuestión de gustos y tendrían que ir probando ustedes. Si saben que son golosos háganla con misma cantidad de azúcar que de calabaza cocida.
  • A los que no les agrade el limón, cambiar por cáscara de naranja e incluso añadir en el proceso de cocción unos 10-15 mililitros de agua de azahar.
  • En los supermercados venden obleas de masa refrigerada o congelada para hacer empanadillas, por si no les apetece hacer la masa.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!