Platos fáciles para sorprender a tus invitados

No sé qué opinarás tú, pero a mí me encanta agasajar a mis amigos con platos variados, adaptados a sus gustos, para verlos felices. Sobre todo, no hay nada mejor que los platos fáciles para sorprender a tus invitados y que, además de sencillos, sean platos llenos de sabor, como los que hoy te voy a mostrar.

Recetas fáciles para comidas especiales

Recetas de platos fáciles para sorprender a tus invitados

Dicen que no hay mayor alegría en un cocinero (aunque sea no profesional) que ver que los platos quedan vacíos; sinónimo de que todo ha agradado a los comensales. Eso sí, supervisa bien el menú y todos sus ingredientes. No vaya a ser que tengas que dejarlo y salir corriendo a por algo que te ha faltado. Aunque hoy en día, afortunadamente, eso no es problema gracias a que siempre puedes acudir a tu supermercado a domicilio.

Con estas recetas conseguirás hacer estos platos fáciles para sorprender a tus invitados y, a la vez, disfrutar pasando tiempo con ellos. Y es que no hace falta que te compliques la vida cocinando para que el resultado sea extraordinario. Además, en estas fechas navideñas existen grandes superficies o numerosos supermercados, como Supermercados MAS (cadena de supermercados andaluza), que cuentan una gran variedad de productos frescos (carnicería, pescadería, frutería…) y de temporada para hacer platos que encantarán a todos tus invitados.

Si no eres de esas personas a las que les gusta cocinar, dispón una cena de navidad por encargo. Ahora bien, estoy segura de que con las recetas que te voy a proponer, podrás hacerlas, te quedará estupendas y tendrás tiempo para disfrutar conversando con tus invitados. Da igual que tengas que cocinar para Navidad, para una cena romántica o para una reunión con amigos.

Recetas para eventos, fiestas especiales y Navidad

Recetas fáciles de entrantes

Gazpacho de melón con lychees. Esta receta es posible hacerla de un día para otro sin problema alguno. Además, los lychees los puedes usar de lata. ¡Queda bien rico!

Receta de gazpacho de melón paso a paso

Croquetas de queso sin lactosa y nueces. Es viable hacer estas croquetas con antelación, ya que solo tendrías que congelarlas y cuando vayas a consumirlas, sacarlas  y freírlas directamente.

Receta casera de croquetas

Hummus básico. Adaptado a aquellas personas que no toleran el picante. También es viable hacerlo de un día para otro.

Receta fácil de hummus

Recetas fáciles de platos principales

Recetas fáciles de carnes y pescados

Recetas fáciles de carne

Receta de magret de pato Es un plato que tienes que seguir el paso a paso para que la carne te quede en su punto, pero el acompañamiento lo puedes dejar preparado o casi.

Receta de magret de pato

Pierna de cordero cocinada en bolsa al vapor. Una manera muy sana de comer cordero, con un toque final de horneado. Por lo que es viable cocinarla el día antes, solo a falta de introducir en el horno en el momento de comer.

Pierna de cordero

Recetas fáciles de pescado

Lubina a la espalda. Simplemente, con que tengas las verduras cortadas y los dientes de ajo, ya casi estará el plato. Además, queda también muy rico con dorada, por ejemplo.

Receta fácil de pescado: lubina a la espalda

Salmón con setas y patatas en salsa de crema de soja. Reconozco que este plato me pierde. Mejor dejarlo hecho de un día para otro, pero que le falte unos 5 minutitos al salmón. Al día siguiente, añadirle la salsa o nata de soja para cocinarlo.

Salmón con salsa de soja

Recetas fáciles de postres

Brownie con nueces y sin lactosa. Gustará a todos y lo podrán disfrutar los intolerantes a la lactosa con total tranquilidad.

Semifrío de moras, fresas y cacao sin lactosa. Esta opción bien fresquita viene de maravilla para el cierre de una comida o cena especial.

Semifrío de moras, fresas y chocolate

Polvorones de azahar sin lactosa. No me podía despedir estando tan próxima la Navidad sin dejarte una receta especial para esa época del año.

Receta casera de polvorones

Aprovecho para invitarte a seguirme en FacebookTwitterPinterest e Instagram. Igualmente, te animo a unirte al grupo de Facebook para compartir tus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!


Gazpacho de melón con lychees

En muchas zonas del planeta hace frío, pero en Canarias el calor sigue acompañándonos. Por eso, este fin de semana he preparado este plato fácil, sabroso y de aprovechamiento: receta de gazpacho de melón con lychees.

Receta de gazpacho de melón

RECETA DE GAZPACHO DE MELÓN CON LYCHEES

Esta receta de gazpacho de melón con lychees nació al abrir la nevera y ver que tenía una serie de ingredientes que se iban a estropear. El melón, el pobre, o lo usaba o lo tiraba. Los lychees eran de lata, la había abierto hacía una semana y guardado los que sobraron en la nevera en un táper. El queso, restos que no usé para la receta de dip de salmón. Por lo que le debía dar salida a estos producto y aprovecharlos, convirtiéndolos en un plato apetecible, en vez de tirarlos.

No suelo hacer gazpachos en casa porque no puedo tomar tomate, pero este no lo lleva. Así que se trata de uno de esos inventos que nacen fruto de las circunstancias. Claro que he intentado respetar un poco la base con el pan, el vinagre, la cebolla y alguna cosilla más para que se parezca. Además, es ideal como primer plato e incluso como único para las cenas.

INGREDIENTES PARA LA RECETA DE GAZPACHO DE MELÓN CON LYCHEES

Ingredientes para 4 personas

  • 500 g de melón.
  • 30 g de pan tostado.
  • 50 g de pepino.
  • 30 ml de aceite de oliva virgen extra.
  • 15 ml de vinagre de manzana o de Módena.
  • 100 g de cebolla.
  • 1 diente de ajo (opcional)
  • 15 g de queso sin lactosa (opcional).
  • 12 lychees (opcional).
  • Sal.

RECETA DE GAZPACHO DE MELÓN CON LYCHEES PASO A PASO

  1. Pela el melón, quítale las semillas y córtalo en trozos.
  2. Pon los trozos dentro de la batidora que vayas a emplear para hacer el gazpacho de melón con lychees o en un recipiente si lo que vas a usar es un brazo para triturarlo.
  3. Pela la cebolla y trocea. Añádela al recipiente donde tengas el melón.
  4. Lava, pela y trocea el pepino.
  5. Coloca los trozos de pepino dentro del recipiente donde están los demás ingredientes.
  6. Pela el diente de ajo e incorpora junto con el aceite, 10 ml de vinagre y la sal.
  7. Tritura bien hasta que quede una especie de sopa o crema.
  8. Prueba para rectificar de vinagre y sal. Yo le añadí 5 ml más de vinagre. Quizá a ti te parezca suficiente o quieras 10 ml porque te gusta más fuerte de sabor.
  9. Añade el pan y tritura de nuevo.
  10. Ahora tienes dos opciones, la primera es servir tal cual como hice yo (verás en las fotos algunos restos minúsculos de pan) o colarlo para que quede más fino.
  11. Por otro lado, toma los lychees y rellénalos de queso sin lactosa.
  12. Colócalo en un recipiente o táper y ponlo en la nevera para que se enfríe.
  13. Sirve en un vaso o plato hondo.
  14. Vierte el gazpacho de melón en el recipiente y añade los lychees al gusto.

Receta de gazpacho de melón paso a paso

Con esta receta participo en un evento que me hace mucha ilusión, el aniversario de la revista Handmade blogueros, el día internacional del bloguero del «Hecho a mano» y la III edición de los premios Handmade blogueros 2019. La temática para esta fiesta es el reciclaje (Celebración del Día Internacional del Bloguero del Hecho a Mano «Reto reciclaje»). Nada mejor en cocina que usar esos restos o productos que están a punto de caducar para no desecharlos, ¿verdad? La homenajeada de este año es Isabel (licenciada de Historia del Arte y restauradora de madera), del blog Alromasar. Una página en la que comparte sus maravillosos trabajos. Te invito a que la visites, seguro que te encantará.  

Día internacional del bloggero

TRUCOS Y CONSEJOS PARA HACER GAZPACHO DE MELÓN CON LYCHEES RELLENOS DE QUESO

  • Si no te gusta el melón, sustitúyelo por sandía, por ejemplo.
  • El pan puede ser fresco, miga, tostado al horno. Yo lo usé de paquete porque era un resto que me quedaba y esta receta es puro reciclaje.
  • Otra posibilidad sería pan de varios días, pan duro. A mí me gusta más con pan duro porque queda con una textura suave.
  • El ajo es opcional, se lo puedes quitar.
  • Utiliza el vinagre que más te agrade, de manzana, de vino, etc.
  • El pepino lo puedes cambiar por pimiento verde.
  • El queso sin lactosa en esta receta es porque yo soy intolerante. Tú emplea el habitual en tu casa.
  • Los lychees también son opcionales. Cámbialas por cerezas sin hueso rellenas de queso, por ejemplo.
  • Otra opción es eliminar los lychees  o las cerezas y añadir como acompañamiento jamón deshidratado.

MÁS RECETAS DE COMER ESPECIAL QUE TE PUEDEN INTERESAR



Dip de mejillones y queso sin lactosa con sorpresa

Este dip de mejillones y queso sin lactosa viene de maravilla como entrante e incluso para una cena y, además, es muy fácil de preparar. Con solo tres ingredientes y en poco minutos pueden hacer algo rico si les llega alguna visita sin previo aviso. A esto le añaden unas patatas fritas, unas aceitunas y unos berberechos, por ejemplo, y problema resuelto.

Ya ven que en el título pone «con sorpresa» y esta no es otra que el aniversario de Comer especial que cumple 8 años el 21 de febrero. ¿Qué he pensado para dicha celebración? Obsequiar a los blogueros y las blogueras que llevan tantos años acompañándome, así como a cualquier seguidor o seguidora del blog. Los ganadores o ganadoras se llevarán un  regalo sorpresa. ¿Qué hay que hacer para participar? Existen dos formas y se pueden usar ambas o solo una. Si utilizan las dos, tendrán dos opciones para ganar, y si lo hacen de una sola manera, pues contarán con una posibilidad de ganar uno de los regalos. Están invitados a la celebración los blogs de cualquier temática, no solo de cocina, y todas las personas que tengan redes sociales. Detallo a continuación los pasos a seguir:

  1. Una de las maneras de participar es publicando en vuestro blog que Comer especialestá de aniversario y que cumple 8 años. Seleccionar la receta que más les guste y compartir el enlace indicando que esa receta es vuestra favorita.
  2. Si no tienen blog, se trata de hacer lo mismo que en el punto 1, pero comentándolo en redes sociales.
  3. El punto 1 y 2 permite obtener un número de participación para el sorteo.
  4. La segunda manera para conseguir el regalo consiste en hacer una de las recetas del blog (podéis adaptarla a vuestros gustos, reinterpretándola) e indicar que es del blog de cocina Comer especial y que está de aniversario, 8 años en la blogosfera,  además de especificar que esa es vuestra receta favorita. Esta manera de participar tendrá un sorteo a parte, pues publicaré un recopilatorio de todos los enlaces a vuestros blogs con las recetas y sus fotos para que los lectores voten cuál les ha gustado más.
  5. Los blogs que no son de cocina podrán participar en la segunda opción no publicando una receta, pero sí indicando qué receta les gusta más, poniendo el enlace y elaborando alguna cosita para la celebración. Por ejemplo, si son de manualidades, hacer algún objeto manual indicando que ha sido realizado para dicha celebración. En el caso de los blogs de otras temáticas, también se incluirán en un artículo que publicaré recopilando todos los enlaces y pidiendo votación de los lectores para el premio.
  6. Las formas de participar 4 y 5 obtendrán número para el sorteo de mención y a su vez también concursarán en la votación por elaborar receta o hacer algo para celebrar el aniversario de este blog.
  7. En cuanto publiquen la mención o el artículo, deben pasarse por este artículo y dejar los enlaces para daros el número e ir preparando el artículo recopilatorio de post con recetas u objetos para la celebración.
  8. Fechas para participar: desde el 21 de febrero hasta el 21 de marzo 2019, incluidos ambos.
  9. Cualquier duda me la podéis enviar al correo crbm2003@gmail.com o dejármela en este artículo.
Como han podido leer, Comer especial y una servidora tiramos la casa por la ventana con tres regalos:
  • Uno para los que simplemente hacen mención del aniversario y ponen enlace a la receta favorita.
  • Otro premio para los blogs de cocina que mencionan el aniversario y hagan una de las recetas de Comer especial.
  • Finalmente, otro regalo para aquellos blogs de temáticas diferentes a la de cocina y que hagan un post hablando del cumpleaños y elaboran un objeto para festejar el aniversario, así como poniendo enlace a la receta favorita.

Espero vuestras participaciones, me hace mucha ilusión gratificar de alguna manera a todas aquellas personas que han estado ahí, al otro lado de la pantalla, acompañándome durante tantos años. ¡Gracias por haberme acompañado tantos años y por vuestros amables comentarios! Ahora vamos allá con la receta de hoy que como ya comenté al principio, más sencilla, imposible.

Ingredientes para una rica crema de mejillones y queso sin lactosa

  • Terrina de queso de untar sin lactosa, esta de 150 gramos.
  • Una lata de mejillones al natural, usé una lata de 69 gramos, peso escurrido.
  • Media cebolla pequeña.

Receta de crema de mejillones y queso de untar sin lactosa

  1. Pelar la cebolla y picarla toscamente.
  2. Revisar los mejillones por si les quedan greñas, pelillos, y quitárselas.
  3. Colocar el queso, la cebolla y los mejillones en una picadora y triturar muy bien hasta que se forme una masa homogénea.

Consejos y trucos para comer crema de queso y mejillones sin lactosa

  • Se puede usar queso con lactosa si no son intolerantes a esta o el queso que más le guste.
  • A quién le apetezca, puede añadirle unas nueces o algunas almendras bien trituradas para darle el punto de los frutos secos a esta crema.
  • La crema o dip de mejillones se puede servir en la mesa en unos cuencos para untar en pan o también se puede usar para rellenar tartaletas e incluso para rellenar endivias, por ejemplo.
  • Los mejillones pueden sustituirse por anchoas o salmón ahumado.
  • Los 69 gramos de mejillones aportan 80.04 calorías según paquete; los 150 gramos de queso de untar, unas 415.5 calorías y 100 gramos de cebolla, 40 calorías. Todo lo cual hace un total de 535.54 calorías. Si lo acompañan con 100 gramos de pan blanco, 265 calorías, pero si lo hacen con verduras crudas, como zanahorias y calabacín en bastoncillos, hablaríamos de 40 y 20 calorías respectivamente por cada 100 gramos de cada una de estas verduras.
Crema de mejillones y queso sin lactosa
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest e Instagram. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!

Receta de croquetas de queso sin lactosa y nueces

Sí, ya sé que la semana pasada publiqué una receta de croquetas, pero es que cuando me pongo, hago de varios tipos y luego las congelo. Estas croquetas son de queso con nueces a mi manera y sin lactosa. Lo más difícil es siempre conseguir el queso para poder hacerlas. Por eso, cuando encuentro queso sin lactosa en la tienda o super no me lo pienso dos veces y las preparo.

Receta de croquetas de queso sin lactosa y nueces

Como ven en la foto, quedan bastante jugosas y me gusta dejar algunos trozos grandes de nueces para encontrar un punto interior crujiente. Ahora bien, si no les agradan los tropezones, no duden en triturarlas muy bien.

Ingredientes para elaborar croquetas de queso sin lactosa con nueces

  • 200 gramos de queso de untar sin lactosa. 
  • 150 gramos de nueces picadas.
  • 1 cebolla grande.  
  • 100 gramos de harina. 
  • 1 litro de leche sin lactosa. 
  • Mantequilla sin lactosa.
  • Aceite de oliva virgen. 
  • Sal fina. 
  • Pan rallado. 
  • 3 huevos.
  • Harina extra para rebozar las croquetas.

Receta de croquetas de queso sin lactosa con nueces

  1. Cubrir el fondo de una sartén o cacerola de aceite de oliva virgen.
  2. Picar bien pequeña la cebolla, añadirla a la sartén o cacerola y pocharla con cuidado.
  3. Cuando la cebolla adquiera un tono dorado, incorporar la harina, remover y rehogar muy bien para que no quede cruda. 
  4. La harina no debe adquirir color tostado, por lo que con 1-2 minutos estará ya en el punto óptimo para agregarle la leche.
  5. Verter poco a poco la leche sin lactosa tibia y seguir removiendo con la varilla para que no se formen grumos.
  6. Tras incorporar la mitad de la leche, añadir el queso de untar sin lactosa y remover muy bien para integrarlo todo.
  7. Volver a verter la leche restante poco a poco sin parar de remover con la varilla.
  8. Cuando falte por añadir poca leche, agregar las nueces trituradas (con algunas más enteras si les gusta encontrarse  tropezones) y seguir mezclando.
  9. Verter la leche restante, remover con la varilla. Probar de sal y si hiciera falta, rectificar.
  10. Mantener al fuego unos 12-15 minutos para que se cocine bien y seguir removiendo. 
  11. Apartar y colocar la masa en una fuente alargada. 
  12. Pintarla por encima con un poco de mantequilla si lactosa para que no se forme costra mientras se enfría. 
  13. Dejar enfriar la masa de las croquetas unas 3-4 horas.  
  14. Luego, proceder a formarlas con las manos impregnadas en aceite de oliva o con dos cucharas soperas, por ejemplo. 
  15. En un plato colocar la harina, otro con los huevos batidos y un tercero con pan rallado.
  16. Enharinar las croquetas, pasarlas por huevo y finalmente por pan rallado. 
  17. Freírlas en abundante aceite de oliva bien caliente en tandas de 6-8 croquetas (para que no baje mucho la temperatura del aceite). 
  18. Sacar las croquetas de la freidora o sartén y ponerlas sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. 
Receta de croquetas de queso de untar sin lactosa y nueces

Consejos y trucos para hacer croquetas de queso sin lactosa y nueces

  • Con estas cantidades salen unas 24-30 croquetas, pero esto dependerá del tamaño que les den. Si muy grandes, unas 12 nada más.
  • La masa estará en su punto de cocción cuando la toquen con el dedo y no se les pegue.
  • La cantidad de croquetas a freír dependerá del tamaño del recipiente en el que las frían. Si es pequeño, les aconsejo añadir solo 3-4.
  • La leche sin lactosa se puede sustituir por leche de soja, leche de arroz, leche normal. Por lo que los alérgicos a la lactosa solo deben cambiar la leche sin lactosa por la que empleen de forma habitual y los que no padezcan problema alguno con la lactosa, sustituir los lácteos sin por lácteos con.
  • Quien quiera incorporar una pizca de nuez moscada o pimienta, puede hacerlo para darle un punto de sabor. Claro, siempre que no sea intolerante o alérgico (yo soy alérgica).
  • Resulta imprescindible tostar la harina a fin de evitar el sabor a harina cruda al comer las croquetas.
  • La leche para la bechamel debe ser tibia, pues la diferencia de temperatura ayuda a que se formen grumos en la bechamel.
  • Los alérgicos a la lactosa, pinten la masa con aceite de oliva en vez de con mantequilla sin lactosa.
  • Si quieren que la masa se enfríe más rápido, taparla con papel film bien pegado (para evitar la formación de costra) y mantener en la nevera unas 2 horas.
  • Las croquetas sin freír se pueden guardar en un táper bien separadas y congelarlas, aguantan perfectamente 1-2 meses. 
  • Si no pueden tomar gluten, utilizar harina de arroz o la que a ustedes les guste más, así como pan sin gluten rallado.
  • Que no son amigos de las nueces, ¿qué tal cambiarlas por pasas picadas? Les aseguro que resultan muy curiosas.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!

Croquetas de bacalao con cebolla caramelizada y sin lactosa

Tras unas mini vacaciones para celebrar nuestros 15 años de casados, y casi 20 juntos, vuelvo al blog con una receta tan tradicional como las croquetas. Sin lugar a dudas existen multitud de rellenos y las mejores, casi siempre, suelen ser las de nuestra madre o abuela. Muchas llevan nuez moscada, perejil y el ingrediente principal, carne o pescado, por ejemplo.

Deliciosa receta de croquetas de bacalao y cebolla caramelizada sin lactosa

Hoy les invito a comer croquetas de bacalao con cebolla caramelizada. La particularidad de estas, que están preparadas con leche sin lactosa para los que somos intolerantes y no podemos comerlas fuera de casa. Los que no tienen intolerancia a la lactosa utilicen la misma cantidad de leche de la normal, de la que ustedes empleen habitualmente.

Ingredientes necesarios para hacer croquetas de bacalao y cebolla caramelizada

  • 200 gramos de bacalao cocido (desmenuzado y sin espinas). 
  • 1 cebolla grande.  
  • 100 gramos de harina. 
  • 1 litro de leche sin lactosa. 
  • Aceite de oliva virgen. 
  • Sal fina. 
  • Pan rallado. 
  • 3 huevos.
  • Harina extra para rebozar las croquetas.
  • Vinagre de Jerez.

¿Cómo hacer bechamel sin lactosa para cualquier comida?

  • Poner los 100 gramos de harina en una sartén con aceite de oliva (para los intolerantes a la lactosa o mantequilla sin lactosa) y rehogar muy bien para que no quede cruda. 
  • Verter poco a poco la leche sin lactosa y seguir removiendo con la varilla para que no se formen grumos.
  • Mantener a fuego medio durante unos 15-20 minutos. 
  • Aderezar con una pizca de sal fina.
  • En las croquetas, personalmente prefiero hacer la bechamel incorporando la harina a las verduras pochadas, así que no te pierdas la elaboración para que puedas seguir el paso a paso.


Elaboración de croquetas de bacalao con cebolla caramelizada sin lactosa

  1. Hacer el bacalao al vapor. Otras opciones, cocinarlo a la plancha o guisarlo con agua y una pizca de sal. 
  2. Apartar y esperar a que se enfríe para desmenuzarlo, quitarle las espinas y la piel.
  3. Poner un recipiente al fuego con un chorro de aceite de oliva para dorar la cebolla. Esta debe estar bien picada, siempre en la dirección de los dibujos de la cebolla, nunca en contra. 
  4. Pochar a fuego medio bajo para que no se queme y se vaya caramelizando en su propio jugo. No hace falta añadir azúcar, solo un poco de sal fina y vinagre de Jeréz al final, como explico aquí.
  5. Cuando la cebolla adquiera color, probar el punto de dulzor y comprobar si está bien hecha. Si fuera así, incorporar la harina para hacer la bechamel.
  6. Tostar la harina y seguidamente comenzar a verter la leche tibia poco a poco.
  7. No parar de mezclar con la varilla y añadir una  pizca de sal.
  8. Cuando falte por añadir poca leche, agregar parte del bacalao desmenuzado y seguir mezclando.
  9.  Verter la leche restante, remover con la varilla.
  10. Integrar el resto del bacalao con la bechamel y seguir mezclando.
  11. Probar de sal y si hiciera falta, rectificar.
  12. Mantener al fuego unos 18-20 minutos para que se cocine bien. 
  13. Apartar y colocar la masa en una fuente alargada. Pintar la masa por encima con un poco de aceite de oliva virgen para que no se forme costra mientras se enfría, como unas 3 horas.  
  14. Luego, proceder a formar las croquetas con las manos impregnadas en aceite de oliva o con dos cucharas soperas, por ejemplo. 
  15. En un plato colocar la harina, otro con los huevos batidos y un tercero con pan rallado.
  16. Enharinar las croquetas, pasarlas por huevo y finalmente por pan rallado. 
  17. Freírlas en abundante aceite de oliva bien caliente en tandas de 6-8 croquetas (para que no baje mucho la temperatura del aceite). 
  18. Sacar las croquetas de la freidora o sartén y ponerlas sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. 
Receta de croquetas sin lactosa con cebolla caramelizada y bacalao

Consejos y trucos para hacer croquetas de bacalao con cebolla caramelizada

  • Con estas cantidades salen entre 30 y 45 croquetas, dependiendo del tamaño que ustedes le den a cada croqueta.
  • La cantidad de croquetas a freír dependerá de lo grande que sea el recipiente. En uno pequeño no podrán hacer tandas de 6-8, sino de 3-4.
  • El bacalao está en su punto de cocción cuando vean que se abre un poco la carne. En unos 4-8 minutos estará hecho, pero dependerá del grosor. Si bien, para las croquetas es preferible cortarlo en tiras, por ejemplo. Luego, meterlo en agua enriquecida y previamente cocinada. Una opción sería un recipiente con sal, laurel y trozos de verduras (cebolla y las partes que no usemos de una zanahoria). Una vez cocinadas estas verduras durante unos 12-15 minutos, introducir el bacalao y apartarlo del fuego para que no hierva el agua porque saldría menos jugoso si lo hiciera. Tapar y mantener dentro unos 6-8 minutos. Quedará bien rico y se hará solo con el calor. Si los trozos o tiras son muy pequeños, incluso en 4-6 minutos estará. Yo lo hice de esta forma y así guardé el caldo para un arroz. El bacalao queda muy jugoso y se desmenuza de maravilla.
  • La leche sin lactosa se puede sustituir por leche de soja, leche de arroz, leche normal. Por lo que los alérgicos a la lactosa solo deben cambiar la leche sin lactosa por la que empleen de forma habitual y los que no padezcan problema alguno con la lactosa, cambiar los lácteos sin por lácteos con.
  • A la mezcla se le puede añadir (quien quiera y no sea intolerante o alérgico; yo soy alérgica) algún otro ingrediente como un poco de nuez moscada o pimienta.
  • Personalmente me gusta mucho el perejil picado en la bechamel, aunque no siempre lo empleo.
  • ¿Por qué tostar la harina? Para evitar el sabor a harina cruda cuando comamos las croquetas o disfrutemos de cualquier bechamel.
  • ¿Y la leche debe ser tibia o del tiempo? Sí, pues la diferencia de temperatura ayuda a que se formen grumos en la bechamel; de ahí que siempre se aconseje tibia o del tiempo, nunca fría de la nevera.
  • Sustituir, si no se tienen alergias, el aceite de oliva por mantequilla en el momento de pintar la masa para que no forme costra. En el caso de los intolerantes, otra opción es emplear mantequilla sin lactosa en lugar de aceite de oliva.
  • Una manera de evitar los grumos al hacer la bechamel es ir agregando la leche templada o a temperatura ambiente, nunca fría, y no dejar de remover con la varilla para que se mezcle todo muy bien.
  • Si quieren que la masa se enfríe más rápido, taparla con papel film bien pegado (para evitar la formación de costra) y mantener en la nevera unas 2 horas.
  • Si hacen muchas croquetas, guardarlas en un táper bien separadas y congelarlas, aguantan perfectamente 1-2 meses. Eso sí, siempre sin freírlas.
  • Si no pueden tomar gluten, utilizar harina de arroz o la que a ustedes les guste más, así como pan sin gluten rallado.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!