Esta receta la preparé para agasajar a unos invitados especiales, nuestros amigos Marc y Laura. Ella es bloguera (Sano y de rechupete) y me habéis oído hablar de ella en múltiples ocasiones porque gracias a su ayuda existe este blog. El plato es bien sencillo y queda muy sabroso: conejo con verduras y setas en salsa.


INGREDIENTES (para 4 personas): un conejo entero troceado, una cabeza y media de ajos, un manojo de perejil, un vaso pequeño de vino blanco, aceite de oliva, sal, orégano, romero, agua, harina, un codo de pan, laurel, 4 zanahorias medianas, un puerro en tiras y 8 cebollas pequeñas.


ELABORACIÓN: salar y enharinar los trozos de conejo para dorarlos en aceite de oliva. Colocar en papel absorbente y reservar. Poner un poco de aceite de oliva en el recipiente donde vayamos a pochar el puerro y las cebollas partidas en cuartos y cuando empiece todo a dorarse, introducir las zanahorias cortadas en rodajas y 8 ajos golpeados con piel.  



Transcurridos unos diez minutos, añadimos el conejo. Previamente habremos preparado el adobo compuesto de la cabeza de ajos, el perejil lavado y sin los tallos, un poco de sal gruesa, un vaso pequeño de agua y el vaso de vino blanco. Triturar bien e incorporar el orégano y el tomillo seco, remover con una cuchara. Verterlo en el recipiente donde tenemos las verduras y el conejo. Agregar 1 hoja de laurel al guiso y cocinar durante unos 20 minutos. 


Dorar el hígado en una sartén, poner en el vaso de triturar. Freír un codo de pan y añadirlo, al igual que un poco de sal gruesa y líquido del guiso; esperar a que se enfríe un poco para triturarlo. Mientras, vigilar que al guiso no le falte líquido. Cuando queden 5 minutos para apartar, añadimos a la cacerola el triturado que hemos preparado a fin de darle consistencia a la salsa.


CONSEJOS
* Darle la vuelta al conejo a los 15 minutos y vigilar si falta líquido antes de que se termine de evaporar; añadir un poco de agua se hiciera falta. Mantener a fuego fuerte al principio, cuando comience a hervir, bajar a fuego medio y tapar. Mover de vez en cuando para que no se pegue.
*Vigilar que el conejo no se pase de cocción, se pondría duro. Pinchar con un tenedor, observar si sale sangre y si no, que el tenedor entre y salga con facilidad.
* Aprovechar los restos que quedan en el vaso de triturar el adobo, incorporar agua para verterla en el caldero.
* Dorar el hígado del conejo junto con las verduras y freír un codo de pan. Aprovechar el líquido del guiso y esperar a que se enfríe para no quemarnos a la hora de triturarlo. Podemos añadir un pequeño puñado de almendras sin piel, naturales.
* Particularmente para estas cosas, tanto para el pan como para los trozos de conejo, me gusta usar más la freidora que una sartén llena de aceite. Una vez lo he dorado en la freidora, levanto la cestilla y lo dejo un rato escurriendo, luego lo pongo en un plato con papel absorbente y le doy la vuelta para eliminar el exceso de aceite lo más posible.
* Este plato se puede acompañar de arroz o papas negras como las de la foto. Están deliciosas y con la salsa ya ni les cuento.


Puedes dejarme tus dudas y consultas aquí. Aprovecho para invitarte a seguirme en Facebook.

Si haces alguna de las recetas del blog, mándame fotos y dime qué tal te ha parecido. Me encantará conocer tu opinión.

¡Muchas gracias por tu visita!

Imprimir o exportar PDF
Reacciones: