La receta que les propongo hoy incluye marisco y rape. Este pescado blanco se aconseja en dietas y para personas con colesterol porque solo posee 2 gramos de grasa por cada 100 y 85 calorías. Entre las variedades más conocidas nos encontramos con el común o blanco, propio de las aguas del Atlántico, Mediterráneo y mar Negro. Y el rape rojizo o negro, más pequeño que el blanco y cuya carne es más apreciada.


INGREDIENTES (para 2 personas): una cebolla, un diente de ajo, 80 gramos de gambas peladas y con las tripas quitadas, 80 gramos de mejillones sin barbas, una hoja de laurel, un vaso grande de vino blanco, agua, ajo molido, dos colas de rape de unos 350 gramos en total, 100 gramos de guisantes, una cucharada de aceite de oliva, sal, 80 gramos de arroz blanco.


ELABORACIÓN: picar bien la cebolla, poner en el caldero donde vayamos a cocinar el rape una cucharada de aceite de oliva para pocharla. Cuando esté en su punto, verter el vaso de vino blanco, medio de agua, una hoja de laurel y un poco de sal gruesa. Esperar unos diez minutos para que comience a evaporarse el alcohol y vigilar si hace falta añadir un poco más de agua. Introducir los guisantes, las colas de rape, previamente aderezadas con sal y ajo molido y mantener unos 7-8 minutos a fuego medio. Dar la vuelta a las colas cuando lleven aproximadamente unos 4 minutos de cocción, añadir las los mejillones y en los últimos 2 minutos de cocción, las gambas.


CONSEJOS: 
* Para saber que el rape está en su punto basta con hacerle una pequeña incisión en la parte más gruesa y observar la carne, así como comprobar que el tenedor entra y sale con facilidad. El tiempo dependerá del grosor de la cola, aunque no suele exceder de los 10 minutos cuando lo guisamos y de los 8 cuando lo preparamos a la plancha o al horno. Así que nos movemos entre 8 y 10 minutos a lo sumo.
* Para quitar las tripas a las gambas (según he leído, algunos expertos dicen que no son las tripas, sino el conducto para evacuar. Desconozco cuál sería el término correcto), simplemente hay que hacer un pequeño corte de esquina a esquina (de cabeza a cola) de la gamba en la parte superior. Es aconsejable no dejársela porque habitualmente contienen tierra. Otra manera muy sencilla de eliminarles la tripa consiste atravesar el lomo con un palillo y tirar hacia arriba. Si la gamba tiene la tripa en horizontal, nosotros atravesaremos con el palillo de manera que formemos una cruz entre ambos elementos. Con clavar el palillo un poco más abajo de la tripa será suficiente, para luego poder romper la carne tirando hacia arriba y sacándola.
* Podemos acompañar este plato de un arroz blanco básico: dorar un diente de ajo bien picado, añadir el doble o triple de la cantidad de agua con un poco de sal. Yo aconsejo mejor poner el doble de cantidad de agua que de arroz y un vaso más y vigilar durante la cocción por si hiciera falta añadir más agua, que tendremos previamente caliente.


Puedes dejarme tus dudas y consultas aquí. Aprovecho para invitarte a seguirme en Facebook

Si haces alguna de las recetas del blog, mándame fotos y dime qué tal te ha parecido. Me encantará conocer tu opinión. 

¡Muchas gracias por tu visita!

Imprimir o exportar PDF
Reacciones: