En diciembre de este año decidí apuntarme a un curso de cupcakes por internet y debo  reconocer que salí encantada. Raquel Gómez, la maravillosa profesora, se mostró muy atenta a la hora de adaptar cada receta a mi situación de alergias e intolerancias. ¡Estoy encantada y muy agradecida! Por si quieren información sobre los cursos que imparte, pueden ir a mi dulce taller e informarse de las variadas clases que ofrece. Aquí va una de las fotos, fruto de lo aprendido: cupcakes de chocolate y naranja aptos para intolerantes a la lactosa. 



Ahora puedo prepararlos para los peques de mis amigas, que los disfrutan y eso me encanta. Digo los peques de mis amigas porque nosotros no pudimos tener niños y creo que una de las cosas más gratificante es endulzar la vida de nuestros pequeños. Bueno, a mí me produce una gran felicidad. Por el contrario, comerlos me empalaga, me quedo solo con la base (que me encanta) y, a veces, un pelín de la crema. ¡Ya saben que no soy mucho de dulce! Estos que les muestro hoy, los hice para una criatura preciosa, Aroa, la hija mayor de unos buenos amigos, Nacho y Erika. ¡Si vieran la cara que puso cuando los vio! Se me saltan las lágrimas de la emoción al recordarlo. Bueno, que me lío, vamos allá con la receta. Hoy pondré solo una, porque cada color es un sabor diferente. Comenzaré por los de chocolate y naranja, ¡un auténtico vicio!

INGREDIENTES PARA LOS CUPCAKES: 40 ml de aceite de oliva suave, una cucharada y media de levadura, 80 ml. de mermelada de naranja, 150 gr. de azúcar, 120 gr. de harina de repostería, 120 ml. de leche sin lactosa o de soja (para los alérgicos a la lactosa, ya que estos no pueden usar leche sin lactosa, también se podría emplear leche de coco, por ejemplo), 3 cucharadas de cacao puro sin azúcar, una pizca de sal, ralladura de la piel de una naranja (ojo, sin la parte blanca que amarga) y una cucharadita de extracto de naranja. 

ELABORACIÓN: Precalentar el horno a 170ºC, calor arriba y abajo, sin ventilador. Preparar la bandeja de cupcakes con las cápsulas y reservar. Tamizar la harina con la levadura, la ralladura de naranja y el cacao en polvo y también reservar en un bol. Mezclar el extracto de naranja con la leche. Batir el aceite con el azúcar y la mermelada de naranja hasta que todo este bien incorporado. Acto seguido, añadir la mitad de la harina y mezclar bien, poner la mitad de la leche y volver a mezclar. Repetiremos este paso una vez más con la harina y la leche restantes. Ojo, no sobre batir. 

Si quieren hacerlo en Thermomix, pueden, siguiendo los pasos indicados y siempre mezclando unos 20-30 segundos (fijarse por si necesitara un poco más de tiempo o velocidad para incorporarse) a velocidad 2 como mucho para que se nos estropee. Ahora toca colocar la mezcla en las cápsulas, para lo que podemos ayudarnos de una cuchara, un medidor e incluso un aparato de estos que sirven para sacar bolas de helados, eso es lo que yo uso y me va muy bien (recuerden que solo debemos llenar 2/3). Metemos en el horno entre 20-25 minutos, dependiendo de cada horno, como digo siempre, y no lo abriremos hasta que transcurra todo el tiempo, salvo que veamos que se nos están quemando ¡ja, ja, ja,...! Para comprobar que están hechos, pinchamos con un palillo, por ejemplo. Habitualmente se dice que éste debe salir limpio, yo prefiero que quede un poquito manchado, mínimamente, para que con el calor se termine de hacer una vez lo saquemos del horno. Si sale manchado, no un poco, sino bastante, los dejaremos unos 5 minutos más y comprobaremos. A continuación, a reposar unos 5 minutos, no más porque si no con el vapor podrían despegarse las cápsulas, y después los pasamos a una rejilla para que se enfríen unas 5 horas  como mínimo antes de guardarlos o de decorarlos. Podremos conservar los cupcakes en un recipiente hermético durante unos 3 días. No meterlos en la nevera porque se pondrán duros y secos. 


INGREDIENTES BUTTERCREAM: 110 gr. de Crisco a temperatura ambiente, 550 gr. de azúcar glass tamizado (ojo, debe ser azúcar glass), 50 ml. de leche sin lactosa (de coco, soja,...), 1/2 cucharadita de extracto de naranja, unas gotas de colorante naranja. 

ELABORACIÓN DE LA BUTTERCEAM: poner en un bol la grasa de Crisco a temperatura ambiente, la leche, el extracto de naranja y la mitad del azúcar glass tamizada y batir bien hasta mezclarlo. Añadimos el resto del azúcar glass poco a poco y seguimos batiendo unos 5 minutos hasta conseguir una crema suave. Ahora toca en este punto probar para ver si tiene el punto de naranja que nos gusta o necesita más. Acto seguido, añadir el colorante naranja en gel poco a poco porque tiñe enseguida. Se puede conservar en la nevera y en un recipiente hermético durante 1 semana. ¡Ah, la buttercream se puede hacer en la Thermomix! Poner la mariposa, velocidad 1, durante 1 minuto con la mitad, tal y como indico arriba. Luego iremos incorporando el azúcar de la misma manera y velocidad, otro minuto. Probar y ver si hace falta más esencia de naranja e introducir un pelín de colorante (puede ser rojo con amarillo, ojo, poco rojo), momento en el que mezclaremos unos 4 minutos a velocidad 3 1/2.


PARA DECORAR: necesitamos una manga que puede ser desechable, boquilla 2D o 1M, ponemos la manga recta y a unos centímetros del cupcake. Empezamos de dentro hacia afuera y en el sentido contrario a las agujas del reloj, siempre haciendo la misma presión (todo es cuestión de práctica). Cuando terminemos es muy importante no separar bruscamente, simplemente dejamos de apretar y apartamos suavemente. Listo, así habremos conseguido una rosa de buttercream. No se preocupen si no les ha quedado bien, lo pueden quitar y volver a empezar. Yo suelo ponerla la manga cargada en la nevera antes de usarla, así adquiere más consistencia. Si está muy dura, no hay problema porque a medida que apretemos se va a ir ablandando. Y para dar el toque final, pueden comprar bolitas, adornos de fondant, flores, virutas,... a fin de decorar las flores. Seguro que les quedan geniales.


¡Espero que les haya gustado la receta! 

Imprimir o exportar PDF
Reacciones: