6 ago. 2018

La mayoría de las tartas se elaboran usando el horno, pero hoy les traigo lo prometido, una fácil y rica tarta helada de vainilla sin horno y sin lactosa. En verano se agradece algo fresquito como postre y que sea fácil de hacer: este postre cumple con esos requisitos de sobra.

Receta facilísima de tarta helada de vainilla sin lactosa

Una de las cosas que más me gusta de esta tarta es que el helado que empleemos puede ser a gusto del consumidor y hacerlo también en nuestra casa, si tenemos la oportunidad y los utensilios adecuados. Incluso, pueden usar fruta congelada y triturarla con aguacate o un poco de plátano que le aportará la consistencia necesaria.

Este fin de semana fue mi cumpleaños🎂🥂, el sábado 4 de agosto, y la volví a preparar porque nos encantó. ¡Cómo pasan los años, otra vez cumpliendo! Bueno, como comentaba, esta tarta ya desapareció. La primera vez la hice antes de mudarme, como despedida. Nos reunimos varios amigos e incluso vinieron de fuera a quedarse en casa. Cualquier motivo es bueno para comer con amigos, ¿verdad? 😂😂😂

Ingredientes para hacer una tarta helada de vainilla sin horno

  • 800 g de helado de vainilla sin lactosa.
  • 250 g de galletas María sin lactosa y trituradas.
  • 200 ml de nata sin lactosa.
  • 200 g de chocolate sin lactosa.
  • 100 g de mantequilla sin lactosa.
  • 50 g de azúcar triturada o impalpable.
Deliciosa tarta de helado de vainilla con chocolate

Pasos a seguir para hacer la tarta helada de galletas María sin lactosa y sin horno

  1. Derretir la mantequilla sin lactosa. Puede hacerse en el microondas durante 30 segundos en la temperatura anterior a la máxima.
  2. Añadir poco a poco la mantequilla a las galletas trituradas hasta conseguir una especie de masa que al poner encima una cuchara quede compacta.
  3. Colocar estas galletas poco a poco como base de un molde desmoldable (yo usé uno de 22 centímetros) y presionar para que quede bien compacta la masa. 
  4. Meter en el congelador para enfriar durante 10 minutos.
  5. Transcurrido este tiempo, sacar del congelador. Poner sobre la base de galletas el helado de vainilla sin lactosa bien compactado y distribuido. 
  6. Congelar nuevamente durante 30 minutos.
  7. Mientras tanto, cuando falten como 10 minutos para sacar el molde del congelador, preparar la salsa toffee: derretir el azúcar en un cazo e incorporar la nata bien caliente hasta obtener la salsa.
  8. Una vez enfriada la salsa toffee, verter sobre la tarta, extender sobre la superficie y congelar otros 30 minutos.
  9. Sacar del congelador y nuevamente intentar distribuir la salsa toffee (que pusimos anteriormente) cubriendo la superficie de la tarta; congelar 30 minutos más.
  10. Derretir el chocolate en el microondas: 1 minuto, temperatura anterior a la máxima de vuestro microondas. Sacar y remover bien. Esperar a que se atempere.
  11. Mientras, desmoldar la tarta, si se quiere, para verte por encima el chocolate derretido. También se puede dejar dentro del molde, abrir momentáneamente o no, verter el chocolate y volver a cerrar. 
  12. Introducir la tarta en el congelador durante 1 hora como mínimo.

 Consejos para conseguir que la tarta helada de vainilla con chocolate y sin lactosa quede perfecta

  • Cubrir la base del molde con papel de horno.
  • El helado se puede hacer casero, como por ejemplo este de mango sin lactosa
  • Esta receta creo que se la vi a Eva Arguiñano, pero ahora no la encuentro. Si alguien la ve, le agradecería que me lo dijera para poner el enlace. Como no puedo tomar lácteos, está adaptada a personas con intolerancia a la lactosa. 
  • Para aquellos que no son intolerantes a la lactosa, pueden usar perfectamente productos lácteos. De todas formas, los que son sin lactosa no saben muy diferentes a los que contienen lactosa.
  • Para los alérgicos a la lactosa, hoy en día existen helados de soja que son una buena opción para preparar esta tarta.
  • En las grandes superficies también venden galletas que no contienen nada de lácteos para los alérgicos, cómo son las galletas de soja.
  • Pueden utilizar 100 gramos de mantequilla o aceite de oliva a demanda en la base de galletas y mezclar hasta lograr una masa homogénea. Como les he comentado, todo dependerá de sus alergias e intolerancias.
  • Igualmente, algunas personas prefieren dejar solo la base de toffe y no añadirle chocolate, mientras que otras no ponen la base de toffe y chocolate, simplemente decoran con virutas de chocolate al gusto. Aquí todo queda a libre elección.
  • La capa de chocolate de esta tarta es bien gruesa, lo que dificulta el corte al estar congelada. Tal vez no les agrade tanto el chocolate negro. Si ese es el caso, mejor derretir 150 gramos de chocolate e incorporarle una cucharada de aceite de oliva, para el brillo. Verter y cubrir hasta que no se vea el toffe y helado, dejando una capa mínima, fina. Incluso en el momento de derretir le pueden poner unos 30 mililitros de leche (sin o con lactosa), disminuyendo la proporción de chocolate puro.
Riquísima tarta de helado de vainilla sin horno y sin lactosa

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

30 jul. 2018

El codillo no es algo que consumamos de forma asidua en casa, pero muy de vez en cuando nos damos una alegría. ¡Es que está buenísimo! Inicialmente prefiero cocerlo; a ser posible en una olla rápida, pues se ahorra mucho tiempo. Ahora bien, para lograr que la piel quede crujiente y dorada es necesario usar el horno.


Ahora que estoy en la nueva casa y con cajas hasta el techo me he dado cuenta de la importancia de un buen horno. Sí, porque yo estaba acostumbrada al mío y ahora me veo haciendo lo que siempre les he aconsejado, probar hasta ver cómo quedan las recetas en el punto adecuado, pues cada horno es un mundo.

Indudablemente, cualquier receta mejora con el horno ideal. Los de Servibar son una maravilla. ¡Cómo me gustaría poder cocinar en uno profesional como los mixtos o los de vapor! Soñar es gratis, pero de momento debo conformarme con el que tengo y hacerme cuanto antes con él para que mis recetas queden en su punto. Además, el de la nueva casa no tiene reloj ni ventilador y yo soy fan del ventilador porque distribuye la temperatura.

Ingredientes para conseguir un delicioso codillo al horno

  • 1 codillo.
  • 1 cebolla.
  • 1 cabeza de dientes de ajos.
  • 3 papas medianas.
  • 2 zanahorias medianas.
  • 1 hoja de laurel.
  • Mantequilla sin lactosa.
  • Sal.
  • Agua.
  • Aceite.

Elaboración de un rico codillo guisado y horneado

  1. Lavar las papas. Pelar la cebolla y las zanahorias. 
  2. Quitar el exceso de cáscara de la cabeza de dientes de ajos.
  3. Incorporar a la olla rápida el codillo con la cebolla, las papas enteras y con piel, las zanahorias, la cabeza de ajos, una pizca de sal y la hoja de laurel. 
  4. Cubrir todos los ingredientes con agua. Tapar la olla, cocinar a fuego fuerte.
  5. Esperar a que hierva para, en ese momento, bajar a fuego medio y mantener unos 40-45 minutos. 
  6. Apartar del fuego y esperar a que se pueda abrir la olla. 
  7. Comprobar que la carne se desprende del hueso con facilidad. Si no fuera el caso, cerrar la cacerola y colocar al fuego nuevamente, dejar unos 8 minutos más. En ese tiempo se supone que ya estaría perfecto. 
  8. Sacar el codillo de la olla y colocar en una bandeja de horno.
  9. Comprobar que el tenedor entra bien en las zanahorias y las papas. Con el tiempo que han estado en la olla se supone que están tiernas.
  10. Cerrar la olla para que las papas y las zanahorias se mantengan calientes mientras se hace el codillo al horno. Previamente, quitar la cebolla y la cabeza de ajos, así como la hoja de laurel.
  11. Precalentar el horno a 180 ºC.
  12. Introducir la bandeja del codillo en el horno a la misma temperatura y mantener unos 10 minutos por cada lado. Luego darle al grill para que la piel quede dorada (5-8 minutos) y listo.
  13. Sacar de la olla las papas y las zanahorias cuando le falte unos 5 minutos al codillo para estar en su punto.
  14. Pelar las papas, trocear y añadir 50 gramos de mantequilla sin lactosa. 
  15. Escachar bien e ir mezclando con la mantequilla hasta obtener la textura adecuada.
  16. Probar y rectificar de sal si hiciera falta, añadir 50 gramos más de mantequilla sin lactosa para darle untuosidad.
  17. Emplatar y servir.

Consejos para que el codillo quede en su punto

  • Los tiempos de cocción en la olla rápida de los que hablo son para un codillo del tamaño del de la foto. Hay que tener en cuenta que se estima que 1 kilo de codillo necesita entre 45 y 60 minutos en olla rápida y de 60 a 90 en una olla normal para obtener una textura óptima.
  • En caso de ser un codillo mayor, partir de las indicaciones anteriores para calcular el tiempo de cocción.
  • A la hora de hornear, los tiempos pueden variar bastante. En mi caso en 20 minutos más 7 de grill estaba. Se trata de que la carne se mantenga tierna, más de 40 minutos al horno sería un exceso.
  • Hay quien prefiere guisarlo 30 minutos en la olla rápida y hornearlo unos 45-60 minutos. Es cuestión de gustos e ir probando para ver qué les agrada más a ustedes.
  • La mantequilla empleada en el puré es sin lactosa. Si bien, el puré de papas y zanahorias se puede hacer con mantequilla normal, aceite de oliva e incluso con la grasa que suelta el codillo en el horneado. 
  • La grasa del horneado también se puede aprovechar para salsear la carne y disfrutar de los jugos de esta pieza de carne.
  • Personalmente creo que la receta de hoy mejora al codillo con puré de manzanas y patatas que publiqué en 2013. ¡Y es que el punto que le da la combinación de la olla con el horno hace que quede delicioso y con una piel crujientita que nos encanta!
Ya sé que les prometí una tarta sin horno para esta semana, pero estaba tan contenta con mi experiencia con el nuevo horno que no me resistí a compartirla. 😉😤

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la  Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

25 jul. 2018

¡Cómo pasan los días! Hace poco no parábamos de hablar numerosos bloguer@s de lo largo que se estaba haciendo el invierno. En la tele no paraban de decir que estábamos viviendo una primavera invernal. Y, de repente, todo cambia. Así es la vida. Llega el verano con sus temperaturas elevadas y muchas personas comienzan a quejarse del calor. ¡Cómo somos los humanos! Si hace frío, nos quejamos por el frío; si hace calor, nos quejamos también por el calor; si llega la primavera, a ver si se va por las alergias.
Sorbete de mora
Ahora mismo solo nos queda disfrutar de estas temperaturas encontrando alternativas para hacer los días más llevaderos. No hay de otra. Yo estoy contentísima porque he hecho un descubrimiento que me ayuda a sobrellevar el calor, se trata de los postres helados de la Menorquina que se distribuyen en restauración. A lo mejor muchos de ustedes ya los conocían porque los han tomado en algún restaurante.

Como alérgica a la lactosa siempre estoy buscando productos nuevos y muchos me piden información de dónde los consigo o cuáles son. De ahí que hoy les comparta mi alegría porque yo también paso calor y me gusta consumir alimentos que me eviten estar todo el día en la cocina con las temperaturas.

Sorbetes y cremas heladas

La Menorquina es una empresa cuyos productos se comercializan desde 1940. Sus postres helados tienen una pinta espectacular. Además, en la página pueden acceder a algo que creo que deberían hacer todas las empresas, un documento en el que detallan lo que contienen sus helados.


Los sorbetes quitan el sentido de lo ricos que están y sientan de maravilla después de la  comida. Al no contener lactosa, los intolerantes los pueden disfrutar con total tranquilidad. Además, ofrecen una amplia gama: limón, mandarina, mango, frambuesa, manzana verde, pasión de maracuyá, mora, sandía, piña, coco, mojito, limoncello y menta. Su presentación es muy interesante, en cubeta de 2.5 litros o de 5, dependiendo del sabor. A mí personalmente me encantaros los sorbetes de mango y mora.
Sorbete de mango
Las cremas heladas pasan por sabores tan variados como chocolate negro, almendra extra, vainilla bourbon, violetas, cacahuetes, turrón, té verde, caramel beurre salé, sésamo negro, nata, fresa, mantecado yema huevo, vainilla, chocolate. Estas cremas también se venden en cubetas de 2.5 o 5 litros, según sabores. Por ejemplo, la crema helada de turrón viene en cubeta de 5 litros, mientras que la de violetas, en 2.5.

¿Cómo descubrí esta empresa? 

Por unos amigos que se quedaron en casa. Vinieron a pasar unos días antes de que me mudara y, como tienen un restaurante, me trajeron de regalo unas cremas y unos sorbetes que son una auténtica delicia, como ya les comenté.

La historia del nacimiento de la Menorquina me encantó, no solo sus productos. ¡Adoro los relatos! En 1940 un joven pastelero llamado Fernando decidió dar forma a su sueño tras sonreírle la fortuna: ganó un premio en la lotería. Inicialmente, sus empleados se movían por la isla de Menorca en bicicleta con la finalidad de llegar a los consumidores con estos exquisitos helados de elaboración tradicional. La creatividad e ingenio de este joven lo llevan a crear la Estrella que tras cinco años pasaría a denominarse la Menorquina.

Poco a poco y con paso firme, este pastelero traspasa las fronteras de la isla con su negocio e introduce sus productos en todo el territorio español. En la actualidad se comercializa internacionalmente y es una de las empresas más valoradas dentro del sector de la hostelería. De ahí que resulte habitual encontrar postres la Menorquina en aquellos establecimientos dedicados a la restauración y preocupados por dar el mejor servicio a sus clientes.

Es de agradecer que sigan innovando y haciéndonos la vida mucho más fácil a los alérgicos no solo porque podamos consumir sus helados, sino también por toda la información que dan sobre los componentes y trazabilidad. Para mí ha sido una alegría disfrutar de algo nuevo; como una niña el día de Reyes, así estoy de contenta.
Crema helada de turrón
Les deseo una estupenda semana, la próxima nos vemos de nuevo con una tarta helada. Los sorbetes y la crema helada estaban tan buenos que duraron un suspiro, por lo que no me quedó de otra que preparar postre 😂😂😂😂.

La tarta de la próxima semana es muy fácil de hacer, no necesita horno (me encantan estos postres en verano) y tampoco contiene lactosa. Ya saben, no me canso de decirlo, para los que no tienen intolerancia a la lactosa siempre les indico qué hacer en los consejos finales, incluso cómo prepararla los alérgicos a la lactosa. Así pues, se trata de una tarta helada apta para todos los públicos.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!