Una receta casera, sencilla y bien sabrosa: hígado con mayonesa casera y unas ricas verduras de acompañamiento. El hígado se hace más agradable al paladar si va acompañado de unos ingredientes que mitiguen un poco su sabor, pues a algunas personas les resulta un poco desagradable.


Antes de comenzar con la receta, permítanme que comparta con ustedes algo que me sucedió ayer y es que volví a toparme con la dificultad de poder comer cualquier cosa rápida fuera de casa. Ya he comentado que debido a la proctitis cuento con limitaciones alimenticias, se trata de una lista amplia. Básicamente nada picante ni irritante, las verduras deben estar cocinadas, nada de lácteos ni alcohol (salvo evaporado para la comida y blanco, el tinto me sienta muy mal), no tolero alimentos que producen gases como brócoli, coles, garbanzos, etc. (aunque ya comienzo a aprender trucos para la cocción de los garbanzos, judías y demás), el tomate y el pimiento me producen acidez y pesadez. Imagínense que hasta el jamón cocido lleva lácteos o especias. No es que la alimentación provoque un brote de sangrado con las pertinentes llagas en la parte interna del ano y expulsión de mucosidad,  esta enfermedad es autoinmune, pero sí que puede producir inflamación, gases y dolor, mucho dolor. Por lo cual, cuando salgo fuera de casa me gusta saber qué como.

Les intentaré transmitir lo acontecido en el bar: 15,45 Entramos a una cafetería conocida por mi marido (solía desayunar allí, durante años). Se acerca el camarero y nos pregunta qué vamos a tomar. Me pido un zumo natural (sin leche) con papaya y melón. Le consulto que si limpian el recipiente y me dice que me despreocupe, que sí. A la hora de escoger medio bocadillo llegó el dilema. Llevo tiempo atreviéndome y tanteo si puedo tomar alguna cosa que no sea bocadillo de jamón serrano, que es una apuesta segura. En esta ocasión probé si sabían qué ingredientes llevaba la pata asada. Uno de los camareros me respondió que lleva 11 años trabajando allí y que solo sabía la empresa que la producía, nada más. Bueno, pruebo de nuevo, esta vez con la tortilla de papas (viendo un hermoso trozo en el expositor) y ante mi sorpresa me responde que no le queda. Y como no hay dos sin tres, voy de atrevida y le digo: "¿La pechuga de pavo es solo a la plancha, sin nada?" Ante lo cual me contesta alegremente que la pechuga de pollo la adoban, pero que me la puede pasar por el grifo. A lo cual añade: "bueno, tú ya estarás acostumbrada a no poder comer fuera de tu casa porque en donde te digan que la carne no está preparada con picante, te engañan. Todos usamos la misma técnica para conservar los alimentos y no te puedo dar nada de comer". Saben ustedes esa sensación de trancazo interno, malestar, incomodidad, no encuentro la palabra exacta para describir la emoción. Ver cómo me miraba y respondía sonriendo, sumado a la gran disposición... Cuando volví a la mesa para comentárselo a mi marido, se quedó asombrado.

Mi decisión ante esta circunstancia, sencilla: pagar y marcharnos. Buscamos otro sitio y pedimos el famoso bocadillo de jamón serrano, la apuesta segura que mencioné al principio. A pesar de todo esto, que forma parte de mi día a día, sigo intentándolo, me refiero a comer fuera de casa. Desde aquí animo a todos los que cuentan con problemas alimenticios a buscar un sitio en el que se sientan como en casa, como mínimo uno. No podemos hacernos responsables de la afabilidad o disposición del otro, debemos partir de esta base para no decaer. Hay que seguir adelante.

Después de todo esto, les invito a saborear un plato. ¿Les apetece comer un poco? Seguro que a muchos no les gusta el hígado de ternera. A mí no me agradaba, hoy en día me encanta y lo tomo como algo esporádico y especial. Si les sienta bien la cebolla, les va a encantar la mezcla con el hígado, la combinación resulta de lo más agradable. Vamos allá, manos a la obra con esta receta sencilla, cosa típica de la mayoría de mis platos. ¿Preparamos unas verduras para acompañar los filetes de hígado y una mayonesa con soja?

INGREDIENTES PARA 2 PERSONAS
Para las verduras y la carne: 1 cebolla hermosa cortada en trozos grandes, 1 zanahoria cortada en tiras, 1 calabacín cortado en tiras, 3 filetes de hígado, aceite, sal, hierbas (orégano y estragón o las que más les agraden) y ajo en polvo.

Para la mayonesa: 2 dedos de leche de soja del tiempo, 3 dientes de ajo, unas ramas de perejil, aceite de oliva suave o girasol, al gusto y un poco de sal gruesa.

ELABORACIÓN
Preparación de las verduras y la carne: Poner un poco de aceite en una sartén y dorar la cebolla. Cuando comience a coger color, añadir la zanahoria, a los 10 minutos el calabacín y cocinarlo hasta que se haga según punto de cocción (mucho o poco). No dejen de remover. Ya casi al final añadir la sal, el ajo en polvo y hierbas (yo le añadí solo orégano). En otra sartén, cuando la verdura esté casi hecha, verter un poco de aceite y extenderlo con una servilleta de papel. Incorporar los filetes. Se formará una especie de capa negra del líquido que soltarán, pero se le quita con facilidad y mejor limpiarlos a media que vean esa capa. Aderezar por un lado con sal y estragón . Dar la vuelta cuando vean que están bien hechos y repetir el proceso.


Preparación de sojanesa: Introducir en el vaso un poco de sal gorda, los ajos, el perejil, la leche de soja (del tiempo) y un poco de aceite de oliva suave (me gusta el sabor, si les parece muy fuerte lo pueden hacer igual con aceite de girasol). Triturar con el brazo sin mover (dejarlo fijo en la parte baja). Seguir añadiendo el aceite, dejándolo caer como un hilo y cuando lo vean un poco más espeso, subir el brazo y añadir un poco más de aceite. Continuar subiendo y bajando el brazo a fin de conseguir la textura final deseada. Queda bastante espeso y se conserva durante tiempo, como 5 días, en la nevera. Al no usar huevos y ser leche de soja, se conserva bastante bien. Si están a dieta, solo eliminen la sojanesa, el resto de los ingredientes de este plato los pueden tomar sin problema. Si no cuentan con limitaciones o alergias pueden incorporar las verduras que más les gusten.

Imprimir o exportar PDF
Reacciones: