Mostrando entradas con la etiqueta ENTRANTES. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ENTRANTES. Mostrar todas las entradas

6 nov. 2018

Sí, ya sé que la semana pasada publiqué una receta de croquetas, pero es que cuando me pongo, hago de varios tipos y luego las congelo. Estas croquetas son de queso con nueces a mi manera y sin lactosa. Lo más difícil es siempre conseguir el queso para poder hacerlas. Por eso, cuando encuentro queso sin lactosa en la tienda o super no me lo pienso dos veces y las preparo.

Receta de croquetas de queso sin lactosa y nueces

Como ven en la foto, quedan bastante jugosas y me gusta dejar algunos trozos grandes de nueces para encontrar un punto interior crujiente. Ahora bien, si no les agradan los tropezones, no duden en triturarlas muy bien.

Ingredientes para elaborar croquetas de queso sin lactosa con nueces

  • 200 gramos de queso de untar sin lactosa. 
  • 150 gramos de nueces picadas.
  • 1 cebolla grande.  
  • 100 gramos de harina. 
  • 1 litro de leche sin lactosa. 
  • Mantequilla sin lactosa.
  • Aceite de oliva virgen. 
  • Sal fina. 
  • Pan rallado. 
  • 3 huevos.
  • Harina extra para rebozar las croquetas.

Receta de croquetas de queso sin lactosa con nueces

  1. Cubrir el fondo de una sartén o cacerola de aceite de oliva virgen.
  2. Picar bien pequeña la cebolla, añadirla a la sartén o cacerola y pocharla con cuidado.
  3. Cuando la cebolla adquiera un tono dorado, incorporar la harina, remover y rehogar muy bien para que no quede cruda. 
  4. La harina no debe adquirir color tostado, por lo que con 1-2 minutos estará ya en el punto óptimo para agregarle la leche.
  5. Verter poco a poco la leche sin lactosa tibia y seguir removiendo con la varilla para que no se formen grumos.
  6. Tras incorporar la mitad de la leche, añadir el queso de untar sin lactosa y remover muy bien para integrarlo todo.
  7. Volver a verter la leche restante poco a poco sin parar de remover con la varilla.
  8. Cuando falte por añadir poca leche, agregar las nueces trituradas (con algunas más enteras si les gusta encontrarse  tropezones) y seguir mezclando.
  9. Verter la leche restante, remover con la varilla. Probar de sal y si hiciera falta, rectificar.
  10. Mantener al fuego unos 12-15 minutos para que se cocine bien y seguir removiendo. 
  11. Apartar y colocar la masa en una fuente alargada. 
  12. Pintarla por encima con un poco de mantequilla si lactosa para que no se forme costra mientras se enfría. 
  13. Dejar enfriar la masa de las croquetas unas 3-4 horas.  
  14. Luego, proceder a formarlas con las manos impregnadas en aceite de oliva o con dos cucharas soperas, por ejemplo. 
  15. En un plato colocar la harina, otro con los huevos batidos y un tercero con pan rallado.
  16. Enharinar las croquetas, pasarlas por huevo y finalmente por pan rallado. 
  17. Freírlas en abundante aceite de oliva bien caliente en tandas de 6-8 croquetas (para que no baje mucho la temperatura del aceite). 
  18. Sacar las croquetas de la freidora o sartén y ponerlas sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. 
Receta de croquetas de queso de untar sin lactosa y nueces

Consejos y trucos para hacer croquetas de queso sin lactosa y nueces

  • Con estas cantidades salen unas 24-30 croquetas, pero esto dependerá del tamaño que les den. Si muy grandes, unas 12 nada más.
  • La masa estará en su punto de cocción cuando la toquen con el dedo y no se les pegue.
  • La cantidad de croquetas a freír dependerá del tamaño del recipiente en el que las frían. Si es pequeño, les aconsejo añadir solo 3-4.
  • La leche sin lactosa se puede sustituir por leche de soja, leche de arroz, leche normal. Por lo que los alérgicos a la lactosa solo deben cambiar la leche sin lactosa por la que empleen de forma habitual y los que no padezcan problema alguno con la lactosa, sustituir los lácteos sin por lácteos con.
  • Quien quiera incorporar una pizca de nuez moscada o pimienta, puede hacerlo para darle un punto de sabor. Claro, siempre que no sea intolerante o alérgico (yo soy alérgica).
  • Resulta imprescindible tostar la harina a fin de evitar el sabor a harina cruda al comer las croquetas.
  • La leche para la bechamel debe ser tibia, pues la diferencia de temperatura ayuda a que se formen grumos en la bechamel.
  • Los alérgicos a la lactosa, pinten la masa con aceite de oliva en vez de con mantequilla sin lactosa.
  • Si quieren que la masa se enfríe más rápido, taparla con papel film bien pegado (para evitar la formación de costra) y mantener en la nevera unas 2 horas.
  • Las croquetas sin freír se pueden guardar en un táper bien separadas y congelarlas, aguantan perfectamente 1-2 meses. 
  • Si no pueden tomar gluten, utilizar harina de arroz o la que a ustedes les guste más, así como pan sin gluten rallado.
  • Que no son amigos de las nueces, ¿qué tal cambiarlas por pasas picadas? Les aseguro que resultan muy curiosas.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

30 oct. 2018

Tras unas mini vacaciones para celebrar nuestros 15 años de casados, y casi 20 juntos, vuelvo al blog con una receta tan tradicional como las croquetas. Sin lugar a dudas existen multitud de rellenos y las mejores, casi siempre, suelen ser las de nuestra madre o abuela. Muchas llevan nuez moscada, perejil y el ingrediente principal, carne o pescado, por ejemplo.

Deliciosa receta de croquetas de bacalao y cebolla caramelizada sin lactosa

Hoy les invito a comer croquetas de bacalao con cebolla caramelizada. La particularidad de estas, que están preparadas con leche sin lactosa para los que somos intolerantes y no podemos comerlas fuera de casa. Los que no tienen intolerancia a la lactosa utilicen la misma cantidad de leche de la normal, de la que ustedes empleen habitualmente.

Ingredientes necesarios para hacer croquetas de bacalao y cebolla caramelizada

  • 200 gramos de bacalao cocido (desmenuzado y sin espinas). 
  • 1 cebolla grande.  
  • 100 gramos de harina. 
  • 1 litro de leche sin lactosa. 
  • Aceite de oliva virgen. 
  • Sal fina. 
  • Pan rallado. 
  • 3 huevos.
  • Harina extra para rebozar las croquetas.
  • Vinagre de Jerez.

¿Cómo hacer bechamel sin lactosa para cualquier comida?

  • Poner los 100 gramos de harina en una sartén con aceite de oliva (para los intolerantes a la lactosa o mantequilla sin lactosa) y rehogar muy bien para que no quede cruda. 
  • Verter poco a poco la leche sin lactosa y seguir removiendo con la varilla para que no se formen grumos.
  • Mantener a fuego medio durante unos 15-20 minutos. 
  • Aderezar con una pizca de sal fina.
  • En las croquetas, personalmente prefiero hacer la bechamel incorporando la harina a las verduras pochadas, así que no te pierdas la elaboración para que puedas seguir el paso a paso.

Elaboración de croquetas de bacalao con cebolla caramelizada sin lactosa

  1. Hacer el bacalao al vapor. Otras opciones, cocinarlo a la plancha o guisarlo con agua y una pizca de sal. 
  2. Apartar y esperar a que se enfríe para desmenuzarlo, quitarle las espinas y la piel.
  3. Poner un recipiente al fuego con un chorro de aceite de oliva para dorar la cebolla. Esta debe estar bien picada, siempre en la dirección de los dibujos de la cebolla, nunca en contra. 
  4. Pochar a fuego medio bajo para que no se queme y se vaya caramelizando en su propio jugo. No hace falta añadir azúcar, solo un poco de sal fina y vinagre de Jeréz al final, como explico aquí.
  5. Cuando la cebolla adquiera color, probar el punto de dulzor y comprobar si está bien hecha. Si fuera así, incorporar la harina para hacer la bechamel.
  6. Tostar la harina y seguidamente comenzar a verter la leche tibia poco a poco.
  7. No parar de mezclar con la varilla y añadir una  pizca de sal.
  8. Cuando falte por añadir poca leche, agregar parte del bacalao desmenuzado y seguir mezclando.
  9.  Verter la leche restante, remover con la varilla.
  10. Integrar el resto del bacalao con la bechamel y seguir mezclando.
  11. Probar de sal y si hiciera falta, rectificar.
  12. Mantener al fuego unos 18-20 minutos para que se cocine bien. 
  13. Apartar y colocar la masa en una fuente alargada. Pintar la masa por encima con un poco de aceite de oliva virgen para que no se forme costra mientras se enfría, como unas 3 horas.  
  14. Luego, proceder a formar las croquetas con las manos impregnadas en aceite de oliva o con dos cucharas soperas, por ejemplo. 
  15. En un plato colocar la harina, otro con los huevos batidos y un tercero con pan rallado.
  16. Enharinar las croquetas, pasarlas por huevo y finalmente por pan rallado. 
  17. Freírlas en abundante aceite de oliva bien caliente en tandas de 6-8 croquetas (para que no baje mucho la temperatura del aceite). 
  18. Sacar las croquetas de la freidora o sartén y ponerlas sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. 
Receta de croquetas sin lactosa con cebolla caramelizada y bacalao

Consejos y trucos para hacer croquetas de bacalao con cebolla caramelizada

  • Con estas cantidades salen entre 30 y 45 croquetas, dependiendo del tamaño que ustedes le den a cada croqueta.
  • La cantidad de croquetas a freír dependerá de lo grande que sea el recipiente. En uno pequeño no podrán hacer tandas de 6-8, sino de 3-4.
  • El bacalao está en su punto de cocción cuando vean que se abre un poco la carne. En unos 4-8 minutos estará hecho, pero dependerá del grosor. Si bien, para las croquetas es preferible cortarlo en tiras, por ejemplo. Luego, meterlo en agua enriquecida y previamente cocinada. Una opción sería un recipiente con sal, laurel y trozos de verduras (cebolla y las partes que no usemos de una zanahoria). Una vez cocinadas estas verduras durante unos 12-15 minutos, introducir el bacalao y apartarlo del fuego para que no hierva el agua porque saldría menos jugoso si lo hiciera. Tapar y mantener dentro unos 6-8 minutos. Quedará bien rico y se hará solo con el calor. Si los trozos o tiras son muy pequeños, incluso en 4-6 minutos estará. Yo lo hice de esta forma y así guardé el caldo para un arroz. El bacalao queda muy jugoso y se desmenuza de maravilla.
  • La leche sin lactosa se puede sustituir por leche de soja, leche de arroz, leche normal. Por lo que los alérgicos a la lactosa solo deben cambiar la leche sin lactosa por la que empleen de forma habitual y los que no padezcan problema alguno con la lactosa, cambiar los lácteos sin por lácteos con.
  • A la mezcla se le puede añadir (quien quiera y no sea intolerante o alérgico; yo soy alérgica) algún otro ingrediente como un poco de nuez moscada o pimienta.
  • Personalmente me gusta mucho el perejil picado en la bechamel, aunque no siempre lo empleo.
  • ¿Por qué tostar la harina? Para evitar el sabor a harina cruda cuando comamos las croquetas o disfrutemos de cualquier bechamel.
  • ¿Y la leche debe ser tibia o del tiempo? Sí, pues la diferencia de temperatura ayuda a que se formen grumos en la bechamel; de ahí que siempre se aconseje tibia o del tiempo, nunca fría de la nevera.
  • Sustituir, si no se tienen alergias, el aceite de oliva por mantequilla en el momento de pintar la masa para que no forme costra. En el caso de los intolerantes, otra opción es emplear mantequilla sin lactosa en lugar de aceite de oliva.
  • Una manera de evitar los grumos al hacer la bechamel es ir agregando la leche templada o a temperatura ambiente, nunca fría, y no dejar de remover con la varilla para que se mezcle todo muy bien.
  • Si quieren que la masa se enfríe más rápido, taparla con papel film bien pegado (para evitar la formación de costra) y mantener en la nevera unas 2 horas.
  • Si hacen muchas croquetas, guardarlas en un táper bien separadas y congelarlas, aguantan perfectamente 1-2 meses. Eso sí, siempre sin freírlas.
  • Si no pueden tomar gluten, utilizar harina de arroz o la que a ustedes les guste más, así como pan sin gluten rallado.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

30 ago. 2018

En España continúan las altas temperaturas y pocas ganas dan de entrar en la cocina. Si bien, no queda de otra que comer. Pero, ¿qué hacemos a la hora de la cena? ¡Uf, qué pereza! No sé si a ustedes les pasa como a mí, que tener que encender el fuego hace que las ganas de comer disminuyan. 😂😂


Como soy muy amiga de organizar comidas en casa, no me queda de otra que ingeniármelas para preparar cosas sencillas con estos calores y que gusten a todos los invitados. Nada más fácil que lo que hoy les propongo, ambas recetas sirven como entrantes o como cena ligera: endibias con queso roquefort y cogollos con anchoas.

Seguro que no les descubro nada nuevo, pero (con los años que llevo con el blog) me he dado cuenta de que a muchos seguidores les encantan recetas que he llegado a pensar que no valía la pena publicar por su sencillez.

Receta de endibias con crema de queso roquefort

Una pequeña curiosidad antes de ir a la receta. La endibia es una variedad lisa de la escarola, según recoge el diccionario de la RAE. Además, se conoce como endivia o endibia. Además, dicho diccionario indica que la forma más correcta es endibia, puesto que "etimológicamente está más justificada la grafía con b".  Así pues, se trata del mismo vegetal tanto la endivia como la endibia y no comete una falta ortográfica quien escribe endivia, a pesar de ser más adecuada la otra grafía. 

Ingredientes para que la receta de endibias con crema de queso roquefort

  • 1 paquete de endibias.
  • 1 paquete de queso roquefort.
  • 1 chorro de cerveza sin alcohol.
Endibias con crema de queso roquefort

Elaboración de las endibias con crema de queso roquefort

  1. Cortar la parte trasera de las endibias y deshojar.
  2. Lavar y escurrir bien. 
  3. Reservar en la nevera en un plato cubierto.
  4. Colocar en un cuenco el queso roquefort en trozos. 
  5. Verter un pequeño chorro de cerveza sin alcohol y proceder a escachar con un tenedor el queso, mezclándolo bien con el líquido.
  6. La crema estará hecha cuando quede fina y bien mezclada, sin trozos de queso entero. Así pues, habrá que ir añadiendo cerveza poco a poco y seguir aplastando los trozos de queso con la intención de obtener dicha pasta de queso.
  7. La  consistencia de la crema de queso será la que ustedes deseen, más o menos líquida.
  8. Una vez unificado el queso con la crema, cubrir con papel de aluminio e introducir en la nevera para que cuando se monte el plato esté todo bien frío.
  9. Emplatar poniendo la crema en el centro y las endibias alrededor.

Consejos para que las endibias con queso roquefort queden bien ricas

  • A la hora de escoger las hojas de endibias, optar por las hojas más grandes y dejar las pequeñas para cuando no tengan invitados. Las grandes lucen mucho más.
  • El queso roquefort se hace con leche de oveja, de ahí que sea el que uso porque no puedo consumir leche de vaca. Ustedes opten por queso azul si les apetece o cabrales.
  • El líquido a añadir a la mezcla puede variar. Ya saben que yo solo puedo tomar una copa de vino blanco, cava o champán de forma muy esporádica, de ahí que esté elaborado con cerveza sin alcohol. Ahora bien, la crema queda riquísima con fino, sidra o cava.

Receta de cogollos con anchoas y tomate

Ingredientes para los cogollos con anchoas y tomate

  • 1 paquete que cogollos.
  • 1 paquete de tomatitos.
  • 2 latas de anchoas.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal.
  • Vinagre.
Cogollos de lechuga con tomatitos cherry y anchoas

Elaboración de los cogollos con anchoas y tomatitos cherry

  1. Lavar muy bien los cogollos y cortarlos en dos o en cuatro trozos; esto dependerá de lo grandes que sean.
  2. Lavar unos tomatitos y cortar en trozos. 
  3. Montar el plato: colocar los cogollos; verter los tomatitos encima y alrededor de los cogollos.
  4. No poner las anchoas hasta que estén los invitados porque el aceite puede dañar la frescura de las hojas de los cogollos. 
  5. Tras colocar las anchoas, verter un chorro de aceite de oliva virgen por encima.
  6. Dejar en la mesa la vinagrera, la aceitera y la sal para que cada comensal aliñe los cogollos al gusto.

Consejos para preparar los cogollos con anchoas

  • Nunca sabremos el punto de sal que las anchoas aportan al plato hasta que lo probemos, de ahí que sea mejor no salar los cogollos.
  • Si quieren, pueden abrir las latas anchoas y dejarlas en un recipiente cubierto en la nevera para que estén a la misma temperatura que los cogollos y los tomates.
  • Este plato suele quedar muy sabroso con atún de lata, más rico con atún en aceite de oliva que con atún al natural, aunque todo depende de los gustos de cada persona.
  • A los que no les agraden las anchoas, pueden eliminarlas e incorporar salmón ahumado, por ejemplo.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la  Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

18 jul. 2018

Cada vez que celebro una comida en casa nunca puede faltar jamón ibérico. Sí, lo sé, es un auténtico vicio. ¿Qué le vamos a hacer? Me declaro culpable. Las celebraciones son momentos especiales y como entre semana como jamón, pavo, pescado, verduras, frutas, etc., ¿cómo no me voy a dar una alegría en ocasiones especiales o fines de semana? No puedo dejar de reconocer que del cerdo ibérico me gustan hasta los andares y no le hago ascos a nada.

El jamón ibérico de bellota, típico de España

Ya estoy pensando en unas ricas manitas de cerdo ibérico rellenas de foie con virutas de jamón, una buena presa ibérica simplemente cocinada a la plancha, un plato de jamón ibérico de bellota bien cortado (que hay que saber hacerlo, se trata de todo un arte). Con los dientes largos y salivando, así estoy ahora mismo mientras escribo este artículo.

El cerdo ibérico, predominante en España, cuenta con una alimentación muy cuidada para luego obtener esos maravillosos productos, como el lomo y el jamón ibérico, entre otros. ¿Dónde adquirirlos? Hoy en día pueden conseguirlo en cualquier tienda en España: grandes superficies, mercados, pequeños supermercados, tiendas gourmet. Si son de los que prefieren que se los lleven a casa o no viven en España, aquí pueden comprarlos: llegan muy bien conservados, además de estar riquísimos sus productos, pues son de una calidad excepcional.

Importancia de la alimentación del cerdo ibérico

Estos animales, los cerdos ibéricos, viven en libertad y su alimentación puede ser muy variada. Ahora bien, los más valorados son los que comen bellotas, es decir, los frutos del alcornoque, de la encina y del roble. Dichos frutos poseen un alto contenido en grasas, siendo en su mayoría ácido oleico.

¿Qué quiere decir esto? El ácido oleico es un ácido monoinsaturado (presente, por ejemplo, en el aceite de oliva) que en los seres humanos aporta una serie de beneficios: aumenta el colesterol bueno (HDL) y disminuye el malo (LDL), ayuda a mantener un peso corporal adecuado. Por todo lo cual, la alimentación de estos animales no solo es sana para ellos, sino para los humanos al degustar sus carnes.

Los cerdos ibéricos son tan inteligentes que a la hora de consumir bellotas, las pelan y después las consumen (entre 6 y 10 kilos de bellotas al día). Estos frutos poseen un alto grado en taninos, lo que infiere un sabor muy particular a la carne de aquellos cerdos cuya alimentación se basa en estos frutos. De ahí que a la hora de disfrutar de un buen ibérico, mejor optar por el de bellota.

En el caso de tomar jamón ibérico de bellota es bueno saber que, además de lo mencionado con anterioridad, nos aporta vitaminas B (B1, B6 y B12), vitamina E (antioxidante), ácido fólico, proteínas (100 gramos de jamón aporta 43 de proteína a nuestro organismo), calcio, fósforo, magnesio.

Recetas con cerdo ibérico

A continuación les dejo algunas recetas publicadas en este blog y donde el cerdo ibérico es uno de sus ingredientes. Solo tienen que pinchar en el enlace de color azul para ver el paso a paso de cada plato:
  • Esta receta rápida de jamón con alcachofas les aseguro que queda deliciosa con ibérico, le da un punto de sabor espectacular. Yo me he aficionado a ellas en la cena cuando es temporada de alcachofas. 

4 abr. 2018

Ya estamos de vuelta tras estos días de fiesta. Para retomar la normalidad, ¿qué tal un plato ligero y sabroso? Les propongo esta ensalada tibia de salmón con gulas y gambas que es bien sencilla y con pocas calorías. Si han disfrutado de los postres típicos de la Semana Santa en España como las torrijas o las monas de Pascua, siempre viene bien que comamos algo con pocas calorías, ¿no creen?


En casa nos gusta mucho esta ensalada que como entrante sirve para 4-5 comensales y como plato único para 2-3 personas y les dejará saciados. La combinación de sabores es muy interesante para los amantes de estos ingredientes. En el caso de no gustarles alguno o no poder tomar alguno (como es mi caso con el tomate, que solo debo en pequeñas cantidades y de forma esporádica), siempre existen otras opciones como las que les propongo al final del post.

Ingredientes necesarios para preparar una rica ensalada tibia de salmón con gulas y gambas:

  • 1 tomate grande de ensalada o 2 medianos.
  • 1 bolsa grande de mezcla de lechugas o comprarlas frescas y prepararlas al gusto.
  • 3 dientes de ajo.
  • 100 gramos de gulas.
  • 100 gramos de gambas peladas.
  • 100 gramos de salmón ahumado.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen.

Elaboración de la ensalada tibia:

  1. Lavar las lechugas y el tomate.
  2. Pelar y picar los dientes de ajo dorarlos con un poco de aceite de oliva en una sartén y apartar.
  3. En esa misma sartén dorar las gulas y cuando falten 4 minutos aproximadamente incorporar las gambas (habiéndoles quitado previamente la tripa negrilla) para que se haga todo junto.
  4. Colocar un lecho de lechugas en el plato o ensaladera de servir, aderezar con una pizca de sal, disponer parte de las gambas con las gulas y dientes de ajo, reservar el resto. Incorporar la mitad de salmón cortado en trozos. Aderezar con una pizca de aceite de oliva.
  5. Cubrir con la lechuga restante y salar. Disponer encima el resto de gulas, gambas, salmón y ajos. 
  6. Si hiciera falta, verter una pizca de aceite de oliva y servir.
  7. Cortar el tomate en gajos, como se ve en la foto, y disponer en los laterales del plato. 

Consejos y trucos para preparar una ensalada tibia:

  • Está ensalada es tibia y por ello hay que consumirla en el momento.
  • Las gambas hay que pelarlas, quitarles las tripas y reservar.
  • La combinación de sabores es muy interesante; se le puede incorporar incluso un poco de cebolla frita o caramelizada según el gusto de los comensales.
  • A quién no le agraden las gambas, las gulas o el salmón, sustituir estos elementos por otros que estimen oportuno. Una buena opción sería bacalao desmigado o rulo de queso de cabra.
  • Para que sea tibia debe mantenerse alguno de los ingredientes calientes.
  • Las uvas pasas (de las que vienen sin pipas) o 1 manzana cortada en dados pequeños combina de maravilla con estos ingredientes.
  • El tomate se puede incorporar cortado en dados, pero como yo solo lo puedo comer de forma esporádica y en pequeñas cantidades, opté por colocarlo en los laterales. 
  • Un truco que hace que las lechugas estén más sabrosas y no haya que aderezarlas al montar el plato es colocarlas en una fuente, salar, verter aceite al gusto, remover y después ir colocando en el plato de servir.
  • Ojo con el aceite en las lechugas, este debe verterse justo en el momento de servir para que estén crujientes. Si se hiciera mucho tiempo antes, las lechugas perderían consistencia.
  • Con los ingredientes indicados preparé 2 platos como el de la foto, comimos 4 personas y los dispuse en medio de cada pareja. Esta ensalada tibia fue el entrante.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

14 mar. 2018

Las tortillitas de camarón son una auténtica delicia de la gastronomía andaluza. Ahora bien, si no se emplea un buen aceite de oliva a la hora de freírlas, puede estropearse el plato. Tan importantes son las tortillas como el aceite que empleemos.

Receta de tortillitas de camarones fritas en delicioso aceite de oliva virgen

En España, afortunadamente, podemos disfrutar del maravilloso oro líquido. En esta ocasión he usado aceite de oliva del Molino de Benamejí y unos camarones bien pequeños que nos trajo un amigo de regalo. El aceite es cordobés y no había tenido la oportunidad de probarlo. En casa nos ha encantado. Respecto a los camarones, no necesitamos que sean pequeños para poder disfrutar de estas ricas tortillas. Al final daré algunas ideas.

Ingredientes para unas ricas tortillitas de camarones:

  • 100-150 gramos de camarones muy pequeños con una pizca de sal.
  • 75 gramos de harina de trigo y 75 gramos harina de garbanzo o 150 de harina de garbanzos.
  • Perejil bien picado, 6-8 ramas.
  • 100 gramos de cebolla o cebolleta.
  • 250 mililitros de agua o caldo de pescado fríos.
  • 1 cucharita pequeña de sal.
  • 1 pizca de colorante.
  • Abundante aceite de oliva virgen extra para freírlas. 

¿Cómo hacer tortillitas de camarones?

  1. Picar muy pequeña la cebolla y dorarla en un poco de aceite de oliva. Cuando la cebolla esté dorada y apartada, incorporar una pizca de colorante y el perejil. 
  2. Tamizar la harina y añadirla poco a poco a la cebolla.
  3. Acto seguido, verter poco a poco el caldo reservado y mezclar bien. No excederse con el caldo porque debe quedar como una mayonesa ligera o una crema espesa. 
  4. Es el momento de introducir los camarones en la masa y remover para que se repartan bien.
  5. Dejar reposar durante 15-20 minutos en la nevera.
  6. Remover la mezcla y verter un cucharón de sopa con la mezcla en abundante aceite de oliva virgen extra que estará caliente. 
  7. La masa debe abrirse, quedar fina y con puntillita. Dar la vuelta y dorar por el otro lado. Sacar y colocar sobre papel de cocina absorbente. 
  8. Si la primera tortillita no se abre formando puntillita, añadir a la mezcla un poco más de caldo y freír otra para ver si queda a nuestro gusto.
  9. Con esta mezcla salen entre 20 y 24 tortitas.

¿Qué aceite usar para las frituras?

Bien es sabido que los fritos deben ser consumidos de forma esporádica por su alto contenido en calorías, entre otros motivos. Sin embargo, existen notables diferencias en las repercusiones para nuestra salud, así como en el resultado de la fritura dependiendo del aceite empleado. 

El aceite de oliva virgen extra es el más indicado a la hora de freír alimentos porque permite elevadas temperaturas, aproximadamente unos 200 ºC; enriquece la comida con sus vitaminas (como la vitamina E) y antioxidantes; es rico en ácido oleico; aporta su característico y agradable sabor a lo que se fría; transfiere menos grasa al alimento; menor proporción de ácidos grasos poliinsaturados y mayor de ácidos grasos monoinsaturados; la fritura es más rápida por lo que al exponerse el alimento menos tiempo, conserva más nutrientes.

Como puede verse, resulta más que aconsejable usar aceite de oliva virgen extra para freír alimentos y eso que he mencionado los aspectos más relevantes. No podemos pasar por alto algunos consejos muy importantes a la hora de usar aceites para freír, como es el caso de no superar 180 ºC o evitar la reutilización (se aconseja 2 o 3 veces más, a lo sumo, y desechar). De todas formas, reitero que los fritos deben estar presentes en nuestra alimentación de manera ocasional. En mi caso, los fritos puedo tomarlos de manera excepcional, de ahí que cuide mucho el tema de los aceites y sus usos. 

Consejos para hacer tortillitas de camarones y variantes:

  • Si no tienen problemas con el pimentón o la cúrcuma, les animo a usarlos en lugar del colorante. Antes de no poder tomarlos, la cúrcuma era el ingrediente que usaba y quedaban bien ricas.
  • El aceite debe ser de oliva virgen extra pues el sabor es totalmente diferente y más sano.
  • La cebolla se puede incorporar en crudo, incluso no ponerla.
  • Los camarones pequeños me parecen deliciosos en las tortillitas, pero si nos dedicamos a consumirlos así, cada vez habrán menos; de ahí que existan periodos para su pesca e incluso momentos de restricción. En esos casos hay varias opciones para sustituirlos como las gambas peladas y troceadas bien pequeñas o palitos de surimi para que salgan más económicas las tortillitas.
  • En vez de tortillitas de camarones se pueden elaborar tortillitas veganas, con verdura pochada cortada en juliana fina. Quedan deliciosas.
  • Doradas al horno salen bien ricas y con menos calorías, aunque vale la pena comerlas fritas con ese velo crujiente.
  • El punto de dorado depende de la persona. A mí me encantan bien doradas como se ve en las fotos. 😂😃

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

26 ene. 2017

Esta receta de champiñones con cebolla caramelizada y foie es bien sencilla, y hasta un principiante en cocina puede hacerla. No van a tener ninguna dificultad. El resultado sorprenderá a más de uno.

Champiñones portobello con foie y cebolla caramelizada, ingredientes para 2 personas 

  • 2 champiñones portobello grandes. 
  • 1 cebolla grande cortada en juliana. 
  • 4 solomillos de foie fresco. 
  • Sal. 
  • Aceite de oliva.
  • 1 chorro de vinagre de Jerez.

Cómo hacer cebolla caramelizada

  1. La cebolla se debe partir por la mitad y picar en juliana. 
  2. Cortarla siempre en juliana en la dirección del dibujo, de las ondas de la piel, para respetar la fibra de la cebolla y lograr hilos caramelizados.
  3. Poner un buen chorro de aceite de oliva en el recipiente de cocción. 
  4. Cuando el aceite esté un poco caliente, incorporar la cebolla y cocinar a fuego bajo.
  5. Ir removiendo poco a poco y mantener al fuego entre 2-3 horas. Esto dependerá de la cantidad de cebolla que hagamos. En esta ocasión 2 horas y 15 minutos.
  6. Cuando haya adquirido el color necesario y esté en su punto (comprobar el sabor), añadir un poco de sal fina y un chorrito (unas gotas) de vinagre de Jerez para crear un contrapunto de sabor entre el dulzor y el vinagre. 
Sí, ya sé que por ahí dicen que mejor poner una cucharada de azúcar, pero les invito a probar haciéndola de las dos maneras. Una saldrá empalagosa y nada agradable, mientras la otra tendrá el sabor dulce de la propia cebolla, con 0 % de azúcares añadidos. Además, si se le añade azúcar y se mantiene menos tiempo al fuego, la cebolla casi no merma. 

Indudablemente, resulta preferible hacer 2 o 3 cebollas grandes por el maravilloso resultado. Ojo con el aceite, pues hay que ser generosos, cubriendo el fondo de la cacerola o sartén para que se haga bien desde el principio. De esta manera, 3 cebollas grandes pueden quedar reducidas y caber en una cuchara grande de las de cocinar. ¿Se hacen una idea?

Receta de champiñones con foie y cebolla caramelizada

  1. Precalentar el horno 10 minutos a 180º en el momento en el que a la cebolla le falten unos 30 minutos. 
  2. Colocar en la bandeja de horno los champiñones boca a bajo con un poco de sal e introducir durante 15-20 minutos a 180º. 
  3. Cuando falten 5 minutos para que estén hechos, darles la vuelta y salar por esa parte. 
  4. Calentar los solomillos de foie fresco durante 2 minutos por cada lado y aderezar con una pizca de sal. Montar al gusto.

Consejos y trucos para que los champiñones y la cebolla caramelizada queden en su punto

  • Si no consiguen champiñones portobello, optar por otros champiñones que sean grandes.
  • Ojo con la cebolla, no necesita azúcar porque ya la contiene por naturaleza. Si le añaden azúcar, el sabor va a ser más que empalagoso y no tiene nada que ver una cosa con otra. Es preferible hacerla 1 hora sin azúcar, si les falta tiempo, que añadírselo.
  • El tiempo de cocción variará según la cantidad de cebolla y la temperatura del fuego, mejor a fuego bajo, que se haga lentamente.
  • En el caso de que les guste la cebolla, aconsejo cocinar 2 cebollas grandes para que no se les haga poca.
  • Al hacer la cebolla a fuego bajo, la electricidad que se consume es menor en caso de tener cocina eléctrica.
  • La cebolla se conserva perfectamente una semana en la nevera en un recipiente hermético. No he probado a envasarla al vacío ni a congelarla porque en casa no dura mucho, desaparece enseguida.
  • Los medallones de foie fresco pueden cambiarse por congelados.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

18 ago. 2016

Esta receta la tenía guardada en el baúl de los recuerdo; es rápida y muy fácil de hacer. Queda muy rica y carece de complicaciones: Salteado de setas con ajetes a la plancha.



INGREDIENTES: 1 bandeja de setas, 1 manojo de ajetes, aceite de oliva en espray, hierbas al gusto y sal.

ELABORACIÓN: Rociar una sartén con aceite, añadir las setas limpias con los ajetes troceados un poco (no mucho, en dos o tres partes). Dorar en unos 10-15 minutos. Aderezar al gusto con sal, hierbas y especias.

CONSEJOS:
* Se pueden añadir unos 50 gramos de panceta o beicon.
*  Transcurridos 10 minutos de las verduras en el caldero o sartén incorporar el beicon o panceta.
* Añadir las especias y sal según apetencias al final, cuando resten 2 minutos para apartar del fuego.
* Estas verduras sirven para acompañar cualquier carne o pescado e incluso como comida única con unos huevos, por ejemplo.

Aprovecho para invitarles a seguirme en FacebookTwitterPinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

15 jun. 2016

En verano apetecen platos suaves y que aporten la sensación de que estamos comiendo algo fresco. De forma habitual, solemos recurrir a ensaladas, aunque existen más platos que pueden cumplir esas expectativas. Estas 4 recetas que les propongo son frescas, sencillas, fáciles de hacer y bien ricas.


La ensaladilla rusa suele ser la reina de las fiestas en verano. En esta ocasión se trata de una ensaladilla elaborada con lactonesa casera, es decir, nada de huevos y la leche puede ser sin lactosa o de soja para los intolerantes o alérgicos a la lactosa. En la receta les explico todo.


A veces apetece algo bien sencillo y que al introducir en la boca genere una sensación bien fresca como estos rollitos de jamón que van rellenos de palitos de surimi y piña. Una receta fácil de elaborar que puede ser también una cena perfecta.


Para los amantes del aguacate, nada mejor que un estupendo tartar de aguacate y tomate aderezado al gusto. Si lo preparan en platos individuales y lo introducen en la nevera un rato antes de consumirlo, seguro que  este tartar enamorará a la mayoría de los comensales.


Estos melocotones rellenos de crema roquefort podrían dar la sensación de llevar tras de sí más trabajo. Nada más lejos de la realidad, pues la crema de queso roquefort solo hay que mezclarla con alguno de los líquidos que les comento, rellenar los melocotones y reservar en el frigorífico antes de consumirlos.


Aprovecho para invitarles a seguirme en YouTube, FacebookTwitterPinterest y Google+, así como la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

3 mar. 2016

¿Quieren aprender a hacer unas sabrosas empanadillas más sanas, sin tanta grasa?


Si no las freímos, eliminamos gran cantidad de calorías. Por ello, les muestro en este vídeo cómo hacer unas ricas empanadillas que en este caso son de pollo con verduras; eso sí, con una particularidad, están hechas al horno. Igualmente, pueden consultar la receta paso a paso pinchando aquí.


Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook y, si les apetece, a unirse a la comunidad de Google+ Comer especial en la que todos los miembros comparten sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

2 jun. 2015

Si se encuentran a dieta o no les gusta comer mucho en la cena, estos rollitos de jamón son bien ligeros y sabrosos.

INGREDIENTES: 100 gramos de jamón cocido, 50 gramos de palitos de surimi, 20-30 gramos de piña natural de lata o fresca, una cucharada pequeña de mayonesa (que puede ser sustituida por queso de untar bajo en grasas), ensalada.

ELABORACIÓN: triturar los palitos de surimi y mezclar con trozos de piña según apetencia, además de un poco de mayonesa, muy poco. Rellenar las lonchas de jamón con la crema de surimi que acabamos de preparar. Enrollar con cuidado y acompañar, si se quiere, de ensalada al gusto.


CONSEJOS:
* En lugar de mayonesa pueden poner una cucharada de queso de untar, siempre que no tengan problemas con la lactosa.
* Si utilizan la piña de lata que sea al natural es muy importante. Además, el jugo nos servirá para rebajar la mayonesa y así no tener que recurrir a más cucharadas. Hacerlo poco a poco hasta obtener la consistencia deseada y siempre en el recipiente con toda la mezcla.
* También pueden rebajar la mayonesa con salsa de soja de la que usamos para la comida china si no les agrada el jugo natural de piña. Eso sí, cuidado si padecen de tensión alta pues la salsa de soja aportará un plus de sal.
* Estos rollitos se pueden preparar tanto con jamón cocido como con pavo cocido (no fresco).

Aprovecho para invitarles a seguirme en Twitter y en Facebook.

¡Muchas gracias por la visita!

22 may. 2015

A mucha gente no le hace gracia la ensaladilla. Les resulta un plato de lo más normal. ¡A mí me encanta! Con unas latitas de atún me parece un plato de lo más completo. En esta ocasión la acompañamos con unas caballas en aceite de oliva que estaban riquísimas.

Deliciosa ensaladilla rusa casera

Ya saben que existen múltiples versiones de la ensalada o ensaladilla rusa; solo tienen que darse una vuelta por Internet e indagar en la historia de esta receta. La que les propongo hoy es con mayonesa casera sin lactosa. Vamos, que la pueden comer los alérgicos y los intolerantes a la lactosa. Espero que les agrade.

Ingredientes para hacer una rica ensaladilla:  

  • 1 lata pequeña de maíz. 
  • 1 paquete de aceitunas sin hueso. 
  • 500 gramos de papas. 
  • 2 zanahorias medianas o 1 grande. 
  • 100 gramos de judías verdes. 
  • 1 bote de guisantes (arvejas) o 100 gramos congelados (si hay suerte, frescos). 
  • 1 huevo duro para decorar. 
  • 1 cebolleta (preferiblemente) o media cebolla (prescindir si no gusta). 
  • 1 lata de caballas en aceite de oliva como acompañamiento (esto es opcional y al gusto). 
  • Salsa mayonesa, yo usé lactonesa de soja. 
  • Agua.
  • Sal.

Elaboración tradicional de la ensaladilla rusa: 

  1. Poner las zanahorias peladas en trozos grandes y las papas también partidas (limpias y con piel) en un recipiente al fuego con agua fría, bien cubiertas. 
  2. Cuando se produzca el primer hervor,  bajar a fuego suave e incorporar las habichuelas limpias de hilos. Cocinar durante 25 minutos. 
  3. Transcurrido ese tiempo, añadir los guisante (si son frescos o congelados, si son de lata, simplemente escurrirla y reservarla) y continuar unos 5 minutos más tras incorporar la sal. 
  4. Mientras, cocer en otro recipiente el huevo durante 8-10 minutos con agua y sal. 
  5. Escurrir el agua y esperar a que se atempere todo, verduras y huevo. 
  6. Pelar las papas y el huevo. 
  7. Picar las zanahorias y las papas en dados y el huevo en círculos para decorar.
  8. Corta las aceitunas finamente y reservar unas cuantas para decorar. 
  9. Trocear al gusto las judías verdes o habichuelas.
  10. La cebolleta o 1/2 cebolla hay que picarla muy bien. 
  11. Abrir la lata de maíz dulce y escurrir bien. 
  12. Mezclar todo en un bol. 
  13. Elaborar la sojanesa, la receta la pueden ver pinchando aquí. Ojo: no pongan las hierbas para obtener la mayonesa de soja básica. 
  14. Incorporar la salsa al bol y mezclar de nuevo para que quede todo bien impregnado. 

Ensaladilla rusa con mayonesa casera sin lactosa

Consejos y trucos para la ensaladilla rusa:

  • Los ingredientes de esta receta son para 4 personas. A mayor número de comensales, necesitarán duplicar las cantidades o triplicarlas (si son 12 comensales).
  • Añadir pimiento morrón para decorar (antes de la enfermedad usaba una lata picada en la ensaladilla y guardaba unos trozos para la decoración. Les aseguro que le da un toque riquísimo. Si pueden comerlo, pruébenlo).
  • Para aminorar el tiempo de cocción de las zanahorias y las patatas (papas), pueden hacerlas en olla rápida.
  • Para que el huevo duro quede en su punto, introducirlo cuando el agua comience a hervir y cocinar entre 8-10 minutos a una temperatura de 100 ºC. El tiempo dependerá del tamaño del huevo y la cantidad que estemos cocinando juntos.
  • A mí, particularmente, me gusta picar un poco las habichuelas o judías verdes para que queden más pequeñas. Si bien, esto es cuestión de gustos.
  • Incluso, hay a quien le agrada escachar un poco la patata (papa) como si fueran a hacer un puré. No se corten, si es esa la textura que buscan, háganlo.
  • No a todo el mundo le agrada el maíz o las aceitunas en la ensaladilla, por lo que es aconsejable quitar aquellos ingredientes que les gusten a ustedes.
  • Por cierto, lo que es la cocción de las verduras la pueden hacer en la Thermomix, unos 20 minutos, velocidad 2 y temperatura varoma en el cestillo. Continuar otros 5 minutos tras añadir los guisantes.

22 abr. 2015

El plato  de hoy carece de complicaciones, simplemente le aporta un punto de gracia el aderezo. Esta ensalada de queso de cabra y pasas perfectamente puede ser un primer plato, acompañamiento de uno principal, un entrante e incluso una sana cena.


INGREDIENTES (para 3-4 personas): una bolsa de ensalada ( podemos comprar lechugas varias al gusto también), un rulo de queso de cabra, 50 gramos de pasas, saltear unos piñones, sal maldon o normal, aceite de oliva virgen, crema de vinagre de módena.

ELABORACIÓN: cortar el queso de cabra en rodajas con el grosor que nos apetezca y luego en cuartos, lavar las lechugas y trocearlas, dorar en una sartén los piñones. Mezclar todo menos el queso. En el momento de llevar a la mesa, preparar el aderezo mezclando 4-5 cucharadas de aceite de oliva y una cucharada de crema de vinagre de módena, mezclar muy bien. Incorporar el queso y añadir la salsa, luego espolvorear con sal maldon.


CONSEJOS:
* Lavar las lechugas minuciosamente y poner sobre papel de cocina para eliminar el exceso de agua o introducir en esa máquina tan fantástica que venden (y que yo no tengo) específica para quitar el agua a las ensaladas.
* No aderezar hasta llevar a la mesa. Mejor hacerlo allí y mezclar para que no se pongan flojas las lechugas.
* Si tienen sal maldon mejor que le dará un toque muy sabroso.
* Los piñones se pueden dorar con un poco de beicon (panceta ahumada) en tiras.

Puedes dejarme tus dudas y consultas aquí. Aprovecho para invitarte a seguirme en Facebook.

Si haces alguna de las recetas del blog, mándame fotos y dime qué tal te ha parecido. Me encantará conocer tu opinión.

¡Muchas gracias por tu visita!

12 feb. 2015

Una receta, como casi todas las de mi blog, sencilla y muy fácil de preparar. Este sándwich no lleva nada de grasas añadidas, ni lácteos. Los celiacos pueden cambiar el pan de molde a uno apto a fin de adaptarla. Para los veganos dejo una opción en consejos.

INGREDIENTES (para 2 personas): 1 aguacate maduro, 4 rebanadas de pan de molde, media cebolla pequeña, 80 gramos de atún natural.

ELABORACIÓN: introducir la cebolla en la picadora junto con el atún bien escurrido y el aguacate para triturar.  Probar por si hiciera falta sal. Calentar el pan y partilo en triángulos. Untar con la crema obtenida. No lleva limón por no tolerarlo muy bien. 

CONSEJOS:
* Para que no se oscurezca el aguacate se le puede añadir un poco de zumo de limón, al gusto.
* Si les apetece, usar atún en aceite de oliva, aunque la grasa del aguacate es suficiente para que quede untuoso.
* Una opción totalmente vegetal sería un puñado de berros con el aguacate, una pizca de sal, un chorrito de limón y triturar. Luego, añadir medio tomate en cuadraditos. 

Puedes dejarme tus dudas y consultas aquí. Aprovecho para invitarte a seguirme en Facebook y Twitter.

¡Muchas gracias por tu visita!

23 ene. 2015

En numerosas ocasiones apetece tomar algo rico y con queso. Claro que al ser intolerante a la lactosa resulta un poco más complicado. Afortunadamente hoy en día existen múltiples empresas que comercializan productos sin lactosa y de ahí que me animara a preparar este rico panini.
INGREDIENTES: 2 rebanadas de pan, 2 lonchas de queso sin lactosa -o con lactosa si la toleran-, 3 de jamón cocido, un poco de aceite de oliva, orégano y 3 rodajas de piña cortadas en trozos (natural o en lata al natural, no en almíbar).

ELABORACIÓN: ponemos una cucharada de aceite de oliva al pan, partimos en trozos las lonchas de jamón cocido y las mezclamos con la piña. Nos ayudamos de una cuchara para cubrir el pan con esta mezcla. Encima colocamos los trozos de queso sin lactosa y espolvoreamos con orégano. Introducimos en el horno, previamente precalentado a 180º, calor arriba y abajo con ventilador durante 7 minutos a 180º . Finalmente, 5-7 minutos de grill y listo para comer calentito.

CONSEJOS:
* Si no tienen problema con el tomate, pueden usar unas cucharadas en vez del aceite de oliva.
* El toque del grill es indispensable para que el queso quede bien derretido.
* Los ingredientes se pueden variar. Aquí entra en juego la imaginación y apetencia de cada uno.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook y en Twitter.

¡Muchas gracias por la visita!

8 dic. 2014

Quienes me siguen desde hace ya casi 4 años saben que no puedo tomar legumbres por problemas de salud. Al gustarme tanto, he buscado la manera de que fueran lo menos dañinas para mí, eliminando al máximo la probabilidad de generar gases y así disfrutar de este alimento de vez en cuando. Esta vez me he animado a elaborar un hummus básico con ingredientes en la cocción de los garbanzos que ayudan a evitar al máximo los problemas digestivos.

Ingredientes para hummus básico 

  • 200 gramos de garbanzos. 
  • 2 tiras de apio. 
  • 1 o 2 hojas de alga kombu deshidratadas.
  • 1 cuchara sopera de semillas de sésamo. 
  • Aceite de oliva virgen. 
  • Agua. 
  • Sal. 
  • 2 dientes de ajo. 
  • 3 ramas de perejil. 
  • 1 limón.
  • 1 cuchara pequeña de comino. 

Elaboración del hummus básico en olla normal y olla rápida

  1. Poner los 200 gramos de garbanzos en remojo durante 12 horas como mínimo.
  2. Hidratar las hojas de alga kombu en agua con un poco de sal durante 30 minutos o añadir directamente en el guiso.
  3. Escurrir los garbanzos e introducirlos en una olla rápida con agua caliente hasta cubrirlos.
  4. Cocinar durante 10 minutos o hasta que empiece a hervir en la olla sin cerrar.
  5. Transcurridos los 10 minutos, escurrir y verter agua fría hasta cubrirlos, así como alga kombu, apio troceado, un poco de sal y una cucharada pequeña (de café) de comino. 
  6. Continuar la cocción durante 45 minutos con la olla rápida cerrada. (Ojo, en un caldero normal tarda el doble de tiempo , aproximadamente 90 minutos). 
  7. Abrir la olla y escurrir, reservando un vaso grande del líquido de la cocción. 
  8. Verter solo los garbanzos en la picadora con un poco de líquido e ir triturando. 
  9. Añadir poco a poco el agua necesaria hasta obtener un puré consistente, como el de papa (patata). 
  10. Dorar las semillas de sésamo y machacarlas en un mortero. 
  11. Incorporar a los garbanzos las semillas de sésamo ya machacadas junto con los 2 dientes de ajo y triturar todo nuevamente. 
  12. Probar de sal y rectificar si hace falta.
  13. Rociar con el zumo del limón (al gusto) y mezclar. 
  14. Probar hasta obtener el punto deseado, aunque siempre es mejor que el limón se perciba levemente. 
  15. Colocar en un plato, aderezar con aceite de oliva virgen y perejil picado.

Consejos para conseguir un delicioso hummus casero

  • El alga kombu ayuda a eliminar las flatulencias que provocan las legumbres, así como el apio y el comino. A quien no le apetezca, y no padezca de problemas digestivos, puede eliminar estos ingredientes de la cocción.
  • Poner los garbanzos de remojo la noche anterior en agua templada durante unas 12 horas aproximadamente. Cambiar el agua 2 veces.
  • Si el agua de cocción y remojo es muy dura, mejor emplear agua embotellada.
  • Es muy importante el paso de cambiar el agua a los garbanzos durante la cocción. Esto se conoce como asustarlos; truco que sirve para el resto de legumbres y que ayuda a mantener la consistencia, evitando que se rompan.
  • Pueden asustar los garbanzos 2 o 3 durante la cocción si los cocinan en olla tradicional. Esto se debe hacer cuando comienza el hervor del agua y no antes ni después, es decir, cuando vean que empiezan a salir burbujas.
  • Recuerden que los garbanzos son las únicas legumbres que deben introducir en una olla de agua hirviendo para cocinar, así como para dejar en remojo. El resto de legumbres nunca se comienza la cocción con agua caliente, se introducen en la olla con agua fría.
  • Al hummus le pueden incorporar tahín (pasta de semillas de sésamo) comprada en tiendas y decorar con pimentón.
  • El perejil se puede sustituir por cilantro. Y si han machacado en el mortero las semillas de sésamo y les quedan, emplearlas para decorar, como en la foto.
  • Para aquellas personas que el ajo les repita, pueden abrirlos por la mitad y quitar el germen que está en el centro o no usarlos.

Puedes dejarme tus dudas y consultas aquí. Aprovecho para invitarte a seguirme en Facebook y en Twitter.

Si haces alguna de las recetas del blog, mándame fotos y dime qué tal te ha parecido. Me encantará conocer tu opinión.

¡Muchas gracias por tu visita!

3 dic. 2014

Este bocadillo de pollo es de aprovechamiento que en casa no se tira nada. Nos sobró la mitad de un pollo asado y la parte de la pechuga la usamos para esto.


INGREDIENTES (para dos personas): media cebolla, la pechuga o restos de pollo asado, medio tomate y un poco de mayonesa, 1 pan grande.

ELABORACIÓN: picar bien finita la cebolla y también el tomate. Triturar el pollo en una picadora y mezclar todo muy bien con una cucharada de mayonesa, en nuestro caso lactonesa casera.

CONSEJOS:
* Se puede emplear restos de pechuga asada a la plancha, ya sea de pollo o pavo. 
* Si tenemos restos de un pollo asado también podemos emplearlo como hice yo.
* La mayonesa, para que no sea excesiva, se puede mezclar con zumo de manzana o piña, por ejemplo. Y así conseguimos que esté más líquida.
* Esta receta pretende dar salida a restos de pollo o pavo que nos queden en casa y comerlos de otra manera.
* Tras triturar la carne pueden optar por añadir la cebolla y el tomate en rodajas acompañado de lechuga.
* Aquí la imaginación es nuestra amiga, por lo que a la crema de pollo/pavo con mayonesa irá con lo que les apetezca, incluso piña troceada, queso, etc.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook y también en Twitter.

¡Muchas gracias por la visita!

1 dic. 2014

El guacamole es una receta originaria de México. Parece ser que incialmente se componía únicamente de aguacate y agua y que con el tiempo varió, añadiéndosele otros ingredientes tales como jugo de limón, tomate, chile. Y con el tiempo fue variando. Como yo no puedo tomar chile y quería ser lo más fiel posible a la receta original, he decidido preparar uno muy básico y sabroso.

La idea de elaborar esta salsa surgió cuando vi en el blog de Tito, Las salsa de la vida, su concurso con la colaboración de Campo Tropical. Por lo que pensé: "vamos allá que seguro que algo saldrá. Con las limitaciones alimenticias, muy básico, pero intentaré que quede rico".¡ Dicho y hecho! Me puse manos a la obra y al final intenté respetar al máximo la esencia, incorporando un toque, las anchoas.

INGREDIENTES (para 3-4 personas): 1 aguacate maduro, medio tomate, una lata o bote de anchoas en aceite de oliva, medio limón o lima y sal, pan en rodajas tostado.

ELABORACIÓN: quitar la semilla del aguacate, sacar la carne con una cuchara y ponerla en un cuenco. Con un tenedor ir aplastando la carne hasta obtener una masa uniforme. Rociar con un poco de zumo de lima o limón y salar. Mezclar todo e incorporar el tomate troceado en dados muy pequeños y sin las semillas. Volver a mezclar y probar por si le hiciera falta un poco de sal. Dejar en el punto de sal y limón que más les guste. Tostar unas rodajas de pan. El guacamole lo serviremos en un cuenco y cada comensal se lo servirá al gusto, con o sin anchoa.

CONSEJOS:
* Cuidado con la sal pues la anchoa suele tener un punto fuerte de este condimento.
* Para sacar el hueso o semilla del aguacate solo hay que dar con un cuchillo grande en el centro y tirar. Saldrá con mucha facilidad.
* La carne sale sin problema si usamos una cuchara grande.
* El limón o la lima debemos añadirlo para que no se oxide el aguacate y no pierda su color ennegreciéndose.
* El pan es mejor fresco y cortado en rodajas para tostar muy poco en tostadora o en horno.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook y también en Twitter.

¡Muchas gracias por la visita!

15 ago. 2014

El jamón deshidratado al horno va muy bien con crema de melón, crema de sandía y con determinadas sopas frías, así como decoración o acompañamiento de numerosos platos. En esta entrada intentaré explicar el paso a paso con fotos para que puedan hacerlo en casa.

INGREDIENTES (para 2-3 personas): un paquete de jamón serrano de 150 gramos, dos bandejas de horno, papel de horno y paciencia.


ELABORACIÓN: disponer el jamón en una fuente de horno previamente cubierta con papel de horno. Colocar encima una bandeja sobre el jamón que previamente habremos cubierto con papel de cocina. Precalentar el horno a 200º durante 10 minutos y luego introducir el jamón. Mantener a 180º durante 15 minutos, calor arriba y abajo con función ventilador.

CONSEJOS:
1.- No todos los hornos tienen calor arriba y abajo  y/o ventilador. Adaptar a este tiempo y vigilar cocción según sus hornos.
2.- En ocasiones, dependiendo del grosor de las lonchas de jamón, debemos dejarlo 5 o 10 minutos más. 
3.- ¿Cómo comprobamos si le hace falta más tiempo? Simplemente sacándolo, esperando unos 10 minutos a que termine la cocción interna del jamón fuera del horno. Tocar y si no está crujiente, introducir otros 5 minutos más.
4.- También se puede hacer en el microondas procediendo de la misma manera con la preparación. En este caso podemos usar platos, uno sobre otro, y programar 15 segundos. Sacar, esperar 5 minutos,  y ver si tiene la consistencia deseada.
5.- El papel es muy importante para que absorba las grasas.
6.- El peso también es vital, ya que este ayuda a que el jamón se mantenga plano y no se curve.

El resultado debe ser el de esta última foto y el de la primera.

Puedes dejarme tus dudas y consultas aquí. Aprovecho para invitarte a seguirme en Facebook.

Si haces alguna de las recetas del blog, mándame fotos y dime qué tal te ha parecido. Me encantará conocer tu opinión.

¡Muchas gracias por tu visita!