Las verduras forman parte de mi alimentación diaria y debo reconocer que, desde que me diagnosticaron la proctitis,  se me hace muy difícil un día sin verduras. Las extraño tanto que busco la manera de conseguir alguna aunque sea comiendo fuera de casa. El problema con el que me suelo tropezar es que al no poder tomarla cruda, no todos los bares o restaurante las cocinan. Muchos te ofrecen ensaladas y poco más. Ahí la cosa se complica. Si salgo a cenar o almorzar, me encargo de comerla en casa. Lo más difícil es cuando viajamos. Por eso intentamos buscar hoteles que ofrezcan servicio de cocina y, previamente, les remitimos la lista con mis limitaciones alimenticias a fin de confirmar lo que me pueden ofrecer. ¡Me acaban de entrar unas ganas de irme de viaje! ¡Qué maravilla el poder salir de nuestra ciudad y conocer mundo! ¡Cómo nos enriquece personalmente! ¡Sí, sí, ya aterrizo con la receta!
INGREDIENTES:
1 Vara de apio.
1 Puerro.
1 Zanahoria hermosa.
1 Calabacín o bubango mediano/grande.
1/4 kilo de calabaza.
Un puñadito de pasas que previamente hemos puesto en remojo.
Sal.
Tomillo.
Albahaca.
Aceite.
ELABORACIÓN:
      Picar el apio y el puerro. Trocear el calabacín o bubango, la zanahoria y la calabaza (que le habremos quitado la cáscara), esta última la cortaremos en trozos un poco grandes para que no se deshaga fácilmente. Cogemos una sartén o cacerola, embadurnamos el fondo con una pizca de aceite. Doramos el apio y el puerro. Incorporamos la zanahoria y el calabacín durante unos 8-10 minutos, momento en el que añadimos la cabalaza y las pasas para continuar otros 10 minutos más o menos, tras haber aderezado con la sal, el tomillo y la albahaca.

Imprimir o exportar PDF
Reacciones: