Por la red podemos encontrar múltiples recetas de roscón de Reyes y no voy a descubrir nada nuevo. Lo que sí les ofrezco es la posibilidad de preparar uno rápido, sin masa madre, y otro igual con la simple incorporación de esta. Además, en los ingredientes no usamos lácteos o como mucho, leche sin lactosa. Espero que les sirva de ayuda y lo puedan disfrutar.

Mi primera incursión en los vídeos de  YouTube, sin programa alguno salvo Picassa, así que se trata de un montaje muy simple, como casi todo lo que hago. Ya me contarán qué les parece:


Toca preparar el roscón con cariño y paciencia. No lleva mucho trabajo, solo horas de reposo para que la masa quede bien. Con estas cantidades salen dos con la dimensión que ven en las fotos.

INGREDIENTES (para un roscón bastante grande o dos medianos) : 100 gramos de azúcar, 100 gramos de aceite de oliva, 2 huevos, ralladura de una naranja, 20 gramos de levadura de panadero, 15 gramos de agua de azahar, 15 gramos de anís (o los 30 de agua de azahar), 250 de leche de soja (de arroz, de almendra, sin lactosa,...), una pizca de sal, 500 gramos de harina tamizada (puede ser de fuerza; pero si no tienen, la normal va bien. No usar la de bizcocho) y lo que se quiera para decorar.

ELABORACIÓN TRADICIONAL: mezclar todos los ingredientes menos la harina tamizada. Poner la harina en la mesa de trabajo con un hueco en el centro y verter el líquido ya mezclado en el hueco poco a poco. Amasar hasta integrar.

ELABORACIÓN CON THERMOMIX: triturar el azúcar a velocidad progresiva de 5 a 9 y reservarla. Hacer lo mismo con la piel de la naranja (quitarla con un pelador, en trozos). Introducir el resto de los ingredientes líquidos y programar 4 minutos, velocidad 2, 37º. Cuando falte un minuto incorporar los huevos uno a uno. Quitar la temperatura, programar velocidad espiga sin tiempo. Incorporar la sal, la harina poco a poco por la boca del vaso sin tiempo y la levadura. Observar cómo se mezcla y si se va integrando. Cuando la consistencia sea la necesaria, sacar y dejar reposar unas 5 horas o más en un cuenco tapado con papel film o un paño limpio.


PROCESO FINAL: si ya ha reposado el tiempo necesario, espolvorear la mesa de trabajo con harina. Con el puño cerrado, lo nudillos o los dedos bien unidos, presionar en el centro y en cuanto se abra un poco, levantar con las dos manos. Como si de una madeja de lana o una rueda se tratara, darle vueltas, sujetándola por el centro. Así se formará el agujero y cogerá forma de roscón. Preparar una bandeja con papel de horno, poner el roscón y pintar con yema de huevo. Espolvorear azúcar humedecida y decorar al gusto. Esperar a que crezca durante unas dos horas. Introducir al horno, previamente calentado, unos 15-20 minutos, calor arriba y abajo, 180º.

OJO: en el caso de escoger preparar una masa madre, añadirla junto con la harina en la Thermomix o en el hueco central si lo hacen manualmente.

DECORACIÓN: batir una yema de huevo, pintar el roscón. Espolvorear con azúcar humedecido y añadir fruta confitada.


TRUCOS:
- Con masa madre queda muy esponjoso y con un sabor bastante peculiar. Solo hay que mezclar 60 gramos de leche de soja (sin lactosa, de arroz, de almendra,...), 10 gramos de levadura de panadero fresca, 120 gramos de harina (de fuerza preferiblemente o normal, nunca de repostería), una cucharada de café de azúcar. La leche debe ser tibia y deshacer muy bien la levadura. Sumar a esta mezcla el azúcar y la harina tamizada, remover muy bien formando una bola. Reposar para que leve. También pueden poner la masa en un bol con agua tibia y cuando flote ya estará lista, unos 10 minutos. Este truco lo vi el el fantástico blog webos fritos y les aseguro que funciona de maravilla.
- Sabrán que la masa del roscón (la básica, no la madre) ha levado cuando la coloquen en la mesa de trabajo, golpeen y suene hueca.
- Mejor dejarlo reposar la noche anterior al día de Reyes, así queda muy rico.
- Preparar azúcar humedecida con agua de azahar, en vez de con agua normal.
-Poner azúcar humedecida en montoncitos y sobre ésta colocar la fruta escarchada.
-Añadir granos de anís (matalahúva) en el líquido antes de mezclar la masa.
- Ubicar en el centro, cuando vayan a decorar el roscón, un aro de emplatar o de aluminio para que cuando leve y horneen no se pierda el centro característico.
- Y si no les gusta el resultado, siempre queda la opción de rellenarlo incluso de nata ya montada.
- Tanto el roscón entero como lo que sobre (en porciones) se puede congelar.


Pueden dejarme sus dudas y consultas aquí. Aprovecho para invitarles a seguirme en Facebook y en Twitter.

Si hacen alguna de las recetas del blog, pueden mandarme fotos y decirme qué tal les ha parecido. Me encantará conocer vuestra opinión.

¡Muchas gracias por la visita!

Imprimir o exportar PDF
Reacciones: