A primera vista, tras leer el título del plato, podríamos pensar que se trata de un plato para tomar en invierno. En estos momentos me encuentro en disposición de decir que entra muy bien a pesar de los calores. Eso sí, tomar tibio, como un puré de papas (patatas), vamos, que se trata de no quemarse la lengua. Una forma diferente de comer pescado.

Puré de lentejas rojas con pulpo guisado

 
El pulpo es un animal marino incluido dentro del grupo de los moluscos cefalópodos marinos, como los calamares y la sepia. Todos ellos carecen de concha externa y son muy valorados en cocina por el juego que dan a la hora de prepararlos. Esta forma de combinarlo con las lentejas es una prueba clara de ello. La receta del puré de lentejas la pueden ver en este enlace (lentejas con manitas de cerdo).

   
Respecto al guiso del pulpo se trata de algo muy sencillo. Poner agua con un chorro de vinagre de vino, sal al gusto, 1 hoja de laurel y unos dientes de ajo con piel incluida. Cuando comienza a hervir el agua (y aunque dicen que no sirve para nada), introduzco y saco 3 veces el pulpo en dicha agua para finalmente dejarlo cocer. Así me enseñaron y ya deben ser manías, pero consigo que me quede bastante tierno. Para el guiso del pulpo suelo emplear una olla a presión que cierro y programo unos 15-20 minutos (dependiendo del peso), tras comenzar a salir el vapor. Esperar a que se enfríe la olla para abrirla, sacar el pulpo, trocear y mezclar con el puré o poner por encima. Se puede aderezar con una mezcla de aceite y vinagre balsámico, aunque lo cierto es que estaba tan rico que no le pusimos nada más que lo que ven.

¡Uf, si Jordi Cruz viera el romero decorando el plato me lo haría comer! Él siempre dice que todo lo que está en el plato es para comer. Debo reconocer que esta es otra manía mía porque como se ve tan bonito el plato en la foto... No me va a quedar de otra que hacer un artículo con las peores presentaciones y fotos de este blog. ¡Ja, ja, ja...! 

¡Muchas gracias por la visita!

Imprimir o exportar PDF
Reacciones: