Estás croquetas de merluza sin lactosa está muy ricas y suaves. Son muy fáciles de hacer y seguro que una manera estupenda de conseguir que los niños consuman pescado. Además, estas croquetas se pueden hacer con sobras de pescado, dándole otra vida en un nuevo plato. A todas estas, pensé que no iba a poder publicar nada con todo el jaleo de la operación de mi marido, pero aquí está la receta. Espero que les guste.


INGREDIENTES (para la masa): 200 gramos de merluza cocida(desmenuzada y sin espinas), 1 cebolla grande y 2 dientes de ajo bien picados, 100 gramos de harina, 1 litro de leche sin lactosa, aceite de oliva virgen y sal.

INGREDIENTES (para el rebozado): pan rallado, 3 huevos y aceite de oliva virgen.

ELABORACIÓN: calentar un poco de aceite de oliva y sofreír la cebolla y los dientes de ajo. Cuando adquiera color la cebolla, incorporar la merluza y mantener unos 3-4 minutos para que se impregne del sabor. Acto seguido, poner la harina y rehogar muy bien. Verter poco a poco la leche sin lactosa (o la que ustedes usen) y seguir removiendo con la varilla durante unos 18-20 minutos a fuego medio. Aderezar con una pizca de sal. Colocar la masa en una fuente alargada y pintar por encima con un poco de aceite de oliva virgen para que no se forme costra mientras se enfría, como unas 3 horas. Luego, proceder a formar las croquetas con las manos impregnadas en aceite de oliva o con dos cucharadas soperas, por ejemplo. Enharinar, pasar por huevo y luego pan rallado. Freírlas en abundante aceite de oliva bien caliente en tandas de 6-8 croquetas (para que no baje mucho la temperatura del aceite), sacar y poner sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. Acompañar de una rica ensalada.

CONSEJOS:
* Con estas cantidades salen entre 30 y 45 croquetas, dependiendo del tamaño que ustedes le den a cada croqueta.
* La leche sin lactosa se puede sustituir por leche de soja, leche de arroz, leche normal, etcétera.
* A la mezcla se le puede añadir (quien quiera y pueda, cosa que no es nuestro caso) algún otro ingrediente como un poco de nuez moscada o pimienta.
* Sustituir, si no se tienen alergias, el aceite de oliva por mantequilla en el momento de dorar la cebolla y los ajos.
* Una manera de evitar los grumos al hacer la bechamel es ir agregando la leche templada o a temperatura ambiente, nunca fría, y no dejar de remover con la varilla para que se mezcle todo muy bien.
* Tapar la masa con papel film bien pegado (para evitar la formación de costra) y mantener en la nevera unas 2 horas, así se enfriará más rápido.
* Si hacen muchas croquetas, guardarlas en un táper bien separadas y congelarlas, aguantan perfectamente 1-2 meses. Eso sí, siempre sin freírlas.

Aprovecho para invitarles a seguirme en FacebookTwitter, Pinterest y Google+, así como en la Comunidad de Google+ en la que ustedes pueden publicar sus recetas. Igualmente, les animo a unirse al grupo de Facebook en el que todos pueden publicar sus platos y fotos de comida.

¡Muchas gracias por la visita!

Imprimir o exportar PDF
Reacciones: