Mostrando entradas con la etiqueta HORNO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta HORNO. Mostrar todas las entradas

30 jul. 2018

El codillo no es algo que consumamos de forma asidua en casa, pero muy de vez en cuando nos damos una alegría. ¡Es que está buenísimo! Inicialmente prefiero cocerlo; a ser posible en una olla rápida, pues se ahorra mucho tiempo. Ahora bien, para lograr que la piel quede crujiente y dorada es necesario usar el horno.


Ahora que estoy en la nueva casa y con cajas hasta el techo me he dado cuenta de la importancia de un buen horno. Sí, porque yo estaba acostumbrada al mío y ahora me veo haciendo lo que siempre les he aconsejado, probar hasta ver cómo quedan las recetas en el punto adecuado, pues cada horno es un mundo.

Indudablemente, cualquier receta mejora con el horno ideal. Los de Servibar son una maravilla. ¡Cómo me gustaría poder cocinar en uno profesional como los mixtos o los de vapor! Soñar es gratis, pero de momento debo conformarme con el que tengo y hacerme cuanto antes con él para que mis recetas queden en su punto. Además, el de la nueva casa no tiene reloj ni ventilador y yo soy fan del ventilador porque distribuye la temperatura.

Ingredientes para conseguir un delicioso codillo al horno

  • 1 codillo.
  • 1 cebolla.
  • 1 cabeza de dientes de ajos.
  • 3 papas medianas.
  • 2 zanahorias medianas.
  • 1 hoja de laurel.
  • Mantequilla sin lactosa.
  • Sal.
  • Agua.
  • Aceite.

Elaboración de un rico codillo guisado y horneado

  1. Lavar las papas. Pelar la cebolla y las zanahorias. 
  2. Quitar el exceso de cáscara de la cabeza de dientes de ajos.
  3. Incorporar a la olla rápida el codillo con la cebolla, las papas enteras y con piel, las zanahorias, la cabeza de ajos, una pizca de sal y la hoja de laurel. 
  4. Cubrir todos los ingredientes con agua. Tapar la olla, cocinar a fuego fuerte.
  5. Esperar a que hierva para, en ese momento, bajar a fuego medio y mantener unos 40-45 minutos. 
  6. Apartar del fuego y esperar a que se pueda abrir la olla. 
  7. Comprobar que la carne se desprende del hueso con facilidad. Si no fuera el caso, cerrar la cacerola y colocar al fuego nuevamente, dejar unos 8 minutos más. En ese tiempo se supone que ya estaría perfecto. 
  8. Sacar el codillo de la olla y colocar en una bandeja de horno.
  9. Comprobar que el tenedor entra bien en las zanahorias y las papas. Con el tiempo que han estado en la olla se supone que están tiernas.
  10. Cerrar la olla para que las papas y las zanahorias se mantengan calientes mientras se hace el codillo al horno. Previamente, quitar la cebolla y la cabeza de ajos, así como la hoja de laurel.
  11. Precalentar el horno a 180 ºC.
  12. Introducir la bandeja del codillo en el horno a la misma temperatura y mantener unos 10 minutos por cada lado. Luego darle al grill para que la piel quede dorada (5-8 minutos) y listo.
  13. Sacar de la olla las papas y las zanahorias cuando le falte unos 5 minutos al codillo para estar en su punto.
  14. Pelar las papas, trocear y añadir 50 gramos de mantequilla sin lactosa. 
  15. Escachar bien e ir mezclando con la mantequilla hasta obtener la textura adecuada.
  16. Probar y rectificar de sal si hiciera falta, añadir 50 gramos más de mantequilla sin lactosa para darle untuosidad.
  17. Emplatar y servir.

Consejos para que el codillo quede en su punto

  • Los tiempos de cocción en la olla rápida de los que hablo son para un codillo del tamaño del de la foto. Hay que tener en cuenta que se estima que 1 kilo de codillo necesita entre 45 y 60 minutos en olla rápida y de 60 a 90 en una olla normal para obtener una textura óptima.
  • En caso de ser un codillo mayor, partir de las indicaciones anteriores para calcular el tiempo de cocción.
  • A la hora de hornear, los tiempos pueden variar bastante. En mi caso en 20 minutos más 7 de grill estaba. Se trata de que la carne se mantenga tierna, más de 40 minutos al horno sería un exceso.
  • Hay quien prefiere guisarlo 30 minutos en la olla rápida y hornearlo unos 45-60 minutos. Es cuestión de gustos e ir probando para ver qué les agrada más a ustedes.
  • La mantequilla empleada en el puré es sin lactosa. Si bien, el puré de papas y zanahorias se puede hacer con mantequilla normal, aceite de oliva e incluso con la grasa que suelta el codillo en el horneado. 
  • La grasa del horneado también se puede aprovechar para salsear la carne y disfrutar de los jugos de esta pieza de carne.
  • Personalmente creo que la receta de hoy mejora al codillo con puré de manzanas y patatas que publiqué en 2013. ¡Y es que el punto que le da la combinación de la olla con el horno hace que quede delicioso y con una piel crujientita que nos encanta!
Ya sé que les prometí una tarta sin horno para esta semana, pero estaba tan contenta con mi experiencia con el nuevo horno que no me resistí a compartirla. 😉😤

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la  Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

21 sept. 2017

Muchas veces resulta toda una odisea localiza una masa brisa o quebrada adecuada para las personas con intolerancia a la lactosa e incluso para las alérgicas. Esta masa que les propongo hoy sirve para alérgicos e intolerantes, para ambos.


Como pueden observar en la foto, pongo unos garbanzos y horneo la masa antes de rellenarla de nada que contenga una cantidad importante de líquidos. Igualmente, al final les dejo unos enlaces de quiches y una de ellas no la horneo antes y les explico el porqué. Ahora vamos a la receta paso a paso de masa casera para quiches saladas sin lactosa.
INGREDIENTES: 250 gramos de harina de repostería, 100 mililitros de aceite de oliva, 1 huevo grande o 2 medianos, 5 gramos de sal fina, 25 mililitros de agua, 1 pizca de azúcar.

ELABORACIÓN TRADICIONAL: poner en un bol la harina tamizada con la sal y el azúcar. Verter el aceite y mezclar poco a poco con el utensilio de cocina que prefieran (una paleta de silicona, una cuchar, un tenedor...). En otro recipiente mezclar el huevo con el agua. Añadir poco a poco a la masa y continuar mezclando.

ELABORACIÓN DE LA MASA EN THERMOMIX: colocar todos los ingredientes en el vaso en el orden en el que los fuimos mezclando de forma tradicional (harina tamizada, sal, azúcar, aceite,  huevo y agua) y mezclar 2-3 minutos a velocidad espiga.

PROCESO COMÚN PARA AMBAS ELABORACIONES: para poder trabajar bien la masa, sacarla del recipiente, espolvorear la mesa de trabajo con un poco de harina y colocar la masa en dicha mesa. Seguir amasando con cuidado hasta logar una bola uniforme y no pegajosa. Finalmente, estirar con un rodillo de cocina o con una botella bien limpia para darle la forma y el grosor deseados.

CONSEJOS:
* Si no pueden tomar huevo, eliminen la yema sin problema, quedará también rica.
* Tamizar la harina significa pasar la harina por un cedazo, por el tamiz, colador de agujeros pequeños.
* En el caso de no poder consumir harina de trigo, sustituirla por harina de arroz.
* Primero mezclar por un lado los líquidos, salvo el aceite, y por otro los sólidos.
* Una vez incorporados todos los ingredientes, amasar con cuidado hasta que no se pegue en las manos. No sobreamasar.
* Para que la masa no se pegue en la mesa de trabajo, espolvorear dicha mesa con harina.
* Una forma de evitar que la masa se pegue en las manos es impregnarlas de un poco de aceite.
* Una vez lograda la bola, si no van a hacer ese día la quiche, congelar. Se conserva muy bien durante unos 2-3 meses.
* Esta masa la pueden utilizar en un molde de 24 o 26 centímetros para hacer la quiche. Impregnar con un poco de aceite el molde para que no se pegue la masa, en el caso de necesitarlo.
* Al colocar la masa en el molde, cortar el sobrante pasando el mismo rodillo por los bordes.
* No se preocupen si la masa se rompe o no llega a cubrir alguna parte del molde. Piensen en la masa como plastilina. Emplear recortes y cubrir esas partes.
* Antes de cocinar la masa sola en el horno, pichar la base y colocar algo de peso encima. Yo pongo, como ven en la foto, garbanzos.
* Si no les agrada que los garbanzos estén en contacto con la masa, cubrir esta con papel de aluminio (papel plata) o de horno y poner el peso encima.
* La cantidad de garbanzos debe ser tal que cubra toda la masa y no se vea el fondo. En la foto no puse todos los garbanzos para que vieran la masa pinchada con el tenedor.

Quizá les interese ver algunas recetas de quiches o adaptaciones de lo que pudieran ser quiches para personas con alergias e intolerancias alimenticias:

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

14 sept. 2017

Hace años publiqué dos versiones de quiches aptas para intolerantes a la lactosa. Hoy les propongo una muy sencilla que les llevará muy poco tiempo y necesita pocos ingredientes: quiche sin lactosa de calabacín, champiñones y beicon. Al final de la receta doy varios consejos y también indico cómo pueden proceder aquellas personas que son alérgicas a la lactosa.


INGREDIENTES: 1 calabacín picado en trozos medianos, 1 puerro cortado rodajas, 200 gamos de champiñones laminados, 100 gramos de beicon en tiras pequeñas, 2 huevos grandes o 3 medianos, 100 mililitros de leche sin lactosa, 1 lámina de masa quebrada (masa brisa), 100 gramos de queso sin lactosa rallado, una pizca de sal y aceite de oliva en spray

ELABORACIÓN: pochar durante 10 minutos el calabacín y el puerro en una sartén con un poco de aceite de oliva; añadir los champiñones limpios y laminados, y seguir cocinando hasta que el champiñón deje de soltar agua. Apartar del fuego y sazonar al gusto. Precalentar el horno durante 10 minutos a 180º. Preparar un molde con un poco de aceite de oliva y colocar la masa quebrada con mucho cuidado, pinchar la base y colocar encima granos de garbanzos para que no suba dicha masa. Introducir en el horno y hacer la masa durante unos 15 minutos a 180º. Transcurrido este tiempo, incorporar todos los ingredientes (previamente mezclados en un recipiente), cocinar 20 minutos. Luego, abrir el horno, espolvorear el queso sin lactosa al gusto (usándolo todo o parte de él) y hornear durante unos 5 minutos más.

CONSEJOS:
* Hay personas que prefieren no hacer el horneado de la masa, pero desde mi perspectiva queda mucho más crujiente y mejor cocinada la quiche que cuando la hacemos sin este paso.
* En el caso de no usar nada o casi nada de líquidos, sí que vale la pena saltarse el horneado previo de la masa.
* Para los que no sean intolerantes a la lactosa pueden usar queso normal rallado y leche normal.
* En el caso de ser alérgicos, suprimir el queso y emplear el producto que suelan emplear en estos casos. La leche de coco queda bastante bien,en las quiches así que cambiar la sin lactosa por la de coco.
* Para los amantes de las natas, sustituir los 100 mililitros de leche por 200 de nata.
* Al ser intolerante a la lactosa he realizado diversos experimentos fruto de los cuales nacieron  la quiche de atún y verduras y la quiche de salmón y verduras.
* El tiempo de cocción puede variar dependiendo del horno que tengan, así que vigilen para que no se queme. Lo habitual es que la quiche esté en su punto en unos 25 minutos y la masa en 10-15 minutos.
* Pinchen en masa casera para ir a la receta y poder hacer quiches con masa para alérgicos e intolerantes a la lactosa porque no lleva ni natas ni lácteos.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

1 jun. 2017

Alcachofas con jamón, una receta clásica que a todos gusta. Hoy les comentaré la forma que a mí me parece más sencilla y rápida para prepararlas al comprarlas frescas. La temporada de las alcachofas es entre los meses de noviembre a marzo. En ocasiones se produce una recolección temprana de septiembre a octubre, y una recolección tardía entre abril y mayo. Si bien, la mejor época para comprarlas y consumirlas es en invierno. Por lo que las que les traigo hoy pertenecen a la recolección tardía.


INGREDIENTES (para 2 personas): 4-6 alcachofas, 100 gramos de jamón ibérico o serrano en tacos o tiras, aceite de oliva virgen en espray, sal, agua, perejil y limón.

ELABORACIÓN:  quitar todas las hojas externas hasta estar próximos al corazón de la alcachofa, como se ve en la foto. Cortar las puntas y pintar con limón para que no se oscurezcan. En una olla rápida poner agua y las alcachofas con un poco de sal gruesa, unas rodajas de limón y unas ramas de perejil. En el momento en el que suba la válvula de la olla, mantener a fuego medio otros 5 minutos. Cortar el jamón en tiras o tacos, al gusto. Precalentar el horno durante 10 minutos a 180º y preparar una fuente con un poco de aceite de oliva, colocar las alcachofas bien escurridas en la bandeja. Introducir en el horno a la misma temperatura 3 minutos. Transcurrido este tiempo, abrir el horno, rociar con aceite de oliva al gusto (mejor ponerle poco para que no queden aceitosas). Colocar sobre las alcachofas el jamón, cerrar el horno y dejar otros 2 minutos más a la misma temperatura. Si les gusta el jamón más hecho, hornear todo desde el principio (5 minutos seguidos).

CONSEJOS:
* Esta receta rápida de alcachofas con jamón se cocinan en 10 minutos, lo que más tiempo quita es limpiarlas.
* Ponerse unos guantes para que no se les tiñan las manos al limpiar las alcachofas.
* Quitar primero las hojas, luego cortar las puntas y finalmente el rabo o tallo.
* No me agrada  mucho cambiar el sabor de las alcachofas con el limón. Este se emplea para que no se oxide. 
* El perejil también se emplea para que no se oxide. De ahí que, al no gustarme el amargor del limón, combine las rodajas de limón con ramas de perejil.
* Así como les he comentado que cada horno es un mundo y de ahí que los tiempos varías, hay que mirar las indicaciones de la olla rápida porque los tiempos también dependen de lo nuevas o antiguas que sean estas. Por lo que resulta aconsejable recordar cuánto tardan en cocinarse las verduras enteras en vuestras ollas y aplicar ese tiempo a las alcachofas.
* Las alcachofas se pueden rellenar con huevo picado, un poco de pan rallado y jamón, por ejemplo.
* Esta misma receta se puede hacer con alcachofas de bote que están cocidas ya. Solo tendrían que hacer el paso del horno.
* Fuera de temporada pueden utilizar también alcachofas congeladas. Estas se cocinan siguiendo las indicaciones del paquete. Si bien, una forma muy rica es calentarlas en la sartén y cuando esté a punto de cumplirse el tiempo indicado en la bolsa, añadir unos dientes de ajo bien picados y el jamón.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que todos pueden publicar sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita y feliz día!

30 mar. 2017

Estas vieiras gratinadas al horno son muy rápidas de hacer y quedan bastante sabrosas. Se trata de una receta de cocina básica, adaptada de la típica gallega

Ingredientes para vieiras gratinadas al horno con jamón ibérico

  • 4 vieiras
  • 50 gramos de jamón ibérico (o serrano). 
  • 1 cebolla grande. 
  • 2 dientes de ajo. 
  • Pan duro rallado. 
  • Sal.
  • Aceite de oliva.

Pasos a seguir para hacer vieiras gratinadas al horno sin tomate 

  1. Picar la cebolla y el jamón en trozos grandes (si les gusta encontrárselos, en caso contrario picarlos bien pequeños). 
  2. Calentar en una sartén o cacerola un poco de aceite de oliva, dorar la cebolla y cuando comience a coger color incorporar el jamón ibérico. 
  3. A los 2 minutos, apartar del fuego y añadir las vieiras para que se impregnen del sabor del sofrito. 
  4. Colocar las vieiras en las conchas con una pizca de sal por encima, seguido del sofrito. 
  5. Espolvorear con pan rallado e introducir en el horno durante 10 minutos con calor arriba y bajo a 180º tras haberlo precalentado 10 minutos antes. 
  6. Cuando transcurran los 10 minutos, gratinar 2 minutos más. 
  7. Vigilar que no se queme el pan rallado.

Consejos para que las vieiras gratinadas queden deliciosas

  • Esta receta de cocina se puede hacer con vieiras y también con zamburiñas e incluso con mejillones.
  • Ojo con las vieiras y las zamburiñas porque hay que limpiarlas muy bien para quitarles la tierra. Es preferible mantenerlas, si son frescas, en un recipiente con agua con gas para que expulsen toda la arena.
  • En el caso de que sean congeladas repasar con cuidado para que no quede nada de tierra, pues es muy desagradable encontrársela al comer. Esto estropearía el disfrute del plato.
  • Si las van a comprar frescas y no saben cómo limpiarla, siempre le pueden pedir al pescadero que les explique cómo hacerlo y él les indicará cómo separarlas de la concha.
  • Aconsejo no quitar el coral, pero esto depende de gustos porque tiene un sabor que a mí particularmente me agrada.
  • A los que no les guste el jamón ibérico siempre pueden optar por beicon (panceta ahumada) y también un puntito de perejil picado por encima, le da un toque diferente de sabor.
  • Animo a los que no son alérgicos a las especias picantes a que incorporen una pizca de pimienta. 
  • Para mí están muy buenas con la cebolla grande y el jamón en trozos sin necesidad de ningún otro tipo de especia añadida. Esta forma de elaborarlas le da un toque dulce y salado, el dulce de la cebolla y el salado del jamón, que en boca es muy interesante.
  • Si tienen la posibilidad de rallar pan en casa, les animo a hacerlo; el pan duro siempre se puede aprovechar de esta manera. Cuando el pan rallado sea comprado, añadir sal al sofrito, pero con cuidado si lleva jamón ibérico porque este ya lleva sal.
  • En vez de con pan rallado se pueden gratinar con una loncha fina de queso con o sin lactosa por encima. Es una opción diferente que le da un toque de sabor muy interesante.
  • Para aquellos que no quieran usar pan rallado ni queso, solamente tienen que hacer las vieiras a la plancha unos dos o tres minutos por cada lado. Tras cocinarlas, ponerlas en la concha, salar y poner el sofrito por encima. A mí me gustan más así.
  • Más recetas fáciles que les pueden gustar:
  1. Crema de melón con jamón.
  2. Trucha en 7 minutos.
  3. Pollo al horno jugoso.
  4. Bacalao sobre crema de espárragos.
  5. Bombones caseros sin lactosa.
¡Muchas gracias por la visita!

17 mar. 2017

Hoy traigo una propuesta para aquellos que tienen problemas con el tomate o no les gusta: una estupenda pizza blanca con setas, rúcula y queso sin lactosa para que toda la familia la pueda disfrutar. 


INGREDIENTES: 
* Para la masa de la pizza: 200 gramos de agua, 25 gramos de levadura fresca de panadería, 50 gramos de aceite de oliva suave, 400 gramos de harina normal (o especial para celiacos), 1 cucharadita de sal y una pizca de azúcar.

* Resto de ingredientes: rúcula, queso sin lactosa en láminas, queso sin lactosa rallado, setas o champiñones al gusto, aceitunas negras, unas tiras de beicon (panceta ahumada) o jamón serrano, orégano y sal.

ELABORACIÓN: para preparar la masa de la pizza pinchen aquí. Una vez elaborada la masa, colocarla sobre una placa de horno previamente untada con un poco de aceite de oliva, muy poco, ojo. Poner en la base queso laminado sin lactosa, encima los champiñones o setas al gusto, la pasta de aceitunas negras (se obtiene triturándolas) en pequeños montoncitos, algunas tiras de beicon, aderezar con muy poca sal y orégano e introducir en el horno previamente precalentado (a 180 grados 10 minutos antes de introducir la pizza). Mantener en el horno durante unos 18 minutos con calor arriba y abajo, si tienen esa función, sacar caliente y enseguida colocar encima la rúcula. 

CONSEJOS:
* Dependiendo del horno, puede tardar más tiempo. Hay que vigilar que los bordes estén dorados y ese será el momento de sacarla.
* Si no tienen problemas con la lactosa, usen cualquier tipo de queso; aconsejo dos o tres diferentes.
* El queso curado le va a dar un punto de sabor muy interesante.
* En lugar de la aceituna triturada existen otras opciones. Un ejemplo sería usar crema de trufa que la venden en los supermercados, aunque ya saldría más cara la pizza.
* Si les gusta el tomate, pongan una base de tomate y ya no sería una pizza blanca, sino una pizza normal y corriente, pero muy rica.
* Añadir la rúcula al final para que quede fresca.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

28 feb. 2017

Hoy están todos invitados a comer. ¿El motivo? El aniversario del blog. Así pues, este lomo de jabalí es para celebrar los 6 años de Comer especial. En el año 2011, el 21 de febrero, nació este blog con la intención de compartir una experiencia de vida, la alimentación limitada por las intolerancias y alergias producto de una enfermedad. Con esa ilusión, la de compartir experiencias y dar ideas a todo aquel al que le guste comer pero cuenta con limitaciones, continúo hoy en día. ¡Muchas gracias por estar ahí después de tantos años! ¡Gracias por formar parte de mi familia virtual!


INGREDIENTES: lomo de jabalí, 1 cabeza de ajos, 1 manojo de perejil, aceite de oliva, sal gruesa, orégano, 1 vaso de vino blanco, 1 vaso de caldo, 1 cuchara pequeña de café de comino, 1 hoja de laurel, verduras asadas al gusto (zanahorias, setas y cebolla, por ejemplo).

ELABORACIÓN: colocar en el vaso del brazo para triturar los ajos pelados, medio manojo de perejil limpio, orégano, 2 cucharas soperas de aceite, medio vaso pequeño de vino blanco, medio vaso de caldo, media cucharada de comino; triturar y embadurnar la carne, mantener en la nevera 24 horas. La otra mitad de los ingredientes la reservamos para hacer otro adobo para el asado. Al día siguiente pelar las verduras que más apetezcan, disponerlas en una bandeja de horno, incorporar una hoja de laurel, verter el aderezo reservado y encima colocar el lomo de jabalí. Introducir en el horno, previamente precalentado, y cocinar a 180º durante unos 55 minutos.

CONSEJOS:
* Quienes puedan tomar especias, los animo a incorporar pimienta en grano y una pizca de cúrcuma en la mezcla para la carne.
* Suele darle un punto de sabor interesante incluir batata (boniato) en la parte baja de la cama de verduras elegidas para acompañar el asado.
* Hacer una pequeña cortada en el centro de la carne (antes de sacarla del horno), por la zona más gruesa, para observar que ha adquirido el tono adecuado y ya no sangra, no está cruda.
* En el caso de no tener caldo, usar media pastilla de caldo en cada mezcla del adobo y medio vaso de agua.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

1 nov. 2016

La trucha es un pescado muy sabroso que no a todo el mundo le gusta por la cantidad de pequeñas espinas que uno se puede encontrar comiéndola. Esta receta es ideal para todos los amantes de la trucha y sobre todo para los que no tienen mucho tiempo o para aquellos a los que no se les da muy bien cocinar. Estén atentos porque les va a sorprender cómo  pueden lograr un rico plato en tan poco tiempo.

Ingredientes para cocinar trucha al horno con jamón ibérico 

  • 2 dientes de ajo. 
  • 2 truchas individuales (como la de la foto).
  • Unas ramas de perejil. 
  • 2 lonchas de jamón ibérico (o serrano). 
  • Sal.

Elaboración de trucha al horno en 7 minutos 

  1. Precalentar el horno durante 10 minutos, calor arriba y abajo. 
  2. Colocar en una bandeja las 2 truchas
  3. Poner en un mortero los dientes de ajo pelados, las hojas de perejil lavadas y sin el tallo, unos granos de sal gruesa. 
  4. Proceder a machacar estos ingredientes para conseguir una pasta homogénea. 
  5. Introducir en la barriga de la trucha la pasta obtenida y dejarlas dentro del horno unos 7 minutos a 180 ºC. 
  6. Cuando falten 2 minutos, cubrir la parte superior con una loncha de jamón ibérico.

Consejos para cocinar una trucha al horno

  • Los tiempos varían según el tamaño del pescado. Estas truchas pesaban unos 200 g.
  • No aconsejo subir la temperatura del horno para cocinar pescado. A mayor temperatura, mayor probabilidad de rotura de las fibras.
  • Para evitar que el horno absorba el olor del pescado, dejar un limón partido en la parte baja de este mientras cocinan las truchas.
  • Este plato se puede acompañar de verduras, arroz, papas (patatas), etc.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la  Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas.

¡Muchas gracias por la visita!

28 jun. 2012

¿Qué tal se encuentran? El verano acaba de hacer su aparición nada silenciosa y el calor nos acompaña a cada paso. No sé si les pasará lo mismo, pero debo confesar que en mi caso lo menos que me apetece es preparar comida.

¿El plato de hoy? Nada, algo sencillo, rápido y para quien le gusten las sardinas, sabroso. En mi caso, no comulgo mucho con ellas. ¿El motivo? Al parecer me adoran las espinas clavadas al fondo de mi boca y, en ocasiones, un poco más abajo. ¿Han vivido alguna vez una situación en la que todo el mundo come churros de pescado y a nadie le toca una espina salvo a uno de los comensales al que siempre le pasa lo mismo? ¿Sí? ¡Entonces nos conocemos personalmente!

      
INGREDIENTES: unas 8 sardinas desespinadas y abiertas, 1 hermosa zanahoria, 1 calabacín y 1 cebolla (cortar todas las verduras al gusto). Verter en un vaso 3 dientes de ajo, medio manojo de perejil, sal, un poco de aceite y agua, triturar. Pan rallado, sal, hierbas al gusto.
      
ELABORACIÓN: encender el horno y precalentarlo unos 10 minutos. Colocar papel de cocina en una bandeja, incorporar las verduras, aderezar con sal, ajo en polvo y orégano, por ejemplo. Precalentar el horno durante 10 minutos a 180º y luego intorducir la bandeja para dejar unos 10-15 minutos a 180 grados con ventilador (si se tiene). El tiempo dependerá del grosor de las verduras, menor grosor, menos tiempo; mayor grosor, más tiempo. Salar y empanar las sardinas. Yo suelo triturar el pan con perejil y un diente de ajo, le da un toque muy interesante. Cuando transcurra el tiempo de horneado de las verduras anteriormente mencionado, añadir las sardinas a la bandeja e impregnarlas de la salsa espesa preparada previamente. Cerrar el horno y esperar 10 minutos mas, dar la vuelta y volver a embadurnarlas con el resto de la salsa. En 5 minutos estará todo listo.