Mostrando entradas con la etiqueta FRUTAS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta FRUTAS. Mostrar todas las entradas

13 ago. 2018

En estos momentos, los que vivimos en el hemisferio norte sufrimos o disfrutamos (esto depende de los gustos de cada persona) de las altas temperaturas. En esas circunstancias no hay nada mejor que saborear un rico helado de bola. Sí, de esos, de los de cucurucho o vasito, de los que nos retrotraen a la infancia cuando chorreaban por nuestras manos o no, que algunos éramos tan rápidos que ni tiempo le dábamos para que se derritiera. ¡Ja, ja, ja...!


Hoy en día existe, afortunadamente, una gran variedad comercial, con lactosa, sin lactosa, sin gluten... Y los que tenemos alguna intolerancia o alergia lo agradecemos. Aun así, yo prefiero hacerlo en casa. Adoro los de frutas, pues incorporando un poco de aguacate o plátano se consiguen unas texturas estupendas.

Seguidamente intentaré darles algunas recetas básicas para que, aunque no tengan heladera (máquina para hacer helados), consigan elaborarlos y les queden riquísimos. También es muy importante la cuchara con la que sirvan el helado, mucho cuidado con esto porque puede arruinar todo el trabajo. Para escoger la cuchara adecuada, nada mejor que ver lo que nos explican estupendamente en Creamish respecto a la variedad y utilidad de cada una de ellas.

A) Helado casero de bola básico

Este es para mí el helado base y solo necesitan 3 ingredientes para elaborarlo. A partir de ahí, pueden hacer las variaciones que estimen oportunas: galletas, gominolas, frutos secos, fruta fresca en trozos, chocolate, etc.

Ingredientes para el helado casero de bola básico

  • 4 claras de huevo mediano.
  • 100 gramos de azúcar en polvo, impalpable.
  • 1/2 litro de nata de montar.

Pasos a seguir para lograr un rico helado casero 

  1. Montar las claras a punto de nieve y añadir el azúcar en polvo hasta que esté bien integrado.
  2. Semimontar la nata, en el punto justo anterior a estar montadas por completo.
  3. Mezclar todo con mucho cuidado y seguir batiendo con las varillas hasta que se integre todo. Ojo con la nata, no sobrebatir.
  4. Poner en un recipiente para congelar.
  5. Sacar cada 30 minutos y batir. 
  6. Repetir la operación 4-5 veces hasta que no se pueda mezclar más.

Variaciones del helado básico

  •  Para los helados de galletas, triturar galletas y mezclarlas con el resto de ingredientes. 
  • Otra opción son los helados de frutos secos con licor: 150 de frutos secos triturados y 100 mililitros de licor del sabor del fruto seco, por ejemplo. Lo único que habría que hacer es añadir el licor con los frutos secos poco a poco a las claras, cuando estén bien montadas, y remover para integrar. 
  • También podrían elaborar helado de ron con pasas o con trozos de chocolate.  
  • Para el helado de vainilla, incorporar 15 mililitros de esencia de vainilla.

B) Helado casero de frutas

Muy importante para que quede en su punto: un aguacate maduro o unos plátanos listos para comer. Luego, como siempre digo, toca darle rienda suelta a la imaginación. Les explicaré algunos con aguacate o plátano y otros con nata.

Ingredientes para el helado de frutas sin lácteos 

  • 1/2 aguacate en su punto (o 1/2 plátano) congelado en trozos.
  • 350 gramos de manga (o la fruta de temporada que más les apetezca) cortada en trozos y congelada.

Elaboración básica del helado de frutas sin lácteos

  1. Introducir la fruta en el vaso o en la Thermomix y triturar hasta obtener una mezcla homogénea y consistente.
  2. Consumir al momento.
  3. Ver el paso a paso en este rico helado de plátano y mango.
  4. Al no contener lactosa, pues solo lleva fruta, lo pueden tomar todos los miembros de la casa, tolerantes o no, alérgicos o no a la lactosa.

Variación del helado casero de frutas 

  • Únicamente hay que cambiar el plátano o el aguacate por 250 mililitros de nata, como en el caso del helado de fresas: ¡verán qué fácil es hacerlo y queda delicioso! 
  • Así pues, los ingredientes serían 250 gramos de fresas, 85 gramos de azúcar o 50 de fructosa y 1 bote bien frío de 250 mililitros de nata de repostería sin lactosa, vegetal o con lactosa. En el enlace anterior encontrarán la receta completa.
  • Este es de fresas, pero pueden hacerlo con cualquier fruta, la que más les apetezca. Eso sí, cuiden la cantidad de azúcar porque unas frutas son más dulces y otras menos.
  • Estos helados son estupendos para aficionar a la fruta a aquellos niños y adultos reacios a tomarla. 
Helado casero de fresas naturales con y sin lactosa
Helado casero de fresas
  • Otra posibilidad es dejar el aguacate o plátano junto la fruta escogida, así como el azúcar y la nata. Congelar la fruta y seguir los pasos del helado de fresas. La única variación es triturar el medio plátano o aguacate con la fruta escogida, le aportará mayor grado de cremosidad.

C) Helado casero de yogur

En esta ocasión solo hacen falta 3 ingredientes para lograr un rico helado de yogur. Vale la pena prepararlo en casa, se los aseguro.

Ingredientes para el helado casero de yogur

  • 4 yogures naturales (de soja, con lactosa, sin lactosa. Vamos, los que más os apetezcan. Eso sí, que no sean azucarados porque entonces habría que variar la proporción de azúcar o miel).
  • 250 mililitros de nata de repostería (sin lactosa, con lactosa o vegetal).
  • 125 gramos de azúcar o miel.

Elaboración helado casero de yogur

  1. Meter la nata en el congelador unos 10-15 minutos para facilitar el montaje.
  2. Igualmente, pueden dejar en el congelador las varillas y el vaso en el que vayan a montar la nata hasta el momento de su utilización.
  3. Mezclar bien los yogures con el azúcar o la miel.
  4. Semimontar la nata.
  5. Mezclar la nata con los yogures y batir un poco para integrar bien.
  6. Pueden variar con yogures de sabores, siempre que no sean azucarados, añadir trozos de frutas o lo que se les ocurra incorporar al helado, incluso fruta triturada. La última opción obligaría a modificar la cantidad de azúcar, aumentándola.

Trucos y consejos para que cualquier helado casero les quede riquísimo

  • Ojo con la nata. Esta tiene que ser de repostería y con un mínimo de un 35 % de materia grasa.
  • La nata debe estar bien fría para que monte fácilmente.
  • Los alérgicos o intolerantes a la lactosa opten por las natas  que suelan usar de forma habitual, el resto pongan la nata con lactosa.
  • Los yogures pueden ser los que más les gusten, naturales, griegos, con lactosa, sin lactosa, de sabores. Eso sí, evitar los azucarados porque eso cambia la proporción de miel o azúcar a añadir. 
  • Triturar el helado cada 30 minutos de exposición en el congelador; proceder a batir con la Thermomix, el brazo o una cuchara de repostería. Este paso ayuda a conservar cremosidad, aportando aire, y a romper los posibles cristales de hielo que se formen. Esta operación deberán repetirla unas 4 o 5 veces, hasta que ya resulte inviable batir.
  • El azúcar y la miel son anticongelantes, lo que permite que en los helados no se formen los cristales del hielo. De la misma manera funcionan el azúcar invertido o el alcohol.
  • El azúcar y la miel nunca deben superar el 18 % de la suma total del resto de los ingredientes. Veamos un ejemplo para un helado de fruta: 250 gramos de fruta y 250 mililitros de nata (500 gramos en total), el azúcar o miel a incorporar no debe ser superior a 90 gramos. 
  • A la hora de incorporar el azúcar o miel, probar la mezcla si se trata de fruta porque alguna es bastante dulce (caso de determinados melones) y lo adecuado es reducir la cantidad para que no empalague.
  • La cuchara de servir las bolas de helados es muy importante, como les comenté al principio, para lograr una forma adecuada. Su tamaño ayudará a que la bola sea mayor o menor. 
  • Preparar un recipiente con agua a temperatura ambiente y sumergir la cuchara de servir el helado. Tener un paño al lado para sacudir el agua de la cuchar y eliminarla a fin de que no se forme hielo al introducirla en el helado. Es importante este paso para que la cuchara se mantenga a la temperatura idónea, evite que se pegue el helado a la cuchara y resulte sencillo formar las bolas.
  • Sacar el helado unos minutos antes para que sea más fácil extraer las bolas (el tiempo adecuado fuera de la nevera es unos tres minutos y medio por cada 1,5 kilo de helado).
  • La consistencia del helado es muy importante para la formación de las bolas, no debe estar ni muy blando ni muy congelado.
  • En el caso de servir en plato o cuenco, y no en cucurucho, introducir el recipiente unos minutos en el congelador para que ayude a que el helado tarde más tiempo en derretirse.
  • Como la imaginación es la reina en la cocina, pueden variar las recetas básicas incorporando (como ya les comenté) lo que les apetezca.
  • Hay gente que usa leche condensada en los helados, le dan un punto de cremosidad estupendo y ayudan a evitar la cristalización, la formación de hielo. En estos helados no suele hacer falta sacar del congelador y mezclar, aunque se aconseja hacerlo 2 veces. Yo no les he hablado de la leche condensada porque me resulta empalagosa, pero ustedes pueden añadirla a la fruta triturada o hacer uno básico de nata y leche condensada.
Helados caseros de fresa natural y vainilla  sin lactosa
Bolas de helado de vainilla y de fresa
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

9 may. 2017

Hace poco les comenté que descubrí hace poco que una amiga se había hecho vegetariana, y que vino a comer a casa y me las tuve que ingeniar en ese mismo instante para prepararle un plato. Pues resulta que María, que es así como se llama, nos visitó el otro día para ver cómo estaba mi marido de su operación. Claro, era la hora de la merienda y no le podía dar unos rosquetes. Además, su pareja es crudivegano. ¡Dios, crudivegano, qué apuro! ¿Qué les puedo ofrecer? ¿Cómo consigo hacer algunas recetas crudiveganas sobre la marcha? En mi cabeza no paraban de surgir múltiples preguntas ante la situación que estaba viviendo. Como cada día existen más seguidores de este tipo de alimentación y filosofía de vida, al final me veo haciendo un máster en cocina vegana para tener recursos cuando vengan a casa. 


¿No se lo van a creer? ¿Saben que decidí hacer? Algo tan sencillo como un zumo. Sí, un zumo. Seguro que muchos de ustedes habrán caído en la cuenta de que los consumen los omnívoros, los veganos, los vegetarianos y los crudiveganos. Así, como se suele decir, mataba dos pájaros de un tiro. Y todos tan contentos. Ya sé que un crudivegano come frutos, semillas, verduras, hortalizas, germinados, frutas... Pero cuando te llega una visita de imprevisto a casa y con estas características hay que ser rápido e ingeniárselas sobre la marcha. Yo no tenía mucho más que ofrecerles que una receta crudivegana líquida. 

INGREDIENTES: 250 gramos de melón, 1 zanahorias mediana, 1 tomate pequeño o medio tomate grande. 

ELABORACIÓN: está receta es bien sencilla. Solo tienen que pelar la zanahoria y trocearla. Pelar el tomate y quitarle todas las semillas (a los que les gusten, dejarlas), quitarle la corteza al melón y cortar en dados. Ojo con las pepitas del melón, no dejar ninguna. Ir introduciendo en el vaso de triturar o en la licuadora quien prefiera el zumo licuado y darla triturar. En mi caso, opté por eliminar el tomate porque no lo tolero bien, como saben los que me siguen desde hace más de 6 años.

Aquí les dejo un enlace en el que encontrarán 5 recetas crudiveganas líquidas que están deliciosas.  

CONSEJOS:
* Para los que tengan problemas con el tomate, sustituirlo por 1 zanahoria más. Quedará más espeso. Si les gusta más líquido, añadir  unos 50 mililitros de agua mineral. 
* Un zumo con frutas y verduras es algo bien sencillo de preparar y existen multitud de variedades, como el típico de naranjas y zanahorias.
* Otras opciones, con fresas, naranjas, frutos del bosque, medio limón, pepino, aguacate, etcétera.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

14 sept. 2016

Este helado de plátano y mango es muy fácil de hacer si se tiene heladera. En mi caso he usado una máquina tan sencilla como una de tantas que venden en el mercado que introduciendo la fruta congelada, se obtiene una mezcla cremosa estupenda.


Esta es una manera muy fácil de conseguir que los más pequeños de la casa se aficionen a la fruta y colaboren en la elaboración. Con esta receta participo en el Reto Facilísimo, donde el tema de este mes es "Peques", propuesto por nuestra compañera Makarmen Cruzado del blog Shooting star manualidades.¡No se pierdan las fantásticas propuestas de l@s participantes en este reto!  
INGREDIENTES: 1/2 plátano y un mango o manga de 350 gramos, ambos maduros.

ELABORACIÓN: Abrir el mango o manga por la mitad, pelar, trocear e introducir en una bolsa de congelación; pueden ayudar los peques, acercando la bolsa y manteniéndola abierta. Acto seguido, pelar el plátano, trocear e introducir en la bolsa, nuevamente con la ayuda de los niños. Colocar las bolsas en la nevera y congelar durante unas 48 horas como mínimo. Transcurrido este tiempo, sacar del congelador, dar unos golpes en las bolsas para soltar los trozos y pedir a los niños que vayan poniendo en la máquina 1 trozo de cada fruta hasta llenarla. Proceder a triturar y servir al gusto. En este último paso también nos pueden ayudar nuestros pequeños cocineros y hasta decorar a su gusto. Les resultará muy divertido y comerán helados muy sanos. Además, al no llevar lactosa, cualquiera puede disfrutar de estos helados.

CONSEJOS:
* Las frutas se pueden variar al gusto del consumidor.
* Si incluyen alguna fruta ácida deberán incorporar azúcar o miel.
* Una de las frutas debe ser aguacate, mango, manga o plátano porque aportarán la cremosidad necesaria.
* Igualmente, pueden añadir un yogur con o sin lactosa que también aporta cremosidad.
* Si no tienen ningún aparato como estas heladeras de las que les hablo, necesitarán una máquina para triturar e introducir en el congelador, sacar cada 3-4 horas y remover para que quede en su punto.
* Los helados se pueden tomar en cucuruchos como los de la foto que se compran en cualquier gran superficie o en vasos.
* Además, se pueden decorar al gusto con trozos de fruta o chocolate, frutos secos molidos, virutas de colores, granola, sirope, miel, caramelo líquido, etc.


Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita y nos leemos a la vuelta!

26 ene. 2015

Una merienda rápida y sana para peques y grandes. Una manera de conseguir que los niños tomen fruta de forma un poco más motivadora. Y si a ustedes tampoco les agrada mucho la fruta, les aseguro que esta opción les va a encantar. Además, se trata de algo fácil de preparar como todo o casi todo lo que les proponemos en Comer especial.


INGREDIENTES para 2 personas: 2 yogures (en nuestro caso sin lactosa por la intolerancia), 3 galletas (tipo María o Digestive, por ejemplo), 15 gramos de pasas mezcladas con fruta variada deshidratada y pipas de girasol, así como de calabaza, fruta fresca troceada al gusto. Yo he empelado como fruta fresca media manga.

ELABORACIÓN: Limpiar y cortar la fruta en dados. Colocar en una servilleta de papel o bolsa plástica, por ejemplo, las galletas y golpearlas con la mano para conseguir que se trocee, evitando que se triture. En una copa o vaso añadir una capa de fruta troceada, una de yogur, una de galletas, otra de yogur, los frutos secos y la fruta restante. Finalizar espolvoreando el resto de galletas que nos quede.


CONSEJOS:
* Los yogures pueden ser con o sin lactosa e incluso postres aptos para alérgicos a la lactosa, como los de soja.
* Mejor que dichos yogures sean naturales o de sabor a determinada fruta y no con trozos.
* Si son alérgicos al gluten seguro que sabrán qué galletas emplear.
* En lugar de galletas se pueden incorporar trozos de copos de avena y otros cereales, al gusto.
* Si el yogur es natural y no azucarado se puede aderezar con miel, por ejemplo.
* Otra opción para añadir fruta es la de triturarla.
* Si no tienen fruta deshidratada, así como pipas, pueden optar por pasas junto a almendras y/o nueces (avellanas, almendras, etc.).

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook. y en Twitter.

¡Muchas gracias por la visita!

14 may. 2014

Glatina natural de fresas acompañadas de fresas con chocolate. Este postre está indicado para muchas personas, incluso para aquellas que se encuentren a dieta. Además, se trata de una manera sana y divertida de introducir la fruta en la rutina alimenticia de los más pequeños de la casa. Si se animan a participar en su elaboración, se lo pasarán pipa.

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS: 250 gramos de fresas, 100 mililitros de agua, 50 gramos de azúcar glas o normal, 50 gramos de chocolate negro (como mínimo de un 70% de cacao), 1 cuchara sopera de agua, 16 fresas limpias para bañar en chocolate, 4 hojas de gelatina neutra y agua fría para la gelatina.

ELABORACIÓN DEL CHOCOLATE PARA BAÑAR LAS FRESAS: Poner en un recipiente los 50 gramos de chocolate y la cucharada sopera de agua. Programar un minuto el microondas, sacar y remover. Suele ser tiempo suficiente para que se deshaga. Lavar las fresas, quitarles las hojas con un cuchillo para dejar la parte trasera plana, con el fin de que se puedan mantener de pie en un plato. Bañar las fresas en chocolate, dejando una pequeña parte sin cubrir. Colocar en un recipiente que tenga fondo y tapa o en un plato hondo de manera que podamos cubrir con film o aluminio para meter en la nevera y que el chocolate se enfríe. Las fresas irán separadas, no pegadas; ya que si las ponemos muy cerca, perderían parte del chocolate.

ELABORACIÓN DE LA GELATINA EN THERMOMIX: introducir los 50 gramos de azúcar, los 250 gramos de fresas y los 100 mililitros de agua. Programar a 100 grados, 12 minutos, velocidad cuchara y tapar. Al finalizar los 6 primeros minutos, añadir la gelatina bien escurrida y que previamente habremos deshidratado en agua fría durante unos 5 minutos, aproximadamente. Ojo, no parar ni volver a tapar. Verter en un molde previamente engrasado con aceite de oliva o vegetal, según guste. Introducir en la nevera una 3-4 horas y ya estará listo para poder disfrutarlo.


ELABORACIÓN DE LA GELATINA DE MANERA TRADICIONAL: proceder de la misma manera pero en un recipiente de cocina. Es decir, verter en el caldero los 50 gramos de azúcar, los 250 gramos de fresas y los 100 mililitros de agua. Mantener unos 2-3 minutos a fuego fuerte, luego bajar a fuego medio (5-6) durante 12 minutos. Remover sin escachar para que queden restos de fresas y/o pulpa. Cuando falten 6 minutos, incluir la gelatina bien escurrida. Vigilar que nunca falte líquido; si fuera así, poner un poco a demanda.


TRUCOS Y/O CONSEJOS:
-He usado gelatina neutra y poco azúcar para no modificar el sabor de la fruta. En casa nos gusta con poco azúcar. Por eso, creo que a los poco golosos les agradará más con 30 gramos (como a nosotros) y a los muy golosos con 70 o con nata. A nosotros nos empalagaría esta última opción.
- El chocolate lo calenté en el microondas durante un minuto en el punto anterior al de máxima potencia y lo saqué, removí un rato y ya estaba listo. No lleva azúcar, por lo que cada uno tendrá que amoldarlo a sus gustos. Tal vez unos cuadrados de chocolate con leche para los amantes de algo muy dulce resultará más agradable que uno con tanto porcentaje de cacao,
- No poner el microondas a máxima potencia y utiliza un recipiente de boca ancha (taza, cuenco,...) en el que puedas introducir la mano con la fresa para bañarla en chocolate.

Puedes dejarme tus dudas y consultas aquí y también seguirme en Facebook.

¡Muchas gracias por la visita!

31 may. 2013

Habitualmente preparamos platos laboriosos, ya sean pescados, carnes o postres. Pensando en ello y debido a hace unas semanas hacía un calor de justicia, se me ocurrió que sería fantástico un postre o merienda fresco y sencillo. Creo haber conseguido el objetivo. Se trata de coger fruta, la que tengamos a mano, un frutero de cristal con pie y una copa de cristal, así como hielo y unos palos para brochetas.
     

















En esta ocasión el resto de los ingredientes que tenía a mano fueron: tres fresas, un racimo de uvas, bolas de melón y sandía, dos manzanas, dos higos frescos partidos por la mitad, una pera, tres plátanos, así como orejones, ciruelas e higos secos colocados en cuencos pequeños. La verdad es que al poner hielo, no te apetece parar de comer el melón, las fresas y la sandía. El resto te tienta, pero a mí menos. Con el calor solo me apetecía algo fresquito.