2 recetas de entrantes facilísimos: endibias y cogollos

En España continúan las altas temperaturas y pocas ganas dan de entrar en la cocina. Si bien, no queda de otra que comer. Pero, ¿qué hacemos a la hora de la cena? ¡Uf, qué pereza! No sé si a ustedes les pasa como a mí, que tener que encender el fuego hace que las ganas de comer disminuyan. 😂😂

Como soy muy amiga de organizar comidas en casa, no me queda de otra que ingeniármelas para preparar cosas sencillas con estos calores y que gusten a todos los invitados. Nada más fácil que lo que hoy les propongo, ambas recetas sirven como entrantes o como cena ligera: endibias con queso roquefort y cogollos con anchoas.

Seguro que no les descubro nada nuevo, pero (con los años que llevo con el blog) me he dado cuenta de que a muchos seguidores les encantan recetas que he llegado a pensar que no valía la pena publicar por su sencillez.


Receta de endibias con crema de queso roquefort

Una pequeña curiosidad antes de ir a la receta. La endibia es una variedad lisa de la escarola, según recoge el diccionario de la RAE. Además, se conoce como endivia o endibia. Además, dicho diccionario indica que la forma más correcta es endibia, puesto que «etimológicamente está más justificada la grafía con b«.  Así pues, se trata del mismo vegetal tanto la endivia como la endibia y no comete una falta ortográfica quien escribe endivia, a pesar de ser más adecuada la otra grafía. 

Ingredientes para que la receta de endibias con crema de queso roquefort

  • 1 paquete de endibias.
  • 1 paquete de queso roquefort.
  • 1 chorro de cerveza sin alcohol.
Endibias con crema de queso roquefort

Elaboración de las endibias con crema de queso roquefort

  1. Cortar la parte trasera de las endibias y deshojar.
  2. Lavar y escurrir bien. 
  3. Reservar en la nevera en un plato cubierto.
  4. Colocar en un cuenco el queso roquefort en trozos. 
  5. Verter un pequeño chorro de cerveza sin alcohol y proceder a escachar con un tenedor el queso, mezclándolo bien con el líquido.
  6. La crema estará hecha cuando quede fina y bien mezclada, sin trozos de queso entero. Así pues, habrá que ir añadiendo cerveza poco a poco y seguir aplastando los trozos de queso con la intención de obtener dicha pasta de queso.
  7. La  consistencia de la crema de queso será la que ustedes deseen, más o menos líquida.
  8. Una vez unificado el queso con la crema, cubrir con papel de aluminio e introducir en la nevera para que cuando se monte el plato esté todo bien frío.
  9. Emplatar poniendo la crema en el centro y las endibias alrededor.

Consejos para que las endibias con queso roquefort queden bien ricas

  • A la hora de escoger las hojas de endibias, optar por las hojas más grandes y dejar las pequeñas para cuando no tengan invitados. Las grandes lucen mucho más.
  • El queso roquefort se hace con leche de oveja, de ahí que sea el que uso porque no puedo consumir leche de vaca. Ustedes opten por queso azul si les apetece o cabrales.
  • El líquido a añadir a la mezcla puede variar. Ya saben que yo solo puedo tomar una copa de vino blanco, cava o champán de forma muy esporádica, de ahí que esté elaborado con cerveza sin alcohol. Ahora bien, la crema queda riquísima con fino, sidra o cava.


Receta de cogollos con anchoas y tomate

Ingredientes para los cogollos con anchoas y tomate

  • 1 paquete que cogollos.
  • 1 paquete de tomatitos.
  • 2 latas de anchoas.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal.
  • Vinagre.
Cogollos de lechuga con tomatitos cherry y anchoas

Elaboración de los cogollos con anchoas y tomatitos cherry

  1. Lavar muy bien los cogollos y cortarlos en dos o en cuatro trozos; esto dependerá de lo grandes que sean.
  2. Lavar unos tomatitos y cortar en trozos. 
  3. Montar el plato: colocar los cogollos; verter los tomatitos encima y alrededor de los cogollos.
  4. No poner las anchoas hasta que estén los invitados porque el aceite puede dañar la frescura de las hojas de los cogollos. 
  5. Tras colocar las anchoas, verter un chorro de aceite de oliva virgen por encima.
  6. Dejar en la mesa la vinagrera, la aceitera y la sal para que cada comensal aliñe los cogollos al gusto.

Consejos para preparar los cogollos con anchoas

  • Nunca sabremos el punto de sal que las anchoas aportan al plato hasta que lo probemos, de ahí que sea mejor no salar los cogollos.
  • Si quieren, pueden abrir las latas anchoas y dejarlas en un recipiente cubierto en la nevera para que estén a la misma temperatura que los cogollos y los tomates.
  • Este plato suele quedar muy sabroso con atún de lata, más rico con atún en aceite de oliva que con atún al natural, aunque todo depende de los gustos de cada persona.
  • A los que no les agraden las anchoas, pueden eliminarlas e incorporar salmón ahumado, por ejemplo.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la  Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!

Arroz amarillo con verduras, mejillones y gambas

¿Qué les parece un arroz amarillo con verduras, mejillones y gambas para comer? Queda bien rico y es muy fácil de preparar. Los ingredientes se pueden variar al gusto del consumidor, tanto las verduras como el marisco, por si hubiera alergias o intolerancias de algún comensal en vuestra casa.

Arroz amarillo con verduras, mejillones y gambas

En casa nos encanta el arroz, ya sea blanco, en caldero, paella… Como acompañamiento de cualquier carne o pescado e incluso solo, sin nada más que unos dientes de ajo picados y dorados para darle un punto de sabor.

Ingredientes para el arroz amarillo con verduras, gambas y mejillones

  • 1 manojo de espárragos. 
  • 1 calabacín grande. 
  • 3 zanahorias medianas. 
  • 1 cebolla pequeña. 
  • 100 gramos de mejillones limpios, sin concha ni barbas.
  • 100 gramos de gambas peladas y limpias, sin la tripa ni la cáscara. 
  • 33-35 gramos de arroz por comensal en crudo.
  • Caldo.
  • Unas hebras de azafrán.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.


Pasos a seguir para cocinar el arroz amarillo

  1. Lavar, pelar y picar las verduras bien pequeñas, salvo los espárragos. Estos deben partirse en trozos de unos 3-4 centímetros de largo, aproximadamente.
  2. Cocinar en aceite de oliva la cebolla junto con las zanahorias hasta que la cebolla adquiera un color dorado.
  3. Mientras, calentar el caldo en un recipiente junto con las hebras de azafrán y reservar tibio.
  4. Incorporar el calabacín y los espárragos a la cebolla y la zanahoria, y cocinar unos 5 minutos más todas las verduras juntas. 
  5. Verter el caldo en la olla en la que estén las verduras. 
  6. Salar al gusto, si hiciera falta, y añadir el arroz. Tengan en cuenta el arroz empleado porque hay algunos que es mejor dorarlos antes. Al final del artículo (en trucos y consejos) dejo un enlace para que sepan pasos a seguir con cada tipo de arroz.
  7. Mantener al fuego según indicaciones del paquete de arroz.
  8. Cuando falten unos 5 minutos para apartar el arroz, añadir los mejillones y las gambas.
  9. Transcurrido el tiempo, apartar y servir.

Cómo conseguir que el arroz te quede en su punto: consejos y trucos varios

  • Es muy importante limpiar bien los mejillones y quitarles las barbas y pelar las gambas, así como eliminar la tripita que tiene con un palillo, por ejemplo.
  • OJO: no he puesto la cantidad de arroz ni de caldo para que libremente empleen redondo o grano largo. Para consultar los tiempos de cocción y cantidad de agua o caldo, pinchar aquí.
  • De todas formas, en esta ocasión fuimos dos comensales y, como mi marido suele consumir más de 100 gramos de arroz cocinado (en crudo 33-35 gramos), cociné 140 gramos de arroz crudo. 
  • En el caso de no poder tomar marisco, sustituirlo por tacos de carne de cerdo dorada previamente y sellada. Queda muy rico.
  • Por favor, no tiren las cabezas y las cáscaras de gambas. Si son frescas, congelar para cuando quieran preparar un buen caldo. En el caso de tratarse de gambas congeladas, aprovechar para hacer el caldo en ese momento y luego congelarlo.
  • Como verduras alternativas: sofrito de tomate y cebolla con berenjena y setas o champiñones, por ejemplo. Aquí la imaginación es la reina.
  • Si se prefiere, se puede dorar inicialmente el marisco en la olla en la que se hagan las verduras y el arroz. En este caso, incorporar cuando resten 2 minutos para apartar el arroz.
  • En el caso de no tener caldo, emplear agua y una pastilla de caldo para darle un punto de sabor.
  • Es aconsejable cocinar con caldo de pescado o de verduras para que el arroz quede más sabroso. Por eso, siempre es bueno guardar el caldo sobrante de los purés o guisos de verduras, así como de los guisos de pescado. No será igual que un fumet, pero siempre será mejor que solo agua.
  • Cocinar el arroz a fuego medio sin que el agua deje de hervir.
  • Siempre es mejor apartar el arroz 1 minuto antes de lo indicado en el paquete, pero siempre es mejor probarlo antes de quitarlo del fuego.

Arroz amarillo con verduras variadas, gambas peladas y mejillones sin concha

¡Muchas gracias por la visita!

Tortillitas de camarones fritas en aceite de oliva

Las tortillitas de camarón son una auténtica delicia de la gastronomía andaluza. Ahora bien, si no se emplea un buen aceite de oliva a la hora de freírlas, puede estropearse el plato. Tan importantes son las tortillas como el aceite que empleemos.

Receta de tortillitas de camarones fritas en delicioso aceite de oliva virgen

En España, afortunadamente, podemos disfrutar del maravilloso oro líquido. En esta ocasión he usado aceite de oliva del Molino de Benamejí y unos camarones bien pequeños que nos trajo un amigo de regalo. El aceite es cordobés y no había tenido la oportunidad de probarlo. En casa nos ha encantado. Respecto a los camarones, no necesitamos que sean pequeños para poder disfrutar de estas ricas tortillas. Al final daré algunas ideas.

Ingredientes para unas ricas tortillitas de camarones:

  • 100-150 gramos de camarones muy pequeños con una pizca de
    sal.
  • 75 gramos de harina de trigo y 75 gramos harina de garbanzo
    o 150 de harina de garbanzos.
  • Perejil bien picado, 6-8 ramas.
  • 100 gramos de cebolla o cebolleta.
  • 250 mililitros de agua o caldo de pescado fríos.
  • 1 cucharita pequeña de sal.
  • 1 pizca de colorante.
  • Abundante aceite de oliva virgen extra para freírlas. 

¿Cómo hacer tortillitas de camarones?

  1. Picar muy pequeña la cebolla y dorarla en un poco de aceite de oliva. Cuando la cebolla esté dorada y apartada,
    incorporar una pizca de colorante y el
    perejil. 
  2. Tamizar la harina y añadirla poco a poco a la cebolla.
  3. Acto seguido, verter poco a poco el caldo reservado y mezclar bien.
    No excederse con el caldo porque debe quedar como una mayonesa ligera o una crema espesa. 
  4. Es el momento de introducir los camarones en la masa y remover para que se
    repartan bien.
  5. Dejar reposar durante 15-20 minutos en la nevera.
  6. Remover la mezcla y verter un cucharón de sopa con la mezcla en abundante aceite de oliva virgen extra que estará caliente. 
  7. La masa
    debe abrirse, quedar fina y con puntillita. Dar la vuelta y dorar por el otro
    lado. Sacar y colocar sobre papel de cocina absorbente. 
  8. Si la primera tortillita no se abre formando puntillita, añadir a la mezcla un poco más de caldo y freír otra para ver si queda a nuestro gusto.
  9. Con esta mezcla salen entre 20 y 24
    tortitas.

¿Qué aceite usar para las frituras?

Bien es sabido que los fritos deben ser consumidos de forma esporádica por su alto contenido en calorías, entre otros motivos. Sin embargo, existen notables diferencias en las repercusiones para nuestra salud, así como en el resultado de la fritura dependiendo del aceite empleado. 
El aceite de oliva virgen extra es el más indicado a la hora de freír alimentos porque permite elevadas temperaturas, aproximadamente unos 200 ºC; enriquece la comida con sus vitaminas (como la vitamina E) y antioxidantes; es rico en ácido oleico; aporta su característico y agradable sabor a lo que se fría; transfiere menos grasa al alimento; menor proporción de ácidos grasos poliinsaturados y mayor de ácidos grasos monoinsaturados; la fritura es más rápida por lo que al exponerse el alimento menos tiempo, conserva más nutrientes.
Como puede verse, resulta más que aconsejable usar aceite de oliva virgen extra para freír alimentos y eso que he mencionado los aspectos más relevantes. No podemos pasar por alto algunos consejos muy importantes a la hora de usar aceites para freír, como es el caso de no superar 180 ºC o evitar la reutilización (se aconseja 2 o 3 veces más, a lo sumo, y desechar). De todas formas, reitero que los fritos deben estar presentes en nuestra alimentación de manera ocasional. En mi caso, los fritos puedo tomarlos de manera excepcional, de ahí que cuide mucho el tema de los aceites y sus usos. 

Consejos para hacer tortillitas de camarones y variantes:

  • Si no tienen problemas con el pimentón o la cúrcuma, les animo a usarlos en lugar del colorante. Antes de no poder tomarlos, la cúrcuma era el ingrediente que usaba y quedaban bien ricas.
  • El aceite debe ser de oliva virgen extra pues el sabor es totalmente diferente y más sano.
  • La cebolla se puede incorporar en crudo, incluso no ponerla.
  • Los camarones pequeños me parecen deliciosos en las tortillitas, pero si nos dedicamos a consumirlos así, cada vez habrán menos; de ahí que existan periodos para su pesca e incluso momentos de restricción. En esos casos hay varias opciones para sustituirlos como las gambas peladas y troceadas bien pequeñas o palitos de surimi para que salgan más económicas las tortillitas.
  • En vez de tortillitas de camarones se pueden elaborar tortillitas veganas, con verdura pochada cortada en juliana fina. Quedan deliciosas.
  • Doradas al horno salen bien ricas y con menos calorías, aunque vale la pena comerlas fritas con ese velo crujiente.
  • El punto de dorado depende de la persona. A mí me encantan bien doradas como se ve en las fotos. 😂😃

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!

Masa casera para quiches saladas sin lactosa

Muchas veces resulta toda una odisea localiza una masa brisa o quebrada adecuada para las personas con intolerancia a la lactosa e incluso para las alérgicas. Esta masa que les propongo hoy sirve para alérgicos e intolerantes, para ambos.

Como pueden observar en la foto, pongo unos garbanzos y horneo la masa antes de rellenarla de nada que contenga una cantidad importante de líquidos. Igualmente, al final les dejo unos enlaces de quiches y una de ellas no la horneo antes y les explico el porqué. Ahora vamos a la receta paso a paso de masa casera para quiches saladas sin lactosa.
INGREDIENTES: 250 gramos de harina de repostería, 100 mililitros de aceite de oliva, 1 huevo grande o 2 medianos, 5 gramos de sal fina, 25 mililitros de agua, 1 pizca de azúcar.
ELABORACIÓN TRADICIONAL: poner en un bol la harina tamizada con la sal y el azúcar. Verter el aceite y mezclar poco a poco con el utensilio de cocina que prefieran (una paleta de silicona, una cuchar, un tenedor…). En otro recipiente mezclar el huevo con el agua. Añadir poco a poco a la masa y continuar mezclando.

ELABORACIÓN DE LA MASA EN THERMOMIX: colocar todos los ingredientes en el vaso en el orden en el que los fuimos mezclando de forma tradicional (harina tamizada, sal, azúcar, aceite,  huevo y agua) y mezclar 2-3 minutos a velocidad espiga.

PROCESO COMÚN PARA AMBAS ELABORACIONES: para poder trabajar bien la masa, sacarla del recipiente, espolvorear la mesa de trabajo con un poco de harina y colocar la masa en dicha mesa. Seguir amasando con cuidado hasta logar una bola uniforme y no pegajosa. Finalmente, estirar con un rodillo de cocina o con una botella bien limpia para darle la forma y el grosor deseados.

CONSEJOS:
* Si no pueden tomar huevo, eliminen la yema sin problema, quedará también rica.
* Tamizar la harina significa pasar la harina por un cedazo, por el tamiz, colador de agujeros pequeños.
* En el caso de no poder consumir harina de trigo, sustituirla por harina de arroz.
* Primero mezclar por un lado los líquidos, salvo el aceite, y por otro los sólidos.
* Una vez incorporados todos los ingredientes, amasar con cuidado hasta que no se pegue en las manos. No sobreamasar.
* Para que la masa no se pegue en la mesa de trabajo, espolvorear dicha mesa con harina.
* Una forma de evitar que la masa se pegue en las manos es impregnarlas de un poco de aceite.
* Una vez lograda la bola, si no van a hacer ese día la quiche, congelar. Se conserva muy bien durante unos 2-3 meses.
* Esta masa la pueden utilizar en un molde de 24 o 26 centímetros para hacer la quiche. Impregnar con un poco de aceite el molde para que no se pegue la masa, en el caso de necesitarlo.
* Al colocar la masa en el molde, cortar el sobrante pasando el mismo rodillo por los bordes.
* No se preocupen si la masa se rompe o no llega a cubrir alguna parte del molde. Piensen en la masa como plastilina. Emplear recortes y cubrir esas partes.
* Antes de cocinar la masa sola en el horno, pichar la base y colocar algo de peso encima. Yo pongo, como ven en la foto, garbanzos.
* Si no les agrada que los garbanzos estén en contacto con la masa, cubrir esta con papel de aluminio (papel plata) o de horno y poner el peso encima.
* La cantidad de garbanzos debe ser tal que cubra toda la masa y no se vea el fondo. En la foto no puse todos los garbanzos para que vieran la masa pinchada con el tenedor.

Quizá les interese ver algunas recetas de quiches o adaptaciones de lo que pudieran ser quiches para personas con alergias e intolerancias alimenticias:

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

Quiche de calabacín, champiñones y beicon apta para intolerantes a la lactosa

Hace años publiqué dos versiones de quiches aptas para intolerantes a la lactosa. Hoy les propongo una muy sencilla que les llevará muy poco tiempo y necesita pocos ingredientes: quiche sin lactosa de calabacín, champiñones y beicon. Al final de la receta doy varios consejos y también indico cómo pueden proceder aquellas personas que son alérgicas a la lactosa.

Ingredientes para hacer quiche sin lactosa de calabacín con champiñones y beicon

  • 1 calabacín picado en trozos medianos.
  • 1 puerro cortado rodajas. 
  • 200 gramos de champiñones laminados. 
  • 100 gramos de beicon en tiras pequeñas. 
  • 2 huevos grandes o 3 medianos. 
  • 100 mililitros de leche sin lactosa. 
  • 1 lámina de masa quebrada (masa brisa). 
  • 100 gramos de queso sin lactosa rallado. 
  • Una pizca de sal. 
  • Aceite de oliva en spray.

¿Cómo hacer una sabrosa quiche de verduras sin lactosa? 

  1. Pochar durante 10 minutos el calabacín y el puerro en una sartén con un poco de aceite de oliva.
  2. Añadir los champiñones limpios y laminados, y seguir cocinando hasta que el champiñón deje de soltar agua. 
  3. Apartar del fuego y sazonar al gusto. 
  4. Precalentar el horno durante 10 minutos a 180º. 
  5. Preparar un molde con un poco de aceite de oliva y colocar la masa quebrada con mucho cuidado.
  6. Pinchar la base y colocar encima granos de garbanzo para que no suba dicha masa. 
  7. Introducir en el horno y hacer la masa durante unos 15 minutos a 180º. 
  8. Transcurrido este tiempo, incorporar todos los ingredientes (previamente mezclados en un recipiente) y cocinar 20 minutos. 
  9. Luego, abrir el horno, espolvorear el queso sin lactosa al gusto (usándolo todo o parte de él) y hornear durante unos 5 minutos más.

Consejos y trucos para hacer una rica quiche sin lactosa

  • Hay personas que prefieren no hacer el horneado de la masa, pero desde mi perspectiva queda mucho más crujiente y mejor cocinada la quiche que cuando la hacemos sin este paso. 
  • En el caso de no usar nada o casi nada de líquidos, sí que vale la pena saltarse el horneado previo de la masa.
  • Para los que no sean intolerantes a la lactosa pueden usar queso normal rallado y leche normal.
  • En el caso de ser alérgicos, suprimir el queso y emplear el producto que suelan emplear en estos casos. La leche de coco queda bastante bien,en las quiches así que cambiar la sin lactosa por la de coco.
  • Para los amantes de las natas, sustituir los 100 mililitros de leche por 200 de nata.
  • Al ser intolerante a la lactosa he realizado diversos experimentos fruto de los cuales nacieron  la quiche de atún y verduras y la quiche de salmón y verduras.
  • El tiempo de cocción puede variar dependiendo del horno que tengan, así que vigilen para que no se queme. Lo habitual es que la quiche esté en su punto en unos 25 minutos y la masa en 10-15 minutos.
  • Pinchen en masa casera para ir a la receta y poder hacer quiches con masa para alérgicos e intolerantes a la lactosa porque no lleva ni natas ni lácteos.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que también cualquier persona comparte sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!