Croquetas de bacalao con cebolla caramelizada y sin lactosa

Tras unas mini vacaciones para celebrar nuestros 15 años de casados, y casi 20 juntos, vuelvo al blog con una receta tan tradicional como las croquetas. Sin lugar a dudas existen multitud de rellenos y las mejores, casi siempre, suelen ser las de nuestra madre o abuela. Muchas llevan nuez moscada, perejil y el ingrediente principal, carne o pescado, por ejemplo.

Deliciosa receta de croquetas de bacalao y cebolla caramelizada sin lactosa

Hoy les invito a comer croquetas de bacalao con cebolla caramelizada. La particularidad de estas, que están preparadas con leche sin lactosa para los que somos intolerantes y no podemos comerlas fuera de casa. Los que no tienen intolerancia a la lactosa utilicen la misma cantidad de leche de la normal, de la que ustedes empleen habitualmente.

Ingredientes necesarios para hacer croquetas de bacalao y cebolla caramelizada

  • 200 gramos de bacalao cocido (desmenuzado y sin espinas). 
  • 1 cebolla grande.  
  • 100 gramos de harina. 
  • 1 litro de leche sin lactosa. 
  • Aceite de oliva virgen. 
  • Sal fina. 
  • Pan rallado. 
  • 3 huevos.
  • Harina extra para rebozar las croquetas.
  • Vinagre de Jerez.

¿Cómo hacer bechamel sin lactosa para cualquier comida?

  • Poner los 100 gramos de harina en una sartén con aceite de oliva (para los intolerantes a la lactosa o mantequilla sin lactosa) y rehogar muy bien para que no quede cruda. 
  • Verter poco a poco la leche sin lactosa y seguir removiendo con la varilla para que no se formen grumos.
  • Mantener a fuego medio durante unos 15-20 minutos. 
  • Aderezar con una pizca de sal fina.
  • En las croquetas, personalmente prefiero hacer la bechamel incorporando la harina a las verduras pochadas, así que no te pierdas la elaboración para que puedas seguir el paso a paso.


Elaboración de croquetas de bacalao con cebolla caramelizada sin lactosa

  1. Hacer el bacalao al vapor. Otras opciones, cocinarlo a la plancha o guisarlo con agua y una pizca de sal. 
  2. Apartar y esperar a que se enfríe para desmenuzarlo, quitarle las espinas y la piel.
  3. Poner un recipiente al fuego con un chorro de aceite de oliva para dorar la cebolla. Esta debe estar bien picada, siempre en la dirección de los dibujos de la cebolla, nunca en contra. 
  4. Pochar a fuego medio bajo para que no se queme y se vaya caramelizando en su propio jugo. No hace falta añadir azúcar, solo un poco de sal fina y vinagre de Jeréz al final, como explico aquí.
  5. Cuando la cebolla adquiera color, probar el punto de dulzor y comprobar si está bien hecha. Si fuera así, incorporar la harina para hacer la bechamel.
  6. Tostar la harina y seguidamente comenzar a verter la leche tibia poco a poco.
  7. No parar de mezclar con la varilla y añadir una  pizca de sal.
  8. Cuando falte por añadir poca leche, agregar parte del bacalao desmenuzado y seguir mezclando.
  9.  Verter la leche restante, remover con la varilla.
  10. Integrar el resto del bacalao con la bechamel y seguir mezclando.
  11. Probar de sal y si hiciera falta, rectificar.
  12. Mantener al fuego unos 18-20 minutos para que se cocine bien. 
  13. Apartar y colocar la masa en una fuente alargada. Pintar la masa por encima con un poco de aceite de oliva virgen para que no se forme costra mientras se enfría, como unas 3 horas.  
  14. Luego, proceder a formar las croquetas con las manos impregnadas en aceite de oliva o con dos cucharas soperas, por ejemplo. 
  15. En un plato colocar la harina, otro con los huevos batidos y un tercero con pan rallado.
  16. Enharinar las croquetas, pasarlas por huevo y finalmente por pan rallado. 
  17. Freírlas en abundante aceite de oliva bien caliente en tandas de 6-8 croquetas (para que no baje mucho la temperatura del aceite). 
  18. Sacar las croquetas de la freidora o sartén y ponerlas sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. 
Receta de croquetas sin lactosa con cebolla caramelizada y bacalao

Consejos y trucos para hacer croquetas de bacalao con cebolla caramelizada

  • Con estas cantidades salen entre 30 y 45 croquetas, dependiendo del tamaño que ustedes le den a cada croqueta.
  • La cantidad de croquetas a freír dependerá de lo grande que sea el recipiente. En uno pequeño no podrán hacer tandas de 6-8, sino de 3-4.
  • El bacalao está en su punto de cocción cuando vean que se abre un poco la carne. En unos 4-8 minutos estará hecho, pero dependerá del grosor. Si bien, para las croquetas es preferible cortarlo en tiras, por ejemplo. Luego, meterlo en agua enriquecida y previamente cocinada. Una opción sería un recipiente con sal, laurel y trozos de verduras (cebolla y las partes que no usemos de una zanahoria). Una vez cocinadas estas verduras durante unos 12-15 minutos, introducir el bacalao y apartarlo del fuego para que no hierva el agua porque saldría menos jugoso si lo hiciera. Tapar y mantener dentro unos 6-8 minutos. Quedará bien rico y se hará solo con el calor. Si los trozos o tiras son muy pequeños, incluso en 4-6 minutos estará. Yo lo hice de esta forma y así guardé el caldo para un arroz. El bacalao queda muy jugoso y se desmenuza de maravilla.
  • La leche sin lactosa se puede sustituir por leche de soja, leche de arroz, leche normal. Por lo que los alérgicos a la lactosa solo deben cambiar la leche sin lactosa por la que empleen de forma habitual y los que no padezcan problema alguno con la lactosa, cambiar los lácteos sin por lácteos con.
  • A la mezcla se le puede añadir (quien quiera y no sea intolerante o alérgico; yo soy alérgica) algún otro ingrediente como un poco de nuez moscada o pimienta.
  • Personalmente me gusta mucho el perejil picado en la bechamel, aunque no siempre lo empleo.
  • ¿Por qué tostar la harina? Para evitar el sabor a harina cruda cuando comamos las croquetas o disfrutemos de cualquier bechamel.
  • ¿Y la leche debe ser tibia o del tiempo? Sí, pues la diferencia de temperatura ayuda a que se formen grumos en la bechamel; de ahí que siempre se aconseje tibia o del tiempo, nunca fría de la nevera.
  • Sustituir, si no se tienen alergias, el aceite de oliva por mantequilla en el momento de pintar la masa para que no forme costra. En el caso de los intolerantes, otra opción es emplear mantequilla sin lactosa en lugar de aceite de oliva.
  • Una manera de evitar los grumos al hacer la bechamel es ir agregando la leche templada o a temperatura ambiente, nunca fría, y no dejar de remover con la varilla para que se mezcle todo muy bien.
  • Si quieren que la masa se enfríe más rápido, taparla con papel film bien pegado (para evitar la formación de costra) y mantener en la nevera unas 2 horas.
  • Si hacen muchas croquetas, guardarlas en un táper bien separadas y congelarlas, aguantan perfectamente 1-2 meses. Eso sí, siempre sin freírlas.
  • Si no pueden tomar gluten, utilizar harina de arroz o la que a ustedes les guste más, así como pan sin gluten rallado.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

Receta de pollo en salsa con pasas

Un clásico de toda cocina es el pollo en todas sus opciones: muslos, pechugas, solomillos, entero… En esta ocasión les propongo una receta muy fácil, pero que queda bien sabrosa: pollo en salsa con pasas. Eso sí, mejor eliminar las pasas en el caso de no ser muy amigos de la combinación dulce con salado.

Receta de pollo en salsa con pasa, verduras y patatas

Ingredientes para cocinar pollo en salsa con pasas

  • 6 jamoncitos grandes de pollo. 
  • 2 papas grandes. 
  • 1 hoja de laurel. 
  • 1 litro de caldo de verduras. 
  • 150 de zanahorias baby o 2 zanahorias. 
  • 1 cebolla grande.
  • 1 calabacín. 
  • Sal. 
  • Orégano.
  • Ajo molido.
  • Laurel. 
  • 40 gramos de pasas. 
  • Aceite de oliva virgen.


Receta de pollo en salsa con pasas

  1. Aderezar los jamoncitos de pollo con orégano, sal y ajo molido para posteriormente dorarlos y reservar. 
  2. Pelar las papas, cortarlas en rodajas de un centímetro. 
  3. Picar el calabacín y las zanahorias al gusto. 
  4. Pelar y cortar la cebolla en rodajas.
  5. Verter un poco de aceite de oliva virgen en una olla. 
  6. Rehogar la cebolla durante unos minutos hasta que empiece a dorarse.
  7. Incorporar el calabacín y las zanahorias y rehogar unos 5 minutos. 
  8. Añadir las papas y mantener unos 5 minutos más al fuego. Ojo por si hiciera falta más aceite para que no se pegue. 
  9. Verter el caldo y agregar la hoja de laurel, ajo en polvo, orégano y un poco de sal. 
  10. Transcurridos unos 8-10 minutos, introducir los jamoncitos de pollo y cocinar durante unos 25-30 minutos.
  11. Cuando resten 10 minutos para apartar el guiso del fuego, añadir las pasas y probar por si hiciera falta rectificar de sal.
Fácil receta de guiso de pollo con verduras

Consejos y trucos para que les quede en su punto la receta de pollo en salsa con pasas

  • El tiempo exacto para mantener el guiso en el fuego nos lo dará el jamoncito de pollo (que no debe sangrar), al igual que las papas (cuando estén tiernas al pincharlas con un tenedor). 
  • Pasos a seguir si los jamoncitos de pollo fueran pequeños: cuando falten 8 o 10 minutos para que las papas estén en su punto, incorporarlos al guiso los jamoncitos. 
  • Las pasas pueden ser sustituidas por manzana en trozos o aceitunas, por ejemplo.
  • El tamaño de las verduras es al gusto, ya que al estar tanto tiempo al fuego se suelen hacer bien. De todas formas, si no les agrandan al dente, mejor que tengan tamaño pequeño.
  • Para los amigos de una salsa más espesa o menor cantidad de líquido, mejor verter el caldo necesario para que cubra las papas y tapar. Si hiciera falta, añadir más caldo a lo largo de la cocción.
  • Al incorporar las pasas quizá observen que hay bastante líquido y les gustaría que mermara un poco. En ese caso, dejar destapado el guiso esos últimos 8-10 minutos tras poner las pasas.
  • Igualmente, las salsas se pueden espesar con maicena, por ejemplo.
  • Personalmente, me gusta mucho usar aceite de oliva virgen en espray, así aporto menos grasa a mis comidas. Si bien, cada cual puede emplear el aceite en el formato que más le guste: botella, aerosol, cucharadas, etc.
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!

Aprende a hacer helados caseros con y sin lactosa

En estos momentos, los que vivimos en el hemisferio norte sufrimos o disfrutamos (esto depende de los gustos de cada persona) de las altas temperaturas. En esas circunstancias no hay nada mejor que saborear un rico helado de bola. Sí, de esos, de los de cucurucho o vasito, de los que nos retrotraen a la infancia cuando chorreaban por nuestras manos o no, que algunos éramos tan rápidos que ni tiempo le dábamos para que se derritiera. ¡Ja, ja, ja…!

Hoy en día existe, afortunadamente, una gran variedad comercial, con lactosa, sin lactosa, sin gluten… Y los que tenemos alguna intolerancia o alergia lo agradecemos. Aun así, yo prefiero hacerlo en casa. Adoro los de frutas, pues incorporando un poco de aguacate o plátano se consiguen unas texturas estupendas.

Seguidamente intentaré darles algunas recetas básicas para que, aunque no tengan heladera (máquina para hacer helados), consigan elaborarlos y les queden riquísimos. También es muy importante la cuchara con la que sirvan el helado, mucho cuidado con esto porque puede arruinar todo el trabajo. Para escoger la cuchara adecuada, nada mejor que ver lo que nos explican estupendamente en Creamish respecto a la variedad y utilidad de cada una de ellas.

A) Helado casero de bola básico

Este es para mí el helado base y solo necesitan 3 ingredientes para elaborarlo. A partir de ahí, pueden hacer las variaciones que estimen oportunas: galletas, gominolas, frutos secos, fruta fresca en trozos, chocolate, etc.


Ingredientes para el helado casero de bola básico

  • 4 claras de huevo mediano.
  • 100 gramos de azúcar en polvo, impalpable.
  • 1/2 litro de nata de montar.


Pasos a seguir para lograr un rico helado casero
 

  1. Montar las claras a punto de nieve y añadir el azúcar en polvo hasta que esté bien integrado.
  2. Semimontar la nata, en el punto justo anterior a estar montadas por completo.
  3. Mezclar todo con mucho cuidado y seguir batiendo con las varillas hasta que se integre todo. Ojo con la nata, no sobrebatir.
  4. Poner en un recipiente para congelar.
  5. Sacar cada 30 minutos y batir. 
  6. Repetir la operación 4-5 veces hasta que no se pueda mezclar más.


Variaciones del helado básico

  •  Para los helados de galletas, triturar galletas y mezclarlas con el resto de ingredientes. 
  • Otra opción son los helados de frutos secos con licor: 150 de frutos secos triturados y 100 mililitros de licor del sabor del fruto seco, por ejemplo. Lo único que habría que hacer es añadir el licor con los frutos secos poco a poco a las claras, cuando estén bien montadas, y remover para integrar. 
  • También podrían elaborar helado de ron con pasas o con trozos de chocolate.  
  • Para el helado de vainilla, incorporar 15 mililitros de esencia de vainilla.

B) Helado casero de frutas

Muy importante para que quede en su punto: un aguacate maduro o unos plátanos listos para comer. Luego, como siempre digo, toca darle rienda suelta a la imaginación. Les explicaré algunos con aguacate o plátano y otros con nata.


Ingredientes para el helado de frutas sin lácteos
 

  • 1/2 aguacate en su punto (o 1/2 plátano) congelado en trozos.
  • 350 gramos de manga (o la fruta de temporada que más les apetezca) cortada en trozos y congelada.


Elaboración básica del helado de frutas sin lácteos

  1. Introducir la fruta en el vaso o en la Thermomix y triturar hasta obtener una mezcla homogénea y consistente.
  2. Consumir al momento.
  3. Ver el paso a paso en este rico helado de plátano y mango.
  4. Al no contener lactosa, pues solo lleva fruta, lo pueden tomar todos los miembros de la casa, tolerantes o no, alérgicos o no a la lactosa.


Variación del helado casero de frutas
 

  • Únicamente hay que cambiar el plátano o el aguacate por 250 mililitros de nata, como en el caso del helado de fresas: ¡verán qué fácil es hacerlo y queda delicioso! 
  • Así pues, los ingredientes serían 250 gramos de fresas, 85 gramos de azúcar o 50 de fructosa y 1 bote bien frío de 250 mililitros de nata de repostería sin lactosa, vegetal o con lactosa. En el enlace anterior encontrarán la receta completa.
  • Este es de fresas, pero pueden hacerlo con cualquier fruta, la que más les apetezca. Eso sí, cuiden la cantidad de azúcar porque unas frutas son más dulces y otras menos.
  • Estos helados son estupendos para aficionar a la fruta a aquellos niños y adultos reacios a tomarla. 
Helado casero de fresas naturales con y sin lactosa
Helado casero de fresas
  • Otra posibilidad es dejar el aguacate o plátano junto la fruta escogida, así como el azúcar y la nata. Congelar la fruta y seguir los pasos del helado de fresas. La única variación es triturar el medio plátano o aguacate con la fruta escogida, le aportará mayor grado de cremosidad.

C) Helado casero de yogur

En esta ocasión solo hacen falta 3 ingredientes para lograr un rico helado de yogur. Vale la pena prepararlo en casa, se los aseguro.


Ingredientes para el helado casero de yogur

  • 4 yogures naturales (de soja, con lactosa, sin lactosa. Vamos, los que más os apetezcan. Eso sí, que no sean azucarados porque entonces habría que variar la proporción de azúcar o miel).
  • 250 mililitros de nata de repostería (sin lactosa, con lactosa o vegetal).
  • 125 gramos de azúcar o miel.


Elaboración helado casero de yogur

  1. Meter la nata en el congelador unos 10-15 minutos para facilitar el montaje.
  2. Igualmente, pueden dejar en el congelador las varillas y el vaso en el que vayan a montar la nata hasta el momento de su utilización.
  3. Mezclar bien los yogures con el azúcar o la miel.
  4. Semimontar la nata.
  5. Mezclar la nata con los yogures y batir un poco para integrar bien.
  6. Pueden variar con yogures de sabores, siempre que no sean azucarados, añadir trozos de frutas o lo que se les ocurra incorporar al helado, incluso fruta triturada. La última opción obligaría a modificar la cantidad de azúcar, aumentándola.

Trucos y consejos para que cualquier helado casero les quede riquísimo

  • Ojo con la nata. Esta tiene que ser de repostería y con un mínimo de un 35 % de materia grasa.
  • La nata debe estar bien fría para que monte fácilmente.
  • Los alérgicos o intolerantes a la lactosa opten por las natas  que suelan usar de forma habitual, el resto pongan la nata con lactosa.
  • Los yogures pueden ser los que más les gusten, naturales, griegos, con lactosa, sin lactosa, de sabores. Eso sí, evitar los azucarados porque eso cambia la proporción de miel o azúcar a añadir. 
  • Triturar el helado cada 30 minutos de exposición en el congelador; proceder a batir con la Thermomix, el brazo o una cuchara de repostería. Este paso ayuda a conservar cremosidad, aportando aire, y a romper los posibles cristales de hielo que se formen. Esta operación deberán repetirla unas 4 o 5 veces, hasta que ya resulte inviable batir.
  • El azúcar y la miel son anticongelantes, lo que permite que en los helados no se formen los cristales del hielo. De la misma manera funcionan el azúcar invertido o el alcohol.
  • El azúcar y la miel nunca deben superar el 18 % de la suma total del resto de los ingredientes. Veamos un ejemplo para un helado de fruta: 250 gramos de fruta y 250 mililitros de nata (500 gramos en total), el azúcar o miel a incorporar no debe ser superior a 90 gramos. 
  • A la hora de incorporar el azúcar o miel, probar la mezcla si se trata de fruta porque alguna es bastante dulce (caso de determinados melones) y lo adecuado es reducir la cantidad para que no empalague.
  • La cuchara de servir las bolas de helados es muy importante, como les comenté al principio, para lograr una forma adecuada. Su tamaño ayudará a que la bola sea mayor o menor. 
  • Preparar un recipiente con agua a temperatura ambiente y sumergir la cuchara de servir el helado. Tener un paño al lado para sacudir el agua de la cuchar y eliminarla a fin de que no se forme hielo al introducirla en el helado. Es importante este paso para que la cuchara se mantenga a la temperatura idónea, evite que se pegue el helado a la cuchara y resulte sencillo formar las bolas.
  • Sacar el helado unos minutos antes para que sea más fácil extraer las bolas (el tiempo adecuado fuera de la nevera es unos tres minutos y medio por cada 1,5 kilo de helado).
  • La consistencia del helado es muy importante para la formación de las bolas, no debe estar ni muy blando ni muy congelado.
  • En el caso de servir en plato o cuenco, y no en cucurucho, introducir el recipiente unos minutos en el congelador para que ayude a que el helado tarde más tiempo en derretirse.
  • Como la imaginación es la reina en la cocina, pueden variar las recetas básicas incorporando (como ya les comenté) lo que les apetezca.
  • Hay gente que usa leche condensada en los helados, le dan un punto de cremosidad estupendo y ayudan a evitar la cristalización, la formación de hielo. En estos helados no suele hacer falta sacar del congelador y mezclar, aunque se aconseja hacerlo 2 veces. Yo no les he hablado de la leche condensada porque me resulta empalagosa, pero ustedes pueden añadirla a la fruta triturada o hacer uno básico de nata y leche condensada.
Helados caseros de fresa natural y vainilla  sin lactosa
Bolas de helado de vainilla y de fresa
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!

Tarta helada de vainilla sin horno y sin lactosa

La mayoría de las tartas se elaboran usando el horno, pero hoy les traigo lo prometido, una fácil y rica tarta helada de vainilla sin horno y sin lactosa. En verano se agradece algo fresquito como postre y que sea fácil de hacer: este postre cumple con esos requisitos de sobra.

Receta facilísima de tarta helada de vainilla sin lactosa



Una de las cosas que más me gusta de esta tarta es que el helado que empleemos puede ser a gusto del consumidor y hacerlo también en nuestra casa, si tenemos la oportunidad y los utensilios adecuados. Incluso, pueden usar fruta congelada y triturarla con aguacate o un poco de plátano que le aportará la consistencia necesaria.

Este fin de semana fue mi cumpleaños🎂🥂, el sábado 4 de agosto, y la volví a preparar porque nos encantó. ¡Cómo pasan los años, otra vez cumpliendo! Bueno, como comentaba, esta tarta ya desapareció. La primera vez la hice antes de mudarme, como despedida. Nos reunimos varios amigos e incluso vinieron de fuera a quedarse en casa. Cualquier motivo es bueno para comer con amigos, ¿verdad? 😂😂😂

Ingredientes para hacer una tarta helada de vainilla sin horno

  • 800 g de helado de vainilla sin lactosa.
  • 250 g de galletas María sin lactosa y trituradas.
  • 200 ml de nata sin lactosa.
  • 200 g de chocolate sin lactosa.
  • 100 g de mantequilla sin lactosa.
  • 50 g de azúcar triturada o impalpable.
Deliciosa tarta de helado de vainilla con chocolate

Pasos a seguir para hacer la tarta helada de galletas María sin lactosa y sin horno

  1. Derretir la mantequilla sin lactosa. Puede hacerse en el microondas durante 30 segundos en la temperatura anterior a la máxima.
  2. Añadir poco a poco la mantequilla a las galletas trituradas hasta conseguir una especie de masa que al poner encima una cuchara quede compacta.
  3. Colocar estas galletas poco a poco como base de un molde desmoldable (yo usé uno de 22 centímetros) y presionar para que quede bien compacta la masa. 
  4. Meter en el congelador para enfriar durante 10 minutos.
  5. Transcurrido este tiempo, sacar del congelador. Poner sobre la base de galletas el helado de vainilla sin lactosa bien compactado y distribuido. 
  6. Congelar nuevamente durante 30 minutos.
  7. Mientras tanto, cuando falten como 10 minutos para sacar el molde del congelador, preparar la salsa toffee: derretir el azúcar en un cazo e incorporar la nata bien caliente hasta obtener la salsa.
  8. Una vez enfriada la salsa toffee, verter sobre la tarta, extender sobre la superficie y congelar otros 30 minutos.
  9. Sacar del congelador y nuevamente intentar distribuir la salsa toffee (que pusimos anteriormente) cubriendo la superficie de la tarta; congelar 30 minutos más.
  10. Derretir el chocolate en el microondas: 1 minuto, temperatura anterior a la máxima de vuestro microondas. Sacar y remover bien. Esperar a que se atempere.
  11. Mientras, desmoldar la tarta, si se quiere, para verte por encima el chocolate derretido. También se puede dejar dentro del molde, abrir momentáneamente o no, verter el chocolate y volver a cerrar. 
  12. Introducir la tarta en el congelador durante 1 hora como mínimo.

 Consejos para conseguir que la tarta helada de vainilla con chocolate y sin lactosa quede perfecta

  • Cubrir la base del molde con papel de horno.
  • El helado se puede hacer casero, como por ejemplo este de mango sin lactosa
  • Esta receta creo que se la vi a Eva Arguiñano, pero ahora no la encuentro. Si alguien la ve, le agradecería que me lo dijera para poner el enlace. Como no puedo tomar lácteos, está adaptada a personas con intolerancia a la lactosa. 
  • Para aquellos que no son intolerantes a la lactosa, pueden usar perfectamente productos lácteos. De todas formas, los que son sin lactosa no saben muy diferentes a los que contienen lactosa.
  • Para los alérgicos a la lactosa, hoy en día existen helados de soja que son una buena opción para preparar esta tarta.
  • En las grandes superficies también venden galletas que no contienen nada de lácteos para los alérgicos, cómo son las galletas de soja.
  • Pueden utilizar 100 gramos de mantequilla o aceite de oliva a demanda en la base de galletas y mezclar hasta lograr una masa homogénea. Como les he comentado, todo dependerá de sus alergias e intolerancias.
  • Igualmente, algunas personas prefieren dejar solo la base de toffe y no añadirle chocolate, mientras que otras no ponen la base de toffe y chocolate, simplemente decoran con virutas de chocolate al gusto. Aquí todo queda a libre elección.
  • La capa de chocolate de esta tarta es bien gruesa, lo que dificulta el corte al estar congelada. Tal vez no les agrade tanto el chocolate negro. Si ese es el caso, mejor derretir 150 gramos de chocolate e incorporarle una cucharada de aceite de oliva, para el brillo. Verter y cubrir hasta que no se vea el toffe y helado, dejando una capa mínima, fina. Incluso en el momento de derretir le pueden poner unos 30 mililitros de leche (sin o con lactosa), disminuyendo la proporción de chocolate puro.
Riquísima tarta de helado de vainilla sin horno y sin lactosa
Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!

En verano disfruta de los sorbetes y cremas heladas

¡Cómo pasan los días! Hace poco no parábamos de hablar numerosos bloguer@s de lo largo que se estaba haciendo el invierno. En la tele no paraban de decir que estábamos viviendo una primavera invernal. Y, de repente, todo cambia. Así es la vida. Llega el verano con sus temperaturas elevadas y muchas personas comienzan a quejarse del calor. ¡Cómo somos los humanos! Si hace frío, nos quejamos por el frío; si hace calor, nos quejamos también por el calor; si llega la primavera, a ver si se va por las alergias.

Sorbete de mora

Ahora mismo solo nos queda disfrutar de estas temperaturas encontrando alternativas para hacer los días más llevaderos. No hay de otra. Yo estoy contentísima porque he hecho un descubrimiento que me ayuda a sobrellevar el calor, se trata de los postres helados de la Menorquina que se distribuyen en restauración. A lo mejor muchos de ustedes ya los conocían porque los han tomado en algún restaurante.

Como alérgica a la lactosa siempre estoy buscando productos nuevos y muchos me piden información de dónde los consigo o cuáles son. De ahí que hoy les comparta mi alegría porque yo también paso calor y me gusta consumir alimentos que me eviten estar todo el día en la cocina con las temperaturas.

Sorbetes y cremas heladas

La Menorquina es una empresa cuyos productos se comercializan desde 1940. Sus postres helados tienen una pinta espectacular. Además, en la página pueden acceder a algo que creo que deberían hacer todas las empresas, un documento en el que detallan lo que contienen sus helados.

Los sorbetes quitan el sentido de lo ricos que están y sientan de maravilla después de la  comida. Al no contener lactosa, los intolerantes los pueden disfrutar con total tranquilidad. Además, ofrecen una amplia gama: limón, mandarina, mango, frambuesa, manzana verde, pasión de maracuyá, mora, sandía, piña, coco, mojito, limoncello y menta. Su presentación es muy interesante, en cubeta de 2.5 litros o de 5, dependiendo del sabor. A mí personalmente me encantaros los sorbetes de mango y mora.

Sorbete de mango

Las cremas heladas pasan por sabores tan variados como chocolate negro, almendra extra, vainilla bourbon, violetas, cacahuetes, turrón, té verde, caramel beurre salé, sésamo negro, nata, fresa, mantecado yema huevo, vainilla, chocolate. Estas cremas también se venden en cubetas de 2.5 o 5 litros, según sabores. Por ejemplo, la crema helada de turrón viene en cubeta de 5 litros, mientras que la de violetas, en 2.5.

¿Cómo descubrí esta empresa? 

Por unos amigos que se quedaron en casa. Vinieron a pasar unos días antes de que me mudara y, como tienen un restaurante, me trajeron de regalo unas cremas y unos sorbetes que son una auténtica delicia, como ya les comenté.

La historia del nacimiento de la Menorquina me encantó, no solo sus productos. ¡Adoro los relatos! En 1940 un joven pastelero llamado Fernando decidió dar forma a su sueño tras sonreírle la fortuna: ganó un premio en la lotería. Inicialmente, sus empleados se movían por la isla de Menorca en bicicleta con la finalidad de llegar a los consumidores con estos exquisitos helados de elaboración tradicional. La creatividad e ingenio de este joven lo llevan a crear la Estrella que tras cinco años pasaría a denominarse la Menorquina.

Poco a poco y con paso firme, este pastelero traspasa las fronteras de la isla con su negocio e introduce sus productos en todo el territorio español. En la actualidad se comercializa internacionalmente y es una de las empresas más valoradas dentro del sector de la hostelería. De ahí que resulte habitual encontrar postres la Menorquina en aquellos establecimientos dedicados a la restauración y preocupados por dar el mejor servicio a sus clientes.

Es de agradecer que sigan innovando y haciéndonos la vida mucho más fácil a los alérgicos no solo porque podamos consumir sus helados, sino también por toda la información que dan sobre los componentes y trazabilidad. Para mí ha sido una alegría disfrutar de algo nuevo; como una niña el día de Reyes, así estoy de contenta.

Crema helada de turrón

Les deseo una estupenda semana, la próxima nos vemos de nuevo con una tarta helada. Los sorbetes y la crema helada estaban tan buenos que duraron un suspiro, por lo que no me quedó de otra que preparar postre 😂😂😂😂.

La tarta de la próxima semana es muy fácil de hacer, no necesita horno (me encantan estos postres en verano) y tampoco contiene lactosa. Ya saben, no me canso de decirlo, para los que no tienen intolerancia a la lactosa siempre les indico qué hacer en los consejos finales, incluso cómo prepararla los alérgicos a la lactosa. Así pues, se trata de una tarta helada apta para todos los públicos.

Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook, Twitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook para compartir sus platos y fotos de comida.
¡Muchas gracias por la visita!