En ocasiones nos apetece algo dulce, pero no muy empalagoso. Quizá algo con fruta y a la vez que no parezca que estamos comiendo fruta. Más aún si tenemos niños. Este postre que les propongo es sano, sencillo y sabroso. Vamos, que lo tiene todo. Además, apto para los intolerantes a la lactosa. Los alérgicos solo tienen que cambiar el yogur sin lactosa por un postre de soja o de arroz, por ejemplo.

Les dejo con el vídeo; verán qué fácil es. De todas formas, si les queda alguna duda, la receta del paso a paso la pueden consultar pinchando aquí



Imprimir o exportar PDF
Reacciones: