25 sept. 2018

La sauvignon blanc es una de las uvas blancas más preciadas del mundo por su capacidad de adaptación al suelo y al clima, así como por su versatilidad para elaborar vinos de la máxima calidad. Servido frío, tanto en entrantes y aperitivos como en cualquier momento de la comida, y acompañando a aves, pastas, pescados y mariscos o queso es capaz de mostrar todas sus peculiaridades y potenciar todos sus aromas y sabores.


El verano y el buen tiempo suelen ser sinónimos de vacaciones, de descanso, de escapadas, de terrazas y de comidas y cenas con la familia y los amigos. No hay nada mejor para estos momentos que un buen vino. Cuando el calor aprieta y suben las temperaturas, el aliado perfecto es, sin duda, un vino ligero y fresco que acompañe cada instante y lo convierta en único e inolvidable. Las opciones, como los gustos, son casi infinitas; pero si queremos acertar y garantizar el éxito de una buena elección, el vino sauvignon blanc será una apuesta segura.

Esta uva es una de las variedades de uva blanca más famosa del mundo. Todo apunta a que su nombre procede de la contracción de las palabras francesas sauvage (salvaje) y vignon (viña). De origen francés, de las regiones de Burdeos y Alto Loira, es una uva muy extendida y cultivada en todo el mundo. En estas regiones francesas, de donde es originaria, se llega a decir que es una variedad de uva capaz de lograr la perfección. Su capacidad de adaptación al clima y a los distintos tipos de suelo ha permitido su cultivo en numerosas regiones del planeta. En España no ha sido menos, cultivándose en todo el territorio nacional; por lo que numerosas denominaciones de origen, regiones vitivinícolas y bodegas la incluyen en sus caldos.

La uva sauvignon blanc y sus vinos

Al tratarse de una cepa tan extendida, sus características organolépticas varían, dependiendo de la procedencia del cultivo. De forma general, puede decirse que la sauvignon blanc es una uva sabrosa y potente, capaz de producir excelentes vinos, de la máxima calidad, puesto que permite elaborar vinos refrescantes, secos y con cuerpo. Todo ello se logra gracias a la versatilidad de esta uva, convirtiéndose en la protagonista de numerosos vinos blancos finos y elegantes.

Los vinos sauvignon blanc se caracterizan por ser vinos amarillos con reflejos dorados, refrescante acidez, personalidad y aromas herbáceos, frutales, florales e, incluso, a miel. Habitualmente se trata de vinos jóvenes y con carácter, aunque algunas bodegas se han decantado por dejarlos envejecer sin perder sus particularidades. Esta uva se utiliza habitualmente en monovarietales, aunque funciona muy bien en combinaciones con otras variedades.

El vino sauvignon blanc y su consumo

Su frescura, su calidad y, sobre todo, su versatilidad hacen del vino sauvignon blanc el complemento perfecto para infinidad de platos, sabores y momentos. Un maridaje con el que potenciar los sabores y aromas, tanto de la comida y sus elaboraciones como del propio vino. Aunque en el mundo del vino y el maridaje no hay verdades absolutas y lo más importante son los gustos de los comensales, sí que existen recomendaciones para lograr el máximo potencial de cada producto. Además, es importante consumirlo en óptimas condiciones para sacarle el máximo partido a cada copa. Así, este vino es un vino que debe servirse frío, entre 8 y 10 grados, por lo que es perfecto para los días de calor estival.

El vino elaborado con uva sauvignon blanc es perfecto para los entrantes y aperitivos, tales como aceitunas, anchoas, tomate, espárragos, pimientos verdes o frituras (especialmente las de pescado). También acompaña a la perfección platos ligeros como las ensaladas, por ejemplo la griega o la César, y es ideal para la pasta con frutos de mar, así como todo tipo de comidas picantes. En cuanto a las carnes, acompaña a la perfección los platos de aves. En lo que respecta a los pescados y mariscos, potencia todos sus sabores siempre que estén elaborados de forma sencilla y con salsas ligeras. Indudablemente, puede ser el broche para el cierre de una estupenda comida, ya que marida a la perfección con todo tipo de postres y quesos grasos y cremosos (como el queso de cabra, el camembert, el feta o el brie).


Muchas son las opciones para elegir vinos de calidad de sauvignon blanc en España, ya que, como hemos comentado, se cultiva en una buena parte del país. Una apuesta segura es el vino Luna Linera Sauvignon Blanc de la bodega manchega Dehesa de Luna: un vino blanco elaborado 100 % con sauvignon blanc, brillante, aromático, fresco, vivo, agradable, ideal para momentos distendidos y alegres, así como para acompañar aperitivos y entrantes, entre otros. Esta bodega ha sabido sacarle el máximo partido a una uva elegante y de calidad, capaz de satisfacer a los paladares más exigentes.

18 sept. 2018

Tras las vacaciones toca retomar la rutina: el trabajo, la casa, la vuelta al cole, el gimnasio. Por lo que no solo existe la operación bikini para disfrutar del verano, sino la recuperación del periodo estival. Sí, la recuperación porque las cañitas, salir de tapas con los amigos, las comidas familiares y demás pasan factura. De ahí que en la mayoría de las personas anide el deseo de eliminar esos kilos de la forma más rápida posible para después, tal vez, volver a recuperarlos en Navidad. ¡Ja, ja, ja...! ¡Cómo somos los humanos!

La importancia del deporte para una buena salud

El mayor problema de todo esto estriba en que muchísima gente intenta hacer dietas milagro a la par que van al gimnasio y todo ello sin ponerse en manos de un especialista, ni tan siquiera de un nutricionista deportivo.

Ya saben que en este blog tenemos una nutricionista de cabecera, Olivia Díaz, a la que acudimos para consultarle nuestras dudas y en varias ocasiones ha participado con algún artículo. Ella huye de la moda de las dietas exprés y de las mencionadas dietas milagro, y nos dio una serie de pautas muy interesantes porque las dieta milagro no existen.

Consejos para combinar deporte con alimentación y una vida sana

En estos días he tenido la oportunidad de hablar con algunas amigas y amigos asiduos a los gimnasios y que suelen participar en carreras. Además, una de ellas es "una crack", de forma habitual sube al pódium en todas las carreras a las que se apunta. Como experimentados deportistas, todos ellos coinciden en algo muy importante: no podemos volvernos locos por tener una figura maravillosa y olvidarnos de la importancia de combinar deporte con una alimentación sana.

Mujer corriendo en ciudad

Como este blog se dedica a la publicación de recetas y no soy nutricionista (ni una experimentada deportista, pero sí una amante de la vida saludable), no ejerceré como tal, pero sí les haré hincapié en que es necesario que se pongan en manos de nutricionistas deportivos si hacen deporte y quieren bajar de peso o mantenerse sanos y rendir. ¿Por qué? Nadie mejor que ellos saben qué es lo que deben comer para estar en forma. Sin lugar a dudas es estupendo que queramos hacer ejercicio y tener un peso adecuado, pero no me cansaré de decir que debe ser de una forma sana, de una manera saludable; vamos, con una alimentación, suplementación y nutrición deportiva correcta.

A casi todos nos resulta lógico ponernos en manos de un entrenador al apuntarnos al gimnasio, alguien experimentado que nos guíe e incluso nos prepare una rutina de ejercicios dependiendo de cuál sea nuestro objetivo. Entonces, ¿por qué no vemos tan normal que nos asesore un experto en alimentación deportiva? Es más, en el caso de dedicarnos a correr no se trata únicamente de salir a realizar esta actividad, hay que prepararse para no lesionarse y entrenar para mejorar la resistencia, la fuerza, la capacidad pulmonar y llevar una alimentación sana para no dañar el organismo. Uno de los objetivos del corredor es mejorar su resistencia muscular (capacidad de los músculos para tirar, levantar y empujar un peso durante un periodo de tiempo), es decir, vencer una resistencia de manera constante, aspecto necesario para estos deportistas.

Desde aquí, nuestro mayor consejo es que si parece coherente ponernos en manos de un entrenador, no debemos pasar por alto también el cuidar nuestra alimentación, pero no por nuestra cuenta, no a lo loco, sino gracias a la supervisión de un especialista. Preocupa ver cómo muchos jóvenes (chicos y chicas) se han obsesionado con el culto al cuerpo y a la extrema delgadez o el exceso de volumen en brazos, por ejemplo. Seguro que muchos de ustedes los oye hablando de qué comer o no comer (ellas intentan evitar los hidratos, craso error) y las horas que dedican al gimnasio. 

Nutrición deportiva

La alimentación de un deportista se caracteriza por estar presente en el momento anterior y posterior al entrenamiento, así como durante este e igualmente sucede en el desarrollo de la competición. Por mucho que entrenen, una alimentación inadecuada repercutirá negativamente en el rendimiento.

Los hidratos de carbono, preferentemente los compuestos (cereales, harinas integrales, legumbres...) no deben eliminarse porque aunque aportan calorías también son una fuente importante de minerales, vitaminas, proteínas vegetales y proveen de energía al organismo, además de regular los niveles de azúcar en sangre. Les hablo de algo muy importante, tanto que si se elimina o limita mucho su ingesta puede darse el caso de aceleración del ritmo cardíaco, temblores, dolor de cabeza, convulsionar o incluso entrar en estado de coma.

Al hacer deporte se consume más energía porque la actividad física quema calorías. De ahí que un deportista deba llevar una dieta equilibrada, con una selección correcta y variada de alimentos: un 60-65 % de hidratos de carbono (principal combustible del músculo en la práctica deportiva), 12-15 % de proteínas (como huevos, pescados, lácteos, carne), 20-30 % de grasas (aceite de oliva, pescado azul, frutos secos, por ejemplo). Por si les resulta de utilidad, les dejo esta completa guía de alimentación, nutrición e hidratación en el deporte.

Recetas para deportistas y amantes de la vida sana

Zumo de zanahoria, tomate y melón

Rollitos de jamón con dip de zanahorias

Arroz blanco con verduras, mejillones y pollo


Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

11 sept. 2018

Un clásico de toda cocina es el pollo en todas sus opciones: muslos, pechugas, solomillos, entero... En esta ocasión les propongo una receta muy fácil, pero que queda bien sabrosa: pollo en salsa con pasas. Eso sí, mejor eliminar las pasas en el caso de no ser muy amigos de la combinación dulce con salado.

Receta de pollo en salsa con pasa, verduras y patatas

Ingredientes para cocinar pollo en salsa con pasas

  • 6 jamoncitos grandes de pollo. 
  • 2 papas grandes. 
  • 1 hoja de laurel. 
  • 1 litro de caldo de verduras. 
  • 150 de zanahorias baby o 2 zanahorias. 
  • 1 cebolla grande.
  • 1 calabacín. 
  • Sal. 
  • Orégano.
  • Ajo molido.
  • Laurel. 
  • 40 gramos de pasas. 
  • Aceite de oliva virgen.

Receta de pollo en salsa con pasas

  1. Aderezar los jamoncitos de pollo con orégano, sal y ajo molido para posteriormente dorarlos y reservar. 
  2. Pelar las papas, cortarlas en rodajas de un centímetro. 
  3. Picar el calabacín y las zanahorias al gusto. 
  4. Pelar y cortar la cebolla en rodajas.
  5. Verter un poco de aceite de oliva virgen en una olla. 
  6. Rehogar la cebolla durante unos minutos hasta que empiece a dorarse.
  7. Incorporar el calabacín y las zanahorias y rehogar unos 5 minutos. 
  8. Añadir las papas y mantener unos 5 minutos más al fuego. Ojo por si hiciera falta más aceite para que no se pegue. 
  9. Verter el caldo y agregar la hoja de laurel, ajo en polvo, orégano y un poco de sal. 
  10. Transcurridos unos 8-10 minutos, introducir los jamoncitos de pollo y cocinar durante unos 25-30 minutos.
  11. Cuando resten 10 minutos para apartar el guiso del fuego, añadir las pasas y probar por si hiciera falta rectificar de sal.
Fácil receta de guiso de pollo con verduras

Consejos y trucos para que les quede en su punto la receta de pollo en salsa con pasas

  • El tiempo exacto para mantener el guiso en el fuego nos lo dará el jamoncito de pollo (que no debe sangrar), al igual que las papas (cuando estén tiernas al pincharlas con un tenedor). 
  • Pasos a seguir si los jamoncitos de pollo fueran pequeños: cuando falten 8 o 10 minutos para que las papas estén en su punto, incorporarlos al guiso los jamoncitos. 
  • Las pasas pueden ser sustituidas por manzana en trozos o aceitunas, por ejemplo.
  • El tamaño de las verduras es al gusto, ya que al estar tanto tiempo al fuego se suelen hacer bien. De todas formas, si no les agrandan al dente, mejor que tengan tamaño pequeño.
  • Para los amigos de una salsa más espesa o menor cantidad de líquido, mejor verter el caldo necesario para que cubra las papas y tapar. Si hiciera falta, añadir más caldo a lo largo de la cocción.
  • Al incorporar las pasas quizá observen que hay bastante líquido y les gustaría que mermara un poco. En ese caso, dejar destapado el guiso esos últimos 8-10 minutos tras poner las pasas.
  • Igualmente, las salsas se pueden espesar con maicena, por ejemplo.
  • Personalmente, me gusta mucho usar aceite de oliva virgen en espray, así aporto menos grasa a mis comidas. Si bien, cada cual puede emplear el aceite en el formato que más le guste: botella, aerosol, cucharadas, etc.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!