¡Buenos días a tod@s! Ya saben que llevaba un tiempo sin publicar una receta propia debido a una serie de contratiempos, además de haberme retirado por los exámenes (que ya finalicé). Darles las gracias a todas aquellas personas que se interesaron por la pérdida del trabajo y decirles que no se arregló. A esto, añadir que hemos estado bastante tristes en casa porque nos ha dejado nuestra mascota tras casi 15 años con nosotros.


        
La gordita, nuestra gata, se puso muy malita y ya ni andaba, se arrastraba. Nos reconforta el hecho de saber que tuvo una muerte dulce y que la acompañamos, mi marido y yo, en esa despedida con lo que más le gustaba, rascándola y acariciándola. Nunca pensé que resultara tan duro decir adiós a una mascota. Hace ya 15 días que no se encuentra entre nosotros y la recordamos con mucho cariño y agradecimiento por todo lo que nos dio.
      
Durante estos días se suponía que no entraría mucho en el blog por cuestiones de exámenes y digo se suponía porque la realidad ha sido no solo los exámenes sino todo lo acontecido que te hace apartarte un poco y necesitar un tiempo para estar sola, por lo menos en mi caso. Quería volver con el suficiente ánimo para poder estar con ustedes. 
      
Los días pasaron y la vida continúa. Llega la alegría del recuerdo y tiempo compartido. El problema del trabajo pasa a ser visto como una oportunidad que trae algo; el qué, no lo sé, pero indudablemente algo nuevo vendrá. Y con esa mirada me siento más a gusto para volver a escribir y compartir cosas con todos ustedes.
      
Hoy no traigo recetas, solo el recuerdo de nuestra gata y el agradecimiento para todos los que habéis seguido el blog y continuáis ahí día a día.

Imprimir o exportar PDF
Reacciones: